Santa Ninfa de Palermo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Santa venerada en su iglesia de Palermo, Italia.

Pregunta: Hola Meldelen 🙂 Podrías escribirme algo sobre Santa Ninfa? Fué de Palermo? Es una de las tantas martires sicilianas? Suecia

Respuesta: El asunto de Santa Ninfa tiene tela, la verdad, y se me hace complicado resumir o sintetizar la problemática que rodea a esta mártir, pero voy a intentarlo. El Martirologio Romano la recuerda el día 10 de noviembre junto a los mártires Trifón y Respicio, pero sólo aparece mencionada en este documento y en los demás martirologios históricos a partir del siglo XI –nunca antes-, y sólo porque sus restos se veneran, junto a los de estos dos santos, en la iglesia del Espíritu Santo en Sassia (aunque la cabeza, arrancada del cuerpo en 1593, se venera actualmente en la misma catedral de Palermo).

La historicidad de la leyenda que conocemos de Santa Ninfa ha sido puesta en duda por diversos autores especializados. La passio de la santa, escrita, también, en el siglo XI por un devoto, la asociaba al legendario obispo palermitano San Mamiliano; para el bolandista Stilting, no es más que una fábula. Pero veamos su contenido.

Ninfa era la joven hija del prefecto de Palermo, Aureliano, que en tiempos de Constantino (280-337) fue perseguidor de los cristianos. La muchacha fue convertida a la fe por el obispo Mamiliano junto con otras 30 personas. Al saberlo, Aureliano lo hizo arrestar con otros 200 cristianos –la cifra está más que exagerada- y en un aparte trató de convencer a su hija de que renunciara a su nueva fe. Ante su negativa, la hizo torturar [1], y como no pudiera vencer su resistencia mandó arrojarla a la cárcel. Pero un ángel se le apareció en la celda y la liberó a ella y a Mamiliano, ambos fueron guiados por este ángel a la orilla del mar, donde les esperaba una barca que los condujo a Isola del Giglio (la Isla del Lirio) donde pasaron mucho tiempo en soledad y continua oración. Una nueva orden celestial les impulsó a visitar Roma, y fueron a desembarcar en Bucina. Tras visitar los sepulcros de los apóstoles, Mamiliano murió plácidamente y Ninfa lo sepultó allí. Un año después la muerte le llegaba a ella y la enterraron con los mártires, de ahí que se supusiera posteriormente, que ella también lo había sido.

El nombre de Ninfa aparece citado también en la passio de la familia de mártires Mario, Marta, Habacuc y Audifax, además de en la de Trifón y Respicio, porque todos ellos –Ninfa incluida- están en la mencionada iglesia de Sassia. Si nos apuramos, la noticia más antigua corresponde al siglo IX, donde el papa León IV (847-855) hace mención de una donación que hizo a la iglesia de Santa Ninfa en la zona Portuense, lo que indica que ya existía esta iglesia y el culto a esta Santa. Pero es una noticia igualmente tardía respecto a la época de Constantino en la que supuestamente vivió. Los Bolandistas defienden que el término de “Santa Ninfa” seguramente haga referencia, más que a una persona real, al lugar donde fueron enterrados los mártires mencionados (“locus ad Nymphas dictus”, en el lugar llamado de la Ninfa) lugar lleno de santidad, pero no aludiendo a la existencia de una “Ninfa” que sea Santa.

Parte de las reliquias de la Santa -junto a las de San Silvio- se veneran en este altar de la iglesia de Sant'Agostino in Campo Marzio, Roma (Italia).

Queda claro pues, que Santa Ninfa parece ser una santa puramente legendaria y cuya entidad se debe a traducciones erróneas y corruptas del latín –de las cuales, por desgracia, hay muchas- y no se trate realmente de una santa mártir. Aunque, pensándolo bien, los restos calificados “de Santa Ninfa” que reposan junto a estos mártires y la cabeza que está en Palermo deben ser de alguien, digo yo… se llame Ninfa o no.

Meldelen


[1] La iconografía de la Santa, que aparece portando una antorcha encendida, y el relieve de su iglesia en Palermo que la presenta introducida en un caldero, sugieren el tormento del fuego.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Santa Ninfa de Palermo

  1. Ana María ¿Qué te pudo decir de esta santa? Nada. No se sabe nada, ni virtudes, ni es tampoco mártir, ni obras. Conozco tu pasión por las santas mártires, No he visto que hables de una santa que quiero y admiro mucho, no es mártir, no es monja, pero si terciaria, que aunque se que muerdes pero no masticas, que masticas pero no te tragas a los DOMINICOS (jajajajaja). Me gustaría que algún día nos hablaras de Santa Catalina de Siena, creo que es una santa muy importante y patrona de Europa. Me gustaría que hablaras de ella pero más que cuestiones de sus obras, su trabajo en la Iglesia como diplomática, mediadora entre el papa y reyes etc. Que nos hablaras sobre su persona, su carácter, su espiritualidad y su actualidad.

    • Santa Ninfa no existe, espero que haya quedado más claro que el agua. Ahora bien, ¿quién es esa persona que está enterrada con esos mártires y que las malas traducciones llaman erróneamente “Ninfa”, nombre que en realidad, alude al primer lugar de enterramiento? Probablemente lo mismo que pasa con Santa Balbina, de la cual hablé el año pasado: quizá sólo sea la señora -¡o señor!- pudiente que puso los medios para que pudiesen ser enterrados allí… pero ni santo ni mártir ni nada aparte de piadoso y generoso.

      Sobre lo que me pides, lo haría con mucho gusto pues Caterina Benincasa, Santa Catalina de Siena, me merece gran respeto y admiración al igual que todas las místicas que lograron sobrevivir a Inquisiciones y patriarcados. Y a las que no, también. Pero sólo hablaré de ella si ningún otro compañero del blog se ha prestado ya a tratar su tema. Si no, gustosamente recojo el testigo que me lanzas.

  2. Nuevamente, muchas gracias por este artículo sobre una mártir inexistente cuyo nombrecito se las trae y de las que andan reliquias por ahi aun a sabiendas de que son más falsas que una moneda de siete euros.
    ¿Quién sigue diciendo que en los años sesenta no se tenía que haber hecho una limpieza aun mayor en el Martirologio?
    Creo que el trabajo que estamos realizando entre todos en este blog ayudando a comprender mejor la hagiografía desde un punto de vista histórico y crítico, vale la pena seguir haciéndolo.

    • Puf… dile a los palermitanos que Santa Ninfa no existe, ellos que tienen su iglesia, sus obras de arte, unas reliquias y hasta la incluyen orgullosamente en su catálogo de Santas junto con otras que probablemente no sean suyas, como Santa Águeda… me parece que iba a arder Troya. ¿O quizá no? Digo yo que ya tienen bastantes Santas… por una menos no se van a morir…

  3. Gracias Ana María. Una vez establecido que Santa Ninfa es un cuento o , como bien dices, el cuerpo de la señora pudiente que consiguió perpetuar sus restos en un lugar tan vistoso me hablaron el otro día de un corposanto que se veneraba en la iglesia de Ayora. Quería pedirte si tienes un listado exhaustivo de corposantos existentes en iglesias de la Comunidad valenciana para ver si conseguimos sus gozos. A algunos de ellos ya los tenemso muy identificados,…

    • Ni tengo un listado exhaustivo, ni tengo un listado no exhaustivo, ni tengo nada. Ya me gustaría. Sé de algunos pero fueron quemados durante la guerra, de modo que ya no existen. Por ejemplo, San Engracio en Benifairó de la Valldigna, Santa Félix en Manises, San Valente en Vila-Reial… y pocos más. Miraré mi archivo cuando vuelva a casa. Siento no poder ser de mucha utilidad.

  4. Gracias Ana Maria,me alegra poder redescubrir el articulo de Santa Ninfa en este blog.
    Contestando al comentario de Antonio,que dice que la limpieza del santoral efectuada por el papa Pablo VI se quedo corta,yo,como ya sabeis todos,opino todo lo contrario.
    De todas formas,aunque asi se hiciera ya sabemos que no se prohibio el culto,sino solo su eliminacion del calendario.

  5. Juajua pues sí que parece una alcachofa lo que lleva en la mano.

    Otra santa salida de una mala traducción, me recordó al inventado “San Expedito” hasta parecía deporte eso de crear santos de la nada.

    Preciosa la foto de las reliquias, me encantaría verlas en vivo, por aquí no tenemos nada de relicarios empotrados dentro de altares.

    Gracias hermana por este artículo!

Deja un comentario