Santas Nunilo y Alodia, hermanas mártires en tiempos de Al-Andalus

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de las esculturas de las Santas en su altar del monasterio de San Salvador de Leyre, Yesa (Navarra).

Las Santas de las que hablaré hoy son conocidas únicamente a nivel español, por haber sufrido martirio durante el período de gobierno islámico en la Península. Eran hermanas y además de muy corta edad cuando sufrieron el martirio; Nunilo (Nunilón, Nunila, Nunita) era la mayor y tenía quince años de edad; mientras que la menor, Alodia (Elodia) tenía sólo doce. Por tanto, eran prácticamente niñas cuando tuvieron que enfrentar la prueba más difícil de su vida, que acabó con su muerte.

Está claramente asumido que las hermanas nacieron en la actual zona de Huesca –la tradición las hace oriundas de la localidad de Adahuesca-; aunque una antigua tradición riojana las hace oriundas de allí y también sitúa su martirio en La Rioja. Quien nos permite conocer más prontamente y con mayor fidelidad la vida y martirio de estas hermanas es San Eulogio de Córdoba, quien en el capítulo VII de su Obra habla de ellas basándose en las noticias recibidas por el obispo Venerio de Complutum (la actual Alcalá de Henares, Madrid):

“Supe por el venerable y reverendo obispo Venerio de Complutum que en la ciudad de Huesca, en el castillo de Barbita (la actual Castro Viejo) vivían dos hermanas, llamada Nunilo la una y Alodia la otra, nacidas de padre pagano y madre cristiana. Muerto el padre, la madre contrajo segundas nupcias con otro gentil y las hijas se vieron en la imposibilidad de observar la fe cristiana por la obstinación invencible de su mahometano padrastro.” [1]

Lo que Eulogio describe es la ley islámica del momento. Nos encontramos en torno al año 851 y desde los años 824-826 la zona de la Barbotania y Huesca estaba regida por el clan de los Banu Qasi, de emparentados con los Íñiguez –quienes eran de estirpe vascona- y aliados de los reyes de Pamplona; pero ante todo, islamizados tras la llegada de los musulmanes a la Península y fieles seguidores de la legislación judicial de Córdoba. Así, entretanto desarrollaban una política tolerante con los mozárabes –cristianos en territorio musulmán- por su ascendencia cristiana, también hacían cumplir la ley islámica y la falta e incumplimiento de las mismas era duramente sancionada.

Conjunto escultórico de las Santas. Iglesia de Santa Maria, Cornellà del Llobregat, España. Fotografía: José Prieto.

Dicha ley establecía que la educación religiosa que debían recibir los hijos de una familia debía corresponder a la fe del padre. Así, se aseguraban la transmisión y fortalecimiento del Islam. Ya el padre de las hermanas había sido musulmán; pero la cristiana madre, incumpliendo la ley, las había educado cristianamente. Para más inri, en aquel mismo año 851 Abd-al-Rahman II endurece todavía más la ley, decretando que todo cristiano hijo de musulmanes debía convertirse al Islam bajo pena de muerte.
Por lo que cuando la madre enviuda y contrae segundas nupcias con otro musulmán, ello trae problemas a las dos niñas, que se niegan a ocultar su fe o a abandonarla.

Para seguir relatando la vida de estas dos hermanas no sólo me ceñiré al texto de Eulogio, cuya autenticidad y fiabilidad nadie pone en duda, sino también a un texto contemporáneo del martirio de las Santas (año 851), la Passio beatissimarum birginum (sic) Nunilonis atque Alodie, crónica latina escrita en Aragón, porque ofrece mayores detalles en extensión.

Así, a la muerte de la madre, las dos hermanas fueron confiadas a la custodia de su tío, que también era musulmán. Éste, viendo que ellas practicaban la religión cristiana, se apresuró a denunciarlas ante las autoridades, más que por cumplir la ley islámica, por la esperanza de heredar las posesiones de las niñas y por la recompensa que era ofrecida a los delatores. Nunilo y Alodía fueron detenidas y encerradas en la prisión del castillo de Alquézar, donde aún se conserva un bajorrelieve que atestigua este encarcelamiento.
El máximo poder de la región, el juez Jalaf Ibn Rashid, se encargó del proceso de las dos hermanas; y pronto se dio cuenta de las malas intenciones del tío y la indefensión absoluta de las mismas; por lo que decidió que a partir de ese momento debían ser custodiadas por otras personas y apartadas de su tío. Así, ellas fueron entregadas a dos mujeres musulmanas a las que se encargó convertirlas a la fe del Islam, para así corregir lo que se había hecho en contra de la ley islámica desde el nacimiento de ambas.

Sin embargo, ello fue inútil: las dos hermanas, pese a su corta edad, tenían la fe cristiana sólidamente arraigada en sus personas y no estaban dispuestas a abandonarla, por muchas ventajas que les ofrecieron o amenazas que profirieron contra ellas. Y así, el susodicho tío, que seguía sin darse por vencido, decidió recurrir a Zimael, prepósito y vicario de Huesca, a quien trasladó la denuncia que antes formulara ante Ibn Rashid.

Arqueta de marfil con los huesos de las Santas. Monasterio de San Salvador de Leyre, Yesa (Navarra).

Es sorprendente el valor y fuerza de ánimo de las dos niñas que, presintiendo que el momento del martirio se acercaba, fueron caminando hasta Huesca descalzas para ir acostumbrando a su cuerpo al sufrimiento. Al llegar, tenían los pies destrozados y ensangrentados.
Esto no debió impresionar mucho a Zimael, quien las interrogó y reprendió con severidad, instándolas a abrazar el Islam. Ellas se negaron rotundamente y entonces, convencido de que todo ese ímpetu y valentía provenía del apoyo que se daban una a la otra, las hizo separar y, yendo aparte con cada una, reemprendió las promesas y las amenazas. Pasaron por los calabozos del palacio, siendo encerradas con prostitutas y bandidos para acobardarlas; y cuando volvía a tratar con ellas, siempre separadas una de la otra, les mentía diciendo que la otra ya había apostatado y que sólo faltaba que lo hiciese la hermana interrogada en cuestión. Ni Nunilo ni Alodía creyeron esta estratagema y así, durante los 40 días que duró su encierro, se mantuvieron firmes en su fe.

Al fin, Zimael, cansado de la perseverancia de las dos hermanas, dictó sentencia de muerte contra ellas. Fueron trasladadas a la plaza de Zuda para diversión de la gran multitud, y allí, decapitadas. Se nos dice con mucho detalle que Nunilo fue la primera en morir y al caer su cuerpo al suelo, se le levantó la falda y quedaron sus tobillos descubiertos, lo cual en esa época era una gran afrenta a la intimidad de una mujer. Así que Alodia, ruborizándose, corrió hacia el cadáver de su hermana, le bajó las faldas para cubrirle los pies y a continuación, ella misma se ató el borde del vestido a sus tobillos con una cinta de su pelo, para que no le ocurriese lo mismo, y fue decapitada también. Esto sucedió el 21 de octubre de 851, según narra Eulogio.

Otras arquetas con reliquias de las Santas. Monasterio de San Salvador de Leyre, Yesa (Navarra). Fotografía cortesía del Monasterio.

Los cuerpos de las mártires fueron arrojados a la intemperie para que fuesen devorados por las bestias salvajes, pero ningún animal se acercó a ellas y hasta dice la tradición que de noche, unas luces misteriosas brillaban sobre los restos –algo muy frecuente en las actas de los mártires-. Viendo esto y teniendo noticias de que algunos cristianos pretendían recuperarlos, Zimael dio orden de arrojarlos a una sima para que no pudiesen ser venerados. No se recuperaron hasta el año 880 y fueron llevados al monasterio de San Salvador de Leyre, en Yesa (Navarra); donde aún permanecen. Este monasterio fue clausurado durante la desamortización de Mendizábal (1836-37) por lo que algunas reliquias fueron trasladadas a Sangüeza. La iglesia parroquial de Aldahuesca, presunta localidad natal de las Santas, también tenía reliquias de ambas, pero fueron destruidas durante la Guerra Civil (1936-39). Se han documentado reliquias de las Santas también en la catedral de Huesca, en Pueyo de Cimat y en otros lugares de veneración.

Los Martirologios Romano y de Usuardo las recuerda el día 22 de octubre, fecha en la que actualmente se celebra su fiesta. Sin embargo, recordemos que San Eulogio las ubica el día 21 de octubre y esta fehca la mantienen los calendarios hispano-mozárabes. En La Rioja, como se las considera oriundas de allá, son celebradas localmente el 27 de octubre.

La noticia de la heroicidad de estas dos niñas se divulgó pronto por la Península. Ya sabemos que al llegar a oídos del obispo complutense Venerio, éste lo relató a Eulogio, quien lo puso por escrito para edificación de la cristiandad andalusí. A Navarra llegó a través de las rutas comerciales y especialmente la reina Oñeca quedó muy impresionada por la historia de las hermanas, por lo que sería ella quien haría traer sus reliquias desde su lugar de sepultura.

Actualmente las Santas son muy veneradas en la diócesis oscense, pero también en la zona de Granada; y debido a las migraciones andaluzas de los ss.XIX-XX; el culto se ha difundido de manera especial en Cataluña (Cornellà del Llobregat) y Valencia (Benimaclet).

Bustos-relicario de las Santas, obra de Pedro Jiménez el Viejo (1634). Iglesia de Santa María de Moreda de Álava, País Vasco. Fotografía: www.moredadealava.com.

En resumen: Santas históricas, cuyo martirio está bien documentado por el valiosísimo testimonio de Eulogio y contrastado con otras fuentes y noticias de la época. Fueron víctimas de la legislación poco tolerante de las autoridades musulmanas en una época en que el contexto no era la habitual persecución religiosa –la passio oscense pone de relieve el esfuerzo de los jueces por salvarlas- sino el estricto cumplimiento de la ley islámica; y cuya heroicidad y valentía a tan corta edad es absolutamente impresionante.

Meldelen


[1] Los lectores me disculparán el hecho de que no reproduzca enteramente aquí el texto de Eulogio, lo cual hubiese alargado en exceso un artículo ya de por sí muy extenso. Pero vaya mi agradecimiento por delante a Antonio Barrero por habérmelo facilitado.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

36 pensamientos en “Santas Nunilo y Alodia, hermanas mártires en tiempos de Al-Andalus

  1. ¡Chapeau! como dicen los franceses.
    Gracias Ana Maria porque el artículo es buenísimo y me consta que has tenido que hacer “encajes de bolillos” para poder resumir toda la información de la que disponías.

    Estas si que son niñas reales que sufren padecimientos reales, porque sus martirios están más que documentados, pero qué pena porque, aunque el 99% es historia, siempre está la puñetera leyenda que lo contamina todo y me estoy refiriendo a “las luces luminosas que brillaban sobre los restos”. Sin duda fueron recuperados, pero era porque los mozárabes sabían de sobras donde se encontraban.

    Y otra cosa: hace más de veinte años, el abad del monasterio de San Salvador de Leyre me facilitó buenas fotos de los relicarios de los santos venerados en la abadia: San Virila, San Veremundo, San Eulogio, Santas Nunilo y Alodia, etc., pero esta foto que aportas al artículo es de una belleza excepcional. Me consta que tienes fotos individuales de cada relicario y, aunque ya tu lo pones en el pie de foto, quiero unirme al agradecimiento a los monjes de Leyre.

    • Dios es grande, Antonio, porque a pesar de tantos casos de Santos de los que no sabemos más que cuentos y supercherías, siempre tendremos estos otros casos bien documentados y que nos permiten asegurar que siempre hay una verdad más allá de tanto invento.

      Lo realmente injusto es que sea más conocido el primer tipo de Santos que el segundo. Pero, ellos no tienen la culpa y felizmente todos gozan de la presencia de Dios, por lo que están al margen de estas disputas.

      Gracias como siempre por tu aportación, está claro que en el tema de las reliquias eres un auténtico especialista.

  2. Ana María. Que impresionante fe de estas jóvenes cristianas. Firmes como la roca o como el roble, no se dejaron intimidar; ¿Cómo sería pues la fe de la madre? que no dudo les haya transmitido esa fe que quizá vivió a pesar de haber estado dos veces casada con musulmanes. Creo que la madre ha de jugar un papel importante en la vida de estas santas, en su formación, costumbres, valores. Antonio me perdonarás por eso de que “las luces misteriosas que brillaban sobre los restos”. Pero ¿Por qué siempre poner en juicio estás cosas? ¿A caso no puede ocurrir esto? No será como poner en duda “Jesús sobre las aguas”, o “la multiplicación de los panes” ¿Acaso Dios no obra todas estas cosas? En lo personal creo que pueden ocurrir, quizá no como suele aparecer en centenares de vidas de santos. Porque si yo llegase a ser testigo de estos sucesos creo que me daría Diabetes Juvenil del susto. jajaja. Muy buen artículo Ana María.

    • Gracias, Enmanuel. Fíjate, no eran más que dos crías, y aunque no pasaron por el tormento, todos los intentos de asustarlas y acobardarlas fueron inútiles. Perseveraron hasta el final. ¡Qué ejemplo para los adultos hechos y derechos!

      Mencionas el tema de la madre… seguramente era una mujer de gran fe. Ya mencionamos en el caso de Sta. Maria Goretti como a veces, detrás de una gran Santa, hay una gran madre. De todos modos el Islam no es tan extraño al cristianismo como lo eran las religiones grecorromanas, por más que nos sorprenda, tenemos más similitudes que diferencias. Si el Equipo lo aprueba algún día dedicaré una serie de artículos a hablar de las religiones monoteístas y todo lo que nos une.

      Por otra parte, respecto al tema de las luces, sigo apoyando a Antonio. Estos elementos siempre aparecen para justificar la santidad de los mártires (¡¡¡como si el mismo martirio no fuese suficiente!!!) y la verdad, les sobra, ni falta que les hace. No lo compares con los milagros de Jesucristo porque Él era Dios y los mártires, aunque espejo de santidad, son mortales. No me vale la comparación, vaya.

  3. Muchas gracias, Ana. Haces mención en tu magnífico artículo a dos imágenes que he tenido la suerte de poder ver personalmente y que me encantaron. La Colegiata de Alquezar es un conjunto impresionante y muestra un relieve de las dos santas en el lugar donde se supone que estuvieron presas. Además me impresionó por no ser imágenes muy comunes en templos valencianos la de estas dos pequeñas mártires en la Parroquia de la Asunción de Benimaclet y , curiosamente, aparecen por aquí. Esto demuestra que el calado que está adquiriendo este trabajo es como para felicitaros muy sinceramente.

    • Gracias también a ti, Salvador, por tu aprecio, pero tú formas parte de estas felicitaciones tanto como cualquier otro miembro del equipo. El blog lo hacemos entre todos.

      Ojalá que un día pueda ver yo esa hermosa colegiata. He sabido de la veneración de las Santas en Benimaclet por una estampa que me dio mi abuela, y fíjate que ese barrio queda al lado de mi universidad. A ver cuándo me paso a verlas.

    • Lo sé, amigo, no te preocupes. Pero necesitaba decirlo porque más de una vez me he encontrado con que cuestionan mi fe en Dios o en los milagros de Cristo simplemente porque cuestiono los prodigios atribuidos a los Santos en las leyendas. No me gusta ser cuestionada por esto -no digo que lo hayas hecho ahora, lo digo como concepto general- y debido a eso necesito aclarar que una cosa es Dios Padre y Dios Hijo, y otra cosa son los Santos. ¿Parece de tontos recordarlo, no? Pero aún hay quien cree que todo estamos obligarlo a creerlo como quien cree en Dios. Y no.

  4. Hola a todos:
    He leído con atención el martirio de las Santas Nunilo y Alodia. Parece que no está claro el origen de las santas aunque la tesis más aceptada es la oscense. También se las hace oriundas de Huescar (Granada) y de La Rioja. Pero en alguna ocasión se ha propuesto un origen cordobés como hizo un erudito en el siglo XVII (Palestra Sagrada de Bartolomé Sánchez de Feria) que cree que eran naturales de Osca (Ipsca) y martirizadas en Castrum vegeti (Castro Viejo), sitios ambos que se localizan en el término de Baena. Aunque Eulogio dice que el episodio se lo contó Venerio obispo de Complutum no debemos olvidar que estuvo un tiempo en la cárcel; por otro lado hay que recordar que los martirios que describe son casi todos de cordobeses o personas de otros lugares pero martirizados en Córdoba. La presencia de sus reliquias en el norte no es extraño como ocurrió con otros santos, entre ellos el propio Eulogio. ¿Qué piensan de este tema?.

    • Creo que el hecho de que la mayoría de los mártires sean de la zona cordobesa no implica que los que no lo sean estén mal ubicados. Al fin y al cabo, Al-Ándalus no es sólo Córdoba, sino la mayor parte de la Península en sus buenos tiempos. Además tenemos mártires como San Pelayo que siendo martirizado en el sur tenía un origen norteño, según tengo entendido.
      Lo cierto es que la tesis cordobesa no me acaba de convencer. Me parece un intento local de arrogarse a las dos hermanas como oriundas, como si no tuviesen suficiente con todos los demás. A tal efecto, esta tesis erudita para mí se queda en lo que es: erudición.

      • Hola de nuevo varios años después. En 2013 se ha excavado la ermita dedicada a las santas Nunilo y Alodia en el yacimiento baenense de Torreparedones, la ciudad ibérica de Ituci y la colonia romana Virtus Iulia ubicada dentro del conventus Astigitanus (Écija) y posterior aldea y parroquia medieval de Castro el Viejo. Es muy pequeña y se ha podido documentar parte del altar sobre el que existió el retablo descrito en 1644 por el caballero veinticuatro de Córdoba Morales y Padilla, en el cual estaban pintadas las santas y su martirio como lo describe Eulogio de Córdoba. Vuelvo a insistir en que no está claro el origen de estas santas y que la tesis cordobesa no debe descartarse. Todos los martirios que cita Eulogio en su Memoriale Sanctorum son de cordobeses o de personajes que son ejecutados en Córdoba en época de Ab-al-Rahman II. En esos momentos (mediados del s. IX) no se daban las circunstancias políticas ni religiosas para que un martirio voluntario como es el caso de diese en la zona aragonesa; y si fue así porqué ninguna fuente de allí lo recoge.

        • Bueno, lo que prueban los restos arqueológicos descritos, estimado José Antonio, en mi modesta opinión, es que hay un culto a las mártires en ese lugar, no que sean oriundas de allí. Ya se ha dicho y se sabe que si Eulogio escribió sobre ellas, fue gracias a las noticias del obispo Venerio de Complutum. Si el martirio se hubiese ubicado en Córdoba, ¿para qué recurrir al testimonio de un obispo complutense, pudiendo obtenerlo él mismo? Por otra parte existen muchas razones por las cuales no puedan existir fuentes sobre las Santas en tierras aragonesas.

          De todos modos, yo no gano ni pierdo nada con apoyar la tesis cordobesa o cualquier otra. Simplemente es mi impresión de los datos que tenemos.

  5. Ana nuevamente muchas gracias por estas dos santas que nada sabia sobre ellas, pero con esto me has ayudado mucho porque yo tengo una tia politica de nombre Nunila y siempre tuve la duda de donde habria salido tal nombre tan extraño y ya veo que muy posiblemente de esta santa, es impresionante el valor de ambas martires para declarar su fe, ojala y fueran más conocidas y veneradas.

    • André, si tu tía se llama Nunila, es sí o sí: la hermana mayor de esta pareja de mártires es su Santa. No hay vuelta de hoja.

      Eso sí, hay que tener en cuenta que la forma original más usada de este nombre es Nunilo. Eso de “Nunila” me parece una corrupción de ésas que se hacen intentando feminizar el nombre con el morfema de género -a, totalmente innecesario pues cuando un nombre es femenino, es femenino y punto. En cuanto a “Nunilón”, que también se usa aunque muy poco, me suena a apodo cariñoso.

      Y para que sean más conocidas escribimos aquí, ¿no? 😀

  6. Ana Maria me ha encantado el articulo sobre las dos hermanas santas.
    A mi me resultan bastante interesantes los martires durante el periodo “musulman” en España.
    Espero que sigas hablando sobre estos martires y esperare ansioso el articulo sobre los martires de Alzira.

  7. Es refrescante encontrarse con artículos como éste en el que vemos -como dice Antonio- comprobada la historicidad de los santos, yo no conocía a este par de mártires hermana, te agradezco que nos compartas tu información con tanta amabilidad, además de las fotos de los relicarios que son preciosos!

  8. Hola a todos, solo deciros que me ha gustado saber la procedencia de mi nombre.Espero poder algún día visitar todos los lugares que les representan.Fieles a sus creencias y yo a las mías ya tenemos algo en común.Bonita historia pero dura.Gracias por vuestra información.

      • HERMOSO ARTICULO ME EMOCIONE. TENGO 50 AÑOS SOY DE TUCUMAN ARGENTINA Y TODAVIA NO CONOCI A NADIE CON MIS NOMBRES, SON MUY RAROS AQUI. MIS PADRES LO SACARON DE UNA ESTAMPITA QUE LE DIERON UNAS MONJAS EN EL SANATORIO QUE NACI .

          • Si , cuesta bastante llevarlos y explicar a todo el que los escucha el origen de estos nombres , pero ya me acostumbre .A Nunilón siempre lo confunden con apellido o creen que soy hombre (se encuentra el Sr Nunilón ? y yo digo :si soy yo …jaja)

  9. Hola me llamo Nunila, vivo en Valencia. Me ha encantado el articulo, ya había leído alguna información sobre el origen de mi nombre y este ha sido el mas interesante. Entiendo que la historia reseña el nombre de la hermana mayor como Nunilo, entiendo perfectamente que con el tiempo se haya modificado a Nunila,y por ello discrepo contigo. Asi no hay confusión y desde no opinión me gusta mucho más. Una monjita del hospital donde trabaje me dijo el pueblo natal de las martires, Adahuesca, con los años me regalaron una estampita de la parroquia de Benimaclet donde las veneran. Enhorabuena por tu trabajo. Un saludo.

    • Hola, Nunila. Encantada con que te haya gustado mi artículo y felicidades por tu estupenda santa patrona. Desde luego, si te llamas Nunila, no veo el por qué modificar tu nombre y si te gusta así, razón de más. Sólo dije que en origen, era Nunilo, y que aún hoy en día encuentras más datos sobre ella si escribes su nombre como Nunilo que como Nunila. Pero ambas versiones, a estas alturas, son legítimas.

      Yo también tengo la estampa de las Santas en Benimaclet, me la dio mi abuela de parte de una vecina que sabía mi cariño por las santas mártires. La ironía es que, a pesar de haberme licenciado en la Facultad de Historia de Valencia, que linda con el barrio de Benimaclet, nunca he podido ir a la parroquia a ver a las Santitas. Espero poder hacerlo un día.

  10. Buenas,no esta mal el articulo,para completarlo yo me pondría en contacto con D,Vicente Gonzalez Barberán hoy en día de los pocos que mas saben de este tema.Sobre las colonias de Cornellat,Valencia,Madrid y en otras regiones todas son de origen oscense(Huéscar-Granada)de los que emigraron a todos esos lugares que llevaron consigo en sus corazones a sus Santas.Los articulos deben ser completos y se deben nombrar el origen de las tradiciones en esos lugares,el lugar exacto sino el articulo esta incompleto.Aparte de eso un buen articulo.

    • Gracias, Uskense. Bueno, éste no pretendía ser un artículo exhaustivo sobre las Santas, sino más bien uno divulgativo, por lo que no he querido extenderme en detalles que se alejen un poco de las mártires en sí. Por supuesto que si hay cultos extendidos de Santos muy locales en otras zonas diferentes de las originales, es porque es una cuestión de migraciones: lo vemos muy claramente en el caso catalán y su comunidad andaluza.

  11. La historia de las niñas es una historia de valor, fuerza y fe. En cuanto a que las matasen por no abrazar el Islam… Yo creo que ubo una serie de intereses por medio que no interesaron a su tio, lo primero esque las prometio a unos hombres ricos, pero eran niñas y no estaban dispuestas a aguantar semejante aberracion, la fe en ste caso es un tanto confuso, ya que… Ante todo hay que creer en Dios, y estas niñas tenian su fe en Dios a traves de Jesus, cosa que como el primer juez sentencia no ve mal, pero claro ya existe el tema de las conveniencias matrimoniales y de herencias y para el tio la prioridad era quitarselas del medio como fuere… Y asi buscando y enredandolas y levantando falsos testimonios sobre ellas… Se deshizo, creo que ubiere dao igual que fuesen cristianas k musulmanas, si no eran sumisas a lo que el tio decia las ubiera matado igual, por desgracia a dia de hoy se siguen dando casos similares de familiares que quieren aprovexarse de la herencia de un menor y hacen todo lo que sea para quedarsela. Un saludo

    • Muchas gracias por tu comentario, Masum, que encuentro muy lúcido. En efecto, yo también comparto que pesaron más los intereses que había en contra de ellas y que la acusación de cristianismo fue sólo un pretexto, sin que ello les quite el mérito como mártires.

      Pero también es cierto que en esa época, como en tantas otras, era habitual desposar a las niñas a jovencísima edad. No se trata de un caso de corrupción de menores, ya que tal concepto no existía en la época: la mujer era siempre menor de edad y habitualmente era casada sin su permiso ni consentimiento, y a menudo a edades muy tempranas; tanto en el cristianismo como en el Islam. Es el caso de un familiar que abusó de la tutela para despojarlas de sus derechos y se las quitó de en medio cuando ya no le interesaban, pero no es un caso de corrupción de menores. No en esa época, por desgracia.

  12. Woaw!! Este artículo es magnifico, llevó ya 29 años buscando el significado de mi nombre. Sólo sabía que era de origen italiano y q anteriormente así le ponían a los hijos novenos. Mi madre sí es la novena de su familia, pero a mi sólo m lo pusieron en honor a mi madre. Pero ahora q ya sabemos cuando conmemorar a estas mártires lo haremos. Muchas gracias, ya sabemos a quién encomendarnos en oraciones. Santa Nunila.

    • Gracias, Nunila, nada puede alegrarme más que saber que mi modesto articulillo te ha ayudado a conocer a tu santa patrona. Que ella te proteja y seguro que encomendándote a ella -y a su hermana también, te recomiendo, puesto que estuvieron tan unidas en vida y juntas murieron- no os faltará de nada.

      Sólo una corrección: el origen del nombre si acaso será latino, más que italiano. Nono o Nona es el nombre para los hijos novenos, Nunila o Nunilo es el diminutivo.

Deja un comentario