San José, esposo de María Virgen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San José con el Niño Jesús en brazos. Óleo del pintor boloñés Guido Reni.

En hebreo: “Iehosef”, que significa: “Yahvé acrecienta, Yahvé añade”.
En muy difícil escribir un artículo sobre San José cuando ya el año pasado publicamos uno muy bueno escrito por nuestro compañero Mitrut y cuando para escribir sobre él hay que resumir tanta documentación existente. De todos modos, intentaremos dar este año la “visión de un católico” a ver si en algo sustancial difiere a la que se dio el año pasado. Esto quizás nos de pie a un debate o a intentar releer aquella y compararla con ésta.

En los Evangelios:
Mateo y Lucas lo presentan como descendiente de la estirpe de David. Mateo dice que era hijo de Jacob y Lucas dice que lo era de Elí, pero esto quedó perfectamente aclarado en el artículo de Mitrut, del que he hecho mención.
Los dos evangelistas dan sentido a la genealogía de Jesús, pues quieren hacer entrar a Jesús en la historia humana y quieren demostrar que el Verbo, que es Consustancial al Padre, también es hijo de Adán, de la estirpe de Abrahán y de la familia de David.

Lucas lo presenta como vecino de Nazareth, desposado con una virgen llamada María, la cual, fecundada por el Espíritu Santo, concibe a Jesús. Un edicto de César Augusto los obliga a ir a Belén a empadronarse y allí nace Jesús. Este censo se realiza durante el legado de Quirino, entre los años once y ocho antes de Cristo. De este tema también tratamos cuando escribimos sobre la “Edad de Cristo”. Lucas, asimismo, narra la concepción y el nacimiento del hijo de María.

Mateo relata el nacimiento del Mesías, el hijo de David y en su genealogía dice que “José es el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo”. El intento de Mateo de probar la paternidad legal de José prosigue en la narración de los versículos 18-25, donde, aunque lo excluye de la concepción de Jesús, lo hace receptor del mensaje del ángel que le revela su misión de aceptar a María como esposa y a Jesús como hijo.
Mateo admite el milagro citando a Isaías, 7, 14:”He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuel”.

Aunque el Espíritu Santo es el autor de la concepción virginal, José sin embargo, tiene una misión que cumplir: debe ser el padre. Jesús, por tanto, es hijo de David porque es hijo de José. Ocho días después del nacimiento, el padre cumple el rito de la circuncisión y de la imposición del nombre al Niño: Jesús.
Aunque Lucas dice que se trata del ángel que le dice a María: ”Concebirás y darás a luz un hijo y lo llamarás Jesús”, en el momento de la imposición del nombre usa una forma impersonal, pues dice: “fue llamado”. Mateo, sin embargo, dice que fue José el que le puso el nombre (Mateo, 1, 24).

La huida a Egipto. Lienzo de Bartolomé Esteban Murillo (ca. 1648). Institut of Art, Detroit (EEUU).

A los cuarenta días, José acompaña a María y al Niño al Templo para cumplir con la Ley (Lucas, 2, 22-38) y Mateo cuenta que tras la visita de los Reyes Magos a Belén, la Sagrada Familia huye a Egipto (Mateo, 2, 1-15).
Mateo lo presenta como el cabeza de familia: el ángel le encarga que reciba a María y a su Hijo, a él se le comunica que huya y a él se le comunica que vuelva…
En el Egipto copto diversas localidades se disputan el honor de haber hospedado a la Sagrada Familia; en esto abunda mucho la literatura apócrifa: Eliópoli, Abu Sargha, Bubaste, Bilbeis, Koskam… El apócrifo que más se interesa en este tema es el llamado “Evangelio árabe de la Infancia”.

La permanencia de la Sagrada Familia en Egipto duró hasta la muerte de Herodes, que tuvo lugar en el año 750 después de la fundación de Roma, o sea, el año 4 antes de Cristo. Se admite que Cristo realmente nació en el año menos 7 o menos 8. Esta es la cronología más científica y de este tema ya hemos tratado en otro artículo de este blog.
A Herodes le sucedieron sus tres hijos: Arquelao, que era muy cruel y que gobernó Samaría, Judea e Idumea; Antipas, que gobernó Galilea y Felipe.
La Sagrada Familia se va a Nazareth, en Galilea, ya que Herodes Antipas era menos cruel que su hermano Arquelao.

Por San Lucas sabemos que José iba todos los años con su familia a Jerusalén en la fiesta de la Pascua. Y cuando el Niño tiene doce años se queda allí durante tres días, sin que los padres lo sepan. Tres días de angustia para María y para José. Lucas caracteriza toda la vida de Jesús en Nazareth con la expresión: “les estaba sumiso”, a su padre y a su madre (Lucas, 2, 51).

San Mateo y San Marcos dicen que José era “carpintero”. Lo genérico de este término usado en las traducciones griegas (τεχνίτης) y en la Vulgata (artifex) se puede extender a varias actividades laborales: los apócrifos lo describen como artesano, o sea, que haría arados y yugos, oficio que San Justino también se lo atribuye a Jesús. Sin embargo, las versiones siríaca, gótica, copta y etiópica hablan de carpintero.

San José, carpintero. Óleo de Georges de La Tour (ca.1642). Museo Nacional del Louvre, París, Francia.

En los apócrifos:
Todos los evangelios apócrifos hablan de San José al igual que hablan de María (también lo hemos visto en otro artículo del blog).
El Protoevangelio de Santiago (siglo II), el Evangelio del Seudo-Mateo (siglo VI), el Evangelio de la Natividad de María (siglo IX), el Evangelio del Seudo-Tomás (siglo II) y el Evangelio árabe de la Infancia (siglo IV).
Con vuestro permiso voy a pasar por encima de este tema. Sólo lo enumero y como ya dimos las webs donde se pueden encontrar, el que esté interesado, que lo lea.

San José en la teología:
Esposo de la Madre de Dios
El matrimonio entre José y María fue un verdadero matrimonio. Esto es aceptado por todos como teológicamente cierto; llega a ser casi verdad de fe.
El Papa León XIII hace partícipe a José de la excelsa dignidad de María.

Padre putativo de Jesús
Existe una verdadera relación de paternidad entre José y Jesús. El fundamento jurídico de esto está constituido por el contrato matrimonial entre María y José, que va íntimamente ligado al nacimiento de Cristo dentro de aquel matrimonio, aunque José no fuera el padre natural.
Estío, en el siglo IV en su “Sentencia”, afirma: “José era verdadero padre en orden al matrimonio, aunque sin embargo lo es putativo en orden a la genealogía corporal”. “José es al mismo tiempo padre de Cristo y esposo de María, no en virtud de la unión de la carne, sino por el vínculo matrimonial”; estas son palabras de Santo Tomás de Aquino.

También hablan de este tema San Agustín en su Sermón 51, el Papa León XIII cuando afirma que “José ejercía el oficio de padre de Jesús”, el Papa Pío XII que dice que “aunque él no fuese su padre natural, sentía por Jesús, como por un especial don celestial, todo el amor natural, todo el afecto y la solicitud que un corazón de padre pueda conocer” y pone como prueba de lo que dice, el hecho de que en los evangelios aparece que sus conciudadanos lo llamaban “el hijo del carpintero”.
Esta singular paternidad se fundamenta en vínculos jurídicos, morales y espirituales. Así, se le llama padre legal, padre putativo, padre nutricio, padre adoptivo, padre virginal y vicario del Padre Celestial.

Sueño de San José, óleo de Lorenzo Tiepolo. Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

Virginidad de José
Solo los evangelios apócrifos atribuyen a José la paternidad de otros hijos nacidos en un matrimonio anterior a su matrimonio con María. Quizás por esto, en los evangelios se hablan de los hermanos del Señor.
Sabemos que esto lo rechazan San Jerónimo, Teodoreto, San Agustín, San Beda el Venerable, San Ruperto, San Pedro Damiano, Pedro Lombardo, San Alberto Magno, Santo Tomás de Aquino y otros muchos autores.
Aunque la virginidad de José no es dogma de fe, teológicamente se da como cierta y cercana a la fe ya que este sentimiento es íntimo y universal entre los fieles durante los dos mil años de cristianismo.
León XIII dice que José es el prototipo y defensor de la integridad virginal y San Pío X, el día 11 de agosto del 1906 concedió indulgencias a una oración en la cual se le da a San José el título de virgen.

Participación de José en el orden de la Unión hipostática
Ya hemos hablado en alguna ocasión sobre lo que es la Unión hipostática. Es la unión de la naturaleza humana y de la naturaleza divina en la Persona de Jesucristo.
La cooperación de San José a la realización de la Unión hipostática, su conexión y pertenencia al misterio redentor de Cristo no se puede negar. La cooperación de José a la constitución de esta Unión fue extrínseca (él no cooperó físicamente en la concepción de Jesús), pero fue moral, siendo sin duda una cooperación verdadera, pues José influyó en la divina maternidad de María en virtud de su libre y voluntario consentimiento a mantener un matrimonio en virginidad y Jesús nació dentro de este matrimonio.
Pero la cooperación de San José a la conservación de la Unión hipostática fue directa, inmediata y necesaria, considerando que el ministerio, el trabajo de José tuvo como fin directo la custodia, el mantenimiento y la educación de Jesús.
Resumiendo: José participa activamente en el misterio de la salvación del género humano.

Dignidad, santidad y culto a San José:
De todo cuanto hemos dicho anteriormente se puede deducir el carácter singular, especial de la dignidad de San José, que es mayor a la de cualquier otro santo, excluyendo, claro está, a la Santísima Virgen María.
José estuvo íntimamente unido a Dios que es la fuente de toda dignidad y perfección. Santo Tomás en su “Summa Teologica” dice que “cuanto más se acerca una persona a un principio, tanto más participa del efecto de ese principio”.

Muerte del Santo. Óleo de Francisco de Goya y Lucientes. Convento de San Joaquín y Santa Ana, Valladolid (España).

El Papa León XIII reconoce una doble dignidad: “esposo de María y padre de Jesús” y dice que “de esto deriva toda su dignidad, gracia, santidad y gloria. Si Dios dio a la Virgen a José como su esposo, lo hizo de modo que participase mediante el vínculo matrimonial, de su dignidad y de su santidad. Por decreto divino fue el guardián, el custodio de Cristo y ante los hombres, el padre del Hijo de Dios. Jesús prestó a José la obediencia, el honor y la reverencia que todo buen hijo presta a su padre”.

Por esta altísima dignidad y santidad, la Iglesia Universal siempre veneró y dio culto a San José. Fue declarado patrono de la Iglesia Universal por el Beato Papa Pío IX, el día 8 de diciembre del año 1870 con el decreto “Quemadmodum Deus”.
Ya en el siglo IV se le rendía culto en las basílicas de Nazareth y Belén; en Oriente su culto es anterior al siglo IV
El culto en Europa Occidental es también muy antiguo, anterior al siglo III, pero pongamos algunas dedicaciones de iglesias a su nombre aunque sean posteriores: Catedral de Parma (año 1074), iglesia de Bolonia (año 1129), Abadía benedictina de Alcester (año 1140), Avignon (año 1375), etc.
En Roma, en el año 1540, la Archicofradía de San José de los Carpinteros, fabricó bajo la cárcel mamertina una iglesia de madera en su honor y así, podríamos poner muchísimos más ejemplos.

Fiestas de San José:
Los coptos conmemoran su muerte el día 20 de julio. El Menologio de Basilio II conmemora su fiesta el mismo día de la Navidad. Los griegos la celebran el domingo anterior a la Navidad (la llamada fiesta de los antepasados de la que nos habló Mitrut).
Los ucranianos católicos lo veneran el día siguiente a la Navidad.
En Occidente, según el Manuscrito RH30, del siglo VIII, que se conserva en la Biblioteca Central de Zurich, su fiesta era celebrada el día 20 de marzo; se puede decir que esta es la conmemoración más antigua cercana a la actual del 19 de marzo. Es a partir del siglo X cuando empieza a celebrarse el día 19.

El primer Oficio Litúrgico completo dedicado a San José es del siglo XIII y proviene de la Abadía benedictina de San Lorenzo, en Lieja (Bélgica). También, en el siglo XIII tenía misa propia en el monasterio austriaco de San Florián.
San Hermanno de Steinfeld, monje premonstratense del siglo XIII, tomó su nombre después de tener una visión de él y de la Virgen; cambió su nombre a Hermanno de San José. Los franciscanos adoptaron su fiesta en el Capítulo General del año 1399 y los carmelitas también lo hicieron en el siglo XIV.

Vista del presunto sepulcro del Santo en Jerusalén, Israel.

La fiesta del 19 de marzo entró en el Breviario y en el Misal Romanos en el año 1479. El Papa Gregorio XV, el día 8 de mayo del año 1621, hizo obligatoria esta fiesta en toda la Iglesia; Benedicto XIII, el día 19 de diciembre de 1726 incluyó su nombre en la letanía de los santos inmediatamente después de San Juan Bautista. Y el 24 de abril de 1956, se instituyó la fiesta de San José Obrero el día 1 de mayo.

Existen numerosas Órdenes y Congregaciones religiosas que tienen a San José en su denominación y que lo tienen como patrono. Sería larguísimo nombrarlas, solo mencionaré la más antigua masculina y la más antigua femenina.
La masculina es: los Carmelitas lo eligieron patrono de su Orden en el año 1621.
La femenina es: Las Hermanas de San José fueron fundadas en Francia en el año 1650.

Reliquias:
Se dice que su sepulcro está en Jerusalén, cercano al de la Virgen (!!!)
Perugia (Italia) presume de tener el anillo nupcial desde el año 1477. En Aachen (Alemania) dicen tener parte de su calzado y en la iglesia de Santa María de los Angeles, en Florencia, conservan su bastón. Otros muchos lugares manifiestan tener parte de sus ropas.
Con todos los respetos de mundo, todas estas reliquias son absolutamente falsas.
Del tema iconográfico prefiero no hablar porque sería extensísimo, no soy experto y me dejaría muchísimas cosas en el tintero.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

37 pensamientos en “San José, esposo de María Virgen

  1. Aunque la gran mayoría son claros engaños, siempre me ha llenado de curiosidad lo de las reliquias. Cada una de las miles que pululan por la cristiandad tiene una historia detrás de siglos con la que se podría escribir una biblioteca. Y muchas de ellas tienen hasta su indulgencia, pero la Iglesia últimamente ha tomado distancia con todo este asunto.
    El anillo de Perugia que mencionas tiene una historia increíble y es famosísimo en Italia. Pero permíteme añadir otra curiosísima: un suspiro de san José que se conserva en una ampolla en el Vaticano, proveniente de Blois. Y mi pregunta es: ¿cómo se consigue meter un suspiro en una ampolla? Es cómico.

    • Es cómico y trágico al mismo tiempo porque demuestra la ignorancia de muchos y la astucia de unos pocos tunantes. Y que ese relicario esté en el Vaticano…, tiene mandangas. Si lo es por su valor artístico, que se conserve, claro, pero bien guardadito.

      Ya lo he dicho, todas las reliquias de San José son más falsas que el rey Miguel de Borbón, pués como todos sabemos, no ha habido ningún Borbón español llamado Miguel y haya sido rey.
      Y para reliquias raras, yo también he visto una pluma del ala derecha de San Miguel arcángel y que conste que no miento, aunque cuando la vi por poco me muero de risa.

      De todas formas, la supuesta tumba de San José en Jerusalén está considerada como un cenotafio, que como todos sabemos también, es un monumento funerario pero sin resto alguno del difunto.

  2. No hablemos de suspiros de San José ni de estornudos del Espíritu Santo -presuntamente en Valencia tenemos un ejemplar de esto último- que me pondré a hacer chistes y alguno habrá que se escandalice. Sólo decir que en Mallorca vi leche cuajada supuestamente procedente del pecho de la Virgen María.

    Creo que ya lo dije: a San José el mayor reconocimiento que se le puede hacer es su mérito por la responsabilidad que adoptó con Jesús niño y el haber sido justo y bueno con María; cuando cualquier otro hombre de la época habría hecho valer sus derechos machistas y patriarcales y ya sabemos cómo.

    • Es verdad Ana María,
      El mérito, “enorme mérito” de San José es el haber sido el padre legal de nuestro Señor, quién lo sustentó, lo crió, lo educó, quién se entregó por completo a proteger a Jesús y Maria. Desde luego el trabajo más honroso de cuantos hayan existido y es verdad, que lo más normal en la época es que se hubiese desentendido del tema.

      Poco se sabe de su vida real, pero no hace falta alguna para tenerle un profundísimo respeto y veneración y para que lo consideremos protector especialísimo de la Iglesia, que es la prolongación de Cristo en el mundo.

    • Aprovecho también la ocasión para felicitar no solo a todos los valencianos/as, sino también a cuantas personas llevan este bendito nombre y a todos los padres, claro. Aunque tengo que decir que estoy en contra de los regalos de este día a los papás, que es un engañabobos para que consumamos y consumamos.

  3. Es una lástima que no tengamos mayor información sobre San José, seguro que nos perdemos de cosas muy interesantes acerca de su vida. Por cierto, en Colombia se celebra hoy el día del hombre, a saber si es por San José o por quien sabe que cosa…

  4. Precioso artículo, complementa muy bien el escrito por Mitrut.
    Hoy aquí en México es día de san José, aunque su culto fue más famoso durante la época colonial y vaya que se hacían grandes fiestas en su honor, lástima que actualmente no se igual. Gracias Antonio.

    • El artículo del año pasado de nuestro compañero Mitrut sobre San José es buenísimo. Aunque tu sabes que raramente escribimos más de una vez sobre un santo, mi intención era con este hacer hincapié en algunas otras cuestiones. Yo recomiendo releer el publicado el año pasado. Con ambos, se tiene una visión más completa de lo que fue San José y lo que sigue siendo para la Iglesia Universal.

  5. Yo de San José no comento mas que fue un hombre excelente, no dudo que haya sido virtuoso y sobre todo agraciado por Dios para ser el padre y protector del Salvador. Que siga bendiciéndonos san José y que ore mucho por la Iglesia que tanto necesitamos.

  6. Colgo l’occasione per ringraziare di tutti i post scritti nei miei articoli, non sempre ho il tempo di vederli e rispoondere a tutti e alcune volte 🙂 non capisco sempre tutto.

    Faccio gli auguri a tutti coloro che tra noi sono padri invocando la benedizione di San Giuseppe.

    Infine volevo far conoscere un libro sulla Santa Vergine che parla e riposta notizie curiose su san Giuseppe: di come vangeli apocrifi e alcuni veggenti, hanno influenzato il culto alla Madre di Dio e al suo sposo San Giuseppe: “Indagine su Maria” di Renè Laurentin.

    SAN GIUSEPPE
    PADRE PUTATIVO DI GESU’
    E VERO SPOSO DI MARIA
    PREGA PER NOI!

  7. Precioso articulo Antonio, yo estoy en total acuerdo con Emmanuel, San Jose intercesor y patron de la Iglesia Universal fue un hombre ejemplar que acepto siempre de buen grado la voluntad de Dios
    ¿no se sabe el dia de su muerte? ¿y el lugar de su enterramiento orifinal?

      • Claro San Jose cuando Jesús empieza su vida publica en las bodas de Caná se cree que San Jose ya no estaba entre Maria y El , yo pensaba que algun dato aunque fuese no fiable habria de su muerte. Gracias Antonio por aclarar mi duda

  8. David, Antonio. ¿Acaso no hay mayor belleza la santidad oculta de un hombre que la santidad popular de algunos cristianos? A lo que me refiero es que la vida oculta de Sn José es todo un misterio, mientras que otros santos, sabemos lo que han hecho, sus escritos, donde han estado y muchas cosas mas. En lo personal el Cristiano ha de ser sencillo y un ejemplo de ello es Sn José. Aclaro que no les quito la grandeza y mérito de grandes santos como: Santa Teresa de Jesús o Santa Catalina de Siena que fueron santos de mucha actividad pública

    • A lo que sabemos sobre la vida de la Santísima Virgen le pasa tres cuartos de lo mismo que con San José. A ambos se les nombra y de ambos se cuentan hechos históricos ocurridos desde antes de que Jesús naciera hasta que el Niño cumple los doce años.

      La diferencia está en que cuando el Salvador comienza su vida pública, a San José nunca se le nombra (se supone que estaba ya muerto) mientras que a nuestra Señora se la menciona en algunas ocasiones, pero relativamente pocas. Ni siquiera se dice si Cristo Resucitado se aparece a su Madre (que seguro que sería a la primera) y solo se sabe que ella estaba presente en Pentecostés. Después, nada más. A partir de ahí, solo tradición y leyendas.

    • ¡Qué malo eres!, ja, ja.
      Si San José cuidó con exquisitez a Jesús y a Maria, ¿no nos va a cuidar a nosotros? Yo creo que es “uno de los santos más de fiar”, uno de los más grandes.
      Y una pregunta: Tacho no es Pepe, ¿no?

  9. Me ha encantado tu articulo Antonio, yo siempre eh tenido especial afecto por San José porque si María es la madre de todos San José es el padre de todos, yo tengo una amiga que apesar de ser de muy escasos conocimientos teologicos un día me dio una enseñanza tan grande que a ella le dieron sus padres, pues dice que desde pequeña siempre le inculcaron que María era su mamá, San José su papá, Jesús su hermano y Dios su amigo, que hasta hoy me sigue pareciendo una enseñanza que aunque sencillisima, bellisima y llena de mucha verdad porque si todos pensaramos y viviesemos pensando asi seguro habria muchos mas santos, y una duda Antonio hace dos años lei en una revista un articulo sobre San Jose valgase que la revista no era especializada pero en ella decia varias leyendas al respecto de su muerto y en una decia que quedaria incorrupto hasta el fin de los días y también eh escuchad de cierta creencia de la asunción de San José ¿que hay sobre esto? .

    • André,
      De eso que me preguntas no hay nada de nada cierto. Son simples leyendas piadosas. ¿Quién ha visto alguna vez en veinte siglos el cuerpo de San José? ¿Qué autor de fiar dice que fue llevado a los cielos en cuerpo y alma? Nada de nada. ¿Y es que no se lo merecería? Seguro que si, pero Dios sabe lo que hace y nos dice que San José es un ejemplo a seguir y que por supuesto está gozando plenamente de la presencia de su Hijo adoptivo en el Cielo.

      Leyendas pías, cuantas menos, mejor.

      • La Beata Ana Catalina Emmerick dice que VIO el cuerpo de San José enterrado (leer en http://www.emmerick.org )
        María era praeternatural (sin pecado concebida). No así José.
        Por eso su cuerpo permanecerá hasta la primera resurrección.
        Te agradecería muchisimo si me pudieras dar más precisiones sobre la fuente que dice que quedará incorrupto hasta el fin.
        Escribe a iesvs.org arroba gmail.com

  10. Antonio te felicito por tan maravilloso articulo dedicado al infravalorado (en el arte) San Jose.
    Felicito con retraso a todos los José y a mis hermanos valencianos en particular,que ayer fue la “cremá de les falles”.
    Antonio vi la noticia en la television respecto al fallecimiento del Papa Copto,estaba con sus ornamentos sentado en su sillon.
    ¿Como se procede a la eleccion del nuevo patriarca?,¿es muy similar a la de Roma?

    • No, no es igual.
      Al Papa de Roma lo eligen los cardenales con derecho a voto encerrados en cónclave en el Vaticano.
      Al Papa de Alejandría y Patriarca copto lo eligen todos los obispos coptos del mundo más todos los monjes más una representación del laicado copto reunidos en asamblea. Eso es lo que yo tengo entendido y como verás es mucho más democrático.

  11. jajaja. Democrático jajaja; Eso esta bueno. Yo sinceramente no compagino con la democracia, independientemente como forma de gobierno o para elegir a un Patriarca. Además lo que si me agrada es que en general se consulte a los fieles o a todos los Cristianos Coptos y que se involucren en eso los mismos laicos.

  12. lamento muchísimo cuando leo este blog, el cachondeo con el que hablan de las reliquias. Ni verdaderas ni falsas, las reliquias son un ejemplo físico de la divinidad de sus personas. BASTA ya de reírnos de las reliquias en este blog, permitan a los creyentes tener estos objetos misticos como se tienen imágenes de santos o vírgenes como la del Rocio, la Macarena…etc, asl igual que no nos cachondeamos de estas bellísimas imágenes, no lo hagan de las reliquias que son también maravillas de la iglesia!!!!

    • Estimado Pablo,
      En este blog no nos cachondeamos de las reliquias, ni muchísimo menos. Fíjate que precisamente yo, llevo más de cuarenta años estudiando estos temas y poseo fotos de tumbas y relicarios de más de veinte mil santos y beatos.
      Pero lo que no podemos es comulgar con ruedas de molino y te pongo un ejemplo: si en distintas iglesias católicas y ortodoxas se veneran siete cráneos de San Juan Bautista, estarás de acuerdo contigo en que al menos seis serán falsos, ¿no?

      Y con todo respeto, permíteme que te haga una corrección: las reliquias no son ejemplos físicos de la “divinidad” de ninguna persona santa, porque estarás de acuerdo conmigo en que Divinas, solo hay Tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

      Un cordial saludo,
      Antonio

      • Es curioso, un compañero me preguntó que es ser santo, y yole respondí que es para ti: me contestó, una persona a quien Dios le concede divinidad. Le respondí que no, que santa es una persona aún con la miseria humana, sigue en su total radicalización el amor de Cristo, y que los santos son personas como tu y como yo, (siempre he tenido esa inquietud) de ser santo, para animarlo le dije, que el y yo estamos llamados a ser santos, y le conté el ejemplo de San José, que sinceramente para mi, es un modelo de sencillez, (es mi santo preferido). Usted Antonio sabe mas que yo, yo apenas soy un joven inexperto de la vida. San José le he tenido devoción desde que tengo uso de razón, y crei que para mi es mi modelo

        • Haciendo excepción de María y de Juan el Bautista, de quién el mismo Cristo dijo: “No hay hombre más grande nacido de mujer, que Juan el Bautista”, está claro que San José ha sido la persona que mayor responsabilidad ha tenido en la historia de la salvación y quién mejor ha cumplido con ella: protege a Maria que se ha quedado encinta siendo soltera y cría, educa y protege como un verdadero padre a Jesús, el Verbo hecho carne. Seguro que él fue, junto con Maria, quien le enseñó sus primeros pasos, quién le explicó las Escrituras, quién le enseñó un oficio con el que ganarse el pan diario, quién estuvo pendiente cuando el Niño enfermaba como todos los niños, quién se aterra cuando el Niño se les pierde a los doce años y un largo etc. No ha existido otra labor humana dentro de la historia de la salvación como las de Maria y José. Seguro que Jesús les quería como a sus verdaderos padres y la relación entre los tres tuvo que ser entrañable.
          Por eso la Iglesia no ha declarado patrono y protector de la Iglesia Universal, por eso su nombre está incluido en el canón de la Misa junto al de Maria, por eso tantas y tantas congregaciones religiosas se han puesto bajo su patrocinio.
          Es normal que a San José se le tenga un cariño y una veneración especial y es normal que a él se le tome como modelo de persona intimamente ligada a Jesús y a su misión salvadora.

Deja un comentario