Santa Dróside, hija del emperador Trajano

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco ortodoxo grecoamericano de la Santa. Iglesia de San Demetrio en Saco, Maine (EEUU).

Santa Dróside es una de las vírgenes nobles romanas que no apreciaban su título y posición social y escogieron el amor de Jesucristo hasta su muerte. Sin ser tan atormentada como sus hermanas en Cristo Lucía, Catalina, Cecilia y muchas otras, porque era la hija del emperador Trajano (98-117), escogió morir como mártir por su Señor.

Contexto histórico
El emperador Trajano es uno de los emperadores cuyos orígenes no eran exactamente nobles, al menos, no procedía de Roma. Nacido en Hispania, sirvió como soldado y después como general en el ejército de la Hispania Tarraconensis. Se menciona que su padre fue gobernador de Siria entre 76-77, de ahí que Dróside, la hija de Trajano vivió y murió martirizada en Antioquía. En el 89 Trajano dio su apoyo al emperador Domiciano durante la revuelta del Rin. Más tarde, en el 96, Domiciano fue sucedido como emperador por Marco Coceyo Nerva, un viejo senador sin hijos, muy impopular en el ejército. Después de diversas presiones llevadas a cabo por la guarda pretoriana, Nerva adoptó a Trajano como heredero y sucesor. Nerva murió el 27 de enero del 98, y fue sucedido por Trajano, quien gobernó 19 años. Durante estos años como emperador, el Imperio Romano alcanzó su máxima expansión, conquistando Dacia (106), Nabatea (107) y Mesopotamia (114).

Entretanto, Trajano fue uno de los perseguidores de los cristianos. En el año 99 reactivó una vieja ley que prohibía reuniones secretas y que fue directamente esgrimida contra los cristianos y en el año 104 aprobó una ley específica contra ellos. La aplicación de estas dos leyes no fue tan estrictamente observada. Entre los años 109 y 111, Plinio el Joven, enviado a Bitinia como gobernador, informa a Trajano sobre los cristianos de su región. El gobernador indicó que había ordenado la ejecución de diversos cristianos, “porque no tuve duda, fuera lo que fuera que admitiesen, que en cualquier caso la obstinación y la perversidad debían ser castigadas” (Cartas, 10, 96). No estaba seguro acerca de qué hacer con aquellos que ya no se manifestaban cristianos, y consultó a Trajano, quien decidió que los cristianos no debían ser buscados, que las denuncias anónimas eran “indignas de nuestros tiempos”. Pero que aquellos que fueran descubiertos y persistieran en testificar su fe por Cristo, debían ser castigados.

Aún se produjeron algunas persecuciones locales. De ahí que San Ignacio, obispo de Antioquía, también llamado “el portador de Dios” o el “teoforo”, que fue enviado a Roma, murió en el circo durante las festividades celebradas tras la victoria contra Dacia en el año 107.

Santa Dróside entre los Santos Basilio de Ancira y Calínica. Icono ortodoxo griego.

Martirio de Dróside y las cinco vírgenes
Trajano tenía una hija con un nombre griego, Dróside (que significa “rocío”) y que vivía, como ya se ha mencionado, en Antioquía. Pero no se sabe nada más de ella.
La santa mártir Dróside era amiga de cinco vírgenes canónicas que vivían en una casa siguiendo los mandamientos de Dios. En esta época el monacato aún no estaba institucionalizado, pero ya se practicaba en algunas casas de Roma, Antioquía y otras ciudades, aunque aún no en los desiertos de Egipto o Asia Menor. Las “monjas” se llamaban Áglae, Apolinaria, Daría, Mamtusa y Thais, y su misión era recoger las reliquias de los santos martirizados, ungiéndolas con óleo y poniéndolas en sarcófagos especiales para reliquias. Dróside a veces acudía a la casa de estas doncellas durante la noche y las ayudaba con dinero u otras cosas que pudieren necesitar, para que pudiesen tomar los cuerpos de los santos.

En ese tiempo, Adriano, el prometido de Dróside (¿quizá el siguiente emperador, Adriano?) era asesor del gobernador, y mandó poner soldados para guardar los cadáveres de los cristianos, para detectar a quienes recuperaban sus cuerpos. De este modo, capturaron a las cinco mujeres y Dróside entre ellas. Dróside fue encerrada en su casa, pero las otras cinco vírgenes fueron ejecutadas y quemadas y sus cenizas fueron mezcladas con bronce fundido que se empleó para levantar baños públicos.

El día de la inauguración, una gran multitud fue hacia los baños, pero muchos murieron en la entrada, aparentemente aplastados por la masa. En cualquier caso, el emperador, que estaba allí, creyó que esto sucedía por un hechizo cristiano; hasta que los constructores le dijeron que los braseros del baño contenían las cenizas de las mujeres quemadas. Entonces el emperador ordenó fundir los braseros para que hicieran con ellos estatuas de las cinco vírgenes y fueran colocadas en el baño para su deshonor.

Después que se cumplió esto, el emperador soñó que cinco corderos pastaban en un jardín limpio y un impresionante pastor le dijo que los cinco corderos eran las cinco vírgenes, que ahora estaban en el Paraíso, y que estaban esperando a la hija del emperador, Dróside. El emperador se levantó enfadado y ordenó construir un enorme horno en el foro poniendo cartel en el que se ordenaba a los cristianos que se libraran de la posterior persecución arrojándose ellos mismos al fuego.

Detalle de la Santa en un fresco ortodoxo griego.

Dróside, que permanecía encerrada en su casa, oró a Dios para escapar y unirse a sus amigas en el martirio. De noche se disfrazó y logró escapar. Pero de camino al horno, se preguntó cómo podría acudir al Señor sin su vestido de boda, porque aún no estaba bautizada. Entonces oró a Jesucristo y dijo: “Oh Rey de reyes, Señor Jesucristo, por ti desprecié mi condición imperial, para que me hagas digna de ser la menor de las esclavas de tu reino. Por favor, bautízame con tu Santo Espíritu”. Con estas palabras, se ungió a sí misma con la mirra que había traído consigo, y se sumergió en un río tres veces, diciendo: “la sierva de Dios Dróside es bautizada en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. En los siete días siguientes se ocultó, ayunó y oró. Y al octavo día la santa Dróside partió al Señor. El Sinaxario Ruso dice que se arrojó al horno, aunque no parece claro. Esto ocurrió el 22 de marzo del año 104.

El destino de un emperador
Encuentro muy interesante comentar lo que sucedió con el emperador Trajano. En el 117, estando en Cilicia, enfermó y embarcó de vuelta hacia Italia. Su salud fue deteriorándose durante la primavera y el verano de 117; finalmente murió a causa de un edema el 9 de agosto en Selinunte, una ciudad de Cilicia que fue llamada más tarde Trajanópolis. Su sucesor fue Adriano, quien aparentemente había sido adoptado por Trajano algún tiempo antes.

Los Prólogos Rumanos, copiados de los Prólogos de Ochrid, muestran información interesante sobre el destino del emperador tras su muerte. San Juan Damasceno anotó en su Tratado para los que duermen que: “Gregorio el Dialogos (San Gregorio Magno), obispo de la vieja Roma (540-604), como todos sabemos, fue famoso por su santidad. Cuando servía tenía como ministro ayudante a un ángel celestial. Una vez, viajando sobre un puente de piedra y permaneciendo un rato allí a propósito, oró al Señor pidiéndole perdón por los pecados del emperador Trajano. Entonces oyó la voz del Señor diciendo: “He escuchado tu oración y he perdonado a Trajano, pero no vuelvas a orar por los paganos nunca más”.

Santa Dróside junto a los Santos Basilio e Isaac. Calendario ortodoxo.

Esta historia también se menciona en una vita inglesa de San Gregorio Magno (s.VIII): “Un día, cruzando el Foro, al Santo se le reveló una gran acción atribuida a Trajano, y considerándolo cuidadosamente, razonó que aunque Trajano era un pagano, hizo algo tan bueno, que parecía más un acto cristiano que pagano. Porque se dice que estando con su ejército persiguiendo al enemigo, se compadeció de las palabras de una viuda y paró a las tropas para escucharla. Ella dijo, “Señor Trajano, mira estos hombres que han matado a mi hijo y no quieren compensarme por esto”. Él replicó: “Cuéntame y cuando vuelva, me aseguraré de que seas compensada”. Pero ella dijo: “Señor, si resulta que luego no vuelves, nadie me compensará”. Entonces, como él mismo estaba armado, forzó a los culpables a pagar lo que debían ante su presencia. Cuando Gregorio supo de esto, se dio cuenta de que era justo lo que él había leído en la escritura: “cuidad de los huérfanos y de las viudas, consideradlos a todos, dice el Señor”. Y como Gregorio no sabía qué hacer para aliviar el alma de este hombre que recordó las palabras de Cristo, fue a la iglesia de San Pedro y vertió mares de lágrimas, como era su costumbre, hasta que una revelación le aseguró que sus oraciones habían sido atendidas, porque nunca había pedido tal cosa por otro pagano”. (La primera vida de Gregorio Magno, escrita por un monje anónimo de Whitby, traducción de Bertram Colgrave, Universidad de Kansas Press, Lawrence, Kansas, 1698, pp. 127-129).

Himno de la Santa
Normalmente pongo aquí información sobre las reliquias de la Santa o un himno de la misma, pero como no he hallado nada sobre esto, simplemente digo: “Santa Dróside, mártir de Cristo, ¡ruega por nosotros!”

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

24 pensamientos en “Santa Dróside, hija del emperador Trajano

  1. Querido Mitrut, sabes bien que me encanta leer tus artículos y que valoro enormemente el excelente aporte que realizas al blog sobre la santidad y la cultura ortodoxas; así como las reflexiones históricas que aportas a los mismos. 🙂

    Sin embargo, hoy me veo en la obligación de ser crítica con la mártir que nos presentas, a la que conocía de antemano. Dróside -o Drosis-, presunta hija de Trajano, es por desgracia una de esas mártires imperiales de las que, para bien o para mal, no existe la menor constancia histórica, al menos en cuanto a cristianas.

    No es la única. Se inventó, literalmente, a una “Santa Serena” o “Santa Alejandra”, presunta esposa cristiana de Diocleciano, a la que él habría hecho martirizar. Falso. Diocleciano tuvo una esposa, pero se llamaba Prisca y aunque simpatizante con los cristianos, él no la hizo matar, de hecho, le sobrevivió.
    Se inventó, también, a una presunta “Santa Faustina” o “Santa Constanza”, esposa de Maximino Daia, que supuestamente la haría martirizar por salir en defensa de la mártir Catalina de Alejandría. Falso también. La esposa de Daia se llamaba Eutropia, no era cristiana y él tampoco la mató.

    ¿Vale la pena seguir? Existen un montón de mártires, presuntas esposas, hermanas o familiares de los emperadores que persiguieron a los cristianos, presuntamente cristianas y presuntamente martirizadas. Demasiadas presunciones, querido amigo Mitrut. Con Dróside pasa tres cuartos de lo mismo: el relato es totalmente inverosímil (¿una hija de emperador campando a sus anchas de noche, recogiendo cadáveres? ¿Trajano haciendo un horno para que todos se arrojen dentro de las llamas? ¿Una mártir suicidándose porque sí?) e históricamente, como tú bien has dicho, nada se sabe de una hija de Trajano. Sólo sabemos que no tenía hijos varones y por eso adoptó a Adriano como sucesor.

    La ausencia de reliquias y de datos históricos confirma que Santa Dróside es otro invento piadoso al estilo de “Serena”, “Faustina”, “Alejandra”… para mí, esta Santa no existe ni jamás ha existido.

    Por último, decir que el relato de San Gregorio me escandaliza mucho. ¿Dios diciéndole que ni se le ocurra rezar por los paganos? Estaría bien para la mentalidad de la época; pero sin duda siento que mi Dios es Amor, mi Dios no es el Dios de Deja Que Los Paganos Ardan En El Infierno (perdóname la ironía).

    De todos modos, te agradezco que nos hayas hablado de esta mártir a la que los ortodoxos tenéis veneración, y ruego que tanto tú como ellos me perdonéis si mi comentario os ha ofendido en lo más mínimo… pero está claro que, a la luz de la realidad histórica, no se puede aceptar que Dróside sea una mártir real. No que no existiese como hija de Trajano, pero de ahí a cristiana y a mártir… no existe ningún texto contrastado que lo apoye. Así es, por desgracia.

  2. Yo coincido absolutamente con lo manifestado por Ana Maria.
    Santa Drosida hija del emperador Trajano es una santa ficticia, legendaria, no real. Todo lo relatado en el Códice griego Coislin 223 de la Biblioteca Nacional de Paris y que coincide con la passio siriaca conservada en un manuscrito palinsesto del Sinai del siglo VIII es una burda fábula que sin embargo no debe poner en duda la existencia de una verdadera mártir llamada Drosida, natural de Antioquia, pero que nada tenía que ver con Trajano ni coincidieron en el tiempo.

    Santa Drosida martir de Antioquia es una santa real, historia y santa Drosida hija de Trajano es un burdo invento que por desgracia perdura en determinados lugares de la cristiandad.
    Lo siento, Mitrut, pero esa es mi opinión y la tengo bien documentada.

    • Vaya, Antonio, tengo que admitir que desconocía que existiese una Santa Dróside de Antioquía que fuese real. Sólo sabía de esta presunta hija de Trajano y sólo leyendo el relato y con unos básicos conocimientos históricos, vemos que esto no tiene sentido. Gracias por los datos bibliográficos. 🙂

      • Doy gracias a Dumitru, porque con este artículo nos has dado pie a un nuevo debate en el blog. Tú y él, al igual que yo, sabéis que en la hagiografía, en muchísimas ocasiones, la realidad histórica se mezcla con la leyenda. ¿Quién no recuerda, por ejemplo, el caso de San Jorge (santo real) con el dragón (leyenda falsa)?

        Como dije en mi comentario anterior, Santa Drosida (Drosis, Drusilla o Drusina) es una santa real, mártir en Antioquia. Pero eso no quiere decir que tuviera parentesco con el emperador Trajano.

        Es una santa real porque existen pruebas de que su culto se remonta al siglo IV y porque se conserva una homilía de San Juan Crisóstomo pronunciada en su honor en el día de su festividad. Pero hay que hacer constar que en esta homilía, San Juan Crisóstomo no la relaciona con Trajano, ni con ninguna compañera de martirio ni mucho menos con el momento en el que este ocurrió. Si ese parentesco hubiera existido, sin duda alguna, San Juan Crisóstomo lo hubiese mencionado.

        Como dije anteriormente, este “presunto parentesco” se debe a una leyenda más tardía, leyenda que es refutada por numerosos hagiógrafos aunque en muchos lugares esta leyenda sea mantenida.

        • Qué curioso… pues el nombre de Drusila no sólo sí es latino sino que además ilustre… se llamaban así, entre otras, la esposa del emperador Augusto y la hermana del emperador Calígula. Pero como bien dices, de ahí a que fuese de familia imperial es demasiado suponer.

    • Te remito a todos los artículos que Dairon ha escrito sobre el monacato… nadie mejor que él en este blog nos ha desvelado los orígenes del monacato.
      El monacato femenino no existe en la primitiva Antigüedad cristiana, no en el tiempo de las persecuciones. Como mucho, se consagraban vírgenes desde el s.II y algunas vivían en comunidad y al servicio de la comunidad cristiana, caso de las diaconisas. Pero eso no es monacato en absoluto.

      • Tengo entendido que el monacato femenino surgió con Santa Marcela (s. IV) y con Santa Paula, en Belén. ¿Es así?
        Con respecto a lo de esta santa que nos presentáis es al menos sospechoso su “automartirio”, ¿arrojándose al horno?. Y más aún su autobautismo (sería el primero, digo yo). Me suena todo muy dudoso.

        • En muchas leyendas de Santas mártires se dicen cosas así, David, por lo que no le daría excesiva importancia: son leyendas.

          De los “autobautismos” tenemos ejemplos en Santa Bárbara, Santa Dróside, Santa Sara… de los “automartirios”; todavía más: Santa Dróside, Santa Pelagia, Santas Domnina, Verónica y Proscudia… entre muchas otras.

          • Tienes toda la razón. Pero permíteme ser pesado, porque el tema del suicidio por la fe o la guarda de la pureza es un tema que me llama mucho la atención. He bicheado algo por ahí y habla de ello san Ambrosio en su tratado “sobre la virginidad” y san Agustín en “La ciudad de Dios” (Lib I, cap XXVI). Este último cuenta el caso de santa Pelagia y sus hermanas, que prefirieron arrojarse al río antes que ser violadas por un soldado. Y lo mismo con otras santas, como dices, como Santa Apolonia.

            Pero fíjate que también en el Antiguo Testamento aparece algún caso de “suicidas”, como el conocidísimo de Sansón (Jue 16, 22ss, que recuerda, salvando las distancias, a los modernos terroristas-bomba islámicos) y del anciano Razis (2Mac 14, 37). Leyendo los textos no se condena en modo alguno a ambos, sino que se glosa sobre su heroísmo.

            Pero me quedo con San Agustín que en La ciudad de Dios. Libro I, cap. XVI-XVIII afirma:
            1) La ilicitud objetiva del suicidio
            2) Que en los casos mencionados debe suponerse una excepcional inspiración de Dios, aunque hay una concepción errada de la castidad y del pecado, pues en los casos de violación, al ser contra-voluntad, no hay atentado contra dicha pureza, pues no hay pecado.

            Por tanto, aunque hay buena voluntad en dichas mujeres por querer guardarse puras, yerran en el concepto de pecado y atentan contra su vida.

            Ya no hablamos del autobautismo, porque me he enrollado y sería un tema también para una hora, pues atenta lo más básico de la Teología Sacramental.

            Bueno, no sé si he ido muy desencaminado en esta aportación. De esto me das mil vueltas. Por cierto, muy buena tu galería de santas vírgenes. Es una joya. Gracias.

  3. The warrior reaction here I did’t understand well, so I have hesitated to answer or not. Maybe the reason of that is in fact my lack of knowledge in Spanish, and that was just a misunderstanding from my side. Anyway I thought until today that we are here on a hagiographical website and not on a purely historical one.
    I don’t think that the whole truth is only historical. There is also a mythological, profound truth. Our own belief bases itself on some information, which couldn’t be demonstrated historically. I could remind here of the Amsterdam School who said that Jesus didn’t ever existed and gave some arguments, which I personally don’t admit, but a non-christian will be glad to hear. Or professor Ludemann from Gottingen, who denies today the Resurrection of Our Lord.
    Writing about “unrealistic” saint gave me today a bitter taste. But life is not only sugar, is it?

    • Dear Mitrut;
      I wanted to put my message in Spanish to be understood by all and I’m sorry, it seems that I have not been well understood by you.

      First, I must note that our blog is hagiographic, yes, but also historiographic. We do not just “copy-and-paste” the lives of the Saints, which is already done by so many websites, but we at least try to make a deeper reading. In my case, being a historian, I can’t untie historiographical reading from my work and reflections.

      Provided this, I must also say that to me is not the same talking about God, or Our Lord Jesus Christ, than talking of a Saint. To question, with ample historical evidence, the existence of a Saint, doesn’t make me question my faith in God and the existence, passion and resurrection of Our Lord.

      Finally, I ask you to forgive me if I have offended you in some way. I’m so sorry 🙁 Nothing is further from my intention. But as a historian and researcher of the lives of the saints I can’t stop making reviews and historiographical thinking about them, and that doesn’t imply acting to the detriment of my Christian faith at all. I am like this and this is my vocation.

      A big hug 🙂

      • My dear friend Dumitru,
        I answer in English so you can understand me better.
        Personally I know that you are a rigorous person and your articles are always of excellent quality and I always learn from them, but you know as me that hagiographic issues are often mixed with both historical and legendary or mythological data, as you call them.
        You know my personal tendency is to give greater importance to the first rather than the seconds and that is why I tend to think that our Saint has not kinship with the Emperor Trajan. I don’t doubt about her historicity, but the homily of St. John Chrysostom makes me think that there was no kinship.
        This is a simple conversation between friends and colleagues and we should not take our disagreements as personal matters, I know we don’t do so.
        As for me, you are also a good friend, a very rigorous person with religious training in all aspects, but concerning Saint Drosida, we disagree.
        Best regards,

      • But there is the same thing. If we believe only in historical facts that will be the end of the faith, because that ends the knowledge at one point. After hipotetically reading of all the texts (of course, that is impossible) but let’s pretend we will finish everything to read, that means we finished God. Exactly that is here also: if we accept only history and not the myth, the interior meaning, we are limited.
        I know there’s not a copy-paste site and I didn’t do that. This is also the case of the history of Pope Gregory and the emperor Trajan. Reality or not, it says something else and not if Trajan is today in the hell. It says that we can pray not only for the christians, but also for the pagans. St. Sofroniy Sakharov used to pray even for the salvation of the devil. So, I did’t add the stories “just for fun” or to make a skandalon. I did that because it says more than a simple history.

        • I haven’t told you did a “copy-and-paste”, or that you pretended to make a scandal, or anything like that. Your articles are very good and I always admired them, seriously. 🙂

          We just don’t agree on this point: for me, the historical reality is not incompatible with faith. And I’ve said that faith in Christian dogmas is one thing and the legends of the saints are quite another. I appreciate the legends, myths and traditions of our faith as the most, but for me it’s important to emphasize the historical data they had or they hadn’t. No offense at all.

          I think seriously that the scientific ways of studying hagiography would never finish God and the faith. At least, that’s not my intention at all.

          For the rest, I plenty agree with you and I apologize again if I’ve been misunderstood. 🙂

  4. Muy interesante la leyenda de esta Santa que como bien dijeron ya mis compañeros es bastante increible pensar que fue hija de Trajano y que la hija de un emperador estuviera recogiendo cadaveres no que no pueda suceder pero si es batsante increible aun asi me alegro de conocer una Santa del 22 de marzo, porque en esta fecha es mi cumpleaños y por lo general conocia solo a San Basilio de Ancira, San Zacarias y el Venerable Luis Felipe Neri de Alfaro como mis patrones y bueno le agrego a Santa Drosida de Antioquiá la real no la hija de Trajano. Muchas gracias a Mitrut por hablarnos de la santidad ortodoxa y además por haber creado un excelente debate con si articulo.

    • Abel,
      No nos malinterpretemos: el artículo es excelente, como todos los artículos que hace Mitrut. Solo existe una discrepancia: si santa Drosida era o no era hija del emperador Trajano y si murió de esa manera u otra.
      ¿Cuantas veces hemos discrepado en otros artículos? Muchas, pero entre amigos y personas civilizadas, el debate es bueno. Y por encima de todo está nuestra fé común en Jesús, nuestro Dios y Señor.

  5. Gracias Mitrut. La “polémica” me ha parecido excelente y es como la sangre que corre por las venas de un ser que está vivo. Afortunadamente aquí caben todas las opiniones con el respeto que nos debemos y siento que las formas aquí nunca se han perdido. Por otro lado podría defender tanto la “postura hagiográfica” como la “postura historiográfica” pues ambas aportan ciencia valiosa y complementan perfectamente las limitaciones de la otra. Al final, me quedo con este bello artículo que me da a conocer a una santa ortodoxa muy valiosa, fuera quien fuera su padre¡¡¡¡¡

    • Efectivamente, Santa Drosida es una santa de toda la cristiandad, no es solo una Santa venerada por la Iglesia Ortodoxa.
      Santa Drosida (sea hija o no de Trajano), es venerada por católicos y ortodoxos.
      Y estoy de acuerdo: tenemos que orar por todos los hombres, cristianos o no, creyentes o no. Cristo ha traido la salvación a todos los hombres y todos merecen nuestra oración.

  6. Mitrut, thanks for this article.

    Despite all of the controversy, I can say that in every saint’s story there are two sides, the historic and the legendary one, we cant just ignore one of them because it reflects the strongs beliefs and the faith in certain times. Just because nowadays we are more critical, we try to find evidence of everything and that includes faith issues, that’s why some of our colleagues expresed their word about this saint.

    I really apreciate wether or not thruth, the fact that you include this polemic saint in such a great article in this blog. I dont mind if she was Trajano’s daughter or if she was real or not, for me her importance lies in the way her legendary life reflects christian values and virtues, and it is another example of the martyr used as a role model, a very important piece in a christian’s creed and salvation reminder.

    So, Im saying that I dont despise saints if they’re real or not, or if they have legendary or historical lifes, each one of them tells something about the way the faith have been teached and learned across times, and in this case, the clear contraposition between the figure of earthly power against divine justice. We must try to see far beyond words and use this stories as another cultural source about religiosity in Christianity across times.

    Thanks!

Deja un comentario