Venerable Luis Felipe Neri de Alfaro: el siervo de Jesús Nazareno de Atotonilco

Venerable Luis Felipe Neri de Alfaro, sus fuertes penitencias le ganaron ser conocido como "El Pedro de Alcántara mexicano" y "el Místico más exquisito de la Nueva España", es fundador del Santuario de Atotonilco.

Luís Felipe Neri de Alfaro, quien fuera conocido por sus contemporáneos como “el Místico más Exquisito de la Nueva España” y “el Pedro de Alcántara mexicano”, nace en la Ciudad de México un 25 de agosto de 1709, en la festividad de San Luis rey, en honor a quien es nombrado Luis, por sus padres don Esteban Valero de Alfaro y doña María Velásquez de Castilla. Desde pequeño Luis le leía a su madre libros piadosos y fue aumentando la devoción y la piedad en él, al grado que según sus biógrafos desde corta edad comenzó a mortificarse usando una camisa tosca debajo de la de lino.

De mayor estudio en el Real y Pontificio Seminario de la Ciudad de México donde obtuvo el título de Bachiller en Teología en 1729 y realizó estudios de filosofía y literatura. El 26 de marzo de 1730 ingresa en la Orden del Oratorio de San Felipe Neri, en San Miguel el Grande (hoy de Allende) en Guanajuato.
Estando ya con los padres del Oratorio, el padre Martín Zamudio puso a prueba su obediencia y le ordeno en voz alta frente a todos que dijera la doctrina cristiana. Luís Felipe al momento se levantó y cruzado de brazos recitó lo que se le pedía y viendo el padre Martín la obediencia de Luis Felipe, como hacía con los niños tomó una estampita y le dijo, “lo ha hecho usted bien, merece un premio, venga por su estampita”; hincado, besó la mano del padre Zamudio y recogió la estampita.

El 26 de mayo de 1730 Luis Felipe se ordena sacerdote. Se dice que un día de regreso de las misiones se quedó descansando en un mezquite y tuvo una visión (o sueño) donde veía a Jesús Nazareno coronado de espinas y cargando la cruz y con fuerte voz le dijo: “Yo soy Jesús de Nazaret”, a lo que el Nazareno le exhortó que era su voluntad que en ese lugar se levantara un templo en su honor y que fuera sitio de penitencia y oración; este lugar lleva por nombre Atotonilco que significa “Lugar de aguas calientes” debido a unos manantiales cercanos al lugar donde se practicaban antiguamente ritos prehispánicos, lo que también pudo haber sido una razón para la construcción del Santuario. Otras versiones dicen que al padre Luis Felipe, la geografía y naturaleza del lugar le parecieron muy similares al de Palestina [1] y que por lo mismo le pareció idóneo para venerar ahí a Jesús Nazareno. No es de sorprender tanto la visión o sueño del padre Alfaro debido a que sus biógrafos aseguran que desde niño soñaba a menudo con Jesús de Nazareth viéndolo caminar hacia el calvario y debido a esto todas sus penitencias las hacía en nombre del Nazareno y no podía hablar de la pasión de Nuestro Señor sin terminar bañado en lágrimas; repetidas veces el padre Alfaro se dirigía al Nazareno diciéndole:

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Atotonilco, imagen del siglo XVIII venerada en su Santuario que fue hecha con las indicaciones del padre Alfaro según dicen las leyendas de la forma como vio cuando se el apareció.

No quiero otro amor jamás
Entre cuanto tiene ser,
Tú solo eres y nomás
Todo mi amor y querer
Es Jesús todo mi amor,
Porque es Jesús, mi querer,
Sin Jesús no quiero estar
Con Jesús quiero vivir,
Con Jesús quiero expirar
.
Y con frecuencia decía: “Viva Jesús, viva Jesús”.

El padre Alfaro compró a don Ignacio García toda la hacienda de Atotonilco para poder construir el Santuario, el cual se logró con mucho esfuerzo, con limosnas que el padre Alfaro recibía y con la herencia que le dejaron sus padres, la primera piedra fue colocada el 3 de mayo de 1740 y el domingo 20 de julio de 1748 se hizo la consagración de la Iglesia y se colocó la imagen de Jesús Nazareno, la cual fue mandada a hacer por el padre Alfaro con características especificas que según se dice es como lo vio en aquella famosa visión donde le pedía construyera el santuario.

El padre Alfaro llamó a la imagen del Nazareno, como “Señor de Aguascalientes” debido al significado de Atotonilco pero tal parece que entre la gente se popularizo más llamarle el Señor de Atotonilco. Anexado al Santuario el padre Alfaro construyó una casa de ejercicios espirituales ignacianos que el mismo dirigía, posteriormente ayudo a construir otras casas de ejercicios en otros lugares de la región. Todas las mañanas confesaba y después decía misa y al terminar rezaba con todos los fieles la visita de los cinco altares; posteriormente confesaba de nuevo y rezaba el Oficio Divino y después de esto se dedicaba a leer y estudiar. A las once de la mañana se tocaba la campana y se reunían todos para rezar el Vía Crucis; a las cuatro de la tarde se rezaba la visita de las siete casas al Santísimo Sacramento; a las siete de la noche concurría toda la gente para rezar el rosario de quince misterios, una novena en honor de la Virgen María y otra novena en honor de los santos que se conmemoraban en el día. Al terminar los asistentes decían en voz alta la doctrina cristiana la cual era explicada posteriormente por el padre Alfaro.

Siempre trataba de mortificarse tanto al dormir pues solo usaba dos frazadas muy ligeras y su comida era muy escasa y cuando comía algo que le gustaba trataba de mezclarlo con alguna sustancia que le arruinara el buen sabor y llevaba tantos cilicios en el cuerpo que apenas dejaban libres sus coyunturas. El sacerdote que le ayudaba a vestirse para la misa dice que era algo complicado poder ponerle la indumentaria para la misa debido a la gran cantidad de cilicios que llevaba en todo el cuerpo y que hacían difícil la movilidad por el peso y que a pesar de esto al estar frente a la feligresía el padre Alfaro se movía con tal naturalidad que parecía que no traía tales cilicios.

Altar mayor del Santuario de Atotonilco dedicado a Jesús Nazareno.

Los viernes se vestía con un jubón que le cubría toda la espalda y el pecho y que por dentro tenía unas puntas muy afiladas; los Viernes Santo solo consumía un pan y un poco de ceniza y además del jubón se ponía en los pies unas plantillas de latón tan ásperas que apenas podía caminar con ellas y en las rodillas se ponía unas láminas cóncavas del mismo material de las plantillas. Durante el medio día en el rezo del Vía Crucis cargaba una pesada cruz con una soga al cuello y una corona de penetrantes espinas en la frente [2] y para recordar las tres caídas de Nuestro Señor le pagaba a un hombre robusto para que en este momento lo jalara de los tobillos fuertemente y el callera al suelo y se le clavaran aun más las espinas en la frente y decía que en esta procesión del Vía Crucis moría tres veces: la primera al dar estas tres caídas, la segunda por los dolores de su cuerpo y por la pena que sentía al contemplar las caídas y la pasión de Cristo.

Cuando iba a dar misa se ponía en el pecho una gran cruz llena de aguas puntas que se le enterraban en el pecho, dormía junto a un esqueleto para prepararse a la muerte y cada noche cuando ya todos dormían se salía de la cama y se iba a dormir en un ataúd. Esto lo hizo por tanto tiempo que llegaron a pudrirse tres ataúdes, a lo que él decía con cierta gracia “ya se me han podrido tres chalupas”. Debido a todo esto padecía de graves dolores que muchas veces no le dejaban dormir a pesar del poco rato que acostumbraba descansar y siempre que estos dolores le atormentaba repetía esta oración:

Dios es la suma bondad
y sabe lo que conviene
Y pues Dios así me tiene,
que se haga su voluntad
Mi voluntad es la tuya,
O véngame mal o bien,
Todo mi querer se incluya
En tu voluntad. Amén.

Cuando los dolores eran tan fuertes que apenas podía hablar solo repetía: recibe, une y reparte, a lo que significa que le decía a Jesús: recibe estas penas y dolores, únelos con los que por mí padeciste, y repártelos a las benditas ánimas.

Capilla del Calvario, los biógrafos del padre Alfaro dicen que esta capilla era la que más le agrada debido a su gran devoción por la pasión del Señor.

Muchos son los milagros que se narran en vida del padre Alfaro en especial sobre el conocimiento de cosas ocultas, como en el caso de unos jóvenes que en secreto al ver que el padre bebía un medicamente pensaron que era vino y a escondidas de él dijeron que bebía alcohol, a lo que el posteriormente les dijo que no era vino sino una medicina. En otra ocasión iba de regreso a Atotonilco con una bolsa de limosnas y el cochero tuvo intenciones de asesinarlo y antes de que ocurriera el padre le dijo al hombre “toma el dinero que tanta falta te hace, pero no me mates” y al escucharlo el hombre sorprendido se postra a sus pies a pedirle perdón, lo que consigue inmediatamente del padre Alfaro, el cual lo bendice. En el lugar donde se dice ocurrió este hecho se construyó una gran cruz conocida como “la Cruz del perdón”.

El Venerable Luis Felipe acostumbraba besarle las manos y servirles en la mesa a cuantos pobres se acercaban al santuario y nunca dejó que a él le besaran la mano o los pies y cuando le alababan por la magnífica obra hecha en el Santuario el siempre respondía: La honra solo a Dios, sólo a Dios la gloria y alabanza, yo soy un vil jumento incapaz de hacer nada bueno. Toda su ropa la regal a los pobres y solo usaba una sotana remendada o algunas prendas viejas que le regalaban otros sacerdotes; antes de morir regaló su cama y su única camisa, y cuando se puso grave pidió que se la prestaran.

El 22 de marzo de 1776, Viernes Santo, a las seis de la mañana falleció en el Santuario de Atotonilco, el padre Luis Felipe Neri de Alfaro. Antes de ser sepultado su cuerpo se veló durante 24 horas en un encierro de un día en la casa de ejercicios espirituales haciendo penitencias que el padre había ordenado se hicieran cuando el muriera. Al día siguiente se llevó a cabo la inhumación con la concurrencia de todo el pueblo de Atotonilco y de San Miguel el grande, el ayuntamiento se encargó del entierro de tan ilustres personaje. En su testamento el padre Alfaro le dejó a la Orden de Predicadores de Santo Domingo el Santuario, quienes lo conservan hasta la actualidad; esto puede deberse en especial a la gran devoción que el padre Alfaro tenía por Santo Domingo y por la Virgen del Rosario.

Después de la muerte del padre se cuentan también muchos milagros por su intercesión en especial de moribundo que al invocarlo se restablecían; es destacable el caso de Mariano Jara enfermo de gangrena y desahuciado. Su esposa María Guadalupe Escobedo invocó al padre Alfaro y le prometió que si su esposo se curaba ira caminando hasta su sepulcro; al poco tiempo su esposo se restableció y ambos fueron a agradecerle al Venerable sus favores, la señora María Guadalupe era hermana del general Mariano Escobedo y ella siempre decía que el que su hermano se hubiera salvado de haber sido fusilado por los conservadores en 1861, había sido un milagro del padre Alfaro.

Imagen del Señor de la Columna que es también muy venerada en el Santuario de Atotonilco.

El Señor de Atotonilco ha salvado en varias ocasiones al pueblo de San Miguel de Allende de epidemias y otros peligros por lo que en esta población se le tiene gran estima y anualmente se celebran sus festividades en Semana Santa siendo llevada su imagen desde el jueves santo para la procesión del viernes. La fiesta más celebrada del Señor de Atotonilco es el tercer domingo de julio.
El Santuario del Señor de Atotonilco, conocido como la Joya del barroco mexicano y como la Sixtina mexicana, está adornado con bellísimos murales con pasajes bíblicos y de la pasión del Señor por las paredes y el techo, pintados por Miguel Martínez de Pocasangre y acompañados con poesías del padre Alfaro. Todo esto le ha valido al Santuario para ser nombrado en el 2008 por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Este recinto es también conocido como “Santuario de la Patria Mexicana” debido a que en este lugar en la madrugada del 16 de septiembre de 1810 llegaron los insurgentes dirigidos por el padre Miguel Hidalgo y tomaron el estandarte de Nuestra Señora de Guadalupe de la sacristía que sería la bandera que utilizarían durante toda la gesta independentista; además de ser en este Santuario donde contrajo nupcias otro famoso insurgente, don Ignacio José de Allende.

Entre las diversas poesías obra del padre Alfaro que se pueden ver en los muros del Santuario de Jesús Nazareno es destacable está dedicada a Nuestro Señor:
Dulcísimo Jesús, Dios verdadero,
Nazareno divino, hermosa flor,
mi rey, mi dueño, padre y redentor,
a quien amo, en quien creó y en quien espero.
Si al sacrificio vais, manso cordero,
veis aquí lo que roba vuestro amor:
la oveja soy perdida, Buen Pastor,
cuyas culpas cargáis en el madero.
Ya que así me buscáis, me habéis de hallar,
pues yo también os busco arrepentido,
y espero que me habéis de perdonar.
Porque amor y dolor me traen rendido,
y así, ya, dueño mío, no más pecar:
perdón, ¡oh mi Jesús!, perdón os pido
.

André Efrén

BIBLIOGRAFÍA
- Díaz de Gamarra y Dávalos, Juan Benito, “El sacerdote fiel y según el corazón de Dios. Elogio fúnebre que en las magníficas exequias celebradas el día 22 de abril de 1776 en el Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, á su patrón y fundador el M.R.P. Luís Felipe Neri de Alfaro”, México, Imprenta de Concepción Saldaña, primera reimpresión, 1901.
- Rangel Gómez, Samuel, “Atotonilco Santuario de Dios y de la Patria relicario del barroco mexicano”, México, Universidad de Guanajuato, séptima edición, 2008.
-Saucedo Zarco, Carmen, “Historias de Santos Mexicanos”, México, Planeta, primera edición, 2002.


[1] Esto es algo que, aunque no se puede descartar, sí me resulta muy extraño debido, en primer lugar, a que el padre Alfaro jamás conoció Palestina y a que durante la época colonial se tenía una gran ignorancia sobre la geografía de Tierra Santa; a pesar de eso no se puede negar debido a que el padre Alfaro según nos dicen sus biógrafos era un hombre que conocía muy bien las Sagradas Escrituras.
[2] Aun actualmente los penitentes que llegan a los ejercicios espirituales en el Santuario de Atotonilco, en recuerdo del padre Alfaro portan una soga al cuello y una corona de espinas en la frente. Claro está, las espinas solo son por la parte exterior de la corona, la parte que está en contacto con la frente es lisa.

10 pensamientos en “Venerable Luis Felipe Neri de Alfaro: el siervo de Jesús Nazareno de Atotonilco

  1. Muchas gracias, André.
    Nunca había oido hablar ni leido nada sobre este Venerable. Aunque quizás habría que ponerse en su tiempo para comprenderlo mejor, está clarísimo que era un amante de la contemplación de la Pasión de Cristo. La verdad es que cuando se leen documentos serios sobre cómo debieron ser los tormentos que sufrió Nuestro Señor, a cualquier persona que crea de verdad en Él, estos relatos le tienen que impactar; está claro que en él tuvo un impacto brutal.

    Con respecto a las fotos, dos cuestiones:
    Escalofriante, la imagen del Señor de la columna y ¿por qué, en el grupo escultórico de la capilla del calvario se ha hecho desaparecer la figura del mal ladrón? También fue un personaje en aquel momento y no hay por qué ocultarlo.

    • Una sincera felicitación por este artículo tan bien documentado. Y quisiera compartirles lo que sé sobre la ausencia de la escultura de Gestas. El Padre Alfaro, director de esta gran obra de arquitectura mística que es el Santuario de Jesús Nazareno en Atotonilco, Guanajuato, contempló la representación de la crucificción con las tres cruces en el Calvario, al centro Jesucristo y a sus costados, Dimas y Gestas. La escultura de Gestas estuvo en su lugar durante todo el siglo XVIII y XIX, y no fue sino hasta principios del Siglo XX que desapareció. Pues hubo un tiempo por estas fechas cuando el Santuario cerró su funcionamiento y quedó en abandono por casi 30 años. Según narran los pobladores vecinos en Atotonilco, en ese tiempo un grupo de fieles -no queda claro si pertenecían al movimiento cristero- recordando la falta de arrepentimiento de Gestas, tomaron enardecidos la figura de Gestas en la cruz y después de bajarla, la llevaron afuera, la amarraron con sogas a un caballo y la arrastraron por la calle principal. Desde luego se dice que esto destruyó por completo la figura y se perdió. Cabe destacar que la mayor parte de las esculturas de este conjunto escultórico están realizadas con alma de madera, y el cuerpo con trapo y argamasa, y sólo las figuras de la escena de La Piedad son de piedra. Esta historia no verificada aún, es consistente con el hecho de que existe físicamente la base de la cruz de Gestas con el hueco, en el lugar donde estuvo originalmente: junto a la escultura de Jesucristo en la cruz.
      La tradición oral además ha sido referida por el cronista Félix Luna:
      EL FUSILAMIENTO DE GESTAS.
      También los federales cometieron despojos. Como un ejemplo, el cronista Félix Luna
      comenta que el santuario del pueblo de Atotonilco fue saqueado por unos soldados.
      Resulta que al santuario arribó un grupo de militares y disfrazados de campesinos, entró
      con todo y caballos al templo, abrieron el sagrario y usaron los manteles de los altares
      como “suaderos” para los animales.
      En el interior del templo se encuentra la representación de un calvario, al cual le falta la
      figura del ladrón Gestas. Dicha figura falta porque los federales, cuando la vieron,
      recordaron que Gestas fue el ladrón que insultó a Jesucristo en la cruz. Los soldados
      entonces lo quitaron del calvario y “lo fusilaron”, es decir, recrearon con la imagen un
      fusilamiento y le dispararon. Por está razón la escultura no está.”

      • Carmen te agradezco mucho tus comentarios y tu felicitación siempre trato de que todos mis articulos esten lo mejor documentados posibles para presentar la mejor información que se pueda. Sobre lo de Gestas me impresiona eso que se cuenta y te agradezco inmensamente por resolver nuestra duda de porque la ausencia de la imagen del ladrón, cualquiea de las dos historias todo apunto de que si se llevo acabo algun fusilamiento a Gestas debido a que como dices si esta el hueco donde debio ir su imagen, no es raro pues los federales a cuantas imageens de Cristo o de Marío no fusilaron, asi que no me pareceria exraño que un grupo de católicos enardecidos hicieran algo similar con Gestas el “mal ladrón”, la verdad que desconocía estos hechos y te agradezco enormemente que ayudes a resolver nuestra duda y a aumentar mi conocimiento sobre el Santuario de Atotonilco.

  2. Muchas gracias Antonio y sin duda que tenemos que poernos en su tiempo para comprender sus fuertes penitencias, además que en el lugar dodne esta el Santuario anteriormente fue un lugar donde se realizaban ritos prehispánicos penitenciales similares a los del padre Alfaro. La imagen del Señor de la Columna tal parece ser posterior a la época del padre Alfaro, y probablemente de principios del siglo XIX pero en Guanajuato aun actualmente las imagenes de Cristo tan sufriente siempre han sido muy populares y veneradas, en el templo del Oratorio en la capital de Guanajuato existe un Señor de la Columna al que se le ven las costillas las cuales son incrustaciones de costillas reales humanas que el escultor le puso, por lo que te puedes imaginar es tambien muy impresionante e impactante de ver. Respecto al Calvario yo también me percate y me llamo la atención la ausencia de Gestas, aunque no eh encontrado ninguna bibliografia que me haga referencia al porque de su ausencia, supongo que puede ser por dos razones, una quizas por que el padre Alfaro pensara que era el “pariente incomodo” en el Calvario y quizá no serle de mucho agrado al Venerable por lo cual decidiera que no estuviera, la otra y muy probable es que quiza debido a que ese Santuario en parte se construyó para acabar con las practicas de cultos prehispanicos, el padre Alfaro considerara pertinente no poner al mal ladrón para que los indígenas no pensaron que todos los personajes que aparecian en el calvario deberian ser venerados, incluyendo al mal ladrón, cosa que solia suceder muy amenudo (como con el moro y el caballo de Santiago y el demonio de San Miguel).

  3. Gracias por hablarnos de este compatriota tuyo y de estas advocaciones de Cristo locales. Siempre me encanta leer y aprender de estas cosas, aunque sean mas folclóricas que otra cosa.

    Me han encantado las vistas de las dos capillas, son de una gran belleza y no me extraña que se las haya declarado Patrimonio de la Humanidad. La combinación de piedra desnuda, bóveda al fresco y la iluminación diáfana dan un resultado impresionante. Si alguna vez voy a México, no me gustaría dejar de ver este conjunto.

    En cambio, las imágenes de Cristo no me han entusiasmado mucho. Es sólo una opinión personal, pero no me acaba de convecer la factura de estos Cristos tan pálidos, tan ensangrentados y con melena natural. Los encuentro muy siniestros, no me inspiran devoción. Y eso que éstos del santuario de Atotonilco están bastante bien, aunque he visto otros que… en fin, la verdad, me sigo quedando con la imaginería española, que es tan sangrienta y descarnada como la que más, pero no sé… quizá porque no acostumbramos a tanta palidez -nuestros Cristos son más morenos, “gitanicos” a veces- y mucho menos a melenas desgreñadas, los encuentro más agradables de ver.

    También creo que las penitencias del Venerable son exageradas, extravagantes e innecesarias, pero como ya habéis dicho es la mentalidad de la época, no vale la pena insistir en ello.

    • Mel la verdad que te recomiendo visitar el Santuario aunque es un lugar de algo dificil acceso, y te dire que la gente no es muy amigable que digamos en ese poblado yo precisamente por la feligresia del pueblo no pude apreciar bien el templo cuando fui porque se molestan que uno vaya a ver las pinturas y creen que es una ofensa al Señor de Atotonilco y vaya que yo antes de todo eso me persigne y ore y aun asi no me dejaron pasar a conocer todas las capillas, aun asi lo que pude conocer es maravilloso porque tanto los techos como las paredes estan llenos de pinturas es maravilloso, sobre las imágeens de los Cristos pues es algo muy particular del barroco mexicano esos Cristos tan palidos, más muertos que vivos y tan sangrantes que dan más miedo que devoción era una forma de que el feligres se entristeciera por los sufrimientos de Cristo y que se diera cuenta que todo eso por sus pecados y lo incitara a la conversión, asi que por lo mismo aqui en México veras muchas imagenes similares y aun más fuertes de ver, claro que por lo mismo es bastante diferente a la imagineria española porque fueron hechas bajo intereses diferentes

      • Me ha escandalizado mucho lo que me cuentas del Santuario de Atotonilco y de su feligresía, y más si ha sido declarado PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD: lo que significa que es patrimonio y bien de TODOS y todos tenemos derecho a disfrutarlo, por formar parte de la humanidad, seamos del país que seamos, seamos de la religión que seamos.

        Me parece vergonzoso y yo también he sufrido eso en muchas iglesias, donde a pesar de rezar e incluso asistir a la misa; luego me han echado de malos modos porque estaba paseando, observando el arte y haciendo fotografías. ¡Qué vergüenza! “Esto es la casa de Dios”, dicen, ¡y luego echan a sus hijos de ella!

        No sigo, que me enciendo.

        • Pues exactamente eso que menciones es lo que me paso, y me pesa enormemente porque no pude conocer bellezas como es el camarin del Señor de Atotonilco gracias a esta gente que no entienden que al ser Patriomonio de la Humanidad ya no es solo de ellos sino de todos catolicos y no catolicos, llegaron al grado de taparnos el paso a los que estabamos de visita para que no pasaramos de las tres primeras capillas, y como eres Viernes Santo decia que no teniamos el respeto debido a ese día y exactamente lo que tu dices, me dijeron “esta es la casa de Dios, favor de tener respeto”

  4. Me recuerda muchísimo la estética de algunos de los Cristos que vi por Portugal, una vez que estuve por allí de visita varios días. Sobre todo a uno de Évora, cuyo nombre no recuerdo, pero muy famoso allí. No sé si tendrán que ver algo. ¿Alguna influencia? ¿Simple casualidad?

  5. David tendriamos que ver de que epoca son los Cristos que viste en Portugal porque si son de la época barroca pues a eso puede deberse, de ahi en fuera es dificil puesto que México tuvo una gran influencia de España no de Portugal, asi que de ser asi seria simple casualidad, o también puede deber de que algun artista quiza el que hizo al Cristo haya tenido alguna influencia de artistas portugueses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>