Una leyenda extraña: San Guniforte, el perro santo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ilustración del "Santo" por el artista Kent Roberts, año 2005.

Pregunta: ¿Es verdad que en la iglesia católica se ha venerado a un perro como si fuera un santo: San Guniforte?

Respuesta: El perro es uno de los animales más fieles al hombre y desde mi punto de vista merece todo nuestro cariño, pero de ahí a considerar santo a un perro y darle culto, va un largo trecho. Esta es una de las muchas leyendas de la Edad Media y a este perro se le llegó a dar culto porque recibió un injusto castigo por parte de su amo, cuando precisamente el animal le había salvado la vida a su hijo. Se dice que San Guineforte era un perro que vivió en el siglo XIII y que era un perro guardián de un castillo donde habitaba un noble con su hijo; concretamente en Chatillon-sur-Chalaronne, cercano a Lyon.

Un día el señor del castillo salió de cacería y cuando volvió no encontraba a su hijo y vió que el perro tenía la boca llena de sangre. Llamó numerosas veces al niño pero como este no aparecía se creyó que el perro lo había matado y él, ni corto ni perezoso, con su espada mató al perro. Pero poco después de matar al perro escuchó llorar al niño y junto al niño había una serpiente muerta, que había sido matada por el perro, y por eso este tenía la boca llena de sangre.

Enseguida comprendió que era el perro el que había salvado al niño pero que, sin embargo, él había matado al perro. Arrepentido por lo que había hecho, enterró honrosamente al perro y la noticia se corrió por toda la comarca, convirtiéndose la tumba del perro en meta de peregrinaciones. Se llegó a decir que el perro hacía milagros y la gente del pueblo lo consideró como un perro santo protector de los niños.

La vida de este “santo animal” fue redactada por Bernard Cornwell en su libro “Arqueros del Rey”, aunque en este relato se dice que de quién había salvado el perro al niño era de un lobo y no de una serpiente. La Inquisición consideró que este culto era herético y por eso, exhumó el cadáver del perro y lo quemó, aunque esto no impidió que a este animal, sin el consentimiento de las autoridades eclesiásticas locales, se le siguiera dando culto hasta bien entrado el siglo XX, en que fue oficialmente prohibido por Roma. Era invocado por el pueblo para que protegiera a las casas y a los niños.

Historia del perro "santo". Grabado del siglo XV.

Comprendo que este ha sido un artículo un “tanto anormal”, pero cómo se nos había hecho la pregunta y esta es curiosa, hemos querido publicar en el blog la respuesta que le dimos al preguntante.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

25 pensamientos en “Una leyenda extraña: San Guniforte, el perro santo

    • Si el hecho existió (cosa que pudo pasar) nos muestra una vez más hasta donde llega la lealtad de un animal como el perro (por algo lo llaman el mejor amigo del hombre) y la maldad de algunos seres humanos.
      Si los hombres, en cuanto a lealtad, fidelidad o como queramos llamarle, nos pareciéramos un poco a los perros, este mundo andaría mejor, ¿no crees?

  1. jajajaja sii ya antes habia escuchado la leyenda de San Guniforte el perro santo y me rei tanto como e esta ocasión cuando lo lei, es algo que suena muy absurdo a vecesla devoción y el fanatismo de la gente llegana extremos increíbles, eh de decir Antonio que se que aun actualmente en Argentina hay algunos fieles de las corrientes del esoterismo y la new age que consideran a la primera dama Eva Perón como santa y que no conforme con esto también consideran como “gran intercesor” al perro de Eva Perón, al cual hasta le rezan novenarios….

    • ¡Si en extravagancias no hay quién nos gane!
      Aquí no se les hacen novenas ni a Evita ni a su perro, pero lo que es creer tonterias, si que se creen y muchas y a veces, con la “vista gorda” hecha por parte de quienes tienen que velar por estas cosas. Y si no, que se lo pregunten a los que explotan tantas apariciones absolutamente falsas, que engañan a los más inocentes y desesperados y que lo único que pretenden es sacarle “los cuartos”.
      Me estoy acordando de un caso en Madrid, donde se actúa como auténtica mafia engañabobos y donde hasta se dice misa autorizada por el arzobispado.

      • Salvador,
        No miremos a Argentina que también aquí en España tenemos sacralizado a más de un personaje que…., prefiero callarme.
        Hablemos de santos, nomás, como dicen nuestros amigos mexicanos, jajaja.

        • que mira Antonio que en Mexico tambien se dan ese tipo de devociones absurdas a personajes de dudosa santidad o existencia y que efren sabe y conoce muy bien ( creo que el tambien es devoto de algunas de esas manifestaciones religiosas jajajaja…. no es cierto solo es broma!!).
          En México tambien tuvieron esa clase de inventos devocionales como San Malverde el santo de los Narcos, el Niño Fidencio, en la epoca del Porfiriato Santa Teresita de Cambora o la mas reciente el culto al esquelo humano llamada Santa Muerte……….. chin!!! cuanta cosa hay verdad?? y luego dicen que ya se acabo el paganismo!!!!…..Que Dios nos proteja de semejantes absurdos!!! Saludos

          • Si, asi es Tacho recuerdo que hace dos años se publico un articulo mio en octubre precisamente sobre este tema de las devociones absurdas que tenemos aqui en México y no yo no soy devoto de ninguno de esos inventos jajaja

          • Que va, que va. Si tu sabes que no me refiero precisamente a ningún santo mexicano.

  2. Caramba Antonio!! nunca habia oido hablar de este perro tan peculiar. Es una leyenda tipica de la E Media pero es muy bonita porque vemos en ella la fidelidad que demuestran los animales y muchas veces nosotros no les correspondemos. Me llama mucho la atención el revuelo que formo este caso como para que interviniera la Inquisicion.

    • Hay una cosa clara: las autoridades eclesiásticas no consentían oficialmente el culto al bendito animal, pero si esto se daba hasta el punto de que la Inquisición intervino es que, o el pueblo no le echaba cuenta a los obispos o los obispos lo “condenaban con la boca chica”.
      Oficialmente la Iglesia no se pronunció hasta el siglo XX y desde el siglo XIII al siglo XX ¡van siete siglos=700 años! ¿Ya me dirás? No, pero si; si, pero no.
      Y que conste mi admiración y cariño por este animal y por todos los demás, pues verás que en mi foto estoy con mi perrita.

  3. Curiosa la historia ésta. Bueno, en muchas religiones hay animales santos, no es algo nuevo. Lo más destacado es el hinduismo, con animales como los elefantes, donde cuentan que alguno da hasta bendiciones con la trompa (sin comentarios), monos, y las vacas por supuesto, por todos conocido. También los hinduístas tienen deidades con forma animal de todas las especies inimaginables, así como en las religiones africanas, las religiones precolombinas o la del antiguo Egipto (Ra, Anubis,…).

    En otro orden de cosas los mormones afirman que los animales tienen alma inmortal y que los humanos también seremos juzgados según el trato que les hemos dado en vida. O sea, que hay de todo.

    Podemos hablar también de animales malditos, que también los hay en muchas religiones, y de las leyendas pías que se cuentan de relación de muchos santos cristianos y animales, pero sería ya alargarse demasiado.

    • Yo no se si los animales tienen alguna especie de alma o si se les acaba todo con la muerte, pero si se que Dios, que es misericordioso y que ama a todas sus criaturas, seguro que algo tiene pensado para ellos.
      Y lo que si tengo absolutamente claro es que también seremos juzgados por el trato que demos a los animales; son criaturas vivas, que sienten y sufren y que merecen todo nuestro cariño y respeto. Por eso estoy contra todo tipo de caza, contra el maltrato a los animales, contra las corridas de toros, y contra todo aquello que haga sufrir a un animal. Quién maltrate a un animal, debe pagarlo.

  4. Más allá de lo estrambótico o anecdótico de este caso, creo que lo más interesante a destacar es que la gente cree en lo que quiere creer y ni políticas, ni persecuciones, ni prohibiciones ni presiones de ningún tipo logran ahogar lo que algunos han decidido creer.

    Al final, es el libre albedrío humano lo que triunfa por encima de todo. Por eso, la Iglesia ha actuado con más sabiduría cuando se ha tratado de adaptar antiguas fiestas y cultos romanos, griegos, celtas… a la nueva realidad cristiana; que cuando ha oprimido y perseguido con torturas, temor del infierno y demás amenazas apocalípticas.

  5. ¡Curioso relato, jamás había oído algo similar!

    Digo, no dudo que debamos cuidar y respetar a todas las criaturas, pero eso de rendirles culto es algo de lo más excéntrico. Me pregunto si habrá gente que en la actualidad todavía sea devota.

  6. Antonio me he quedado estupefacto con este perro santo.
    No tenia conocimiento en absoluto de su existencia vamos.
    Yo creo que ya comente en una ocasion que los animales si deben tener “alma” o algo parecido (para que no se me eche mas de uno encima).
    No hace falta ser muy sabio para verlo en ellos.
    Yo no se hasta que punto un perro puede ser santo para la iglesia,pero que muchos lo tendrian que ser,si.

    • Abel,
      Quienes tenemos como mascota a un perrito (como tu y como yo), sabemos lo que es la fidelidad y el cariño que nos tienen; ellos nos dan mucho más de lo que nosotros les damos por muy chochos que estemos con ellos.
      Yo, en la pantalla del ordenador no tengo ningún familiar, ni paisaje, ni santos, ni nada de nada: tengo a mi perrita y a ella no hay quién la toque.
      Las comparaciones siempre son odiosas, pero entre la devoción a algunos santos que yo me se y el cariño a mi perrita, me quedo con lo segundo. Y tengo la conciencia más tranquila…………

Deja un comentario