Santa Iris, virgen de Gerápolis

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ilustración de la Santa por Jules van der Horst.  (1990). Fuente: www.heiligen-3s.nl

Ilustración de la Santa por Jules van der Horst. (1990). Fuente: www.heiligen-3s.nl

Su nombre deriva del propio nombre griego antiguo Ἶρις que a su vez proviene del sustantivo ἶρις, que significa arco iris. Según la tradición, Santa Iris es una de las cuatro hijas de San Felipe el diácono.

En el libro de los Hechos de los Apóstoles (Hechos, 21, 1-9) se lee: “Despidiéndonos de ellos nos hicimos a la mar y navegamos derechamente hasta llegar a Cos; al día siguiente, hasta Rodas y de allí hasta Pátara. Encontramos una nave que partía para Fenicia; nos embarcamos y partimos. Avistamos Chipre y, dejándola a la izquierda, íbamos navegando rumbo a Siria y así, arribamos a Tiro pues allí la nave debía dejar su cargamento. Habiendo encontrado a los discípulos nos quedamos allí siete días. Ellos, iluminados por el Espíritu Santo, decían a Pablo que no se subiese a Jerusalén. Pero cuando se nos pasaron aquellos días, salimos y nos pusimos de camino. Todos nos acompañaron con sus mujeres e hijos hasta las afuera de la ciudad. En la playa, nos pusimos de rodillas y oramos. Nos despedimos unos de otros y subimos a la nave; ellos se volvieron a sus casas. Nosotros, terminando la travesía, fuimos de Tiro a Tolemaida; saludamos a los hermanos y nos quedamos un día con ellos. Al siguiente, partimos y llegamos a Cesarea y entramos en casa de Felipe, el evangelista, que era uno de los Siete y nos hospedamos en su casa. Éste tenía cuatro hijas vírgenes que profetizaban”.

Sin embargo el texto de San Lucas no define ninguno de los nombres de las cuatro. El obispo Polícrates de Éfeso, en una carta suya dirigida al Papa San Víctor I (189-199) en la que le plantea la cuestión de la Pascua, apelaba a la presencia en el Asia Menor de los sepulcros de San Juan, de San Policarpo, de San Felipe y de dos de sus hijas, sepultadas con su padre en Gerápolis. Posteriormente, agregaba: “otra hija suya, que en vida profetizaba animada por el Espíritu Santo, reposa precisamente ahora en Éfeso”. Por unas fuentes más tardías se sabe que esta santa profetisa se llamaba Hermíone.

La Bibliotheca sanctorum (Enciclopedia de los Santos), editada por Città Nuova Editrice, informa acerca de los nombres de las cuatro hijas de San Felipe diácono y evangelista, diciendo que eran Hermíone, Caritina, Iraida y Eutiquiana. Según algunas fuentes, las hijas Caritina y Eutiquiana murieron mártires, mientras que Iraida, después de la muerte de su padre Felipe, al cual acompañaba en su misión apostólica, se dedicó a la predicación del Evangelio en Gerápolis, donde murió en el año 103 siendo allí sepultada. La misma Bibliotheca Sanctorum menciona otro nombre más: Irais virgen, hija de San Felipe, diciendo que ella es su hija Hermíone.

Este nombre de Iris puede derivar de Irais o de Iraida, pero es desde luego una de las hijas del diácono San Felipe. Estas cuatro hermanas son conmemoradas el día 4 de septiembre.

San Felipe el Diácono y su hija, Santa Iris. Icono confeccionado por Damiano Grenci a partir de otros dos iconos.

San Felipe el Diácono y su hija, Santa Iris. Icono confeccionado por Damiano Grenci a partir de otros dos iconos.

Oración:
“Padre Misericordioso, fuente de todo don, que por el poder del Espíritu Santo das a las personas sencillas el don de la profecía y el celo por anunciar a Cristo que es Camino, Verdad y Vida, concédenos por los méritos e intercesión de Santa Iris, hija del diácono y evangelista San Felipe, las gracias necesarias para que en nuestras vidas sea santificado tu nombre. Amén”.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “Santa Iris, virgen de Gerápolis

  1. Iris es un nombre extremadamente popular entre las mujeres actuales, o al menos yo conozco a muchas llamadas así. Imagino que ni siquiera saben que tienen una Santa patrona. Yo la desconocía, vaya.

    De las Santas Hermíone, Filonela y Zenaida sí que sé bastante más. A ver si un día les dedico un artículo, porque todas son mártires (¡¡y médicos!!).

  2. Muchas gracias, Damiano, por este artículo.
    A mi me pasa “tres cuartos de lo mismo” que a Ana Maria en el sentido de que, aunque tenía vagas noticias sobre la existencia de esta santa, jamás encontré traza alguna de sus reliquias.

  3. Gracias Damiano. Disculpa mis limitaciones pero me ha sorprendido leer primero que hablamos de una de las hijas de San Felipe, diácono, pero después se dice que también era evangelista. ¿Es posible por tanto que fuera autor de alguno de los evangelios apócrifos? Si es así, ¿qué valor da la iglesia a estos textos “menos oficiales”?

      • Evangelista attribuito al diacono San Filippo è nel senso di evangelizzatore della prima ora, non tanto di autore di un Vangelo. Al di là dell’attibuzione di una vangelo apocrifo.
        Qui il termine EVANGELISTA è inteso non come scrittore di una Vangelo (se pur apocrifo) ma in quando evagelizzare, cioè annunciatore della buona novella di Cristo.

        Antonio, finalmente ho imparato a copiare 🙂 per tradurre le pagine 🙂

  4. Damiano Grenci, para escribir esto te has basado en este artículo (http://preguntasantoral.blogia.com/2011/020501-santa-iris-de-gerapolis..php) y en los comentarios de las personas que escribieron en él, que tiene una fecha anterior a tu publicación. No es un artículo propio. ¡Sé más humilde y deja de mentir! Y cita por lo menos tus fuentes, di que lo has extraído del mencionado artículo, no quieras llevarte el mérito de algo como si fuera tuyo cuando te has basado en otro artículo para escribir el tuyo.

    ¡Sé más humilde y honesto!

    Un saludo.

    • Estimado usuario;
      en primer lugar agradeceríamos dieses al menos un nombre de pila para poder dirigirnos a ti de forma más personal.
      Comentarte que el enlace que nos has proporcionado devuelve un “error 404: no encontrado”. Sin embargo hemos investigado y hemos encontrado el artículo al que creemos te refieres: Santa Iris de Gerápolis.
      Tras una lectura comparativa, vemos que ambos textos tienen más bien poco en común, no han sido redactados por la misma persona, ni siquiera tienen el mismo detalle y extensión. Sólo comparten el tema y la imagen principal, la cual está disponible en Internet. Por tanto, no ha lugar a tu protesta, por lo que te pedimos que te retractes y pidas las debidas disculpas al autor de este artículo.
      Saludos.

      • Buenas noches, administrador; en primer lugar, me puede llamar Pablo.

        En segundo lugar, lo siento por el enlace, efectivamente da error, sin embargo, acertadamente el enlace que usted ha puesto es al que me refería.

        En tercer lugar, lo siento de nuevo, pero no me voy a retractar. Este artículo, escrito por Damiano Grenci, es la traducción al español de otro escrito por él mismo en italiano, éste de aquí (http://regio18.blogspot.it/2012/02/santa-iris-vergine-di-gerapoli-o-di.html). Hasta aquí todo correcto, es su artículo y lo puede traducir a los idiomas que él quiera. También debo decir que aunque usted no vea la relación, Damiano Grenci se basó en el artículo al que hago referencia en el anterior mensaje. Está claro que la forma de escribir es diferente, que cada autor le da su toque personal, pero en esencia dice lo mismo que en el otro artículo, simplemente extendiéndolo, poniendo los textos íntegros al que hace referencia el otro artículo y añadiendo y explicando también lo que alguien escribió en una de las respuestas. Así que por todo esto, Damiano Grenci debería de poner como referencia el artículo que puse antes ya que se basó en él, ya que sería lo moralmente correcto, lo ético, pero aun con todo, pongámonos en este caso, en el caso en el que no lo hace. Aunque esto no sea muy correcto, podría ser aceptable; ve un artículo, lo lee, investiga un poco más y crea después su propio artículo dándole su toque personal; así que hasta aquí todo medianamente aceptable, pero lo que ya sí que no lo es, es que Damiano Grenci, encima, acuse al autor del mencionado artículo de copia y plagio y le pida humildad para reconocerlo, cuando el artículo del que hablamos es anterior a éste, aproximadamente un año antes. Ya que esto es algo serio, no puedo lanzar una acusación así sin pruebas, así que aquí las presento. Ramón Rabre, autor del artículo que puse en el anterior comentario, volvió a subir una remodelación de su artículo un año después (http://preguntasantoral.blogspot.com.es/2012/09/santa-iraide-irais-o-iris.html), variando apenas dos cosas respecto del artículo inicial pero cambiando el formato del blog, y Damiano Grenci (alias Regio18) le acusa, en el primer comentario, de haber copiado su artículo, cuando eso es imposible, ya que el artículo original es aproximadamente un año anterior a este artículo y a su versión italiana también. Por todos estos motivos, sigo firme y no me retracto, y me reafirmo acusando a Damiano Grencio de una gran falta de humildad y honestidad.

        Un saludo.

        • Estimado Pablo;

          gracias por tu aportación. Vamos a ver, en la administración del blog conocemos a Ramón Rabre y sabemos que ese artículo es suyo. También sabemos que en su nuevo blog está volviendo a colocar sus artículos del blog anterior algo modificados y ampliados. También conocemos a Damiano Grenci porque, lógicamente, es colaborador nuestro. Conocemos su blog y somos nosotros los que traducimos sus artículos del italiano para este espacio, que él nos envía libremente para tal fin. Hasta aquí, ningún problema.

          Según vemos, aquí no se ha producido plagio ni copia de ningún tipo. Lo que ocurre es que ambos autores han consultado las mismas fuentes o se han remitido a las mismas referencias. Está claro que Ramón no se ha copiado -ni basado- de ninguna manera en Damiano porque, como bien dices y nosotros sabemos de sobra, ese artículo es más antiguo. Pero es que tampoco creemos que Damiano se haya basado en Ramón por una razón muy simple: ambos han consultado las mismas fuentes. Sabemos que Damiano trabaja con la Bibliotheca Sanctorum y con publicaciones italianas, y además, él no sabe ni entiende el castellano. ¿Para qué iba a copiarse de Ramón, cuyo artículo es más breve y no tiene las mismas expresiones ni referencias? Estamos hablando de una Santa de la que se sabe muy poco y realmente, lo que dicen las fuentes es lo mismo: ambos autores han consultado la misma bibliografía o derivadas, la misma referencia, porque lo que se sabe de esta Santa es muy poco, lo mismo: Ramón lo hizo más breve y Damiano lo desarrolló más.

          Dicho esto, los malentendidos que se hayan podido haber dado al respecto entre un autor y otro no son asunto de la administración de este blog, que sólo puede intervenir en casos de plagio y copia, lo que no se ha dado en ningún momento. Reconocemos la autoría de ambos, pero no podemos mediar en esta disputa. De hecho, Pablo, si hubieses tenido un poco de tacto, habrías consultado en privado a la administración de este blog en lugar de iniciar este dilema en público y de la manera en que lo has hecho, que ha sido de muy mal gusto. Ojalá hubieses adoptado antes esta actitud conciliadora.

          Otra opción aceptable hubiese sido que contactaras en privado con Damiano. Pero venir aquí a primera de cambio a airear estas cuestiones que se habrían tratado mucho mejor privadamente y además, con ese aire belicoso, no ha sido muy acertado de tu parte.

          Te pedimos que en adelante te abstengas de seguir la discusión en público.
          Saludos.

  5. Buenas.
    Felicidades por el artículo, muy interesante.
    Voy a tener una hija en breve y estábamos pensando en ponerle este nombre. Tenía interés en que tuviera alguna Santa de referencia, aunque la lástima es que no pasa como otros santos que tienen autenticidad biográfica (me refiero a que no sea según la tradición).
    Una duda, si me la pudierais contestar. ¿Gerápolis es equivalente a Hierápolis (actual Pamukkale) o como se cita está en Cesarea donde estaba Felipe?.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*