San Juan Bautista de la Salle, sacerdote fundador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo inspirado en el grabado de Scotin, siglo XVIII.

Nació en Reims, el 30 de abril del año 1651 siendo el hijo primogénito de Luis de la Salle y Nicolle Moët de Brouillet. Estos formaban una familia muy piadosa, dentro de la cual nacieron diez hijos, de los cuales tres fueron sacerdotes y una religiosa. Su padre esperaba que él escogiera la carrera de abogado continuando así la tradición familiar, pero él tenía muy claro que quería ser sacerdote y es por eso por lo que recibió la tonsura eclesiástica con sólo once años de edad y el 9 de enero de 1667, con quince años, era canónigo de la catedral de Reims. El 10 de julio del año 1669 obtuvo el grado de Maestro en Artes. Estudió en la facultad de teología de Reims, en el seminario de San Sulpicio y asistía a clases en la Universidad de la Sorbona, mostrándose siempre cumplidor de las normas y teniendo un trato fácil y amable con todos.

Al quedarse huérfano de ambos padres, en el año 1672, tuvo que abandonar el seminario y hacerse cargo de sus hermanos aunque fue ayudado por su primo, el Beato Nicolás Roland, que era canónigo en Reims y nueve años mayor que él. La ayuda de su primo fue determinante en su formación, no solo por su determinación de hacerse sacerdote y por la ayuda que le prestó cuidando de sus hermanos, sino que también lo inició en el apostolado dentro de la enseñanza. Aunque se ordenó de subdiácono en Reims, fue en París donde recibió el diaconado el 21 de marzo de 1676. Terminados sus estudios fue ordenado de presbítero en Reims el día 9 de abril de 1678 y se doctoró en teología, también en Reims en el año 1680. Su primo que había fundado el Instituto de las Hermanas del Niño Jesús, el 23 de abril de 1678, cuatro días antes de morir, lo designó ejecutor testamentario del Instituto y de las escuelas por él fundadas. “Tu celo la hará prosperar y completarás el trabajo que yo he iniciado”, de dijo su primo; sin embargo, el arzobispo de Reims propuso que se hiciese cargo de esta responsabilidad otro clérigo amigo de nuestro santo.

En este tiempo se encontró con Adrian Nyel, que era un seglar muy comprometido con las escuelas populares. Había venido de Rouen (donde se dedicaba a enseñar y catequizar a los niños) por recomendación de la señora Maillefer, que era pariente de Juan Bautista, con la intención de fundar una escuela para niños pobres. Juan Bautista aceptó colaborar con él en este proyecto y aunque se encontraron con algunos impedimentos legales, lo consiguieron: alquilaron una casa, fundaron la escuela gratuita, fijaron su reglamento y empezaron a admitir a niños pobres.

Conjunto escultórico del Santo ubicado en la Rambla de Almería (España), conmemoración del centenario de la llegada de los Hermanos a la ciudad.

Es verdad que en ese momento no nació la vocación definitiva de Juan Bautista ya que compaginaba la colaboración en la escuela con su labor pastoral como sacerdote, pero el contacto con los maestros, a los que visitaba diariamente y que eran voluntarios, pero que no siempre estaban suficientemente preparados; y con los alumnos, que eran de todas las edades y condiciones morales y físicas y que estaban mezclados hizo que descubriera las deficiencias estructurales y funcionales de este proyecto y reaccionó: instruyó y animó a los maestros, los formó moralmente y les hizo ver el profundo sentido de su misión a pesar de los contratiempos que surgían. Y así, poco a poco, fue madurando en él la idea de crear una Congregación adaptada a la escuela popular, donde la vocación fuera la que moviera al que se dedicara a esta tarea, donde se compaginara la propia enseñanza con la evangelización.

Esta experiencia le demuestra que no es posible formar a los maestros solo en las materias a enseñar, sino que ellos mismos tienen que desear vivir esa forma de vida y así les hace comprender que es bueno vivir en comunidad y los acoge en su propia casa. Los maestros se llamarán “Hermanos de las Escuelas Cristianas” y prometerán hacerse cargo de todo el mundo en esas escuelas gratuitas para niños pobres. Decía Monseñor Guibert que: “Sin duda fue el amor el que le llevó a dedicarse a los jóvenes maestros, que estaban como ovejas abandonadas y sin pastor, asumiendo él la responsabilidad de unirlos”. La primera escuela fue abierta en 1679 y la comunidad de maestros la iniciaba en 1682. En julio del año siguiente renunció a la canonjía para dedicarse plenamente a la formación de los maestros obteniendo para ello el consejo y el permiso de su director espiritual, el abad Callou.

Conjunto escultórico del Santo en la galería de los Fundadores. Basílica de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia).

Debido a las penurias económicas del momento, en el año 1683 renunció a todos sus bienes pero no a favor de las escuelas sino a favor de los pobres de la ciudad y así, entre lágrimas de alegría come de rodillas medio pan que él mismo recibía como limosna al igual que lo hacían “sus hermanos” teniendo la certeza de haber fundado un nuevo Instituto, el de los “Hermanos de las Escuelas Cristianas” y dedicándose a abrir escuelas y hogares de educación para todos los niños y jóvenes que vivían en la calle.

La primera escuela de formación de profesores la fundó en Reims en el año 1684; tres años más tarde creó lo que sería el primer noviciado y en 1688 abrió las primeras escuelas en París. Intentó que el hermano Henri l’Heureux estudiase para ordenarse de sacerdote y dirigiera el nuevo Instituto, pero la muerte de este hermano antes de su ordenación le hizo comprender que posiblemente Dios no quería que en su Instituto hubiera sacerdotes sino solo hermanos laicos. Esto era una novedad entre las congregaciones religiosas, pero él estaba convencido de que ningún hermano podría distraerse de sus obligaciones como maestro, dedicándose a otras tareas como las propiamente sacerdotales y así, determinó que ningún hermano podría tener ninguna responsabilidad sacerdotal. Además, hizo algo nuevo que nadie había hecho antes: las clases se impartirían colectivamente y las lecturas se harían en francés y no en latín a fin de que todo el mundo entendiera lo que se pretendía enseñarle. Esto supuso toda una innovación en el modelo pedagógico de enseñanza en Francia.

Aunque teniendo que sobreponerse a numerosos obstáculos que pusieron a prueba a Juan Bautista, el nuevo Instituto creció rápidamente. Desde el punto de vista legal tuvo una gran batalla con los llamados “maestros calígrafos” y con los “maestros de las pequeñas escuelas de pago”, los cuales se aferraban a los privilegios de sus respectivas corporaciones y le crearon más de un problema judicial, negándosele a veces la justicia en los tribunales civiles. Pero él tenía ya las ideas muy claras y su único objetivo era cumplir la voluntad de Dios acogiendo a los niños de familias pobres dándoles una educación totalmente gratuita.

Cerámica votiva del Santo, obra de Antonio Martínez Adorna (1959), en Cádiz (España).

A nivel eclesiástico también tuvo algunos contratiempos de naturaleza jurídico-canónica; se trataba de armonizar la vida autónoma de una comunidad religiosa con los intereses de algunos sacerdotes, que veían en las escuelas lasalianas un instrumento de educación e instrucción religiosa que ellos estaban obligados a dar a los hijos de los fieles y que en la práctica, no daban. Sagazmente Juan Bautista trataba de solucionar estas relaciones entre su comunidad de laicos que consagraban su vida a Dios a favor de la educación de los niños más pobres, con los intereses de algunos sacerdotes que veían en ello un menoscabo a su autoridad. Era una nueva forma de vida religiosa masculina y esto le provocó algunos importantes encontronazos con algún que otro eclesiástico; él mismo se vio depuesto de su cargo por el cardenal Noailles que lo sustituyó durante algún tiempo por otro sacerdote; su labor no era comprendida por parte de las autoridades religiosas. Pero él jamás se desanimó aunque en más de una ocasión parecía que su trabajo había fracasado.

Las reformas educativas que él introdujo demostraban que sabía lo que tenía entre manos. Los cursos de estudio para las escuelas primarias gratuitas, las escuelas técnicas y los colegios ponían en evidencia su amplísima cultura y cómo conocía perfectamente los problemas educativos de la época. Se adaptaba a las necesidades de cada sitio y daba satisfacción a las demandas educativas de cada localidad. Fue el creador de un sistema de pedagogía psicológica que fue casi literalmente copiado por otros educadores posteriores a él. En sus escuelas, él estableció diecinueve normas prácticas a fin de enseñar con una cierta metodología.

Aunque la escuela primaria fue el principal trabajo de Juan Bautista, organizó en su tiempo la instrucción pública y se dio cuenta de cuales serían los principales problemas y métodos educativos que estaban por llegar, porque al inició del siglo XVIII existía un cierto cansancio sobre la anterior forma de educar, la instrucción llegaba más al pueblo y llegaba con nuevas ideas, aparecían nuevos problemas de índole social y los métodos hasta entonces tradicionales necesitaban un cambio. Había cambiado la política, estaba cambiando la sociedad, había aspiraciones de más libertad en los campos del pensamiento y de la investigación y él, que se dio cuenta de todo esto, creó en el año 1705 el internado de Saint Yon donde inició los nuevos métodos de lo que es la enseñanza secundaria. Su internado se convirtió en un modelo tanto dentro como fuera de Francia. Poco después creó una escuela técnica para las prácticas de los estudiantes y un jardín para prácticas de botánica.

El Santo en su lecho de muerte. Lienzo decimonónico.

Tanto fue el prestigio que fue adquiriendo que con frecuencia recibía peticiones de sacerdotes para que sus hermanos dirigieran sus escuelas; el sin embargo había impuesto que en cada escuela tenía que haber al menos dos hermanos y si no se daban estas circunstancias, rechazaba las peticiones que recibía. Esto le llevó a abrir un seminario para maestros en el cual les enseñaba los principios y las prácticas de sus nuevos métodos de enseñanza.

Cuando el 8 de septiembre del año 1713 el Papa Clemente XI promulgó la bula “Unigenitus Dei Filius”, condenando las posiciones jansenistas de Pasquier Quesnel; Juan Bautista, que estaba de retiro en Parmenie, reunió a los hermanos en Grenoble para explicarles el significado de la bula y no satisfecho con esto publicó varios artículos defendiendo la doctrina de la Iglesia contra el jansenismo. Y para que nadie tuviera dudas de quién era y como pensaba, todos los artículos los firmaba como “sacerdote romano”.

El quería ir a Roma para pedirle al Papa que apoyara y bendijera a su Instituto, pero como no le fue posible hacerlo, envió al hermano Gabriel Drolin. Los últimos años de su vida los pasó en Saint-Yon y allí revisó la regla de su Instituto antes de entregársela al hermano Barthélemy, que fue el primer superior general. En el año 1719, durante la Semana Santa, se sintió mal y el Jueves Santo reunió a los hermanos a fin de darles sus últimos consejos. Sus últimas palabras fueron: “Adoro en todo la voluntad de Dios para conmigo”, muriendo la mañana del Viernes Santo, que era el día 7 de abril. Seis años después de su muerte, el Papa Benedicto XIII aprobaba las reglas del Instituto, el día 26 de febrero de 1725 con la bula “In apostolicae dignitatis solio”.

Firma y urna con las reliquias del Santo, veneradas en Roma (Italia).

Entre sus escritos caben destacar “Conduite des écoles”, publicado en el año 1717; “Les Règles de la bienséance et de la civilité chrétiennes”, en 1695; “Recueil de différents petits traités à Pusage des Frères des Ecoles chrétiennes”, en el año 1711; “Meditations pour tous les dimanches de Panée, avec les Evangiles de tous les dimanches”, en 1710 y algunas otras obras.
Fue beatificado por el Papa León XIII el 19 de febrero de 1888 y canonizado por el mismo Papa el día 24 de mayo del 1900. Se le considera el santo patrono de los enseñantes y su fiesta se celebra el día 15 de mayo.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “San Juan Bautista de la Salle, sacerdote fundador

  1. No estoy familiarizada con el mundo lasaliano, pues de mi educación primaria, como ya dije, se encargaron las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, fundadas por la Beata Maria Ràfols; pero todos aquellos que se han preocupado y esforzado por la educación digna de los niños merecen un respeto y un reconocimiento.

    Aunque no quiero meterme en política; actualmente la educación en España está siendo atacada por todos los lados y abocada a su degradación. Es una pena porque el futuro de un pueblo depende de la educación de los niños y jóvenes y es ahí donde hay que invertir, jamás recortar. Y es también una pena que la educación de corte religioso esté irremisiblemente asociada a entornos privados y gobernados por la “ley del enchufe”. No digo más.

    En este país hace falta una formación integral del profesorado más pulida y definida y una mejor atención al alumno, cosa que actualmente estamos muy lejos de conseguir. Y aunque personalmente yo defiendo la educación pública y laica y considero que la formación religiosa debe pertenecer al ámbito de la parroquia y la catequesis, celebro que personas como el Santo de hoy se preocuparan por una educación digna; cuando la educación de la época era más de vara y memorión inútil.

    Por cierto, ¿los lasalianos se ocupaban también de la educación de las niñas? Por desgracia, muchas de estas obras se reducían sólo a los niños.

  2. Comparto tu posición acerca del grave problema al que actualmente está sometida la educación en España, especialmente la pública que es la que pagamos entre todos. Está claro que hay quienes pretenden que haya dos clases de educación: la de los ricos y la de los pobres. Prefiero no incidir más.

    Con respecto a los lasalianos, Congregación muy prestigiosa y que yo si conocí de pequeño aunque solo de “refilón”, tengo que decir que merecen toda mi consideración, no solo por la labor que realizan entre los niños de todas las capas sociales, sino también por los muchos ejemplos de santidad que nos han dado en estos pocos siglos que tienen de existencia. Y que yo sepa, San Juan Bautista de la Salle se encargó solo de la educación integral de los niños, no de las niñas. Si estoy equivocado, que alguien me corrija.

  3. Que gran labor la que realizo con los niños San Juan Baustista de La Salle,a pesar de los multiples obstaculos que surgieron en su camino.

    Sobre el otro tema que estais comentando,yo creo que deberian volver a darse clases de religion,quitarlo fue una de las peores decisiones…pero que se podia esperar de los “comunistas”.
    Con esa asignatura tan de adoctrinamiento que tenian como fue “educacion para la ciudadania”,para reir…o llorar vamos.
    Y las personas que se lo puedan permitir,el que a sus hijos les den clases de religion en un colegio catolico me parece perfecto,punto y pelota.

    • Definitivamente éste no es lugar para tratar estos temas, por lo que lamento haberlo sacado a colación, pero como profesora de secundaria te digo que se ha difamado y malinterpretado completamente el tema de las clases de religión y educación para la ciudadanía.

      Para empezar, lo único que se había hecho es hacer optativa la asignatura de religión en los colegios no confesionales, lo cual es completamente lógico. Optativa, no prohibida. Y por supuesto que nadie ha tocado las clases de religión en colegios confesionales, que son sí o sí porque para eso has llevado a tus hijos a un colegio confesional. Eso sí, llevarlos a un colegio religioso y que luego no quieras que den religión… lógicamente, eso es hipócrita.

      Y en segundo lugar, el contenido y materiales con que se trabaja la ya extinta educación para la ciudadanía no es muy diferente del contenido y materiales con que se trabaja la asignatura de Ética, de la que nadie se quejaba. Y lo sé yo que he visto los contenidos y materiales de una y de otra. Se ha mentido mucho y manipulado mucho con este tema, hasta límites de escándalo.

      Para mí el adoctrinamiento está en esos medios de comunicación ideologizados de la derecha que manipulan y malvenden; que tildan de “adoctrinamiento” contenidos como el respeto a la igualdad de sexos, a la diversidad de estatus familiares, sociales y de orientación sexual, entre otros temas que son imprescindibles para una sociedad justa y democrática; y que, como a ellos no les gusta, difaman tildándolo de “adoctrinamiento”. Y encima lo cubren todo con una capa de pseudomoralismo cristiano dividiendo el mundo entre buenos y malos.

      Cuidadito con quién adoctrina a quién. Porque cuando se hace demasiado caso a medios ideologizados, la línea entre realidad y ficción se difumina mucho.

      Ah, y que yo sepa, los comunistas no gobiernan en España desde hace muuuuucho tiempo. Si por comunistas querías decir socialistas, se te ha ido un poco la pinza, porque no son lo mismo ni de coña.

      • Ana Maria te honra que digas que este no es lugar para sacar estos temas de politica,yo opina igual y deberiamos hacer entre todos un esfuerzo para tratar de hablar de esos temas,que al final solo conseguimos tirarnos los trastos a la cabeza.
        Se muy bien quien gobierna (mejor dicho “gobernaba” en España),lo de llamarlos “comunistas” entre comillas como lo hice fue en un pequeño arrebato de mal gusto.

    • Abel,
      He preferido no contestar de inmediato a parte del comentario que haces en mi artículo, a fin de no decir las mismas barbaridades que, a mi entender, dices tu.

      Empecemos por lo que estamos de acuerdo: la labor de San Juan Bautista a favor de la educación integral de los niños y jóvenes fue y sigue siendo excelente y que los padres que quieran que sus hijos den clases de religión y que además la den en un colegio católico, puedan y deban hacerlo, también completamente de acuerdo. Pero no nos olvidemos que estamos en un Estado aconfesional y que no se puede obligar a todo el mundo a que estudie una única religión en concreto. Otra cosa sería estudiar Ética, que se le supone a todas las creencias religiosas.

      Y pasemos a los desacuerdos: ¿Qué la asignatura de “educación para la ciudadanía” era una asignatura de adoctrinamiento? Eso es lo que se afirmaba en medios marcadamente de ultraderecha, por no ponerles otro calificativo. Pongo el cuello a que ni siquiera te has leído el índice de temas incluidos en dicha asignatura, porque si los conocieses, estoy seguro que no te hubieras manifestado como lo has hecho.

      ¿Y que esas decisiones fueron tomadas por los comunistas? Supongo que vives en España, que conoces su historia y que sabes que desde hace muchísimas décadas los “comunistas” no tienen poder en nuestro país.
      Y, además, cuando hablemos de los comunistas, no lo hagamos despectivamente, porque conozco a cantidad de comunistas que son mejores personas que otras que se llaman católicas, comulgan diariamente y luego roban en sus trabajos, defraudan a la Hacienda Pública, legislan en contra de las clases humildes, pasan de largo ante un mendigo, desprecian a quienes no piensan como ellos y muchas otras barbaridades más.

      Y lo que aun es peor: no quiero pensar que en nuestro país existan personas en paro, muchas de ellas jóvenes, que no disponen ni de un euro, que sufren las consecuencias de quienes legislan a favor de los poderosos y que, además, defiendan sus posiciones. Si estos casos se “dieran o diesen”, se trataría sencillamente de auténticas personas tele-dirigidas, con “el coco comío” como dicen en mi tierra.

      Y por último y a sabiendas de lo que hago y digo y asumiendo sus consecuencias: creo profundamente en Cristo y en su doctrina, Él es el centro de mi vida y mi único lider, pero también soy socialista y a mucha honra.

      • Antonio no se si yo dire barbaridades,pero si las digo no debo ser el unico aqui.
        Mira,sinceramente si la religion no les parece una asignatura adecuada para estudiar,te puedo decir unas cuantas que tambien deberian quitar o ser optativas,siguiendo el mismo criterio:educacion fisica,artes plasticas,ingles…..(y ojo,que no estoy en contra de ellas,pero o todos frailes o todos monjes)

        • Vamos a ver mi querido amigo, ¿tu crees que todas las asignaturas son iguales de importantes? Todas son importantes, pero algunas deberan prevalecer sobre otras, ¿no?: lengua y literatura, historia, inglés (¿cómo no si hoy sin saber inglés no se va a ninguna parte?, ciencias de la naturaleza, nociones de física y química, matemátias (indispensables en la vida), ética o sea, moralidad, etc. Para una educanión básica son indispensables todas esas asignaturas y alguna más que se me habrá olvidado.

          El tema de la religión es cosa aparte en el sentido de que al no pertenecer todos los alumnos a una misma creencia religiosa, no hay por qué enseñarles solo una en concreto. La asignatura de ética da los valores morales y cívicos que deben regirnos a todos y lo lógico es que, aparte, cada uno profundice en la religión que practica.

          Yo te diré que a mis hijos les enseñé la religión católica y a mucha honra porque en mi familia somos católicos, pero ¿y si un niño es musulmán o judío? ¿Les enseñamos sus religiones? Por eso el tema de la asignatura de religión debe ser optativa en el sentido de que cada cual escoja aquella que practica. Es lo lógico.

          Las matemáticas o las ciencias, por poner solo dos ejemplos, no pueden ser optativas porque todos las vamos a necesitar a lo largo de la vida.
          En fin, este es un tema mucho más complejo y más largo para debatir, pero en lo que si estaremos de acuerdo es en que todos los niños tienen que tener acceso a una educación de calidad y gratuita y por el camino en el que vamos, eso parece que no se va a poder garantizar a todos.

  4. Lejos de pensar que se nos ha ido de madre el derrotero por donde han ido los comentarios creo que el de la educación es el arma desgraciadamente más política que existe. Desde el afecto le digo a Abel que intemos huir de las etiquetas que sólo conducen al frentismo y aquello de que vienen los rojos ya me suena a precivilismo. Me parece una postura valiente la de Antonio la de decir claramente cuál es su ideología y, la comparta o no, es indudable que al final la educación va a ser un objeto de lujo reservado para quien pueda pagarla. ¡ Inaudito hasta hace poco tiempo, pero un riesgo real¡ En otro orden de cosas los compañeros que he tenido con una educación lasaliana han sido honestos, sensatos y limpios de alma. Seguro que San Juan Bautista de la Salle tuvo su parte de culpa. Gracias Antonio.

    • Gracias, Salvador.
      Hoy estamos hablando de un santo grandioso. Su festividad fue ayer, pero como escribimos sobre San Isidro, pués él ha quedado para hoy.

      Si bien es difícil escribir sobre un santo cuando de él se sabe poco, más difícil es aún escribir de uno del que se sabe muchísimo, porque si no queremos hacer una serie de artículos y en uno queremos resumirlo todo, hay que cortar y cortar y se quedan en el tintero datos muy interesantes.

      Si no escribimos más de él, lo que si haremos es escribir de sus hijos santos y beatos y cuando lo hagamos de ellos, seguro que también sale a colación la figura del santo padre fundador.
      San Juan Bautista de la Salle y todos los santos y beatos lasalianos, nos echen una mano para ser mejores cristianos y para que sepamos enseñar a los demás lo poquito de bueno que podamos tener nosotros.

  5. Me es muy interesante que nuestro santo le interesó educar en su propia lengua; El Francés. En vez de usar el latín. Antonio. ¿Tienes idea de quienes fueron los hispanos que tomaron la misma iniciativa de educar con nuestra propia lengua? Espero y me entiendas o puedas contestarme ya que en España se hablan diversas lenguas. Pero a la lengua que me refiero es la lengua que hablamos los latinos. EL CASTELLANO O ESPAÑOL.

    • No se contestarte con certeza a esa pregunta. Seguro que habrá algún/a compañero/a que quizás pueda hacerlo.

      Mi pesar por el descanso final de tu madre, que seguro goza ya de la presencia de Dios. Además de orar por ella, quizás también deberíamos encomendarnos a ella. Un abrazo.

  6. ¿Qué significa eso de que “la gran mayoría de los españoles somos católicos”, Abel? España es un estado laico y aconfesional como consta en la Constitución de 1978, luego no podemos obligar a todo el mundo a que curse Religión Católica en la escuela pública. Hay una gran cantidad de población cristiana protestante y ortodoxa en España, así como musulmana; también hay hindúes y budistas, ¡por no hablar de los que optan libremente por no ser creyentes de ninguna religión!… ¿a los hijos de estas personas les tenemos que obligar a estudiar Religión Católica?

    Seamos realistas y sobretodo, sensatos. Obligar a todos a estudiar nuestra religión no es sólo inmoral, sino abiertamente anticonstitucional.

    • Ana Maria solo faltaba que hubieras nombrado unas cuantas sectas,y ademas te has olviddao de los Testigos de Jehova,que son mas numerosos que algunas comunidades que mencionas.
      Ah! Y la constitucion del 78 deja que desear.

      • Sectas o no, son creencias religiosas de la gente y en tanto que no supongan un perjuicio a nadie deben respetarse. Espero que no hayas dicho eso con desprecio de las otras religiones y creencias porque, no por vestirnos la armadura de “defensores de la fe” somos mejores cristianos. El cristianismo no va de imponer nada ni de despreciar a nadie, aunque a lo largo de la Historia se haya hecho más bien lo contrario.

        Y te guste o no, ésa es nuestra Constitución vigente y hay que cumplirla. Si me lo preguntas, yo también estoy descontenta con ella: creo que en derechos y libertades se queda corta y limitada, además de imprecisa; pero los que hay, mejor nos los quedamos.

        Y no olvides que el derecho a profesar una religión o no no sólo está en la Constitución, sino además en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La libertad religiosa es un principio básico y eso implica la libertad a creer y la libertad a no creer.

        Si los cristianos queremos hacernos dignos de lo que somos, más vale que vayamos dejándonos de esas posturas anacrónicas de creernos los primeros de la fila o vamos a perder la poca credibilidad que ya nos queda.

        De todos modos… veo que nuestra forma de pensar, la tuya y la mía, Abel, están en las antípodas una de otra, por lo que me parece tonto seguir discutiendo. Mejor nos centramos en las cosas que nos unen, en lugar de en las que nos separan. ¿Te parece? 🙂

  7. Antonio nuevamente gracias por este buen articulo sobre un gran Santo como es san Juan Bautista de la Salle que sus institutos son tan reconocidos a nivel mundial, como dato curioso eh de mencionar que el 15 de mayo en México es “el Día del Maestro”, precisamente en honor a San Juan Bautista de la Salle, yo aunque al igual que Ana no tengo una experiencia cercana a estos institutos de San Juan Bautista si se que son de las escuelas más reconocidas y algunas de las más costosas. A proposito si me ven algo ausente es porque tengo problemas con mi servicio de internet.

  8. Pues ante tanto lio de acusaciones, dimes y diretes, intentos de menospreciar las opiniones ajenas…etc, yo solo digo que La Salle es una gran institución y lo que pretendemos en nuestros coles es, tal y como los hermanos nos enseñan, a educar de forma integral a los alumnos (conocimientos+valores).
    Los hermanos viven por y para los alumnos, son el centro de su vida y eso se contagia a los profes laicos, por supuesto. Y por eso estoy tan orgullosa! podemos equivocarnos y lo haremos, seguro, pero nuestro unico objetivo es que nuestros niños sean buenas personas y, por supuesto, futuros proefsionales preparados.
    Y aunque San Juan Bautistano dio clases a niñas en su época ( no nos lo tomemos como machismo, sino circunstancias del momento) ahora todos somos colegios mixtos, al menos en España. y al menos en España ya somos colegios concertados, por lo que somos gratuitos para los estudiantes!!!

Deja un comentario