San Pacomio, abad en la Tebaida

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del Santo en un fresco bizantino del monasterio Vatopedi, Monte Athos (Grecia).

Detalle del Santo en un fresco bizantino del monasterio Vatopedi, Monte Athos (Grecia).

Hoy, en el día en el que la Iglesia celebra su festividad, quiero escribir sobre San Pacomio, santo que está considerado como el Padre de la vida cenobítica. ¿Pero qué significa esto? Aunque a través de los documentadísimos artículos de nuestro amigo Dairon sobre el monacato cristiano conocemos de sobra lo que es la vida cenobítica, sin embargo, lo recordaremos un poco antes de ponernos a hablar de él. Digamos que, básicamente, en el monacato primitivo existían tres formas de vida: eremitica, semi-eremitica y cenobítica o cenobita.

Eremita es el monje que vive en completa soledad, de manera ascética, dedicado casi exclusivamente a la oración; que vive en una cueva o gruta, la cual es su celda, su casa, su monasterio. Es la forma más primitiva de monacato y aparece en Egipto en el siglo III. El mejor ejemplo: San Pablo el Primer Ermitaño.

Semi-eremita es el monje que aunque vive en soledad, se acerca a otros formando una pequeñísima comunidad de monjes que, aunque separados físicamente, viven cercanos unos a otros y tienen un guía espiritual. “Aunque viven juntos, no tienen vida en común”. El mejor ejemplo: San Antonio abad.

Cenobita es el monje que, aunque su principal tarea sea la oración, vive en comunidad sobre todo para celebrar los divinos oficios, vive en una casa-monasterio y tiene un superior que los dirige. El primer cenobita es San Pacomio.

Pero digamos ya algo sobre él. San Pacomio contó a sus discípulos en varias ocasiones cómo había sido su infancia, su conversión, su lucha contra las tentaciones, cómo fueron los inicios de su vida solitaria y cómo florecieron sus fundaciones. Todo esto fue posteriormente escrito por Teodoro, uno de sus discípulos, que lo hizo con la intención de contar a los monjes todas estas cosas. Es lo que ha venido en llamarse su “Vita”.
No se sabe en que lengua fue escrita, si en copto o en griego, ya que Teodoro conocía las dos lenguas, pero una cosa si es cierta y es que las principales narraciones posteriores están todas escritas en copto. A partir de este documento inicial se escribió una llamada “Vida breve de Pacomio”.

Icono copto del Santo.

Icono copto del Santo.

San Pacomio no escribió una regla para sus monjes al estilo en que lo hicieron San Benito y San Basilio. En la “Vita” se habla de preceptos o de normas que debían seguir los monjes, que se hicieron a medida que era fundado un nuevo monasterio, y estas normas básicas eran sobre cómo organizar el monasterio, cómo curar a los enfermos, cómo trabajar el campo, o sea, según las circunstancias de cada caso. Otro discípulo del santo llamado Orsiesio las recopiló y esta recopilación, posteriormente, fue traducida al griego y al latín y ha venido en llamarse “Regla de San Pacomio”, pero no es una regla sino una amalgama de normas, que tienen sin duda un valor histórico pero que no nos transmite cuál era la espiritualidad del santo.

San Pacomio nació en Sne (Egipto), junto a la ribera del río Nilo, en el año 287, siendo sus padres paganos. Con unos veinte años de edad fue enrolado a la fuerza en las milicias del emperador y llevado a Thebes, donde lo encerraron con el resto de reclutas forzosos. Los ciudadanos de Thebes les llevaban alimentos mientras estaban encerrados. Conmovido por tanta bondad, Pacomio les preguntó el por qué se comportaban así y ellos le respondieron que porque eran cristianos y este fue el primer contacto de nuestro santo con el cristianismo. Entonces rogó a Dios que si le libraba de tener que ser militar, se dedicaría a Él toda su vida. Sus plegarias fueron escuchadas y poco después se le permitió dejar el ejército.

Se puso en camino hacia el Sur llegando a un pueblecito llamado Seneset (la actual Kasr-es-Sayad), donde fue bautizado. Aquella noche tuvo una visión que le hizo comprender que esa gracia que él acababa de recibir, debía extenderla, compartirla con los demás y así, durante algún tiempo se dedicó a ayudar a la gente de Seneset. Pero pronto decidió hacerse monje bajo la dirección de un viejo eremita, llamado Palamón, que vivía por los alrededores del pueblo y así estuvo durante siete años.

Un día en el que se había acercado al desierto para rezar en soledad escuchó una voz del Cielo que lo llamaba por su nombre y le decía que se instalase allí, se construyera una casa para él y para cuantos acudieran solicitando su ayuda espiritual. El comprendió que así quería Dios que le sirviera. Pronto se le unió un tal Juan y algunos otros hombres del entorno. El, pacientemente y con algunos problemas, inició con ellos una verdadera comunidad cristiana, al estilo de la constituida por los primeros cristianos en Jerusalén.
El inicio fue difícil pero se fueron agregando otras personas, desarrollándose esta comunidad con tanta rapidez que Pacomio tuvo que organizarla y así, uno tras otro fue fundando hasta ocho comunidades o monasterios.

Icono copto del Santo.

Icono copto del Santo.

El dejó a Teodoro, su discípulo predilecto, al frente de estas comunidades de la Tebaida y se estableció en Phboou, donde hizo otra fundación y donde fijó lo que llamaríamos el gobierno de su “Congregación”. Tanto fue creciendo que tuvo que llamar a Teodoro para que le ayudara.
Pacomio y sus monjes se distinguieron por tener un gran amor y un profundo respeto hacia sus obispos, especialmente, hacia San Atanasio que era el patriarca de Alejandría. También los obispos locales mostraban gran aprecio hacia Pacomio y su obra, siendo la insistencia de algunos obispos el origen de la fundación de algún que otro monasterio. Aunque hubo algún problema aislado, las relaciones fueron excelentes.

Cuando murió en el año 347 en Phboou, Pacomio había fundado nueve monasterios masculinos y uno femenino. Su sucesor inmediato fue un monje llamado Petronio, que vivió solo unos días, siendo sustituido por Orsiesio el cual decidió poner la “Congregación” en manos del monje Teodoro, el que hemos dicho que era el discípulo predilecto de Pacomio.

Hay que decir que cuando Pacomio se decidió por la vida cenobítica ya existían numerosas comunidades de anacoretas en el Alto Egipto, pero de todos modos, la forma de vida monástica que él instauró era “otra cosa nueva”. El tuvo la originalidad de reagrupar a los ascetas de una zona en torno a un mismo padre espiritual. Esto era fácil hacerlo en torno a una persona como él, pero consiguió que en cada monasterio se hiciese en torno a un monje anciano y que unos con otros estuvieran en comunión espiritual y colaborasen en el trabajo. Esta comunión le da a la vida cenobítica su razón de ser, a diferencia de la vida eremítica en soledad. Su modelo, como he dicho antes, es el modo de vida de la primitiva comunidad cristiana guiada por los apóstoles. No se trata de una simple unión, sino de una comunión efectiva que se manifiesta en un servicio recíproco entre todos los monjes.

San Pacomio concebía la autoridad del superior como un servicio a la comunidad: la única razón de todos los miembros de la comunidad era la entrega absoluta a Dios y el servicio al resto de los hermanos y por eso, a veces, el monasterio era la casa destinada al cuidado de los enfermos. Esta espiritualidad paconiana tiene sus raíces más profundas en esa primitiva corriente doctrinal judeo-cristiana y se fundamenta en el bautismo y en los compromisos que conlleva este sacramento.

San Pacomio y el ángel. Icono ortodoxo francés.

San Pacomio y el ángel. Icono ortodoxo francés.

El documento fundamental no es ninguna regla del estilo benedictino, sino las Sagradas Escrituras. Desde que entra el aspirante al monasterio, se aprende pasajes de las Escrituras que recita constantemente en voz baja durante todo el día, mientras trabaja e incluso durante parte de la noche, siendo esta la principal forma de oración. Esta espiritualidad cenobítica no adquirió ni en Oriente ni en Occidente la difusión e influencia que realmente mereció.
Al inicio del siglo VI, Dionisio el Pequeño tradujo la “Vita” de San Pacomio al griego y al latín, pero en Occidente tuvo muy poca difusión. Más lo tuvo la “llamada Regla de San Pacomio”, de la que hemos hablado antes, cuando la tradujo San Jerónimo.

Pero digamos también algo sobre el culto tributado al Santo. Cuando estaba en el lecho de muerte, Pacomio le hizo prometer a Teodoro que no dejara su cuerpo en lo que se entendiera que era su sepulcro, sino que lo escondiera, porque temía que sobre su sepultura se construyera algún tipo de monumento o iglesia. Él pensaba que los santos no querían que se les tributase culto alguno. Teodoro se lo prometió y se mantuvo fiel a esta promesa y así, la noche posterior al entierro, exhumó el cadáver y lo enterró en un lugar que jamás ha sido descubierto. ¿Esto que quiere decir? Que cuantas reliquias sean atribuidas a él, son completamente falsas.

Murió el día 14 del mes de pasóns (9 de mayo) y en esa fecha se le conmemora en todos los sinaxarios coptos y etiópicos. Los martirologios occidentales, al desconocer el calendario copto confundieron el 14 de pasóns con el 14 de mayo y así lo introdujeron en sus respectivos martirologios Usuardo, Baronio y otros. El Martirologio Romano corrigió este error en el año 1922 y desde entonces se celebra el día 9 de mayo. Los Sinaxarios bizantinos, en general, lo festejan el día 7 de mayo.

Normalmente, se le representa como un anciano, flacucho por las penitencias, con pelos y barba largos y vestido con una túnica de piel de cabra.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “San Pacomio, abad en la Tebaida

  1. El celebérrimo Pacomio, inspiración del monacato primitivo. Ya era hora de que se le dedicase un artículo, siendo tan mencionado hasta ahora en otros temas similares tratados en este blog.

    Tengo una ilustración, escaneada de una enciclopedia de Santos de los años 60, donde aparece montado encima de un cocodrilo y cruzando el Nilo con él. ¡Un cocodrilo! Otra leyenda relacionada con un animal, inventada para adornar a un Santo que no necesitaba ningún adorno. Lo de siempre.

  2. Bueno, Antonio, la verdad es que agradezco que se halla escrito sobre este santo monje del cual, a Dios gracias, sabemos bastantes datos fidedignos y muy pocas leyendas. Y también es bueno que se le haga justicia a su justa contribución al monacato: durante bastante tiempo fue tenido como un simple agrupados de ermitaños, y sus monasterios como escuelas de anacoretas, cuando él buscó sinceramente, y así mismo legisló, una forma de vida plenamente comunitaria, sin miras a nada más que la vida fraterna y la ascesis monástica vivida en comunión con otros. Sin embargo si discrepo un poco sobre la afirmación de que él fue quien inventó tan singular modo de vida: porque las pruebas arqueológicas han mostrado que antes de la fechas aceptadas de la fundación del monasterio de Pbow ya existían “claustros” y no solo en Egipto. También sobre el hecho de que el eremitismo es la forma más primitiva: tal vez en regiones tan lejanas como el imperio persa y Siria, pero en Egipto, en el África proconsular y en Europa la verdad es que son tan antiguas los primeros esbozos de cenobitismo como los las primeras evidencias de vida eremítica. De todos modos, y sabiendo que aún falta mucho por excavar y por descubrir, me alegro de este artículo y de que hagamos memoria de un santo que, como bien dices, mereció haber tenido un influjo más fuerte en el movimiento monástico, tanto primitivo como medieval, tanto en Oriente como en Occidente, incluso mayor, me atrevería a decir, que San Basilio y San Agustín.

    • Este artículo llevaba hecho casi un año y expresamente se ha querido dejar para el día de hoy, que es su festividad, aun cuando ya se ha hecho referencia a San Pacomio en artículos anteriores.

      Gracias, Dairon, por tus palabras, especialmente por tus puntualizaciones, que por supuesto no discuto porque reconozco que este tema lo dominas infinitamente mejor que yo. Como diría quién yo me se: “Roma locuta, est causa finita”. Se que estás muy liado pero tienes que seguir documentándonos sobre la historia del monacato cristiano.
      Un abrazo.

  3. Gracias Antonio. Me parece muy relevante en San Pacomio el haber sido el “introductor” de la vida en comunidad plena ya que tengo entendido que la vida de los anacoretas en soledad incurrían en situaciones peligrosas para los eremitas como ayunos exagerados o flagelaciones muy cruentas. Además introdujo el trabajo manual en la vida en comunidad siendo el precursor del “Ora et labora” de San Benito posterior.

    • Salvador, para mí, lo verdaderamente “peligroso” de los anacoretas no eran tanto sus excesivas mortificaciones y su soledad, sino sus extravagancias. Estando mucho tiempo solo, sin ningún contacto exterior, por santo que uno sea, está tentado de hacer cosas tan raras como las que ya nos ha contado Dairon en algunos de sus artículos, extravagancias que incluso llegaron a exasperar a algunos obispos “más centrados y sensatos”. Se puede ser muy santo y al mismo tiempo muy insensato.

      Y está clarísimo que si San Pacomio indicaba cómo había que organizar el monasterio, cómo había que cuidar a los enfermos o trabajar por ejemplo en el campo y todo eso, acompañado de la oración por muy simple que ésta fuera, estaba preconizando, sin saberlo o intuirlo, el famoso “reza y trabaja” de San Benito.

  4. Muchas gracias por el artiuclo Antonio, sobre un gran Santo, supongo que es el mismo San Pacomio el mayor? pues de este santo ya algo había escuchado alguna vez, llama la atención de que a pesar de ser un santo que introdujo una nueva forma de eremitismo haya tenido tan poca influencia en occidente, del mismo modo me alegra ver estampas suyas puesto que nunca antes había visto imagenes de este Santo.

    • Si, André. Por su obra, es conocido también como San Pacomio el Grande.
      En internet hay muchos iconos suyos pero tienes que buscarlos en webs coptas, árabes, griegas, rusas,…, o sea, en idiomas raros para nosotros. En castellano, francés o inglés, aparecen pocos.

  5. Como ya creo que comente en uno de los magnificos articulos de Dairon,conoci a San Pacomio a traves de un numero de las “Vidas Ejemplares”,que se titulaba “Tres Monjes del Desierto”,y en el narraban la vida de San Pacomio,Macario y Pafnucio (si no me equivoco).
    Gracias por tan precioso articulo Antonio.

  6. Ecelente. Pacomio busca dotar de organización al movimiento anacorético. Para ello organiza la vida comunitaria “cenobio” inspirada en la primera comunidad cristiana de Jerusalén. Es una alternativa profundamente evangélica al modelo de cristiandad de una Iglesia aliada con el poder y la riqueza en la era cesaropapista. Hoy deberíamos recoger el espíritu de Pacomio para que nuestra Iglesia sea verdaderamente una gran comunidad de comunidades vivas, signo de la presencia del reino de Dios en el mundo, mediante el servicio a los pobres (excluidos, migrantes, desahuciados…) y a la paz mundial.

  7. Creo que es justo decir también que San Pacomio, aparte de fundar los primeros monasterios cristianos (desde el año 320 en adelante) y ser el autor de la primera regla monástica (de rito copto), odiaba a los “herejes” como a la peste. Este “abad general”, que escribió en clave parte de sus epístolas, se consideraba capaz de descubrir a los herejes por el olfato y afirmaba que “los que leen a Orígenes irán al círculo más bajo del infierno”. Las obras completas de este gran teólogo preconstantiniano (que fue apreciado incluso por fanáticos como Atanasio) las arrojó Pacomio al Nilo. Saludos.

Deja un comentario