La canonización de Juana de Arco

Escultura de la Santa en una plaza de la ciudad de Compiègne, Francia.

Pregunta: Estoy en una comunidad de 20 personas y entramos en la duda y controversia si Juana de Arco ya fue nombrada Santa y si es asi deseamos saber todas las causas y demas motivos por los cuales la nombraron asi. Podrían ayudarme a resolver esta duda mil gracias que Dios les Bendiga.

Respuesta: En primer lugar, sí, Juana de Arco es Santa. Fue canonizada el 16 de mayo de 1920 por el papa Benedicto XV. Pero para entender bien todo el proceso por el cual llegamos a este punto, es preciso remontarnos al momento de su condena y ejecución en la hoguera. Hablar de Juana de Arco es siempre complejo y polémico, puesto que ha sido un personaje muy manipulado de acuerdo a conveniencias políticas y nacionalistas, sobre todo durante el siglo XIX.

Juana de Arco fue condenada a muerte por herejía el 29 de mayo de 1431 por un tribunal jurídico y eclesiástico sito en el arzobispado de Rouen. Sus faltas habían sido la insumisión al tribunal de la Iglesia, el vestir ropas masculinas y llevar cabello corto, haberse declarado enviada de Dios y visionaria y oyente de voces celestiales; pero ante todo, el haber acaudillado las tropas francesas contra los ingleses en la guerra (algo que, naturalmente, no consta en acta pero que fue el motivo de mayor peso). Veintitrés años después de su quema en la hoguera, la familia de Juana solicitó al papado un proceso de rehabilitación para ella, que fue autorizado por el entonces pontífice Calixto III. Tras una serie de investigaciones que llevaron a declarar numerosos testigos presentes en el proceso (frailes, jueces, verdugos), al fin, el 7 de julio de 1456, Juana de Arco fue rehabilitada y se le levantó la excomunión. Había quedado demostrado de sobra que el proceso condenatorio había sido injusto, plagado de irregularidades y de abusos, de falsificaciones de actas, de interrogatorios malintencionados y otras muchas infamias. El odio y el interés puramente político del arzobispo de Rouen, Pierre Cauchon, de sus allegados y de los propios ingleses, habían conducido a la condena y ejecución de una joven que no sólo era inocente de cualquier acusación de brujería, sino que además estaba dotada de una profunda espiritualidad y una devoción intachable.

Nadie había creído nunca que Juana fuese bruja o hereje y desde ese momento se había formado en torno a ella un halo de santidad. El horror y la compasión de aquellos testigos que luego declararían en el proceso de rehabilitación y del pueblo que la vio morir en la hoguera ya estaban santificándola mucho antes de que se pensara en ningún proceso oficial de reconocimiento a su santidad. Fue el pueblo francés quien empezó a construir el mito de la Juana de Arco heroína, salvadora de Francia, enviada de Dios. Durante 500 años la figura de Juana fue cambiando y modelándose de acuerdo a las necesidades patrióticas del pueblo francés, construyendo lentamente una heroína nacional aureolada de santidad, que diera satisfacción a las necesidades patrióticas y espirituales de un país cuyo devenir histórico está presente en cualquier manual de Historia. En el siglo XIX, los obispos franceses, con Dupanloup a la cabeza, solicitaron al papa Pío IX que se canonizara a la Doncella. La petición fue denegada. En cambio, su sucesor, León XIII, aprobó que su causa fuera trasladada a la Congregación de Ritos. No fue hasta Pío X que el proceso culminó y por fin, el 18 de abril de 1909, Juana de Arco fue beatificada. El camino hasta la canonización fue ya muy corto, como podemos ver.

La Santa rezando en la iglesia de Sèvres. Óleo de Paul Hippolyte Flandrin.

Lo que resulta realmente controvertido son las causas de la canonización, que el papado, ciertamente incómodo, acabó por ofrecer a la Francia de 1920. A esas alturas poco quedaba ya de la Juana original, había nacido un mito, una heroína nacional y patriótica que había sido enviada por Dios para salvar a Francia contra la tiranía de Inglaterra. Los argumentos esgrimidos, ciertamente, son más políticos y nacionalistas que religiosos. La Juana de Arco que fue canonizada en 1920 es el resultado de todo un proceso que sería demasiado complejo de analizar aquí. Naturalmente, no es que no hubieran razones buenas para reconocer la excepcionalidad y la maravillosa espiritualidad de aquella campesina lorena (no francesa) que había logrado lo que ninguna mujer en su época. Juana era inteligente, buena cristiana y devota; y en cuanto a las visiones y las voces, realmente sólo ella sabía si eran verdaderas, porque ello es indemostrable, pero desde luego siempre actuó creyendo fervientemente en su papel como enviada de Dios. El problema es que, en mi opinión, se ha instrumentalizado a esta persona convirtiéndola en algo que no era: no hay más que verla en las estatuas ecuestres para convenir en que más que una santa, parece lo que realmente ha sido forzada a ser: un caudillo militar y patriótico, un jefe de guerra, un héroe de nación.

En fin, creo que la respuesta está quedando demasiado larga y en cualquier caso siempre será un tema controvertido. Las actas de canonización de Juana de Arco actualmente no están disponibles para consulta (que yo sepa), pero, se den las razones piadosas que se quieran dar para la canonización, la realidad del proceso es ésta, política y nacionalismo, más que piedad y devoción. No digo con esto que no debiese ser Santa, en absoluto; ni que la canonización no sea válida, que tampoco; ni que el papado entrara en ese juego político y nacionalista, ni mucho menos. Digo, en cambio, que la auténtica canonización ya tuvo lugar en 1431, en aquella hoguera de la plaza de Rouen, y en aquella sentencia de Jean Tressart, secretario del rey inglés, cuando observando cómo arrojaban las cenizas de Juana al Sena, comentó amargamente: “¿Qué hemos hecho? ¡Hemos quemado a una santa!”. En fin, que la proclamación de la santidad de Juana se adelantó varios siglos al mito de la heroína nacional, y al propio proceso de canonización.

Meldelen

20 pensamientos en “La canonización de Juana de Arco

  1. Pense que revivirias la polemica serie de articulos que se publicaron en el blog anterior, pero aun asi te felicito como siempre Ana, de verdad que la figura de Juana es totalmente impresionate, casi de leyenda de los santos de los primeros siglos con sus visiones al por mayor, me ha encantado el articulo y tu punto de vista sobre su canonización, dos cosas una comentarte que aquui en México hacia 1926 durante la guerra cristera existió un grupo de mujeres llamadas las “Brigadas Femeninas de Santa Juana de Arco” que se encargaban de atender a los enfermos, llevar comida a los cristeros tanto a lo qe peleaban en la fracción armada como a los que nunca pelaron, llevar correspondecia en secreto y varias utilidades más, esto propicio que en el cntro del país Santa Juana tenga cierta devoción, en Queretaro por ejemplo me toco ver algunas imagenes suyas en los templos y tampoco aqui se ha salvado del esoterismo pues a Santa Juana me ha tocado escuchar que algunos la invocan en rituales para pedirle que los defienda del mal de ojo y cosas por el estilo. La segunda cuestión, ya se que Juana fue quemada y no hay reliquias suyas al menos no de su cuerpo, pero¿hay reliquias de Juana de otra clase? digo no se, su espada, su armadura, su libro, el estandarte o algo asi?

    • Esa polémica serie de la que hablas se inició precisamente a causa de este artículo que ves hoy publicado, André. Un cierto “devoto” de la Santa se ofendió terriblemente con las cosas que he dicho aquí en este artículo e inició una serie de ataques contra el anterior blog; de los que se hizo cargo su administrador y no yo; como debería haber sido, ya que iban expresamente dirigidos a mí, a causa de mis palabras. Por eso ya no los verás aquí, porque no son de mi autoría, como sí lo es este artículo.

      Santa Juana de Arco es un personaje mal entendido y distorsionado a causa de las manipulaciones políticas y nacionalistas del siglo XIX. Realmente, la imagen que se tiene hoy de ella es imprecisa e inexacta; y ver cómo se la ha empleado como figura propagandística y reclamo en las guerras del siglo XX es un ejemplo de lo que digo. Esta realidad fue la que ofendió tanto a dicho devoto; que la negaba y decía que yo difamaba a la Santa (¡como si ella tuviese culpa alguna de eso!) pero lo cierto es que no hay más ciego que el que no quiere ver. Para poder ver a la auténtica Juana de Arco, debemos darle la espalda a tanta estatua ecuestre y tanta figura heroica y leer los textos de la época; hay documentación de sobra acerca de cómo era, lo que pensaba y su forma de ser.

      Por último, tengo entendido que sólo se conserva cierto trazo tembloroso de su mano, dirigido por un escribano, cuando la hicieron firmar su “abjuratio”. La palabra escrita es “Jehanne” (su nombre en versión original) pero para mí ni siquiera es válida como firma suya, pues ella no sabía leer ni escribir. Pero de eso ya hablo en otro artículo.

      Que yo sepa, no se conserva nada más, ni reliquias corporales, claro, ni nada más. Ten en cuenta que la quemaron como hereje y destruirían también todo eso; especialmente porque una de las acusaciones que versaron contra ella era que había convertido su estandarte en objeto de culto y lo hacía besar a las multitudes; aprovecharon este gesto de piedad para condenarla por idolatría. Así que lo más lógico es pensar que todo esto lo destruirían.

        • Su estandarte era blanco y dorado y llevaba escritas las palabras Jesús y María. Si tenía otros no lo sé, pero éste era el suyo más destacado y el que suscitó la controversia. No me consta que se venere.

  2. Muchas gracias, Ana Maria, por este precioso e interesante artículo. Con tu permiso me voy a permitir reseñar una pequeña parte de la homilía que el Papa San Pio X pronunció el 13 de diciembre de 1908 después de que se leyeran los decretos de beatificación de Juana de Arco, Juan Eudes, Francisco de Capillas y Teófano Vénard y compañeros mártires, hoy todos canonizados. La beatificación sabes que fue en abril del año siguiente.

    Agradezco, Venerable Hermano, a vuestro corazón generoso el desear verme trabajar el campo del Señor siempre a la luz del sol, sin nubes ni borrasca. Pero Vos y yo hemos de adorar las disposiciones de la Divina Providencia que, después de establecer su Iglesia aquí abajo, permite que encuentre en su camino obstáculos de toda índole y resistencias formidables. La razón es, por otra parte, evidente: la Iglesia es militante y está, en consecuencia, sumida en una lucha continua. Esa lucha hace del mundo un verdadero campo de batalla y de todo cristiano un soldado valeroso que combate bajo el estandarte de la cruz. Esa lucha ha comenzado con la vida de nuestro Santísimo Redentor y no ha de terminar más que con el mismo fin de los tiempos. Así pues, hace falta que todos los días, como los valientes de Judá al volver de la cautividad, rechazar con una mano al enemigo y levantar con la otra las paredes del Templo santo, es decir: trabajar en la propia santificación….

    Y para hablar de la que os es más conocida que todos los otros -la Doncella de Orleans-, ya en su humilde país natal ya entre la licencia de las armas, se conservó ella pura como los ángeles; fiera como un león entre todos los peligros de la batalla, estuvo llena de piedad por los pobres y los desafortunados. Simple como un niño en la paz de los campos y en el tumulto de la guerra, se mantuvo siempre recogida en Dios y fue todo amor por la Virgen y la santa Eucaristía, como un querubín, bien lo habéis dicho. Llamada por el Señor a defender su patria, respondió a su vocación para una empresa que todos -y ella primero- creían imposible; pero lo que es imposible para los hombres es siempre posible con el socorro divino…

    Así diréis al regresar a vuestros compatriotas, Venerable Hermano, que si aman a Francia deben amar a Dios, amar la fe y a la Iglesia que es para todos ellos muy tierna madre como lo fuera de vuestros padres. Les diréis que hagan su tesoro de los testamentos de san Remigio, de Carlomagno y de san Luis, testamentos que se resumen en las palabras tan a menudo repetidas por la heroína de Orleans: “¡Viva Cristo, que es el Rey de los francos!”……

    Verás que en este texto, que no está completo, se ve que se ensalzan las virtudes cristianas de Santa Juana: pureza, misericordia, sencillez, amor a la Virgen y a la Eucaristía, etc.

    • Virtudes que son las que la hacen Santa; y no el ir a matar ingleses en nombre de Dios, como hay algunos que pretenden hacer entender. Estaba muy orgullosa de su virginidad y también era muy devota del Sacramento, que no la dejaran confesar ni comulgar era una como una tortura física para ella.

      De todos modos al Santo Padre Pío X le corregiría un detalle: ella no fue a defender su patria, porque Francia no era su patria. Ella nació en Lorena y ese territorio no pertenecía a Francia en su tiempo. De hecho ella misma lo dijo con las siguientes palabras; “por amor de Dios he dejado yo mi patria y he venido a este país de Francia…”

      He ahí por qué el montaje nacionalista orquestrado en torno a Juana en el siglo XIX no es más que una manipulación histórica: ella no era francesa ni consideraba Francia como su patria; pero sí luchó por ella porque, según decía, Dios se lo había ordenado. Los franceses pueden estar orgullosos de que una Santa luchara por su causa, pero ella, francesa, no era; aunque actualmente Lorena sí pertenezca a Francia.

      • Muchisimas Virtudes Piadosas tenia Juana… Por eso apesar de que muriera en la hogera como una bruja … se ganaba a su vez el cielo puesto que moría rezándole al crucifijo que un monje le sostenia en alto

        • Si para ganar el cielo sólo hubiera que morir rezando delante del crucifijo, más de un farsante se hubiera allí “destrangis”, ¿no crees, Robert? No, son sus virtudes las que le ganaron el cielo.

  3. Muchas gracias Ana. Personaje sin duda notable y elevado por la “grandeur” francesa a categoría de heroina legendaria, personajes de lso cuales los gobernantes se han servido a lo largo de los siglos para enaltecer el orgullo patrio y mandar en muchas ocasiones a pueblos y ejércitos a destinos fatales.
    Por otra parte un familiar que era boy scout me comentó que se la tenía como patrona de muchas de las marchas que realizaban. No sé si tienes noticia de algo de esto.

    • Con todo los respetos a los franceses como ciudadanos y a Francia como país; todos sabemos que si hay algo de lo que han pecado y mucho, es de puro chauvinismo. El nacionalismo francés es quizá el más presuntuoso de todos los nacionalismos; siendo cierto que todo nacionalismo es así. Pero llegar al extremo de convertir a una piadosa campesina lorena que decidió colaborar con el país vecino en guerra merced a unas revelaciones personales; en una guerrera nacional y heroína de esa patria que no era la suya; dice mucho de la construcción de algunos mitos nacionales decimonónicos.

      Y sí, tienes razón al decir que ella es la patrona de los boys y girls scouts. Ten en cuenta que ella encabezaba un ejército y ya se sabe que los ejércitos van de acá para ella, siempre en marcha, mientras dura un conflicto. Se entiende entonces la relación, aunque sea de mal gusto por su eminente sabor bélico.

      • Una duda más Ana, sobre lo que dicen del ejército de Juana en algunas biografías piadosas suyas claro esta dicen que Santa Juana aunque lideraba el ejército jamás asesino a nadie, ¿ es esto cierto? que solo se dedicaba a ser la porta estandarte y a dirigir el ejército.

        • Quizas esas biografía no estén del todo equivocadas considerando que ella era una humilde pastora que lo unico que sabia utilizar era un callado

        • Claro, ahí está el tema de la farsa decimonónica: Juana de Arco no fue una guerrera ni una soldado… fue simplemente una campesina vestida con armadura. Aprendió sólo a montar a caballo, pero ni sabía luchar ni luchó nunca. Su espada no se tiñó de sangre y se limitaba a ser portaestandarte y al liderazgo moral; que de las operaciones tácticas se encargaban los expertos. Además para una vez que se atrevió a infiltrarse en la batalla y a subir por una de las escalerillas de asedio, le ensartaron una flecha en el hombro que casi la mata.

          Juana no era guerrera, sólo era una muchacha piadosa inspirada que fue colocada al frente de un ejército para inspirar fervor y ánimo en las tropas. Las mujeres no podían combatir en la Edad Media.

  4. Esta super Interesante este articulo mi mas sentidas Felicitaciones, y concuerdo con que juana fue una chica que ninguna mujer de su tiempo hizo y que por eso se hizo una gran heroina, pero deveria ser conocida como una heroina de la Iglesia, mas no solo de francia como algunos tratan de hacer.

    • Gracias, Jhonatan, por tu apreciación :) Héroes y heroínas de la Iglesia son todos los Santos y Santas de Dios… en el caso de Juana en principio tendría su ironía; porque fue la Iglesia quien la quemó, pero…

  5. Bueno,yo no creo que debamos ir al otro extremo y tratar de quitarla como “Heroina o Salvadora de Francia”,no creo que haya nada malo en ello.
    Sobre que Lorena no perteneciera a Francia en aquella epoca creo (sinceramente) que es lo que menos importa.
    Los franceses la tienen en gran estima,quiza no en la manera que deberian tenerla,pero es lo que hay.

    • Yo de verdad que no gano ni pierdo nada con que sea lorena o francesa. Pero como era lorena, digo que es lorena; pues esa es la realidad histórica. No se puede decir que fuera francesa y agenciársela como propia; se la puede querer y respetar lo mismo reconociendo abiertamente que era extranjera.

      • En eso concuerdo contigo Ana, nada de malo tiene que sea de una u otra nacionalidad sus aportes hechos a Francia se le pueden y deben seguir reconociendo de la misma forma, aqui en mi país por ejemplo uno de nuestros heros de la Independencia, Francisco Xavier Mina era natural de España, nacido y criado en la península y vino desde allá a combatir por la insurgencia y no por no ser nativo de estas tierras se le honra y reconoce menos su aporte sino al contrario. Y aproposito añadiendo a lo de Juana, yo siempre eh dicho que Santa Juana es d los santos que más me impresiona por su trascdencia me atrevería a decir que es una de las santas mas conocidas del catolicismo, se han hecho peliculas, series, comics de su vida, y hace dos años hasta un videojuego basado en ella!!! cuantas mujeres en el mundo además no dicen ser “la reencarnación” de Juana de Arco o haber sido ella en otra vida, sin duda alguna la humilde campesina de Lorena ha trascendido mucho ,ás allá del simple ambiente religioso, al grado que muchos ni saben que es santa como podemos verlo en la pregunta que inicio este articulo.

        • Claro, André, a mí es que me ponen mala las manipulaciones históricas. Por ejemplo, en España ahora se ha hecho popular una serie de dudosa calidad titulada “Hispania” basada en la resistencia del caudillo Viriato contra las tropas romanas… y ahí te venden que Viriato era hispano, luchaba con hispanos y pretendía defender Hispania. ¡Eso es falsísimo! Viriato era lusitano y en cuanto a la serie, las barbaridades y deformaciones históricas son de escándalo…

          ¿Qué interés en hacer hispano a un guerrero que no lo era? ¿Qué interés en hacer francesa a una Santa que no lo era? Nacionalismo barato, puro y duro, sin reflexión y sin amor por la verdad: lo que se dice chauvinismo.

          La mayoría de los que se entusiasman por Juana de Arco no tienen una visión realista y completa sobre ella, por culpa de este fenómeno. Y es una lástima. Pero ya que se enfaden como más de uno se ha enfadado cuando le dices la verdad… revela lo dañino que es el chauvinismo, vaya.

  6. Sin la ayuda de dios no creo que ni Juana ni nadie pudiese haber obrado tantos prodigios en el campo de batalla . sus acciones estaban guiadas por una fuerza superior que emanaba de su persona . eso me parece a mí , vamos .

    Además , he tenido ocasión de leer las actas del juicio y sus declaraciones destilan una honestidad que asusta , es que no parece humana . sus respuestas son como ráfagas de luz en un mar de iniquidad . qué importa de dónde sea , lo que importa es su ejemplo que , además guarda mucha relación con el de Cristo : su virginidad , su obediencia a dios , su piedad , su fe , su martirio , etc. en fin , que todo habla en favor de su santidad y demasiado han tardado en canonizarla . pocos países pueden presumir de una heroína como Santa Juana de Arco .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>