Los santos y la medicina (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Visión de Santa Catalina de Génova. Lienzo decimonónico italiano.

San Luís Scrosoppi, sacerdote “que fundó la Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia para educar a los jóvenes en el espíritu cristiano”, es recordado en el Martirologio Romano el día 3 de abril. Nació y murió en (4 agosto 1804 – 3 abril 1884). El milagro que ha llevado a los altares al sacerdote friulano Luís Scrosoppi fue la curación de una enfermedad, que al menos en su tiempo, ni se imaginaba que pudiera existir: el sida. El beneficiado, en el año 1996, fue un joven sudafricano. Scrosoppi es por tanto considerado como patrono de los enfermos de sida.

Santa Catalina Fieschi de Génova (1447-1510), Mística, propagadora de la oración en sufragio de las Almas del Purgatorio y co-patrona de los hospitales italianos.

San Felipe Neri (1515-1595) Sacerdote, fundador del Oratorio, iniciador del culto de los mártires de las catacumbas y precursor de la medicina de rehabilitación.

San José de Leonessa (1556 – 1612). Sacerdote de de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, insigne predicador y fundador de hospitales.

San Felipe Smaldone (1848 – 1923). Sacerdote y apóstol de los sordomudos.

Beato Pedro Francisco Jamet (1762 – 1845). Sacerdote y apóstol de los sordos.

Beata María Teresa Haze del Sagrado Corazón (1777 – 1876). Religiosa dedicada a los enfermos y a los que sufren.

Santa Emilia Rodat (1787 – 1852). Religiosa y cuidadora de los enfermos y educadora de sus hijos.

Santa María de la Cruz Jugan (1792 – 1879). Religiosa al servicio de los ancianos enfermos.

Santa Emilia de Vialar (1797 – 1856). Religiosa y cuidadora de pobres y enfermos.

Santa Emilia Rodat, lienzo contemporáneo.

Beata Maria Emilia Tavernier Gamelín (1800 – 1851). Religiosa abierta a la caridad con las mujeres ancianas y enfermas.

Beata Vicenta Maria Poloni (1802 – 1855). Religiosa que vivió bajo la bandera de la Misericordia.

San Francisco Maria de Camporrosso (1804 – 1866). Franciscano que vivió su propia vida como ofrecimiento a Dios por los enfermos de cólera

Beato Pedro Friedhofen (1819 – 1860). Un deshollinador que se convirtió en apóstol entre los enfermos.

Beato José Olallo Valdés (1820 – 1889). Un cubano enfermero, campeón de la caridad.

San Carlos de San Andrés Houben (1821 – 1893). Sacerdote pasionista, confesor buscado por los enfermos.

Beata Maria Rosa Flesch (1826 – 1906). Religiosa misericordiosa con los enfermos en los hospitales y con los heridos en el frente de batalla.

San Fulberto obispo de Chartres y médico

San Agapito médico en el monasterio de Pieczarcy

San Asia, médico y mártir en Nicomedia

San Atanasio médico y mártir legendario de Alejandría

San Barbaciano de Rávena, médico

San Bartolomé médico y abad del monasterio de S. Maria de Poblet

San Blas, obispo mártir de Sebaste, médico y patrono contra los males de garganta.

San Carponio, médico y mártir en Campania

San Casiano de Imola, médico

San Ciro de Alejandría, médico y mártir venerado en Nápoles

San Diomedes, médico venerado en Calabria y en Estambul

San Diomecio el médico, eremita y mártir en el Monte Quoros en Armenia (siglo V)

San Eusebio Papa, mártir, considerado como médico.

San Eusebio obispo de Vercelli, tenido por médico

San Juvenal, obispo de Narni, medico

San Julián de Chipre, tenido por médico

Santa Zenaide, médico y mártir. Icono ortodoxo ruso.

San Julián de Emesa, medico y mártir en Emesa (Fenicia)

San Médico, mártir venerado en Otricoli

San Orestes de Tiana, considerado como medico

San Pablo Iatros mártir en Grecia, tenido por medico

San Papilo, médico y mártir en Pérgamo

San Tallaleo de Jerusalén, médico

San Ursicino de Rávena, médico

San Ivón, obispo de Chartres, médico

San Vulferio médico y mártir en el monasterio de Muoster-St-Jean

San Zenobio obispo de Egea y mártir, considerado como médico

Santa Leonila venerada en Langres (Francia), tenida por médico

Santa Lutgarda de la Abadía de Aywières (B), tenida por médico

Santa Zenaida, quizás era prima del apóstol San Pablo y está considerada como médico

Santos Leoncio y Carpóforo, mártires en Vicenza, considerados como médicos

Santos Ravenno y Rasigo venerados en Bajona y considerados como médicos

Beata Maria de Molokai (1838 – 1918), religiosa asistente a los enfermos de lepra.

Beata Josefa Gabriela Bonino (1843 – 1906) Religiosa fundadora y activista caritativa con el sufrimiento de los ancianos.

Santa Maria Bernarda (Verena) Butler (1848 – 1924) – Modelo virtuoso en el hospital “Obra Pía” de Cartagena.

Beato Juan Maria Boccardo (1848 – 1913). Sacerdote y fundador misericordioso con los enfermos de cólera.

Beato Francisco Spinelli (1853 – 1913). Sacerdote y fundador que veía a Jesús Eucaristía en los enfermos.

Santa María Bernarda (Venera) Butler. Lienzo contemporáneo.

Beato Luís Boccardo (1861 – 1936). Sacerdote misericordioso con los enfermos ciegos

Beata Maria Vicenta de Santa Dorotea Chávez Orozco (1867 – 1949). Religiosa y fundadora de una obra para la asistencia de los enfermos pobres.

Beato Artémides Zatti (1880 – 1951). Agricultor y misionero hospitalario en la Patagonia.

Beato Pedro Jorge Frassati (1901 – 1925). Estudiante activo en los hospitales y en el Cottolengo.

Beata Liudina Meneguzzi (1901 – 1941). Religiosa enfermera en Etiopía entre los enfermos y los heridos de guerra en el Hospital de Dire-Dawa.

Beato Carlos Gnocchi (1902 – 1956). Sacerdote ambrosiano y padre misericordioso con los huérfanos y de los mutilados.

Beato Vicente Esteban Frelichowski (1913 – 1945). Nacido el día 22 de enero en Chelmza, en el norte de Polonia, Vicente Esteban, que ya frecuentaba a los Scouts y posteriormente los estudios de gimnasia, a los dieciocho años entró en el Seminario siendo ordenado de sacerdote el 4 de marzo de 1937 y muy pronto, fue el secretario del obispo. Al año siguiente, fue enviado como vicario de la parroquia de Torun. El 11 de septiembre de 1939, algunos días antes de la invasión de Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, fue arrestado. Enseguida fue liberado pero nuevamente fue hecho prisionero y sufrió una larga serie de traslados. Sin embargo, en todas partes, subrepticiamente celebraba la Misa. El 13 de diciembre de 1940 fue llevado a Dachau, donde, además de consolar a los prisioneros fue capaz de llevarles la comida a los que no tenían nada para comer. En el 1944, una epidemia de tifus golpeó el campo de concentración y don Frelichowski continuó llevando pan y consuelo a los reclusos. Enfermo de tifus y atacado por una pulmonía, murió el día 23 de febrero del año 1945. Fue beatificado por el papa San Juan Pablo II el día 7 de junio de 1999.

Beata Maria (Emma) Eutimia Uffing (1914 – 1955). Con veinte años de edad, Emma, a pesar de padecer una forma de raquitismo, quiso y obtuvo la admisión en la congregación de las Hermanas de la Misericordia. Allí destacó por su humilde laboriosidad al servicio de las hermanas. De ella se recuerda cómo pasaba todo el tiempo libre arrodillada delante del Sagrario. Sirvió a Dios a través de los enfermos, con infinita piedad, bondad y despreocupación por si misma. Posteriormente, murió de cáncer en el mes de septiembre del año 1955.

San Vicente de Paúl. Estampa devocional italiana.

San Vicente de Paúl (1581 – 1660). Nacido en Pouy en Guascogna el día 24 de abril, hasta los quince años de edad estuvo guardando cerdos para poder costearse los estudios. Ordenado sacerdote con solo diecinueve años de edad en 1605, mientras viajaba desde Marsella a Narbona fue hecho prisionero por unos piratas turcos que lo vendieron como esclavo en Túnez. Fue liberado por su propio amo al cual había convertido. De esta experiencia nació en él el deseo de llevar ayuda material y espiritual a los presos. En el año 1612 fue designado párroco en las cercanías de París. En su escuela, se formaron sacerdotes, religiosos y seglares que fueron los animadores de la Iglesia de Francia y su voz se convirtió en una especie de intérprete de los derechos de los pobres ante los poderosos. Promovió una forma simple y popular de evangelización. Fundó a los Sacerdotes de la Misión (Lazaristas) y junto con Santa Luisa de Marillac, fundó las Hijas de la Caridad en 1633. A los sacerdotes de San Lázaro les decía: “Hermanos míos, nosotros amamos a Dios, pero vamos a amarlo a costa nuestra, con el trabajo de nuestras manos y el sudor de nuestra frente”. Gracias a él, la reina de Francia creó el Ministerio de la Caridad y como un “insólito ministro” organizó las ayudas a los pobres a escala nacional. Murió en París el 27 de septiembre de 1660 y fue canonizado en el año 1737.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

3 pensamientos en “Los santos y la medicina (III)

  1. Muchos de estos Sant@s y Beat@s aunque los conocía no tenia ni idea de que estubieran relacionados con la medicina.
    De la lista que he visto en este articulo el que más conocco por asi decirlo es a San Ciro de Alejandria, hace unos meses visite sus reliquias en Napoles y es muy venerado, me llamo la atención la cantidad de exvotos que tiene en unas habitaciones anexas a su tumba, según me dijeron son ofrecimientos que le gente agradecida le deja por algún favor relacionado con alguna enfermedad.
    Otra cosa que queria proponer es que me gustaría que se hablase aquí si no se ha hecho ya de Santa Catalina Fieschi de Génova porque me parece interesante su vida y obra.

Deja un comentario