San Miguel de los Santos, trinitario

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo del Santo (2012), obra del Taller de Restauración Seguranyes de Vic (España).

Miguel Argemir nació en Vic (Barcelona) el día 29 de septiembre del año 1591, siendo sus padres Enrique Argemir, que era consejero de aquella ciudad y Monserrat Margarita Mixana. Era el séptimo de los ocho hijos del matrimonio. Fue bautizado al día siguiente, pero como había nacido el día de la festividad de San Miguel arcángel, se le impuso dicho nombre. Desde muy pequeño fue muy devoto de la Pasión de Cristo y cuenta la tradición que con solo seis años de edad, hizo voto de castidad ante una imagen de la Virgen de los Ángeles que se encontraba en el convento de las dominicas de Santa Clara. A mi entender, esto es difícil de creer porque con esa edad un niño no sabe siquiera lo que es la castidad.
También se cuenta que siendo muy pequeño huyó dos veces de casa para retirarse como eremita en el Montseny (que es un parque natural de la provincia de Barcelona), pero que en ambas ocasiones fue encontrado por su padre que se lo llevó de vueltas a casa.

Aunque antes se había muerto su madre, con solo once años de edad, el día 2 de noviembre de 1602 murió también su padre y desde esa fecha le dice a sus hermanos que quiere ser religioso, pero estos se dedicaron a recorrer los conventos de su ciudad para convencer a sus superiores que no lo admitieran; así que él se tuvo que poner a trabajar en dos tiendas de mercaderes de telas.

Como en el año 1603, por ser muy joven, no fue admitido en el convento de los franciscanos de Vic, se marchó a Barcelona y en agosto de ese mismo año fue acogido en el convento de los trinitarios, donde el maestro de novicios era el Venerable Pablo Aznar. Después de tres años de noviciado y por consejo de Fray Jerónimo de Deza, se fue al convento de San Lamberto de Zaragoza donde hizo la profesión simple el día 30 de septiembre del año 1607.

Allí se encontró con Fray Manuel de la Cruz, que era un trinitario descalzo residente en Pamplona pero que había ido a Zaragoza para ordenarse; y este fraile le dio a conocer la mayor austeridad de la rama de los trinitarios descalzos, por lo que con el permiso de sus superiores, el 28 de enero de 1608 marchó al convento de los trinitarios descalzos de Oteiza, en Navarra. Allí y posteriormente en Madrid, conoció aun mejor la Reforma de la Orden que había realizado San Juan Bautista de la Concepción y que había sido aprobada por el Papa Clemente VIII en el año 1599, así que repitió un año de noviciado e hizo la nueva profesión como trinitario descalzo el 29 de enero del año 1609 en la ciudad de Alcalá de Henares.

Capilla del Santo en su casa natal de Vic, España.

Estuvo en varios conventos: Alcalá de Henares (Madrid), La Solana (Ciudad Real), Campos de Montiel (Ciudad Real), Sevilla y Baeza (Jaen) y estudió teología en Salamanca y Baeza. En estos conventos empezaron a manifestarse en el joven Miguel algunos fenómenos místicos, llegando a entrar en éxtasis en la iglesia, en el coro e incluso en el refectorio del convento y fue entonces cuando sus superiores lo enviaron a Sevilla para que fuera reconocido y examinado por unos sacerdotes, expertos en el reconocimiento de este tipo de fenómenos. Ellos determinaron que los fenómenos eran sobrenaturales.

En el año 1615 fue ordenado de sacerdote en la ciudad portuguesa de Faro y sus superiores creyendo que un religioso así podría ejercer un maravilloso apostolado dentro y fuera del convento, le encomendaron determinados trabajos especiales. Por eso, fue elegido Vicario del convento de Baeza y posteriormente, Ministro del convento de Valladolid donde entonces se encontraba la corte del rey de España. En Baeza realizó numerosísimas conversiones, pues su vida y sus éxtasis daban a sus palabras un algo especial que llegaba a los estudiantes de su universidad, a los nobles y a los miembros de las clases más humildes y hacían que estos acudieran a los confesionarios para recibir la absolución. Y eso que él, en un exceso de modestia que le impedía aparecer en público, no quería predicar y solo lo hizo de forma habitual después de cumplir los treinta años de edad.

En la corte del rey en Valladolid fue muy estimado llegando a ser el favorito del rey Felipe III, el cual, al igual que toda su familia, lo consultaban cuando tenían algunos problemas espirituales.
Durante toda su vida se dedicó a la oración y a la penitencia; era muy devoto de la Eucaristía y más de una vez entró en éxtasis en el momento de la consagración en la Misa. Fueron especialmente numerosos sus éxtasis en los conventos de La Solana y Sevilla.

Detalle del húmero del Santo, venerado en la capilla de su casa natal en Vic, España.

A consecuencia de unas fiebres tifoideas, murió con treinta y tres años de edad en el convento trinitario de Valladolid el día 10 de abril del año 1625. Había predicho la fecha de su muerte. Fue sepultado en el convento de la Trinidad de Valladolid y durante la desamortización de Mendizábal, la iglesia del convento se convirtió en parroquia y allí continúa sepultado.

Fue beatificado el 24 de mayo de 1779 por el Papa Pío VI y canonizado por el Beato Papa Pío IX, el día 8 de junio de 1862, fiesta de Pentecostés, junto con los Santos mártires del Japón.
San Miguel de los Santos, que había completado sus estudios en las universidades de Salamanca y de Baeza, bajo la dirección de los más grandes teólogos de la época, escribió también una obra titulada “La tranquilidad del alma”, que es un cántico espiritual. Su festividad se celebraba el día 5 de julio pero en la última edición del Martirologio Romano, se pasó al 10 de abril, día de su muerte.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

16 pensamientos en “San Miguel de los Santos, trinitario

  1. Antonio

    Eso de Trinitarios Descalzos ¿Es una rama reformada de los trinitarios? Algo así como los carmelitas y los carmelitas descalzos? y si fuese así ¿Estas reformas son fruto de la reforma de Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz?

    • Emmanuel,
      San Juan Bautista de la Concepción, que vivió entre los siglos XVI y XVII, reformó la Orden Trinitaria estableciendo la rama de los Trinitarios Descalzos, reforma que fue aprobada con el breve “Ad militantes Ecclesiae” del papa Clemente VIII, en el año 1599.

      Esta reforma no tiene nada que ver con la que hicieron Santa Teresa y San Juan de la Cruz entre los Carmelitas.

  2. A este Santo lo conocí gracias a Harold, que le tiene mucho cariño y además tiene un altar consagrado en su querida parroquia de Sant Jaume de Barcelona; altar que tiene encastrada una pequeña reliquia suya; foto de la cual creo haberte enviado ya, amigo Antonio.

    Por otra parte, siempre me ha llamado la atención que se le llame San Miguel “de los Santos” y no San Miguel Argemir, que sería más apropiado. ¿Quizá es porque fue el primer San Miguel perteneciente al grupo de los Santos, es decir, el primer San Miguel que no era el Arcángel archiconocido? Pero ahora existen muchos otros Santos y Beatos de nombre Miguel. Uno lo vimos hace un par de días.

    • Fue el nombre que tomó al realizar los votos.
      Y es que merecía ese nombre: el decreto de canonización dice textualmente que “fue uno de aquellos amantes de la virginidad que, a semejanza de Elías, Eliseo y Juan, como afirma el Crisóstomo, solamente se diferencia de los ángeles en que tienen un cuerpo mortal”. Yo creo que este elogio no solo lo es por sus virtudes, sino incluso por su nombre.

      Y no es el primer santo de nombre Miguel, excluyendo al arcángel:
      Miguel de Calcedonia (siglo IX), Miguel el Sabaita (siglo VII), Miguel de Sinnaba (siglo VIII) y muchos otros, o sea, que no es el primero.

  3. Gracias Antonio.Siempre me ha producido desconfianza estas historias en las que niños de corta edad ya se manifiestan respecto a cosas como la castidad y su deseo de ser religiosos. Vaya, casi me parece un chiste que se utilicen estos detalles para ensalzar la santidad de los personajes de los que aquí relatamos sus historias.

    • No te extrañes, porque hay niños que desde chicos juegan con cosas de santos: procesiones, estampas, altares, etc. Todo depende del ambiente donde se críen.
      Yo los he visto con mis ojos y no he sido yo, ¿eh?, jajaja.

  4. Pues yo si fui uno de ellos Antonio jajajaja. Pobre de mi madre que en paz descanse cómo la mortifiqué con eso. Pero eso de la castidad ni a los 12 años sabía que onda con eso.

    • Yo también fui de esas niñas y también por eso he mortificado mucho a mi madre (que Dios la conserve muchos años y mi más sentido pésame por la pérdida de la tuya, Emmanuel) que incluso llegó a temerse que yo fuera para monja. Pero no iban por ahí los tiros, vaya.

  5. Me ha encantado este articulo Antonio,y espero poder indagar algo mas en cuanto pueda sobra la vida de este santo trinatario,gracias. 😉

  6. Ana Maria que mi madre goce de la Presencia de Dios después de 16 años de adenocarcinoma. Y la extraño mucho apenas será un mes de que el Señor la llamó a su presencia. Ella también temió mucho de que hubiese sido sacerdote y que aún no lo descarto. Pero Dios dirá.

  7. Antonio me ha gustado mucho tu articulo de hoy, ya tenia yo gana de conocer la vida de este Santo.
    Lo conocí al igual que Ana María por nuestro amigo Harold y después de leer algo sobre su vida ya no me puse a indagar algo mas de su santa y mística vida.
    No conocía la estancia de este Santo en La Solana ( C. Real), este pueblo esta muy cerca del mio y ademas yo tengo familiares allí ¿sabes Antonio si aun se conserva algo de él allí como por ejemplo alguna reliquia, capilla dedicada, iglesia?

    PD: El otro dia Antonio visite el pueblo natal de Santo Tomas de Villanueva, que es Fuenllana y esta muy cerca de Villanueva de los Infantes ( C .Real), allí unas señoras muy amables me enseñaron la Iglesia y tengo muchas fotos para ti de la reliquia de S. Tomas, la pila bautismal, algunos objetos que uso en la liturgia etc. Te los pasare por correo electronico cuando tenga un ratillo.

    • El antiguo convento trinitario de la Solana es la actual iglesia de San Juan Bautista, que fue reconstruida en el año 1970. No te puedo asegurar si allí se conserva algo de él.

  8. Antonio de nuevo muchas gracias por eset articulo poco es lo que sabía sobre este santo y jamás había visto una imagen suya pues aca en México la orden de los trinitarios nos es muy ajena, aun el mismo San Juan de Mata no es común de ser visto por aqui en los templos, un gran santo me llamo mucho la atención el que no quisiera predicar abiertamente hasta después de sus 30 años, curioso.

    • El, en realidad, era un místico y le gustaba más la soledad del convento. Eso unido a su modestia hace que no se dedique a la predicación hasta esa edad y seguro que lo hizo por obediencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*