Martyrium: arrastre

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Grabado de Émile Bayard (s.XIX) que representa a una mujer no identificada (¿Santa Quinta? ¿la reina Brunequilda?) siendo arrastrada atada a un caballo.

Otra atroz forma de tormento y castigo era arrastrar a una persona por el suelo, atada a carros, colas de caballos, bueyes o asnos, y llevarla así por campo y ciudad hasta que se agotara la sed de violencia de quien solía concebir estos horrores. El cuerpo, que estaba desnudo y podía ir boca arriba o boca abajo, sujeto por manos, pies o cabellos, quedaba muy pronto lacerado y destrozado por la fricción violenta contra el suelo y el impacto contra piedras, esquinas o superficies duras. No se solía sobrevivir a ello, ya que constituía una auténtica carnicería, y el que salía de ello era inmediatamente rematado. Sucedió mas con frecuencia en el contexto de motines o linchamientos anticristianos.

Santa Quinta: noble matrona alejandrina, que llevada por la fuerza a sacrificar y negándose a ello, fue atada a un caballo y arrastrada hasta destrozarla por las calles de Alejandría en Egipto. Como al final del recorrido aún respiraba, la remataron a pedradas.

Santa Gliceria: mártir de Heraclea que, por romper una estatua de Júpiter, fue arrastrada y apedreada por la multitud.

Santa Alena de Forest (18 de junio): según la tradición, fue hija de un noble belga que, enfurecido cuando supo de su conversión al cristianismo, mandó a sus hombres a capturarla, quienes la arrastraron por el suelo y le arrancaron un brazo ante su resistencia, por lo cual murió desangrada.

Santa Bárbara: (4 de diciembre): arrastrada primer por su padre y esclavos, fue luego perseguida y azotada por las calles de Nicomedia, en cuanto caía al suelo era arrastrada y golpeada hasta que se levantaba.

Santa Engracia: (16 de abril): fue arrastrada por las calles de Zaragoza atada a las colas de dos caballos. El cuerpo quedó muy malherido pero se dio orden de detener aquella carnicería a tiempo para proseguir luego con diferentes tormentos.

Santa Bárbara arrastrada por las calles. Detalle de un fresco de Lorenzo Lotto (1524), Oratorio Suardi, Trescore (Italia).

Santas Justa y Rufina (19 de julio): las ataron por los brazos a la parte trasera del carro del gobernador y arrastradas así por la pedregosa Sierra Morena. Llevaban ya los pies destrozados por una previa exungulación y se desplomaron pronto, no pudiendo hacer el camino de retorno, por lo que las cargó el magistrado en su carro.

Santa Lucía: (13 de diciembre): la tradición dice que se quiso conducirla a un prostíbulo para forzarla a la prostitución, pero que al no lograr moverla del sitio donde estaba le ataron varias cuerdas a diversos hombres fornidos y yuntas de bueyes, que tironearon para tratar de arrastrarla, lo que fue en vano.

Santos Verísimo, Máxima y Julia (1 de octubre): hermanos mártires de Lisboa, fueron atados a unos caballos y arrastrados así por toda la ciudad.

En las supuestas revelaciones privadas que Santa Filomena hizo a una religiosa italiana, la mártir comentó que Diocleciano la había hecho arrastrar por las calles de Roma y que si sobrevivió a ello fue porque de noche fue sanada por ángeles en su celda, donde la habían arrojado para dejarla morir; pero como con todo lo que se relaciona con esta santa, ni es creíble ni vale la pena afirmarlo con rotundidad.

San Saturnino arrastrado por un toro (registro inferior). Iglesia de Nôtre-Dame du Taur, Toulouse (Francia).

Respecto a santos varones, cabe destacar a San Saturnino, que fue atado a los pies de un toro furioso y arrastrado, de modo que se reventó el cráneo al golpearse contra unos escalones y murió enseguida. Esto probablemente se daría en más de un caso. También cabe mencionar a San Félix de Girona, que sufrió idéntico tormento, pero siendo arrastrado por un par de asnos; así como a San Isidoro de Quíos y San Andrés Bobola.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “Martyrium: arrastre

  1. Acostumbrado a leer esta serie de artículos en los que nos estás relatando las barbaridades que somos capaces de hacer los seres humanos contra nuestros semejantes, llega un momento en el que, por terrible que sea el nuevo tipo de martirio que describes, ya parece que uno se hace insensible ante estas atrocidades.
    Ante este sentimiento de insensibilidad, hay que reaccionar y ponerse en el lugar de la persona que así fue martirizada y preguntarse cómo habría actuado yo.
    Está claro que tuvieron que estar soportados por una fuerza mayor que la de los propios verdugos: la fe en Cristo.

    • Este tipo de salvajadas son más propias de linchamientos y palizas populares que de una tortura sistemática y programada, la que, en mi humilde opinión, es realmente difícil de soportar. Pero cuando una turba furiosa te empuja, te tira y te arrastra, poco hay que hacer en contra de ello. Sin duda Cristo les sostendría, pero es poco probable que una vez ya en ello, tuviesen ocasión de echarse atrás.

  2. A veces creo Antonio que ha de existir alguna especie de coraje en los mártires para soportar con valentía los tormentos. Que de “dulces tormentos” como a veces uno suele leer no tienen nada.

    Yo pienso que este coraje que unido junto al amor de Cristo los hace ser valientes. Este coraje creo yo surge por la injusticia al ver la tiranía de quienes (los/nos) persiguen.

    Me pregunto ¿Cuánto tardaría en morir uno con semejante martirio? Me supongo que como buen geólogo Antonio tendrá que ver el tipo de terreno al que se enfrenta uno; que ni por muy plano que se encuentre o lleno de escombros deja de ser menos doloroso.

    Morir por medio de una descarga de balas será un martirio en cuanto a muerte ¿Menos doloroso? En comparación con los quemados vivos, por los que murieron aplastados, decapitados…

    Ana María espero no desviar el tema. Quiero abrir un pequeño paréntesis. Sobre los Sanfermines en Pamplona. Qué tiene que ver San Saturino en cuanto a la tradición de los encierros, se creó para honrar ¿a San Saturnino?, que también murió como un mártir, siendo arrastrado por el suelo por varios toros. ¿Se celebra a San Fermín o a San Saturino? Y si es a San Saturino ¿Qué tiene que ver San Fermín en esto? ¿También murió arrastrado por toros?

    • Emmanuel, el santo patrón de Pamplona es, en efecto, San Saturnino de Tolosa, que murió arrastrado por un toro. Pero ojo, no nos confundamos, como bien dice su nombre, la fiesta de los Sanfermines está dedicada a San Fermín de Amiens, obispo mártir, que no murió arrastrado por toros ni nada parecido, sino decapitado. No tiene nada que ver un Santo con otro. El tema de los toros es simplemente por esa bárbara tradición española que muchos se empeñan en conservar, nada que ver con el martirio de un Santo que no es el protagonista de esa fiesta, aunque sea el patrón de la ciudad.

  3. Ana muchas gracias de nuevo por esta serie tan interesante que nos ayuda a comrender muchos de los martirios que tantas veces hemos leido en las vidas de los santos.

  4. De verdad que es una forma de martirio terrible.
    No olvidemos tampoco a varios martires de la persecucion religiosa en España durante la guerra civil que fueron atados a un coche y llevados de una poblacion a otra,luego rematados a tiros.

    • He de decir, Abel, que desconozco los casos que mencionas. Entre mi elenco de mujeres mártires de la Guerra Civil no me consta todavía que ninguna sufriera un maltrato así; por lo que deduzco que te estarás refiriendo a los varones. Si quieres, dame nombres concretos y con mucho gusto los añado a mi artículo. 🙂

  5. Esta serie es muy ilustrativa, aunque terrible…gracias por continuarla hermana!

    Acerca de san Santurnino, estuve en la ciudad de Toulouse, donde cuenta la tradición que sufrió el tormento. La calle por donde el toro arrastró al santo es llamada “de Taur” y hay una capilla llamada “Notre Dame de Taur”, al final de la calle está construida la basílica a Saint Sernin, donde se dice que finalmente murió. Me recordó el estar mirando la calle imaginando tal escena…

    • Así es, hermana, la tercera imagen corresponde a esa Notre-Dame de Taur. No sabía que era capilla, cuando recogí la foto de Internet estaba identificada como “iglesia”. Gracias por el dato 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*