San Besarión, obispo mártir de Smolyan

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo aportado por el consultante.

Pregunta: Compré en una Iglesia Ortodoxa Griega un icono. Quisiera saber de quién es la imagen. La compré hace pocos días en una visita a la Iglesia Ortodoxa Griega en La Habana, Cuba. Soy un pastor evangélico bautista y teólogo interesado en el mundo de los íconos antiguos. Mil gracias. Cuba

Respuesta: Cordiales saludos, es un placer tener a un hermano protestante entre nuestros consultores. Visto el icono, yo aseguraría que se trata de San Besarión, obispo de Smolyan (Bulgaria) que padeció el martirio durante la dominación otomana. Es verdad que la Iglesia ortodoxa venera a otros dos santos con este mismo nombre, ambos obispos de Larissa, pero mi opinión es que se trata de este. Veamos una síntesis de la vida de este Santo, que la Iglesia Ortodoxa en Bulgaria conmemora con el título de Nuevo Hieromártir.

Besarión fue obispo de la pequeña ciudad de Smolyan, en el sur de la actual Bulgaria, en tiempos del reinado de Mehmed IV. El imperio otomano supuso la dominación y persecución de las minorías religiosas, especialmente la ortodoxa cristiana, hasta el punto de que los fieles se veían obligados a refugiarse en bosques y montañas ante las feroces matanzas y deportaciones que la comunidad sufría a manos de los dominadores turcos. Quemaron la iglesia de San Pedro y San Pablo, la residencia del obispo (o mitropolia), la escuela de teología y todos los libros. Ante todo esto, Besarión se encargaba de fortalecer y animar a sus fieles en medio de la persecución y aunque los turcos intentaron capturarlo, él consiguió escapar acompañado por un numeroso grupo de fieles.

Los turcos mataron a muchos hombres, mujeres y niños que no estaban dispuestos a aceptar la fe musulmana y que no pudieron huir. Ancianos, viudas y niños pequeños se vieron obligados a huir a los bosques (como he dicho antes) y allí, desfallecer de hambre y de cansancio. Algunas mujeres capturadas fueron sometidas a todo tipo de infamias que es mejor no describirlas.

En 1699 muchos cristianos de Smolyan, junto con su obispo, cruzaron la región de Raykovo para encontrar un lugar seguro. Allí estuvieron un año intentando conseguir ayuda, pero nadie acudió a socorrerlos. Y así, en la madrugada del 29 de julio de 1670, mientras el obispo realizaba sus habituales visitas a los fieles, fue capturado por una banda de furiosos otomanos, tras un infructuoso intento de protegerle por parte de diez fieles ortodoxos que le acompañaban.

Icono ortodoxo búlgaro del Santo venerado en su catedral de Smolyan, Bulgaria.

Sus secuestradores los ataron, se los llevaron y a él le dijeron, sin ambages, que si quería salvar su vida debía convertirse al Islam, lo cual hubiese supuesto un golpe mortal a la comunidad de Smolyan, pues el obispo era su pilar y fuerza. Pero Besarión respondió convencido: “Quien ama la Divina Verdad es inamovible en su fe. Mi muerte me hará inmortal ante Dios”.

Su calvario había comenzado. Los turcos lo desnudaron y atravesaron su cuerpo con objetos punzantes, al tiempo que le iban arrancando trozos de carne, muy lentamente, para causarle el mayor dolor posible. Besarión permanecía silencioso y absorto en oración, mientras la sangre manaba a borbotones de su cuerpo. Después, tomaron unas barras de hierro y lo golpearon tan salvajemente que perdió el sentido. Esperaron pacientemente a que se recuperara, y luego, sin piedad, le fueron cortando trozos del cuerpo con cuchillos, le quemaron la cabeza con un hierro ardiente y todo ello mientras se burlaban de él y le ridiculizaban de todas las maneras posibles.

No satisfechos con esto, y buscando como degradarle aún más, lo llevaron, desnudo y ensangrentado, por las calles de Smolyan. Un turco surgió de la multitud que había acudido a verlo pasar y le apuñaló en el pecho. A continuación todos empezaron a apedrear el cuerpo caído, hasta que lo mutilaron y desfiguraron completamente. Así murió el Santo obispo Besarión, el 29 de julio del año 1670. Luego entregaron el cadáver a la comunidad cristiana y le ordenaron enterrarlo en un jardín cerca de la plaza central de la ciudad.

Como es natural, el santo obispo fue venerado como mártir desde ese mismo momento, aunque su culto no trascendió la región, ni pasó de inmediato a constar de forma universal en el calendario hagiográfico de la iglesia búlgara; hoy, si lo está. El obispo Párteno de Levka lo incluyó en su obra “Las Vidas de los Santos Búlgaros”, publicada a mediados del siglo XX.

Los episodios de este triste período de la historia búlgara forman parte de todo un género literario y artístico conocido como “el tiempo de la despedida”, o sea, el momento en el que empezó la división entre los hermanos de una misma nación en dos religiones distintas, la cristiana y la musulmana. De este hecho se ha escrito mucho, se han hecho romances y cantos populares y recientemente se ha realizado una película. Los búlgaros islamizados en aquellos años fueron llamados “pomaki”. Actualmente en Bulgaria viven unos doscientos mil musulmanes búlgaros.

Vista de la catedral de San Besarión en Smolyan, Bulgaria. Fuente: www.bulgariatrevel.org

El Santo tiene una catedral dedicada en la misma Smolyan, la cual se inauguró en el año 2006 y de la que adjuntamos una foto. La fiesta de este Nuevo Hieromártir es el día 29 de julio.

Antonio Barrero y Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

20 pensamientos en “San Besarión, obispo mártir de Smolyan

  1. Entre los santos Ortodoxos que he ido conociendo gracias a los artículos de este blog. San Besarion es el que más me ha llamado la atención por su firmeza por permanecer en silesio y absorto en la oración.

    Antonio, Ana María ¿Se conservan sus reliquias?

    • Emmanuel,
      Como hemos dicho en el artículo, los turcos ordenaron a los seguidores del santo que cavaran una tumba en un jardín cerca de la plaza de la ciudad de Smolyan y que allí lo enterraran.
      Yo he buscado información en multitud de sitios, incluida la Eparquia de Smolyan y nunca he encontrado nada sobre sus reliquias, lo que me da a entender que posiblemente se les perdiera el rastro.

    • Eso de que un mártir permanece “silencioso y absorto en oración” mientras le torturan es un recurso lírico muy típico de las passio, pero lógicamente es muy poco creíble. Más cuando te están arrancando pedazos del cuerpo en vivo.

      • Ana María me refiero a que no dicen nada. No predican nada o hablan a la multitud.

        A pesar de que en las Sagradas Escrituras nos dice “No se preocupen por lo que dirán…”

        • Pues en ese caso no sé… Porque los occidentales somos más rolleros? Jajaja ahora en serio, hay que tener en cuenta que el Islam es también una religión proselitista y no le hubiesen permitido predicar: a quienes hacían tal cosa les cortaban la lengua, y recuerda a San Ramón Nonato…

  2. Que martirio mas cruento y monstruoso,y encima despues entregan el cuerpo para que lo entierren,¿que querrian,que les dieran las gracias?.
    Lastima una vez mas que no se conserven sus restos (o no hayan sido localizados).

    • Pues aunque parezca paradójico, Abel, casi podriamos considerar un detalle por parte de los turcos el hecho de que dejaran que los cristianos sepultaran el cadáver. En muchísimos otros casos, lo impedían y tiraban a lugares donde no se pudieran encontrar.

      Y otra cosa: en las Iglesias Orientales están dedicando grandes esfuerzos para encontrar los restos de algunos santos que se saben más o menos donde están sepultados. No es nada extraño que la Iglesia Búlgara se lo plantee y lo consiga.

  3. Lo siento, pero el icono no es del San Besarión búlgaro, si no del Griego, del primer obispo de Lárisa que lleva ese nombre.

    • Amigo Nicolás,
      Cuando se nos envío este icono para que lo identificáramos, al verlo y leer el texto tuvimos claro de que se trataba de un San Bessarion obispo, lo que nos hizo descartar a los dos santos anacoretas que llevan el mismo nombre. Pero claro, sabíamos que existían tres santos obispos con el mismo nombre: uno búlgaro y dos griegos (no hacemos mención de los neomártires de la época comunista).

      El texto estaba en griego lo que podía hacer que nos inclináramos por identificarlo con uno de los dos santos obispos de Larissa que llevan el mismo nombre, pero hemos visto muchos iconos griegos escritos en este idioma pero de santos no griegos y ¿por qué no podía ser un caso de estos?

      Buscando más información iconográfica encontramos que mientras que San Bessarion de Smolyan siempre aparece con la mano derecha en actitud de bendecir, los de Larissa aparecen con las dos manos sobre el libro de los evangelios.

      Nos llamó mucho la atención el que siendo obispos no estuvieran representados vistiendo el “sakkos”, sino el “felonion”. Es verdad que antiguamente, las casullas de los patriarcas y metropolitas estaban cubiertas con multitud de cruces y en base a esto se les llamó “polystaurion”, que no era nada más que un “felonion” cubierto de cruces y que en las pinturas servían para hacer distinguir a un obispo de un sacerdote y también es verdad que este hecho aparece más en los países de cultura helénica que en los eslavos, pero no es exclusivo y sobre todo, son representaciones muy antiguas.

      Como los dos santos de Larissa son de los siglos XV-XVI (San Bessarion I fue elegido en el 1490 y San Bessarion II, lo fue en el 1527) no nos pareció que el aparecer representado con el “polystaurion” fuera concluyente, máxime cuando también hemos visto algún icono de este santo búlgaro vestido en esta indumentaria (http://www.synodinresistance.org/Theology_en/E3d5003IeromartysBissarionAK297.pdf) y por eso nos pusimos en contacto con una buena amiga rumana, licenciada en arte y pintora de iconos para que nos diera su opinión. Ella también se decantó por San Bessarión de Smolyan y por eso, ayer que fue su festividad, hemos escrito sobre él.
      De todos modos, más adelante, escribiremos sobre los dos metropolitas de Larissa.

      • Antonio, lo siento mucho por la amiga iconógrafa rumana pero se ha equivocado.

        Los iconos búlgaros, a no ser que estén escritos antes del S. XIX, llevan siempre la leyenda en cirilíco. El icono de San Besarión Metropolita de Lárisa, tiene una caráctrística muy marcada, los rizos del pelo, semejantes a los de San Jorge, con los dos “mochetes” que le salen a los lado de la nuca, y vamos esto es de manual, barba corta y castaña. Y estoy segurísimo porque tenemos el mismo icono en la parroquia, traido por griegos de Lárisa, capital de la Tesalia y muy cercana a los monasterios de Meteora.

        En el siguiente link se puede ver el icono de San Besarion II de Lárisa, que según Dionisio de Furna se representa como a San Gregorio Palamás:

        http://www.forum-orthodoxe.com/~forum/viewtopic.php?t=1496

        Pongo un link a una tienda de iconos griegos para que podáis verlo también:

        http://www.pantanassa.org.au/SAINT-BESSARION-ARCHBISHOP-OF-LARISA-GREECE-6717-P1024.aspx.

        En concreto el icono de San Besarión de la lámina que compro este sr en Cuba está pintado por los iconógrafos de la Skite de San Efraim en Atenas y tengo una igual en estos momentos delante de mí.

        Los iconos de San Besarión de Smolyan tienen una carácterística, la arquitectura que aparece al fondo que es muy típica de los iconos de los nuevos mártires pues así identifica el lugar del martirio, así ocurre también con San Jorge de Ianina, y luego el color del pelo y la barba larga entrecanoso, con amplio felonio y desde luego, como ocurre en el icono de la catedral de Smolyan, con la leyenda cirílica.

        Los Obispos no comienzan a utilizar el Sakos, al igual que la mitra, hasta después de la caida de Constantinopla, de hecho son las vestiduras imperiales.Hasta hoy en día muchos obispos por ejemplo en Serbia o algunos de Constantinopla usan el felonio, con o sin cruces y el gran omorphion cuando no celebran de pontifical.

      • Bueno, yo creo que la solución pasa por escribir sobre los obispos de Larissa que nos faltan; sí, pero determinar cuál de ellos es el del icono, es prácticamente imposible.

        • No, Meldelen, la iconografía es casi una ciencia exacta, te lo digo yo, que soy iconógrafo y hieromonje. Es muy raro que un icono se salga de los cánones. Una cosa es que pueda haber iconos con una cierta influecia occidental como la palma del icono de San Isidoro de Chios, pero los iconos están hechos de tal forma que cualquiera al verlos reconoce al santo o misterio representado. No tengo ninguna duda.

          Además el icono es una lámina impresa de la casa Apergis de Atenas, que es una de las más importantes de Grecia.

          Más ocurre una cosa y puede ser qu por ahí venga la confusiön de la iconógrafa rumana. En Rumanía es muy venerada santa Paresqueva la Nueva cuyas reliquias están en la catedral de Iassi. Sin embargo, no hay ninguna casa de reproducción de iconos en Rumanía. Qué hacen? Pues bueno, tomán el icono que imprimen en Apergis de Santa Paresqueva de Roma que es a su vez muy venerada en Grecia y montan iconos con ella de Santa Paresqueva de Iassi. Así te puedes encontrar iconos de Santa Paresqueva Romana convertidos en iconos de los de la Iassi, pero con un atributo exclusivo de la romana: una copa parecida a la de santa Lucía con dos ojos. Y lo mismo ocurre con los del Monje san Teodoro y San Ioan el nuevo de Suceava.

          Lo mismo puede ocurrir con el de San Besarión. Aunque la diferencia iconográfica es más que evidente si se compara el griego con el Búlgaro.

          hay que tener en cuenta que el iconógrafo no es un pintor occidental, el escribe los iconos como un oficio eclesiástico y se ciñe en todo momento a los cánones y modelos establecidos. No hay lugar a la “inspitación” occidental.

          • Te agradezco mucho que me instruyas en estos aspectos en los que; es obvio, no estoy lo suficientemente formada. La iconografía occidental es bastante menos precisa y por eso es más complejo interpretarla; sin duda yerro al intentar interpretar la ortodoxa con las herramientas que acostumbro para la católica.

  4. A great life of a saint about whom I didn’t know anything until now, thanks Antonio and Ana Maria. It is indeed very difficult to believe that he didn’t say a word, but quite usual in the synaxaries. What it really means, that it is hard to know… Should we understand it literally or literarely, that is almost a question of faith. Important is the fact, that he supported this torture without begging for mercy, I think that is the point. As there will be seen in the martyrdom of Constantin Brancoveanu, the Voivod of Wallachia. He “didn’t say a word”, but his younger son begged for mercy.
    In any case, an important opportunity to know how the islamization in Balkans started here: under terror and pain, which could not be endured by all the people. Sad, but true, not all the human can be martyrs. But the ones who resist are like pearls.

  5. Pues interesante el articulo sobre este San Besarion un nmbre que jamás habia escuchado, y más que interesante el que sea un protestante el que haga la pregunta es el que un protestante este interesado en los iconos, con el desprecio que muchos de nuestros hermanos protestantes les tienen a las imágenes es de sorprender enormemente, y que suerte la suya de encontrar un icono de este Santo, yo cuando fui a la catedral Ortodoxa de la Habana el icono que consegui fue uno de San Nicolás de Myra, que personalmente me gusta mucho.

    • André, dentro de lo que denominamos “protestantismo” hay toda una gama de posicionamientos; por ponerte un solo ejemplo, desde quienes creen en la virginidad de Maria hasta quienes la niegan y aun combaten.
      A mi no me extraña tanto que un hermano protestante se interese por la identificación de un icono. Pudo hacerlo por simple curiosidad, es verdad, pero también puede existir un trasfondo religioso.

  6. Nicolás,
    Después de todo lo que nos has explicado en tus comentarios, solo me queda darte de veras las gracias, rogarte que nos sigas documentando sobre temas relacionados con las Iglesias Ortodoxas y prometerte que escribiremos sobre los dos santos obispos de Larissa.

    • Se hace lo que se puede, Antonio, pero no es cosa rara el confundir a veces un santo con otro. Por eso es bueno consultar un libro llamado El Manual de los Pintores, de Dionisio de Furna. Se puede encontrar en Inglés y en el se detalla como se debe pintar cada santo, pasaje evágelico, fiesta… de manera que si existe alguna duda se consulta y se aclara enseguida. Este es el libro de cabecera de los iconógrafos y es muy útil para los estudiosos del arte porque da las pautas para la identificación clara de los iconos bizantinos.

      Espero los artículos de los dos grandes Santos de Lárisa. Que ellos intercedan por nosotros.

  7. Muchas gracias por este artículo escrito a dos manos de un San Besarión al que desconocía y cuyo ejemplo me parece merecedor de santidad. Respecto a su Catedral tiene ciertos parecidos arquitectónicos con la Basílica de San Vicente de Lieja, o al menos así me lo parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*