San Isidoro de Quíos, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo (s.XIX). Iglesia de Petrokokkinou Kampou, Quíos (Grecia).

El día 14 de mayo, en la fragante isla de Quíos (Χίος), la isla de Homero e Hipócrates, situada en el Mar Egeo, es venerada la memoria de San Isidoro, que bañó con su sangre la gloriosa e histórica tierra de esta bendita isla del Mar Egeo, convirtiéndose en el primer mártir que regó y consolidó el árbol de la fe cristiana.

Es un mártir muy popular, venerado en todos los países ribereños del Mediterráneo como protector de los marineros y, aparte de Grecia, es muy venerado por los coptos que lo consideran, como a San Jorge, un caballero intrépido. Existe una “passio” probablemente escrita en Quíos en el siglo V, en el que se dice poco, pero lo poco que se dice parece muy verosímil.

Durante el reclutamiento de las milicias ordenado por Decio, Isidoro fue enrolado en Quíos a las órdenes del comandante de la flota romana. Allí, en Quíos, él se puso en contacto con la comunidad cristiana de la isla, conoció la doctrina de Cristo y se bautizó. El estaba a cargo de la intendencia de la flota y por envidia, el centurión Lucio lo denunció ante el comandante Numerio, el cual intentó convencerlo para que renegara y ofreciera sacrificios a los ídolos. Como su fe fue inquebrantable y la defendía con firmeza, le arrancaron la lengua, fue torturado terriblemente y encarcelado. Finalmente fue decapitado.

El martirio tuvo lugar el 14 de mayo del año 250, bajo el imperio de Decio, por lo que este valeroso y joven soldado, se convirtió en un brillante ejemplo y en un punto de referencia para los mártires, obispos, ascetas y pueblo que posteriormente nacieron y vivieron en la isla de Quíos, la cual había quedado santificada con su sangre.

Fue sepultado honoríficamente por un amigo suyo llamado Amonio y en su sepulcro se produjeron tantas curaciones que en tiempos de San Gregorio de Tours (573-594) sobre él existía una gran basílica y dentro de ella un pozo, donde se decía que había estado su cuerpo. Esto lo comenta San Gregorio en su obra “De gloria martyrum”.

Existe otro documento de la segunda mitad del siglo V, que es la “Vita” de San Marciano, que era sacerdote y ecónomo de Santa Sofía y que cuenta que parte de las reliquias de Isidoro, fueron dadas en custodia a Marciano y que este, entre los años 457 y 460, las sepultó en una capilla construida junto a la iglesia de Santa Irene en Constantinopla. Esta y otras noticias de esa misma “passio” nos llevan a una segunda “passio” de San Isidoro, que fue escrita en Constantinopla mucho tiempo después.

Hallazgo del cuerpo del Santo. Mosaico bizantino en la capilla del Santo, Basílica de San Marcos de Venecia, Italia.

En ella se dice que San Isidoro había nacido alrededor del año 230, en el seno de una noble familia pagana de Alejandría aunque él era cristiano. Que enrolado en la flota romana, al llegar a la isla de Quíos, fue denunciado ante Numerio, que antes de decapitarlo, lo interrogó y martirizó. Que su padre fue llamado y llegó a la isla a fin de convencer a su hijo para que abandonara la fe cristiana y volviera a la fe de sus padres, pero sus intentos no obtuvieron ningún resultado. A tanto llegó la obstinación del padre que incluso llegó a maldecir a su hijo y le dijo a Numerio que lo torturara sin piedad. También se dice que fue azotado con nervios de buey pero no se menciona que le cortaran la lengua. Entonces, Isidoro fue atado a unos caballos que lo arrastraron a lo largo de la ruta que va desde el pueblo de Neochori hasta la ciudad de Quíos, que es la capital de la isla. Bárbaramente herido y ensangrentado, se mantenía en su fe, por lo cual, fue decapitado. Después de ser sepultado provisionalmente por Amonio, una matrona efesina llamada Mírope, encontró el cuerpo del mártir en un lugar luminoso y lo sepultó con honor. Pero enterado Numerio de este hecho, detuvo a Mírope, la llevó delante de él y la torturó cruelmente encerrándola posteriormente en una cárcel, donde como consecuencia de las heridas, entregó su alma al Señor. Mírope fue sepultada junto a Isidoro y es honrada como virgen y mártir, celebrándose su festividad el día 2 de diciembre.

Es verosímil que Isidoro fuese alejandrino en cuanto que su nombre como el de Amonio, son claramente egipcios (compuestos por “Isis” y por “Amón”, que son divinidades egipcias). San Dionisio alejandrino en su carta a Fabio menciona entre los mártires de Alejandría en tiempos de Decio a un Isidoro y se cree que se trata de este, aunque San Dionisio dice que el tal Isidoro murió en la hoguera. Existen otras “passios” coptas, más fabulosas y escritas en romance, que fueron publicadas en la Analecta bolandista XXXII, en el año 1913.

Vista de la urna con las reliquias del Santo, veneradas en la catedral de Quíos, Grecia.

Dice una tradición popular griega que gracias al glorioso martirio del protomártir de Quíos, Isidoro, los lentiscos del sur tienen ese agradable aroma típico de la isla, ya que fueron santificados por el ensangrentado cuerpo de este atleta de la fe; por eso lloran y dan esa fragancia. Las llamadas lágrimas de San Isidoro (así las llaman los fieles ortodoxos) son famosas en toda la región y forman parte del patrimonio cultural de la isla. Ya desde el martirio del santo se inició en la isla el cultivo sistemático de este lentisco, abundante en más de una veintena de aldeas del sur de la isla y que ha llegado a ser incluso una fuente de ingresos para las mismas.

Ocho siglos después del traslado parcial de reliquias a Constantinopla, en el año 1125, en tiempos del emperador bizantino Juan II Comneno (1118-1143), los venecianos conquistaron la isla de Quíos y robaron las reliquias de San Isidoro que allí permanecían, llevándoselas a Venecia, donde las pusieron en una capilla con su nombre en el interior de la Catedral de San Marcos. Este robo es contado por el mismo autor del hurto, un tal Cerbano Cerbani. Un caso más de robo de reliquias a nuestros hermanos ortodoxos, flagrante como todos los otros, y que desde luego han contribuido en mucho a las malas relaciones entre ambas iglesias a lo largo de muchos siglos. Ahora, en parte, se está reparando el daño realizado. Otras reliquias del santo son veneradas en Zadar (Croacia) y en Martorell (Barcelona).

En el siglo VIII, se construyó en Roma una iglesia en su honor situada entre la Puerta Tiburtina y la iglesia de San Eusebio. De esta iglesia habla el Anónimo de Einsiedeln y a la misma también se refiere un fragmento de un obituario anglosajón que se conserva en Mónaco y que es de la primera mitad del siglo VIII. Fuera de Grecia, se le han dedicado numerosas iglesias.

En el año 1967 y después de numerosas gestiones realizadas por el metropolita Iakovos de Mitilene ante la jerarquía católica, el cardenal Urbani se comprometió a devolver parte de las sagradas reliquias. De esta manera, se colmaron las ilusiones de los creyentes de Quíos, pues las reliquias eran devueltas 842 años después de haber sido sustraídas por los venecianos. Así, el domingo 18 de junio de 1967, festividad de Pentecostés, llegaron parte de las reliquias del protomártir al puerto de la capital. Fueron trasladadas solemnemente a la Santa Iglesia Catedral de los santos Menas, Víctor y Vicente, donde permanecen y son veneradas por los fieles. Anualmente, el día 14 de mayo se celebra en esta magnífica e histórica catedral, la memoria de este santo, participando en dicha celebración tanto el obispo como el conjunto de fieles que conforman la comunidad ortodoxa de Quíos.

Vista por satélite de la isla griega de Quíos, lugar de martirio del Santo.

El glorioso martirio del protomártir de Quíos, quién es considerado localmente como santo patrono de los panaderos, contribuyó a la amplia difusión de su nombre así como a la erección de numerosos templos en su honor. La iglesia parroquial de Vrontados, erigida entre los años 1887 y 1890, lleva su nombre. Esta iglesia fue ampliada en el año 1953 agregándole una nave lateral puesta bajo el patrocinio de Santa Mírope. Hay iglesias por toda la isla: en Tallaros Campou, Kardamada Campou, Neohori, Nenita, Kallimasia, Armolia, Pyrgi, Mesta, Lishi, Elata, Komi, Dafnonas, Koini, Agios Georgios Sikousis, Avgonima, Parparia, Amades y Paragkli. De hecho, en Neohori, donde se sitúa el lugar exacto del martirio de San Isidoro, este día es su gran fiesta y se celebran sus famosos “alogodromies”, que son una especie de carreras de caballos.

Existe una tradición popular que vincula a San Isidoro con la salud y con el hierro y es por eso por lo que los fieles le hacen ofrendas de objetos de hierro implorando la salud del cuerpo y del alma. Son numerosos los milagros atribuidos a su intercesión y existe en la isla una tradición oral que dice que gracias a él y a San Antimo de Quíos (1869-1960), los pacientes se curan visitando el monasterio de la Panagia de la Salud.

También se atribuye a la presencia de las reliquias del santo en Venecia en el año 1348, el que los venecianos se salvaran de una terrible plaga a la que se vio afectada la ciudad. La intervención milagrosa de San Isidoro hizo que los venecianos tomaran conciencia del valor de su intercesión y es por eso por lo que le dedicaron una capilla en la catedral de San Marcos, capilla que está adornada con unos magníficos mosaicos.

Icono ortodoxo griego en plata donde el Santo aparece montado a caballo.

San Isidoro de Quíos tradicionalmente ha sido celebrado el día 14 de mayo. Así consta en los menologios y sinaxarios bizantinos, en el Synaxarium Constantinopolitanum, en el Calendario eslavo y en el Palestino-georgiano. Pero también es celebrado el 15 y el 21 de mayo y el 4 de noviembre: calendario del Sinaí, calendario de Rabban, calendarios mozárabes y franco-hispanos, etc.
El Martirologio Jeronimiano lo conmemora el 14 de mayo, el Martirologio Romano, el día 15 de mayo y el 5 de febrero y podríamos seguir mencionando otros muchos ejemplos. Hay quienes afirman que la conmemoración del 5 de febrero es de origen griega y pudiera corresponder al día del traslado de parte de las reliquias desde Quíos a Constantinopla en tiempos de San Marciano.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

24 pensamientos en “San Isidoro de Quíos, mártir

  1. A éste mártir lo conocía a través de su benefactora, Santa Mírope, de la cual me hubiera gustado escribir un artículo y ahora ya no sé si dará; porque no hay mucho que añadir a lo que tú ya comentas de ella.

    De nuevo me “pasmo” porque estuve en San Marcos de Venecia y no pude apreciar dicha capilla. No sé a dónde estaría yo mirando.

    Ya que mencionas el nombre del Santo, es griego y significa “regalo de Isis”, en efecto, aunque, teniendo en cuenta lo expandido que estaba el culto de esa diosa egipcia por todo el Imperio Romano ya en tiempos de las persecuciones, no necesariamente el llevarlo revela un origen alejandrino. Fíjate si no en nuestro San Isidoro de Sevilla, que lleva el mismo nombre y era hispano.

    • Yo opino que San Isidoro procedía de Alejandría porque cuando llegó la flota romana a la isla de Chios en tiempos de Decio, Isidoro venía embarcado en ella y porque demás es de notar el culto que le rinden los coptos y las varias “passios” coptas escritas sobre él.

      Con respecto a la Basilica de San Marcos de Venecia, ¿qué decir?. El bellísimo sarcófago blanco de San Isidoro está al fondo de la capilla que lleva su nombre y que está completamente pintada con frescos de estilo bizantino, lo normal en todo el Duomo veneciano.

      Y sobre Santa Mirope, seguro que buscas información suficiente sobre ella como para que nos puedas regalar un buen artículo. Yo me comprometo a buscar una foto que tengo de las antiguas tumbas de ambos en Chios.

  2. Antonio la imagen del santo en el primer icono que aparece me recuerda mucho a San Expedito,solo le faltaba el cuervo bajo su pie (por cierto que de San Expedito creo que dudabas de su existencia).
    Gracias por el articulo y haber si prestais mas atencion a las santas ortodoxas,que apenas se han hablado de unas cuantas en el blog 😉

    • Abel,
      En septiembre saldrá un artículo donde se contestan a algunas pequeñas preguntas y en él se habla de San Expedito.

      Y no digas que no se han escrito artículos sobre santas especialmente veneradas por las Iglesias Ortodoxas; te recuerdo algunos artículos escritos por mí: Santa Sofía de Suzdal, Santa Nino de Georgia, Santa Teodora emperatriz, Santa Irene de Crysovalantou, Santa Parasceve la Joven…., y algunas otras. Y Ana María también ha escrito sobre algunas mártires.

      • Jajajaja, Abel, todas las mártires de la Antigüedad son también mártires ortodoxas, porque no hay cisma hasta 1054. Todas las Santas y mártires veneradas antes de esa fecha son compartidas por ambas iglesias y, ¡anda que no he escrito artículos sobre ellas!

        Y en cuanto a Santas después del Cisma, he escrito de Santa Marcela de Quíos, Mitrut nos ha escrito sobre Santa Filotea de Arges; y hay muchas más planificadas. No te preocupes que por eso no será 😉

        • Cuando me refiero a santas ortodoxas me refiero a SANTAS ORTODOXAS,esto es;canonizadas por la iglesia ortodoxa,no estoy hablando de antes del cisma,creo que me habia explicado claro,hay que ver…. 🙁

          • Abel,
            Te entendí y prueba de ello es que la primera que te relaciono es Santa Sofia de Suzdal.

          • Tranquilo, Abel, yo también te había entendido. Pero me ha parecido necesario hacer esa aclaración. Y la prueba es que yo también te he mencionado Santas canonizadas por la Iglesia Ortodoxa y te he prometido muchas más.

    • Gracias Antonio. También había yo encontrado ciertas similitudes con la imagen de San Expedito que se venera de forma casi bulliciosa en la histórica Iglesia del Temple de Valencia. Este es un ejemplo de devociones aún hoy muy seguidas en nuestra ciudad.

  3. Antonio

    El último ícono que adorna el artículo sobre el santo. Nunca había visto un ícono semejante. Parece ser solo la cabeza del santo pegada en una especie de metal. Creo que a ese arte le llaman de repujado.

    • Este tipo de iconos recubiertos de una plancha grabada de plata repujada es muy común en las Iglesias Ortodoxas, pero sobre ese tipo de arte, que quizás se llame “repujado”, te podría documentar mucho mejor nuestra compañera Ana Maria.

  4. Me ha gustado mucho el artículo de San Isidoro de Chios y es verdaderamente gratificante en este verano tan caluroso donde los días de asueto duran tan poco.

    Sólo un detalle, de los lentiscos de San Isidoro en Kios se hacen las famosas Loukumis de Kios, dulces parecidos a las gominolas pero que tiene como base esta resina. Son deliciosas y… en ocasiones milagrosas.

    Siempre que voy a Grecia es uno de los sitios a los que intento acercarme. Lo que si que me ha asombrado es que exista una reliquia suya en Martorell.

    Los iconos con revestimiento de plata son muy comunes en los grandes santuarios ortodoxos. Normalmente el proceso es el siguiente si alguien recibe un favor por intercesión del Santo o la Panaghía, se ofrece cubrir una parte del icono de plata: la aureola, las manos, los pies. hasta que el icono queda recubierto completamente. En otras ocasiones se encarga de una vez este revestimiento. El caso más antiguo, conocido y documentado de esto es de San Juan Damasceno, que después de que la Madre de Dios sanara la mano que le habían cortado por escribir a favor del culto a los iconos, añadió al icono que veneraba en su oratorio una mano de plata. Este icono se encuentra en el monasterio de Hilandar, en el Monte Athos y es conocido como la Panaghia Triejerousa, la de las tres manos.

      • Gracias Nicolás, por la información sobre los iconos.
        Cuando estaba preparando el artículo sobre San Isidoro, también me extrañó el saber que en Martorell había una reliquia suya. Por mucho que he intentado conseguir una foto, ha sido imposible aunque bien es verdad que un amigo mío catalán, que se informó, me dijo que allí estaba y que era un regalo recibido desde Venecia.

        Y otra cosa: si vas nuevamente por Grecia y traes de esas gominolas de Chios, acuérdate de nosotros, ¿vale?

  5. Que interesante la vida d este Santo nunca lo habia escuchado y me gusto mucho y sobre todo el saber que de este si tenemos certeza de su procedencia y martirio, igual los iconos me han parecido muy bellos y una duda Antonio no se si tu la sabras, pero veo que en el primer icono San Isidoro lleva una palma como se suele representar a los martires en occidente, yo crei que en oriente no se usaba la palma para los martires ¿a que se debe?.
    Por otro ado igual me ah parecido muy interesante la explicación de Nicolás sobre los iconos revestidos de plata, aqui sucede algo similar pues mucho se acostumbra que a los santos que hacne milagros llevarles piernas, manos, brazos, corazones de metal en especial de oro y plata en agradecimiento.

    • El icono lleva la palma porque es del siglo XIX y tanto en este siglo como en el XVII y XVIII hay una fuerte influencia occidental en la iconografía abandonándose los cánones eclesiásticos y adquiriendo cierto barroquismo más que evidente sobre todo por influencia de la escula cretense. A partir del siglo XX se vuelve otra vez al canon bizantino sobre todo por la gran influencia de los iconógrafos de la ermita de Santa Ana del Monte Athos.

      Entre los ortodoxos tambien está la costumbre de llevar pequeñas placas de plata y oro en los que se representan distintas partes del cuerpo o la figura de un hombre o mujer y que se llaman “támatas”. En este link se pueden ver: http://www.travelblog.org/Photos/3002838

      • Muchas gracias por la explicación y las pequeñas partes son muy parecidas a las usadas aqui en México, aunque aqui no son una como tablita sino es solo en contorno de la figura de un hombre una mujer, pierna, ojos etc, y aqui se conocen como “milagritos” o “exvotos”.

  6. I also didn’t know about Saint Isidor. A great martyr with nothing “smaller” than Demetrius of Thesalonica or St. George or Minas or Theodor Stratilatos. That shhows me one more time the greatness of these martyrs who protect us.
    Once on the steps at the Faculty of Theology in Frankfurt an protestant colleague asked me why we need so many saints. I annswered that we don’t “need” as they believed. They aren’t “necessary” as God, they are not venerated as small local gods, but like heroes, like examples how to live a christian life. And these examples we need very much.
    Saint Isidor, pray for us

      • Desde el 14 de mayo de 1987 se celebra como Solemnidad litúrgica a San Isidoro de Quíos en la Abadía Cisterciense de San Isidro de Dueñas. Su culto se perdíó durante cerca de 15o años, pues no había documentación que avalase la identidad del Santo, se tendía a confundir con San Isidro Labrador. Esa documentación se perdió en la época de la Guerra de la Independencia (1808-1812) contra los franceses, así como reliquias importantes que había en el Monasterio. Sólo en época reciente, como comento desde 1987, la investigación laboriosa recuperó que la titularidad auténtica del Monasterio es San Isidoro de Quíos, lo de Dueñas viene por la proximidad al pueblo palentino con igual nombre, o tal vez aluda a la existencia primitiva (s. VII) a la existencia de un Monasterio de monjas próximo a esta ubicación, aunque también pudiera tratarse de un Monasterio dúplice, siendo el de monjes dedicado a San Martín; son hipótesis no confirmadas. Lo cierto es que el culto a nuestro Mártir y militar llegó a sta zona de España, vía por Francia, en el siglo mencionado. El Monasterio en la actualidad, gracias a Dios, cuenta con reliquias del Santo.

Deja un comentario