San Juan Nepomuceno Neumann (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Tapiz de la beatificación del Santo, año 1963.

Parte III. Superior, Fundador y Obispo; una vida de entrega
Otra cruz para este noble y celoso Misionero son las casas de placer. Cada iglesia que se levantaba era ocasión para construir cerquita de ella una taberna donde se daba toda clase de desórdenes y escándalos. Le tocaba en cierta ocasión atender una de esas iglesias por una breve temporada y al comprobar estos abusos no pudo reprimir su desaprobación. Pero a sus quejas se responde con carteles que pegados a los muros invitaban a nuevos bailes y diversiones que coincidían con los horarios de las festividades religiosas.

Se acercaban una de las más solemnes por tratarse de la festividad Patronal, y un domingo antes de la misma advirtió desde el púlpito que si no se suprimían tales escándalos tan contrarios al espíritu cristiano de la comunidad, abandonaría la parroquia sin celebrar la Fiesta. Confiando en que su bondad se sobrepondría a la amenaza, los interesados de tales diversiones continúan preparándolo todo con propaganda y quedan todos sorprendidos el día de la Fiesta al ver a la puerta del templo un coche. Interrogan al cochero y éste les responde: “Tengo orden de llevarme al sacerdote ya que ustedes le han faltado tan groseramente. Por eso ha decidido él dejarlos”. Enterada la población, corren al encuentro de Neumann hombres, mujeres y jóvenes. Lo encuentran con valija en la mano, presto a subir al coche y entonces estallan las lamentaciones y corren las lágrimas. Pero él, con tono decidido les explica: “Se los advertí con tiempo; no ahorré en súplicas y oraciones para poner fin a estos escándalos, y como nadie me ha escuchado me veo en la obligación de irme”. Enterado el tabernero a tiempo, acude presuroso y se humilla y pide perdón, pero también la licencia para la celebración del baile aunque fuera por última vez, ya que los gastos de la preparación habían sido considerables. Todo es inútil: Neumann esta resuelto a impedir que se ofenda a Dios y que los cristianos pierdan sus buenas costumbres. Por fin, el baile se suprime, y el tabernero en vista de que el negocio no le va andar en este lugar, se va a otro pueblo.

La poca correspondencia no arredra al padre Juan, que sigue recorriendo en todas direcciones su parroquia, instruyendo a jóvenes y niños, predicando a los grandes y, sobre todo ofreciendo a todos el buen testimonio de su ejemplo.
El padre Pax, que tan bien lo conoce, comentará más tarde: “Era espectáculo admirable ver a este joven y sabio sacerdote dirigirse alegremente de una a otra de las estaciones misioneras cargando a su espalda su matalotaje. A lo largo de los caminos llenos de nieve o de barro caminaba alegre viendo a veces pasar a su lado vehículos que lo ignoraban; y otras, rehusando los ofrecimientos que le hacían las gentes más consideradas para subir a sus carruajes, declarando que era fuerte para viajar a pie”. Pero había ocasiones en que sus fuerzas traicionaban su coraje.

Escudo episcopal del Santo, con su lema PASSIO CHRISTI CONFORTA ME.

Habiendo celebrado en un solo día dos fiestas con predicación y celebración de la Santa Misa en dos lugares distantes uno de otro recorriendo los trayectos por caminos enfangados se sintió tan mal que hubo que buscar cama y recibir los cuidados del médico. Recuperadas sus energías, vuelve a su vieja costumbre y un día emprende a pie un largo viaje para arreglar una unión concubinaria de una pareja de feligreses. No valió el consejo de uno de sus amigos para que desistiera de hacerlo. Cuando regresó de arreglar aquella situación, apareció en un estado tan lamentable que parecía un mendigo con sus ropas destrozadas y los zapatos deshechos; tal era su amor por la salvación de la almas…

En 1845 conoce al Beato Francisco Javier Seelos cuya amistad fue una ayuda decisiva en la Aventura Redentorista de Norteamérica. En 1847 es nombrado Visitador o Superior Mayor (Viceprovincial) de los Redentoristas en Estados Unidos, cuyas casas dependían de la Provincia Belga. El Padre Provincial Federico Von Held dice de él: “Es un gran hombre en el que la piedad se une a una personalidad fuerte y prudente”. El padre Neumann recibe esta tarea mientras la fundación norteamericana está atravesando por un periodo difícil de adaptación, así que nombra a padre Seelos como maestro de novicios en septiembre de 1847. Su gobierno duro dos años y lo deja en manos del padre Bernardo Hafkenscheid. Las Casas Redentoristas para ese momento estaban preparadas para convertirse en Provincia Autónoma de la Congregación, hecho que ocurrió en 1850.

Monseñor Kenrick, obispo de Filadelfia, es trasladado como Arzobispo de Baltimore, ¿Quién ocupara el Obispado de Filadelfia?, Monseñor Kenrick junto con otros eminentes sacerdotes y obispos, le proponen al Papa Pío IX el nombre del padre Neumann para que asuma dicho ministerio, dadas sus dotes lingüísticas, intelectuales, y humanas sin contar con sus grandes virtudes. El Santo Padre con el beneplácito de todos nombra a este sencillo misionero como pastor de la Iglesia Diocesana de Filadelfia. Es consagrado como tal, en Baltimore el 28 de marzo de 1852, por el mismo Mons. Kenrick; el padre Neuman contaba con cuarenta y uno años de edad.

El Santo, fundador de las Hermanas Franciscanas en Filadelfia, EEUU. Ilustración decimonónica.

Mons. Neumann está al frente de una diócesis territorialmente grande y en vías de un notable desarrollo. Con la experiencia del misionero le preocupa mucho la educación como fundamento de la vida social y espiritual de su rebaño y es por eso, que lo primero que hace es organizar una red de Escuelas Católicas, (siendo el pionero en la Educación Católica en el país), incrementa en la diócesis el número de escuelas católicas. De las dos que existían, gracias a él se incrementaron a cien. Es por esta necesidad que con tres mujeres terciarias franciscanas, Mons. Neumann funda a las Hermanas de la Tercera Orden de San Francisco, siendo el humilde obispo quien recibe sus primeros votos y quien redacta las Constituciones.

Antes que llegara como obispo existía el Seminario Mayor pero con él florecerá grandemente. Comienza la obra de la edificación de su sede episcopal: la Catedral de San Pedro y San Pablo y de otras ochenta iglesias más erigidas por él.
Entre 1854 y 1855 parte a Europa para hacer su visita “Ad Limina” y grande fue su alegría cuando fue invitado por el Beato Pío IX a la ceremonia de la Proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción, siendo Mons. Neumann quien sostuvo el libro donde el Papa leyó tal proclamación solemne, en aquél memorable día del 8 de diciembre de 1854. La Congregación del Santísimo Redentor que honraba tal privilegio de María como su segunda protectora, estuvieron representados por este insigne hombre en tan importante solemnidad.

Después fue a su tierra natal donde fue recibido por sus paisanos que le hicieron un grato homenaje. Visitó al Emperador quién le dió un importante donativo para la conclusión de su catedral y sus obras diocesanas.

Regresó a su amada diócesis, para seguir trabajando por sus fieles. Siguiendo las huellas de su padre San Alfonso María de Ligorio, se sirvió de los medios escritos para llegar a más gente, llegando a publicar numerosos artículos en las revistas y periódicos de inspiración católica de su tiempo. Llegó a publicar dos catecismos para el pueblo y ya antes de ser nombrado obispo publicó una Historia de la Biblia para uso escolar.

Figura que contiene los restos del Santo. Santuario del Santo en Filadelfia, EEUU.

La vida entregada a Dios y a sus criaturas tenía que recibir su recompensa, siendo llamado a la gloria eterna el 5 de enero de 1868, teniendo cuarenta y ocho años, cayendo exánime en una de las calles de Filadelfia, antes de que se le pudiera siquiera administrarle los últimos Sacramentos. El Papa Juan XXIII quiso beatificarlo pero le sorprendió la muerte y lo hizo el Beato Pablo VI el 13 de octubre de 1963; canonizado por el mismo Pontífice el 19 de junio de 1977.

Tacho de Sta. María

Bibliografía:
– Taller de Profundización: Espiritualidad Misionera Redentorista, Cap. 20, Julio de 2000. San Luis Potosí, S.L.P. México
San Juan Neumann, Ricardo Baztán, Artigraf., Buenos Aires, 1977.

Sitio web consultado: www. cssr.com

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “San Juan Nepomuceno Neumann (III)

  1. De nuevo reitero que fue un hombre admirable y digno de imitar. Sólo discrepo de una cosa con él y es su espíritu combativo contra las fiestas y los bailes. Yo soy bailarina -de hecho anoche mismo realicé una actuación con cuatro amigas en las fiestas de la urbanización de mi novio- y no considero para nada que mi actividad ofenda a Dios y perjudique a los cristianos. Lo que hacemos es amenizar y animar al público para que tenga un rato de distracción; no somos casquivanas ni provocadoras.

    En las fiestas religiosas también hay bailes folclóricos y danzas populares, y fíjate, ahí ninguna autoridad eclesiástica se mete con ellas, al contrario, las alienta. Pero la danza es la danza, el baile es el baile, y se haga en honor de lo que se haga, sigue siendo danza, baile y jolgorio; y no veo dónde está la ofensa. Imagino que es la mentalidad de la época y no se puede culpar al Santo de pensar como los obispos de su época, pero aparte de esta incongruencia de danzas religiosas sí, pero profanas no; también apuntar que usar estos ejemplos del pasado para seguir recriminando los bailes de la actualidad no tienen ningún sentido tampoco.

    • Ana Maria,
      No te vayas al siglo XIX para creer que había obispos que combatían los bailes. En pleno siglo XX, el cardenal Segura, arzobispo de Sevilla, condenó con “entredicho” a todo un pueblo por haber celebrado un baile donde las parejas se agarraban. Hasta que no levantó el “entredicho”, en ese pueblo no se pudieron administrar los sacramentos, celebrar misa, realizar funerales, etc.
      Como verás, no se podía ser más retrógrado y, aunque soy mayor, a ese cardenal llegué a conocerlo, luego no hace mucho tiempo de esto.
      Retrógados aun hoy mismo los hay.

      • Pues no entiendo la estupidez de semejante actitud. En Algemesí, como ya visteis los que tuvisteis la amabilidad de leer el artículo, honramos a nuestra patrona con danzas folclóricas, unas que son religiosas y otras que son profanas, y sólo un tonto las condenaría; de hecho, por algo han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.

        La danza, el canto, la música, el arte… son manifestaciones de la capacidad del ser humano para crear belleza, ya sea a la honra de Dios o a la de los demás. Lo que no se puede hacer es censurarlo porque la gente se divierte con ello.

        • Estimados amigos creo que hay una pequeña confusión… No es que el Santo condenara el la fiestas profanas lo que condenaba era imprudencia y con ello la falta de respeto a Dios…al querer que los encargados de dichos festejos lo hicieran a la misma hora de los servicios religiosos, pues la fiestas se hacian precisamente para honrar a Dios y a sus Santos pero si se le ponia mas atencion a la fiesta y no a la fe pues tenía toda la razon para condenarlo. Creo que si la fiesta hubiera sido cambiado simplemente de horarios pues nuestro santo ahi andaria compartiendo con los feligrese….. Eso Me recuerda una anecdota de San Juan Maria Vianey ese señor no le gustaban los bailes y ponia el ejemplo de Salome y San Juan Bautista, pero no por eso le gustaba la recreacion le gustaban la bandas de musico que amenizaran las fiesta religiosas de su parroquia.

          • A mí esa perogrullada de Salomé y San Juan bautista también me la soltaron para condenar mi danza y para condenarme a mí como bailarina. Lo siento, pero no acepto esas condenas y juicios tan arbitrarios e injustos, movidos por la doble moral y la estrechez de mente. Sobretodo si sólo atacan las danzas profanas mientras aprueban las religiosas.

  2. Tacho,
    Ante todo, darte las gracias por estos tres artículos en los cuales has recopilado la vida de este gran santo obispo misionero prácticamente contemporáneo nuestro, dándonos cantidad de datos y contándonos numerosas anécdotas ocurridas durante su vida pastoral.

    Si te soy sincero ya lo conocía aunque no con la profundidad con la que tu nos lo has presentado: buenísimo estudiante, inteligentísimo en el dominio de las lenguas y las ciencias, de una claridad de ideas que llaman la atención desde su niñez, infatigable seguidor del Maestro desde pequeño, amable con propios y extraños, pobre y humilde, dialogante, comprensivo, suave pero al mismo tiempo enérgico, pastor incansable entregado por completo a sus fieles, constructor para servir y no especular, obediente durante toda su vida aunque llegase al episcopado, realmente un modelo de nuestro tiempo.
    ¡Cuánto podemos aprender de él, incluso quienes tienen su misma responsabilidad episcopal y se dedican más a la politiquería que al cuidado de su grey!

    Se podría escribir un artículo más, solo echándole elogios, pero tú realmente nos lo has presentado, desmenuzando claramente todas las etapas de su vida y creo que lo has hecho perfectamente, por lo que te lo agradezco de veras.

    Quizás por mi deformación profesional, hay algo que me ha llamado mucho la atención y que me hubiera gustado profundizaras algo más, aunque entiendo que entonces hubiera sido excesivamente largo el capítulo donde lo hubieras hecho.
    Has dicho que desde los once años le atraía la botánica y que incluso cuando estudiaba filosofía con los monjes cistercienses de Hohenfurt, seguía interesado en esta ciencia, que más tarde le sería muy útil para curar a los enfermos en los lugares donde no existían ni médicos ni farmacéuticos.

    Son muchos los monasterios que se han dedicado a investigar sobre las plantas medicinales y la preparación con ellas de remedios naturales para curar las enfermedades y supongo que sería allí donde profundizaría en el aspecto curativo de la botánica. ¿Tienes algún dato más sobre esto?

    Quiero terminar recordando la oración que la iglesia recita en el día de su festividad:
    “Señor, luz de tu pueblo y pastor de los hombres, que dentro de la Iglesia has confiado a san Juan Nepomuceno la misión de apacentar a tu pueblo con su predicación y de iluminarlo con su vida y su ejemplo; concédenos por su intercesión, guardar íntegro el don de la fe que nos legó su palabra y seguir el camino que nos marcó su ejemplo. Por Cristo nuestro Señor. Amén”.

    • Estimado Antonio:
      siento no tener mas datos de sus aptitudes sobre botanicas pero en cuanto tenga mas datos te por seguro que te lo tendre…. cuando tuve acceso a esta información hace mas de 10 años, nos concentrabamos en su espiritualidad y en su relacion con las mision alfonsiana. Pero prometo buscar mas datos.
      Si mas… Saludos!

  3. PUES ME PARECIO MUY BUENA LA RESEÑA DE ESTE SANTO, COMO DIJE ANTERIORMENTE SE NECESITAN MAS OBISPOS COMO EL EN ESTOS TIEMPOS QUE BAJEN CON SU REBAÑO NO QUE ANDEN EN ESFERAS NO CORRESPONDIENTES, Y VIENDO SU LADO APOSTOLICO SE ME ASIMILA A UN OBISPO ORIGINARIO DE AGUASCALIENTES, MEX. QUE FUNDO VARIAS ESCUELAS CATOLICAS, NO SE SI DE ESTE SANTO TOMARIA EL EJEMPLO PERO HASTA LA FECHA EXISTE UNA CONGREGACION LLAMADA MAESTRAS CATOLICAS DEL SAGRADO CORAZON CUYO FUNDADOR FUE ESTE OBISPO.

    EN LO QUE NO CONCUERDO ES CON LOS COMENTARIOS DE MELDELEN DONDE DICE QUE DE SU ESPIRITU COMBATIVO ENTRE FIESTAS Y BAILES, YO IMAGINO QUE SI HACEN UN BAILE NO SE UN JUEVES DE CORPUS O UNA SEMANA MAYOR, ES VIABLE LA ACTUACION QUE EL REALIZO.
    PERO EN EL ARTICULO FELICITAR A QUIEN INVESTIGO Y PUBLICO, FELICIDADES Y SIGAN ASI.
    EXITO!!!!!

    • En el siglo XIX la sociedad ya no estaba rigurosamente atada a un estricto calendario de festividades religiosas, por lo que, si tenían a bien celebrar algunas fiestas que coincidiesen con las habituales celebraciones litúrgicas, en su derecho estaban, por más que eso molestase a un santo obispo. Otra cosa es meter ese tipo de fiestas DENTRO de las fiestas religiosas, cosa que sí que me parecería incongruente.

  4. Tacho te han quedado estupendos estos tres articulos dedicados al Santo Obispo Misionero.
    Tan solo darte las gracias,pues aunque lo conocia (y confundia con algun otro santo) nada sabia de su vida.
    Ya que estoy aprovecho para meter la cuchara en el tema de los bailes y decir que hay bailes como los que comenta Ana Maria y otro tipo de bailes que solo tienen un unico fin…….

    • ¿A qué fin te refieres, Abel? ¿Al sexo? Porque estoy tratando de repasar los bailes más eróticos que hay -strip-tease, can-can, espectáculos de variedades en general- y en todos ellos, por más eróticos que sean, el sexo no es la finalidad. Las bailarinas -¡y bailarines!- que actúan en este tipo de espectáculos no ofrecen sexo, sólo un espectáculo. No ejercen la prostitución. Así que, repito, ¿de qué fin estás hablando?

      • Si te contesto empezariamos con la polemica,es mejor que que el comentario que realice sea lo unico que diga sobre el tema y cada uno (si quiere) saque sus propias conclusiones. 😉

  5. Que bueno que haya personas asi en nuestra Iglesia, digna de mencion y ejemplo para muchos, que bueno es saber que siempre sea recordado alguien asi…que Dios siga bendiciendo a tod@s aquellos que estan fuera y dentro de el cuerpo vivo de Cristo; Su Iglesia que somos todos…”Ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora
    nuestra salvación está mas cerca que cuando empezamos a creer. …..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*