Santa Febronia, princesa de Murom

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco ortodoxo ruso de la Santa en la iglesia de la Ascensión de Pavlosvky Posad, Moscú (Rusia).

Pregunta: Me has despertado la curiosidad sobre la princesa [Santa Febronia] de Rusia, por favor ¿podrias hacer un artículo sobre esa también?. gracias 🙂 Colombia

Respuesta: De nada, a mandar. Santa Febronia de Murom, princesa (25 junio) vivió en el siglo XIII y su figura está íntimamente ligada a la de su esposo San Pedro de Murom, de hecho se los conmemora juntos este mismo día.

Pedro era hijo del príncipe Jorge Rotislavic, descendiente de San Yaroslav el Sabio. Cierto día que iba cazando, envió a sus perros tras una liebre, y ésta fue a refugiarse en el regazo de una joven plebeya llamada Febronia. Parece que tenía a la liebre domesticada y él ya no se atrevió a dañar al animal. Esta anécdota de la liebre es muy curiosa y sigue siendo un atributo de la Santa, aunque no suela aparecer en los iconos.

Sea como fuere, el caso es que Febronia curó en dos ocasiones a Pedro de una dermatitis que padecía, y después de esto se casó con ella, aunque este matrimonio de noble con plebeya, naturalmente, no fue del agrado del príncipe ni de la corte. De hecho en el año 1203, cuando Pedro accedió al trono, se le puso en trance de repudiar a su indigna esposa o de renunciar al trono. Él escogió esto último y marchó a vivir modestamente con Febronia.

Tiempo después, y ante los desórdenes cortesanos y descontentos políticos, se les pidió que ocuparan de nuevo el trono. Accedieron y gobernaron justamente, asistiendo a los pobres y mediando pacíficamente entre los litigantes de los conflictos. Pedro ejercía el poder con justicia pero sin severidad, siendo misericordioso pero firme. Ayudaba, aconsejaba y protegía especialmente a las mujeres.

Ya ancianos, los dos esposos emitieron votos monásticos y adoptaron los nombres de David y Eufrosina, de ahí que suelan aparecer mayoritariamente representados como mone y monja en los iconos. Murieron ambos el mismo día en Semana Santa del año 1228, y según su voluntad fueron enterrados en la misma tumba. Se los canonizó el año 1547 y sus reliquias se veneran en la ciudad rusa de Murom.

Pedro y Febronia, esposos y príncipes de Murom. Ilustración contemporánea rusa.

Su vida fue redactada por un monje llamado Erasmo, y hay algunas leyendas que les atribuyen batallas místicas, a Pedro con una serpiente y a Febronia con una Sibila. Algunos historiadores, como Tolstoj, defienden que en realidad sus nombres originales eran David y Eufrosina, y que los monásticos fueron Pedro y Febronia, es decir, al revés de como lo expresa la tradición.

Estos santos esposos, en la tradición ortodoxa rusa, son protectores de los matrimonios, es decir, que ambos son un equivalente a San Valentín en el mundo católico, como protectores de los enamorados. La única explicación que se me ocurre para esto es que el príncipe Pedro se casó con Febronia por amor y a pesar de que ella era plebeya, algo rarísimo e incluso inconcebible en la mentalidad de la época; y en que, cuando le dieron a escoger entre el trono y su esposa, la eligió a ella. Cosa que un hombre no haría de no estar enamorado, se entiende.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “Santa Febronia, princesa de Murom

  1. Ana Maria me ha encantado el articulo.
    Me extraña tambien como tu comentas,que el atributo de la liebre no aparezca en sus iconos.
    Este es uno de los pocos articulos tuyos que he podido leer del que no hay martirio de por medio,jejeje.

    • Cierto, la representación más habitual de estos dos Santos es como monje y monja mirando hacia el cielo. Las imágenes que he puesto en el artículo son contemporáneas y por tanto, más bien atípicas. Aunque últimamente está de moda hacer versiones más modernas y naturalistas de los iconos tradicionales y me consta que en alguna la han pintado con la liebre.

  2. Que bonita y romatica historia la de Santa Febronia y su esposo, casi parece de telenovela o de cuento de hadas, es bueno además conocer a otros santos de la realeza que si realmetne son merecedores de la santidad por su vida y no sólo por contruir iglesias.

    • A mí también me sorprendió la historia, porque los matrimonios de la nobleza y la realeza nunca eran por amor, sino de acuerdo a estudiadas y estrictas alianzas políticas, donde los sentimientos del corazón era lo último que importaba y la fecundidad de la esposa, lo primero.

      Pero supongo que siempre hay excepciones y la prueba de que este es un caso totalmente atípico es que Pedro pagó su amor teniendo que renunciar al trono, aunque luego fueran a buscarle.

  3. ¡Bellísima historia!

    Muy curiosa la mención de la liebre, que hace de cupido en esta historia jeje.
    Por supuesto que no tenía idea de la existencia de estos santos esposos, solamente me quedaba con la Febronia mártir.

    ¡Gracias por compartir hermana!

    • Gracias a ti por comentar 🙂 Es un artículo breve y sucinto, que seguramente puede ser ampliado y perfeccionado por cualquier compañero ortodoxo, pero dado que se me preguntó por las tres Santas de nombre Febronia, con este tercer artículo ya completo el elenco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*