Santa Susana de Roma (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Apoteosis de la Santa. Fresco de P.Nogari en la iglesia de Santa Susana, Roma (Italia).

Continuamos el artículo sobre esta santa tan controvertida hablando de las evidencias históricas y arqueológicas de su existencia, más allá del relato piadoso de su martirio, que como decía no tiene ningún valor documental.
La noticia más antigua sobre ella data de un verso del poeta Claudio Claudiano, que en 401 escribía con ironía: “Sic ope sanctorum non barbarus inruat Alpes / sic tibi det vires sancta Susanna suas”. Algunos hagiógrafos, sin embargo, no lo consideran válido para probar la existencia de la Santa al tratarse de una interpolación tardía. En el Martirologio Jeronimiano aparece conmemorada el 11 de agosto, y en el códice Bernense leemos: “Ad duas domus iuxta duo clecinas [a dos casas de las termas de Diocleciano] natalis sc. Susannae”.

Desde los inicios del s. V ya era venerada en Roma, pero en un titulus –lugar sagrado- llamado Santa Susana, y no en ninguna catacumba. Esto hace aumentar las sospechas sobre la existencia de la Santa, porque este mismo lugar a fines de ese siglo era llamado titulus Gaii (sínodo del año 499) y a finales del siglo VI (sínodo de 595) volvió a llamarse titulus Sancta Susannae, hasta finales del siglo VIII.
Era frecuente que los nombres de estos tituli cambiaran de un siglo a otro. Es probable que para explicar este cambio se inventara una passio en la que convierten a Susana en hija de Gabino y sobrina de Cayo, a quien hace referencia el otro nombre. El martirio de la joven ya lo conocemos, según la passio fue ajusticiada por rechazar la orden de contraer matrimonio según las disposiciones del emperador y por no querer sacrificar a Júpiter. El texto dice literalmente que fue ejecutada “intra domum suam iuxta domum Gaii episcopi… Ab eodem die coepit beatus Gaius episcopus in eandem domun introire, ubi gladio fuerat percussa et sacrificium Domino Deo offerre pro conmemoratione beatae Susannae populo. Quia domus ad domum beati Gabini presbyteri iungebatur beati Gaii episcopi… et statio depurate in duas domos quod est usque in hodiernum diem”.

La Santa rechaza sacrificar a Júpiter. Fresco de P.Nogari. Iglesia de Santa Susana de Roma, Italia.

Es decir, que Susana fue muerta en su propia casa, cercana a la de Cayo, y en honor a su sacrificio Cayo oficiaba misa en ese lugar, el titulus del que hablábamos. Muerta la joven, como decíamos, fue enterrada “iuxta sanctum Alexandrum, iuxta civitatem Fliginas, tertio Idus augustas”. La fecha de la passio coincide con la del Martirologio Jeronimiano: el 11 de agosto. Pero quedaría saber qué es la civitas Fliginas, desde luego, no se trata de la catacumba de San Alejandro. Algún autor ha dicho que se trataría de un lugar en la Vía Salaria, junto a las catacumbas de Giordano, donde llevaron el cuerpo de la mártir en el siglo V. Pero no hay pruebas que lo sustenten y por tanto es inverosímil.

Vista la complejidad de estas controversias se barajaron tres hipótesis:
1. La Santa está perfectamente identificada con el nombre del titulus, es una persona real y está enterrada allí, venerada como mártir.
2. Se trata, en realidad, del personaje evangélico mencionado en Lc,8,3.
3. Es la mujer bíblica de la que habla el profeta Daniel.

La realidad es que ninguna de las tres hipótesis puede ser aceptada como válida. No se ha estudiado suficientemente el tema de los tituli y no se sabe explicar el cambio de nombre. Por eso, las hipótesis más actualizadas hoy en día son:
1. Que el Martirologio no indica el dies natalis – o sea, fecha de martirio- de una Santa, sino la dedicación del titulus con las reliquias de una mártir auténtica, como es el caso de los Cuatro Santos Coronados.
2. La passio no tiene valor histórico y alguien la escribió para intentar demostrar que conocía el lugar donde fue enterrada la Santa en el siglo V, pero es inverosímil.
3. La tal civitas Fliginas podría coincidir con la actual ciudad de Coazzo, en la Via Nomentana, donde en el siglo VIII existía, efectivamente, la catacumba de San Alejandro.

Sepulcro de los Santos Gabino, Susana y Felicidad. Cripta de la iglesia de Santa Susana, Roma (Italia).

4. La versión del Martirologio Jeronimiano se copió al resto de martirologios históricos, incluido el Romano, desde un artículo de Usuardo, que creyó la passio al pie de la letra.

En resumen: hoy día aún no se ha podido probar si Santa Susana es real o ficticia, ya que ninguna prueba es lo bastante consistente como para optar por una posición u otra. Se dice que su cuerpo, traído desde la catacumba, está enterrado en la cripta de la iglesia de Santa Susana alle Terme di Diocleciano, en Roma, junto con el de su padre Gabino, y el de la también mártir romana Santa Felicidad.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

6 pensamientos en “Santa Susana de Roma (II)

  1. Muchas gracias, Ana Maria.
    Yo si creo en que Santa Susana de Roma haya existido y creo lógicas las cuatro hipótesis que tu apuntas.
    Desde luego es una santa romana. No es la de Babilonia, cuyas reliquias (posiblemente falsas) se encuentran en la Basílica de San Saturnino de Toulouse, ni la Susana mencionada en el evangelio de Lucas.

    • Ahora sí que me has dejado “muerta en el arroyo”. ¿¿Hay reliquias de la casta Susana?? ¡Si es un personaje bíblico cuya existencia histórica es improbable! Para mí que no es más que una figura moralizante creada para instruir una lección al pueblo hebreo, que poco lo tuvo en cuenta ya que se puso “morado” de lapidar mujeres condenadas por adulterio… aunque eso sí, tampoco me empeñaré en condenarla yo tampoco: el motivo de “Susana y los viejos” ha dado lugar a bellísimas obras de arte.

      Pero dejando aparte a esa Susana y tomando a nuestra mártir, yo también creo que existe y que esa iglesia está dedicada a una mártir de ese nombre, y que esa mártir está allí enterrada: pero la passio es totalmente falsa y no nos sirve para conocerla.

      Por cierto, felicidades a todas las Susanas, cuya Santa se celebra hoy.

      • Pero ya te he dicho que esas reliquias de Toulouse son más falsas que el rey Miguel.
        Mi hija se llama Susana, pero celebra su festividad el 24 de mayo.

  2. Ana muchas gracias por estos dos estupendos artículos desde hace como dos años tengo una estampa de esta Santa Susana pero la verdad no sabia nada de ella, solo que era mártir por la plama y la espada que lleva y bueno de todos modos no puedo decir que ahora ya se con seguridad quien fue porque nadie esta seguro jejeej pero al menos algo más de ella como que es de Roma ya lo se, muchas gracias.

    • Encantada de haberte proporcionado algo de información sobre esta mártir romana, André, de la que yo también tengo algunas estampas, en especial una curiosa imagen venerada en Durango que tiene una cabeza de “rey turco” a los pies; imagino que se referirá al césar Galerio o al augusto Diocleciano.

      • Vaya pues que interesante, por desgracia nunca eh ido a Durango, pero si algun día voy la buscare, y si aqui se acostumbro mucho que los emperadores romanos, etc en las imágenes de santos los pusieran como turcos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*