Santa Rosa de Viterbo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo de la Santa, obra del pintor barroco español Francisco de Zurbarán.

En la “Vita” más antigua escrita sobre ella, existen dos notas cronológicas a tener en cuenta para determinar cuándo se iniciaron las visiones de la santa; lo que llevó consigo su ingreso en la Orden Tercera de San Francisco de Asís y su exilio en Soriano: la noche de un jueves, vigilia de San Juan Bautista (o sea, en el año 1244 o en el 1250) y el día anterior a la vigilia de San Nicolás del año en el que murió el emperador Federico II Hohenstaufen (1250).

Existe una segunda “Vita”, más amplia, presentada en el año 1457 pero que presenta errores cronológicos, como por ejemplo al decir que la santa murió en tiempos de Alejandro IV (1254-1261) y por exagerar excesivamente sus milagros. Un ejemplo que vale por casi todos: que santa Rosa resucitó a una tía suya cuando solo tenía tres años (!!!). También narra algunos episodios de su infancia que no se los cree nadie, como por ejemplo, el célebre milagro de convertir los panes en rosas que ya hemos visto en multitud de santos medievales.

Pero entresacando el “trigo de la paja” hay cosas que si se pueden dar por ciertas: que nació en Viterbo (1233-1234), en el seno de una familia modesta, llamándose sus padres Juan y Catalina, que fue bautizada en la iglesia de San Sixto y que su infancia transcurrió en una casita de campo que tenían sus padres alquilada en Santa Maria del Poggio; que era muy sencilla, que le gustaba jugar descalza y que lo que tenía, por poco que fuera, lo compartía con los demás.
Con unos ocho años de edad intentó que la admitieran en el convento de San Damián, pero como era muy niña y aún más pobre, fue rechazada. Ella decidió vivir como una religiosa en su casa paterna excediéndose en las penitencias corporales llegando a veces a perder el conocimiento.

A causa de su débil salud y de las privaciones que se imponía, cayó enferma cuando tenía unos diecisiete años de edad y en la noche del 22 al 23 de junio tuvo una visión, en la que vio algunas almas de personas difuntas desconocidas y a la Virgen, que le recomendó que llamara a una señora llamada Zita, para que le diera sin demora la túnica de las terciarias franciscanas, que buscase a otras mujeres y muchachas y que fueran en procesión el día de la fiesta de la Natividad del Bautista (24 de junio), a las iglesias de San Francisco, San Juan en Ciocola y a la de Santa Maria del Poggio.

Visión de Santa Rosa de Viterbo (ca. 1670). Lienzo de Bartolomé Esteban Murillo. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid (España).

Este fue un signo externo de consagración a Dios, porque permanecía fuera de un convento, dirigida espiritualmente o no por un fraile franciscano y porque su casa se convirtió en su claustro. En la “Vita” primera se añade que en esta procesión ella llevaba entre las manos una “maestà”, que algunos interpretan como un díptico, o un cuadro o un libro. No es fácil establecer si fue aquel mismo día ó quizás más tarde, cuando se le apareció Jesús Crucificado, hecho que la sumergió en una dolorosa meditación de la Pasión de Cristo y la estimuló aun más para llevar una vida de mayor penitencia. Desde ese momento, siempre que se la veía caminando por la ciudad iba alabando públicamente a Dios y llevaba una cruz entre sus manos.

Por esta forma suya de proceder se le dio el nombre de predicadora apostólica. Hizo lo posible por influenciar en sus conciudadanos, mediante fervientes predicaciones públicas sobre la Pasión de Cristo, consiguiendo que muchos se arrepintieran de sus pecados y se reconciliaran con Dios y con la Iglesia. Así, día tras día, sus vecinos escuchaban las predicaciones de aquella jovencita que, ni era religiosa ni había tenido una preparación especial, pero que conseguía lo mismo que otros eminentes predicadores de su tiempo.

Pero como en Viterbo existían numerosos herejes, sobre todo patarinos y cátaros, también hubo quienes la hicieron objeto de sus ataques, mofándose de ella y calumniándola. Por eso, una noche se vio obligada a huir con sus padres refugiándose en la localidad de Soriano del Cimino. Allí continuó predicando y convirtiendo al pueblo y un día, en una de sus predicaciones, anunció la inminente muerte del emperador Federico II Hohenstaufen, que había sido excomulgado por el Concilio de Lyon y por el Papa Inocencio IV, muerte que ocurriría en Fiorentino di Puglia el día 13 de diciembre del año 1250, aunque al final de sus días el emperador se había reconciliado con la Iglesia vistiendo el hábito de la Orden Cisterciense.

Este hecho les facilitó retornar a Viterbo aunque hicieron paradas breves en Vitorchiano, Orvieto, Acquapendente, Montefalcone y Corneto. Se dice que en Vitorchiano tuvo la oportunidad de convertir a un hereje obstinado sometiéndose al “juicio divino” mediante la prueba del fuego y que también allí le devolvió la vista a una mujer ciega llamada Delicada. Hoy, algunos de esos milagros son “mirados con lupa” porque ya conocemos la afición existente en la Edad Media a ver milagros por doquier, pero eso no obsta para que algunos sí que los realizara, especialmente el milagro de su propia vida como al final del artículo veremos.

La Santa se somete a la ordalía del fuego. Boceto de Vicente Castelló y Amat.

Dieciocho meses después de su exilio, retornó a su ciudad donde nuevamente sintió un vivo deseo de encerrarse en el convento de Santa Maria de las Rosas, pero nuevamente, las monjas damianitas (clarisas), rechazaron su solicitud a lo que ella les respondió diciéndoles que “aunque la rechazaban cuando estaba viva, tendrían que acogerla forzosamente cuando muriera”. Aconsejada por su confesor, decidió llevar nuevamente vida claustral en su casa, aunque en esta ocasión, algunas amigas suyas se unieron a ella tomando la Regla de la Tercera Orden Franciscana y yéndose a vivir muy cerca del convento que la había rechazado, aunque las monjas insistieron ante el Papa Inocencio IV para que este desautorizara su nueva obra.

La muerte de Santa Rosa de Viterbo debió ser anterior al 25 de noviembre del 1252, que es la fecha de la bula “Sic in sanctis suis mirabilis”, con la que el mismo Papa Inocencio IV ordenaba al prior de los dominicos y al arcipreste de la iglesia de San Sixto en Viterbo, que recogieran todas las pruebas posibles sobre la vida y los milagros obrados por la santa. Si se acepta que Santa Rosa murió con dieciocho años, entonces tenemos que deducir que nació en Viterbo entre 1233 y 1234 (como ya hemos dicho) y no un año más tarde como se dice en algunas de sus biografías. Se acepta que murió de tuberculosis el día 6 de marzo del año 1252.

Fue sepultada sin ataúd bajo el pavimento de la iglesia de Santa Maria del Poggio y allí estuvo cerca de dieciocho meses, momento en el que se hizo el primer reconocimiento canónico de cuerpo, que se encontró incorrupto. Como he dicho, Inocencio IV inició el proceso de canonización mediante la bula reseñada más arriba y como consecuencia de aquella orden papal, Pedro Capostoto, que era el sacerdote de Santa Maria del Poggio, intentó erigir un monasterio en honor de Rosa, pero las monjas damianitas intentaron impedirlo recurriendo en el 1253 al Papa Inocencio IV y a Alejandro IV dos años más tarde. Pero el 4 de septiembre del año 1258, el cuerpo fue trasladado solemnemente (como ella había profetizado) a la iglesia de las damianitas estando presente el propio Papa Alejandro IV, a quién la santa se le había aparecido solicitándole este traslado. Eso debió ser un revés para aquellas tercas monjas y lo fue porque la fama de santidad de Rosa, no solo creció en Viterbo y su región, sino en otras regiones italianas, aunque por razones que se desconocen el proceso quedó paralizado. Ante esto, consistorio de Viterbo, solicitó casi dos siglos más tarde al Papa Eugenio IV (1431-1447), que el proceso se acelerara. Nicolás V (1447-1455) ordenó al consistorio de Viterbo que en la procesión de la festividad de la Candelaria se portaran tres cirios blancos en honor de Rosa, pero el proceso seguía lento.

Vista de la urna con el cuerpo incorrupto de la Santa. Iglesia de las Damianitas de Viterbo, Italia.

El rey Alfonso de Aragón envió una carta el Papa español Calixto III (1455-1458) para que reconociera como milagrosa una curación que había conseguido por intercesión de Rosa, a cuyo convento de Viterbo envió una rosa de plata. El Papa, en el año 1456 nombró una comisión de tres cardenales. Los obispos de Ostia y de Cività Castellana, que habían sido elegidos como partes de dicha comisión, iniciaron los trabajos de regularización del proceso en el palacio episcopal de Viterbo el día 26 de agosto del 1457, estudiándose doscientos sesenta y cuatro testimonios entorno a la santidad y a algunos milagros realizados por Rosa. El 2 de abril del año siguiente, el tribunal siguió trabajando pero en el monasterio de las damianitas, que desde el año 1309 estaba dedicado a Rosa aunque esta no había sido aun canonizada. Este monasterio había quedado reducido a cenizas en un incendio ocurrido en el año 1357, del que solo se salvó el cuerpo de Rosa, quemándose incluso el ataúd que lo contenía, hecho que fue considerado un milagro. Pues en ese monasterio, nuevamente reconstruido, los miembros del tribunal reconocieron nuevamente el cuerpo Rosa, que fue encontrado íntegro y flexible.

El proceso se cerró el día 4 de julio. Es cierto que Calixto III, que murió el 6 de agosto de 1458 no pudo inscribir a Rosa solemnemente en el catálogo de los santos aunque así lo tenía decidido, ni que otros pontífices posteriores emitieron decretos de “canonización equipolente”, pero al tener la intención de canonizarla el Papa Calixto III, todo el mundo da por realizada dicha canonización. De hecho, aunque en la edición del Martirologio Romano realizada por el cardenal Baronio en el año 1583, aparece Rosa mencionada solo como beata el día 4 de septiembre, sin embargo, en el 1568 se le confeccionó una misa propia como santa y en el siglo XVIII, la familia franciscana dispuso de un Oficio propio de segunda clase. En el 1860 se concedió imprimir en Roma, el “Officium Sanctae Rosae Virginis Viterbiensis pro utroque clero Civitatis et Dioecesis Viterbii”.

Iglesias tiene dedicadas en numerosas ciudades italianas y del resto del mundo e iconográficamente ha sido representada en demasía. Para no alargar este artículo, no quiero extenderme en esto.

Detalle del rostro y manos incorruptos de la Santa. Iglesia de las Damianitas de Viterbo, Italia.

Pero si hay un tema que quiero finalmente tocar y es el siguiente: he dicho que en Vitorchiano, para convertir a un hereje, se sometió al “juicio divino” mediante la prueba del fuego; pues bien, en la revista The Lancet, unos antropólogos del Museo Nacional de Chiesi que han estudiado minuciosamente el cuerpo incorrupto de Santa Rosa de Viterbo, revelaron el misterio de que en su cuerpo existen signos de que la santa pudo permanecer varias horas en las llamas de una pira, sin sufrir daño alguno y que tiene una incisión en el pecho, realizada para extraerle el corazón, que se conserva como reliquia aparte. Y hay un hecho aun más sorprendente y es que estos investigadores han descubierto que el cuerpo de Santa Rosa, que está íntegro, carece de esternón y esto si que es un verdadero milagro, pues una persona no puede sobrevivir sin una parte tan fundamental de su esqueleto. En toda la bibliografía médica es el primer caso que se da en una persona adulta: nació sin esternón y sin él, sobrevivió dieciocho años.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

22 pensamientos en “Santa Rosa de Viterbo

  1. Antonio muchas gracias de nuevo hace tiempo que tenía dudas sobre esta santa desde que visite un templo dedicado a ella en Querétaro, México, y después de leer su vida y los datos solo queda decir con esa conclusión que das: ¡Milagro! en verdad que es sorprendente lo que mencionas del esternon. Y regresando al templo qe conocí de ella, dime esa congregación que ella fundo aun existe? porque ese templo de Querétaro fue el más rico y suntuoso de la ciudad fundado por las monjas Viterbinas dice ahi mismo. Por otro lado cual era la herejia de los catarinos? esa si nunca antes la habia escuchado y nuevamente muchas gracias Antonio sin duda alguna una gran Santa lástima que al menos aqui en México sea tan poco conocida, porque en Querétaro donde esta su templo ahora esta a cargo de los salesianos y pues tal parece que dan mas difusión a San Juan Bosco y a María Auxiliadora que a la santa titular del templo.

    • André, querrás decir patarinos, no catarinos. A ésos no los conozco, pero los otros se llaman cátaros (de katharoi, “los puros”) o albigenses (por haber estado radicados en la zona de Albi, en Francia); que como otros movimientos espirituales del medievo hicieron una dura crítica de la Iglesia y promovieron el retorno espiritual al cristianismo primitivo y a la pureza y pobreza evangélicas, aunque con unos postulados claramente radicales y unos planteamientos maniqueístas (dualidad del mundo en Dios, rey del mundo invisible, y Satanás, rey del mundo visible) entre los que se incluía el ascetismo extremo y la renuncia a todo lo material. Fueron exterminados por los Cruzados.

      • André,
        En Viterbo actualmente existe un convento de clarisas urbanistas llamado “convento de Santa Rosa”, que está en la vía Santa Rosa, nº 33.
        En el tema de los cátaros, ya te ha contestado Ana Maria.

        • Ah gracias Antonio, si ya sobre los cataros ya me contesto Ana pero ya lo tenia en conocimiento mi duda es sobre quienes son los Patarinos esos son los que no conozco, es que tuve un error de dedo y en lugar de la p puse la c.

          • Los patarinos formaron en el siglo XI, un movimiento reformista en la Lombardía italiana. Intentaban renovar las costumbres del clero promocionando el ascetismo. Los Papas Alejandro II y Gregorio VII recogieron muchas de las propuestas reformistas de los patarinos, pero estos se radicalizaron posteriormente rechazando la validez de los sacramentos administrados por los sacerdotes que ellos consideraban indignos y esto originó que el mismo Papa Gregorio VII se opusiera posteriormente a ellos e incluso los condenara.
            Los patarinos desaparecieron a mediados del siglo XII, pero sus ideas siguieron vigentes durante largo tiempo.

  2. Había oído antes hablar de esta niña prodigiosa, pero nunca con tanto detalle. De ella, lo que más me sorprende es que a tan corta edad estuviese tan inspirada como para ir predicando por las calles y que las multitudes se volviesen hacia ella. Estoy segura de que esta actitud, poco deseable para una mujer según el pensamiento de la época, incomodaba a muchos y por eso las monjas damianitas no la querían con ellas.

    Creo sin duda que fue una criatura prodigio, con una gran espiritualidad y carisma y seguramente habría sido admirable oírla predicar, pero en cuanto a la ordalía del fuego y otros prodigios… pues no sé qué pensar. Lo del esternón es algo totalmente sorprendente e inexplicable, pero así es: que una criatura a la que podrías haber matado con un simple puñetazo en el pecho llegase a vivir 18 años… en fin, lo que tú dices: si eso no es un milagro, no sé qué puede serlo.

  3. Estimado Antonio:
    Este es uno de los articulos tuyos que me han facinado lo confieso!….. Me encantaron las fotos de su cuerpo incorrupto, crei que solo existian huesos de ella y mira que es una santa a la que quiero mucho….de este lado del charco su represntacion que mas circula es la del la prueba del Juicio Divino el cristo y la corona de Rosas y vestida de clarisa. Lo mas sorprendente de esa gran mujer es su ardiente celo por la salvacion de las almas al grado de predicar y lograr la conversión de mucha gente me recuerdan a las santas martires de los primeros tiempos…. Que curioso que las tercas monjas damianitas no la quisieran aceptar en su convento y al fianl tuvieron la gracia de custodiar su cuerpo…. cuantas santas no han pasado por la misma situacion…. ser religiosas y rechazadas pero al final de su muertas la que rechazaron se quedan con el cuerpo….hay tenemos a Gemma Galgani! Saludos y felicidades!!!!

  4. Muchas gracias Antonio. La primera vez que leí algo sobre esta santa fue en un periódico valenciano en el que se hablaba de la incorrupción de los cuerpos enterrados con bastante poco rigor e incluso con una cierta sorna y se ponía el ejemplo de esta santa como “ejemplo llamativo”. En nuestra ciudad el único ejemplo devocional lo encontré en elantiguo retablo mayor de la Iglesia de San Martín del que adjunto el gozo http://gogistesvalencians.blogspot.com.es/2012/09/gozos-santa-rosa-de-viterbo.html

  5. Muy bueno el articulo sobre esta Santa.
    Yo considero milagros de fe los otros narrados,que no tuviera esternon es milagro…pero para la ciencia.
    Aqui se reprocha que funcion tenian milagros como convertir los panes en rosas o flores,pues bueno,que alguien me comente que nos ofrece ese milagro,que ademas se ha descubierto haciendole un estudio al cuerpo incorrupto que sino…ahi se quedaba.

  6. ¡Precioso artículo Antonio!

    Lo que más me ha sorprendido son los estudios hechos al cuerpo de la santa, no tenía idea de que le habían practicado análisis. Además de la muestra de las marcas de los pies, resulta impresionante lo que comentas del esternón. Solamente me queda una duda ¿el corazón en donde se conserva?

  7. Espero no llegar tan tarde.

    Jamás oí hablar de dicha Santa. Pero no me queda algo en claro Antonio ¿No está canonizada verdad?

    Segundo. No comprendo eso de que los médicos pudieron comprobar de que la santa permaneció varias horas en las llamas ¿Cómo eran esos signos? ¿Los menciona el estudio?

    Me sorprende la vida tan joven de “nuestra santa” dedicada a la predicación. Antonio ¿Qué santos tenemos en la Iglesia que se hayan dedicado muy jóvenes a la predicación?

    • Emmanuel,
      Es una canonización un tanto “sui generis”. El Papa que anunció que la iba a canonizar murió antes de hacerlo, pero aunque oficialmente después no se hizo, la Iglesia la da por hecha y por eso, por ejemplo, en el 1860 se concedió imprimir en Roma el “Officium Sanctae Rosae…”. Y un último ejemplo: en septiembre del año 2009, el actual Papa Benedicto XVI, estuvo en Viterbo venerando públicamente el cuerpo; otra muestra más de que es considerada Santa de la Iglesia Católica.

      Como digo en el artículo, en su biografía se relata la llamada “prueba del fuego” en Vitorchiano para convertir a un hereje y este hecho tiene que ser cierto, pues ya explico que según las pruebas que los antropólogos de Chieti le realizaron al cuerpo incorrupto de la santa, en él aparecen signos de que pudo permanecer algunas horas en las llamas de una pira sin sufrir daño alguno. Luego hay una prueba científica de que eso no es leyenda, sino que fue una realidad. ¿Cómo son esos signos? No lo se porque no he tenido acceso directo a ese estudio, aunque si te puedo decir que según un estudio publicado por la revista científica médica The Lancedt, “Una radiografía del corazón de Santa Rosa de Viterbo reveló setecientos años después de su muerte que esta se produjo por una embolia cardiaca”.

      Esos análisis previos realizados por la universidad de Chieti, ya habían confirmado que la santa murió con 18 años de edad y que su torso no estaba desarrollado adecuadamente ya que sufría el síndrome de Cantrell, que es una patología muy extraña que provoca deformaciones en el diafragma, en la pared abdominal, el pericardio y el corazón, por lo que fue descartada una hipótesis anterior que decía que la muerte se había producido por tuberculosis.

      La radiografía que se le realizó al corazón, reveló la presencia de un divertículo ventricular, que es un defecto del corazón asociado al síndrome de Cantrell, además de un coágulo que pudo ser letal produciéndole una embolia.
      Al restaurarse el cuerpo incorrupto de la santa se sacaron fotos y se hicieron otras radiografías del cuerpo, utilizando una técnica común de baja intensidad, con una máquina móvil de rayos X, ya que el estudio se hizo en el monasterio, o sea, que no se trasladó el cuerpo a las dependencias de la Universidad. Esto lo relata el profesor Ruggero D’Anastasio que fue quién dirigió la investigación.

      En cuanto a la tercera pregunta, a “bote pronto” no se qué decirte, pero seguro que hay leyendas en ese sentido.

Deja un comentario