Santos mártires de Córdoba

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Urna que contiene las reliquias de los mártires cordobeses.

Introducción
En el curso de la celebración del Jueves Santo (5 de abril del 2012), el obispo de Locri-Gerace, Mons. Giuseppe Fiorini Morosini, invitó a los fieles y sacerdotes a refexionar sobre la extraordinaria relación sobre la fe eucarística y la identidad cristiana. El punto de partida fue la llamada a Moisés, quién recibió de Dios la obligación de celebrar el rito de la Pascua, repitiendo el ceremonial de la noche del Éxodo cuando así le habló a su pueblo: “Y lo contarás en aquel día a tu hijo diciendo: se hace esto con motivo de lo que Yaveh hizo conmigo cuando me sacó de Egipto. Será como una señal sobre tu mano y como un memorial delante de tus ojos, a fin de que la ley de Yaveh esté en tu boca, ya que con mano fuerte, te sacó Yaveh de Egipto (Exodo, 13, 8-9). En este rito los hebreos encontraban su identidad nacional, siendo “un pueblo elegido y salvado por Dios, al cual ellos habían jurado lealtad, prometiendo guardar su pacto”.

A la luz de esta tradicional experiencia hebrea, Mons. Morosini evidenciaba que también Pablo reitera el mismo concepto cuando, al concluir el relato de la institución de la Eucaristía (1Cor. 11, 23-25), escribe: “Cada vez que comais de este pan y bebais de este cáliz, anunciaréis la muerte del Señor hasta que venga (1Cor. 11, 26). Como los hebreos en la Pascua, también los cristianos encontramos en la Eucaristía nuestra identidad de comunidad redimida que, a lo largo de los siglos, debe tener vivo el mandamiento del Señor y la nueva alianza (Hebreos, 12, 24), firmada por Él en la cruz. En la Eucaristía el creyente encuentra las instrucciones para este estilo particular de afrontar la vida, que debe ser la de los discípulos de Jesús.

El problema de la identidad cristiana es un elemento importante que la Iglesia ha afrontado a través de los siglos, aun a costa del martirio. Los santos mártires de Córdoba son el fruto de la fidelidad de muchas mujeres y hombres que rechazaron renegar de su pertenencia a Cristo.
Bajo el nombre de Santos mártires de Córdoba indicamos a aquellos cristianos mozárabes (que rechazaban la asimilación cultural con los musulmanes) y que fueron condenados a muerte por las autoridades islámicas por haber criticado públicamente el Corán o abjurado del Islam habiendo tomado la identidad cristiana.

La relación que sigue comprende a todos los antiguos mártires denominados “de Córdoba”, casi todos incluidos en el Martirologio Romano, pero excluyendo a los nuevos mártires cordobeses del siglo XX.

Grabado barroco de San Abundio en un estudio sobre su culto en Hornachuelos, España.

Los Santos Mártires de Córdoba
San Abundio de Córdoba (11 de julio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Abundio sacerdote, que durante la persecución de los Moros, interrogado por el juez, sostuvo con audaz respuesta los razonamientos de la fe y, suscitada de inmediato su indignación, fue condenado a muerte y posteriormente expuesto a las mordeduras de los perros y las fieras para que fuera devorado.

Santos Adolfo y Juan de Córdoba (27 de septiembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Adolfo y Juan hermanos, quienes durante la persecución de los Moros, en tiempos del emir Abd ar-Rahman II, fueron coronados con el martirio por Cristo.

Santos Amador, Pedro y Luís de Córdoba (30 de abril)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Amador sacerdote, Pedro monje y Luís, quienes durante la persecución de los Moros, fueron asesinados cruelmente por no haber dejado de predicar abiertamente el Evangelio de Cristo.

San Argimiro, monje de Córdoba (28 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Argimiro mártir que, siendo monje de edad avanzada, durante la persecución de los Moros, bajo el reinado de Mohamed II, recibió del juez la orden de renegar de Cristo y manteniéndose firme en la confesión de su fe, fue puesto sobre un caballete y atravesado con la espada.

Santa Áurea, virgen de Córdoba (19 de julio)
Marirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, Santa Áurea, virgen hermana de los santos mártires Adolfo y Juan, que durante la persecución de los Moros, conducida delante del juez, sintió miedo pero pensándolo súbitamente, superó al enemigo en un nuevo combate con el derramamiento de su sangre.

Santa Benilde de Córdoba (15 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la region andaluza de España, santa Benilde mártir, muerta en edad muy avanzada durante la persecución de los Moros.

Santa Columba, virgen de Córdoba (17 de septiembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, Santa Columba virgen mártir, que durante la persecución de los Moros profesó espontáneamente su fe delante del juez y del consejo ciudadano, siendo rápidamente decapitada con la espada a las puertas del palacio.

Lienzo de San Fándila, sacerdote mártir de Córdoba.

Beato Comendador de Córdoba, mercedario (3 de septiembre)
El beato Comendador, mercedario y caballero seglar, llamado el cordobés porque allí realizó su actividad apostólica de redención; permaneciendo en el anonimato en España, como un nuevo San Sebastián profesó su fe católica durante la persecución de los Moros. La Orden de la Merced lo recuerda el 3 de septiembre.

San Fándila, sacerdote de Córdoba (13 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Fándila sacerdote y monje que, durante la persecución de los Moros, bajo el reinado de Mohamed II, fue decapitado por su fe en Cristo.

Santas Flora y María, vírgenes de Córdoba (24 de noviembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, las Santas Flora y María, vírgenes mártires, que durante la persecución de los Moros fueron encerradas en la cárcel junto con San Eulogio y posteriormente, traspasadas con la espada.

San Isaac monje de Córdoba (3 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Isaac monje mártir, que durante la dominación de los Moros, no por un impulso humano sino por inspiración divina, dejó el monasterio de Tábanos y se presentó ante el juez para discutir con él acerca de la verdadera religión, siendo castigado con la muerte.

Santa Laura virgen de Córdoba (19 de octubre)
Abadesa del monasterio de Santa María de Cuteclara, cerca de Córdoba, en España. Se dice que durante la ocupación musulmana se negó a adjurar de su fe cristiana y conducida delante de un juez islámico, fue procesada y condenada a muerte en una caldera de brea hirviente. Después de tres horas de atroces dolores, entregó su alma a Dios. Era el año 864.

Santa Leocricia virgen de Córdoba (15 de marzo)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, Santa Leocricia virgen mártir, que habiendo nacido en el seno de una familia musulmana, conoció la fe de Cristo y arrestada en su casa junto con San Eulogio, fue decapitada cuatro días después del martirio de este, pasando así a la gloria eterna.

San Pablo diácono de Córdoba (20 de julio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Pablo diácono mártir, que instruido por el ejemplo y la palabra de San Sisenando, no tuvo temor para declarar delante de los príncipes y las autoridades musulmanas la vanidad de sus cultos, siendo asesinado por confesar a Cristo como verdadero Dios.

Imagen barroca del niño San Pelayo venerada en Ermua, España.

San Pelayo de Córdoba (26 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Pelayo mártir, que a la edad de trece años, por haber confesado su fe en Cristo y su castidad en contra de las lisonjas lascivas del emir Abdel ar-Rahman III, por orden de este fue despedazado con tenazas de hierro, consiguiendo así su glorioso martirio.

San Perfecto sacerdote de Córdoba (18 de abril)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Perfecto sacerdote mártir, que por haber arremetido contra la doctrina musulmana y profesado con firmeza su fe cristiana, fue encarcelado por los Moros y posteriormente, atravesado con la espada.

Santa Pomposa virgen de Córdoba (19 de septiembre).
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, Santa Pomposa virgen mártir, que durante la persecución de los Moros, huyó en secreto desde el monasterio de Peñamelara después de conocer el martirio de Santa Columba y llegando a Córdoba, profesó su fe en Cristo delante del juez, siendo decapitada inmediatamente con la espada delante de las puertas del palacio. Así obtuvo la palma del martirio.

Santos Rodrigo sacerdote y Salomón, hermanos de Córdoba (13 de marzo)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, la pasión de los santos Rodrigo sacerdote y Salomón, mártires: el primero, negándose a creer que Mahoma fuera un verdadero profeta enviado por el Omnipotente, fue encarcelado y allí se encontró con Salomón, que anteriormente había profesado la religión musulmana durante un tiempo y juntos, llevaron gloriosamente su propia prueba mediante la decapitación.

Santos Rogelio y Servideo de Córdoba (16 de septiembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Rogelio, monje anciano y Servideo (Abdallah), joven que, venidos de Oriente, condenados a muerte por haber predicado con valentía a Cristo ante los sarracenos, les fueron amputadas las manos y los pies y finalmente, murieron decapitados.

San Sandalio de Córdoba (3 de septiembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en España, San Sandalio mártir.

San Secundino de Córdoba (20 de abril)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Secundino mártir.

San Sisenando diácono de Córdoba (16 de julio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Sisenando diácono mártir, matado por los Moros por su fe en Cristo.

Detalle del rostro de San Teodomiro en una escultura venerada en Carmona, España.

San Teodomiro monje de Córdoba (25 de julio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Teodomiro monje de Carmona y mártir aun siendo joven, durante la persecución de los Moros.

San Witesindo de Córdoba (15 de mayo)
Martirologio Romano: Junto a Córdoba, en la Andalucía española, conmemoración de San Witesindo martir, que por temor a los Moros abandonó la fe cristiana, pero rechazando posteriormente el prácticar públicamente el culto musulmán, fue muerto por odio a la fe de Cristo.

San Zoilo de Córdoba (27 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Zoilo mártir.

Santos Pedro, Walabonso, Sabiniano, Wistremundo, Abencio y Jeremías, monjes de Córdoba (7 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Pedro sacerdote, Walabonso diácono, Sabiniano, Wistremundo, Abencio y Jeremías monjes, que durante la persecución de los Moros murieron sacrificados por Cristo.

Santos Acisclo y Victoria de Córdoba (17 de noviembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, región andaluza de España, los santos mártires Acisclo y Victoria.

Santos Anastasio, Félix y Digna de Córdoba (14 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, región andaluza de España, los santos mártires Anastasio sacerdote, Félix monje y Digna virgen que murieron los tres juntos en el mismo día: Anastasio habiendo confesado su fe cristiana delante de los jueces moros, fue rápidamente atravesado por la espada y junto con él, también Félix, de origen gétulo que había profesado la fe en Asturias y llevaba vida monástica; Digna, que era muy joven, al ver el martirio de sus dos compañeros, expresó con valentía su desaprobación ante el juez, siendo inmediatamente decapitada.

Beato Nicolás Alberga de Córdoba, sacerdote franciscano (10 de julio)
Martirologio Romano: En Damasco (Siria), la pasión de los beatos mártires Manuel Ruiz sacerdote y siete compañeros de la Orden de los Frailes Menores y tres hermanos fieles de la Iglesia Maronita, que engañados por un traidor, fueron entregados a los enemigos, siendo sometidos a diversas torturas por la fe concluyendo su martirio con una muerte gloriosa.

Santos Cristóbal y Leovigildo monjes de Córdoba (20 de agosto)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Leovigildo y Cristóbal monjes, que durante la persecución de los moros, profesaron espontáneamente la fe en Cristo delante del juez y fueron martirizados.

Lienzo barroco de San Rodrigo, sacerdote mártir de Córdoba, obra de Bartolomé Esteban Murillo.

Santos Elías sacerdote, Pablo e Isidoro monjes de Córdoba (17 de abril)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Elías, anciano sacerdote, Pablo e Isidoro, jóvenes monjes matados durante la persecución de los Moros por haber profesado la fe cristiana.

Santos Emila diácono y Jeremías de Córdoba (15 de septiembre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Emila diácono y Jeremías, quienes durante la persecución de los Moros, después de haber estado durante mucho tiempo pudriéndose en la cárcel, concluyeron con la decapitación su martirio por Cristo.

San Eulogio sacerdote de Córdoba (11 de marzo)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, San Eulogio sacerdote y mártir, decapitado con la espada por haber proclamado abiertamente su fe en Cristo.

Santos Fausto, Jenaro y Marcial de Córdoba (13 de octubre)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos Fausto, Jenaro y Marcial mártires, que adornaron la ciudad con sus tres coronas.

Santos Gumersindo sacerdote y Servideo monje de Córdoba (13 de enero)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Gumersindo sacerdote y Servideo monje, que habiendo profesado la fe delante de los jefes y jueces de los Moros, murieron por Cristo.

Santos Natalia (Sabigoto) y Aurelio, esposos y otros de Córdoba (27 de julio).
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, los santos mártires Jorge diácono y monje sirio, Aurelio y Sabigoto (Natalia), esposos y Félix y Liliosa, igualmente esposos, que durante la persecución de los Moros, movidos por el deseo de dar testimonio de Cristo, fueron encarcelados, no censando jamás de alabar a Dios y muriendo finalmente decapitados.

San Sancho de Córdoba (5 de junio)
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región andaluza de España, el bienaventurado Sancho mártir, que siendo adolescente, fue conducido como prisionero desde la ciudad de Albi e instruido en la corte del emir y durante la persecución de los Moros, no dudó en sufrir el martirio por su fe en Cristo.

Imagen procesional de San Rogelio, monje mártir de Córdoba, venerada en Illora, España.

Conclusión
Concluyo este elenco o relación con un pensamiento del Beato Gregorio Escobar Garcia, joven sacerdote de veinticuatro años, mártir español del siglo XX: “Siempre me han conmovido profundamente las historias de los mártires que siempre han caracterizado a la Iglesia y que al leerlas, he tenido siempre un inconfesable deseo de poder encontrar su misma suerte. Este sería el mejor sacerdocio al cual podemos aspirar los cristianos: ofrecer cada uno el propio cuerpo y la propia sangre en holocausto por la fe. ¡Qué felicidad sería morir como los mártires!”.

El testimonio de los mártires siempre nos ayudan a mantener nuestra identidad cristiana, sin fundamentalismos y sin compromisos con el secularismo contemporáneo.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia de los Santos) – Voll. 1-12 e I-II apendice – Ed. Città Nuova
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Grenci Damiano Marco – Archivo privado iconográfico y hagiográfico: 1977 – 2012
* Sitio web de zenit.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

20 pensamientos en “Santos mártires de Córdoba

  1. Excelente trabajo, que presenta de manera precisa y rápida el elenco de estos santos mártires, dignos de recuerdo y devoción.
    Una pregunta, desde hace mucho yo conocía a la esposa de san Aurelio como santa Natalia. De unos años para acá, se refiere a ella como Santa Sabigoto, ya sea directamente o poniendo pimero el nombre de Natalia y entre paréntesis el de Sabigoto. Puede explicarme algo al repcto por favor.

    Gracias.

    • Humberto, la Santa se llamaba Natalia -nombre latino- de nacimiento, y después se cambió su nombre al de Sabigoto, que es un nombre de origen visigótico. Por eso aparece con los dos nombres, porque los dos son suyos, el que tuvo de nacimiento y el que adoptó después, cuando se decidió a morir mártir por Cristo.

  2. Damiano,
    Muchas gracias por este artículo muy relacionado con el que en su día publicamos sobre los santos mozárabes.
    Una precisión: Cuando el Martirologio Romano dice “durante la persecución de los Moros”, usa una terminología incorrecta. Debe decir “durante la persecución musulmana”. El término “Moro” tiene connotaciones peyorativas y además no distingue entre religión, etnia y cultura de los musulmanes del norte de África.

      • Ya empezamos que si la palabra “moro” es peroyativa….
        ¿Deberian cambiar en las fiestas de toda Alicante de “Moros y Cristianos” el nombre?
        Nos tirarian de piedras a la cabeza ipso-facto.

        • Me da igual lo que piensen en un folclore donde no tienen ni idea de cómo es el mundo musulmán, Abel, como se prueba nada más ver sus vestimentas y armamentos totalmente inventados y otras torpezas cometidas, algunas imperdonables, como grabar versos del Corán en el suelo y que la gente los vaya pisando al desfilar (!!!). Yo estoy hablando de escribir bien los textos que tienen trasfondo científico e histórico y de mostrar un respeto a los musulmanes; y en eso, no hay vuelta de hoja: la palabra “moro” es INADMISIBLE.

          • Ana Maria hay que tener respeto por nuestras fiestas,al menos en los moros y cristianos no hay toros…..
            ¡¡VIVAN LOS MOROS Y CRISTIANOS!!

        • si Abel es peyorativa, como decirle a un español “gachupín”, a un francés “franchute” y demás, lo de conservar nuestras fiestas si estas implican un insulto o una falta de respeto a una religión determinada o credo deberían suprimirse. Todo ser humano tiene derecho al respeto por su credo y no me parece muy cristiano que se estigmatice a los musulmanes, de esta manera asi como no queremos que nos estigmaticen a nosotros

        • Gracias, Emmanuel. No pretendo fastidiar a nadie y menos a mis compañeros del blog, pero es que me niego a sufrir que se siga llamando de modo tan vulgar a quienes son nuestros hermanos en Dios Padre y además constituyen unos 11 millones de creyentes en el mundo. Por no hablar de que, en ámbito académico, si usas la palabra “moro” eres el hazmerreír de todos.

    • Credo sia un problema culture-storico spagnolo, in Italia non ha nessuna valenza.

      Dire Moro, Saraceno, Ottomano, Turco (una volta gridavao sulle coste italiche: “arrivano i turchi”), era sempre per identificare una entità mussulmana. Ora i termini sono desueti e si usa mussulmano o islamico, ma non nessuno di questi temini ha un assonanza negativa.

      • Querido Damiano, no es un problema cultural histórico tan sólo español, es algo que todos debemos replantearnos. Llamar “moro” a los musulmanes, aparte de despectivo, es no distinguir entre diferentes etnias y pueblos, pues un turco es un turco, un bereber un bereber y un árabe un árabe, pero “moro” no dice absolutamente nada; y para eso ya está la palabra musulmán.

        Prueba de la inutilidad de la palabra es llamar “moro” también a los negros africanos, que no necesariamente son musulmanes, como es el caso de San Benito de Palermo. Es una palabra que mejor sobra. En las fuentes leer “moro” no te da ninguna información de donde provenía esa persona y tampoco necesariamente te informaba de si era musulmán, pues los negros africanos tardaron bastante en islamizarse y la mayoría se acogen a las religiones tradicionales de su tierra, las animistas.

        • Quello che tu dici sul termine sarà vero, ma ripeto da noi in Italia non ha questa valenza, non è rimasto questo senso di pregiudizio sul termine, diversamente con la parola NEGRO che in italiano è dispregiativa. La parola MORO non dice nulla di negativo.
          In realtà è una parola non usata e nessuno direbbe MORO per definire in senso alto un mussulmano.
          Il termine MORO in S. Benedetto di San Fratello come in San Vittore (Mauro) di Milano dicevano il colore della pelle e l’origine nord africana, tutto qui vero; ma dire I MORI, al plurale, invece identificava i mussulmani o così venivano percepiti, ma questo nell’antichità, oggi non ha senso e non è usato, credo che non lo capirebbe la maggior parte della gente.

          Pensare questo termine nel Martirologio Romano credo sia nell’assonanza antica de I MORI, cioè coloro che costringevano alla conversione all’Islam, pena la morte. Ma per me italiano non suona come dispregiativo ma come termine storico. Credo sia anche diplomatico … forse meglio che scrivere che furono uccisi dai mussulmani o dagli islamici.

          Infine, oggi dire Turco non vuol dire per antonomasia dire islamico, una volta sì.. si pensi all’impero Ottomano, alla presa di Costantinopoli, ma questa è storia… Anche se… chiedi ai ciprioti cosa pensano dei turchi? Oppure alle minoranze religiose in Turchia? Oppure agli Armeni!…. Ma questo non centra con il termine MORO!

  3. Excelente elenco de mártires cordobeses, Damiano. Está claro que la agrupación la has hecho según su ciudad de origen, que es Córdoba, pero yo, además, hubiese hecho una agrupación cronológica: los mártires Acisclo y Victoria, aunque cordobeses, no son mártires en tiempos de Al-Andalus, sino que fueron víctimas de las persecuciones romanas de la Antigüedad, cuando la Bética era una provincia más del Imperio.

    También hubiese considerado que San Pelayo, aunque mártir en Córdoba, no era oriundo de Córdoba sino del norte, había sido traído al sur tras ser vendido como esclavo.

    Por último, Nicolás Alberga, que nació en Córdoba pero fue martirizado en Damasco, debería ocupar un lugar aparte.

    Y como muy bien dices, faltan los mártires cordobeses del s.XX.

  4. buen articulo Damiano, quizás no conocía a mas de la mitad de los nombrados pero se que Córdoba es una ciudad de santos y de mártires.
    Me gustaría saber mas en un futuro a cerca de San Rogelio y San Teodomiro, si es que no se a escrito en otros artículos de ellos.

  5. guuuuaa que padre articulo …. en el Sagrario de mi Parroquia hay pinturas de de santos martires de la persecusión musulmana en España, como san Eulogio, y San Abundio pero tambien de otros lugares de españa como San Gumesindo de Toledo y san Felix de Girona. Saludos!

  6. A Abel: no te equivoques conmigo, yo no le he faltado al respeto a ninguna fiesta valenciana y mucho menos a los moros y cristianos. Lo que he dicho es que no son un referente a la hora de determinar si la palabra “moro” es adecuada o no, sino todo lo contrario, ya que desconocen todo lo esencial respecto a la cultura musulmana, todo se limita al folclore.

    Precisamente al respeto es a lo que yo llamo: respeto a las personas musulmanas que seguro no les hará gracia ser llamadas “moros”. Y con esto ya dejo la discusión, que me cansa repetir todo el rato lo mismo y más claro no puedo dejarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*