Beato Federico Bachstein y trece compañeros franciscanos mártires en Praga

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo de los Beatos mártires franciscanos de Praga.

Hoy, la Iglesia Católica beatifica a catorce frailes franciscanos martirizados en Praga en el año 1604. La ceremonia de la beatificación se celebrará en la catedral de San Vito en Praga y será presidida en nombre del Papa, por el cardenal Angelo Amato.

Los franciscanos hoy beatificados ocuparon en el año 1604 las ruinas del monasterio de Nuestra Señora de las Nieves y comenzaron su reconstrucción; procedían de Italia, España, Alemania y Holanda y otros países y algunos de ellos ya llevaban algún tiempo en la actual República Checa tanto en Brno como en Olomouc.

A finales de enero del año 1611, la ciudad de Praga fue invadida por el ejército católico de Leopoldo de Passau con el fin de mantener el poder vacilante del emperador Rodolfo II, medio demente y sin descendencia legítima. Las tropas católicas alemanas cometieron auténticas atrocidades por lo que se encontraron con la resistencia del propio Nuncio del Papa en Praga, de los católicos y de los protestantes locales, aunque esto sirvió de pretexto para que algunos activistas protestantes atacaran a los católicos, especialmente a los religiosos, invadiendo y destruyendo los conventos, con la excusa de que en ellos se acogían a los invasores y se escondían sus armas.

El 15 de febrero, que era martes de Carnaval se atacó el colegio Klementinum que los jesuitas tenían cercano al puente Carlos, pero estos fueron capaces de defenderse y repeler el ataque. También fue atacado el convento franciscano existente en la parte vieja de la ciudad, cercano a la iglesia de Santiago, aunque en un principio fue defendido por algunos luteranos locales que sabían de la inocencia de los frailes. Pero sobre las once de la mañana, el convento de Nuestra Señora de las Nieves fue rodeado por alrededor de setecientos atacantes, dirigidos por un tal Mateo Hovorcovsky, aventurero de las Montañas Kolivé.

Martirio de los franciscanos de Praga.

La muchedumbre intentó invadir el convento aunque se encontraron con que la puerta que comunicaba la iglesia con el convento estaba cerrada. Cuando la rompieron, encontraron a cuatro frailes que inmediatamente fueron asesinados: el hermano Christopher, de origen holandés, el clérigo Clemente de Suabia, al diácono milanés Fray Jerónimo Conde de Ares que estaba rezando en una capilla interior y, finalmente, en la enfermería, al sacerdote francés Fray Simón que estaba herido en la cama.

Después de algún tiempo de revuelo por el interior del convento, los atacantes descubrieron las escaleras que llevaban al piso superior del claustro y allí encontraron al padre vicario, que también fue asesinado. El padre guardián estaba ausente y por eso se libró de la masacre. Junto al padre Federico, fue asesinado su hermano menor Fray Manuel y los novicios, Juan y Antonio; estos dos últimos, eran checos. Los cadáveres de los cuatro fueron arrojados desde la bóveda de la iglesia destrozándose al chocar contra el pavimento de la misma.
Finalmente subieron a las torres del campanario y allí asesinaron a los hermanos legos Kaspar Daverio, Juan Didak y al clérigo Santiago de Augsburgo. Los cadáveres de los tres fueron arrojados al patio.

Después de asesinar a todos los frailes, se dedicaron a destruir el convento, robar los objetos litúrgicos, destruir los documentos e incluso profanar la tumba de un fraile difunto. Los cadáveres desnudos y mutilados de los mártires permanecieron sin recibir sepultura hasta el sábado siguiente, cuando fueron enterrados sin ataúdes en el suelo del convento cerca de la puerta del claustro.
En abril del mismo año fueron condenados a muerte los asesinos de los catorce frailes franciscanos y estos, ocuparon de nuevo el convento el día 14 de octubre siguiente. Este conflicto bélico marcó el final del reinado de Rodolfo II.

Vista de la exhumación de los restos de los mártires de su tumba en Praga.

Los mártires son:
Beato Federico Bachstein, vicario del convento, de origen checo que murió con unos cincuenta años de edad.
Beato Juan Martínez, sacerdote español de unos cuarenta años.
Beato Simón, sacerdote francés de unos treinta años de edad.
Beato Bartolomé Dalmasoni, sacerdote italiano que fue el encargado de dirigir la restauración de la iglesia y del convento.
Beato Jerónimo Conde de Ares, diácono italiano de veinticuatro años.
Beato Kaspar Daverio de Bost, corista italiano de veintisiete años.
Beato Santiago de Augsburgo, fraile alemán de votos temporales de veinte años.
Beato Clemente de Suabia, fraile alemán de votos temporales, de veinte años.
Beato Christofer Zelda, hermano lego cocinero de setenta años.
Beato Juan Didak, hermano lego sastre, de unos cuarenta años.
Beato Juan Rode, hermano lego italiano, jardinero y sacristán, de unos treinta años.
Beato Enmanuel, hermano lego checo de treinta años.
Beato Juan, novicio checo de dieciocho años.
Beato Antonio, novicio checo de veinte años.

En el año 1616, el arzobispo de Praga, Jan Lohelius, ordenó exhumar los restos de los mártires y enterrarlos en el cementerio del convento, convirtiéndose el lugar del enterramiento en una capilla lateral de la iglesia. Allí estuvieron sepultados hasta hace unos meses, cuando fueron exhumados con motivo del reconocimiento canónico previo a la beatificación.

Detalle de los restos mortales de los mártires.

En la década de los setenta del siglo XVII se iniciaron los trámites del proceso de beatificación; sin embargo, aparecieron una serie de obstáculos que hizo que el proceso quedara suspendido. En el año 1907 nuevamente se retomó la Causa que nuevamente fue interrumpida. La fase diocesana del proceso se terminó entre los años 1933-1944 y en el año 1947 fue enviada al Vaticano toda la documentación, pero en febrero de 1948, nuevamente fue interrumpido. En 1992 se solicitó la reapertura, que fue concedida en 1994. Finalmente, el pasado 10 de mayo fue aprobado el Decreto de reconocimiento de martirio, paso previo a la beatificación, que como dije al principio, se realizada en el día de hoy en la catedral de San Vito de Praga.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

13 pensamientos en “Beato Federico Bachstein y trece compañeros franciscanos mártires en Praga

  1. Gloria a Dios por estos nuevos Beatos.

    Lo que no comprendo en un principio Antonio es ¿Por qué tanta interrupciones en el proceso de Beatificación?

    Me llama mucho la atención de que los mismos Luteranos defendieron a los franciscanos, pues sabían de su inocencia. Con eso de que era reciente el inicio de la Iglesia Luterana y existió el conflicto entre ambas Iglesias.

    • Emmanuel,
      Las interrupciones en los procesos de beatificación suelen ser normales y pueden deberse a muchas circunstancias: fallecimiento de la persona que ha puesto más interés en ella, motivos económicos, motivos políticos, necesidad de estudiar más profundamente los escritos realizados por la persona a beatificar, etc.
      En este caso no se cuales habrán sido, pero sin duda alguna, la etapa de dominación comunista en la antigua Checoslovaquia fue una de ellas.

      Por otro lado, que unos vecinos se lleven bien y se defiendan independientemente de sus creencias religiosas o militancia política, es cosa bastante normal y ese sería el motivo por el cual determinados luteranos defendieron a los frailes que sabían de sobra que eran inocentes.

  2. Las guerras de religión son uno de los episodios más trágicos de la historia moderna de Europa, por ser auténticos baños de sangre a causa de la fe en plena época del Renacimiento cultural y moderno del viejo mundo; una barbarie que si bien es injustificable desde todas las épocas, menos en una que se puede calificar como un auténtico despertar del genio de la humanidad.

    Y son baños de sangre en que ambas partes, católica y protestante, tienen idéntica culpa y resultaría ridículo seguir señalando al “otro” como el único responsable, cosa que siguen haciendo algunos y, consecuentemente, cubriéndose del mayor ridículo.

    Lo que nos queda hacer es reflexionar estos hechos del pasado para que no vuelvan a repetirse ni en el presente ni en el futuro; y por supuesto, venerar a nuestros mártires, víctimas inocentes de tanta intolerancia. La actitud mencionada de los luteranos en este caso nos sirve, más que nunca, para entender que no se puede dividir el mundo en blanco y negro, buenos y malos.

    • Las guerras de religión pasadas, pasadas están pero de poco nos han servido para reflexionar porque aun hoy en día se siguen dando en distintas partes del planeta. Y, principalmente, siempre se ha debido al fanatismo e intolerancia de unos y de otros, aunque a veces, también han tenido su parte de culpa las cuestiones étnicas; y me estoy acordando de todas las guerras ocurridas en los Balcanes.
      Tu hablas de católicos y protestantes, pero tres cuartos de lo mismo ha sucedido entre católicos y ortodoxos. Ambas Iglesias tienen canonizados o beatificados a mártires producidos por la otra y eso si que es un escándalo ante todo el mundo. No los mártires en si, sino el que se dieran las condiciones como para que esos martirios se produjeran.

      • Muchas gracias Antonio. Estoy de acuerdo con la reflexión de que al Luteranismo se le vino demonizando en mi época escolar y recuerdo la imagen que se nos daba de sus miembros como de rebeldes a la Iglesia de Roma y capaces de propiciar baños de sangre. Incluso el propio término “protestante” me parece que tiene una carga peyorativa que ayuda poco a su entendimiento.

        • Aparte de los errores dogmáticos que puedan existir dentro de la mal llamada “familia protestante”, la realidad fue que el mal proceder de la Iglesia de Roma propició la reforma llevada a cabo por Martín Lutero que en muchas cosas llevaba razón.
          Por supuesto que ni la Reforma ni la Contrarreforma justifican ninguno de los excesos cometidos por ambas partes.

  3. No se si por este camino quieres que sigan las discusiones sobre estos beatos, es decir, a seguir hablando del protestantismo y guerras de religión.

    Qué me puedes decir de la vida del Beato Jerónimo el diácono, Antonio?

    • No, yo no tengo especial interés en seguir este debate sobre las guerras de religiones, pero ha salido, me ha parecido muy bien y hemos opinado. No le demos más vueltas si no queremos.

      Con respecto a otros datos concretos sobre cada uno de los beatos, yo no tengo más que los que doy en el artículo y te aseguro que hasta he consultado algún texto en checo.

  4. Sono Martiri di un tempo delicato della storia. A pensare che il calendario protestante ricorda Giovanni Hus: tra i carnefici dei Martiri di Praga c’erano gran folla di Hussiti, Calvinisti, Luterani e anche alcuni cattolici.

    E’ la prima beatificazione nell’Anno della Fede riguarda anche due ambrosiani: fra Gerolamo degli Arese di Milano, diacono, e fra Gaspare Daverio, di Bosto (Varese), suddiacono.

    Fra Gerolamo degli Arese nacque a Milano e, fattosi frate minore, venne ordinato diacono. Aveva circa 24 anni. Quel giorno, udendo il tumulto, si rifugiò nella cappella della Beata Vergine Maria dove, davanti alla statua della Madre di Dio, genuflettendosi e pregando, morì colpito alle spalle da una lunga spada. Così narra una antica cronaca: «Davanti all’altare della Madonna, levati gli occhi e le mani al cielo, pregando con grande fervore e raccomandando la sua anima all’eterno Padre, Fra Gerolamo dei Conti Arese di Milano con ammirabile fortezza, con l’indomabile ardore di un cuore giovanile, aspettava l’ora estrema».

    Riguardo a fra Gaspare Daverio, il suo atto di Battesimo è conservato nell’Archivio della parrocchia di S. Vittore in Varese e così attesta: «27 aprile 1584. A dì 27 Don Giovanni Bosso suddetto ho battezzato un figlio di Gerolamo Daverio, et di Madonna Bianca sua moglie nato a dì suddetto nominato Gaspare. Il Compare il detto Gaspare Boveara, la Comare la detta Angila Bobia». Gaspare Daverio era nato a Bosto presso Varese il 27 aprile 1584. Divenuto frate, ricevette gli ordini minori il 6 marzo 1610 nella Cappella di S. Maria Maddalena in Monte Sion ovvero Strahov di Praga dall’abate dell’Ordine Premonstratense e vescovo suffraganeo di Praga Giovanni Lohelio; ricevette il suddiaconato nella chiesa della Beata Maria Vergine in Monte Sion il 5 giugno 1610 dallo stesso vescovo. Il 15 febbraio 1611 i feroci carnefici afferrarono il suddiacono Gaspare Daverio che si era riparato in campanile e lo fecero a pezzi gettandone a terra il corpo attraverso una finestra.

    Grazie per l’articolo!

  5. Antonio gracias por el articulo de hoy sobre estos mártires, que me parece que ya alguna vez había escuchado algo sobre ellos al menos el nombre de los franciscanos martires de Praga me parece haberlo escuchado, pero más de ellos no conocía y que alegría da saber que alfin seran elevados a los altares como Beatos

    • Pues yo tengo que decirte que, si bien sabía “lejanamente” de su existencia, no he tenido conocimientos reales sobre ellos hasta que se aprobó el decreto de martirio. Fue entonces cuando me propuse conocerlos más a fondo especialmente interesado por pertenecer a la familia franciscana.
      En el año 2004 estuve en Praga tres días – ¡allí hay tanto que ver! – y aunque hice alguna indagación en el convento capuchino que está cercano a la Abadia de Strahov, el fraile que me atendió, chapurreando el italiano, no supo darme alguna seña o información sobre ellos y simplemente, dejé el tema. Ahora es cuando lo retomé de nuevo. Si voy de nuevo a Praga, seguro que los visito para venerarlos.

Deja un comentario