San Hilarión de Gaza, anacoreta

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo grecoamericano del Santo.

Aunque en el Martirologio Romano San Hilarión de Gaza fue conmemorado en el día de ayer, al celebrarse la canonización de Santa Kateri Tekakwitha, el Equipo de dirección prefirió publicar un artículo sobre esta nueva santa americana. Aunque sea con un día de retraso, lo hacemos hoy.

La fama de San Hilarión está estrechamente ligada a la biografía que sobre él escribió San Jerónimo unos veinte años después de la muerte del santo; sin embargo hay que decir que, sobre todo en Oriente, existen muchas versiones, todas basadas en este escrito original.

La narración que hace Sozomeno añade poquísimos datos a los ya dados por San Jerónimo, aunque en el siglo pasado, a este escrito jeronimiano, W. Israel en su “Zeitschrift für die wissenschafliche Theologie”, le realizó una fuerte y áspera crítica tendente a negarle cualquier valor histórico e incluso llegando a negar la existencia del propio santo. Sin embargo, la mayoría de los hagiógrafos modernos no tienen la menor duda sobre la historicidad de San Hilarión, independientemente de que San Jerónimo en su exposición lo hace de forma un “tanto romántica, literaria”.

Parece del todo imposible que San Jerónimo hubiese inventado desde cero la vida de un monje, que localizaba en un lugar relativamente cercano a Belén – que es donde San Jerónimo vivía en aquella época – porque si así lo hubiera hecho, habría sido muy fácil demostrar su falsedad por parte de los mismos monjes de la zona. El mismo San Jerónimo indica que lo que él escribe se basa en una obra de San Epifanio obispo chipriota, que conoció personalmente a Hilarión y que escribió un elogio sobre el mismo después de su muerte.

Según todo esto, San Hilarión habría nacido en Thabata, pequeña población palestina cercana a Gaza, en el año 291 en el seno de una familia pagana que lo enviaron a completar sus estudios a Alejandría. Es en esta ciudad egipcia donde se convirtió al cristianismo y se entusiasmó de tal manera con la vida que llevaban los monjes egipcios, que quiso vivir como eremita. Durante más de dos meses convivió en la Tebaida con San Antonio el Grande y después de llevar vida monacal durante quince años, retornó a su ciudad encontrándose con que sus padres habían muerto y así, después de distribuir todos sus bienes, decidió vivir en soledad en una localidad cercana a Maiuma. Allí transcurrió gran parte de su vida llevando una vida de penitencia, oración y venciendo numerosas tentaciones por parte del demonio.

“Las tentaciones de San Hilarión”. Lienzo de Octave Tassaert (1800-1874). Museo de Bellas Artes de Montréal, Canadá.

Cuando San Jerónimo, en su escrito llega a este punto, describe numerosos episodios que son agradables de leer, pero posiblemente legendarios, con poca consistencia histórica, como por ejemplo, que siendo asaltado por unos ladrones se defendió diciéndoles que un hombre desnudo y pobre no tenia nada que temer de ellos. En el año 329, en torno a San Hilarión comenzó a reunirse un numeroso grupo de discípulos que, según el mismo San Jerónimo, habrían formado el primer monasterio en Palestina.

La fama de santidad de San Hilarión se extendió rápidamente y empezaron a atribuírsele numerosos prodigios excepcionales, especialmente, curaciones milagrosas y expulsiones de demonios, por lo que llegó una avalancha de gente que le quitó la posibilidad de vivir en soledad, aunque en el año 360, ya anciano y harto, comenzó a vagar de un sitio a otro con el fin de liberarse de cuantos se acercaban a él y no le dejaban en paz. Así, se marchó de nuevo a Egipto, estuvo viviendo en un oasis de Libia y posteriormente se trasladó a Sicilia donde vivió cerca del Cabo Passero; luego se marchó a Dalmacia (hoy Croacia).

La última etapa de su vida la pasó en Chipre donde vivió durante cinco años y donde lo conoció San Epifanio. Murió octogenario en Pafos en el año 371. Esiquio, un fiel discípulo suyo, se llevó su cuerpo a Gaza suscitando con esto una cierta rivalidad entre los habitantes de Gaza y los chipriotas, pues todos lo veneraban y querían tener.

En esta narración de San Jerónimo se evidencia el intento de presentar a San Hilarión como un nuevo San Antonio el Grande, que repitió en Palestina lo que Antonio había realizado en Egipto, dando origen así al monacato palestino. Antes de esto, San Hilarión había sido un personaje casi desconocido, cuya historia solo había entusiasmado a los escritores dálmatas.

“La tentación de San Hilarión”. Lienzo de Dominique Papety (1843-44). Wallace Collection, Londres (Reino Unido).

Desde muy antiguo, su culto se difundió muy rápidamente en todo Oriente, como se puede atestiguar con las numerosas biografías escritas en griego, armenio y copto, todas basadas en el escrito original de San Jerónimo. Recibió culto muy pronto en los patriarcados orientales de Antioquia, Jerusalén, Alejandría y Constantinopla. Durante mucho tiempo, en Chipre fue venerado un castillo llamado de San Hilarión, del que reproducimos una foto y que se cree construido sobre el lugar donde estaba su eremitorio y donde se pensaba que había sido sepultado recién muerto.

En Occidente, fue Beda quien lo introdujo en su Martirologio y según algunos escritos, en tiempos de Carlomagno, sus reliquias fueron llevadas a Duravel (Francia) donde actualmente se encuentran. Es verdad que en esta ciudad hay constancia de un culto antiquísimo, pero la verdad es que parece un poco legendaria la narración del traslado de las reliquias a la misma. Como dije al principio, su festividad fue el día de ayer.

En Chipre, donde pasó sus últimos años, los cruzados construyeron una fortaleza sobre una capilla bizantina que estaba a él dedicada. Muchos pueblos chipriotas lo tienen como santo patrono junto a San Bernabé apóstol, cuya tumba también se venera en la isla. En la iconografía bizantina se le representa como asceta y en los frescos del Catholicon del monasterio Dionysion del Monte Athos, que son del siglo XVI, aparece como un hombre anciano, con barba larga teniendo entre sus manos un papel enrollado.

En la basílica veneciana de San Marcos existe de él un mosaico del siglo XIII, pero en Occidente, la iconografía suya está muy ligada al traslado de sus reliquias.

Vista del castillo de San Hilarión, en Kyrenia, Chipre.

En el cementerio de Pisa hay un fresco atribuido a Pietro Lorenzetti que nos da una visión general de lo que era la vida eremítica; allí aparece el santo vestido de monje y montado sobre un asno, echando al fuego a un dragón. Siempre se le representa anciano, con barba larga y cana que le llega hasta el pecho.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “San Hilarión de Gaza, anacoreta

  1. Muy interesante el articulo, felicitaciones al redactor del mismo.

    Por favor si pudiera responder algunas pequeñas dudas que tengo; ¿Cual es el Patronazgo de San Hilarión?, ¿la difusión de su culto en america, esta vinculada a alguna orden en especial?

    Justo hoy tuve la oportunidad de grabar unos instantes una misa en honor a San Hilarión en el templo de la orden mercedaria en el Cusco, y me parecio raro que haya una representación de este santo con un habito distinto a la de los santos mercedarios, además que el lugar donde habitualmente se le rinde devoción no es en un altar sino que esta un poco olvidado en un lugar poco favorecido (lo mismo pasa con una imagen de San Agustin de Hipona, asumo que ambas imagenes llegaron a este templo despues de algun terremoto que destruyo sus capillas o templos propios)…. de ahi mi duda sobre cual fue la orden que propicio la devoción a san Hilarión en America o si pudieran ser más especificos en Perú. SE LOS AGRADECERIA MUCHO!!…FELICITACIONES MAGNIFICO EL BLOG!!

    • John muy aparte de lo que Antonio, autor del artículo te pueda responder, hace algunos años yo conocí a San Hilarión precisamente en Lima, Perú y en el templo de los Mercedarios de esta ciudad, el hábito que lleva el santo es de la Orden de los Carmelitas, y eso se debe a que antiguamente se pensaba que San Hilarión había sido un ermitaño perteneciente a esta orden, debido a su cercanía al Monte Carmelo, pero desde hace algunos años el Carmelo se podría decir que le dio debaja de entre ssu santos y quedó aclarado que San Hilarión no fue carmelita, pero a pesar de esto en América ya por tradición se le sigue vistiendo con el habito del carmelo, de este modo te digo que quienes difundieron su devoción en especial em América del Sur, sobre todo en Perú y Cuba, fue la Orden del Carmelo, cosa curiosa puesto que aqui en México la devoción a este santo nunca ha existido a pesar de la presencia de los carmelitas. Eso si ya al quedar desvinculado del carmelo se cinvierte en un santo eremita más sin pertenecer a una orden en particular, por lo cual a últimos años quizas la merced ah tomado la difusión de su culto en Perú, pues en Lima es muy venerado y su imagen esta a la entrada del templo de la Merced con varios ex votos.

      • Gracias, John por tu amabilidad.
        Bueno, John, ya André ha contestado sobradamente parte de tu pregunta.
        Los carmelitas, es una Orden que aunque fundada en el siglo XIII cree tener sus orígenes muchos más remotos (de ahí el patronazgo de San Elías profeta), y se han “apropiado” de algunos santos antiguos diciendo erróneamente que eran de su Orden; entre ellos está el caso de San Hilarión que no tuvo absolutamente nada que ver con los carmelitas pues nació muchos siglos antes. Te digo esto porque la difusión del culto a este santo, se debe principalmente a esta Orden.

        Y sin fundamento alguno se le ha hecho patrono especial que quienes se sienten apenados, afligidos y abogado especial en la solución de cosas difíciles. Como te digo, esto no tiene absolutamente ningún fundamento y a cualquier santo se le podría “cargar este sanbenito” aplicándole este patronazgo.

        • Muchisimas Gracias por las respuestas Andre Efren y Antonio Barrero; disculpen la demora en mi replica, el trabajo no me da todo el tiempo que quisiera para poder seguir a mas detalle la conversacion.

          Bueno nuevamente felicitaciones y Exitos a todos quienes le dan vida a este blog!!….saludos!!!

  2. Hola a todos.

    Este es un santo que de plano desconocía y creo haberlo oído mencionar “de pasada” en el santoral o un esbozo entre los padres del desierto, si bien -creo entender- Hilarión no es fundador en el sentido estricto del monacato como lo fueron Pacomio, Pablo de Tebas o Antonio el Grande -no me gusta usar el término “San!” porque así me siento más cerca de estas personas-, sino, así lo veo, como un continuador en Palestina de sus obras. Y esos tiempos donde era increíblemente más duro y peligroso vivir en el desierto por mucho que el afán fuese buscar a Dios, el monacato de hoy es mucho más suave. Me llamaron la atención los cuadros de las tentaciones de Hilarión, siempre presente la mujer -o el diablo en forma de mujer desnuda y provocativa- y siempre como objeto del mal y fácil de seducir por las fuerzas oscuras -lo que hoy sin duda sabemos es fruto del machismo y la misoginia-. Y hombres como Tomás de Aquino, Agustín de Hipona y Bernardo de Claraval no anduvieron cortos al respecto. En fin, un nuevo aporte a mi cultura hagiográfica. Muchas felicidades.

    • Alejando,
      Se le tiene como fundador del monacato palestino por aquello de que era palestino de origen y en Palestina se estableció después de haber estado viviendo como eremita durante unos años en Egipto. El no es en nada el continuador de San Antonio que lleva a su tierra lo que de este aprendió, sino que se estableció en Palestina únicamente porque quiso, repitiendo en su tierra lo que hacía en la Tebaida, pero sin establecer ninguna regla ni fundar orden alguna.

      En cuanto a que siempre que se habla de tentaciones del demonio, se piense en la mujer nos da a entender cuan estrecha ha sido nuestra mente que siempre hemos relacionado con el mal solo al sexto mandamiento. Se ha perdonado fácilmente el hurtar, el difamar, el no socorrer a los demás…., pero ¡eso de fornicar siempre ha sido mucho más grave! Hipócritas, de mentes retorcidas, dispuestos a perdonar siempre todo aquello que no afecte al tema del sexo, considerado prácticamente siempre como algo malo.

        • Supongo que habrás leído el artículo que sobre San Teodosio el Cenobiarca se publicó en este blog el 11 de enero del año pasado. El es el primero que fundó un monasterio cenobítico, o sea, donde se hacía vida comunitaria y lo hizo a mediados del siglo V.

          Si San Hilarión de Gaza vivió a caballo entre los siglos III-IV y reunió en torno a si una comunidad de anacoretas, el fundador del monacato en general en Palestina, es él.
          Vivió primero y estamos hablando de monacato en general; no de anacoretas, eremitas o cenobitas.

  3. Antonio gracias por este articulo sobre un gran santo que conozco desde hace algunos años, como ya mencione en América del Sur es un santo muy estimado y venerado, en especial para pedirle lluvia para las cosechas!!, yo tengo una pequeña imagen suya pero siempre tenía la duda de su festividad si era el 21 o el 22 de octubre y ya me ha quedado aclarado con este artículo, siempre eh visto que en varias biografias lo ponen como “sucesor de San Antonio abad” no se que opines al respecto o hasta que grado se pueda pensar en tal cosa como sucesor de San Antonio, pero si sin duda fue muy influenciado por este.

    • Gracias, André por tu respuesta a John y por aportar eso que dices de que se le implora la lluvia. Esto se le podría pedir a cualquier santo, pero mejor sería si no irrumpiéramos nosotros con nuestras actividades humanas alterando el clima.

      El hizo en Palestina lo mismo que había hecho en la Tebaida pero de ahí a que sea el continuador de San Antonio… San Jerónimo intenta comparar a uno con el otro, pero uno no es heredero para nada del otro; solo lo imita.

  4. Otro estupendo artículo sobre un penitente del desierto, figuras siempre rodeadas de leyendas a la par que fascinantes.

    Como bien dice Alejandro, el motivo de que la tentación aparezca reflejada como una hermosa mujer de agradable figura es fruto de la misoginia endémica propia de las culturas patriarcales. En descargo del cristianismo diré que estas concepciones son anteriores al mismo; y en recargo, que fueron mucho más allá que sus predecesores en estigmatizar a la mujer como fuente de pecado e impureza, cuando el pecado y la impureza está en quienes ven pecados e impurezas por todas partes.

    De todos modos, no hay mal que por bien no venga y hay que aclarar que el tema de las tentaciones dio pretexto a los artistas para cultivar el bellísimo desnudo femenino sin incitar la ira de la Iglesia. Lo mismo que ocurrió con el tema de Adán y Eva en el Paraíso o algunos martirios de Santas. Los óleos presentes del artículo, aunque de cronología tardía respecto a esas prohibiciones, son un ejemplo de ello.

      • Se puede decir que es una especie de “hecha la ley, hecha la trampa”. Puedes empeñarte en prohibir -en este caso, el desnudo femenino- pero siempre se encontrará un resquicio por el que pasarse la prohibición por el arco del triunfo. Y es que no se puede prohibir por prohibir. El ser humano no puede ser dominado en contra de su voluntad.

        • Como bien apuntaron, de no haber esa trampa en la ley, hoy no disfrutaríamos de los bellísimos frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina donde Adán, los santos, Nuestro Señor e infinidad de figuras muestran sus cuerpos desnudos o bajo delgadas y sugerentes túnicas. O tampoco tendríamos los surrealistas cuadros de Hieronymus Bosch inspirados en las tentaciones de San Antonio, del Infierno o el Jardín de las delicias. Y bien es cierto lo que dijo Ana María, ya antes del cristianismo la idea de la mujer como “sexo débil” y fuente de todo mal viene desde el judaísmo y algunas filosofías mediterráneas, y también llegan a caer en sus contradicciones en el tema, pero eso es harina de otro costal. En fin, cada día aprendemos algo nuevo 🙂

          • Pues fíjate, Alejandro, que pese al libertinaje de la Roma renacentista, esa exhibición de corpachones desnudos que es la Capilla Sixtina causó desagrado a muchos y por eso fue contratado el pintor Daniele de Volterra, apodado cruelmente “Il Braghettone”, para que fuera tapando las partes pudendas de todos los allí pintados… Dios Padre incluido. Tengo una anécdota sobre la parejita de San Blas y Santa Catalina que mejor me la ahorro, pero que me dio mis buenas carcajadas cuanto trabajé el tema en la facultad.

      • No, Emmanuel, no he dicho tal cosa. Me refería a que la misoginia es precristiana y ya tiene ejemplos atroces en las polis griegas; la cultura judía, el Imperio Persa y no hablemos de más allá de la cuenca mediterránea. Pero que luego, el cristianismo duplicó y triplicó esta misoginia, si eso es posible, porque es una síntesis de todas estas culturas mediterráneas sazonada con un mucho de fanatismo religioso.

        Con las diferentes Iglesias cristianas de momento no me meto. Podría hablar de ello, pero prefiero abstenerme. Baste decir que en algunos lugares, se exige a la mujer ortodoxa que se cubra la cabeza antes de entrar en un templo, como exigía San Pablo, que queda impura después del parto durante un tiempo, hasta que se purifica, como ocurría en la cultura hebrea; y otras cosas que no vienen al caso.

  5. Antonio gracias por este precioso articulo sobre San Hilarion de Gaza.
    Me encantan las vidas de lso anacoretas,quizas porque yo jamas podria llevar una vida como la suya,la mayor parte del tiempo en soledad,aunque a algunos les llovieran “fans” por todos lados y como en este caso se veia obligado a irse de un lugar a otro.

    • Gracias, Abel.
      Estoy de acuerdo contigo que son pocos los llamados a vivir siempre una vida solitaria, pero estarás de acuerdo conmigo en que todos estamos necesitados de vivir algunos momentos en soledad para poder plantearnos sin agobios exteriores cómo solucionamos algunos de los problemas que a menudo se nos presentan.
      Soledad siempre, es cosa de pocos, pero momentos de soledad, es cosa de muchos.

Deja un comentario