San Marcelo, mártir en Tánger

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego de los Santos Marcelo, mártir africano; y Casiano, mártir romano.

Pregunta: Quisiera hacerles algunas preguntas. En mi ciudad (León) veneramos a nuestro paisano San Marcelo y a sus hijos, pero es verdad que he leído que este santo era africano y que sus supuestos hijos, no lo son. ¿Qué hay de verdad en todo esto? (España).

Respuesta: Este tema es muy complejo aunque está muy bien estudiado. Ya de él dijimos algo cuando publicamos el artículo sobre sus presuntos hijos, los Santos Emeterio y Celedonio y más diremos aun, cuando publiquemos sobre los mártires gaditanos Servando y Germán, sobre los cordobeses Fausto, Jenaro y Marcial y sobre los gallegos, Primitivo y Facundo.

Pero hablemos del santo por el que nos preguntas. De la “passio” de San Marcelo existen dos versiones que nos han llegado a través de diversos documentos que se custodian en algunas importantes bibliotecas europeas: Roma, Londres, Burdeos, León, etc. y que fueron publicadas por primera vez por parte de Ruinart, Allard, Delehaye, Garcia Villada, B. De Gaiffier y otros, o sea, que su difusión ha sido grande.

El núcleo de la misma es considerado como auténtico y contiene los interrogatorios a los que se vio sometido nuestro santo en el transcurso de tres meses, en dos tribunales situados en dos localidades distintas. Posteriormente, alrededor del siglo XI, a esta “passio” se le hicieron algunos añadidos diciendo que San Marcelo era esposo de Santa Nonna y padre de los santos Claudio, Lupercio, Victorico, Facundo, Primitivo, Emeterio, Celedonio, Servando, Germán, Fausto, Jenaro y Marcial, todos ellos santos hispanos, venerados en diferentes lugares de la península Ibérica y que en realidad no fueron contemporáneos entre si.

El orden y la evolución de esta leyenda está profundamente arraigada en la tradición cristiana de tu pueblo y ha sido estudiada a fondo por De Gaiffier en su obra “Saint Marcel de Tánger ou de Leon?: evolution d’une légende”, publicada en la Analecta Bolandista LXI, en el año 1943.

Vista de la iglesia dedicada a San Marcelo en León, España.

Según la “passio”, el 21 de julio del año 298, cuando se celebraba la fiesta de los augustos emperadores, Marcelo, que era un centurión romano tiró sus armas delante de su tropa que se encontraba reunida con motivo de dichas fiestas, renunciando a su vida militar para dedicarse a la propagación del cristianismo. Siete días más tarde, fue interrogado por el prefecto Fortunato el cual, considerando la gravedad del delito decidió enviárselo a su superior jerárquico, Aurelio Agricolano de Tánger. El 30 de octubre, San Marcelo fue nuevamente interrogado en Tánger y condenado a muerte.

Según los estudios de De Gaiffier a los que hemos hecho referencia, San Marcelo es un auténtico mártir africano al cual, mediante los posteriores añadidos realizados por autores hispanos, lo hacen ciudadano de León sobre el falso fundamento de que pertenecía a la Legión de Trajano que fue la presunta fundadora de tu ciudad. A partir de ahí, en el siglo XVI se pretendió identificar la casa natal del mártir junto a la Puerta Cauriense, hoy transformada en capilla dedicada al Cristo de la Victoria. Según esta misma tradición, al llegar la paz de Constantino, a San Marcelo se le construyó una primitiva iglesia en León.

El código XI del archivo de la catedral de León dice que en el siglo IX, el rey Ramiro I de Asturias restauró la antigua iglesia del siglo IV dedicada al mártir en el suburbio de la Puerta Cauriense, fuera de los muros de la ciudad. Junto a esta iglesia, que fue posteriormente destruida por Almanzor, existía un monasterio, en el que vivió San Martín de León, que era canónigo regular de la Orden Agustianiana y que está actualmente sepultado en la colegiata leonesa de San Isidoro y en el siglo XII, se levantó un hospital que también llevó su nombre.

Vista del altar mayor de la iglesia de San Marcelo en León (España), donde se aprecia la enorme imagen del titular y la urna de sus reliquias bajo el altar.

La devoción que los leoneses mostraban por San Marcelo hizo que fuera declarado patrono principal de la ciudad, pero sus restos mortales estaban lejos, en Tánger al norte de Marruecos, por lo que al ser liberada dicha ciudad por parte del rey de Portugal en el siglo XI, León solicitó las reliquias de su conciudadano, aunque también Sevilla y Jerez de la Frontera querían tenerlas. La disputa se zanjó cuando el rey Fernando el Católico las llevó personalmente a León el día 29 de marzo del año 1493. Allí fueron colocadas en una nueva iglesia construida al santo, iglesia que fue reedificada en el año 1588 por los maestros Juan del Ribero y Baltasar Gutiérrez, aunque las obras finalizaron en el año 1628. Como sabes, las reliquias de San Marcelo se encuentran en una urna de plata que está colocada en el altar mayor. En el retablo barroco de Santiago Velasco están las esculturas de San Marcelo, de Santa Nona y de sus doce hijos. Según algunos documentos del siglo XV que se conservan en el archivo del Ayuntamiento, la acogida que tuvieron las reliquias fue la mayor manifestación de júbilo de la ciudad (!!!).

En esta iglesia, se conservan además en otras urnas, las reliquias de sus presuntos hijos Claudio, Lupercio y Victorico y las del abad San Ramiro mártir leonés, así como un pergamino en el que se narran los numerosos milagros atribuidos al santo en la época del traslado de las reliquias, otro que atestigua que una reliquia quedó en la iglesia de San Gil de Sevilla y algunas cartas del rey Enrique IV de Castilla y de Isabel la Católica al Papa Sixto IV comentándole el traslado del cuerpo del mártir.

Antiguamente, las reliquias de San Marcelo junto con las de San Froilán eran sacadas en procesión cada vez que la ciudad sufría algún tipo de calamidad pública. Todos los años, el 9 de octubre, el capítulo catedralicio y junta municipal leonesa acudían al templo de San Marcelo para asistir a la misa solemne.

Vista del altar mayor de la iglesia de San Marcelo de León (España), donde se aprecia la escultura enorme del titular, las de sus hijos y la urna de reliquias bajo el altar.

Como la vida del santo es legendaria aunque este sea real, la iconografía es variada y está inspirada en la misma. La imagen del santo que se conserva en la iglesia es obra del escultor Gregorio Fernández y está en la parte central del altar, aunque rodeada por las de sus hijos y esposa, como ya dije antes y en el Museo provincial de tu ciudad se conserva una pequeña pintura gótica policromada del siglo XIV en la que aparecen él, su esposa e hijos.

De San Marcelo no te puedo contar nada más porque no me parece oportuno entrar en los supuestos diálogos de los interrogatorios a los que en realidad fue sometido y sobre la supuesta filiación de los otros doce santos, mejor ni te cuento, porque no es cierta y ya lo iremos demostrando cuando hablemos de ellos, aunque de dos ya lo hemos hecho.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

20 pensamientos en “San Marcelo, mártir en Tánger

  1. Como ocurre con el caso de Santa Marciana de Cesarea de Mauritania, aquí tenemos a otro mártir africano de origen al que se hace hispano sin el menor fundamento y a pesar de que las reliquias nunca estuvieron en solio hispano, hasta que se fuerza el traslado. Por si fuera poco, encima se afilia sin fundamento a un grupo de mártires, haciéndolos padres, hijos, hermanos entre ellos, lo que ya viene siendo más común, pero no menos infundado. ¿Quién lo entiende?

    ¿Existe Santa Nona? ¿Es también mártir?

    • Estos parentescos, vamos a intentar aclararlos un poco con un artículo que está preparado y que creo que está programado en el mes de marzo. Lo hicimos con dos de sus presuntos hijos – Emeterio y Celedonio – y lo haremos con el resto.
      En cuanto a su esposa Nona, yo no la encuentro en el Martirologio. La única que me aparece es la madre de San Gregorio Nacianceno.

  2. Muchas gracias Antonio por traernos al conocimiento a este nuevo mártir de las legiones norteafricanas. Por mucho que creamos que conocemos las ciudades que visitamos el blog nos da la oportunidad de ver que nuestros trayectos son incompletos y el caso de esta Iglesia de San MArcelo es buen ejemplo. El tema es que me encantan las iglesias configuradas en distintos cuerpos y volúmenes y anoto en la agenda no volver a visitar León sin reparar en este templo.

    • Bueno, Salvador, ya sabes lo que es León. Visitamos su maravillosa catedral y la colegiata de San Isidoro y creemos que hemos cumplido, pero la realidad es que es una ciudad en la que vale la pena permanecer varios días.
      Yo lo he pasado bomba cada vez que he ido porque te digo que hay más de una docena de santos allí sepultados y no están todos en la catedral y la colegiata. Solo en esa iglesia de San Marcelo, hay cinco de ellos y en una de las fotos se ven las urnas.

  3. Antonio pues muchas gracias por el artículo de este santo a quien desconocía, aunque había visto una imagen de su martirio pero no sabía identificarlo quien había sido en particular, por otro lado y sin intentar ofender pero si fuera cierto eso de que San Marcelo fue padre de doce hijos, creo que sería buen patrono contra la infertilidad y la impotencia sexual jajaja porque eso de tener doce hijos y además mantenerlos no hubiera sido nada fácil, pero como ya se vió esto es solo una leyenda más, por otro lado el retablo del templo a él dedicado me parecio bellisimo

    • André, aunque ya sabemos que esa leyenda de los hijos no es cierta, hoy el ser familia numerosa, dicho sea en plan de broma, es más una maldición que una bendición, porque como está la vida, difícilmente se puede mantener y educar a tantos hijos.

      Pero el otro día quedé pasmado: comprando en un comercio, vi a unos padres – muy bien trajeados – con dieciocho hijos que iban en fila india, bien vestidos y muy calladitos. Era gente pudiente y de una “facción” religiosa que bien te puedes imaginar. Vamos, ¡una bendición!!!!!

  4. Antonio me ha encantado conocer la vida de este Santo que vino a parar a la bella ciudad de León, me gusta mucho el retablo mayor de su Iglesia, yo para la próxima vez que visite León también apunto esta en mi agenda hacer una visita.
    No me a quedado claro cual fue en realidad su martirio, si a caso lo conoces Antonio por favor me gustaría que me lo dijeras para no quedarme con la duda, ya sabes que soy muy curioso en cuanto a detalles del martirio.

    PD: yo si estoy de acuerdo en que una familia numerosa aunque si que es cierto que tiene en estos momentos tiene sus “pross”, son una bendición, conozco a algunas , y no pertenecen a ningún movimiento ni carisma , por ejemplo en mi pueblo hay un matrimonio que tiene 22 hijos.
    A razón de este tema de las familias numerosas ¿ hay algunos santos que vienen de grandes familias, no?, ¿ Santa Quiteria no es una de ellas?

    • Acabo de conectarme y casi te pillo escribiendo el comentario, jaja.
      San Marcelo murió decapitado; siento no haberlo explicitado en el artículo.

      Con respecto a las familias numerosas decía que en broma, hoy parece más una maldición que una bendición. Sabes que lo digo de broma porque al matrimonio que los desee, Dios se los bendiga.
      En la antigüedad, como signo de buen deseo, se decía: ¡Qué Dios te colme de hijos! pero como eso se lo digas hoy a más de uno, te corre a gorrazos.

      Y claro que ha habido santos pertenecientes a familias numerosas; ya hemos hablado de muchos de ellos, pero sobre Santa Quiteria, mejor que te conteste Ana Maria.

      • Gracias por despejarme la duda sobre el martirio Antonio.
        Ya se que lo dices en broma hombre jaj y tienes mucha razón en lo del dicho que se decía, porque hoy en día ya no se dice por esa misma razón jaja..

    • David, no sé si leíste mi artículo sobre Santa Quiteria en su día, pero ya que lo mencionas te lo digo aquí: lo de las nueve hermanas no es cierto, es sólo una leyenda. Es una asociación artificial de las nueve Santas más famosas de ese nombre.

      • Gracias Ana María x la aclaración, lo del articulo de Santa Quiteria no lo he leído porque debe ser anterior al buen día al que yo me hice un asiduo de este blog.
        Lo buscare para leerlo porque ya me pica la curiosidad respecto a la vida de Santa Quiteria.

  5. Gracias Antonio,aunque yo me he quedado con saber algo mas sobre los interrogatorios al martir,ya que dices que “..el nucleo de la misma es considerado como autentico”.

  6. Pues yo apoyo a David

    El retablo es hermosísimo. En mi diócesis solo tenemos uno y se quedó corto jejeje. A mi se me sigue siendo muy desconocido San Marcelo, como muchos mártires de los primeros años del cristianismo donde solo conocemos prácticamente el origen de su culto, su martirio (que muchas veces no coinciden unas passio con otras).

  7. Señor Antonio Barrero, escribo esta afirmación, que no comentario, en base a unos criterios históricos absolutos, sin posibilidad de interpretación y únicamente tergiversables por la mano del desconocimiento o ignorancia. Desde su fundación por los romanos, pasando por la creación y desarrollo del reino homónimo, compartiendo testa coronada con otro reino manteniendo su lengua, el leonés, y sus instituciones, contribuyendo a la finalización de la reconquista peninsular, participando en la conquista de otras tierras de ultramar, hasta nuestros días siendo parte de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, la ciudad legionense de León no ha pertenecido ni pertenece histórica ni culturalmente a Castilla. Por lo tanto el topónimo de “castellano” aplicado a la ciudad legionense desfigura y desmerece el, por otra parte, magnífico y completo artículo sobre “nuestro” querido San Marcelo.
    Le ruego encarecidamente corrija el error.

    • Gracias por su indicación, señor Juan Abad.
      Hemos suprimido la referencia a la “ciudad castellana” puesto que lleva usted razón. De todos modos, realmente el asunto no tiene mayor trascendencia por cuanto León no es realmente la patria de nuestro Santo de hoy. Cordiales saludos.

  8. ¿Desde cuándo la ciudad de León es una ‘ciudad castellana’?.

    Cuando se habla de una determinada cosa y se dan datos no se puede decaer en exponer datos que no sean de forma fidedigna. León es una entidad histórica y cultural que NO ES CASTILLA. Castilla es Castilla la Vieja y Castilla la Nueva.El ente autonómico de Castilla Y León NO ES CASTILLA. Es Castilla y León en un ente autonómico, y como cualquier persona letrada sabrá la conjunción copulativa une en una misma administración o bajo un mismo ente a castellanos Y leoneses.

    Por tanto llamarnos castellanos además de ser un error garrafal es una tomadura de pelo.

    • Estimado Leonés;
      ya se nos ha indicado el error, que fue un lapsus no intencionado del autor, ya ha sido reconocido por el autor, ya ha sido corregido y eliminado del artículo. Ya se ha dado la razón al respecto y, dado que el error ya no existe, no sólo es descortés, sino tremendamente desconsiderado, seguir insistiendo en el asunto. Compartimos vuestro sentir y pensar y no es necesaria ninguna reprimenda. Todos somos humanos y todos nos podemos equivocar; rectificar es de sabios, y eso es lo que ya se ha hecho.
      Agradeceríamos dejarais estar ya el tema de León y os centrarais en el Santo, que es el verdadero objetivo de este artículo. Gracias.

      • Leonés,
        Cuando has escrito este comentario tan descortés son las 17 horas del viernes 18 de enero. Está claro que has intentado exclusivamente incordiar y ni siquiera has leido el artículo porque la palabra “castellana” se quitó del mismo hace más de veinticuatro horas a sugerencias de D. Juan Abad.

        No vengas dando lecciones a nadie porque yo, como autor del artículo, reconociendo el lapsus lo corregí y puedo conocer la geografía e historia de tu tierra, tanto o más que tu.
        Estamos en el siglo XXI, con unos condicionantes históricos muy concretos. No quieras compararlos con los del siglo III, porque entonces, la actual León – que hoy es una ciudad maravillosa – ni siquiera era una localidad destacada en la época, ya que, aun formando parte de la Gallaecia, era Asturica la capital del Conventus Asturicensis.

  9. Señor Antonio, he leído su artículo varias veces y quería preguntarle unas cosas, no para combatirlo, sino porque estoy leyendo varios materiales sobre la vida de San Marcelo y hay algo que no entiendo. Si el Santo fue centurión romano y De Gaiffier lo considera mártir africano, ¿cómo es que los leoneses empezaron a tenerle devoción desde antes de que sus reliquias fueran traidas a León? ¿De dónde le conocían?
    Me podría recomendar por favor algunas referencias para leer más sobre la vida de este santo. ¿Cómo llegó a conocer el cristianismo, de quién lo recibió, ya que era centurión romano?

    Gracias de antemano por su respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*