El Señor de los Milagros de Lima, Perú

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen original del Señor de los Milagros pintada en una pared de adobe que se conserva en su Santuario en Lima, Perú.

En la ciudad de Lima, lugar donde la santidad ha florecido siempre, se venera a un Cristo pintado al temple en una pared de adobe; la leyenda sobre esta imagen comienza en el siglo XVII.

En 1650 los negros de Angola se agremiaron en la región de Pachacamilla, que quedaba en las afueras de Lima. A ese lugar llegó a vivir un esclavo liberado llamado Benito, quien construyó su casa y un oratorio donde la gente llegaba a orar. Inspirado, Benito decidió pintar una imagen de Cristo en el calvario en una de las paredes, los vecinos decían que mientras él pintaba se veían salir resplandores de la casa y se escuchaba música celestial.

Debido a estos rumores, unos soldados decidieron investigar y encontraron a Benito muerto y la pintura de Cristo en el calvario terminada. La devoción al Santo Cristo decayó y no tenía mucha fama, hasta que en noviembre de 1655 un terrible terremoto tuvo lugar en Lima, derrumbando templos y toda clase de edificios, pero la pared donde estaba pintado el Cristo se mantuvo en pie e intacta, lo que logró atraer una gran cantidad de devotos que se reunían cada viernes a orar ante la imagen.

Se cuenta también que un hombre llamado Antonio de León fue diagnosticado con un tumor en el cerebro, Antonio se encomendó al Cristo de Pachacamilla y el tumor desapareció, lo que movió a Antonio a difundir el culto por esta imagen y a arreglar la ermita donde se le veneraba.

Desgraciadamente las reuniones para orar ante el Cristo cada viernes comenzaron a convertirse en fiestas ajenas al verdadero sentido devocional de la ermita, lo que propició que las autoridades prohibieran las reuniones y ordenaran borrar la imagen del Cristo que lo provocaba y las demás imágenes de santos que hubiera en la ermita. Varios pintores fueron comisionados para borrar la imagen. El primero de ellos decidió huir, puesto que al intentar intervenir en la imagen sentía temblores en el cuerpo y escalofríos, intentó hacerlo de nuevo, pero fue tanto el susto que le causó, que decidió irse del sitio. Después otro pintor fue comisionado y a éste se le paralizó el brazo al intentar borrar la imagen.

Imagen procesional del Señor de los Milagros, en su celebre procesión del 28 de octubre, esta imagen se ha vuelto mucho más popular que la original debido a estas procesiones.

Dice la leyenda que después de esto se oscureció el cielo y una fuerte lluvia se desató; el tercero en intentarlo fue un soldado, el cual desistió de su intento porque decía que al acercarse vio que la imagen se ponía más bella y que la corona de espinas se iba tornando verde. Estos prodigios y los reclamos de la población hicieron que las autoridades desistieran de borrar la imagen, y con la colaboración de los devotos se decidió construir un templo mejor, y al Cristo, debido a todos esos prodigios, se le comenzó a llamar “El Señor de los Milagros”.

El 20 de octubre de 1687 un maremoto derrumbó el templo del Señor de los Milagros, pero nuevamente la imagen quedó en pie entre los escombros, por lo que se decidió sacar en procesión una copia al óleo de la imagen del Cristo; desde entonces las procesiones al Cristo de los Milagros siempre son en octubre, considerado el mes de los temblores y el mes del Señor de los Milagros por los peruanos.

El 21 de septiembre de 1715, el cabildo de Lima nombró al Señor de los Milagros como patrón de la ciudad contra los temblores; y hacia el 1730 se construye un monasterio de clausura de carmelitas descalzas, gracias a las gestiones de la madre Antonia Lucía del Espíritu Santo y a la madre Josefa de la Providencia, junto al Santuario para encargarse de cuidar y resguardar al Señor de los Milagros. Las carmelitas, debido a esto, son mejor conocidas como “Las Nazarenas” y algo que las identifica entre el Carmelo, es que en honor al Santo Cristo de los Milagros, su hábito es de color morado.

Nuestra Señora de la Nube, imagen que se encuentra en la parte trasera de las andas del Señor de los Milagros.

El 28 de octubre de 1746 se registró el peor terremoto que asoló a la ciudad de Lima y debido a que nuevamente la imagen quedó en pie, se decidió que cada año en este día se hiciera una procesión en honor al Señor de los Milagros y que este día se convirtiera en su principal festividad.

Otro famoso milagro de esta imagen de Cristo sucedió según las tradiciones hacia 1800, y le sucedió a una mujer de tez negra llamada Josefa Marmadillo, mejor conocida como doña Pepa y que debido a una parálisis en los brazos por una embolia fue liberada por sus amos, lo que le causo gran aflicción pues no sabía cómo se iba a mantener si no podía utilizar sus manos. Movida entonces por la devoción al Señor de los Milagros, decidió ir se rodillas desde el templo de Nazarenos donde se venera la imagen hasta la catedral. Durante todo el camino no cesó en sus oraciones y súplicas y cuando iba poco más de la mitad del camino sintió un fuerte dolor en el pecho y sintió como sus brazos y manos recobraban la fuerza y el movimiento. La mujer no paraba de la emoción publicando a grandes voces el milagro que se había efectuado en ella. La mujer estaba deseosa de agradecerle al Santo Cristo el milagro con algo que aumentara el fervor y se dice que en sueños recibió la receta de un dulce, que desde entonces y hasta la actualidad es conocido como “los turrones de doña Pepa” y que son el dulce tradicional por excelencia del mes de octubre y de las fiestas del Señor de los Milagros.

En la parte posterior de las andas de la imagen del Señor de los Milagros se hizo pintar hacia 1747 la imagen de la Virgen de la Nube, sobre la Virgen de la Merced que ya existía en honor a la fundadora del convento que era de origen ecuatoriano.

El 15 de octubre de 2005, se nombró al Señor de los Milagros como Patrón de los Peruanos Residentes y Inmigrantes debido a que los peruanos que han emigrado a otros países siempre han llevado consigo al Señor de los Milagros y han extendido su culto. Debido a eso existen réplicas de la imagen en muchas partes del mundo como en la catedral metropolitana de la ciudad de México, en Madrid, Barcelona, Sídney, Roma, El Cairo, California, etc.

El Turrón de “Doña Pepa” dulce tradicional elaborado en honor del Señor de los Milagros de Lima.

El Señor de los Milagros es conocido con otros nombres, como El Señor de Pachacamilla, el Señor de las Maravillas, el Señor de los Temblores o el Cristo Morado, y debido a este último título es que al mes de octubre en Perú se le conoce como el “mes morado”. Como ya se dijo su fiesta principal es el día 28 de octubre, siendo ya desde el 18 de octubre del 2010 el Patrón de todo Perú, declarado así por el presidente Alan García.

André Efrén

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

16 pensamientos en “El Señor de los Milagros de Lima, Perú

  1. Preciosa Narración de esta devoción… una lastima que la imagen procesional ahora tenga mas devotos que la original , pero a final de cuentas lo que importa es la devoción a nuestro Se;or. Es la primera vez que escucho ligar una devoción con un dulce típico. Genial espero algún día probar de un turrón de Do;a Pepa!! Saludos y Bendiciones!!!!

    • Si yo igual pienso que es una lástima que sea mas célebre la imagen procesional que la original, es más en el Santuario no se venden imegens o estampas de la imagen original solo de la procesional, yo antes de concoer el Santuario pensaba que el original era el que llevaban en procesión, fue cuando fui a Perú a conocer el templo y pude ver cual era la original imagen del Señor de los Milagros, sea como sea al fin es el mismo Cristo y la misma advocación, y todos los católicos peruanos se tornan alrededor de esta imagen para agredecerle la multitud de favores que han recibido por él, y aproposito el turron de doña Pepa a pesar de ser muy dulce es muy sabroso.

  2. Gracias, André, por este precioso artículo.
    Dos cosas me llaman la atención: una es que en el reverso de la pintura del Cristo se haya pintado una imagen de la Virgen por lo cual, al sacar en procesión esa especie de gran icono – esas procesiones no son comunes por estas tierras – de alguna forma, estás venerando dos imágenes distintas que da la impresión, por la primera de las fotos, que puede provocar cierta “competición” entre los devotos de una y de la otra. ¿Es así?

    La segunda curiosidad es que se tenga a octubre como “el mes de los terremotos” como si las placas tectónicas que conforman la corteza terrestre supieran de meses del año, al estilo en el que los conocemos nosotros. No estaría de más que a las poblaciones que viven en zonas de riesgos sísmicos – como esa – se les enseñara algo más de prevención y protección contra estos sismos y menos de supercherías que para nada sirven.

    • Gracias Antonio y respondiendo a tus dudas, sobre la pintura de la Virgen, se que tiene algunos devotos la Virgen de la Nube en Perú, pero sinceramente fuera de tener competencia el Señor de los Milagros acapara por mucho la devoción de la gente, por lo que se, se decidio pintar la Virgen en la parte de atrás para que al momento de la procesión los devotos no sólo vieran la placa vacía de atras del icono del Cristo sino tuviera también a la Virgen para seguir rezando, cosa que además se repite en todas las replicas alrededor del mundo aunque en el caso de la de México la Virgen de la parte de atrás es una Candelaria. Así que no creo que tal competencia se de o si se da debe ser muy poca porque la verdad que la devoción al Señor de los Milagros es enorme como puedes ver en las fotos sus procesiones son multitudinarias, y si tienes razón no son comunes esas procesiones con grandes iconos, aqui en México tampoco lo es, pero en Perú he visto que si es más común no solo con el Señor de los Milagros, también con algún que otro cuadro religioso celébre. Y sobre Octubre yo pense lo mismo que tú, de que la corteza terrestre no sabe de meses o fechas, pero supongo que le quieren llamar así debido a que en octubre fue en las ocasiones en que más veces se dieron los terremotos que propiciaron los milagros del Santo Cristo.

  3. Muchas gracias, André, por este precioso artículo. A riesgo de incomodar a algún devoto, he de decir que entiendo en parte que la imagen procesional haya suscitado más interés que la original. Hay que tener en cuenta que, quitando lo sentimental y devocional de la imagen original, estamos ante una pintura francamente mala, sin ningún valor artístico: el dibujo es incorrecto, las proporciones, mal respetadas, los colores planos, chillones y mal aplicados… realmente, es una chapuza mal pintada y si no llega a ser por la mística que la rodea, nunca habría sido venerada.

    En cambio la imagen procesional -lo poco que de ella puedo apreciar en la foto- nos revela una pintura de mejor aspecto y calidad, tanto el Calvario frontal como la Virgen que hay detrás. Una cosa será el cariño que cada una suscite y el que no debe olvidarse cuál es la original y cuál es la copia, pero desde luego, técnicamente hablando, no ha lugar a comparación entre una y otra.

    Por último decir que me ha sorprendido la extrañeza de Robert respecto a que haya una gastronomía repostera ligada a las fiestas religiosas. Aquí, en Europa, es lo habitual. Incluso tenemos dulces que llevan el nombre del Santo venerado o de partes de su cuerpo.

    • Opino igual que tu Ana respecto a la imagen original y la copia, es que la copia es de mucho mejor calidad y más hermosa que la original, logicamente pues la original se ha salvado por tod la devoción y leyendas que ha sucitado, pero supongo que entendiendo lo mismo que nosotros el mismo Santuario de Lima como ya mencione no venden ni si quiera imágenes del original solo de la replica, la cual debo añadir solo la dejan ver en este mes de octubre, todo lo demás del año pasa a resguardo en el convento de las Carmelitas. Pero precisamente la carencia de belleza de la imagen original me hace comprobar en parte la veracidad de la leyenda de que fue pintada por alguién que no tenía ningún conocimiento en pintura, lástima que a la señora que “restauro” el Ecce Homo de Borja no le paso lo mismo que a los que trataron de borrar al señor de los Milagros jejeje. Por otro lado tienes razón, el año pasado que estuve en España, me toco ver la tarta de Santiago y otro alimento llamado San Jacobo!!.

  4. Como me emocionan los articulos que nos presentas Andre.
    Sobre las imagenes,tanto la original como la copia debo decir que yo me quedaria con la original,por ser eso mismo “la original”.
    Se nota que fue pintada por una persona muy devota (el esclavo Benito) y que lo realizo con todo el cariño y devocion.
    Pienso que debemos quedarnos con la devocion y no mirar si la copia es mas perfecta artisticamente hablando.
    Los milagros que se cuentan son preciosos,esto deberia leerlo mas gente para que se le ablandara el corazon y entrara Dios en sus vidas.

    • Muchas gracias Abel que bueno que te gusten mis artículos. Y te comprendo a mi artísticamente me gusta más la copia pero pues nada como la original que adempas es la famosa a la que rodean todas esas experiencias místicas, milagros y la que se salvo de los terremotos multitud de ocasiones.

  5. Estimado señor, su articulo es muy interesante y genera muchas dudas sobre su veracidad. Por ejemplo, usted escribe en su articulo que mientras el pintor hacia su trabajo los vecinos veian resplandores salir de la casa y que al mismo tiempo escuchaban musica celestial, lo cual por decir lo menos es sorprendente. Esto genera la pregunta de ¿Como podian saber en 1651 los vecino iletrados y alejados del catolicismo, es decir esclavos negros recien llegados de Angola que cosa era musica celestial ? Por otro lado lo que usted informa se contradice con el informe de uno de los primeros soldados que fue enviado a poner orden y cuyo original todavia existe en una importante biblioteca de Lima a la cual tuve acceso y en la que se relata que en el muro al que usted hace alusión se encontraban pintadas formas de color verde y amarillo alrededor del cual danzaban los negros, y este informe no menciona nada de ningún Cristo ni ningún santo. Investigando al respecto, estos colores descritos por el mencionado soldado, representaban para los angoleños a las divinidades de la fé y la esperanza. Quizás usted pueda investigar más al respecto. Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*