Retablos y altares devocionales en la Valencia medieval

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura de San Vicente mártir en la antigua puerta de San Vicente, Valencia (España).

El origen social y religioso de los altares devocionales callejeros en Valencia hay que buscarlo en la Edad Media. En esa etapa surgió la costumbre de colocar en las calles altares con santos esculpidos a los que la gente veneraba y daba culto y a los que se pedía protección frente a todo tipo de calamidades. Los altares en la ciudad de Valencia ocupaban gran parte de la calzada y, como impedían o enturbiaban el paso de carros y carruajes, se decidió prohibir la edificación de dichos altares en las calles y plazas y se fueron sustituyendo por unos cuadros cerámicos que alcanzarán una gran difusión en pleno período barroco.

Parte de ello se debió a que, a diferencia de los altares con esculturas de santos, los cuadros cerámicos no ocupaban mucho espacio, podían estar a la intemperie y eran más baratos y accesibles. Normalmente eran los vecinos quienes sufragaban los costes de los azulejos y pequeños altarcillos y se agrupaban en “concordias” que se procuraban de su cuidado y limpieza. Cuando a partir de la segunda mitad del siglo XVIII los talleres de la ciudad de Valencia se convierten en los máximos productores de cerámica en España las imágenes se nutren de las pinturas, grabados, litografías o estampas como fuentes iconográficas.

Las puertas de la muralla medieval cristiana eran lugares idóneos para colocar imágenes a los que la ciudad se acogía. Así desde el S.XIV la puerta de la Trinidad mostraba un retablo de la Virgen. En 1457 se puso un retablo pintado por Jaime Fillo en la Puerta del Real con la imagen de la Virgen María. En la Puerta del Mar se instalaron varios retablos y altares. En 1429 ya tenemos la primera referencia de un retablo de la Mare de Déu y en 1475 se coloca en esta puerta, como en las de Quart, Serranos y San Vicent, un retablo del Santo Ángel Custodio de Valencia.

En la puerta de los Judíos, situada junto a la calle Colón, había un retablo pintado en 1439 por Berenguer Mateu. También, en el Portal de Russafa, se cita una imagen de la Virgen realizado por Pere Albores en 1483. En la plaza de San Agustín estaba situada la puerta de San Vicente en la que se instala en 1577 la imagen de San Vicente Ferrer con una espada en la mano derecha y apoyando la izquierda sobre el escudo de la ciudad. En el año 1681, se instaló en la parte interior de la puerta, la imagen de San Vicente Mártir. Estas dos estatuas perduraron hasta 1865, en que fueron derribadas las murallas que rodeaban la ciudad.

Portal de Valldigna en el barrio del Carmen de Valencia (España), donde estaba la Mare de Déu de la Bona Son.

En el Portal de Torrent o Portal dels Inocents, así llamado por estar situado junto al antiguo Hospital y primer manicomio, en 1435 existía un pequeño retablo con diversos santos y santas. En la siguiente puerta, la llamada del Coixo o de Setse Claus, se encontraba un retablo de Bernat Vilaux de 1380. Frente al puente de San José, estaba el Portal Nou de Santa Creu porque en una de las torres se hallaba un retablo dedicado a la Santa Cruz y a Santa Elena. Pere Compte labraría años más tarde imagen de la Virgen para esta puerta.

También hubo retablos en las Torres de Serranos y las de Quart, la imagen del Ángel Custodio y de la Virgen María. Pero el portal con mayor número de imágenes era el de la Valldigna, abertura esta en la muralla árabe, donde aparecían Nuestra Señora del Buen Sueño, la Encarnación, San Miguel y San Cristóbal. En la parte interna, la Santa Faz, la Virgen y San Juan Evangelista.

Escultura de San Vicente Ferrer en la antigua puerta de San Vicente, Valencia (España).

En una relación de 1805 realizada por Miguel Mendoza se citan los retablos que había en ese momento: Bajo la puerta de Quart, la Virgen de los Desamparados con Santo Tomás de Villanueva y San José amparando Valencia. En la puerta del Coixo de la Plaza de la Encarnación, la Virgen de la Leche, San Juan Bautista y San Juan Evangelista. Bajo el arco de la puerta de San Vicente estuvo la Inmaculada Concepción. En la puerta de Russafa, Nuestra Señora de los Desamparados y San Vicente Mártir. Finalmente, la retirada de los retablos se realizó en 1839 ya que la autoridad consideró un abuso la gran cantidad de “festes de carrer” que se celebraban para cada santo y que daban motivo a frecuentes algaradas; así que ordenó la retirada de la mayoría de los retablos y altares para dejarlas como un testimonio de la historia.

Salvador Raga Navarro
PRESIDENTE
Asociación Cultural VIA VICENTIUS – GOGISTES VALENCIANS

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

20 pensamientos en “Retablos y altares devocionales en la Valencia medieval

  1. Interesante artículo. Nos habla de esas manifestaciones de religiosidad popular “urbana” que quizá se ha perdido mucho en esos días. Aquí en México, en mi ciudad de Morelia aún perviven los altares con caracter familiar en el interior de los domicilios particulares (algunos como oratorios familiares, otros dentro del salón principal) o bien en los mercados a manera de capillas abiertas o en las calles como altares vecinales. Tenemos ejemplos escasos de hornacinas – altares en las calles, generalmente en fachadas de casas habitación de le época colonial. Desgraciadamente fueron las Leyes de Reforma y los grupos masónicos desde el s. XIX los que han minado estas muestras de religiosidad popular y arte sacro pero en esencia perviven las tradiciones en torno a ellos como las serenatas guadalupanas en torno a imágenes de La Morenita cada 12 de diciembre, adornar las cruces en Mayo o ponerles veladoras. Creo que debemos de retomar algunas de estas tradiciones y muestras artísticas pues la urbanización de las ciudades han provocado la pérdida de estas piadosas muestras de arte y fe. De nuevo felicidades y gracias por descubrirnos esta parte de la rica cultura valenciana. 🙂

    • Muchas gracias Daniel. Vemos con tu reflexión como estas muestras de devoción popular son muy concordantes entre nuestras tierras. Por distintos motivos vemos que fueron feneciendo: presiones masónicas, algaradas, ocupación de vías públicas o exceso de festejos fueron la puntilla para elementos urbanos que nos llena de ternura el recordar.

  2. Muchisimas gracias, Salvador, por este nuevo artículo que sigue descubriéndonos algunas maravillas religiosas de Valencia. Yo vivo en una ciudad en la que, a lo más, ves algún azulejo de Maria o de Cristo en la entrada de alguna parroquia o en la fachada de la Casa de una Hermandad de Semana Santa.
    Hace algunos años existía una hornacina muy popular camino del cementerio que era de Ntra. Sra. de la Soledad; la zona la reestructuraron y ahora está puesta en un lugar donde difícilmente se la ve. Está claro que Huelva ha sido más laicista que Valencia, jaja.

    • Antonio, la verdad es que nuestra ciudad ha gozado y disfrutado casi más que muchas de una ingente cantidad de altarcillos, retablos devocionales, cerámicas callejeras y concordias que la han convertido en una ciudad muy “santera”. Pero más allá de este hecho, este tipo de muestras de devoción popular era altamente entrañable y hoy nos parecen un recuerdo de una ciudad antañona y pasada. Sin ir más lejos, nos quedan dos fiestas de calle (“festes de carrer”) de las que ya hemso hablado en alguna otra ocasión como son las del BEato Gaspar de Bono en la Calle Cañete y la del Cristo de Sant Bult en su barrio de la Xerea.

  3. Desde luego, Salvador, conoces las manifestaciones culturales religiosas de Valencia capital a un nivel que yo, chica de pueblo, todavía no alcanzo, y lo has demostrado sobradamente a lo largo de tu serie de colaboraciones sobre estos temas. 🙂 Pero en esta ocasión lo que describes en este artículo sí me es muy familiar, especialmente las imágenes de los santos patronos de la ciudad y el Portal de Valldigna, bajo el cual he pasado un par de veces.

    Creo que es muy importante reseñar y rescatar este patrimonio urbano que, demasiadas veces, pasa desapercibido al caminante. Si no lo has hecho ya, te sugeriría la idea de publicar un libro con todas estas aportaciones tuyas, a modo de guía cultural para visitantes interesados en algo más que el mercadeo turístico, como existe ya en el caso de otras capitales españolas.

    • Ana María , gracias por tus palabras pero creo que hay en mi trabajo, sin falsa humildad, más derroche de ilusión y esfuerzo por contar historias que de sabiduría docta. Creo firmemente que el compartir, difundir y relatar en conferencias y otros foros estas partes de nuesytra intra historia es un deber moraly un privilegio que algunos tenemos la suerte de experimentar. Como sabes, hoy en día los blogs y las webs alcanzan a un número indeterminado de potenciales lectores y conocedores de nuestro trabajo (este blog es un buen ejemplo de ello) y democratizan mucho más una información que, en papel, sólo estaría al alcance de un número limitado de pupilas. En ese empeño estamos y en él volcamos parte de nuestro tiempo de descanso para que la gente conozca las maravillosas historias que vivieron nuestras tierras. Nuestros blogs facilitan una ambición de compartir conocimiento ya que sólo siendo sabios merecemos ser críticos …..

  4. Gratamente sorprendida por el artículo. Desconocía de la existencia de este tipo de tradiciones en la ciudad de Valencia, las típicas “festes de carrer”, a nivel de pueblo y refiriéndome en concreto al mío, aún se mantiene la tradición de la fiesta de la calle de la Purísima. Engalanan la calle, sacan un altarcillo pequeño con la imagen de la virgen, celebran una misa y por la noche cena de hermandad entre todos los vecinos de la calle. Bonitas tradiciones que es una lástima que se pierdan.

    • Mariam , pues has definido muy acertadamente cuál es el contenido de los actos que solían componer la mayoría de las “festes de carrer” que se celebraban en tantos lugares de Valencia. Si cabe, añadiría a tu lista alguna pequeña “dispará” pirotécnica para hacer un ruido al que tan dados somos los valencianos,jeje …

  5. Salvador gracias por acercarnos a estas tradiciones de tu pueblo, conocia por fotos algunos de estos mosaicos de los que hablas pero no sabía del motivo que les dio origen, como ya menciono Daniel aqui en México tenemos algo de eso pues la gente en sus casas acostumbra poner en la parte de fuera altares dedicados a la Virgen de Guadalupe o San Judas Tadeo y a veces entre los vecinos cooperan y hace una pequeña capilla con la imagen de la Virgen. Aun así en la época colonial existieron muchas más manifestaciones muy parecidas a las que mencionas como estatuas de los santos en hornacinas o en entradas a los pueblos pero también debido a la reforma liberal y restructuración de las ciudades muchas de estas se fueron perdiendo. Gracias por el interesante articulo.

    • Gracias André. Eso demuestra que, aún con las manifestaciones singulares de cada uno de nuestros pueblos, son muchas más las cosas que nos unen en lo devocional que aquellas que nos diferencian. Somos pueblos hermanos y así debe ser siempre.

  6. Buenas tardes y enhorabuena por este blog, lamento interrumpir la temática de los comentarios pero solo quería hacer saber que hay un nuevo blog sobre la Beata Inés de Benigànim, que puede interesar a los que visitan este blog.
    http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&frm=1&source=web&cd=2&cad=rja&ved=0CDgQFjAB&url=http%3A%2F%2Fbeataines.blogspot.com%2F2012%2F10%2Fbrevecompendio-biografico-nacio-esta.html&ei=DiGtUKf7FYuHhQefjIHIDw&usg=AFQjCNE0vhQjLIRIgDBsRjvCSbZ6gO8SmQ&sig2=7-GL7Gdw8OtzRh_mtGW2ew

    • Estimado Devoto;
      agradeceríamos también que incluyeras un enlace a nuestro blog en el tuyo; y hacerte saber que en el presente blog ya existe un artículo dedicado a la Beata Inés de Benigànim, al cual podrías enlazar expresamente. Cordiales saludos.

  7. Salvador que maravilloso articulo,gracia.
    Aunque me he quedado de piedra con la puerta de Valldigna,exactamente en que parte del Barrio del Carmen se encuentra?
    He pasado varias veces por la zona y no me he percatado.

    • Abel , si me lo permites, es imperdonable que no conozcas el lugar donde se halla la puerta de Valldigna ¡¡¡¡ jejeje… Una de las calles que van a dar a la Calle Baja enfrente del Palacio de Raga es la Calle Portal de Valldigna. Este es uno de los pocos restos de la muralal árabe de la ciudad de Valencia y una de las puertas de entrada a la Balansiya de aquellos siglos. Además es interesante porque en menos de 30 metros tienes también el lugar donde se imprimió la primera obra literaria de España y que eran loas a la Virgen María y la casa natalicia de San Pedro PAscual. Ambos tienen lápidas que recuerdan el lugar. No pierdas tiempo en visitarlos ¡¡¡¡¡¡¡

  8. Hola Salvador, he leido tu articulo y si me lo permites queria felicitarte por el granito de arena de tanto valor que aportas al captar y difundir una parte de la historia de Valencia. Nuestra bella ciudad esta llena de rincones magicos que muchos desconocemos y tus palabras generosas al descubrir detalles de la ciudad y su historia, ponen al alcance de muchos lectores esta magia. Gracias y enhorabuena.

  9. hOLA ,muy buenas tardes, da gusto leer en foros como este que la gente de Valencia conozca este tipo de festividades en barrios valencianos, como la festividad en honor a San Bult, obra escultórica que tuve el placer y honor de restaurar. Espero que el que pueda acuda a vivir esta deliciosa fiesta popular, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*