Santa Matrona Dmitrievna Nikonova, seglar ortodoxa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo uso de la Santa. Los ojos cerrados son indicatorios de su ceguera.

El 11 de septiembre del año 2010, en el artículo “Locos por Cristo”, dimos algunos apuntes sobre Santa Matrona de Moscú, una santa contemporánea nuestra, pues falleció a mediados del siglo XX, muy famosa no sólo en Rusia sino en todos los países ortodoxos; y un modelo a imitar por todos los cristianos que simplemente quieren vivir su fe entregados a los demás en tiempos muy difíciles. Como la consideramos un buen modelo de seglar comprometido, hoy queremos escribir más extensamente sobre ella.

Matrona nació el 22 de noviembre del año 1885 en la aldea de Sebino, en el distrito Kimovsk de la provincia rusa de Tula. Era la cuarta y última hija de Dimitri Nikonov y Natalia, campesinos trabajadores y piadosos que vivían en la pobreza. Sus hermanos se llamaban Juan, Miguel y María, naciendo Matrona cuando ya sus padres eran muy mayores. Por este motivo y por su pobreza, los padres tenían pensado llevar a la niña, cuando naciera, a un orfanato, pues existían bastantes refugios donde los niños desamparados eran acogidos y criados por cuenta del Estado o de organizaciones benéficas. Natalia tenía pensado entregarla en el orfanato existente en la vecina Buchalki, pero tuvo un sueño en el que vio a una paloma blanca con rostro humano y los ojos cerrados que se posaba en su mano derecha. Cuando nació la niña, comprobaron que era ciega, por lo que decidieron quedársela con ellos, entendiendo que ésa era la voluntad de Dios. Recordaron lo que dice la Escritura: “Antes de haberte formado en el seno materno, yo te conocía y antes de que nacieses, yo te tenía consagrado” (Jeremías, 1, 5).

Al ser bautizada, le pusieron el nombre de Matrona en honor de Santa Matrona de Constantinopla. El sacerdote que la introdujo en el agua vio salir de su cuerpo como una columna luminosa, que expelía un olor muy agradable que iluminó toda la iglesia, y al uncirla con el óleo sagrado, comprobó que en su pecho tenía un bulto en forma de cruz, por lo que públicamente manifestó que aquello era sin duda alguna un signo de futura santidad, y le dijo a su madre: “Si la niña necesita algo, póngase en contacto conmigo y dígame lo que necesita, porque esta niña será santa”. La niñez de Matrona no fue fácil, pues además de la pobreza de sus padres, por su ceguera, servía de burla a las niñas de su misma edad.

Fotografía de la Santa en su lecho de paralítica, donde se aprecia su ceguera.

Desde muy pequeña, con apenas seis o siete años de edad, tenía el don de predecir lo que iba a suceder (don de profecía) e incluso el de sanar a los enfermos. Como es lógico, la voz se corrió por toda la comarca y desde lejos venía la gente solicitándole consejo y cura; aunque ella no aceptaba dinero, le regalaban comida, por lo que se convirtió en una fuente de ayuda en vez de una carga familiar. Existen multitud de hechos constatados que demuestran la veracidad de estos prodigios realizados por la niña; sólo pondré un ejemplo: a cuatro kilómetros de donde ella residía, vivía un hombre paralítico que quiso conocerla, ella le hizo gatear durante los cuatro kilómetros que los separaba y al encontrarse, lo curó milagrosamente.

Una noche dijo a sus padres que el padre Vasily – el que la había bautizado – iba a desaparecer. Dimitri y Natalia corrieron asustados hacia la casa del sacerdote y cuando llegaron lo encontraron muerto. En otra ocasión la niña aconsejó a quienes acudían en su ayuda, que recaudaran algún dinero para encargar la confección de un icono de la Madre de Dios. La gente lo hizo y buscaron a un pintor para que se hiciera cargo del trabajo, pero el hombre se resistía diciendo que no sería capaz de hacerlo. Matrona le dijo: “Cuando te arrepientas del asesinato que cometiste hace poco, te encontrarás más dispuesto”. El pintor quedó sorprendido porque era verdad que había matado a un hombre; se arrepintió públicamente y se encontró capacitado para realizar el icono. Desde entonces ese icono es venerado en la aldea como milagroso.

Como la casa paterna estaba cercana a la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Matrona la visitaba muy asiduamente, primero con su madre Natalia y conforme iba creciendo, iba sola. Allí en la iglesia tenía predilección por situarse a la izquierda de la puerta de la pared oeste del templo. En aquel lugar la encontraron numerosas veces absorta en oración o cantando himnos de alabanza a la Madre de Dios. Con catorce años de edad conoció a San Juan de Kronstadt y con diecisiete años quedó paralítica, además de ciega. Nunca volvió a caminar, cosa que ella asumió con absoluta normalidad diciendo que ésa era la voluntad de Dios.

Otro icono ortodoxo ruso de la Santa.

Sentía la proximidad de los desastres, ya fueran naturales o sociales. A una señora que compró una casa vieja en su pueblo y que quería edificar en ella una torre, le dijo: “Lo que piensa hacer no se hará realidad. Pronto habrá guerra y la guerra es mala porque los hombres mueren y lo que usted levante por la mañana, de noche será demolido”. La señora, que lo tenía todo preparado para modificar la casa, quedó sorprendida y la tachó de loca, pero días después tuvo que reconocer la predicción de Matrona: había estallado la revolución bolchevique de 1917.

Cuando en 1918 llegó a su pueblo la noticia de que había sido asesinada la Familia Imperial Rusa, Matrona dijo a las gentes de Sebino, que la hermana menor del zar, la duquesa Olga, se había salvado escondiéndose en un cajón que la trasladó a Petrogrado. Cómo se enteró nadie lo sabe, pero se dedicó a hacerle llegar comida indicando el lugar exacto donde se encontraba. A consecuencia de la revolución, su familia se quedó sin hogar y sus dos hermanos se afiliaron al Partido Comunista. Ella permaneció fiel a su fe y jamás lo ocultó sino que hacía ostentación de la misma.

Matrona y su amiga Lidia Yankova tuvieron que abandonar su pueblo y en el año 1925, ciega y sin poder apenas caminar, marchó a Moscú donde llevó una vida errante, sin ningún documento que la acreditase, convirtiéndose en una vagabunda sin hogar, que tenía que buscar refugio en casa de amigos y familiares, que muchas veces era tratada con hostilidad, escondiéndose en casas y sótanos abandonados e incluso durmiendo en las calles, ya que era perseguida por la policía bolchevique a causa de su fe. Ella preveía cuando la policía iba en su búsqueda para detenerla y siempre se ocultaba. Un día estuvo a punto de ser detenida por un policía, pero ella le dijo: “Déjame y vete corriendo a tu casa, que ha ocurrido una desgracia”. Como el policía conocía las dotes adivinatorias de Matrona, le hizo caso y al llegar a su casa se la encontró en llamas y su esposa con quemaduras graves; se la llevó al hospital y se salvó; y cuando regresó a la comisaría dijo: “Jamás me ordenen detener a la ciega paralítica, porque ella ha salvado a mi esposa de la muerte”. Tuvo que mendigar para comer y más de una vez comió de las hierbas que ella misma utilizaba para curar a los enfermos.

La Santa, recién fallecida, fotografiada de cuerpo presente.

En aquellos días en los que muchos religiosos fueron enviados a los gulags o fusilados, nadie traicionó a Matrona diciendo dónde se escondía, porque todos veían en ella a una madre espiritual que les asesoraba, curaba sus enfermedades y les predecía su suerte. En Moscú vivió errante, ciega y sin hogar, como una “loca por Cristo”.

En 1939 predijo el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, antes de que esta estallara: “Mucha gente va a morir, pero ganarán los rusos” y a los habitantes de Tula les vaticinó: “No tengáis miedo porque los alemanes no llegarán a Tula” y efectivamente, los nazis llegaron cerca de Tula, pero fueron rechazados por los rusos. En tiempos de guerra, muchos la buscaban para solicitarle información sobre sus familiares que se encontraban en el frente y ella siempre lo vaticinó. A una mujer que había organizado tres funerales por su “fallecido” esposo, le dijo: “No organices más funerales porque tu esposo está vivo y vendrá desde Kazan”. Efectivamente, regresó en 1947.

Como he dicho, aun viviendo miserablemente como una paralítica ciega y vagabunda que se escondía por las calles moscovitas para no ser detenida, visitaba regularmente algunas de las pocas iglesias que permanecieron abiertas al culto, frecuentando los sacramentos y prestando siempre sus servicios a los demás. Se cuenta que un día se le acercó un estudiante de arquitectura muy preocupado porque, por mucho que había estudiado, no se encontraba preparado para conseguir su graduación. Ella, que no había podido estudiar ni sabía nada sobre arte, le describió detalladamente las grandes obras arquitectónicas de Florencia y Roma, que era una de las carencias de conocimientos que tenía aquel estudiante, que por supuesto, aprobó.

La Santa, de cuerpo presente, es velada por mujeres moscovitas durante su funeral.

Como son muchas las anécdotas que se conocen de su vida, contaré alguna otra: un día, una mujer llamada Katya iba a ser juzgada por haber falsificado unos cupones para la recogida del azúcar, que estaba racionada. Ella le dijo: “No te preocupes que no te pasará nada” y haciéndose pasar por ella, se puso un sombrero enorme y se presentó en el juzgado. El juez, al verla, se echó a reír y le dijo que se fuera, que ella no era; y cerró el caso.

Zinaida Zhdanova, que la conocía y que escribió más tarde su biografía, cuenta cómo Matrona ayudó a sus padres, que eran campesinos y que prácticamente estaban muriéndose de hambre. Estos escribieron una carta solicitando ayuda, pero el servicio de correos no se la aceptó. Se lo contaron a Matrona y ella les dijo: “No os preocupéis que inmediatamente llegará una persona con víveres” y efectivamente, un trabajador de la estación de Kursk se presentó en su casa, llevando comida facilitada por la iglesia.

Predijo su propia muerte con tres días de anticipación y en esos tres días se encargó de visitar a todas las personas con las cuales se había relacionado. Por medio de una anciana y su hija, envió una nota a los monjes de la Laura de la Trinidad y de San Sergio anunciándoles su muerte, que ocurrió en Moscú el día 2 de mayo del año 1952. Los monjes de la Laura pudieron asistir a su funeral, que fue presidido por el padre Nicolás Golubtsov. El funeral y el entierro fueron multitudinarios y a petición propia, fue sepultada en el cementerio Danilovsky de Moscú.

Su tumba se convirtió en uno de los lugares más sagrados de Moscú y a ella acudían miles de personas, no sólo de la ciudad y su región, sino de toda Rusia. Están documentados cientos de milagros realizados por su intercesión. Santa Matrona era una seglar ortodoxa con un sentimiento religioso muy profundo, muy compasiva con todo el mundo, con un corazón lleno de amor, tremendamente piadosa y una mujer de oración asidua, que siempre aceptó de buen grado su doble invalidez, que escuchaba a todos y que a todos aconsejaba. Era conocida familiarmente como “Matronushka”.

Vista del actual sepulcro de la Santa. Convento Pokrovsky de Moscú, Rusia.

El 8 de marzo de 1998, con la expresa autorización del Patriarca Alexis II, fueron exhumados sus restos en el cementerio Danilovsky. El acto fue presidido por el arzobispo Arsenio de Istra estando presentes numerosos obispos, archimandritas y fieles en general. Se celebró un funeral en la iglesia del cementerio y los restos fueron trasladados al monasterio Danilov. El antropólogo forense profesor Víctor Zvyagin y el doctor Andrés Tanyukovich dieron fe de que en su pecho se encontraba un bulto en forma de cruz, tal y como se menciona en su biografía.

El 30 de abril del mismo año sus restos fueron trasladados al convento Pokrovsky, de Moscú, donde siguen aún, siendo canonizada solemnemente el día 2 de mayo del año 1999. Su festividad se celebra ese mismo día.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

30 pensamientos en “Santa Matrona Dmitrievna Nikonova, seglar ortodoxa

  1. Nunca había leído algo parecido.

    Se ve que sufrió mucho Santa Matrona. Y qué decir nosotros, si nomas nos duele algo y vamos corriendo por una pastilla. Una mujer que como bien dices Antonio, se dedicó al servicio de los demás, estuvo para ayudar al otro.

    Creo que ha sido santa Matrona una de las santas Ortodoxas que más me ha llamado la atención.

    Que ore por nosotros Santa Matrona.

    Por cierto Antonio. ¿Por qué querer llevar las reliquias de una santa laica a un monasterio? ¿Que no sería mejor dejarlas en un templo parroquia?

    • Verdaderamente, Emmanuel, Santa Matrona de Moscú quizás sea la santa moderna más popular en toda la Iglesia Ortodoxa. Fue una mujer ejemplar, inválida y perseguida, pero llena de vida y de amor.
      Quizás por eso, Dios la favoreció con el don de profecias y de milagros, milagros que están suficientemente constatados ya que son muy recientes y continuos.

      Aunque son los menos, hay santos ortodoxos sepultados en simples parroquias y capillas e incluso en cementerios. Es verdad que la mayoría son trasladados a monasterios, quizás para solemnizar más su veneración.

      Quiero felicitar a todos los que estamos ligados de una u otra manera a este blog, porque acabamos de conseguir los cuatro millones de visitas y cada vez es mayor la participación en los comentarios a los artículos.

  2. Siempre me gusta saber que hay ejemplos y muy fuertes, de santos laicos. Creo que la santidad no es una etiqueta para clerigos y consagrado(a)s, sino para todos los bautizados, desde su estado de vida, en su profesión,
    Interesante la vida de Santa Matrona. La limitación de su salud no le impidió practicar las virtudes teologales. Esta santa me recuerda a otra santa católica, Santa Liduvina, que también estuvo postrada por la enfermedad, pero nunca dijo no a Dios.
    Ojalá comprendieramos el miserio el dolor, para hacerlo fértil uniéndolo a Cristo Crucificado, que por sus llagas hemos sido curados.
    Me da gusto, Antonio, el fruto que produce este blog. Quiera Dios, que por este medio los hombers y mujeres de nuestro tiempo logren hallar la luz que no conoe al ocaso.

    • Gracias, Humberto, por tus palabras, pero piensas que este blog es un trabajo colectivo de muchos, del que tu formas parte, y el bien que podamos hacer – Dios quiera que sea así – es cosa de todos nosotros.
      En cuanto al ejemplo que nos da Santa Matrona de Moscú con su actitud de entrega a todos olvidándose de sus miserias humanas, qué quieres que te diga. A mi me dejó impactado la primera vez que lei su biografía gracias a un amigo monje ucraniano de La Lavra de las Grutas. Yo creo que el dolor, que a todos tanto nos agobia, para ella pasó a segundo plano porque su objetivo en la vida era defender su fe activamente en la calle, entre las gentes que le necesitaban. ¡Cuantos sacerdotes y clérigos no se inclinarían ante ella al verla por las calles de Moscú a sabiendas de que estaba perseguida por su fe y que ella seguía erre que erre, vagando como un loco por Cristo, dando testimonio y haciendo el bien!
      Y una última cosa: aunque oficialmente, al menos en los últimos tiempos, haya en los altares más religiosos que laicos eso a mi no me dice absolutamente nada porque estoy convencido de que existen más santos seglares que clérigos y religiosos.

  3. Qué conmovedor ejemplo de una vida acostumbrada al dolor y, sin embargo, favorecida con la verdadera alegría -me acordé de San Francisco de Asís y su actitud ante la vida-. No me cabe duda que Dios no sabe de iglesias ni de estúpidos cismas y llama a sus santos de donde quiere y del modo que quiere. La ceguera de la santa y su parálisis me llaman mucho la atención; una vez leí que en Oriente se venera el equilibrio del cuerpo y del espíritu, y si se es cojo y ciego es porque tu ser ve y siente más de allá y puede comunicarlo a los de acá. Su historial médico podría revelar mucho. Y no deja de sorprenderme su habilidad para predecir el futuro -parece que nació para aquella época tan dolorosa para Rusia y el mundo-, aunque ella misma no se vio a futuro en los altares -lo que deja en evidencia su humildad-. ¡Hoy necesitamos más santos como ella!

    Santa Matrona Dmitrievna Nikonova, ruega por nosotros ante la Luz del mundo.

    • Amén a lo que dices de que Dios no hace distingos entre Iglesias ni disputas entre ellas. Me atrevería a decir aun más a sabiendas de que algunos me tacharán: ni siquiera hace distingos entre religiones.
      El corazón del hombre es lo que vale y santos los hay en todos los lugares del mundo, en todas las etnías, religiones y en todas las épocas. Todo aquel que está entregado a los demás, ya sea cristiano o budista o lo que sea, es verdaderamente un santo y aunque no conozca a Cristo – casi nunca es culpa suya sino de las circunstancias de su vida – vive la voluntad de El que es solo una: amarás a Dios con toda tu alma y todas tus fuerzas y a los demás que están alrededor tuya, de la misma manera. No es posible hacer una cosa sin la otra.

      Y no me nombres a San Francisco de Asís que me tocas lo más íntimo, porque también para mi ha sido la criatura humana que mas se ha parecido a Cristo, a excepción de Maria, claro.

  4. the holy wanderers – the so called jurodyvij for Christ in Russia have a long and beautiful tradition in this land, until today. The examples may be really seen until today here and in the neighbor lands. I personally have seen a fool for Christ, wanderer in the Eastern Poland, called “Pan Jan” (mr. John) who is also seen as a saint by the orthodox believers. Another contemporary saints in the same manner are Tarso and Jannis from Athens, recenty passed away.
    Saint Matrona is a good example of simple saintness and charistma, and from the point of the view of the believers, an example of contemporary piety. Also she shows that the charisma didn’t disappear until today. Se seems, from my point of view, to be alike the holy wanderers from the first christian centuries.
    Saint Matrona, pray for us!

    • Yo estoy completamente de acuerdo contigo en que este carisma de los “locos por Cristo” no ha desaparecido en la actualidad aunque bien es verdad que al menos, aparentemente, se da más en Oriente que en Occidente. Por aquí tenemos un ejemplo casi contemporáneo, el de San Benito José Labre, quizás el más conocido de los recientes santos católicos.

      He oído habla de los dos casos de Atenas, pero no los conozco bien y del ejemplo que pones de Polonia, “Pan Jan”, no había oído jamás en mi vida. Desde luego, el caso de Santa Matrona es el más famoso y conocido.
      Santa Matrona de Moscú, ruega por nosotros.

  5. Una de las Santas mujeres más conocidas y veneradas en la ortodoxia, especialmente en Moscú, junto a Santa Juliana de Lazarevo, de la que también me gustaría nos hablaras algún día, Antonio.

    Creo que esta mujer fue realmente una criatura sobrenatural y no se explica lo lejos que llegó por lo limitado de su condición física sino es porque estaba llena de la gracia de Dios y del Espíritu Santo. Una persona escogida, sin duda.

    En la Iglesia Ortodoxa Rusa de San Miguel Arcángel, ubicada en Altea, Alacant (España) hay un gran icono de esta Santa con una reliquia -creo que es un pedazo de hueso- incrustada. Prueba del amor que la comunidad ortodoxa rusa tiene por ella, que hasta aquí se la han traído consigo.

    • Te prometo que escribiré sobre Santa Juliana de Lazarevo pero ya tendrá que quedar para el mes de abril o mayo.
      Tengo un reportaje fotográfico muy completo de su anterior tumba y de todos los pasos de su exhumación y posterior traslado a la urna donde ahora se encuentra, que desde luego es espectacular. En esa exhumación-reconocimiento, se extrajeron muchas pequeñas reliquias que están muy repartidas por todos los paises ortodoxos, prueba de que es una santa muy popular. Yo he visitado algunas iglesias ortodoxas fuera de Rusia y rara es la que no tiene un icono de ella.

      Y concuerdo contigo en que ella era así porque estaba imbuída por el Espíritu Santo.

  6. Muchas gracias Antonio. No me extraña después de la lectura de tu relato que Santa MAtrona sea una de las figuras más veneradas de la iglesia ortodoxa. Muchos elementos admirables hay en su vida pero estoy convencido que una sociedad como la nuestra del S.XXI, si reprodujese un personaje de ese perfil, sería tachado por muchos de impostor. Esta es la sociedad que tenemos , donde aquel que destaca en una santidad distinta es vapuleado por antisistema.

    • Llevas razón en lo que dices, Salvador, pero ¿sabes cuanto le importaría eso a ella? Un bledo.
      Ya en su tiempo, aunque gran parte del pueblo llano la veneraba, otros la miraban con desprecio y aun el régimen la perseguía y ella ¿qué hacía? iba a su ritmo, viviendo su vida de fe y de entrega a los demás, sin importarle ninguna otra cosa. Estaba “loca por Cristo” y lo demás, sobraba.

  7. Yo desconocia la existencia de esta santa y debo decir que me he quedado totalmente estupefacto con todas sus vivencias.
    Me alegra que haya un ejemplo del siglo pasado,como en el caso de San Pio de Pieltrecina en el que se pueden comprobar perfectamente (para los que los conocieron) los dones de estas grandes personas.
    Por primera vez debo quitarme el sombrero ante un sepulcro ortodoxo que verdaderamente me ha encantado,como es este de Santa Matrona.
    Gracias Antonio y no dudes en seguir escribiendo sobre las santas ortodoxas en cuanto tengas ocasion.

    • Yo también quedé muy impresionado la primera vez que leí su biografía y sentí algo muy especial hacia ella, algo muy tierno.
      Por supuesto que, si Dios quiere, seguiremos presentando ejemplos de santidad ortodoxa, porque estoy convencido de que tenemos mucho que aprender de todos los santos de la Iglesia Universal, sin hacer distinción alguna de las Iglesias que la conforman.
      Por e-mail te enviaré una foto aun más bonita de su sepulcro.

  8. Antonio, yo al igual que muchos amig@s que han comentado este buen articulo, me he quedado maravillado al conocer la vida de Santa Matrona, desde antes de nacer ya había signos de que Dios le tenía algo grande reservado para ella, veo una total entrega, aceptación, y amor por Dios y por los demás porque a pesar de sus limitaciones humanas y que eran años difíciles ( muy difíciles) los que le toco vivir aprovechaba los dones que Dios le dio para hacerle bien al prójimo, no me extraña que los hermanos ortodoxos la quieran tanto.
    Yo tengo la costumbre ( no se si mala o buena) de comparar a un sant@ con otro y a Santa Matrona la comparo con un Santo también del siglo XX, con el Sto Padre Pío, ambos dos fueron locos por Cristo y se dieron totalmente a Dios y al prójimo.

    [ yo también me sumo en mis felicitaciones y enhorabuena a todos los colaboradores del blog, deseo que cada día siga creciendo más en lectores, comentaristas, colaboradores etc]

    • Gracias, David.
      Tanto San Pío como Santa Matrona son dos grandísimos santos del siglo pasado, pero fíjate que mientras que uno sufrió todas sus incomprensiones y dolores, aun físicos, dentro de un convento, cobijado en él, la otra los sufrió abandonada en la calle, sin ni siquiera la seguridad de poder dormir bajo techo todas las noches.
      Alguna diferencia si que hay.

  9. Antonio muchas gracas por el articulo y disculpa que pase tan tarde a comentarlo, a Santa Matrona la conozco desde hace algunos años debido a que cuando fui a la catedral ortodoza de La Habana, una mujer Rusa me habló de ella y me regalo su novena y una pequeñisimo icono de la Santa, claro esta que la novena al estar en ruso no la eh podido leer, pero la mujer me menciono que era una santa muy famosa y muy milagrosa y algunas cosas lei sobre ella en internet pero no tan bien detallado como tu lo narras y te agradezco, te hago una duda, hace algún tiempo ´leí en internet que con esta santa se abrio una polemica, debido a que Santa Matrona había aconsejado en varias ocasiones nada más y nada menos que a José Stalin y hace algunos años se hizo un gran problema porque un monje pinto un icono donde precisamente Santa Matrona aparece con Stalin ¿que sabes respecto a esto de que ella le aconsejaba?.

    • Conozco el icono y conozco la polémica y casi hemos estado a punto de publicar dicho icono. Yo también he tenido que leer bastante sobre ella porque al ser una santa moderna, no aparece en los libros hagiográficos que tengo en mi biblioteca y casi toda la información la he tenido que conseguir en ruso y en ucraniano; también algo en inglés.
      Ella indirectamente aconsejó a Stalin y a todas las autoridades rusas a que, independientemente de las reformas que quisieran instaurar a nivel político, respetase siempre los derechos de los rusos y de la Iglesia Ortodoxa. Aconsejaba pero denunciando y es por eso por lo que fue perseguida y quisieron arrestarla en más de una ocasión. El régimen la consideraba muy peligrosa aunque ella solo era una inválida, paralítica y ciega que vagaba por las calles, pero que no se callaba y denunciaba públicamente todas las tropelías del régimen comunista, pero a veces, debido a su caridad hacia todos, lo hacía aconsejando qué cosas no se debían hacer: denunció las deportaciones, los fusilamientos, los racionamientos, la destrucción y profanación de iglesias, en fin, todo aquello que iba en contra del interés de la población. Ella sabía que en el regimen zarista se habían cometido muchas atrocidades y quería que eso cambiara, pero no haciendo el nuevo régimen las mismas cosas o peores. Si ella hubiese podido, hubiera convencido a Stalin para que actuara de una manera muy distinta a como hizo el dictador.

      Polémicas han podido despertarse con la canonización del zar y su familia, pero las ocasionadas por la canonización de Santa Matrona son infinitamente menores y de hecho es sin duda la santa más popular actualmente en Rusia.

      • Yo no entiendo mucho de este tema, pero sí he visto los mencionados iconos y me parece que inducen a error, sobre todo si los comparo con lo que tú has dicho, Antonio. Mirando el icono parece que la Santa fuese recibida en audencia por Stalin para oír sus consejos, lo que no tiene nada que ver con la realidad, ¿verdad?

        Entonces, ¿a santo de qué -nunca mejor dicho- pintar a la Santa junto al dictador en los iconos? No entiendo bien las intenciones de semejante acción, sería como pintar a San Maximiliano Kolbe al lado de Hitler. Algo que chirría a la vista y al sentimiento, dado que los dos Santos fueron perseguidos por el comunismo y el nazismo y esos dos dictadores, buenos representantes de lo asesinos que pueden llegar a ser los gobernantes en pro de sus ideologías.

        • Este icono lo ordenó pintar el archimandrita Eustacio (Zhakov), cuando era rector de la iglesia de Santa Olga en la localidad de Strelna, cercana a San Petersburgo. Este raro clérigo, de alguna forma ligado a una facción stalinista ultra, exigió que se pintara una “monumental figura del camarada Stalin” junto a una de las figuras más respetadas por la iglesia y para ello dio al pintor una importante cantidad de dinero (se habla de 35.000 rublos) y decidió denominar a la pintura “Icono de la Bienaventurada Matrona de Moscú con nuestro bendito líder” pintando al dictador dándole la espalda a la santa y más alto que ella porque consideraba que “era el padre de todas las naciones”. Este raro clérigo ignorando todas las torturas y ejecuciones ordenadas por dicho “padre de todas las naciones” creó un movimiento ultra que llegó incluso a proponer al Patriarca moscovita la canonización de Stalin. Imágínate el escándalo que se hubiera ocasionado si eso se hubiera llevado a cabo. Algo parecido ocurrió con el controvertido monje Rasputin.

          En el año 2008, la Iglesia Ortodoxa Rusa condenó a este archimandrita por haber cometido una falta disciplinaria poniendo en su iglesia un icono que no era considerado canónico, por lo cual, el clérigo tuvo que renunciar a su cargo. Pero también hay que decir que es verdad que en una ocasión el mismísimo Patriarca Alexis manifestó que una vez Santa Matrona dijo: “Quién sabe si tal vez el Señor perdonará a Stalin, pues él es un prisionero de sí mismo”.

          Cuando Stalin entró en guerra contra los nazis, un soldado de la localidad de Sebino, que como digo en el artículo era el pueblo donde había nacido Santa Matrona, le dijo a Stalin: “Camarada, ¿quieres saber si vamos a ganar esta guerra?, porque hay una mujer de mi pueblo que se lo puede decir?” Y hay quienes afirman que en el año 1941 Stalin visitó a Santa Matrona y como esta no lo veía, la golpeó levemente en el hombro y le hizo la pregunta, contestándole ella que la victoria sería para los rusos.

          Existe asimismo una leyenda que dice que un año más tarde, en Moscú, Stalin pidió consejo a Santa Matrona y que esta lo amonestó por algunas de sus actuaciones, pero que al mismo tiempo lo bendijo para que tuviera fuerza y coraje en su lucha contra los nazis.

          Algo parecido cuenta la historia que ocurrió con San Demetrio Donskov y San Alejandro Nevsky, que antes de entrar en batalla contra sus enemigos pidieron consejo y estos extremistas estalinistas quieren buscar en esto una cierta semejanza con lo presuntamente realizado por Stalin.

          Cuando se inició el proceso de canonización de Santa Matrona, el hieromonje Job (Gumerov) manifestó claramente que el encuentro entre Santa Matrona y Stalin era un mito; que por lo que se sabe sobre la vida de la santa, eso era impensable, ya que ella fue perseguida y estuvo a punto incluso de ser detenida. De hecho, esta historia del encuentro de Stalin con Santa Matrona no ha sido incluido en la versión oficial de la vida de santa Matrona que fue publicada cuando esta fue canonizada. El hieromonje Job llegó incluso a criticar cómo la Iglesia Rusa no había sido capaz de controlar al archimandrita Eustacio de Strelna que con su célebre icono había dado vuelos a estas leyendas y comentarios

          • La verdad que me parece penoso que se utlizara la imagen de esta preciosa santa para juntarla con el comunismo de Stalin en dicha pintura,mas despues de todo lo que he leido.
            Sobre el tema de la canonizacion de la familia del zar,si que me gustaria Antonio,que me comentaras un poco mas como se llevo esa canonizacion,cuando empezo y las oposiciones que tuvieron que haber.

          • Antonio pues muchas gracias por responder a mi duda, porque si que ha sido una respuesta sumamente interesante, es una lástima que por culpa de un sacerdote la vida de esta gran Santa se hayan enredados en falsas historias con el dictador Stalin

  10. Abel,
    Pues lo de pintar a la santa con el dictador ya ves que fue precisamente idea de un cura, asi que ¿que más puedo decirte? Desde luego, al cura deberían faltarle varios tornillos en la cabeza y además era un “admirador del dictador”.

    En cuando a la controvertida canonización de la Familia Imperial Rusa, el tema es que fue idea de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio, que los canonizó en el año 1981. En el año 2000, o sea, diecinueve años más tarde, la Iglesia Ortodoxa en Rusia – yo creo que más que nada para congraciarse con la del exilio – los canonizó también, recuperando sus restos que actualmente se veneran en San Petersburgo.
    Esta canonización fue un tanto polémica sobre todo porque la historia nos demuestra que el zar, de santo, tuvo más bien poco y porque su familia… tres cuarto de lo mismo.
    Además, según la tradición rusa, para canonizar a una persona, se han de realizar milagros junto a su tumba, de la cual, además, debe emanar los tan conocidos mirros (ya hemos hablado muchas veces de esto), cosa que no ocurrió.
    La Iglesia Ortodoxa defiende esta canonización basándose más en su resignación y docilidad ante su ejecución que en lo que fue su vida misma y que esta canonización sirve para reconciliar entre si al pueblo ruso!!!
    A mi entender, en Rusia debe haber tantos partidarios favorables a esta canonización como los hay en contra.

    • Muchas gracias Antonio. Menuda la ha liado el amigo Efrén con su interesantísima consulta. Está visto que un hecho nimio como la entrega de una pequeña imagen en La Habana ha dado lugar a una redacción de altura. Por supuesto me alineo con lo dicho alrespecto de l amajadería que se le ocurrió a este clérigo alencomendar una pintura de esta guisa con dos personajes que debían repelerse como el agua y el aceite. Si uno era un carnicero, la otra vivía en la más absoluta piedad al lado del pueblo y este icono que lso presenta juntos seguro que no fue más que “un accidente por encargo”…

      • Si, Salvador, menuda la ha liado Efren al hacer esta pregunta en la que deliberadamente yo no quise entrar cuando estaba redactando el artículo.
        Ya en faena, te diré que todo esto es mucho más complejo y a lo mejor me planteo hacer más adelante un artículo sobre este curioso y a la vez espinoso tema. Pero tendrá que ser para mucho más adelante porque en los próximos meses creo que ya no hay hueco.

        • Pues creo que valio la pena hacer la consulta jejeje y ver que Santa Matrona realmente le hechaba en cara a Stalin todo lo que hacía y cvomo fue llegada a ser vista como “peligrosa” siendo una pobre ciega, será muy interesante si haces un artículo dedicado a este tema Antonio y sobre la familia rusa yo también siempre eh tenido dudas de su canonización porque realmente la historia tal como es no habla de que el zar Nicolás fuera una lumbrera de santidad y parece que como gobernante tampoco fue muy admirable, y sobre Rasputin ¿también esta canonizado? eso si no lo sabia.

          • Sobre la Familia Imperial Rusa claro que se puede escribir pero como en el grupo hay cinco mujeres y dos hombres, mejor es que el artículo lo hiciera Ana Maria, que seguro que tiene material más que suficiente.

            Y sobre Rasputín, aunque huvo un cierto movimiento ultra a favor de que lo canonizaran, finalmente no lo han hecho. ¡Menos mal!

  11. hola….Me a dejado impresionada esta informacion y confirma que el mundo simpre ha sido el mismo sea donde sea que habites y que los pobres siempre seran los que nos salvan de los pecados que cometemos, sabia la frace “dicho de aque que sufra y sea pobre de el sera el reino de los cielos”, bueno en fin como hay un Yin existe el Yan, el Bien y el Mal y que nos da Dios el Libre Albedrio para poder condenarnos por nuestra propia mano. Que dios este con ustedes y llene de bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*