El antiguo Cristo del Grao de Valencia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la talla del Cristo del Grao expuesto en el altar mayor de la iglesia de Santa María del Mar de Valencia (España) con ocasión de su fiesta.

Tras la conquista cristiana de Valencia por parte de Jaime I, éste dio franquicias a los que se asentaran en el Grao a fin de crear una población portuaria. Para esto, otorgó una carta puebla el 27 de mayo de 1247 nombrando a la nueva población Vilanova Maris Valentiae (Villanueva del Mar de Valencia). Y allí tuvo sin duda uno de los acontecimientos religiosos o legendarios de mayor raigambre en nuestra ciudad.

La antigua población de Villanueva del Grao conmemora por ello cada año la llegada milagrosa el 15 de Agosto de 1411 de su Patrón, el Santísimo Cristo del Grao, llamado popularmente “El Negret” por el color oscuro que tiene y al estado en el que llegó la imagen tras su incursión por el río. Y es que la imagen apareció navegando por el río que dividía los términos de los antiguos poblados de Ruzafa y el Grao, hecho por el que los pobladores de ambos lugares tuvieron enfrentamientos disputándose la propiedad del Crucificado.

En cuanto el vigía del torreón del Grao lo vio, hizo sonar la campana alertando a los vecinos de una y otra orilla para avisarles del hallazgo. Los vecinos de Russafa quisieron atraer la imagen hacia su orilla utilizando los ganchos que entonces se usaban para trasladar troncos por el río, de ahí que Russafa sea conocida como la «tierra del ganxo» y que figure ese símbolo en su escudo. Sin embargo, los vecinos del Grao no estuvieron conformes con la utilización de estas tramposas artes para atraer la imagen hacia una u otra orilla; y las autoridades de aquel entonces decidieron volver a tirar al Cristo al mar, para ver hacia dónde se dirigía el mismo y resolver así el conflicto.

Al final, las corrientes condujeron la imagen que aparecía, según unos, levantado como un mástil sobre una escalera de 33 peldaños  y, según otros, tendida sobre una escalera, para arrimarla a la orilla del Grao. Es esta escalera uno de los elementos que más identifican esta advocación.

Detalle del Cristo en su anda procesional sacada el día de su fiesta.

Cuenta también la leyenda que, tiempo después de la llegada del Negret al Grao, un clérigo dio un sermón en el antiguo cuartel de Cantarranas, en el antiguo poblado marítimo de Nazaret de Valencia, hoy barrio, donde explicó el origen de la imagen. Al parecer, el Cristo del Grao pertenecía a un judío que se llamaba Mosen Ben Abides y que vivía en la zona de Tortosa. Éste tenía la imagen para aparentar ser cristiano en aquellos tiempos donde la conversión fue obligada, pero la vejaba con despecho cuando estaba a solas con ella. Por ello, al verse descubierto por cristianos viejos, la arrojó al río y su curso caprichoso la llevó a Valencia.

En el año 1811, la imagen del Cristo del Grao, muy venerada ya por entonces en Valencia, fue trasladada hasta Ibiza para librarla de los expolios que cometían en las iglesias los soldados franceses que ocupaban Valencia. Es por ello por lo que dos siglos después, la talla regresó de forma conmemorativa y provisional a la isla para recordar aquel acontecimiento en la que estuvo oculta durante dos o tres años. Se recuerda que estuvo “hospedada” en una casa de la Calle de la Cruz y en ella se guarda como recuerdo del hecho una reproducción en cerámica.

Y, por si fuera poco, la imagen también se salvó de la quema durante la Guerra Civil ya que, el día que ardió la iglesia, el 20 de julio de 1936, los devotos suplantaron la imagen por la réplica y escondieron el original junto a la imagen de la Mare de Déu dels Desamparats en un armario del archivo histórico del ayuntamiento.

Vista de la cerámica que indica la calle con el nombre del Cristo del Grao; y que relata también la leyenda de su llegada a Valencia.

La Iglesia Santa María del Mar es tenida como la casa de la imagen de Cristo del Grao. Ésta tiene una sola nave con capillas laterales y con un pequeño crucero. Además, cuenta con una pequeña capilla tras el altar. Al igual que muchas otras iglesias de Valencia, su cúpula es de una llamativa teja azul que maravilla a los visitantes. En el siglo XVII comenzó la construcción del nuevo templo, que creció en longitud pero no en anchura, hasta convertirse en la iglesia tal y como hoy se la conoce, salvo ciertas modificaciones y remodelaciones. El reloj del campanario se añadió finalmente en el siglo XIX.

Salvador Raga Navarro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

13 pensamientos en “El antiguo Cristo del Grao de Valencia

  1. Gracias, Salvador, por este precioso artículo sobre otro Cristo valenciano. En este caso sí que parece que la cronología que le atribuye la leyenda case con el aspecto de la imagen, que es de transición hacia el barroco.

    Pero lo que sí son estereotipos son en primer lugar, el relato de la llegada de la imagen, idéntica a otros muchos casos y pasmosamente similar a la del Cristo de El Salvador; y la historia del judío sacrílego, un cliché antisemita de los miles que circulaban en la Europa medieval y moderna.

    • La historia de la llegada del Cristo del Grao es muy parecida efectivamente a la del Cristo del Salvador y ya nos damos cuenta de que hay bastante de leyenda en esta. Respecto a la rabia antisemita del momento ya sabes que llegó a atribuir asesinatos rituales como el del Santo niño de la Guardiaque tuvo una cofradía antigua en el Convento del Remedio de Valencia.

  2. Un judio converso que en secreto aberreaba la imagen Cristo….. huy esas leyendas tambien la hay aca en Puebla Mexico con el Sr Nazareno de San Jose de Puebla o de los Cristos de Capuchinas y Sta. Monica que pertenecieron al Judío Diego de Alvarado….. y que por un milagro salen a la veneracion publica… supongo que esas leyendas tienen un significado moralizante… Saludos y me encanto el articulo!

    • Gracias Tacho. Me alegra que no haya sido patrimonio exclusivo de los españoles, que fuimos capaces de expulsar a los judios de nuestras tierras, y que cometimso contra ellos crímenes bestiales propios de otras épocas, este rechazo antisemita. En todas partes cuecen habas…

  3. A mi, ¿cómo me va a extrañar que en el siglo XV se dijese eso de un judío si hasta hace solo cuarenta años nosotros rezábamos el Viernes Santo por la conversión de los “perfidos judíos”….?
    Los judíos, como otros muchos pueblos, han sido perseguidos injustamente a lo largo de la historia y de hecho, se han cometido auténticas atrocidades contra ese pueblo como, por ejemplo, hicieron los nazis. Por desgracia, es ahora el gobierno de Israel – que no el pueblo judio – el que hace lo mismo con otro pueblo mártir, como el pueblo palestino, al que echaron de sus tierras y machacan, machacan, machacan.

    Que el Cristo del Grao, que Jesús de Nazareth, judío y príncipe de la paz, nos ponga algo de cordura en nuestros sesos.
    Gracias a ti, Salvador, por este precioso artículo y por sus fotos.

    • Vaya Antonio!!!!!

      Pero que cosa dices. Pero Estoy Totalmente de Acuerdo contigo. Es verdad lo que dices. El Pueblo Palestino ha sufrido bastante, en noticiarios he visto imágenes de reporteros en casas de civiles y se ve la angustia y dolor de un pueblo. Que cosas!! Tierra Santa y es un Infierno la situación ahí.

      Salvador la imagen del Cristo es muy hermosa y con toda una historia y devoción que trae consigo un río. Que bueno que sobrevivió este arte de la Guerra Civil.

  4. Salvador gracias por este nuevo articulo.
    Menos mal que pudo salvarse de la quema,sustituyendo la imagen original por la replica,estoy seguro que en caso de no haber puesto ninguna,no hubieran parado hasta dar con la imagen para destruirla.

    • Abel, como en tantos otros ejemplos lapersecución a imágenes que no tenían la culpa de nada se cebó en verdaderas obras de arte de las que hoy en día no podemso ya disfrutar. Así que bienvenido sea este ejemplo de supervivencia de una imagen , aunque fuese por un feliz ardid.

  5. Gracias por esta historia del crucifijo venerado y tenido por milagroso. No dudo que la devocion a Cristo crucificado, y el enfasis en contemplar la sagrada humanidad del Hijo de Dios sufriente, es una herencia de España para América que prefiere al Señor en la Cruz, varon de dolores y salvador, que la adopción de otro misterio de Cristo. Quienes ahora ´imponen´ alevosamente a nuestro pueblo, casi a manera de enemigos, al Cristo resucitado contra el Cristo en la cruz llegan a excesos en los que no se tiene en cuenta la fe, el sentido comun, la pastoral, la devoción popular, el buen gusto, el decoro y la dignidad liturgica. Quienes vemos estos excesos en nuestras iglesias cuasiprofanadas por los misms pastores de almas nos preguntamos qué fin buscan los clerigos modernos (por no decir modernistas) con eliminación de la fe y devoción de un pueblo identificado con la cruz, que extasia en contemplar al crucificado y desbordar en esta devoción los mas finos sentimientos de amor para con el redentor. El Pantocrator no es propio de nuestro pueblo aunque se le quiera imponer en muchas ocasiones a la fuerza. La misma gente le pone epitetos a las imagenes gloriosas de Cristo que presiden los antiguos retablos: el cristo bailarin, el cristo volador, el cristo democratico (con la mano hacia arriba), el cristo olimpico (brazos alzados y extendidos pero sin cruz). A pesar de estos experimentos pseudo pastorales, los fieles aun tenemos al Sr. del Veneno, al Sr de Chalma, al Cristo de santa Teresa, al Sr. de los Guerreros, al Sr. de Esquipulas, al Cristo de la Sacristia, etc… etc… etc… una herencia de la fe sembrada por España en ultramar. Felicidades por este articulo.

    • Muchas gracias Poncho pues has analizado muy quirúrgicamente la situación edvocional-cristológica de tus tierras. Desconocía totalmente esa tendencia que reflejas en tu texto y mi opinión es que, siendo compatibles las imásdenes de un Cristo doloroso y un Cristo vencedor, lapriemra ha dado obras de arte tan bellas y de tan alto contenido devocional, que intentar tapar esto desde otros ámbitos es tarea inútil y estúpida pues el pueblo tiene claro a quien se dirigen sus miradas petitorias.

  6. Un gran artículo con una bonita leyenda sobre el hallazgo de la imagen. En esta zona somos muy propensos a poner apelativos a cualquier cosa, por eso no me entraña el nombre popular de “el negret”. Alabando la asticia de los vecinos en sustituir el original por una réplica, con todo lo que ello conllevaba.

  7. Yo escribo para comentar que hay ciertos errores en su articulo, empiezo, cantarranas no es del barrio de nazaret, dos Mosen Ben Abides…. se llamaba Moises Abenabes, tres no fue en tortosa, lo dejaron en la ciudad de Lerida a la merced de la corriente, tres, la imagen se saco de la iglesia los primeros dias de Marzo y fue suplantada por una seudocopia, que ademas no se parece en nada a la original.
    Si necesitais contrastar todo lo que he dicho, y ademas, algunos mas que veo, la muy ilustre hermandad, junto con el patrocinio de bancaja( actual bankia) publicaron un libro por el sexto centenario de la llegada de la imagen.

Deja un comentario