La Inmaculada Concepción y Sor Juana Inés de la Cruz

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

“La Apoteosis de la Inmaculada Concepción ante los Reinos españoles”. Francisco Antonio Vallejo, Museo Nacional de Arte de Ciudad de México. Foto de Alonso Díaz.

El privilegio de la Concepción Inmaculada, Pura y Limpia de María Santísima fue causa de polémica antes de su Definición Dogmática por el Papa Beato Pío IX en 1854 mediante la Bula “Innefabilis Deus”. Entre los defensores destacados de este privilegio de la Virgen antes de dicha proclamación podemos citar a San Ildelfonso, la Seráfica Orden de San Francisco con el Beato Juan Duns Scoto, la monja concepcionista María de Jesús de Ágreda, o San Alfonso María de Ligorio. En la nación española, dada su acendrada devoción mariana tuvo gran aceptación en el pueblo, convirtiéndose así en un gran difusor de ella en todos su dominios que contagiados por el fervor inmaculista, se fundaban pueblos, ciudades, ríos, o se juraba defender este privilegio de Nuestra Señora. Ya en los siglos XVI, XVII, y XVIII, en España y sus colonias hacían rimbombantes fiestas por la jura o solemnidad de tal misterio, involucrándose en ellas las autoridades civiles, religiosas y educativas.

Con todo esto, en el Virreinato de la Nueva España, hoy México, nace en 1651 Juana de Asbaje, una de la figuras más extraordinarias de la lírica hispanoamericana que al tomar el hábito de religiosa en la Orden de San Jerónimo cambió su nombre por el de Sor Juana Inés de la Cruz. Al igual que todos los intelectuales de su tiempo Sor Juana defendió, exaltó y cantó con especial fervor con un verdadero amor el misterio de la Purísima Concepción.

“Patronato de la Inmaculada Concepción sobre los Reinos españoles”. Museo Soumaya de Ciudad de México. Foto de Mario Sarmiento.

Ella misma hizo una defensa de este privilegio mariano la cual trascribimos:
“DOCTA EXPLICACION DEL MISTERIO Y VOTO QUE HIZO DE DEFENDER LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE NUESTRA SEÑORA, LA MADRE JUANA INÉS DE LA CRUZ.”
Yo, Juana Inés de la Cruz, la más mínima de los esclavos de María Santísima Nuestra Señora, debajo de la corrección de la Santa Madre Iglesia Católica Romana, cuyo dictamen siempre seguiré; delante de la Santísima Trinidad y de la misma Virgen Madre del Verbo Eterno Encarnado, nuestro Señor, y de todos los ciudadanos de la Corte Celestial, especialmente el Gloriosísimo Patriarca San José, el Santo Ángel de mi Guarda, mi padre San Pedro, San Jerónimo, Santa Paula, San Agustín, San Ignacio, Santa Rosa, San Felipe de Jesús, Santa Eustoquio y todos los santos y santas patronos, abogados y tutelares de mi Nación y Patria, y de todas las creaturas del Cielo y de la Tierra, a quienes hago testigos de este acto, libre y espontáneamente, de todo mi corazón, siento y pronuncio: que María Santísima Nuestra Señora, siempre Virgen y verdadera Madre de Dios Hombre, en el instante primero que fue criada su purísima alma y unida a la materia de su virginal carne, de que se concibió y formó su dichosísima humanidad, fue adornada con la gracia santificante, y prevenida por singular don y privilegio de la Santísima Trinidad, para no incurrir en la culpa original, de la cual, no hubo sombra ni vestigio en ninguna prioridad de tiempo y en ningún instante real en su purísimo espíritu; antes bien, tengo por verdadero y seguro que fue tálamo donde descanso todo el Poder del Padre, la Sabiduría del Hijo, la Bondad del Espíritu Santo, mediante la infusión y comunicación real y verdadera de la gracia habitual, que como Sol puro y resplandeciente no permitió que entrara en su purísima alma la oscura sombra de la culpa y la noche ciega del pecado; sin que se oponga con esta pureza original el beneficio de la Redención con que fue redimida por los méritos de la Pasión y Muerte de su precioso Hijo: antes bien, fue la preservación de la culpa original un linaje de redención más alta, más noble, más amante, más copiosa; prevista, determinada, predefinida, y aceptada en el Consejo de la Santísima Trinidad antes del origen de los siglos y, después en la sucesión de los tiempos, liberal y amorosamente ejecutada.

Retrato de Sor Juana Inés de la Cruz, pintado por Fray Miguel de Herrera.

Y así, para gloria de Dios Omnipotente y en reverencia de su Madre Santísima, testifico y afirmo su Concepción Purísima libre de toda mancha y torpeza original, y juro a la Santa Cruz y hago voto sobre estos cuatro Evangelios, de creerla, afirmarla, confesarla y defenderla con todo el caudal de mis fuerzas, hasta derramar la sangre: el cual voto y juramento ceda en mayor honra y gloria de Dios y su Purísima Madre Señora nuestra, en bien universal de la Santa Iglesia, en paz generalísima de los príncipes cristianas, en destierro de las herejías, en mayor devoción de este sagrado misterio de la Concepción. Así lo voto, lo juro, afirmo, prometo y ratifico en diez y siete de febrero de mil seiscientos y noventa y cuatro años.

Juana Inés de la Cruz

Este voto lo reitera en la protesta que hace de su renuncia a los estudios humanos:
“Asimismo reitero el voto que tengo ya hecho de creer y defender que la siempre Virgen María nuestra Señora fue concebida sin mancha de pecado en el primer instante de su ser purísimo; y así mismo creo que ella sola tiene mayor gracia a que corresponde mayor gloria que todos los ángeles y santos juntos; y hago voto de defender y creer cualquiera privilegio suyo que no se oponga a nuestra santa Fe, creyendo que es todo lo que no es ser Dios; y postrada con el alma y corazón en la presencia de esta divina Señora y de su glorioso Esposo el Señor San José, y de sus santísimos padres Joaquín y Ana, les suplico humildemente me reciban por su esclava, que me obligo a serlo toda la eternidad.
Y en señal de cuánto deseo derramar la sangre en defensa de estas verdades, lo firmo con ella en cinco de marzo del año de mil seiscientos y noventa y cuatro.”

Juana Inés de la Cruz

La Madre Juana también compuso villancicos que se cantaban en la Catedrales de Puebla y México. En especial en la catedral angelopolitana, pues en ese misterio mariano estaba consagrada la sede catedralicia. Uno de tales villancicos cantados en los Maitines solemnes en dicha catedral en 1689 reza así:

Escudo de monja novohispana pintado por Manuel Garcia. Museo Andrés Blaistein de Ciudad de México.


¡Oigan un misterio, que
Aunque, no es de fe, se cree!
-Verdad es, en mi conciencia:
Que para mi es evidencia,
y la evidencia no es fe.

Si para Madre querida
Fue María preservada
Luego antes de ser criada
Estaba ya prevenida….

Madre de Dios y pecado,
Es cosa tan repugnante,
Que aún para el más ignorante
Queda el misterio aclarado…

Dice el Génesis sagrado,
Que fue la Creación del Hombre
La perfección de los cielos
Y el complemento del Orbe.
Luego pecando él, por fuerza
Todo el universal orbe,
Aunque en la partes perfecto,
Quedo, cuanto al todo, informe.

Mas preservando a María
De los comunes horrores,
Dios en Ella restituye
Al Orbe sus perfecciones.

El todo del Universo,
Que fue imperfecto hasta entonces,
Por su ultimo complemento
Su Pureza reconoce.

Pues ya que toda creatura
Quedó deudora a María
De perfección y alegría,
Del ornato y hermosura
Canten su Concepción pura

Pues la perfección encierra
Del Hombre, del Ángel, del Cielo y la Tierra.

Sor Juana Inés de la Cruz es de los pocos casos relevantes en la escritura novohispana en la que la mujer podía expresar sus conceptos religiosos de una manera abierta. Pero sin duda esta monja mexicana, al igual que muchos escritores de la tradición católica, contribuyó a manifestar a través de sus obras el amor por la Madre del Redentor.

Dedicado este artículo a la Madres Concepcionistas del Monasterio de San Francisco de Michac, Tlaxcala y a Fr. Alberto Martínez Galindo, O.F.M. por la festividad de su santa patrona.

Tacho Juárez Herrera

Bibliografía:
Obras Completas de Sor Juana Inés de la Cruz. Tomo II. Villancicos y Letras Sacras. Edición, Prólogo y Notas de Antonio Méndez Plancarte. Biblioteca Americana, Fondo de Cultura Económica. Quinta Reimpresión. México D.F. Septiembre de 2004.
Obras Completas de Sor Juana Inés de la Cruz. Tomo IV. Comedias, Sainetes y Prosa. Edición, Prólogo y Notas de Antonio Méndez Plancarte. Biblioteca Americana, Fondo de Cultura Económica. Quinta Reimpresión. México D.F. Septiembre de 2004.
Mística Ciudad de Dios, Vida de la Virgen María. María de Jesús de Agreda. Imprenta FARESO. Madrid, 1970. Reimpresión, 1982.
Monjas y Beatas. La Escritura femenina en la espiritualidad barroca Novohispana. Siglos XVII y XVIII. Asunción Lavrin y Rosalva Loreto. Archivo General de la Nación/Universidad de la Americas Puebla. Primera Edición. México, 2002.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

30 pensamientos en “La Inmaculada Concepción y Sor Juana Inés de la Cruz

  1. Por ser España la nación que se esgrimió defensora del privilegio de la Inmaculada Concepción, el santo Papa beato Pío IX le otorgó el privilegio de que UNICA y EXCLUSIVAMENTE tierras españolas podrían usar los ornamentos azules en la fiesta de la Purisima Concepción y en las fiestas relacionadas a este dogma. México, Centro América española, Sudamérica española, Filipinas españolas asi como los territorios de Estados Unidos que pertenecieron a la corona española (Florida, Nuevo México, Texas, California, Arizona) mañana pueden ostentar con orgullo el color azul en la fiesta de la Inmaculada. Recordando las coplas españolas que cantaban en la madre patria para defender el privilegio contra algunos dominicos que lo objetaban:
    ¨Aunque ladre y ladre el can
    diciendo con, con sin fin.
    No importa que diga con,
    si fue concebida sin¨.
    Recomiendo, a quienes puedan, leer el oficio tradicionalista de la Inmaculada y escuchar las bellas melodias gregorianas y cantos populares en honor a la Purísima Concepción.

    Otro punto mas sobre el dogma. El gran papa y santo Beato Pío IX al momento de hacer uso de su infalibilidad al proclamar el dogma de la Inmaculada fue iluminado por una misterioso rayo de luz que cruzo las nubes de roma y entro por una ventana a la Basílica de San Pedro. La luz cayo directo en el rostro del santo papa. Al momento de leer exactamente las palabras de proclamación dogmatica, la voz del santo pontifice se escucho claramente en toda la inmensa Basílica de manera milagrosa. El papa estaba bañado en lagrimas y posteriormente confesó que al momento de la proclamación recibio internamente luces que le permitieron comprender el misterio del dogma pero no explicarlo con palabras.

    • Estimado Poncho:
      Pues el tema de la proclamacion ya lo habian dado en años atras en estas fechas aunque no sabia el detalle de la luz reflejando al papa en la proclamacion…te acordaras que en el Compendio de Historia Sagrada de Editorial Progreso en una de los grabados aparece el momento de la proclamacion y efectivamente como tu dices con la luz vale en fin tambien estuvo sosteniendo el libro san juan nepomuceno neuwman del que ya hable en articulos anteriores… Gracias por tus comentarios nos seguimos viendo

      • Hay muchos datos sobre la proclamación algunas sobrenaturales como esas que mencioné y que fueron coronados con la declaración de la misma Madre de Dios años despues en Lourdes, Francia. Estoy convencido que la proclamación de los ultimos tres dogmas fueron barreras para el modernismo que despues se desparramaría en toda la Iglesia.

  2. Saludos y felicitaciones al autor de este artículo.

    Desconocía que el insigne Fénix de América hubiese escrito este trabajo en defensa de uno de los dogmas más relevantes en torno a María. Prácticamente contiene todas las declaraciones posteriores que lo definieron por parte de Pío IX, lo que manifiesta la gran inteligencia y dominio teológico que tuvo esta inigualable mujer que en este siglo daría muchísimo de qué hablar, aunque lástima que vivió en un siglo donde la envidia y los celos de unos cuantos -eso sí, encumbrados- la hicieron caer y para salvarse de un proceso ignominioso de la Inquisición, firmó su “Yo, la peor de todas” con su propia sangre. Pobres necios, así sólo ayudaron a que ella quedara para siempre en la historia, contrario a ellos que sin ella no son nadie.

    Situándonos en el contexto de la época en que el dogma fue proclamado, el papa pensó que así podría remediar los males de la iglesia -¿qué males? la creciente secularización de la sociedad y la caída de los antiguos regímenes con la subsecuente creciente intervención de la sociedad para aumentar la igualdad -hasta ahora hemos avanzado unos cuantos pasos- y lo fue su obsesión: mantener en pie los estados pontificios ante el avance del reino de Italia-, como lo fue la proclamación de la Infalibilidad papal, lo que releva que hubo intereses políticos para fortalecer su figura de autoridad y así desacreditar-condenar a los que se opusieran a su concepción del mundo.

    A mi criterio, me parece una soberana injusticia que el pecado de unos pase a otros y sin deberla ni temerla debamos pagar sus consecuencias. Esto no es de un Dios de amor y justicia. No me vengan con el argumento de Adán y Eva -sabemos que no existieron- y reitero mi argumento anterior: lo que se venera es una idealización de la María histórica que ningún parecido guarda con la realidad del siglo I DC y las suposiciones en torno a su figura en su mayoría ignoran las pistas dejadas en los evangelios. Todos nacemos inmaculados, y los pecados que podamos cometer en nuestras vidas nada son ante la fe, la esperanza y el amor. El magníficat lo deja bien en claro: “La misericordia del Señor llega a todos sus fieles de generación en generación”. ¿No es motivo suficiente para ser felices? =D

    En fin, reitero mis felicitaciones al autor de este tema. Bendiciones.

  3. AVE MARIA PURISSIMA, SIN PECADO ORIGINAL CONCEBIDA! Cuántas veces lo decimos, tristemente menos que antes. Este fue en nuestra bendita Patria y otras tierras, años ha, el saludo de nuestros abuelos. Cuán poco fervor, reverencia y devoción al decir esta jaculatoria y cuán poco lo meditamos
    . “Ha obrado en mí maravillas”. Nuestra Santísima Madre es la Criatura más cercana a Dios, la criatura más perfecta. Inmaculada, sin pecado original había de ser porque el pecado original se hereda (“en pecado me concibió mi Madre”, dice el Salmista), así que la bendita doncella de Nazaret debía nacer sin pecado original en atención a Aquél que por obra del Espíritu Santo concebiría en su seno. Portento singular presente pero velado en la Escrituras que la tradición y la liturgia(en Oriente y Occidente) guardaban, del cual fueron celosos defensores los franciscanos; maravilla que escapó a las luces y la visión del gran Santo Tomás, ¿cómo? Pues, sencillamente (Dios habla con los sencillos y es en su perfección sencillo) Dios, como diría Duns Scoto, “quiso, pudo y lo hizo”. Era necesario, no podía ser de otra manera: El Arca de la Alianza fue hecha según los líneamientos divinos, está Arca de la Alianza fue hecha desde el primer instante, porque Dios así lo quiso la creación más perfecta. Ah cuánto se podría decir, con belleza lo han dicho los poetas, como lo hace la Décima Musa. Lo importante es gustar de estos misterios, sumergirnos en estos portentos de la Misericordia Divina, en el esplendor de ese amor que como sol a luna Dios proyecta a María Santísima. Lo primordial es saber, como ella, guardar estas cosas en el corazón. ¡Ave María Purísima, Sin Pecado Original Concebida!

    A aquellos que se escandalizan del Buen Dios por considerar injusto que sea heredado un pecado (el original) no cometido. Pueden buscar en la enseñanza constante de la Santa Madre Iglesia cuán injusta es su apreciación y cómo quedan la Bondad y Misericordia de Dios manifiestas a cada instante. Adán y Eva pecaron prefiriendo su voluntad a la del Creador y entonces todo fue un desastre…Pero desde entonces había una promesa, Dios es el dueño de la Historia y no tenía la serpiente la última palabra: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y la suya; éste TE APLASTARÁ LA CABEZA, y tú le aceharás el calcañar.” Ahora bien, el pecado rompía la relación entre la humanidad y Dios, era a Dios a quien se había traicionado y quién, cómo, sería capaz de ofrecer algo para reparar la afrenta a Dios? Sólo Dios mismo. “Y de tal manera AMÓ Dios al mundo que DIÓ a su HIjo Unigénito…” Un Dios cuya Misericordia “no perdona”(imprecisa expresión pero creo la entenderán bien) a su Unigénito para cortar la distancia entre Él y su creación. Un Dios que “se anonadó a sí mismo, tomando forma de esclavo…” La eternidad que nace, la Vida que llega a morir (Oh Divinas paradojas del amor!) ¿Ese Dios, tres veces bendito, les parece injusto?…”Dichoso Aquél que no se escandalice de Mí!” Por la Intercesión de la Bendita Virgen Inmaculada quiera el Señor en su Misericordia concedernos el don de la ciencia y la sabiduría, el de la piedad y la virtud de la fe, sin la cual es imposible agradar a Dios, la Esperanza y la Caridad, para conocer, aprender, amar y gustar estos divinos misterios…Rezo por Ustedes, hay muchas respuestas de la apologética (búsquenlas antes de blasfemar porque, como dice San Pablo, blasfema el que ignora). Paz y Bien!

    • Pues creo que las discusiones en el articulo se fueron hasta otro punto… Pero creo que de los que cada uno piense es muy respetable, Sor Juana Inés de la Cruz fue una mujer de su epoca y que al igual que cultivo una gran cultura tambien cultivo gran fervor a Dios, su amor por la Virgen queda manifestada en muchas de sus Obras. Ojala se puedan leer a conciancia la Respuesta a Sor Filotea de la Cruz resalta el papel de la mujer religiosa e intelectual de la epoca y habla de Maria no solo como la virgen si no como la mujer por exelencia en fin saludos!!!! y nos vemos el 19 de diciembre!

      Estimado Poncho y Jose Luis: Creo que en su defensa de la Inmaculada de nuestra Sor Juana nos da una idea clara de lo que debemos de creer en María Santisima y bueno hablando de Apologetica creo que el fin no solo es defender si no a travez de la defensa contruir puentes para acercar a los otros hermanos al conocimientos de ese Dios amor y misericordia misma, Ya lo decia Juan XXIII hay HAY QUE BUSCAR LO QUE UNO MAS NO LO QUE DIVIDE….

      • Cierto… Sor Juana expresa con vivos sentimientos barrocos no solo un sentimiento sino una realidad que permeo en la Iglesia.
        Sobre lo último lamento no concordar… La verdad se puede disimular y esconder pero no negar. Los puentes se construyen en la verdad y buscando la gloria de Dios y la salvación de las almas.
        El metodo apólogetico tradicional catolico es mas que defensa, es ver todo y desembocar en la verdad. O bien comenzar exponiendo la verdad y luego de alli partir a la globalidad ya sustentada.
        La frase de Roncalli ha sido usada y abusada en detrimento de la verdad y por respeto humano.

  4. Yo comprendo los argumentos de Alejandro y hasta cierto punto los comparto, aunque como católica no me está permitido negar el dogma de la Inmaculada, al igual que cualquier otro.

    Pero hay que reflexionar el tema. Nos creemos que por defensores de este dogma somos más amantes de María e hijos suyos que nadie, y no es cierto.
    El culto mariano en la Iglesia Ortodoxa, que no tiene la Inmaculada como dogma sino que proclama que María está libre de pecado no desde la concepción sino desde la Encarnación de Cristo en ella; es un culto diez mil veces más auténtico, solemne y digno que el católico, lleno de folclorismos y de manifestaciones devotas exageradas.

    Que me perdone la ilustre sor Juana Inés a la que respeto y admiro, pero si los católicos nos hubiésemos dedicado más a comprender y respetar al prójimo y menos a rubricar con sangre la defensa de dogmas por encima de cualquiera y “caiga quien caiga”, otro gallo nos cantaría y la Virgen sería la primera en agradecerlo.

    Gracias, Tacho, por el artículo.

    • ¡Gracias a Dios! Le pedí que tú replicarás mis argumentos y me fue concedido. Réplicas con solidez, conocimiento e imparcialidad y no fruto de arranques devocionales-emocionales enriquecen cualquier tema e investigación. ¡Gracias, Ana María!

      Sí tengo conocimiento de la devoción que los hermanos ortodoxos tributan a María, me atrevo a decir que es uniforme en sus particularidades, y nunca han necesitado que ningún concilio ni papa proclame que esto es una verdad irrefutable, pues les basta y sobra saber que el gran privilegio de María es su maravillosa maternidad y, más aún, Jesús nuestro hermano mayor, Dios hecho Hombre en todo. Así es en este dogma “irrefutable” como en el de su asunción -cuya explicación ortodoxa es más sencilla-. Sería necesario abordar estos dogmas desde el punto de vista ortodoxo y elaborar artículos informativos 😉

      Hoy donde vivo se celebrará la fiesta patronal catedralicia y asistiré acompañando a mi mamá, con todo respeto a la devoción de los fieles, que no comparto.

      Entonces conoceremos la verdad y la verdad nos hará libres. Quien tengo oídos…

      • Y no hablemos sólo de nuestros hermanos ortodoxos sino también de los musulmanes, quienes siempre han tenido a Mariam por purísima y al igual que los ortodoxos jamás han necesitado una ratificación para ello.

        Visto así, esos arranques de fervor católico para defender lo que no necesitaba defensa porque todos lo daban por hecho, me inspirarían ternura sino fuera porque el mensaje del Evangelio se ha descuidado mientras sé rubricaban dogmas con sangre. De ahí que más bien, me den pena.

        • Sobre los ortodoxosy la Inmaculada concepción de María cabe decir que la escuela teologica de Moscú en el siglo XVI defendía el privilegio de la Madre de Dios en terminos muy parecidos a la proclamación del dogma pero con las particularidades propias de la tradición oriental, es decir con otra nomenclatura y otro angulo de visión sobre un mismo punto, en este caso la inmunidad al pecado.

        • Gracias, Ana María. El fervor llega a enceguecer y una vez pasado el efecto, la resaca es dura.

          Alguien por aquí ha mencionado a Duns Scoto, cuya filosofía fue sin duda, un intento por rebatir las proposiciones de Tomás de Aquino en la época en que ambas órdenes religiosas estaban enfrentadas y sus frailes se llegaron a dar con todo en los mismos templos -si sus padres fundadores los hubiesen visto…-. No niego sus sutilezas, pero el beato Scoto también tuvo sus arranques de fervor en su famoso: “Pudo, convino y luego lo hizo”, más propios de un poeta que de un filósofo y estos argumentos hoy serían rebatidos con mucha facilidad.

          El río de agua viva lo hemos tenido justo enfrente todo este tiempo, pero nos hemos contentado con comprar agua embotellada a un precio, cuando del río podríamos tomar toda la que quisiéramos. Entienda el que pueda y quiera.

          • Independientemente de todo lo dicho, sabemos que la posición ortodoxa es que Maria fue Inmaculada desde el momento de la Anunciación, o sea, aunque jamás cometió pecado personal alguno, el pecado “heredado” le quedó borrado en ese momento.
            Pues aun así, contaré algo que me ocurrió en una ocasión: discutiendo sobre este tema con un monje ucraniano, me decía que Maria no había sido “concebida por obra del Espíritu Santo” como decíamos los católicos, sino por sus padres Joaquín y Ana. ¿Pero cuando hemos dicho los católicos que Maria fue concebida por obra y gracia del Espíritu Santo? Quiero decir con esto, que ¡cuanta ignorancia hay y qué poco nos conocemos entre nosotros! ¡Y estoy hablando de un monje….!

  5. Yo estoy completamente de acuerdo con Ana Maria en que, nuestros hermanos ortodoxos que no tienen como dogma a la Inmaculada Concepción, respetan y veneran más a la Madre de Dios que nosotros los católicos.
    También creo que no hacía falta el que hubiera sido declarado dogma esta circunstancia de Maria para que creamos firmemente que jamás estuvo manchada por el pecado, ni el original ni ninguno personal por leve que fuera. Aun así, con dogma o sin dogma, yo si creo firmemente que Maria fue concebida sin pecado y esta es una de las verdades de nuestra fe que me es más fácil de admitir por lo normal y lógica que la veo.
    ¿Qué hijo, si puede embellecer a su madre hasta el infinito no lo hace? ¿Quién no lo da todo por ella?

    Sabemos que para Dios todo es presente y si desde toda la eternidad tenía predestinado que su Hijo se iba a encarnar en el vientre de una mujer, ¿cómo no iba a hacer que este sagrario estuviese siempre completamente limpio? En previsión de la Encarnación del Verbo, realizó la Concepción Inmaculada de Maria liberándola de un pecado que, aunque no le era propio, le venía en herencia. Como ya alguien ha dicho, Dios pudo hacerlo, quiso hacerlo y lo hizo y yo, a mi corto entender, lo veo tan normal y lógico que no se me pasa por la cabeza que pudiera haber sido de otra manera. En mi tierra, desde hace muchos siglos está tan arraigada esta creencia que de hecho, a Andalucía, se la conoce como la tierra de Maria Santísima.

    Para mi no hace falta ni dogma, ni pomposidades litúrgicas de un color u otro, ni visiones ni raptos místicos que lo defiendan aunque comprendo perfectamente que todos estos hechos se hayan dado y se vuelvan a dar. Para mi es tan lógica la Concepción Inmaculada de nuestra Madre que ni me la planteo, que no necesito ni argumentos teológicos ni exegéticos. Hoy es un día de fiesta para todos los que nos consideramos sus hijos y ¡a disfrutar de este día!

    Gracias, Tacho, por el artículo.

    • Antonio: Muy buena reflexión, típica de España, en torno a la fiesta del día. Difieron en lo que la mayoría replica como secundarío, folclorico o meramente devocional. Son estos puntos los que le dan un poco de sabor al ambiente. Los colores no tienen nada que ver pero no hay que olvidar que tambien tienen participación en el todo . Como interesado en la liturgia y su entorno a mi si mi interesa y no solo por cuestion de rubricas o historia, sino tambien por la pastoral, el arte y las consecuencias de tales usos. Bueno… aclarar que aqui nadie se pelea, se debate… pero sin caer en herejías. A disfrutar la fiesta.

  6. Antonio, excelente anécdota. No es así oficialmente -lo que ya es un acierto-, pero sí se dieron casos de sacerdotes y obispos que dijeron que María pudo ser concebida virginalmente, eso como resultado de la lectura errónea del apócrifo “Protoevangelio” de Santiago. Te confirmo esa postura “católica” porque también llegué a oírla. Esto viene siendo más propio de los tradicionalistas y de aquellos que consideran la sexualidad como exclusivamente para procrear y no para recrear. María debió nacer como todo humano, de la unión sexual amorosa de sus padres “anónimos”. Su Inmaculada concepción -teológicamente- no es cuestión de genética.

  7. Tacho muchas gracias por este artículo, nadie mejor que tu para escribir algo referente a la décima musa, Sor Juana Inés de la Cruz la escritora más excelsa que dio la Nueva España, curiisamente sobre ella hay que decir que los intelectuales del siglo XIX y de principios del XX la consideraban una vieja loca que no sabía nada y que era mejor no hablar de ella, la demigraron muchisimo en todas sus ideas durante esa época por el simple hecho de ser mujer es ahora ya más entrado el siglo XX que se ha revalorado gracias a Dios la figura de esta gran mujer, sobre el caso de la Inmaculada no digo nada, porque nada hay que decir la Virgen es Pura y Limpia en su Concepción y con eso ya todo esta dicho. “Por tu limpia Conpceción, Oh Soberana princesa, una muy grande pureza, te pedimos de corazón!!”

    • Se respetan las personas no el error. Si uno cree algo al 100% es porque en eso no hay pizca de error, si asi se cree. Por tanto no se puede respetar al 99.99999% de otras opiniones, sino a la persona. En estos puntos dogmaticos se tiene que ser firme. No es que sea intransigente pero es la verdad quien no admite lugar a opiniones. En los foros como este se pueden plantear opiniones y divergencias, en la realidad es otra cosa.

  8. Estimados usuarios;

    os recordamos que no está permitido postear dos veces seguidas, saturando el artículo de comentarios, lo que está considerado SPAM. Pensad muy bien todo lo que queréis decir y ponedlo al fina en UN SOLO comentario, pero no vayáis poniendo uno debajo del otro, porque sobrecargáis la conversación.

    Para solucionar lo que ya se había dado aquí, el equipo de administración ha fusionado los comentarios seguidos del mismo usuario en un único comentario.

Deja un comentario