La autenticidad de las reliquias de Santa Brígida y Santa Juana de Arco

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del rostro de Santa Brígida en una tabla gótica del siglo XV. Iglesia de Salem, Södermanland (Suecia).

Santa Brígida de Suecia
Según publicó Science Daily, el 17 de febrero del año 2010, el cráneo de Santa Brígida de Suecia que se conserva en la Abadía de Vadstena (Suecia), probablemente no es auténtico. Science Daily es una web que publica artículos científicos de actualidad, seleccionados a partir de los comunicados presentados por las universidades y otras instituciones de investigación. Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Uppsala revela que los dos cráneos, que se creen de Santa Brígida y de su hija, Santa Catalina de Suecia, no pertenecen a dos personas que estén relacionadas por vía materna. Por otra parte, la datación realizada muestra que los cráneos no pertenecen al período en el que estas dos santas vivieron.

La parroquia de Vadstena asignó al grupo de investigación de la profesora Marie Allen del Departamento de Genética y Patología de la Universidad de Uppsala, la tarea de examinar el ADN de los dos cráneos, con el fin de confirmar el parentesco y la autenticidad. Para analizar los cráneos se utilizó un método sensible basado en el análisis del ADN mitocondrial de herencia materna. Este método hace que sea posible examinar cantidades muy pequeñas de ADN, y es a menudo un análisis exitoso de cualquier material aunque esté envejecido y degradado.

Aunque aun no hemos escrito sobre ella, cosa que haremos pronto, todos sabemos que Santa Brígida de Suecia vivió entre 1303 y 1373 y fue canonizada en el año 1391. En el año 1999, el beato Papa Juan Pablo II, la declaró como uno de los santos patronos de Europa.

Según la tradición, los cráneos de Santa Brígida y de su hija Santa Catalina (1331-1381) se han conservado en la Abadía de Vadstena, situadoa en el centro de Suecia. Santa Brígida fue famosa por sus revelaciones, profecías y peregrinaciones. Después de su muerte, sus restos fueron trasladados desde Roma a Vadstena, donde fueron colocados en una urna en el año 1381. A través de los años, pequeñas trozos de las reliquias fueron donados a diversas iglesias, monasterios, reyes y papas. Actualmente, el santuario de Vadstena contiene dos calaveras, así como veintitrés huesos. Entre ellos, un fémur que se atribuye a Santa Brígida. Un tercer cráneo que fue robado de Vadsrena en 1645, se encuentra ahora en una abadía en Holanda.

Vista de los presuntos cráneos de las Santas conservados en Vadstena, Suecia.

Un estudio antropológico y arqueológico de la década de 1950 llegó a la conclusión de que los dos cráneos que permanecen en Vadstena probablemente son de dos mujeres, de edades comprendidas entre 60-70 años y entre 50-55 años, respectivamente. Esto se corresponde bien con la teoría de que los cráneos podrían ser de Santa Brígida y de su hija.

Los científicos de Uppsala analizaron pequeñas piezas de los cráneos y concluyeron, mediante la realización de un análisis de ADN nuclear, que los dos cráneos son de sexo femenino. Por otra parte, una relación maternal puede excluirse mediante análisis de ADN mitocondrial. Hubo indicios de una diferencia en la preservación del ADN, lo que podría ser debido a la diferencia de edad entre los cráneos. El laboratorio del profesor Göran Possnert de la Universidad de Uppsala realizó pruebas adicionales, con la tecnología más avanzada de datación por radiocarbono (C-14). Los resultados también confirmaron los datos obtenidos por la realización del análisis de ADN nuclear.

Vista de la urna con las presuntas reliquias de las Santas. Abadía de Vadstena, Suecia.

Uno de los dos cráneos no puede atribuirse a Santa Brígida o a Santa Catalina, ya que pertenecen a un período de tiempo que va desde el 1470 al 1670. El otro está datado en una franja temporal del 1215 al 1270, por lo que si Santa Brígida vivió en el siglo XIV, tampoco puede ser suyo. Si la dieta de la santa hubiera sido exclusivamente de peces, estos podrían cambiar los resultados de la datación, pero según el profesor Göran Possnert, esto es muy poco probable, ya que lo lógico es que la dieta de la santa fuera variada.

Según las conclusiones de la profesora Marie Allen, los resultados de ambos métodos analíticos se apoyan mutuamente. Los análisis de ADN demuestran se hay que excluir la relación entre madre e hija y la datación por el método del radiocarbono da una diferencia de por lo menos doscientos años entre los dos cráneos. En consecuencia, como poco, hay que poner en entredicho la autenticidad de la reliquia.

Imagen de la Santa venerada en la catedral de Reims, Francia.

Santa Juana de Arco
Los análisis realizados a las denominadas “reliquias de Santa Juana de Arco”, fueron supervisadas por el arzobispo de Tours, quién determinó que no se tratan de restos carbonizados de una persona. Al contrario, estos restos óseos pertenecen a un hueso de un gato momificado y a una costilla humana, datadas entre los siglos VI y III antes de Cristo. Estas presuntas reliquias han tenido engañados durante decenios a numerosos fieles, pues al parecer huesos quemados, fueron atribuidos a Santa Juana de Arco (1412-1431), quién como se sabe murió quemada en la hoguera al ser declarada culpable de herejía.

Este amplio estudio fue realizado por un equipo pluridisciplinar compuesto por algunos médicos forenses, patólogos, genetistas, bioquímicos, un radiólogo, un zoólogo y un arqueólogo, cuyo resultado fue publicado por la revista Forensic Science Internacional y aceptado por la Iglesia. El frasco que contenía los huesos apareció por primera vez en el año 1867 en una farmacia y en su etiqueta se leía: “Estos son los restos encontrados bajo la pira de Juana de Arco, Doncella de Orleáns”.

En los análisis realizados a los restos del mencionado frasco se han utilizado diferentes técnicas, incluyéndose los análisis de ADN, microscopía, analítica química y datación por radiocarbono. Fue el equipo de investigación dirigido por el profesor Philippe Charlier, científico forense del Hospital Raymond Poincaré en Garches (Francia), quién determinó que el frasco contenía una costilla humana de aproximadamente cuatro pulgadas de largo cubierta de una capa de color negro. También se identificó parte de un fémur de un gato cubierto por el mismo revestimiento, tres fragmentos de carbón y un trozo textil de color parduzco, de la misma longitud que la costilla.

El profesor Charlier manifestó que algunos historiadores especularon entonces que un gato, tal vez simbolizando al demonio, fue arrojado a la pira funeraria de Juana de Arco, pero esto no pudo sostenerse porque mediante la datación del radiocarbono se pudo comprobar que estos restos son varios siglos anteriores a la muerte de la santa heroína francesa. El fragmento textil fue probablemente parte de la envoltura de la momia del gato, ya que la composición química de los recubrimientos fue comparable con la de los productos utilizados en el embalsamamiento por los antiguos egipcios. Este recubrimiento oscuro contenía una mezcla de betún, resinas de madera, yeso y otros productos químicos. Probablemente la resina fuera de pino, usada por los egipcios para embalsamar, porque también había trazas de polen de pino.

Vista de las ampollas que contenían las presuntas reliquias de las Santa (huesos y cenizas), que han resultado corresponder a la momia egipcia de un gato.

Los investigadores creen que los restos fueron almacenados por primera vez como una verdadera momia, pues en las farmacias medievales se usaban parte de estas como remedios medicinales; por ejemplo, una “compresa” para detener una hemorragia nasal, se hacía con restos de una momia y un jugo de hierbas medicinales.

Habría que preguntarse por qué existiría un cierto interés en fabricar una falsificación de restos de Santa Juana de Arco en pleno siglo XIX. Posiblemente este interés estuvo en algún político o facción política que para sus intereses quiso aprovecharse del legado de la santa. ¿O pudo tratarse de una broma por parte de algún estudiante de medicina o de farmacia? Fuera cual fuere la intención de quién lo hizo, la arqueóloga Anastasia Tsaliki, de la Universidad de Durham calificó a estos estudios como “un proyecto fascinante” porque permitía demostrar cómo la paleopatología se podía utilizar para dar información precisa sobre lo que se tiene como historia. Este frasco con los “presuntos” restos de Santa Juana de Arco, se conserva actualmente en el Museo de Arte e Historia en Chinón (Francia).

He querido en este pequeño artículo tratar sobre estos dos temas para demostrar que si se quiere, cuando hay dudas sobre la autenticidad de los restos de un santo, existen métodos científicos modernos como para determinarlo. Solo es necesario que la jerarquía eclesiástica correspondiente, así lo desee.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

38 pensamientos en “La autenticidad de las reliquias de Santa Brígida y Santa Juana de Arco

  1. Este artículo nos presenta dos casos -yo sólo era conocedora del segundo- que prueban que es más que interesante realizar estudios científicos sobre las reliquias de los Santos. Lo es no sólo para que la Iglesia, en no pocas ocasiones, deje de ser el hazmerreír del mundo racional y moderno al permitir que se estuviesen venerando las cenizas de un gato -y otras cosas peores que se venerarán por ahí-; pero también, para ofrecer certeza y autenticidad al fiel. Pues si más de dos terceras partes de reliquias se nos caerían como falsas en cuanto se les hiciesen los estudios pertinentes, el autentificar las verdaderas son un estímulo para la devoción de la comunidad cristiana.

    No hay nada negativo en el estudio de la autenticidad de las reliquias, como algunos todavía pretenden sostener, sino todo lo contrario, todo son beneficios: descartas las supercherías y te quedas con lo que es auténtico. ¿Cuál es, entonces, el problema? ¿Por qué algunas jerarquías y diócesis ven tan difícil en ocasiones autentificar o falsar unas reliquias? ¿Miedo a perder culto, credibilidad o devoción? Si es al contrario: si son falsas, ya no las veneras y te honras a ti mismo apartándolas del culto, si son auténticas, ¡alabado sea Dios!

    Estas actitudes incongruentes me revelan que concedemos excesiva importancia a las reliquias y menos al mensaje cristiano, que es lo que realmente importa. Por mi parte, siempre defenderé el estudio científico de las reliquias de los Santos, porque en el siglo XXI es patético vivir engañados respecto a algunas cosas. No pasa nada si no tenemos las cenizas de Juana de Arco ni el cráneo de la santa escandinava (madre o hija); pero el estar venerando otra cosa como tal, creo que insulta a la inteligencia humana. Claro que, poner de relieve que más de la mitad de relicarios serán más valiosos por ellos mismos que por lo que contienen, es una realidad que no todos están por la labor de digerir…

    • Ana Maria,
      Tu sabes que el estudio del culto de las reliquias de los santos ha sido mi pasión durante más de cuarenta años y a lo largo de ellos he podido reafirmarme en dos cosas: mi veneración a los santos en si mismos y mi perplejidad al ver que se permite la veneración de reliquias que se saben a ciencia cierta que son falsas.

      Yo creo que a las reliquias auténticas de los santos hay que rendirles veneración y precisamente por eso, doné a una iglesia de mi ciudad mi “colección” de reliquias, pero rendir culto a algo que se sabe a ciencia cierta que es falso, insulta a la inteligencia humana y es un acto de irresponsabilidad que raya en lo inmóral. Por ejemplo, ¿cómo pueden venerarse como auténticos más de siete cráneos de San Juan Bautista? De ser auténtico, solo lo sería uno y en la actualidad hay medios para comprobarlo.

      Al exponer estos dos casos, solo he pretendido el que reflexionemos sobre este tema y el rendir mi homenaje a las iglesias católicas de Vadstena y Tours por su valentía al tomar estas decisiones.

        • Emmanuel, yo no tengo ni idea, pero no sería nada extraño que estuviera en Roma. Por ejemplo: en el convento de clarisas de San Lorenzo in Panisperna y en la Iglesia de Santa Brígida de la Piazza Farnese e incluso en el antiguo convento donde ella murió, hay reliquias suyas que se dan por auténticas.
          Además, bajo el altar de la capilla de Santa Brígida de San Lorenzo in Panisperna hay una urna con una Santa Victoria. ¿No habrá trampas? ¡A saber!

  2. De nuevo Antonio, felicidades.
    Conocía unicamente el caso de las falsas reliquias de Santa Juana de Arco, pero no el de Santa Brígida… creo que de Roma les jugaron una mala broma al enviarles los dos craneos.
    Por otra parte me gustaría escribieran sobre las ºreliquiasº de santa Rosalia de Palermo, igualmente mas que dudosas porque al parecer son de una cabra.
    Siempre he querido que la Iglesia haga examenes cientificos a las reliquas paleocristianas para determinar su validez. En breve aparecerá un artículo sobre las reliquias de N.P. San Benito ya que hay dos tradiciones al respecto y ambas con material para defenderse.
    Estoy a favor y promuevo el culto de las santas reliquias, pero tambien deseo la desmitificación de varias de ellas.
    Una alegría saber que las reliquias de San Lucas fueron examinadas y concuerdan con la tradición y la arqueologia las da por válidas. ¿Porqué no hacer lo mismo con las otras reliquias?…
    Ahora pongo en entredicho la reliquia de Sta Brigida que poseo.

    • Gracias, Poncho por tu comentario. Se que en este tema tienes mucho que aportar y espero que lo hagas.
      Lo de la “cabra” de Santa Rosalía no lo sabía y me ha producido risa al leerlo y bueno sería que algún día lo contaras con abundancia de detalles. El tema de San Benito y San Lucas si que lo conozco y para mi, fue también ejemplar el estudio que se le hizo a las reliquias de San Nicolás de Myra.

      Creo que debería haber más valentía en la Iglesia e investigar con métodos modernos todas aquellas paleoreliquias sobre las que existen dudas más que fundadas.

      Gracias de nuevo y Feliz Año 2013.

      • Como yo también me he quedado de piedra con el tema de Santa Rosalía y la cabra, he buscado algo de información y, en efecto, fue un pastor protestante y paleontólogo inglés llamado William Buckland quien, estando de luna de miel en Palermo en 1894, tuvo ocasión de venerar los huesos de la Santa y con sólo una ojeada los pudo identificar como pertenecientes a una cabra. Cándidamente así lo expresó en voz alta, ofendiendo a la jerarquía local, que no concedió valor a las palabras de un “hereje infiel”; pero que a partir de ese momento no volvió a exponer los huesos públicamente, sino los mantuvo encerrados en un relicario que, sin ambages, sigue saliendo en procesión y siendo venerado por los devotos de la Santa.

        Esto no desanimó a nuestro valiente naturalista que siguió desmitificando creencias de la época, como los presuntos depósitos “antediluvianos” de la cueva de Kirkdale o la famosa “sangre de santo” venerada en la catedral de San Pablo de Londres, que resultó ser orina de murciélago.

        En Algemesí tenemos un relicario de Santa Rosalía -cuya devoción fue traída por la Beata Josefa Naval- y éste se sigue venerando el 1 de Noviembre. ¡¡Mira que si procede de la dichosa cabra!!

        • Bueno bueno

          Todos opinamos de lo absurdo que es tener varias reliquias de la misma parte ósea del cuerpo en varias Iglesias en el mundo.

          Pero Ana María, Antonio; ¿Cuánto cuesta hacer los estudios científicos para ver si nos aproximamos a la autenticidad de las reliquias de x santo?

          • No es cuestión de dinero, Emmanuel; es cuestión de voluntad. Ha habido obispos valientes que se han atrevido a hacerlo y lo han hecho (ya puse el caso de San Nicolás de Myra), pero hay muchísimos otros a los que le interesa seguir con este cuento.

            ¿Por qué te crees tu que el deán de Ancona era remiso a enseñarme el cráneo de Santiago Alfeo? Porque sabía que hay uno “expuesto” en un armario relicario de la basílica de San Marcos de Venecia y otro, en un busto relicario, que procesiona en Santiago de Compostela y el sabía que una persona no tiene tres cabezas

  3. Solucionado un problema que no permitía comentar a los usuarios no registrados.
    Disculpen las molestias.

    Para mayor seguridad y comodidad, recomendamos registrarse e iniciar sesión antes de comentar.

    Saludos

  4. Te agradezco este articulo Antonio,aunque yo pongo en cuarentena los resultados de los cientificos,sean en las reliquias de Santa Brigida o Santa Pepita.
    Quizas no hablaria asi de no ser por un lamentable suceso que hace poco se vivio (se vive) en España,a raiz de los resultados de unos analisis efectuados a unos restos de seres humanos y que la “experta” en funcion califico de huesos de procedencia animal.
    Si en un caso de semejantes proporciones se ha cometido un error asi,¿que no podria o puede pasar con los resultados efectuados a las reliquias de los santos?
    Como minimo,tendrian que estudiar cada caso tres equipos cientificos “diferentes” para ver los resultados.

    • Lógicamente, si es un equipo científico, se trabaja mediante el método hipotético-deductivo; y por tanto, las pruebas se realizan varias veces por parte de un mismo equipo para cerciorarse que los resultados son definitivos y el procedimiento correcto, para descartar un sesgo o contaminación de la muestra.

      Además, los resultados de la investigación se presentan con todo detalle a la comunidad científica para que sean comprobados y contrastados por los demás miembros de la misma.

      Quien trabaja siguiendo estrictamente el método científico no hace chapuzas ni se expone al ridículo con secretismos. Todo está publicado y consultable. Precisamente el ejemplo que tú has puesto lo demuestra: se llamó a otro profesional para que contrastara las muestras y se vio que se había cometido un error. Así funciona el método científico.

      Por otra parte, no debes comparar el caso que has mencionado con estas investigaciones de Santos porque en el primer caso estamos hablando de huesos quemados, sometidos a altas temperaturas, y eso altera considerablemente la química de la muestra, dificultando mucho su identificación. Vamos, que el error del primer forense es incluso comprensible; lo que pasa es que a los medios de comunicación les gusta mucho difamar sin ton ni son, y claro, los espectadores, a tragar con toda esa manipulación informativa.

      Errare humanum est: no hay que crucificar al que yerra; al contrario, hay que elogiar su esfuerzo por tratar de encontrar la verdad.

      • Abel, a mi a veces me dejas perplejo. Si la Leyenda Aurea dice que San Fulano vió a un burro volando, tu te lo tragas sin rechistar y si un grupo pluridisciplinar de científicos de una prestigiosa universidad hace un estudio minucioso, como a ti no te gusta el resultado, pues ¡hala! a no creerlo. La verdad es que me dejas “atontado”.
        Pues el obispo de Tours si se lo creyó y lo quitó de circulación.

        • Se nota que no conoces como funciona el método científico ni el trabajo y el esfuerzo que supone, para lapidar tan alegremente a quien se equivocó en las muestras químicas de unos huesos quemados. Es muy fácil apedrear al experto por unos resultados no satisfactorios; pero no voy a caer en la reprimenda facilona de decirte si tú serías capaz de hacerlo bien, porque es obvio que no. Demasiada televisión y programita del corazón, que ya sé bien que esos pseudoprofesionales de la desinformación se han dedicado a lapidar públicamente a esa forense y tú, a tragar con ello.

          Lo cierto es que secundo a Antonio: crees a pies juntillas leyendas e historias falsas, engaños seculares y milenarios, trucos y timos a montón como si fuera palabra de Dios; y cuando tienes investigaciones científicas bien fundadas, las desprecias, como desprecias -ya lo has demostrado muchas veces con tus comentarios- a los académicos y a la gente universitaria que se ha formado toda su vida para ofrecer a la gente algo más que supercherías. Y si cometen el más mínimo error, los crucificas además.

          Si no fuera por los académicos, los científicos, los universitarios… seguiríamos muriéndonos de la peste, de la lepra, de tuberculosis y de mil miserias más; y ha sido el método científico quien ha traído el progreso y la calidad a tu vida diaria.

          Lo siento Abel, pero en esto estás totalmente equivocado y además, no dispones de la menor formación para hacer esas afirmaciones que haces. Antes de opinar tan alegremente sobre lo que desconoces, yo, en tu lugar, me informaría.

          • Si hubiera sido un familiar tuyo no estarias defendiendo a capa y espada a ciertas personas o sectores afirmando lo que yo creo o veo.
            Y por cierto,no me colgeis san benitos ni tu ni Antonio.
            Para ir de tanto….humildad os falta…¡y mucha!
            Y ahora como siempre “decid vuestra ultima palabra”.

          • Concuerdo con esto… Nuestra fe no esta basada en leyendas. Si otrora los cuentos chinos sirvieron para explicar milagros, reliquias y fundación de iglesias, hoy eso ya esta superado. Las reliquias, todas, deben ser puestas a examen con rigor cientifico y ser desmitificadas. Sería un gusto comprovar que hay reliquias autenticas y que resurja su culto.
            Las reliquias dudosas deben ser resgurdadas con la etiqueta RELIQUIAE DUBIAE
            La falsas deben ir al cementerio.

  5. Los examenes hechos a las reliquias de San Nicolás de Bari han sido execelentes, incluso llegando a formar la fisonomia del santo y su vera effigie.
    Lo de san Lucas es interesante ya que todo se originó porque un obispo ortodoxo solicitó una reliquia al Arzobispo de Padua y este pidio a la Santa Sede hacer el estudio que confirmo la antigüedad del esqueleto y la constante tradición.

    Creo que la Iglesia vive en un desconcierto actual que pareciera se viviera solo de eventos. Tantos procesos de beatificación que se prestan a dudas y mil cosas más al respecto.
    El culto a los santo es y ha sido una base solida para la vida cristiana. La veneración de reliquias, sin ser indispensable, es parte de este culto. La Iglesia debe y puede hacer el examen cientifico de los restos mortales de los santos cuya validez es dudosa o que por su antigüedad se tengan dudas. El ejemplo de las reliquias de San Lucas en Padua es ejemplo de que no todas las reliquias antiguas son falsas. La iglesia tiene mas tesoro en la memoria de sus santos que en sus reliquias, por lo que no hay que temer si resultará falsa alguna de ellas.
    Sobre el suspiro del Espiritu Santo, las lagrimas de San Jose, los cabellos multicolores de Nuestra Señora, los dedos de Santo Tomás y las cabezas de San Juan Bautista (incluyendo una de cuando estaba niño¡¡¡) no se pueden tomar en serio.
    De las reliquias de la Pasion y de la vida de Nuestro Señor y su Santa Madre debería igualmente hacerse un analisis a fondo. Ya se hicieron en su momento algunos referente a la Santa Cruz, al sudario de Oviedo, a la sindone de Turín, al Cáliz de Valencia, etc… pero hace falta hacerlos con rigor cientifico.
    Como Mexicano propugnaría que los analisis hechos a la sindone de Turín se hicieran al Ayate de San Juan Diego, ya que muchos de los estudios que circulan en libros e internet no tienen refencia bibliografica o a quien tenere de valedor tras ellos. En mi caso pienso que la tilma tiene muchos retoques y añadidos por mano humana.
    Otras reliquias que seria bueno desmitificar son las relacionadas a los milagros en torno a ellas como la de la Sacra Spina de Andria, Los vas sanguine de San Jenaro (Los napolitanos dudo que lo permitan) y san Pantaleón de Madrid entre otros…
    En los albores del Siglo XXI la Iglesia debe ser fiel a su misión divina en consonancia con la tradición, eso esta fuera de duda. Pero las cosas accidentales como las reliquias, que aveces las tenemos como primordiales y necesarias, pueden y deben ser revisadas para su correcta veneración.
    Con motivo de la visita de la reliquia de Juan Pablo II a Mexico (una pequeña ampolla de con su sangre) la jerarquia católica se mostró abusona colocando la pequeña reliquia en una estatua yaciente y en una urna blindada. Fui testigo de eso, se aprovecharon de la nobleza del pueblo. En otros paises que les dieron una muestra de sangre la dejaron en un relicario normal, aqui se gastaron los millones (del erario publico) para que la muestra de sangre estuviera solo un dia en cada diocesis… por eso hay tanto odio a nuestra Iglesia, por culpa de los abusos que no son parte de la misma… No sigo¡¡¡ dejamos los temas para despues…
    Es de los mejores articulos que he leido y vale la pena valorar estas investigaciones.

    • Lo del estudio de las reliquias de San Nicolás de Myra fue un caso tan extraordinariamente bien hecho, que bien vale un artículo en este blog y desde luego, todos los elogios para el Patriarca de Venecia y el arzobispo de Bari.

      Con lo de San Lucas, siendo como fue un estudio extremadamente riguroso, aun siguen diciendo en Praga que tienen el cráneo en su catedral de San Vito.

      Y hay casos que son escandalosos y que desde luego se tendrían que investigar; me refiero al caso de San Juan Bautista. Si se dice que se tienen las reliquias de su padre Zacarías (Venecia) y de su madre Isabel (Munich), ¿por qué no se hace un estudio comparativo de las reliquias del hijo y de sus padres? ¿Porque podrían resultar todas falsas? ¿Tiene miedo la Iglesia? ¿Teme que se caigan algunos tabúes? ???????

      • Tenemos el evangelio, tenemos la tradición apóstolica. No hay que tener miedo en que caigan falasias que se tiene por ciertas. Si el femur de San Goloteo venerado inmemorialmente no corresponde al cuerpo venerado en Italia… ni modo¡¡¡ Y si ese cuerpo era de una cabra, pues ni modo¡¡¡ Esto podrá herir las tradiciones locales y las festividades basadas en leyendas pero en modo alguno modifican la esencia de la fe.

    • Poncho como yo soy el que lleva la serie de articulos sobre la Virgen de Guadalupe dejame contestarte a grandes rasgos puesto que ya le dedicare un articulo en especial a este tema, el ayate de Juan Diego, que si esta datado en el siglo XVI, si tiene varios retoques, el más reciente fue en 1982, añadidos aunque también tiene son menos, y los añadidos son los cintillos dorados alrededor de todo el manto de la Virgen, valagase que hay quienes dicen que tiene más añadidos y queines dicen que tiene menos o que no tiene, pero la gran mayoría coicide en que el cintillo dorador de su manto si es un añadido posterior, además baste decir la gran polemica que ha existido sobre “la corona natural de la Virgen” que segpun llevaba la imagen en sus sienes y que cuando iba a ser coronada pontificalmente a principios del siglo XX se dice que el abd de la basilica de aquel entonces mando a borrarla (!!!), pero eso no se ah podido comprobar.

      • Aunque la vi por unos momentos desde el punto de vista artistico, que es parte de mis estudios le he encontrado muchos retoques:
        El rostro y las manos lo retocaron cuando estuvo escondida en tiempo de la guerra cristera.
        Pienso que el ángel tambien se lo pintaron, asi como los rayos y las nubes. Las alas del angel fueron manoseadas muchas veces. La luna y el cinto fueron repintados en plata, por eso lucen negras.
        Lo que propugno no son examenes o suposiciones, ya que muchos de los supuestos examenes a la tilma no tienen rigor cientifico ni un metodo que los avale, o al menos un texto al cual remitirnos para ver a detalle.
        Con dos o tres noches que se les permita a un grupo serio de artistas, cientificos y eclesiasticos examinar a la Virgen de Guadalupe ya saldremos de dudas. Aun así, la imagen guadalupana no es dogma de fe como tampoco lo es la Sindone de Turín, la Virgen del Buen Consejo o la Santa Faz de Manopello. La tilma sea o no sea akeropita en su totalidad debe ser expuesta al rigor de la ciencia.

        En ocasión a la coronación de 1895 si le borraron el brochazo de oro añadido que le cubria parte del manto. La gente quedo sorprendida por que pensaban era parte de la imagen original.
        Los argumentos en pro de la imagen deben ser duros como lo son los argumentos antiaparicionistas que maneja hoy en día el P. Olimón y en su tiempo Joaquín de Izcalbaceta.

  6. Gracias Antonio. Llegados al punto en que estamos de dificultades económicas y demás no sé si sería primordial el emprender una investigación masiva sobre la autenticidad de las reliquias con el coste que eso conllevaría. Como se ha dicho hasta la saciedad,las reliquias son casi algo accidental propia de otros tiempos en que se consideraba que su tenencia prestigiaba a centros de culto y a personas particulares. Hoy creo que son vistas casi con morbo y más valdría que fundiésemos los relicaruos que las contienen para paliar tanto dolor humano (dicho sin demagogias) …

    • Los relicarios son de bronce y son obras de arte.
      Conocí un monasterio aleman que cerró sus puertas y vendio algunos de sus relicarios a millonarios que los han de tener sobre su chimenea. Las reliquias fueron puestas en cajas de cartón. Quien guardaba el deposito trasladó estas reliquias a un monasterio observante en Francia, donde le hicieron examenes de primera impresión y al parecer concordaban exactamente con la datación de tales santos.
      Esto ha ocurrido en Europa a raiz del postconcilio. Supe tambien, no tengo el nombre a la mano, de un siervo de Dios que fue beatificado y su cuerpo estaba en venta con un anticuario ya que la diocesis hacia años lo habia deshechado¡¡¡… consultaré las fuentes y paso e dato.

      • También te digo a ti, Salvador, que no es cuestión de dinero sino de voluntad, porque en épocas de vacas gordas, tampoco se ha hecho. Y muy escasita de dinero no está la Iglesia que digamos, porque cuando quiere, monta cada parafernalia que no veas y de eso, tu sabes tanto como yo.

    • No, no, Salvador. Como bien dicen los compañeros, el arte es el arte, es patrimonio histórico, cultural y religioso y tomarla con los relicarios, aparte de cometer un delito patrimonial, es injusto e insuficiente para subvencionar las necesidades del ser humano que deben ser cubiertas.
      No, definitivamente el dinero tiene que venir de otra parte. Alguien tiene que viajar menos en coches oficiales y comer bocatti di cardinale…

      • Mes escudé en mi afirmación y puse la venda antes de la herida pues este tema se presta a hacer demagogia de corral. Pero lo más serio que contiene es que, si las obras de arte y su transformación en dinero, son incapaces de paliar tanta injusticia social, al menos seguro que contribuirían a devolver a la iglesia a aquello que seguro que estaba en la mente de Jesús. Y no creo que se pareciera a lo que tenemos…

        • A nuestro Señor le gustaba que se le diera honra con lo mejor. El Evangelio lo dice cada vez: Casas buenas lo recibian, perfumes de nardo en frasco de alabastro, entrar en un borrico, etc…
          Destruir el arte que otros ofrecieron al servicio de Dios para paliar la pobreza del hoy, me suena a la recomendación de Judas Iscariote a María sobre el que no se malgastara el dinero y se diera mejor a los pobres.

          • Poncho,
            Que duda cabe que las obras de arte tienen que ser conservadas porque son patrimonio de todos y al servicio de todos deben estar para disfrutarlas sin traba alguna.
            Pero la Iglesia no solo tiene obras de arte: tiene multitud de inmuebles (muchos vacios cuando hay personas deshauciadas de sus casas), muchas tierras improductivas que podrían darse en aparcerías para dar alimentos de muchísimas familias, muchos gastos suntuosos cuyo dinero, en vez de gastarse en fastos podría ir al Tercer Mundo, etc., etc. etc.

            O sea, por supuesto que a Dios hay que darle lo mejor de lo mejor. Pero ¿sabes que es lo mejor de lo mejor? “Dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo,…., porque cuando lo haceis con uno de estos mis hermanos, conmigo lo haceis”.

            Se que estás en total acuerdo conmigo.

  7. Fascinante artículo. Ojalá todas las reliquias de dudoso origen pudieran así ser sometidas a procesos de autentificación. Por supuesto que ello implica entre otras cosas algunos recursos que no todas las diócesis tienen, pero en los casos que fuese posible, ello demostraría (independientemente de la falsedad o autenticidad de la reliquia) la madurez de dichas diócesis: madurez en la fe, en la cultura y en el amor a la verdad. Lamentablemente en muchos casos falta voluntad porque la fe de muchas comunidades sigue centrada en cosas accidentales y secundarias que deberían ser medios y no fines en sí mismos. Las reliquias auténticas de los santos merecen ser conservadas decorosamente y veneradas, pero no dejan de ser huesos y cenizas que no sustituyen el ejemplo que ellos nos legan con su vida y que es lo verdaderamente valioso para nuestra propia vida cristiana. Al final poseer o no los huesos de un santo o las plumas del arcángel Gabriel es infinitamente menos relevante que una vida de fe inspirada en sus personas.
    Intenté compartir mi opinión ayer pero no pude incluirla, que bien que las fallas técnicas han sido resueltas. Ahora que la transcribo de nuevo, me alegra notar que estamos de acuerdo en la importancia de someter las reliquias a exámenes científicos.

    • Moisés,
      ¿Pero no crees tu que hay muchos intereses creados para que la gente siga creyendo en lo que tu llamas cosas accidentales y secundarias? Es que yo creo que si, que existe parte de los altos estamentos eclesiales y políticos a los que les interesa que la gente no sepa, sea ignorante, se trague todo lo que se le dice, porque a quienes no saben, es más fácil engañarles y alrededor de esas superferías hay mucho montaje económico que hay que preservar.

      • Concuerdo en que hay en la jerarquía intereses y por eso a los detalles se les da mucha importancia o se le minimiza.
        En cuestion de reliquias yo lo vi cuando llego a Mexico la sangre del papa polaco. Se hizó un mkt tremendo y no dudo que fue por interés mas que por cuestión devocional. La gente incluso llegó a pensar que lo que había llegado a México era el cuerpo incorrupto¡¡¡
        Por otro lado minimizar el detalle es como eliminar de un noviazgo las muestras externas de cariño como los chocolates, la rosa o el beso… Lo esencial es el amor, las rosas son secundarias pero si quitas la rosa o los chocolates no se expresa cabalmente lo esencial.
        Igual aca en la Iglesia, a la que ultimamente la hemos visto mas en asuntos del Cesar que en el servicio divino.

      • Antonio, yo coincido con usted en que hay una cantidad de intereses más mundanos que espirituales en el uso de ciertas imagenes y reliquias. Eso a mí ocasionalmente me decepciona mucho y hasta me enoja. Los ejemplos me los guardo, pero en este país sobran.
        Poncho, lo que yo pienso es que sin menospreciar las rosas y los chocolates, hay ocasiones enque estos se convierten en obstáculos para lo esencial. Y dejando de lado las analogias, la madurez espiritual quizás sea ser capaz de poder prescindir de todo, menos de lo esencial.

  8. Antonio como se nota que como decimos aqui en México esto es tu mero mole es decir lo que mejor trabajas me ha agradado mucho el articulo sumamente interesante, ojala y seguieras escribiendo más articulos como este sobre algunas otras reliquias.

    • No te creas, André. Es verdad que algo conozco del tema pero es tanto el oscurantismo que hay en esto que difícilmente se pueden desentrañar determinados entuertos.
      El otro día lo veíamos cuando tratábamos sobre San Juan el Misericordioso. Todo el mundo acepta que el cuerpo está en Venecia y además de incorrupto, completo. Pues aun así, la misma Iglesia Católica venera otro cuerpo en Bratislava y aunque al cadáver de Venecia se le ven las dos manos completas, en el monasterio Dionisiou del Monte Athos afirman que tienen la mano derecha. ¿En qué quedamos? Ejemplos: cientos.

  9. Aunque el articulo data de hace varios años me gustaría saber si posteriormente escribieron sobre Santa Brigida. Es inquietante la ida de esta mistica y su historia se ha diluido en el tiempo. Recientemente conseguí sus oraciones y las estoy haciendo con mucha devoción. Me apasiona su relacion tan intima con Nuestro Salvador y me gustaría saber más sobre ella ( como mistica, no como madre y esposa)

    • Pues la verdad es que no lo hemos hecho y ha sido por falta de tiempo. Algún día tendremos que escribir sobre ella, pero es una santa a la que le tendremos que dedicar dos o tres artículos. Queda pendiente.

Deja un comentario