La santidad y el ciervo (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de San Gil y la cierva en un lienzo de Hans Memling (1484). Groeningemuseum de Brujas, Bélgica.

San Gil. Abad de los siglos VI – VII.
Martirologio Romano, 1 de septiembre: En el territorio de Nîmes en las Galias narbonenses, ahora en la Francia meridional, San Gil del que posteriormente tomó el nombre la ciudad más floreciente de la región de Camargue, donde se dice que construyó un monasterio viviendo en él hasta su muerte.
En la Leyenda Aurea se narra que vivió muchos años como ermitaño en un bosque cercano a Nimes, con la sola compañía de una cierva que lo alimentaba con su propia leche. Por este motivo, el Santo es representado junto a este animal.

Santa Ida de Herzfeld. Westfalia, año 766 – Herzfeld, Alemania, 4 de septiembre del 825.
Martirologio Romano, 4 de septiembre: En Heresfeld en Sajonia de Alemania, santa Ida, viuda del duque Ecberto, insigne por su caridad con los pobres y su asiduidad en la oración.
El ciervo con el cual se la representa es la imagen de los sajones acosados por los francos, encontrándose aun hoy en ciervo en el emblema de Herzfeld.

Santa Ida (Idda) de Toggenburg o de Fischingen. Religiosa, Kirchberg, cerca del año 1140 – Fischingen, cerca del año 1226.
Martirologio Romano, 3 de noviembre: Cerca del monasterio de Fischingen en el territorio de la actual Suiza, santa Idda, monja de clausura.
Ida de Toggenburg es representada como una religiosa junto a un cuervo o a un ciervo, cuya cornamenta resplandece (a menudo el animal se moveria alrededor de la iglesia de la Abadía).

San Baudolino de Alejandría. Eremita, Foro (Villa del Foro) Alessandria, año 700 – año 740.
Martirologio Romano, 10 de noviembre: En el pueblo de Villa del Foro en el Piemonte, san Baudolino, eremita.
Según la leyenda, los gansos, los venados y otros animales se reunían en torno a él para escucharlo en su ermita, por lo que a veces, se le representa rodeado de estos animales.

Ilustración contemporánea de Santa Ida de Toggenburg y el ciervo.

San Kenan (Colodoco). Eremita en Cambria
En la vida de este santo monje se dice que defendió a un ciervo frente a un cazador, el cual, en venganza le quitó a sus bueyes y los mató. Llegado el momento de arar, el ciervo salvado fue al monasterio junto con otros siete animales y los ocho robustos ciervos suplieron a los ocho bueyes realizando las labores agrícolas que estos les prestaban a los monjes.

San Leonoro obispo. Apóstol de los celtas.
En la vida del santo monje y posterior obispo Leonoro se cuenta que él vivía en las Islas Británicas junto con sesenta discípulos. En su obra evangelizadora estaba vigente el “ora et labora”. Para su propia subsistencia decidieron cultivar sus alimentos y venido el tiempo de arar el campo, la comunidad monástica tenía que utilizar otras herramientas porque no tenían bueyes. Entonces comenzaron a cavar en el terreno pero sin ararlo, pero una buena mañana, salieron del bosque doce hermosos ciervos que realizaron las labores agrícolas de los monjes. Por la mañana les ayudaban a arar y por la noche regresaban al bosque y así, durante cinco semanas. Al finalizar, San Leonoro los bendijo.

San Calogero. Eremita, Calcedonia (Tracia), año 466– Monte Cronios (Sciacca), año 561.
Martirologio Romano, 18 de junio: En el monte Gemmariaro cerca de Sciacca en Sicilia occidental, san Calogero, eremita.
Este santo ermitaño es representado con barba, sosteniendo un libro y un bastón y a sus pies, un cervatillo acurrucado y herido con una flecha. Se dice que tenía noventa años de edad y que ya no podía comer, por lo que Dios le envió un ciervo que, con su delicada leche lo alimentaba; un día vió al animal atravesado por una flecha, que logró meterse en su cueva muriendo en sus brazos. El cazador, arrepentido y llorando, reconoció en el anciano a aquella persona que lo había bautizado anteriormente hacía unos años. El cazador, llamado Siero, se convirtió en su discípulo y subía a menudo a la montaña para visitarlo, pero cuarenta días después de la muerte de la cierva, se encontró muerto al anciano que estaba de rodillas ante el altar. Según la tradición, el santo había muerto dentro de la gruta entre el 17 y el 18 de junio del año 561 y allí había vivido durante treinta y cinco años.

San Juan de Mata. Sacerdote y fundador, Faucon (Alpes-de-Haute-Provence, Francia), 23 de junio de 1154 – Roma, 17 de diciembre de 1213.
Martirologio Romano, 17 dicembre: En Roma en el monte Celio, san Juan de Mata, sacerdote, que siendo francés de nacimiento, Instituyó la Orden de la Santísima Trinidad para la liberación de los esclavos.

Lienzo barroco de San Félix de Valois con su iconografía: el hábito trinitario y el ciervo.

San Félix de Valois. Eremita y fundador, 1127 – 1212.
Martirologio Romano, 4 de noviembre: Cerca de Cerfroid en el territorio de Meaux en Francia, san Félix de Valois, que después de haber llevado durante largo tiempo vida eremítica, junto con su compañero san Juan de Mata fundó la Orden de la Santísima Trinidad para la liberación de los esclavos.
Los santos fundadores de la Orden de la Santísima Trinidad pueden ser representados con un ciervo que lleva entre sus cuernos una cruz rojo-azul (símbolo de la Orden) y lo hacen para conmemorar la fundación del primer monasterio de Cirfroid, construido en el lugar donde se había aparecido un ciervo.

San Basiano de Lodi. Obispo, Siracusa, cerca del año 320 – Lodi, año 409.
Martirologio Romano, 19 de enero: En Lodi, conmemoración de san Basiano, obispo, que para defender a sus fieles de la herejía arriana, lucho extenuadamente junto con San Ambrosio de Milán.
En la vida de San Basiano se cuenta que yendo desde Ravenna a Roma salvó a unos ciervos que eran perseguidos por unos cazadores, los cuales en agradecimiento, lo acompañaron durante todo el camino.

San Meinulfo (Meinolfo) de Paderborn. Diacono
Martirologio Romano, 5 de octubre: Cerca de Paderborn en Sajonia, en la actual Alemania, san Meinolfo, diacono, que construyó y adornó el monasterio de Böddeken, donde estableció una comunidad de santas vírgenes.
Según la tradición hagiográfica inspirada en la leyenda de San Eustaquio, el santo habría tenido la visión de un crucifijo entre los cuernos de un ciervo, que lo invitó a abandonar su disoluta vida y a convertirse.

Grabado barroco del Beato Conrado Confalonieri rodeado de la iconografía del ciervo.

Beato Conrado Confalonieri de Piacenza. Eremita franciscano.
Martirologio Romano, 19 de febrero: En Noto en Sicilia, el beato Conrado Confalonieri de Piacenza, eremita de la Tercera Orden de San Francisco, que dejando las diversiones mundanas practicadas durante casi cuarenta años, llevó un severísimo tenor de vida dedicado a la oración continua y a la penitencia.
La representación con el ciervo está relacionada con el hecho de que al igual que otros muchos, en los siglos XIII y XIV, practicaba la caza. Se cuenta que: “a la edad de veinticinco años aproximadamente, mientras iba suntuosamente de caza, con sirvientes, caballos, perros, hurones, halcones y azores, no consiguiendo cazar conejos prendió fuego a la maleza; impulsado por el viento, el fuego hizo daño en los cultivos vecinos destruyéndolo todo. No pudiendo dominarlo, se marchó triste a su casa. Conociéndose el hecho en la ciudad, los guardias de Galeazzo Visconti, señor de Piacenza, fueron al lugar y encontraron a un hombre y creyéndolo culpable, lo llevaron a juicio condenándolo a muerte ya que el daño había sido muy grande. Enterándose Conrado de esta injusta condena, liberó a la víctima enfrentándose a Visconti, el cual no pudiendo condenarle a muerte porque era noble, le quitó todos sus bienes en la ciudad, expulsándolo y dejándolo en la más absoluta pobreza. Conrado, despojado de las riquezas de este mundo, decidió servir a Dios”.

San Antonio abad. Monje.
Martirologio Romano, 17 de enero: Memoria de san Antonio, abad, que habiendo quedado huérfano, llevando a la práctica los preceptos evangélicos, distribuyó todos sus bienes entre los pobres y se retiró al desierto de la Tebaida en Egipto, donde llevó vida ascética. También se esforzó en fortalecer a la Iglesia, confirmando a los confesores de la fe durante la persecución de Diocleciano, apoyando a San Atanasio en su lucha contra los arrianos. Fueron tantos sus discípulos que se le llamó padre de los monjes.
En los frescos del siglo XV de la iglesia de San Antonio abad en Cascia, el pintor contando la vida del santo eremita de Egipto, lo reprsenta en un encuentro con un hipotético santo monje ciervo y en la escena, un Cristo bendiciendo: esto viene a significar que el santo en el desierto, entre el silencio y la oración, conoció y entró en contacto con el Señor.

Fresco gótico que representa la aparición a San Antonio abad de un monje-ciervo con Cristo bendiciendo. Iglesia del Santo en Cascia, Italia.

Otros santos representados con un ciervo son:
San Aventino
San Cesario de Aleso (alimentado con la leche de una cierva)
San Dionisio (trasformado en forma de ciervo para sobrevivir en las emboscadas)
San Donaciano
San Enrique VI
(un cervatillo)
San Fantino
San Goar
San Lamberto
San Launomaro
San Macario de Roma

San Mamés (Mamante) de Cesarea (cabalga sobre un ciervo domesticado)
San Máximo de Turín
San Meinhold

San Patricio de Irlanda (trasformado en ciervo para sobrevivir en las emboscadas)
San Procopio de Bremen
San Régulo de Senlis

San Thelau (cabalga sobre un ciervo)
San Venancio de Viviers (de la boca del ciervo sale una corriente de agua)
San Veredemo (alimentado por la leche de una cierva)
San Aidano de Lindsfarne
San Edeyrn o Edern (cabalga sobre un ciervo)
San Osvaldo
Santa Brígida de Suecia

Beata Genoveva de Brabante (alimentada durante años por la leche de una cierva)
San Abundio de Como (guiado por los ciervos en su camino)
San Francisco de Asís (representado con un ciervo en tanto en cuanto es el patrono de la ecología)
San Justino Popovic (abad serbio)

Damiano Grenci

BIBLIOGRAFIA Y SITIOS
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II apendice – Ed. Città Nuova
* Barcaro M. Y Brunetti M. – Animali e Santi – Ed. Veneta, Vicenza 2004
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Casagrande Domenico – Santi e animali – Ed. Figlie della Chiesa, Roma 1947
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2012
* Grenci Damiano Marco – Attributi iconografici dei Santi – in cartantica.it
* Sciffo Andrea – L’incontro col cervo. Figura dell’anima europea – En el Museo Civico de Ciencias Naturales de Lovere – Seminario “Cervus” – 11 noviembre 2006
* Sito web di flaviocammarano.it (alias caravaggio67)
* Sito web di it.wikipedia.org
* Sito web di mondimedievali.net
* Sito web di santibeati.it
* Sito web di wiki.unimc.it

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “La santidad y el ciervo (II)

  1. Los dos artículos me han parecido formidables en especial desde el punto de vista iconografico. El ciervo es una figura recurrente en los atributos de los santos mencionados, que no son pocos. Me gustaría conocer opiniones sobre la cuestión, para muchos absurda, de la conciencia animal y sus implicaciones teológicas.

    • Poncho si que es cierto que para muchos les parece absurda la conciencia animal,para mi no.Lo de sus implicaciones teologicas ya es terreno que no me meto.
      Pero durante mucho tiempo estuve discutiendo/dialogando con un grupo cristiano al que acudia porque algunos pensaban que la unica finalidad con que Dios creo a todos los demas seres vivos fue para servir al hombre en todas sus necesidades,cosa que no comparto en absoluto.
      Tambien pusieron el grito en el cielo cuando les dije que despues de esta vida,los animales iran donde estemos nosotros,nos acompañaron en vida y lo haran despues de esta.
      Los animales tienen conciencia,por ello tienen alma o espiritu.

      • Yo también pienso que los animales, o al menos los domésticos acostumbrados a vivir con los humanos, deben tener algo especial que no se si llamarle alma. Desde luego tienen cierto grado de conciencia, muestran cariño, agradecimiento, fidelidad. Lo que no creo es que sepan discernir entre lo que está bien o está mal.
        Yo doy gracias a Dios porque nos los ha dado, creo que son criaturas de Dios que no están hecho únicamente para servir al hombre, sino para vivir, ser felices cada uno en su entorno y para mostrarnos las maravillas de nuestro Dios Creador.
        Doy especialmente las gracias, por mi perrita Tea, con la que me veis siempre en la foto y a la que quiero con locura.

        • Antonio,no se si seras muy aficionado a los documentales de animales.
          Pero creeme cuando te digo que se ven cosas que nos indican que tienen algo,yo lo llamo alma.
          Animales que han salido en defensa de otros animales de diferentes especies,ejemplo,una gacela que fue atacada por un cocodrilo consiguio que lo liberara de sus fauces gracias a un arrollador hipopotamo,que se quedo junto a la gacela (a su lado) hasta que desgraciadamente fallecio a causa de las heridas o la perdida de sangre,asi te podria contar decenas y decenas de casos mas.
          No son hechos casuales,ocurren a menudo,solo que no siempre estan las camaras ahi.

          • Creo que estáis mezclando “conciencia” con “consciencia”. ¿De qué estáis hablando exactamente? Todos los animales tienen consciencia en tanto que responden a estímulos externos y son conscientes de su entorno, pero no tienen conciencia, ya que ésta viene de la empatía, que es una cualidad propia de seres capaces de elaborar procesos cognitivos. Y esos seres, aparte de los humanos, podrían ser los primates o criaturas cognitivamente especiales como los delfines, pero pocos más, y desde luego, no los perros, que al igual que prácticamente todos los animales, se guían por instinto, no por conciencia.

  2. Han sido dos bellisimos articulos Damiano.
    Me ha sorprendido sobremanera el santo monje-ciervo que se encontro con San Antonio Abad,que viene a representar el contacto con Cristo.

  3. Ana Maria,yo te puedo asegurar que los animales (como minimo los mas cercanos a las personas) saben distinguir cuando han hecho algo mal,tienen celos,vamos,que yo creo que si tienen empatia.
    Conciencia del bien y el mal como nosotros,obviamente no.
    Pero tienen sentimientos y eso lo dice todo,al menos para mi y para un gran grupo de personas.

    • Lo que yo he dicho no quita lo que tú has dicho, sólo que no lo expresas con los términos adecuados, por esa mala costumbre que tenemos los humanos de antropizar las conductas de los animales, creyendo que son como las nuestras.

      Lo que tú llamas “celos” es competencia por la pareja, por el liderazgo, por la supervivencia. Lo que llamas “sentimientos” son respuestas a estímulos, relaciones de manada y funcionamiento del instinto. Pero “celos” y “sentimientos” en el mismo sentido que los tenemos los humanos, ellos no los tienen.

      Y desde luego no tienen empatía; insisto, porque ésa es una cualidad que sólo tienen los seres capaces de elaborar procesos cognitivos: humanos, problablemente primates y delfines, y sanseacabó. La empatía es una cualidad cognitiva, y los animales no elaboran procesos cognitivos, eso es algo exclusivamente humano. Esto es un hecho científico y admitirlo no es un desprecio a los animales; al contrario, es un aprecio, porque los reconocemos y valoramos como los que son, no como lo que creemos que son.

      • En cuanto al tema de los sentimientos no estoy de acuerdo.
        Explicame que tiene que ver una gacela,un hipopotamo y un cocodrilo,yo no veo ahi ninguna relacion de manada ni instintos.
        El hipopotamo no estaba amenzadao por el cocodrilo,es mas estaba a prudente distancia y se lanzo contra el cocodrilo nada mas cogio la gacela.
        ¿Por que se quedo a su lado despues de espantar al cocodrilo?
        Lo siento,pero la ciencia mejor que no quiera explicar todas las cosas,porque no lo logRaran.(y mejor asi).

        • ¿Que la ciencia mejor no quiera explicar? La ciencia es la que ha estudiado los animales y la que mejor nos ha facilitado comprenderlos, cuidarlos y mejorar su calidad y hábitat cuando éste se ha visto amenazado.

          Si estudiases los libros de ciencia sobre fauna, sabrías que el hipopótamo y el cocodrilo son competidores naturales y que no hay nada de extraordinario en un enfrentamiento entre ambas especies, de hecho, es más que habitual. Como el cocodrilo es carnívoro y el hipopótamo es herbívoro, es lógico que no estaban compitiendo por la gacela, pero sí por el espacio. ¿Quién te dice que el hipopótamo atacó al cocodrilo por proteger la gacela? Si hubiese sido así, hubiese ido a buscar ayuda o hubiese tratado de moverla o arrastrarla, como hacen los primates o los delfines cuando ven una cría o una persona en peligro. Pero la dejó desangrarse mientras permanecía a sus alrededores. No estaba intentando salvarla.

          ¿Qué creo yo? Que el hipopótamo atacó y ahuyentó al cocodrilo porque estaba invadiendo su territorio y como ya te he dicho, hipopótamos y cocodrilos compiten muy agresivamente por el territorio que comparten. El hecho de que lo pillase cazando una gacela poco o nada tiene que ver; pero no era la gacela el centro de su interés, sino el mantener su territorio libre de depredadores.

          Ésta es la explicación más lógica, plausible y coherente de acuerdo con la conducta habitual de los animales en estado salvaje, especialmente por lo que respecta a las competencias entre cocodrilos e hipopótamos, que son muy bien conocidos. Interpretar otra cosa es antropizar, y los animales no pueden ser antropizados; porque entonces no estamos siendo coherentes con lo que es un animal y cómo se comporta.

          • No te dare mi replica por que no quiero polemizar mas,pero de comportamiento animal….como que no es tu especialidad.
            Y no te ofendas,que ya me gustaria a mi tener el conocimiento que tienes de los martires y la antigua Roma.

          • Respondo a Abel:
            Te doy la razón en que no es la especialidad de Meldelen, pero sí es mi especialidad, y la explicación que ella da se la di yo.
            Es muy sencillo. A mayor desarrollo cerebral, mayor capacidad para realizar procesos mentales complejos. Todo gira en torno a esta afirmación.
            Saludos

  4. Pues ya que nos metemos todos,mi amigo Joan,experto en primates no comparte en absoluto esos argumentos,pero no voy a hacerlo comentar aqui..que queda un poco feo.

    • Mientras no me den argumentos racionales, científicos y convincentes que demuestren que estoy equivocado, me reafirmo en lo dicho.
      En cualquier caso, si tu amigo Joan experto en primates opina que tienen sentimientos, precisamente eso me da la razón, ya que los primates tienen un cerebro desarrollado, no tanto como los humanos evidentemente, y no tanto como los delfines (según tengo entendido).
      Por tanto, primates y delfines sí que podrían ser capaces de desarrollar sentimientos, aunque no tan complejos como los humanos. Y esto se deduce de mi anterior afirmación de “a mayor desarrollo cerebral, mayor capacidad para realizar procesos mentales complejos”.

      Y otra cosa. Agradeceré que no se insinúe que Meldelen me ha hecho venir a comentar aquí. Esto pone en duda mi independencia como persona, y me ofende.
      Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*