Martyrium: las mártires de la pureza

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de Santa María Goretti en la galería de Santos del Santuario de San Girio, Potenza Picena (Italia). Fotografía: Damiano Grenci.

Con este apelativo se conoce a un grupo de mártires (todas mujeres) que responden al perfil de mujer joven asesinada brutalmente durante un intento de violación (la Iglesia las engloba dentro de la causa martirial in defensum castitatis, “en defensa de la castidad”, grupo creado recientemente). El término fue acuñado a principios del siglo XX, cuando se hizo famoso el terrible caso de Santa María Goretti, una niña campesina italiana que había sido brutalmente masacrada por su joven vecino cuando ella rechazó primero el acto sexual, y luego se resistió enconadamente a la agresión. Sin embargo, este término de mártires de la pureza resulta un tanto impreciso en muchos casos, incluso inadecuado, por una serie de razones que, desde mi estricta opinión personal, expondré a continuación:

1. El término “mártires de la pureza” excluye a todas aquellas santas nacidas antes de María Goretti que fueron también asesinadas en un intento de violación. Semejante exclusión es injusta e incomprensible, pero es un hecho aunque muchos lo desconozcan. Se podría corregir incluyéndolas, pero esto parece complicado tratándose de santas muy antiguas, y algunas casi legendarias: Santas Eutalia, Dula, Eufrasia de Nicomedia, Domnina y sus hijas Verónica y Proscudia, Pelagia de Antioquía, Irene de Tesalónica, Saturnina de Arrás, Belina de Landreville, Tomaide de Egipto, Solangia de Bourges, Úrsula y compañeras, Sofía de Fermo, Laura de Constantinopla y compañeras trinitarias mártires; y las Beatas Margarita de Lovaina (2 de septiembre) y Marquesina Luzi.

Hay una tendencia, actualmente en boga, que pretende considerar a Santa Inés de Roma como la primera mártir de la pureza. Esto es incorrecto, probablemente algo devocional y piadoso nacido de los bellos escritos de San Ambrosio y otros autores al exaltar el candor de una niña virgen. Pero no es una mártir de la pureza, ni de serlo de facto, estaría incluida dentro de ellas, por ser anterior a María Goretti. Inés fue víctima de un proceso judicial romano basado en el edicto de persecución a partir de la denuncia de un prometido rechazado, si es que damos su legendaria historia por cierta. Pero las causas de su martirio no tendrían en principio nada que ver con la defensa de la pureza ni de la castidad, aunque así lo diga San Ambrosio, porque se trata de otro contexto histórico.

2.- El término “mártires de la pureza” excluye sistemáticamente a los varones, por entender que sólo la mujer tiene una integridad física y sexual que proteger (este concepto, ya se ve, es machista y perjudica tanto a ellas como a ellos). Existen algunos santos varones que fueron martirizados por rechazar el trato sexual, aunque no en un intento de violación, se ha de hacer notar: San Pelayo de Córdoba y San Carlos Lwanga, junto con sus compañeros, mártires de Uganda.

3.- El término “mártires de la pureza” excluye a todas aquellas mujeres de vida ejemplar que murieron en un intento de violación, aunque al ser esposas, viudas o madres de familia, no son vírgenes, pero también fallecen en la defensa de la integridad física, que tampoco es exclusiva de la virgen. Me consta que algunas mujeres entre las mártires de China y Japón, y otras de la Guerra Civil Española, responderían a este perfil.

Detalle de una estatua de la Beata Albertina Berkenbrock, virgen y mártir brasileña, con los atributos de pureza y martirio.

4.- Por último, aunque esto ya no lo digo yo, tanto desde algunos colectivos feministas como desde dentro de la propia Iglesia hay voces que sugieren que el término “mártires de la pureza” es anticuado y han propuesto denominaciones alternativas como “mártires de la integridad física” o “mártires de la dignidad de la mujer”, que no han prosperado hasta la fecha. El caso de la Beata Pierina Morosini, que sí llegó a ser violada antes de la muerte, tendría algo que decir al respecto. Hoy en día los partidarios de estas propuestas más modernas enfocan el martirio de estas personas como una defensa de la dignidad y de la integridad física más del hecho simplemente virginal y casto de la cuestión. Creen, y probablemente con razón, que esto calaría más entre la gente en el mundo actual en el que vivimos, que el ancestral tópico de la defensa de la virginidad como el (casi) único bien valioso de una mujer.

Pero vamos a ver concretamente las que sí están consideradas como mártires de la pureza: Santa María Goretti, Beatas Pierina Morosini, Antonia Mesina, Albertina Berkenbrock, Teresa Bracco, Lindalva Justo de Oliveira, Karolina Kozkówna, Marie-Clémentine Anwarite Nengapeta, Siervas de Dios Josefina Vilaseca, Concetta Lombardo, Santa Scorese, Marisa Porcellana, María Vieira, Angelina Zampieri, Marisa Morini, María de San José Parrá Flores, Coleta Meléndez Torres, Elena Spirgevidutè, Anna Kolesarova, Bodi María Magdolna, Verónica Antal, Isabella Cristina Mrad Campos, María Israel Bogotá Baquero, Bárbara Umiastauskaite, Marta Obregón Rodríguez, Esmeralda Rebenaque Rebenaque, y seguramente muchas más que desconozco.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “Martyrium: las mártires de la pureza

  1. La verdad es que en esta serie no esperaba que se tocara este apartado tan específico por aquello de la deformación intelectual de que todas las mártires lo fueron por ser vírgenes o defender su virginidad cuando realmente lo fueron por defender su fe.
    Al leerlo, de la extrañeza he pasado a la absoluta comprensión, aunque supongo que al acto de matar a una persona que defiende su virginidad, se le llame martirio – en el sentido en el que lo consideramos los cristianos – solo cuando esa virginidad se quiere defender como una actitud de entrega total del cuerpo a Cristo, cuando se quiere ser virgen por Cristo. No se si me he explicado bien, pero resumiendo: cuando se es martirizado por defender la “virtud cristiana de la castidad” y no se entienda que estoy diciendo que solo se puede ser casto siendo cristiano, que por ahí no van los tiros.

    Me alegra que también hayas puesto ejemplos masculinos. Gracias. Ana Maria.

    • Es un tema muy complicado, porque las mujeres no nos podemos desligar de estar condicionadas por la presencia o la ausencia de la virginidad. Esta cosificación de nuestra naturaleza, de la que ya hablé en un artículo que viene enlazado aquí, es otra de tantas trampas del patriarcado, al que, tristemente, bien ha servido la religión.

      El martirio in defensum castitatis se hace, en este caso, muy difícil de definir. ¿Qué defiende la mártir de la pureza? ¿La virginidad por la virginidad o la virginidad por Cristo? Algunas de las mencionadas en este artículo seguramente no tenían intención de consagrar la virginidad perpetuamente: algunas no se lo habían planteado todavía, o pensaban en formar una familia, o simplemente, no tenían edad para tomar aún esas decisiones, caso de María Goretti. Así pues, ¿qué defiende la mártir de la pureza?

      Si defiende lo mismo que cualquier mujer que es agredida, sea virgen o no, ¿es eso martirio? Entonces tenemos el mundo y la Historia plagado de mártires, y un mínimo porcentaje cristianas, vaya. ¿Qué las hace diferentes de cualquier mujer que se resiste a la violación de su integridad física y de su espacio personal?

      Puedo mencionar un puñado de culturas donde la mujer se enorgullece de su virginidad y la defendería hasta la muerte o hasta el matrimonio, y ninguna de ellas es una cultura cristiana. ¿En qué quedamos entonces? ¿Tiene sentido darle vueltas a esto, o es como debatir sobre el sexo de los ángeles?

      • Algunas si defendieron su pureza , porque tenían intención de consagrarse como la Beata Pierina Morosini o las Sierva de Dios Barbara Umiastauskaite y Verónica Antal .

  2. Yo es que estoy harto de que el hecho de ser “puro” represente el ser virgen,cuando hay una verdadera pureza que va mas alla de todo esto.
    Y en cuanto a los hombres ni se nos menciona (aparte de dos o tres ejemplos),como ya hemos comentado varias veces,no es lo mismo la pureza para los santos que para las santas.
    Obviamente si una mujer cristiana es agredida y martirizada en la defensa de su cuerpo,martir es,pero a mi me parece que no habria que hacer distinciones entre si son virgenes o no,o al menos en calificarlas en dos grupos.
    Ana Maria menciona en su comentario dos propuestas que se hacian desde dentro de la iglesia,aunque no acaban de gustarme del todo,la primera la veo como opcion mas viable,para que englobe tanto a hombres como mujeres.
    Gracias por el articulo Ana Maria.

    • Tienes razón: que la noción de pureza se reduzca al estado del himen de una mujer dice muy poco de la cultura y la religión que le dieron esa suprema importancia. A mí se me cae la cara de vergüenza como mujer cuando pienso en esto, pero se me caería igual si fuera hombre. Así, como los hombres no tienen señas físicas de una iniciación al sexo, han eludido fácilmente todos los controles a su cuerpo y libertad sexual que, de todas formas, el patriarcado no les ha exigido. Pero ay de la pobre que no presentase un himen intacto y espléndido en el momento requerido: lo mínimo que le podía pasar era que la tacharan de ramera. Lo máximo, no hace falta ni que te lo diga.

      Creo que la pureza en religión debe corresponder a un estado espiritual en que se renuncia al pecado y a las malas obras: el estado del himen, o si me apuras, la práctica o no del sexo, tiene más bien poco que decir respecto a todo ello.

      Y si no, mira como en el santoral tan sólo las mujeres son clasificadas respecto a su estado en relación al varón, o sea, indirectamente, ¡al estado de su himen!: vírgenes, viudas, esposas, religiosas. Sólo las mártires escapan a este criterio vergonzoso para la dignidad de ellas, y aún las han intentado captar. ¡Qué vergüenza, Dios mío! ¡Como si ellas no hubiesen ofrecido a Dios y a sus hermanos en Cristo algo más que un himen intacto!

  3. Ana María, que bueno que profundizas en estos valores de la castidad, la pureza, la virginidad, la castidad. Yo pienso que un gran error de nuestra forma de educar ha sido en separar el alma del cuerpo, porque la pèrsona humana esta compuesta de ambas, no separadas o contrapuestas. Tampoco hemos sabido educar ya no en el amor, sino en lo emocional y sentimental. Si algo de esto tuvieran en su formación los adolescentes y jóvenes, la expersión sexual no sería tan instintiva. Pero bueno, el Evangelio no vende en nuestros días y la limpieza de corazón es un valor cada vez más ajeno a nuestra forma de pensar.
    Una correción fraterna, con tu permiso: cuando refieres que al menos dos santos han sido martirizados por negaese al abuso sexual, cuando refieres a San Carlos Lwanga, considero que pudieras mencionar a la mayor parte de sus compañeros mártires de Uganda, pues casi todos ellos, pajes de la corte del Rey, también se ganaron la animadversión del monarca por negarse a aceptar sus deseos.

    • Bueno, cuando he mencionado a Carlos Lwanga, en realidad también pensaba en sus compañeros, aunque ha sido un error no especificarlo. Ahora pediré que lo corrijan.

      Es cierto que la educación afectiva y sexual no ha sido la correcta hasta la fecha, pero es que es un tema muy complejo y muy cambiante con los siglos. No sólo no vende el Evangelio sino también la antigua máxima latina “mens sana in corpore sano”; que se puede aplicar al mismo tema.

      Pero no puedo culpar a la sociedad actual de haberse distanciado de las máximas cristianas en lo afectivo-sexual; que como se ha podido ver, están plagadas de sexismo, homofobia, represiones sexuales y prohibiciones a gran escala; prácticamente reduciendo el papel afectivo-sexual a la procreación, como si fuésemos animales. Sinceramente, no me gusta el enfoque del sexo por parte de la sociedad actual, pero tampoco puedo culparla de haberse distanciado del modelo propuesto por la Iglesia, que, en pleno siglo XXI, está totalmente fuera de la realidad.

  4. Gracias Ana Maria por aclararnos con este articulo los apartados que tiene el martirio a causa de la virginidad, yo me preguntaba por qué las viudas, madres de familia etc no entraban en este grupo.
    Tampoco conocía los casos masculinos y veo que también los hay aunque son muy pocos.
    Y otra pregunta que me hago es si ¿ Maria de San Jose Parrá es beata o santa ? ¿ se hablado en el blog sobre ella?.

    • Si te refieres a esa chica que se arrojó a una casa en llamas para evitar una violación en la revolución mexicana, creo que todabía es Sierva de Dios. Todavía no se ha tratado en este blog porque no tengo más información de ella que esa simple mención. Quizá algún compañero mexicano se anime más adelante a arrojar luz sobre el asunto.

      Recientemente he descubierto que Esmeralda Rebenaque Rebenaque, de la que no sabía nada, fue una maestra joven de EGB (lo que antes se llamaba “maestra nacional”) que se arrojó de un coche en marcha porque los hombres que la habían recogido para llevarla a casa intentaron violarla. El golpe que se dio en la cabeza fue tan grave que murió después en el hospital. No parece que la causa haya prosperado, pero en cualquier caso: ¡no hagáis autostop ni subáis a coches con gente que no es de fiar!

      • gracias por tu información Ana María, no no jja ten por seguro que no me subo a ningún coche extraño.

  5. Ana como siempre un articulo muy interesante, este caso de las “martires de la pureza” no lo terminaba de entender pero ahora ya con tu articulo lo entiendo mucho mejor, realmente es decepcionante ver como a las Santas se les tiene que clasificar de esas formas tan estrictas y rigidas como bien dices ceñidas al sistema patriarcarl, por ejemplo aqui donde vivo tiene gran devoción Santa Lucía y la gran mayoría de la gente le dicen “la virgen Santa Lucía”, al grado que hasta ha creado la confusión de que es una advocación a la Virgen María, y pocos saben que santa Lucía es mártir y el que más sabe lo que te dice siempre es la leyenda de que se saco los ojos, una señora hasta llego a decirme que a Santa Lucía la violo el mismo hombre al que le dio sus ojos por el enojo.

    • También he oído denominaciones curiosas como “la virgen de Santa Bárbara” o “la virgen de Santa Lucía”, como tú dices, al punto de confundirse la gente con si es una Virgen María o si es una Santa, exactamente.

      He oído muchas tonterías sobre leyendas de Santas pero lo de que el prometido por el cual se arrancó los ojos -que ya sabes que no se los arrancó- Santa Lucía la había violado, no lo había oído aún. De todos modos, pensando en la ley romana que prohíbe la ejecución de las vírgenes, sabemos bien tú y yo que puede que eso no sea tanta tontería como creemos. Lo de los ojos sí, lo de la violación… por desgracia, fue bien posible.

  6. Cara Ana,
    questo è un argomento a me molto caro.
    Trovi immagini sulla mia pagina di Flicker, su cui anche avevo creato anche una pagina, che ora non riesco più a gestire perchè dimenticato la password 🙁

    Poi ho scritto:
    http://www.cartantica.it/pages/collaborazioniindifesa.asp

    e anche

    http://regio18.blogspot.it/2011/01/sento-pero-che-tutto-sarebbe-molto-piu.html

    http://regio18.blogspot.it/2012/07/in-defensum-castitatis-iv.html

    http://regio18.blogspot.it/2012/07/in-defensum-castitatis-v.html

    http://regio18.blogspot.it/2012/07/in-defensum-castitatis-i.html

    http://regio18.blogspot.it/2012/07/in-defensum-castitatis-vi.html

    Infine oggi (28 giugno 2013), ho scoperto un’altra martire che in causa di canonizzazione:

    BENIGNA CARDOSO DA SILVA
    “in defensum castitatis, uti fertur” il 24 ottobre 1941 in Brasile.

  7. Alguien ha dicho que le gustaría recibir información acerca de Esmeralda Rebenaque Rebenaque. Yo soy su hermano, y lo que puedo decir es que efectivamente ella y su compañera estaban de maestras en un pueblo de cuenca llamado Sisante. Dos delincuentes se prestaron a traerlas a Cuenca, pero al llegar a cierto punto del camino se desviaron con otas intenciones. Mi hermana en ese momento, cuando sabía que ya no venían a Cuenca, se arrojó del coche en marcha falleciendo dos días después. Un saludo

    • Muchas gracias por la información, Julio, aunque no me comentas nada que no pudiera leer en un recorte de periódico de la época y al cual tuve acceso hace tiempo. Como hermano suyo quizá pudieras darme, en privado, más información sobre si se ha planteado una causa para tu hermana. Y por supuesto, mis más sinceras condolencias. Saludos.

      • Hubo un cura de Murcia que en su momento se interesó mucho por esta causa, e intentó “mover” esto con motivo de iniciar algún tipo de proceso. Lo que te puedo decir es que dicho sacerdote ya falleció, y todo quedó en eso en mero intento. Mi familia, ( sólo quedamos mi madre y yo), puesto que mi padre ya falleció también, visitamos en Murcia a dicho sacerdote, llamado Joaquín, nos estuvimos carteando, pero como te digo fallecieron ambos, y no creo que sea la familia la mas indicada para reiniciar el tema de un posible proceso beatífico o de otro tipo. Gracias por tu interés, pero poco mas puedo contarte. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*