Santos Sergio y Baco, soldados mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de los Santos en un fresco bizantino del siglo VII.

Pregunta: Saludos y bendiciones desde México. Primero que nada, quiero felicitarlos por su esforzado y abnegado trabajo en informar a los creyentes y devotos sobre las vidas de los hombres y mujeres santos, distinguiendo entre la hagiografía y la realidad histórica. Y hoy quiero que me ayuden referente a dos santos antiguos del siglo IV DC: San Sergio y San Baco. También me gustaría saber qué tan cierta es su pretendida vinculación afectiva -según las fuentes antiguas e investigaciones recientes en la materia- al grado que la comunidad cristiana LGTBI los consideramos sus santos protectores. Muchas gracias por atender mi solicitud y que Dios los siga iluminando.

Respuesta: Los mártires Sergio y Baco son santos muy venerados en toda la cristiandad desde tiempos muy antiguos, sobre todo San Sergio. Es verdad que se conoce muy poco sobre ellos y lo poco que se sabe, lo es por su “passio”, que fue traducida a todas las lenguas y que tiene un escaso valor histórico. Éste es un tema ya muy tratado en este blog, por lo cual yo no me voy a detener en explicar lo que son las “passios” legendarias, en las que se han basado multitud de biografías devotas repartidas por doquier.

Pero según este documento, ellos eran soldados de alta graduación, destinados en el propio palacio del emperador Maximiano, y fueron acusados como cristianos por parte de algunos compañeros envidiosos. Ante esto, los condujeron al templo de Júpiter, a fin de que le ofrecieran un sacrificio y como ellos se negaron, fueron degradados, echados de la milicia y a fin de ultrajarlos fueron paseados por toda la ciudad vestidos de mujer. Pero eso no sirvió de nada, porque quienes los ultrajaban no consiguieron que ellos apostataran, por lo cual fueron enviados ante Antíoco, que era el gobernador de la región siria del Éufrates, a fin de que les diera muerte.

Fresco ortodoxo griego de los Santos en el monasterio Vatopedi, monte Athos (Grecia).

En la fortaleza militar de Barbalisso, después de un durísimo interrogatorio, Antíoco ordenó flagelar a Baco hasta que muriese. Dejó su cuerpo insepulto, pero su cadáver fue recogido de noche por unos cristianos que lo sepultaron en una gruta cercana al lugar del martirio.

A Sergio le atravesaron los pies con clavos y en esas condiciones le obligaron a caminar atravesando las fortalezas de Saura, Tetrapirgio y desde allí, a Rosafa, donde finalmente llegó destrozado y fue decapitado un 7 de octubre. Fue sepultado en el mismo lugar donde sufrió el martirio y sobre su tumba fue erigido más tarde un pequeño oratorio.

Por lo tanto hay que decir que no sufrieron el mismo martirio, ni fueron ejecutados juntos, ni el mismo día, ni en la misma ciudad. Cuando terminaron las persecuciones y llegó la paz a la primitiva Iglesia, a Sergio le fue dedicada en Rosafa (Siria) una gran basílica, siendo trasladado a ella su cuerpo en el día aniversario de su martirio: el 7 de octubre.

Exceptuando la cuestión geográfica y analizando críticamente la “passio”, puede afirmarse que muchas cosas de las que dice son al menos dudosas, aunque bien es verdad que pudo completarse e incluso rectificarse por medio de otras fuentes, con las cuales se pueden esbozar al menos todo lo referente a su culto y forma de martirio. Con muchísima probabilidad, estos dos santos no sufrieron martirio en tiempos de Maximiano, ya que este emperador no gobernó en la parte siria del río Éufrates, cosa que sí ocurrió en tiempos de Maximino Daia. Luego hay que decir que estos dos soldados debieron estar destinados en las legiones que estaban en aquellos confines del imperio y allí, fueron ejecutados, pero no por Maximiano. Coinciden los lugares, pero se confunde el tiempo. San Antonino de Piacenza, que visitó aquellos lugares, afirma: “Deinde venimos in civitate Suras… in ipsa passi sunt sancti Sergius et Bacchus et ad duodecim millia intus in heremo inter Sarracenos requiescit sanctus Sergius in civitate Tetrapyrgio” (“Luego, estuvimos en la ciudad de Suras… en ella sufrieron martirio los santos Sergio y Baco y a unas doce millas, en el desierto donde habitan los musulmanes, descansa San Sergio en la ciudad de Tetrapyrgio”). Pese a esto, hay que decir, sin embargo, que es cierto que en Rosafa (no en Tetrapirgio) sólo estaba el cuerpo de Sergio. Se conocía el sepulcro de Sergio, pero no el de Baco.

Ruinas de la ciudad de Rosafa (Sergiópolis), en Siria. Lugar de martirio y sepulcro de San Sergio.

El Martirologio Jeronimiano y todos los martirologios antiguos los conmemora el día 7 de octubre, aunque los sirios dando por cierto que fueron martirizados en distintos días y lugares, a Baco lo celebraban el 1 de octubre y a Sergio, el día 7. En el calendario latino del Sinaí se les conmemoran juntos el día 20 de octubre.

La noticia más antigua que tenemos sobre su fiesta nos la facilita Teodoreto de Chipre. Sin duda que a ello contribuyó la construcción, en el siglo V, de la grandiosa basílica sobre el sepulcro de Sergio, que fue obra del obispo Alejandro de Gerápolis, en cuya jurisdicción se encontraba el santuario y que contribuyó aportando trescientas libras de oro. El santuario se convirtió en meta de peregrinaciones y a su alrededor acampaban las tribus nómadas del sur del Eufrates, dando esto origen a que, con el tiempo, se construyese una ciudad en tiempos del emperador Justiniano, ciudad que se llamó Sergiópolis. Según Procopio, el emperador la enriqueció y embelleció con acueductos, fortalezas, etc.

San Gregorio de Tours, en el siglo VI, en uno de sus escritos, dice que la ciudad de Sergiópolis era famosa por la cantidad de milagros que allí se obraban, gracias a San Sergio: “Multa signa in populis facit Sergius, curans infirmitatem, sanansque languores fideliter deprecantium. Under agitur ut ex hoc ingentia basilicae vel promittuntur vota vel munera deferantur”. Entre estos oferentes, a principios del siglo VII, el rey persa Corroes II donó a la basílica dos cruces de oro y una gran patena del mismo metal.

Sarcófago de San Sergio. Museo de Castelvecchio, Verona (Italia).

Las reliquias de San Sergio se repartieron por las innumerables iglesias que en su honor se erigieron en Siria, Iraq, Irán, Constantinopla, la península griega del Peloponeso, Creta, Macedonia, etc. Actualmente existen sobre todo en Italia: Venecia (¿cómo no?), Bisceglie, Verona… pero también en El Cairo (Egipto), Craiova (Rumanía), Dubrovnik (Croacia), Monte Athos (Grecia), etc.

El sarcófago que aparece en una de las fotos del artículo y que está adornado con escenas de su vida y martirio, es del año 1179 y se encuentra en el Museo di Castelvecchio de Verona. Las que vinieron a Occidente podemos imaginarnos como llegaron: robadas durante las Cruzadas.

Pero con anterioridad, en el siglo VII San Gregorio de Tours – que hemos mencionado antes – consiguió algunas y dice que las puso en el baptisterio de la iglesia de San Perpetuo en Tours. También en el siglo VIII, el Papa Gregorio III (731-741) les dedicó una iglesia en Roma y otra en Ravenna.

Por devoción a San Sergio, numerosas personalidades han llevado su nombre, entre ellos numerosos santos – sobre todo en Oriente – y desde la época del Imperio de Bizancio, son considerados como protectores de los militares. En todos los frescos y pinturas realizadas entre los siglos VI al XI siempre están representados como oficiales militares; con posterioridad, existen otros tipos de representaciones. Tanto en Oriente como en Occidente son conmemorados el día 7 de octubre, salvo los sirios, que como ya he dicho antes, a San Baco lo conmemoran el día 1 de octubre y a San Sergio, el día 7.

Reliquias de los Santos veneradas en la iglesia copta de Abu Sarga, Egipto.

Y con respecto a lo que dices acerca de que la comunidad cristiana de gays los consideran sus santos protectores, llegándose a decir que ellos lo eran, tengo que decirte que no existe ningún documento histórico que así lo afirme. Es verdad que en la antigüedad clásica, igual que ahora, no eran nada raras las relaciones entre personas del mismo sexo, pero ya sabemos que cuando se implantó el cristianismo, esto fue considerado pecado. Nada más hay que leer los textos de San Pablo.

Son vuestros santos patronos pero yo creo que esto no proviene del hecho de que ellos fueran gays – que para mi no sería ni malo ni pecaminoso – sino que esta “leyenda” ha surgido por aquello de que siendo oficiales del ejército, para ultrajarlos, los vistieron de mujer y públicamente lo pasearon así vestidos. Vestir a un hombre de mujer, por lo que se ve, era entonces un ultraje.

Kontakion (Himno)
Al reunirnos, coronamos con elogiosos himnos sagrados a los dos hermanos en la Fe: el grande y valeroso mártir Sergio, que era el guerrero más valiente de la Divina Trinidad y con él, al sabio Baco, los cuales resueltamente sufrieron el martirio; ambos confesaron a Cristo como Salvador y Dios, el Creador y Hacedor de todas las cosas sagradas.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

21 pensamientos en “Santos Sergio y Baco, soldados mártires

  1. ¡Muchísimas gracias, Antonio! Estuve esperando durante un mes la publicación de este artículo y mis deseos fueron colmados y con satisfacción. En conclusión, santos históricos, soldados del imperio romano -que parece contradictorio-, cristianos casi en secreto y venerados juntos; aunque sin ser del todo real su pretendida vinculación afectiva -lo que en lo personal no me importa-. Desde que leí los resultados del investigador John Boswell al respecto de la historia de la homosexualidad bajo el cristianismo tuve mis dudas, algo tan notorio como un enlace entre dos hombres o dos mujeres no podría pasar desapercibido y, en general, la actitud del cristianismo primitivo con las conductas sexuales “antinatura” ha sido de completo rechazo y hasta condena. Yo tampoco creo que ser gay -lo soy y muy orgulloso de serlo- esté en pleito con aceptar el evangelio de Nuestro Señor. La intolerancia y la condenación sí son actitudes antinatura y condenables. Dios no se equivoca.

    En fin, quiero agregar que hubiesen o no sido homosexuales, en el contexto de su época, como bien mencionas, era bien visto siempre y cuando -lo agrego yo- que ambos mantuviesen sus roles varoniles y tuviesen descendencia -lo que se ignora-. No es el lugar para hablar de esto, sin embargo, la identidad homosexual es un constructo moderno y el ser humano es un ser sexual y sexuado, con necesidades básicas y superiores; todo dispuesto por Dios papá sabiamente; y el mismo ha avanzado y transformado con el transcurso de las épocas.

    Sobre el patronazgo, es igual de arbitrario que el que tienen muchos santos y santas que nada tuvieron en vida qué ver con el oficio y a los que lo ejercen que protegen, Lo mismo puedo decir de San Sebastián, el “Apolo cristiano”, que también es considerado patrono de nosotros, aunque ningún santo pueden protegernos de la discriminación ni de las ITS.

    Ojalá algún día tengamos la dicha de ver en los altares a un santo o santa cuya orientación sexual no sea la heterosexual y no tenga miedo de decirlo ante el mundo -si lo sabe Dios-.

    Muchas gracias 😀

    Santos Sergio y Baco, patrones de la comunidad LGTBI, ruegen por nosotros.

  2. Yo estoy de acuerdo en prácticamente todo lo que dices, Alejandro. Creo que los homosexuales tienen derecho a un lugar digno y reconocido en la comunidad cristiana y en las Iglesias; que en pleno siglo XXI los sigue negando pese a su más que evidente presencia entre el laicado y el clero. No perdono esta falta tan grave de caridad y de coherencia entre quienes hablan de amor al prójimo.

    También creo que tenéis derecho, como todos, a reclamar vuestros santos patronos. Pero en lo que no estoy de acuerdo es en que hagáis eso en base a suposiciones infundadas y sin la menor prueba histórica de la homosexualidad de quienes escogéis como patrones.

    Los mártires Sergio, Baco, Sebastián, Perpetua, Felicidad y algunos otros a los que les han colgado la etiqueta de homosexuales, deben ser venerados y admirados desde su martirio y no caer en la barbaridad de deformar la historia y las fuentes para hacerlos lo que no eran, lo que no aparece por ningún lado en ninguna de las fuentes. Que a Sebastián lo pinten muy guapo y muy sexy atado a una columna y erizado de flechas no lo convierte en homosexual. Que Perpetua y Felicidad se abrazaran y se dieran el beso de la paz en la arena, instantes antes de que las destrozara una vaca, no las convierte en homosexuales. Y que los Santos Sergio y Baco hayan sido calificados de “erastai” en algunos textos no significa que fueran amantes, sino que el amor del que se habla es amor fraterno, “adelphopoiesis”, amor cristiano.

    Está claro que seguramente habrá habido santos y santas homosexuales pero nunca sabremos quiénes fueron, porque la Iglesia ha reprimido y condenado la homosexualidad, en base a los escritos de San Pablo y el tan cacareado pasaje bíblico de Sodoma y Gomorra (donde por cierto, tampoco se hace ninguna alusión concreta a qué tipo de pecados se cometían allí). En la Edad Media llegaron a quemarlos vivos junto a las pretendidas “brujas” y a los pretendidos “herejes”, y en cuanto al genocidio nazi, ni hablemos.

    Pero que precisamente hayan sido homosexuales estos mártires… mira, yo no puedo tragar con eso, no por homofobia, que no existe en mí, sino porque no hay la menor prueba documental en ello; simplemente uno que me lo pintan muy guapo y sexy, las otras porque se dieron muestras de afecto en la tortura y en la muerte, y los otros porque he hecho una traducción a mi conveniencia. Mira, no cuela.

    Ojalá que algún día la homosexualidad deje de ser tabú en esta Iglesia tan indigna del siglo en el que vive -o sobrevive- y podamos hablar de santos homosexuales sin ambages y con fundamento. Pero ese día aún no ha llegado.

    Entretanto, que dichos Santos rueguen por vosotros, pero no porque se les haga homosexuales porque sí, sino porque los Santos nos aman a todos e interceden por todos.

    Por cierto, la cuestión del travestismo de los Santos tampoco es fundamento para su homosexualidad. Era un castigo humillante, como el pasear a las mujeres desnudas. No digo más, porque tampoco es cuestión de aquí echar otro rollo sobre el travestismo en la Antigüedad, pero es un travestismo que nada tiene que ver con identidades sexuales ni con drag-queens.

    Y por último, siento decepcionarte, Alejandro, pero eso de que la homosexualidad estuviese bien vista en la Antigüedad “pagana” -por llamarla de alguna manera- tampoco es cierto. Algunos historiadores han dado a entender que la Antigüedad era una Arcadia dorada y feliz para la homosexualidad, donde cada uno podía hacer lo que quisiera y todos lo respetaban. Mira, nada más lejos de la realidad. Una cosa es que se “tolerara” mientras se cumpliera con los roles heterosexuales para tener descendencia, y otra cosa muy distinta que estuviese bien visto: nada más ver las penas brutales que en Roma se aplicaban ciertos tipos de sodomía, y cómo se condenaba y despreciaba la homosexualidad femenina. Fue siempre un asunto muy controvertido. Recomiendo la lectura de los trabajos de Eva Cantarella al respecto.

    • Muchas gracias, Ana María, por estas aclaraciones que llenan las lagunas de mis conclusiones. Por esas razones decidí investigar al respecto. Tenemos derecho como cristianos a tener nuestros santos patrones, y como bien mencionas y concuerdo contigo, este patronazgo espiritual debe estar basado en hechos concretos, en este caso sus vidas y martirios y no interpretaciones convenientes, que en vez de ayudar sería una difamación.

      Respecto a la adelphopoiesis, viéndolo desde este ángulo, los santos lo han vivido en su máxima expresión. ¿Quién no reconoce que San Francisco y Santa Clara de Asís se amaron? No en el sentido romántico, sino en el espiritual y se configuraron con Cristo: “semilla y plantita”. Si entre nuestros santos de hoy existió esa unión, con seguridad lo fue en éste sentido y no en aquél, que nada de malo tiene, sólo es incompleto si se aspira a algo más. ¿Pero qué tan cierto puede ser que alguna vez fue un sacramental?

      Sobre los otros puntos que opinas, estoy de acuerdo también. Si la sodomía fue condenada lo era en especial cuando uno de los involucrados era un ciudadano de pleno derecho, y al comprobarse el delito perdía todos sus privilegios y reducido a nada; no así en caso de esclavos -sabemos que no eran considerados humanos- por parte de sus dueños. Cuando mencionaste el travestismo como ultraje, me acordé que en la antigÜedad ser hombre viril lo era todo, y ser reducido a mujer la máxima humillación, como para esta ser exhibida desnuda. Lo digo sin afán de ofender a las mujeres ni a los dragg queen. Y sí, en cuando a identidad sexual no tiene nada qué ver, pero no es tema que venga al caso.

      En fin, cada día aprendo algo nuevo y datos como este me ayudan a acercarme más a los santos, y no verlos como figuras de yeso con la vista en lo alto ignorando al mundo.

  3. Saints Sergius and Bachus have a special cult in the Orthodox Tradition, and their day is celebrated something like a minor Feast. They proved through their martyrdom their love for Christ among the soldiers. Together with some other soldier saints, such as George, Theodore Tiron, Demetrius, Mercurius and others, they are celebrated because they created the concept of the “soldiers for Christ”, in contrast with the soldiers for the Roman Empire.
    In the martyrdom of St. Mercurius there is stated that the emperor asked the saint to have mercy of his own youth and there is described as being 25 years old, blond-haired and handsome. But he didn’t care very much about his look and accepted the martyrdom. This is the case of many soldiers. If there were some sexual practices among the army that doesn’t imply necessary neither that all were homosexuals nor that these particular persons – these martyrs – participated to such practices. All the suppositions are just suppositions.
    St. Emilian of Durostorum was chosen by chance to be the “hero” of Saturnalia around 300 BC and there is well known what that meant. but he chose to die and not to accomplish the orgiastic ceremonial.
    Sts. Sergius and Bacchus are celebrated in the Church because they have chosen to die for Christ rather than to accept even some special attentions from their commanders.

    PS: (the words written in big caps were not intended, they were automatically put when I pushed the button “post comment”)

    • Estoy de acuerdo contigo. Y digo más: aunque hubiese prácticas homosexuales entre los soldados del Imperio; ello no significa una homosexualidad explícita, sino una ausencia de mujeres para todos – y eso que junto a las legiones romanas viajaban y acampaban legiones de prostitutas por razones evidentes, aparte de las familias de algunos legionarios-.

      Pasaba lo mismo en los gineceos griegos: la prácticas homosexuales femeninas eran habituales, pero no porque hubiese gran abundancia de lesbianas sino porque un grupo de mujeres solas, todo el día encerradas sin poder salir, sin apenas contacto masculino, se ven muy faltas de afecto.

  4. Antonio excelente el articulo sobre los Santos Sergio y Baco.
    Yo sobre el tema de los patronazgos de los santos,aunque me parece bien que a cada uno le hayan “colocado” el suyo,pienso que igual te puedes encomendar a Santa Rita que a San Pascual Baylon (por poner un ejemplo) para enconrar algo perdido.
    Santos,Santas,Beatos y demas homosexuales habran habido y habran,pero sinceramente a mi no me importa saber ni quienes fueron ni quienes seran,pienso que deberiamos estar por encima de estas cosas.
    ¿Cuando alguien ve a un cura o una monja,piensa en su condicion sexual?
    Porque yo seria lo ultimo en que pensaria,vamos,los veo como personas que han elegido a Dios.
    Cierto que las pasiones humanas son como son y en todos sitios hay de todo y se perfectamente como el colectivo homosexual ha sufrido y sufre en el mundo.
    Creo que no habria que centrarse en elegir a San Sebastian o a estos dos santos como protectores de los homosexuales (aunque no tenga nada en contra).
    Todos sabemos que los santos interceden por nosotros ante Dios,al igual que la Santisima Virgen,asi que como digo al principio un homosexual igual puede dirigirse a Santa Clara de Asis que a San Jose Maria Escrivá de Balaguer.(Y no lo digo de cachondeo).
    Si lo han hecho santo esta para todos.

  5. buenos dias amigas y amimos hermanos cristianos de grecia ..queria que les diga para mi los dos estos santos no es posible que hayan sido homosexuales porque nuestra religion nunca lo ha aceptado la sarcolatria ..lo dice claro que Conflictos entre hermanos de apostolp Paulo capitulo 6) ¿Ignoran que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se hagan ilusiones: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los pervertidos, ni los ladrones, ni los avaros, ni los bebedores, ni los difamadores, ni los usurpadores heredarán el Reino de Dios. ..gracias Antonio por tu articulo ..feliz año a todos y a todo el mundo..!!

  6. Antonio

    En el artículo creo que haces mención de que las reliquias o mejor dicho la sepultura de san Baco no fue encontrada, más sin embargo en una de las imágenes que propones en tu artículo haces mención de las reliquias de ambos santos.

    Me puedes aclarar esta duda?????

    • ¿Qué quieres que te diga, Emmanuel? ¡Anda que si publicamos la foto del actual altar-relicario en Venecia donde se dice que están las reliquias de los dos santos!
      Al menos en Verona se dice que estuvieron, pero en Venecia se dice que están. ¡A saber lo que allí habrá! ¡Cómo en Venecia hay de todo, como en botica….!

  7. Gracias Antonio. Me parece interesantísimo el hilo que se ha abierto sobre la homosexualidad con la excusa de la historia de los santos Sergio y Baco. Que este tema debiera ser una cuestión ya radicalmente superada en la Iglesia me parece una obviedad. Que entre las altas esferas (y también las bajas) no lo es me parece otra obviedad. Y, sobre todo, que muchos que se las dan de que para ellos el asunto de la igualdad de derechos y el no reproche a la homosexualidad no admite duda sólo lo hacen de cara a la galería para no ser tachados de retrógrados pues también. Así que podemos afirmar que de todo tenemos: generalistas, negacionistas e hipócritas.

  8. Bueno, aunque sea algo tarde deseo manifestar mi manera de pensar en esta materia.
    Para mi, la tendencia sexual de una persona le viene en los genes y sea cual sea, es algo innato en ella que merece todo nuestro respeto. Todos somos iguales ante los ojos de Dios, que como Padre que es, seguro que nos acepta tal cual somos. Las orientaciones sexuales de las personas no deben ser condenadas y en eso, se que hemos sido, colectivamente, unos hipócritas, aun dentro de la misma Iglesia que ha condenado la homosexualidad al mismo tiempo que encubría a religiosos pederastas.

    Lo que es condenable son las perversiones sexuales, pero esto puede darse en “todas las tendencias sexuales” y por poner un despreciable ejemplo: si un menor (o un mayor) es violado o violada, el crimen es el mismo tenga la tendencia sexual que tenga el violador. Pero en lo que son las manifestaciones normales a la hora de amar, todas me merecen el mismo respeto.

    Yo estoy completamente seguro que existen santos que han tenido tendencias homosexuales, que las habrán vivido con mayor o menor angustia o normalidad, pero que han sabido integrar sus vidas en la vida de Cristo y, homosexuales o no, se han santificado.

    Sobre San Pablo es mejor que me calle y si quiero decirle algo, creo que era muy amante de lo que en física se llama “la ley del péndulo”, o sea, que en su vida dió bandazos, porque de ser un fiero perseguidor de cristianos a convertirse en una persona identificada con Cristo…., si a eso no le llamamos un bandazo, ¿cómo se le podría llamar? Ya se que me diréis que se llama “conversión”. Personalmente debió ser muy exigente, bastante intransigente y hasta tuvo agallas para enfrentarse a San Pedro. Pero en el tema de la homosexualidad, me parece que “se pasó tres pueblos”.

    Que el colectivo cristiano homosexual quiere tener un santo patrón, pues me parece perfecto, pero para eso no es necesario decir que el tal santo también lo fuera. En el caso que nos ocupa, desde luego ninguna fuente antigua manifiesta que lo fuesen. Y si lo hubieran sido, a mi me daría exactamente igual porque tuvieron la valentía de derramar su sangre por aquello en lo que creían, por Cristo.

    Seguro que se me quedan cosas en el tintero pero ese es el riesgo que he tenido que correr por no haber podido comentar a tiempo.

  9. Hombre Antonio,estoy de acuerdo en todo lo que dices excepto que la homosexualidad este en los genes.
    Yo creo que es algo que va naciendo en la persona,como a quien le puede gustar la arquitectura,los animales,los coches de carreras.
    Si todo lo que nos gusta estuviera pre-determinado por los genes no existiria (en parte) el libre alberdrio,no?

    • Bueno, Abel, sí que está en los genes, pero que esté en los genes no significa la total anulación del libre albedrío. Los genes nos condicionan pero no nos programan como si fuésemos robots. Nos influyen pero no nos controlan totalmente.

      • Bueno,rotunda y categoricamente no han dicho que este en los genes,todavia siguen estudiando.
        Pienso que no deberia estudiarse algo que se sabe perfectamente que no es una enfermedad.
        Creo que deberian dedicar los esfuerzos en otros campos,es mi sincera opinion.

        • Vamos a ver, Abel, las cosas se estudian porque son de interés, no necesariamente porque necesitan una corrección. La ciencia no estudia sólo enfermedades, sino todo aquello que desconocemos del mundo y de nosotros mismos y que vale la pena conocer; como el funcionamiento de las placas tectónicas, el desarrollo del feto en el útero materno y la evolución de las especies.

          Si te refieres a esos pseudocientíficos que dicen que la homosexualidad es una enfermedad, evidentemente yo los condeno y la comunidad científica también, porque parten de unas premisas homofóbicas y por tanto, viciadas.

          Pero la genética es la ciencia que estudia los genes y como en ellos está todo lo que nos predetermina, la homosexualidad también está ahí. Que haya un par de idiotas por ahí sueltos que dicen que la homosexualidad es una enfermedad no significa que todos los genetistas o todos los estudios científicos sobre la homosexualidad sean condenables. Antes bien, lo contrario.

  10. antonio gracias por el excelente artículo yo igual algunas veces lei que muchos decianq eue stos antos eran “pareja” pero sin mucho fundamento me agrada el que esclarezcas esto , además que era poco de uinformación lo que sobre estos santos eh encontrado aunque conozco a muchas personas de nombre Sergio tal parece que su santo no es muy famoso por aqui.

    • Pues verás que solo eran pareja de milicia con otros muchísimos soldados; no existe ningún fundamento para afirmar que fueran pareja a nivel personal. Además, ni lo fueron en el martirio, ni el mismo día, ni en el mismo lugar,…., como lo indico en el artículo.
      Esto es simple una falsa leyenda inventada por alguien que quiso justificar el que los cristianos homosexuales los hayan escogido como sus santos patronos. Han escogido a estos dos santos, como podrían haber escogidos a otros, ya que en su derecho están.

  11. Sobre la homosexualidad, que mi sincera opinión sería que Dios ama a todas las personas, ama a pesar de su condición sexual que tenga , hasta ahoríta el cristianismo (ortodoxo y católico ya que el protestante las opiniones varían) ha condenado la homosexualidad. La ha etiquetado de una perversión, e incluso la ha condenado a las llamas, Sobre San Pablo, quizá sean tradiciones impuestas para el principio de la comunidad cristiana naciente pero las tradiciones culturales (sin negar la tradición en la transmisión de la fe por parte de los apóstoles) cambian, Ahora pecado antinatura es asignado por la cultura conservadora para todo acto sexual que no tiene fines reproductivos, pero una cosa es la relación sexual y otra muy diferente el vínculo afectivo, y si vieramos al sexo (cosa que es tema amplio) solamente como la parte erótica de la misma, es un punto inconcluso. Ahorita la Iglesia ha sido más “misericordiosa” ya no es pecado la tendencia sexual ahora es un “desorden psicológico” que cultura tenemos ahorita. Obviamente sib contradecir el de una familia conformada de padre y madre (porque todos tenemos o tuvimos una) pienso que es equivocada e incluso denigrante el que el cristianismo siga juzgando de esa manera la homosexualidad.

    • Yo no se a cuenta de qué tiene que salir el tema de la homosexualidad cuando tratamos de algunos santos. Claro que han podido existir santos homosexuales, pero acharcar este tema a algunos en concretos, me parece una barbaridad por quienes lo reivindican lo mismo que por quienes lo combaten.

      La homosexualidad es una realidad que está ahi, que es una tendencia sexual más, que nadie es quién para juzgar a nadie y que solo Dios conoce el interior de los corazones. Lo dijo muy recientemente el Santo Padre: “Quién soy yo para juzgar esto”

      • Pues aunque respeto y considero que la comunidad LGTB, puede tener santos patronos, pero no por que lo fueran, es un mito para mi sin fundamento, como San Sebastián que lo pintan como un joven afeminado a veces, atado a la columna o a un arbol, ya lo consideran que era gay cosa que no hay evidencia sino que hasta desde el punto de vista de la Iglesia es condenable. Desde el punto de vista de la Iglesia, no de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*