Martyrium: la guillotina

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vidriera del martirio de las Beatas Carmelitas de Compiègne, donde se aprecia la guillotina, elevada y pintada de rojo, al fondo. Iglesia de Saint-Honoré-Eylau, París (Francia).

Vidriera del martirio de las Beatas Carmelitas de Compiègne, donde se aprecia la guillotina, elevada y pintada de rojo, al fondo. Iglesia de Saint-Honoré-Eylau, París (Francia).

Era la máquina utilizada para aplicar la pena capital por decapitación, reconocida por su utilización durante la Revolución Francesa. La máquina empezó a ser llamada guillotina, por el Dr. Joseph Ignace Guillotin, médico, aunque se debe aclarar que él no fue el inventor de dicho dispositivo. Máquinas parecidas ya se habían utilizado en Bohemia durante el siglo XIII, Alemania, Escocia y los Estados Pontificios desde el siglo XV, donde se la conocía con el nombre mannaia, según la descripción publicada en 1730, El viaje a Italia de Labat, y en el Voyageur français de Abbé de la Porte, de publicación posterior.

Como diputado en la Asamblea Constituyente Francesa, en octubre de 1789 el Dr. Guillotin propuso el uso de la máquina para llevar a cabo las ejecuciones. De modo que, como fue él quien sugirió el uso del artefacto, la máquina empezó a ser nombrada por su apellido.

El hecho de que un médico como Guillotin sugiriera el uso de este instrumento, fue con el argumento de evitar “sufrimientos inútiles” al condenado, por ser un método más rápido y limpio. Llegó a decir, no sin cierta ironía, que “el sentenciado tan sólo tendría tiempo de notar una leve frescura en el cuello” antes de morir. (Lo cual, como se pudo comprobar después, no es cierto, ya que la conciencia se mantiene unos breves instantes después de desprendida la cabeza.) Pero en ese momento no fue escuchado. Insistió y, en abril de 1792, esta horrible máquina fue ensayada con cadáveres y animales. El secretario de la Academia de Cirugía, Doctor Antonio Luis, modificó la cuchilla horizontal por otra con forma oblicua, de mayor efectividad en el corte. La Asamblea Constituyente adoptó el uso de la guillotina a fin de que la pena de muerte fuera igual para todos, sin distinción de rangos ni clase social.

La guillotina tradicional consiste en un armazón de dos montantes verticales unidos en su parte superior por un travesaño denominado chapeau, que sostiene en alto una cuchilla de acero con forma triangular con un plomo de más de 60 kilogramos (mouton) en su parte superior. En su parte inferior se dispone un cepo de dos medias lunas (fenêtre) de las cuales la superior es móvil. Justo detrás de la máquina hay una plancha de madera que actúa como báscula. Hasta el siglo XX, era común que la guillotina estuviera elevada sobre un cadalso y pintada de rojo. Una ejecución puede completarse en menos de un minuto; de hecho, la acción mecánica es tan rápida que la cabeza permanece consciente unos segundos después de haber sido cercenada. Aunque la decapitación manual, mediante espada o hacha, se ha utilizado desde tiempos remotos, la decapitación mecánica no parece ser tan antigua.

El primer ajusticiado de esta forma fue un bandido llamado Pelletier, el 27 de mayo de 1792.

Martirio de las Hijas de la Caridad de Cambrai. Mural de la iglesia de Santa María de Barrens, en Perryville, Missouri, Estados Unidos.

Martirio de las Hijas de la Caridad de Cambrai. Mural de la iglesia de Santa María de Barrens, en Perryville, Missouri, Estados Unidos.

En un principio el corte de la hoja era horizontal, pero debido a los fallos en las pruebas realizadas con cadáveres -y por recomendación del propio Luis XVI- se inclinó para que cortase eficazmente. El reo es acostado sobre la báscula posterior y empujado al trangallo o cepo, donde su cuello queda aprisionado; el verdugo acciona un resorte y la cuchilla cae, separando la cabeza del tronco a la altura de la cuarta vértebra cervical, la cual es recogida en un saco de cuero (y no en un cesto, como tantas veces se ha visto en películas). Esta máquina funcionó de un modo constante y estremecedor durante todo el período revolucionario en Francia, especialmente durante la etapa radical jacobina, no en vano conocida como el Terror, durante la cual se aniquiló no sólo a religiosos, monárquicos y cualquiera que no comulgase con el principio revolucionario, sino también a los propios revolucionarios que no compartían el radicalismo jacobino.

La última ejecución efectuada en Francia con este método tuvo lugar el 10 de septiembre de 1977; el ajusticiado se llamaba Hamida Djandoubi y era un inmigrante tunecino que había asesinado a su compañera. Luego de sucesivas movilizaciones por parte de organizaciones de derechos humanos, fue abolida en 1981. Bastante más recientemente de lo que muchos piensan, desde luego.

Los mártires más conocidos que fueron ajusticiados con este método rápido, pero no por ello menos horrendo, son naturalmente los del período revolucionario francés:

Beatas Carmelitas de Compiègne, vírgenes y mártires (17 de julio). Una por una, son:
– Beata Thérèse de Saint Augustin, superiora.
– Beata Germaine de Saint Louis.
– Beata Charlotte de la Résurrèction.
– Beata Euphrasie de la Inmaculade Concéption.
– Beata Henriette de Jésus.
– Beata Thérèse du Coeur de Marie.
– Beata Thérèse de Saint Ignace.
– Beata Julie Louise de Jésus.
– Beata Marie-Henriette de la Providence.
– Beata Constance de Jésus, novicia.
– Beata Marie de l’Esprit Saint.
– Beata Germaine de Sainte Marthe.
– Beata Germaine de Saint François Xavier.
– Beata Catherine.
– Beata Thérèse.

Los mártires de Laval. Ilustración de E.Cesbron.

Los mártires de Laval. Ilustración de E.Cesbron.

Beatas Mártires de Cambrai, Hijas de la Caridad, vírgenes mártires. (26 de junio)
– Beata Marie-Madeleine Fontaine.
– Beata Marie-Françoise Lanel.
– Beata Thérèse-Madeleine Fantou.
– Beata Jeanne Gerard.

Beatas Ursulinas Mártires de Valenciennes, vírgenes y mártires (17 de octubre). Dentro de este grupo:
Beatas Anne-Marie Erraux y Françoise Lacroix, brigidinas; Beata Josephine Leroux, clarisa.

Beatas Mártires de Orange: Ifigenia Gaillar, Teotisa Pélissier, Andrea Minutte, Mariana De Rocher, Mariana Béguine-Royal y 27 Religiosas más de varias órdenes. (9 de julio).

Beata Marie de la Dive. 26 de enero

Beatos Mártires de Laval. Dentro de este grupo: Beata Françoise Mezière, laica. (5 de febrero).

Beatas mártires de Anjou: María Ana Vaillot, Otilia Baurngarten, religiosas; Juana Gruget, Luisa Rallier de la Tertinilre, Magdalena Perrotin, María Ana Pichery y Simona Chauvigné, viudas; Francisca Pagis, Juana Fouchard, Margarita Riviére, María Cassin, María Fausseuse, María Galard, María Gasnier, María Juana Chauvigné, María Lenée, María Leroy Brevet, María Rouault, Petrina Phélippeaux, Renata Cailleau, Renata Martin y Victoria Bauduceau, esposas; Juana, Magdalena y Petrina Sailland d’Espinatz, hermanas; Gabriela, Petrina y Susanna Androuin, hermanas; María y Renata Grillard, hermanas; Ana Francisca de Villencuye, Ana Hamard, Carla Davy, Catalina Cottanceau, Francisca Bellanger, Francisca Bonneau, Francisca Michau, Jacoba Monnier, Juana Bourigault, Luisa Amata Déan de Luigné, Magdalena Blond, María Leroy, Petrina Besson, Petrina Ledoyen, Petrina Grille, Renata Valin y Rosa Quenion. (1 de febrero)

Beata Marguérite Rutan, Hija de la Caridad.

Beato Nöel Pinot, sacerdote.

Beatos Ceslao Joswiak y compañeros, oratorianos mártires durante la Segunda Guerra Mundial.

No puedo olvidarme tampoco de Sophia Magdalena Scholl, estudiante alemana y activista del grupo no-violento La Rosa Blanca de Munich, que fue guillotinada a los 22 años de edad por haber distribuido panfletos en contra del gobierno del III Reich. Aunque su resistencia anti-nazi estaba firmemente fundamentada en sus creencias cristianas y en la afirmación de la dignidad del ser humano, es poco probable que su ejecución sea algún día considerada martirio, pues se la ejecutó por una cuestión política, no religiosa. Y en cualquier caso, tampoco sería nunca considerada Beata ni Santa, pues era protestante. De todos modos, a mi entender, ni falta que le hace: su memoria sigue viva como símbolo de la lucha contra el nacionalsocialismo. La de ella y la de su hermano Hans Scholl y el compañero de ambos, Christoph Probst, ejecutados con ella por las mismas causas.

Vista de la guillotina empleada durante el III Reich. Fotograma de la película "Sophie Scholl: los últimos días" (2005), donde se narra el proceso y ejecución de esta activista alemana.

Vista de la guillotina empleada durante el III Reich. Fotograma de la película “Sophie Scholl: los últimos días” (2005), donde se narra el proceso y ejecución de esta activista alemana.

Sus convicciones fueron firmes hasta el final, como admitió uno de quienes presenciaron su ejecución, según queda anotado en La Rosa Blanca, de Inger Scholl: “Murió sin pestañear siquiera. Ninguno de nosotros podíamos creerlo. El verdugo afirmó que jamás había visto a nadie enfrentarse a su final como ella lo hizo”.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

23 pensamientos en “Martyrium: la guillotina

  1. En Verdad que era una ejecucion horrible, tanto por el desprendimiento de la cabeza como por la humillacion con que eran tratadas las personas antes y despues de su muerte, lei por ahi que para burlarse de los cadaveres, tomaban las cabezas, las exhibian y las maquillaban, para luego colocarlas en picas.
    En verdad parece que esta gente no tenia sangre en las venas. y los casos de tantos martires que nos dejo la revolucion nos da testimonio de ello.
    Felicitaciones por el Articulo.

    • Pero lo de vejar las cabezas y clavarlas en picas no es cosa únicamente de la Revolución Francesa, de hecho, desde que se ha decapitado se ha clavado cabezas en picas y se han exhibido públicamente. Desde la Antigüedad, con los decapitados con espada o hacha. No era algo nuevo.

  2. Me sorprende que fuesen mas mujeres mártires por este instrumento que hombres. ¿Esto es así Ana María? o quisiste de alguna forma hacer encapé en el martirio de mujeres?

    • No, como bien dice Antonio más abajo, hay muchos más varones guillotinados que mujeres, pero sólo he reseñado algunas porque ellas me son más conocidas. Animo como siempre a que se me faciliten ejemplos de varones para ampliar la lista.

  3. Muchas gracias Ana María. Precisamente hace poco tuve la oportunidad de ver un documental francés en el que se ahondaba en la idea de la conciencia del ejecutado incluso momentos después de haberle sido separada la cabeza del cuerpo con este método tan fulminante. Era gracioso porque, de forma casi cómica, se intentaba establecer un diálogo con una cabeza que abría y cerraba los ojos en una escena casi “paranormal”. En todo caso, siempre identificamos a este modo de martirio como típicamente francés, igualitario por tanto para nobles y plebeyos. Vive la France ¡¡¡¡¡

    • Pero como ya ves, Salvador, ni la inventaron los franceses ni han sido los únicos que la han usado. Estoy segura de que a más de un ciudadano francés le molestará que asocien Francia con guillotina, y sinceramente yo no podría culparle de ello.

  4. La sola idea de discutir cómo matar a la mayor cantidad de gente posible con un método limpio, barato y “democrático” me parece despreciable…pero bueno, así es la historia de la humanidad aquí y en China.

    Gracias por aportarnos los nombres de los mártires hermana, en verdad que nunca me pasó por la cabeza pensar en ellos, que como veo fueron muchísimos….

    • Matar siempre es despreciable, hermana, pero hasta ese momento habían existido formas diferentes de ejecución según estatus social y pena. Estoy convencida de que a quien de otro modo le hubiese tocado morir quemado o descuartizado bendijo enormemente la implantación de la guillotina.

  5. Muchísimas gracias, Ana Maria, por este nuevo artículo de la interesante serie Martyrium.
    Este método de matar, debido a nuestra proximidad con Francia, nos es muy conocido a los españoles desde que estudiábamos en primaria. Siendo un método de los menos salvajes, sin embargo debía ser terrible, no tanto por el sufrimiento físico durante la ejecución, sino por el sufrimiento moral que las víctimas experimentaban antes de ser guillotinadas: paseo y escarnio público y el miedo a una muerte segura.
    Por mucho que se fuera voluntariamente al patíbulo impulsada por la fe y el amor a Cristo, todo mártir es un ser humano que debe experimentar en mayor o menor medida, miedo a la muerte, sobre todo, cuando delante de ti van cayendo una a una tus compañeras/os de martirio.
    Y un apunte: de entre todos los beatos/as mártires de la Revolución Francesa, hay más varones guillotinados que mujeres.

    • Totalmente de acuerdo con lo que expones, amigo. La guillotina era menos sucia y menos dolorosa que todas las formas existentes de ejecución en la época, pero el horror y el sufrimiento que implica condenar a muerte a un ser humano no lo quita nadie.

  6. Por muy humanitario que quisieran hacer creer que era este metodo,es uno de los mas horrorosos.
    Entre la plancha en la que colocaban al reo,cual si fuera pan que iba al horno,la cabeza atrapada y demas…bufff,prefiero el peloton de fusilamiento cien mil veces.
    No me imaginaba que en el año que naci yo,en nuestra queridisima Francia todavia ajusticiaban a un ultimo reo por este procedimiento,terror me da pensarlo.
    Estoy completamente de acuerdo con el comentario de Montse,no lo hubiera dicho mejor,es “despreciable”.

    • Puedes estar seguro, Abel, de que el pelotón de fusilamiento es un método de ejecución más lento, doloroso y sucio que la guillotina. O es que crees que el primer tiro ya te mataba al instante? Por qué crees que existe el tiro de gracia y por qué se le llama así? Te aseguro que la guillotina era muchísimo mejor, aunque nos dé un asco irreprimible ver una cabeza desprendida.

      • AMEN Maldelen… La silla eléctrica y el envenenamiento es más torturante y, claro, el fusilamiento deja muchas cosas al azar.

  7. La Chiesa Ortodossa ha canonizzato lo scorso febbraio 2012 Alexander Schmorell come testimone e martire per la fede: uno dei ragazzi della Rosa Bianca.

    • Sí, tenía entendido que en La Rosa Blanca también había católicos y ortodoxos además de protestantes, pero no que hubiese algún mártir entre ellos. Gracias por el dato, haré que lo añadan a la lista.

      La Rosa Blanca no sólo es un ejemplo de lucha no violenta contra la crueldad y la injusticia sino un modelo de colaboración entre cristianos de diversas confesiones que nos apela a ser imitado.

      • San Alejandro Schmorell fue decapitado mediante la guillotina, el día 13 de julio de 1943, con solo 25 años de edad, en la prisión de Stadelheim. Su canonización se realizó en la Catedral Ortodoxa de Munich el día 3 de febrero del año pasado. Sus restos continuan en una tumba en el cementerio cercano a la prisión donde fue guillotinado.

  8. Excelente artículo sobre un método de ejecución tan emblemático e irónico de una época que cambió el curso de la historia, aunque como toda etapa tiene sus luces y sus sombras, y algunas bastante sangrientas. A decir verdad, cuando leí sobre el uso de la guillotina en una época como el final del siglo XX no pude menos que asombrarme. Una anécdota: estudiando la preparatoria la escuela organizó una semana de la historia y a mi equipo le tocó, entre otros, desarrollar la Revolución Francesa y en particular el Terror jacobino. Entre varios amigos míos sacamos de nuestros bolsillos y un carpintero nos armó una guillotina a escala cuya hoja sí cortó una gran sandía -y vieras que esas frutas son duras de cortar-. Roto el hielo, no comparo esta parodia con los sucesos terribles -aunque posteriormente hagiograficados- que vivieron estas monjas, laicos y clérigos que pagaron con sus vidas el ser firmes en sus convicciones. Ya vi la película que recomiendas y necesitaré volver a verla para concretizar. Platicando con un amigo que tiene amigos misioneros en el cercano oriente, éstos le dicen que por mucha fe y amor que tengan no quieren morir mártires porque es una forma terrible de morir, humillados y en soledad -el silencio de Dios-. En fin, ojalá pueda leer otro artículo sobre los métodos de ejecución y sus mártires; ¿qué tal si luego nos cuentas sobre la variante inglesa: arrastrados, ahorcados y eviscerados?

    • Una guillotina para cortar sandías? Como proyecto de Historia me parece bastante raro, Jaja. No lo propondría yo a mis alumnos, más que nada para que nadie saliese herido.

      Lo cierto es que no pensaba hablar sobre el método de arrastrar, colgar y ser descuartizado porque este tormento no se aplicaba a las mujeres, sólo a los varones, y yo en lo que soy especialista es en mártires femeninas. De todos modos a finales de mes hablo sobre una mártir de ese período – la Inglaterra de los Tudor – y menciono ligeramente ese suplicio porque lo sufrieron sus compañeros.

      Por último estoy de acuerdo con tu contacto: el martirio no es una gloria, es un horror. Ojalá que algún día vivamos en un mundo sin mártires, porque ése será un mundo sin injusticia ni violencia.

  9. Ana María una mujer muy famosa guillotinada es Maria I Estuardo Reina de Escosia. La podemos llamar Mártir? Se podrá canonizar?

    • Emmanuel, te hago una corrección. La reina María de Escocia no fue guillotinada, sino decapitada con hacha y el verdugo tuvo que darle dos golpes para desprenderle la cabeza.

    • No, María Estuardo no fue guillotinada, sino decapitada con un hacha, y muy mal por cierto: el verdugo necesitó tres golpes para decapitarla. En el primero le dio tan mal que sólo la hirió, haciéndola gemir “Dulce Jesús!”. En el segundo golpe le dejó la cabeza colgando de un tendón y hubo de cortarla con un cuchillo. Luego vieron que la reina seguía moviendo los labios hasta quince minutos después de decapitada. Un sufrimiento asqueroso e innecesario obra de un verdugo torpe.

      Y no, no creo que sea canonizada y si se considerara, no estaría de acuerdo. Los motivos de su ejecución fueron políticos, no religiosos. La han querido santificar por ser una reina católica ejecutada por orden de una reina protestante, pero para mí eso no basta para hacer una mártir. También Ana Bolena y Lady Jane Grey han sido vistas como mártires y sus ejecuciones, aunque injustas, tampoco tienen nada de martirio.

  10. Como siempre Ana es estremecedor esta serie de artículos, me has dado varios aportes que no conocía sobre el uso de la guillotina, muy interesants, y nunca imagine que tan reciente fuera su abolición. Una duda ¿solo se uso en Francia? o tambien algun que otro país la adopto como pena capital?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*