San Antonino de Apamea, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen del Santo en la iglesia de Nuestra Señora de Lekeitio, Vizcaya (España).

Imagen del Santo en la iglesia de Nuestra Señora de Lekeitio, Vizcaya (España).

Pregunta: Quería felicitaros por este magnífico blog que sigo con frecuencia y me resuelve muchas dudas. Una de ellas se refiere a la advocación de la iglesia parroquial de la Font d´Encarrós, pueblo de la provincia de Valencia, que está dedicada a un tal San Antonino Mártir, como reza el azulejo de su fachada. He preguntado en el pueblo y, aparte de ser un santo desconocido, los pocos que saben algo de él me dan datos muy confusos y contradictorios. En lo que sí concuerdan es que es patrón de Palencia. Gracias. España.

Respuesta: Pues vamos a ver si somos capaces de aclarar quién es este santo, del que hay mucho escrito, pero mal escrito y me estoy refiriendo a San Antonino de Apamea. En el códice Wissenburgense del Martirologio Jeronimiano se le recuerda el día 3 de septiembre con estas palabras: “In Siria Seconda provincia in regione Apamiae, Antonini pueri annorum XX vico Aprocavictu sub Constantio imperatore”. La “passio” primitiva se perdió pero con lo que de ella permanece en los sinaxarios es suficiente para reconstruir en parte su vida.

Antonino nació en Aribazos, en Siria y era cantero de profesión. Un día, pasando por Kapronaguidos, localidad vecina a Apamea reprendió violenta pero inútilmente a los paganos que estaban adorando a sus ídolos. El códice Cryptoferratense recuerda que, a partir de ahí, Antonino se retiró durante dos años junto a un anacoreta llamado Teotimo, pero que gracias a las oraciones de éste retornó a Kapronaguidos. Entonces con un celo, quizás excesivo, penetró en el templo pagano y rompió los ídolos, lo que enfureció a los paganos que lo abatieron. A petición del obispo de Apamea, lo dejaron libre para que allí regresara y se dedicó a ayudar a construir una iglesia dedicada a la Santísima Trinidad, pero una noche fue asaltado por unos paganos que, cuando solo tenía veinte años de edad, lo asesinaron.

Esto que te acabo de relatar corresponde a unas notas anexas al Martirologio Jeronimiano, pero de hecho, existen datos que hacen pensar que lo más probable es que Antonino fuera martirizado después de haber cesado las persecuciones contra los cristianos, pero en unos momentos de intolerancia mutua que, como es normal, persistieron después de las persecuciones.

Vista de las ruinas romanas de Apamea (Siria), patria natal de San Antonino, mártir.

Vista de las ruinas romanas de Apamea (Siria), patria natal de San Antonino, mártir.

En cuerpo de Antonino fue descuartizado y, según el Sinaxario Armenio, fue sepultado en una caverna cercana a Apamea, sobre la cual el obispo de la ciudad mandó construir una basílica que le fue dedicada, pero que fue destruida por Cosroes en el siglo VII. Esta basílica es mencionada en el año 518 en las Actas de un concilio (ó sínodo) celebrado en Siria y en el 536 en una especie de memorando que presentaron los obispos sirios en el Concilio Ecuménico de Constantinopla.

Teodoreto nos certifica que en Apamea se celebraba solemnemente la festividad del santo y el Sinaxario Constantinopolitano lo recuerda por su nombre los días 7, 9 y 10 de noviembre, mientras que, como dije antes, el Martirologio Jeronimiano lo recuerda el 3 de septiembre. Los calendarios mozárabes, lo mencionan el 2 de septiembre, que es la fecha en la que se celebra a San Antolín en Palencia.

En el Martirologio Romano, la figura de este santo, aunque en el mismo día 2 de septiembre, se transporta a las Galias, pero lo es por una errata de interpretación del Martirologio Jeronimiano. Quién cometió ese error de decir que Antonino era de las Galias, fue el cardenal Baronio que creyó necesario incluir algunos datos sobre su culto en Francia y en España y “le dio la nacionalidad francesa quitándole la nacionalidad siria”.

A principios del siglo IX, en un monasterio existente en Saint-Antonin-du-Rouergue, cerca de Noble-Val, se dice que se veneraban la cabeza y parte del cuerpo del santo. Para explicar el por qué estaban allí dichas reliquias, se recurre a la milagrosa navegación de una barca, guiada por los ángeles, que desde Pamiers la llevó a Saint-Antonin pasando por Ariège, el Garona, el Tarn y el Aveyron.

Cripta de San Antolín, en Palencia (España).

Cripta de San Antolín, en Palencia (España).

Rodrigo Ximénez de Toledo en el capítulo VI de su obra “De rebus Hispaniae”, nos cuenta como el rey Sancho III el Grande (1000-1035), un día, cazando en una ciudad abandonada llamada Palencia descubrió una cripta en ruina dedicada a San Antonino en la cual se encontraban un brazo y la clavícula del santo. El rey restauró la cripta e hizo construir sobre ella una iglesia, ordenando repoblar dicha ciudad de Palencia a la cual le concedió la dignidad episcopal; asimismo, la tradición palentina reconocía que aquellas reliquias pertenecían a San Antonino de Pamiers. Todo este relato del rey Sancho, de los traslados de reliquias, etc. son legendarios por mucho que los recogiese Rodrigo Ximénez de Toledo en su obra y siempre aparecen en el centro de ellos la localidad de Pamiers. Allí existía un monasterio en torno al cual se había configurado un pueblo a principios del siglo XII, pueblo que tomó el nombre de Apamia, que cambió posteriormente a Pamia y después a Pamiers, siendo imposible acertar adonde llegaron antes las reliquias, si a Noble-Val, o a Pamiers o a Palencia.

Los bolandistas dicen que antes de la destrucción de Apamea por parte del rey persa Cosroes, a principios del siglo VII, “es muy probable” que las reliquias fueran llevadas a Noble-Val por un tal Festo, que era príncipe de los rutenos, que habitaban en lo que actualmente es Tarn en Francia y que desde Noble-Val, algunas reliquias “pudieron” pasar a Fredelas (la actual Pamiers) y que desde allí, un brazo y una clavícula fueron llevadas a Palencia; que ese sería el orden lógico. Con el tiempo, se perdió la memoria del traslado desde Apamea de Siria y los habitantes de Pamia (Pamiers) convirtieron a San Antonino en un santo local, haciéndolo descendiente de un rey godo, que habiéndose ordenado de sacerdote evangelizó Toulouse, Pamiers y otras localidades galas.

Imagen del Santo venerada en su cripta de Palencia, España.

Imagen del Santo venerada en su cripta de Palencia, España.

El error del cardenal Baronio al incluirlo en el Martirologio Romano está directamente relacionado con esta tradición errónea. Pero Baronio, no contento con esto, comete otro error al tomar unos datos del Martirologio de Usuardo e inventarse el 3 de septiembre: “Capuae sanctorum Aristaei episcopi et Antonini pueri”, o sea, se inventa un Antonino mártir en Capua porque confunde un texto que aparece en el códice Bernense, que es de finales del siglo VIII, en el que se dice: “in partibus Campaniae” y el lo cambia por “in partibus Apamiae”. ¡Buen trabajo el del cardenal Baronio!

Resumiendo: ¿qué hay de verdad en todo esto?
– Que es un santo sirio y no galo.
– Que debió ser algo exaltado pues fue asesinado porque se metió en “berenjenales” cuando ya las persecuciones habían acabado.
– Que posiblemente, ese ímpetu fue debido a su juventud (veinte años).
– Que no era diácono ni evangelizó las Galias y que las reliquias llegaron a las Galias no por arte de magia: transportadas por los ángeles, sino trasladadas por un ruteno a fin de salvarlas de la profanación de Cosroes.

Salvador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

16 pensamientos en “San Antonino de Apamea, mártir

  1. Salvador: me da gusto la exposición que das del tema sobre este santo mártir. Yo me había complicado la vida tratando de entender lols diversos lugares y fechas que aclares en tu artículo. Qué bueno que trabajos coo el tuyo, al alcance de quien lo necesite, sirvan para aclarar las cosas y no andar multiplicando personajes. Cuando me puse a investigar y a leer libros aquí y allá para un trabajo que estaba haciendo sobe este tema, llegué a la misma conclusión que ahora expones. Felicidades por este trabajo.

    • Estimado Humberto, me sorprende y me alegra que ya anduvieses tras los pasos del estudio de San Antonino pues, como hemos visto, las localidades que le veneran no son muy numerosas aunque como manifiesta el consultante en la Font d´encarrós le tenemos como titular de la parroquia. En concreto , me puse en contacto telefónico con la bibliotecaria , el cronista y un antiguo párroco de la localidad y son muchas más las sombras que las luces en el conociemiento de este santo en aquella población y los datos que conocen son inconexos e inexactos. Por tanto, el que llegases a la misma conclusión que el que expresa este artículo significa que ya vamos “estableciendo metodología” y eso es altamente interesante.

  2. Muchas gracias, Salvador, por este estupendo artículo en el que de manera clarísima nos expones el controvertido tema del santo patrono de Palencia.
    ¡Cuánto se ha escrito sobre él y cuantas fábulas y tonterías se han dicho! En realidad, la historia que circula por Palencia no se parece en nada a la verdadera historia del santo y tu has sabido exponerla con claridad, diferenciando el trigo de la paja.
    Espero que muchos palentinos puedan acceder a este artículo. Enhorabuena.

    • Desde luego Antonio, que San Antonino ostente elpatronazgo de una capital de provincia como es Palencia ya debiera convencernos de que nos encontramos con un santo de culto arraigado y cuyas incongruencias hagiográficas hemos tratado de desenredar. Ojalá sirva para que los palentinos ubiquen mejor la verdad de su patrón.

  3. El problema hagiográfico de “nacionalizar” a un Santo que en realidad es oriundo de otra tierra es un clásico en las devociones locales de cada zona de Europa, también en España. Por ejemplo, Santa Quiteria y sus nueve hermanas; la primera es gala y las nueve hermanas son santas mártires de otras zonas; Santa Eulalia, que siendo emeritense se la hace barcelonesa de nacimiento -puedo decir lo mismo de muchos otros santos de culto catalán, como Santa Madrona de la que hablaré pronto, que, siendo griega, se la hace también barcelonesa-; Santa Columba, que también siendo gala, se la hace hispana; Santa Águeda, que es disputada como propia por las ciudades de Catania y Palermo; Santa Bárbara, que unos hacen italiana, otros egipcia y otros de Asia Menor… ¿sigo?

    El ejemplo de San Antolín me viene muy bien porque en un par de días también hablaré de una santa mártir que procede de Asia Menor y a la que se ha hispanizado: Santa Marta de Astorga. Y ahí tenemos a San Marcelo de León, que es africano; a Santa Julia, que también lo es y se ubica su martirio en Córcega… mejor lo dejo porque si no, no paro.

    Buen trabajo, Salvador. Pero una cosa no me ha quedado clara: llamándose Antonino, ¿cómo se llega a deformar su nombre a Antolín? (aunque su significado se mantiene, como diminituvo de Antonio, que, por cierto, ¡¡es un nombre latino!!) Y segundo, ¿por qué se le representa como diácono si no lo era? Se hace espantosamente confundible con Santos como Esteban, Vicente o Lorenzo.

    • Ana María, precisamente dos de las cuestiones que tan acertadamente planteas son elementos que más me han desubicado a la hora de centrar al personaje. En algunos textos se le mencionaba sólo como San Antonio Mártir, en otros como San Antonino y, como dices, en algunos más como San Antolín. Eso nos lleva a verdaderos quebraderos de cabeza terminológicos ya sólo para centrar al personaje y, como sabes, los usos y costumbres particulares de cada lugar hacen que “cariñosamente” cada grupo social acabe llamando a su protector como sus afectos les sugieren. Por otro lado, otro enredo “estético e iconográfico” se suma a los problemas ya mencionados ya que aparece en grabados e incluso en el azulejo de la fachada con estética diaconal, así como en dos de las imágenes que presentamso en el artículo. Ya sabemos de sobra del “efecto llamada” que tienen determinados errores, que hacen que los posteriores imagineros hagan perdurar atuendos que no fueron y que no llevan a error en la identidad de aquellos a quienes estudiamos.

      • Sobre si San Antonino era diácono o no, pienso que que serà muy difícil comprobarlo. Me viene a la mente una posibilidad de que le hayan atribuido el diaconado por la dalmática. Este ornamento litúrgico propio de un diácono, en algunas ocasiones se designa a los mártires. Por ejemplo,. si mal no recuerdo los santos mártires Gervasio y Protasio, sus reliquias están revestidas con dalmática. Hay una pintura de los santos Faustino y Jovita, uno de ellos porta la dalmática y la portan sin ser diáconos. ¿No estará el origen de esta confusión en ello?

        • Es una buena reflexión, pero si así fuera, ¿por qué no se reproduce eso con las Santas mártires? Hay algunas de las que sí sabemos que eran diaconisas, como Santa Apolonia, y no ha trascendido en la iconografía. También es posible que la dalmática sea una prenda masculina y que apareciese sólo cuando ya no había mujeres diaconisas. Pero en general, las mártires nunca aparecen como tales, ni tampoco la mayoría de mártires varones.

          • La dalmática es el ornamento litúrgico más característico de los diáconos, aunque – indebidamente – era usada también por los subdiáconos. Se empezó a utilizar en Roma en el siglo IV y posteriormente, se fue imponiendo poco a poco en otros lugares.
            Notemos que es un ornamento del rito latino, desde luego no utilizado en Siria.

            No existe ningún documento histórico fiable que diga que San Antonino de Apamea era diácono; ese ha sido un simple invento posterior, como otros muchos a los que ya nos vamos acostumbrando.

  4. Cuando en alguna ocasión hemos visitado la localidad de La Font D’Encarrós, he podido contemplar el azulejo de la fachada de su iglesia, de la cual conocía la advocación pero desconocía por completo su historia, gracias a su artículo me ha quedado clara la historia de este curioso y joven mártir.

    • Efectivamente, en la fachada de la iglesia parroquial de la Font d´ encarrós tenemos un azulejo cerámico que representa a un mártir y se le rotula como San Antonino como titular de la iglesia. Para los neófitos, y no neófitos, sin duda llama la atención este ma´rtir que no tiene en la comunidad valenciana ningún otro templo dedicado.

  5. Salvador un interesante artículo desconocía por completo a este San Antonino-Antolín, al único que conocía con este nombre era al santo de Florencia, por otro lado la primera imagen con que ilustras el artículo me parecio de una escultura muy hermosa aunque desafortunadamente como ya dijeron hace que uno lo confunda con los famosos santos martires, es ua lástima que ni en la parroquia ni en los lugares de donde es patrón sepa con exactitud quien fue este santo.

    • Gracias André. Bueno, constatamos que sucede con una cierta frecuencia que los pueblos desconocen aspectos biográficos de su patrón cuando este es un santo de difusión no generalizada. Y ello a pesar de que el que hoy nos ocupa es el patrón de Palencia. Por eso esta herramienta adquiere gran sentido a la hora de poner los puntos sobre las íes en en esto de la hagiografía.

  6. Salvador

    Palencia y Valencia ¿Es el mismo lugar? ¿algo así como Vera Cuz en México y hoy llamada Veracruz? O son dos lugares geográficos totalmente distintos?????

    Segundo punto. Nuestro santo ha de caer en el famoso dicho: “Por la boca muere el pez”. Pobre de él y de muchos otros que por intolerantes “recibieron el martirio”.

    Me gusta la cripta de San Antolin en Palencia, me gustaría ingresar a un lugar así como ese, ese es uno de mis sueños jejeje 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*