Santa Marta de Astorga, ¿mártir hispana?

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Santa, talla en madera policromada de Lucas Gutiérrez (1668). Parroquia de la Santa, Astorga (España).

Imagen de la Santa, talla en madera policromada de Lucas Gutiérrez (1668). Parroquia de la Santa, Astorga (España).

Todo lo que sabemos de esta Santa, muy poco conocida fuera del ámbito asturicense, proviene de las lecciones de un breviario del siglo XIII, por lo que, aparte de ser un relato tremendamente tardío, constituye una narración que se limita a repetir exactamente todo lo que relatan las passio legendarias medievales. Eso hace que no nos sea útil para conocer a la Santa histórica, aún así, comentaré este relato.

Según éste, el martirio de la Santa tuvo lugar durante la persecución de Decio (248-251), aunque hay versiones que afirman que fue durante el anterior gobierno de Filipo, lo cual es inexacto históricamente, ya que este último no persiguió a los cristianos.

La acción se sitúa en la ciudad hispana de Asturica Augusta (la actual Astorga, en la provincia de León) a la que habría llegado, enviado por Decio, el procónsul Paterno, con la orden de hacer cumplir el edicto imperial. El relato exagera un poco la gestión del magistrado, aplicando la típica demonización del perseguidor propia de los relatos martiriales. Así, al tal Paterno se le atribuye el dudoso honor de haber ejecutado a “miles de cristianos” y para hallarlos, ordenaba hacer sacrificios públicos a los dioses imperiales, a los que debía concurrir todo el pueblo bajo pena de muerte. A quienes no asistían, sin mayores averiguaciones, los mandaba cazar y entregar a la tortura (lo dicho, bastante exagerado).

En esta situación, se supo que una joven llamada Marta, hija de padres nobles y de opulenta riqueza, no se había presentado en dichos sacrificios, por lo que fue denunciada. Paterno dio orden de traerla al tribunal y ella, cuando se vio arrestada, los acompañó de buen grado, alegre y serena; pues no sólo había consagrado su virginidad al Señor, sino que además le había suplicado en frecuentes plegarias que le concediese la gracia del martirio.

Entre la prisionera y el procónsul se desarrolló el típico diálogo florido y literario al que nos tienen acostumbrados estos relatos tardoantiguos y medievales. La Santa se declara noble, de estirpe asturiana (aunque otras versiones la emparentan con los grupos cristianos que surgieron en torno a los legionarios convertidos provenientes del norte de África), cristiana y dispuesta a dar la vida por Cristo. El procónsul intenta hacerla sacrificar a los dioses con espléndidas promesas y terribles amenazas, y como ella desprecia sus consejos, él manda entregarla a la tortura.

Escultura de la Santa en su iglesia-monasterio de Tera, Zamora (España).

Escultura de la Santa en su iglesia-monasterio de Tera, Zamora (España).

Sigue el relato diciendo que Marta fue colgada de un ecúleo, donde le fue desgarrado el cuerpo, miembro por miembro, con uñas de hierro. Luego le quemaron los costados con antorchas encendidas y le echaron sal en las heridas. La joven se desmayó y la arrojaron al calabozo, pero al día siguiente Paterno le ofreció a su propio hijo -que había sido cristiano, pero que había apostatado- en matrimonio a cambio de que sacrificase a los dioses, pero ella rechazó la propuesta, alegando que no se casaría con un apóstata y que sólo sería esposa de Cristo, de cuyo amor, ni la cárcel ni los tormentos ni la muerte lograrían separarla. Por ello, Paterno dio orden de que la colgaran de nuevo del ecúleo y la apalearon cruelmente, con bastones nudosos y barras de hierro. Como fuera inútil vencer la obstinación de Marta, fue decapitada en secreto y su cuerpo arrojado a un estercolero, pero una matrona astorgana, sabiéndolo, fue a recogerlo y le dio una sepultura digna.

Como se puede ver, el relato es otra versión más de la misma leyenda que se aplica a tantos y tantas mártires, con todos los estereotipos propios de los mismos. Por desgracia poco más se sabe de la Santa. Una tradición local dice que estaría emparentada con los niños mártires de Complutum (Alcalá de Henares), los Santos Justo y Pastor. Esta tradición dice que ella era nada menos que tía de los dos niños -al ser la presunta hermana del presunto padre de ambos, el legionario San Vidal-, y que ella era la encargada de su educación, por lo que aparece siempre junto a ellos, portando un libro e instruyendo a sus sobrinos. Pero esto contradice el relato de la passio de los dos Santos, que afirma que iban al colegio con los demás niños y que fueron capturados al volver; y que además, no menciona en absoluto a ninguna tía suya que se llamase Marta. Por no hablar de que el martirio de los Santos se ubica en la persecución de Diocleciano (303-304), por lo que difícilmente ella habría podido educarles si ya la martirizaron en 251. De lo cual, yo deduzco que es tan sólo otro dato inventado por la imaginación popular, que buscaba prestigiar a la Santa de Astorga vinculándola con los Santos de Alcalá; del mismo modo que se vinculó artificialmente a Santa Lucía con Santa Águeda, Santa Inés y Santa Emerenciana… y otros tantos casos en los que se quiere hacer participar a un Santo del prestigio de otro.

Relieve de la Santa instruyendo a los Santos Justo y Pastor. Parroquia de la Santa en Astorga, España. Fotografía: Blas Miguélez.

Relieve de la Santa instruyendo a los Santos Justo y Pastor. Parroquia de la Santa en Astorga, España.
Fotografía: Blas Miguélez.

Pero no es lo único cuestionable. No habiendo fuentes antiguas ni contemporáneas que prueben la existencia de la Santa, con un relato medieval que abunda en tópicos que no inciden realmente en el lugar de procedencia ni en el de martirio, dándose por supuesto que sería en la misma ciudad de Astorga, hay que plantearse, realmente, si la Santa era hispana. Pues se sabe que el tal Paterno, bajo Decio, era procónsul… pero no en Hispania, sino en Asia Menor (!!!). Ante esto, se pueden barajar dos hipótesis:

1. Que la Santa no fuera hispana ni oriunda de la ciudad de Astorga, sino de origen asiático. Que fuera en efecto juzgada, martirizada y ejecutada por orden del procónsul Paterno en su ámbito de gobierno, Asia Menor. Y que, por el traslado de sus reliquias a Hispania o narraciones legendarias, se la hiciese hispana de nacimiento e hija de la ciudad. Esto ha ocurrido en el caso de Santa Columba, Santa Quiteria, San Marcelo, Santa Marciana, Santa Julia, San Antolín y otra infinidad de santos asiáticos y africanos a los que por traslados de reliquias o por datos legendarios, se les hace oriundos del lugar donde finalmente éstas van a reposar.

2. Es posible que existiese una mártir de Astorga que en efecto, fuese torturada y ejecutada en la persecución, pero que con el tiempo su culto acabase siendo confundido con el de la Marta asiática.

Personalmente me inclino a aceptar la primera hipótesis, por ser más razonable y existir tantos casos idénticos de Santos que confirman la regla. Además, el nombre de Marta es de origen oriental -hebreo- y no latino ni asturicense ni nada que se le parezca, lo que hace más probable dicha hipótesis. Sin embargo, dicho traslado no está documentado, aunque tampoco lo está el origen asturicense de la Santa. Sigue la polémica.

A pesar de lo vago e inexacto de la vida de la Santa, su culto siempre ha permanecido en Astorga. Ya en el s.IX, dentro de las murallas de la ciudad, existía un monasterio -hoy parroquia- dedicado a ella y que, según la tradición, fue construido sobre la casa donde ella vivía.

Detalle de los frescos de Francisco de Goya y Lucientes en la cúpula "Regina Martyrum" en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, Zaragoza (España). A la izquierda se ve a la Santa con los Santos Justo y Pastor.

Detalle de los frescos de Francisco de Goya y Lucientes en la cúpula “Regina Martyrum” en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, Zaragoza (España). A la izquierda se ve a la Santa con los Santos Justo y Pastor.

Uno de los monasterios más insignes de la diócesis, en la región de Tera, está también dedicado a ella y goza de ciertos privilegios reales concedidos en base a que se le atribuyen numerosos milagros. Allí es donde se veneran sus reliquias.

Es conmemorada por todos los hagiógrafos españoles, especialmente por Tomás de Trujillo en su Thesaurus concionatorum, del cual dependen todos los escritos posteriores. Baronio introdujo su memoria en el Martirologio Romano, aunque, debido a la gran incertidumbre en torno a la vida de esta Santa, ha sido retirada en su última reedición, la del año 2001.

Es la patrona principal de la ciudad de Astorga desde el año 1741 y su fiesta se celebra el 23 de febrero, día en el que según la tradición, fue decapitada. En este día, en Astorga, se le hace una ofrenda y se le agradece la protección; pero los festejos principales, sin embargo, se desarrollan en agosto, cuando el clima es más amable.

La iconografía de la Santa, prácticamente sin desarrollar, la muestra simplemente como una doncella portando la palma del martirio y el libro de los Evangelios, o en actitud de enseñar con un libro a sus presuntos sobrinos, los Santos Justo y Pastor. Curiosamente, el ciclo pictórico, obra de Gaspar de Palencia, confunde constantemente a esta Santa mártir con Santa Marta de Betania, pues los episodios representados -la tarasca, la resurrección de Lázaro– pertenecen a ésta última; siendo pertenecientes a la mártir sólo las escenas con Justo y Pastor. De todos modos, la devoción popular no las confunde -espero- y en Astorga la mártir es festejada de manera muy especial.

"Aleluya" (estampa) de la Santa con los Santos Justo y Pastor, editada para la Pascua de 1996. Parroquia de la Santa en Astorga, España.

“Aleluya” (estampa) de la Santa con los Santos Justo y Pastor, editada para la Pascua de 1996. Parroquia de la Santa en Astorga, España.

En resumen: Santa que parece ser real, pero que probablemente era de origen asiático, fue martirizada allí y, a partir del traslado de sus reliquias, empieza a considerársela hispana y oriunda de la ciudad de Astorga, ubicando su martirio también allí y trasladando a Paterno, que era procónsul en Asia Menor, a este contexto. No se conoce nada de su vida y martirio; y el parentesco con los Santos Justo y Pastor, es totalmente ficticio.

Existen otras mártires de nombre Marta, entre ellas, la mártir persa esposa de Mario y madre de Habacuc y Audifax -de quienes me gustaría hablar un día- y alguna otra santa de origen oriental. En Filipinas, parroquia de Molo, hay una imagen dedicada una Santa Marta (V y M) que sólo podría ser nuestra Santa de hoy, pero no está claro ya que lleva un turbante persa, que es el atributo de la Marta martirizada en Roma. En general, la Santa más conocida de este nombre es la discípula de Cristo, hermana de María y Lázaro de Betania, lo que deja a las demás Martas en un aura de confusión.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Ed. Città Nuova.
– Butler, Alban, Vidas de los Santos. Ed. Libsa, 1992.

Enlaces consultados (24/01/2013):
http://www.astorga.com/magg/stamarta.htm
http://www.santamartaastorga.com/index.html
http://ca.wikipedia.org/wiki/Marta_d’Astorga
http://www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=671

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

9 pensamientos en “Santa Marta de Astorga, ¿mártir hispana?

  1. Muchas gracias, Ana Maria, por este artículo sobre Santa Marta de Astorga, que ha sido muy ilustrativo a pesar de que son muy pocas las noticias que existen sobre ella.
    Dices que las reliquias de la santa están en su monasterio homónimo de Tera, monasterio fundado en su honor, en el 979 al norte de la provincia de Zamora.
    En ese monasterio existen tres cajitas de madera muy antiguas usadas como lipsanotecas y en algunas de ellas estarían o estarán los presuntos huesos de la santa.
    Pongo un link que habla algo de este monasterio:
    http://masvalevolando.blogspot.com.es/2010/06/en-olor-de-santidad-reliquias.html

    • Gracias por el enlace, Antonio. Aunque realmente el autor menciona el nombre de algunos Santos cuyas reliquias se veneran en este precioso monasterio, no dice explícitamente que ninguna de ellas corresponda a Santa Marta. Estarán en Astorga? Se habrán perdido? O peor aún: llegaron alguna vez de Oriente, teniendo en cuenta que no hay documentado ningún traslado?

      • Si lo dice, Ana Maria.
        En la catedral de Astorga existen reliquias de varios santos pero no me consta que haya de ella. Eso no quiere decir que no las tengan, pero yo no lo se.
        En mi colección de fotos, tengo de ciento ochenta y dos santos y beatos sepultados en España y cuyos nombres empiezan por M, pero de Santa Marta de Astorga, no tengo nada, salvo de esas lipsanotecas del monasterio de Tera.

  2. Ana gracias por este artículo, antes ya habia escuchado sobre esta santa pero sólo en relación con los Santos Justo y Pastor nada más, es interesante conocer más de su vida, es una lástima que su iconografía sea tan escaza, facilmente se le puede confundir con cualquier otra santa mártir.

    • La iconografía que es más propia de ella es aquella en la que aparece como tutora de los Santos Justo y Pastor, pero ya sabemos que es una leyenda sin fundamento. Quédese, pues, con la palma y el libro.

      También se le podrían poner los instrumentos de tortura que menciona la passio, pero entonces, aparte de ser igualmente infundado, se la podría confundir con Santa Eulalia.

  3. Ana Maria tambien es posible como tu dices que sea una martir de Astorga,pero sin mas datos que los que hay…..
    Lo de relacionarla con los niños santos Justo y Pastor como su tia…es la primera vez que lo leo,y me ha asombrado ver la iconografia que la represnta con los dos.

    • Si es una mártir de Astorga, desde luego es poco probable que se llamase Marta, no la juzgó el tal Paterno y desde luego, no se sabe nada de nada de ella. Personalmente prefiero la hipótesis de la mártir oriental, porque hay muchos otros ejemplos que la validan.

      Y mira si es poco sabido lo de su presunto parentesco con los niños mártires de Alcalá que ni los devotos de ellos lo saben. Es una leyenda local asturicense y poco más.

  4. Muchas gracias Ana MAría. Me ha gustado especialmente que nombrases la zona de Tera pues recuerdo haber pasado con mi bicicleta recorriendo la ruta jacobea de la Vía de la Plata y haber hecho noche en una localidad llamada Santa Marta de Tera que puede haber tomado su topónimo sin duda del cenobio que comentas.

    • Por supuesto. El enclave de Santa Marta de Tera es un hito en el Camino de Santiago. Toma el nombre del cenobio y de la santa patrona que conmemoramos en este artículo. Me encantaría imitarte en tu ruta, aunque preferiría hacerlo caminando porque mi experiencia con la bicicleta ha sido, hasta la fecha, considerablemente accidentada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*