Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana.

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana.

En la población de Copacabana, Bolivia, a orillas del lago Titicaca es venerada una imagen de la Virgen de la Candelaria que es mejor conocida como “Nuestra Señora de Copacabana”. Los cronistas narran que en esta región donde habitaron los aymaras y collas quienes adoraban a la Pachamama o madre Tierra, y en especial en este sitio tenían devoción por una imagen llamada Copacahuana, que era similar a la idea de europea de una sirena pues tenía rostro humano y cola de pez. Era adorado como dios del lago y creador de los peces; el nombre Copacahuana significa “lugar donde se ve la piedra preciosa” y es debido a que el ídolo estaba elaborado con una piedra color azul muy vistosa.

Al ser conquistada esta región por los españoles llegaron con ellos los misioneros dominicos y posteriormente los agustinos quienes se encargaran de evangelizar la región.

Hacía 1570 hubo terribles heladas y sequías que acabaron con los cultivos en la población lo que los llevo a recurrir a la intercesión divina y decidieron fundar una cofradía, pero no se ponían de acuerdo a qué imagen dedicársela. Por su parte el grupo de los Hanansayas que eran considerados como una especia de clase alta, eligieron a la Virgen de la Candelaria y por otro lado, los Hurinsayas, considerados la clase baja eligieron a San Sebastián.

En este ambiente de pugna aparece un descendiente de los emperadores incas y que por lo mismo debió haber pertenecido a los Hanansayas, y según cuentan las leyendas [1] en la noche se la apareció la Virgen con el niño en brazos rodeada de una brillante luz, lo que este hombre de nombre Tito Yupanqui, interpretó como una señal divina para que esculpiera una imagen de la Virgen de la Candelaria.

Al principio Tito Yupanqui realizó una tosca imagen en arcilla de la Virgen que fue puesta a un lado del altar pero al poco tiempo fue retirada por considerarse de muy baja calidad. Entristecido por eso decide partir a Potosí para aprender las técnicas de escultura y poder realizar una imagen más propia para el templo de Copacabana. Antes de empezar a esculpir la imagen definitiva hizo realizar una misa en honor de la Santísima Trinidad para que lo ayudase, comenzando a esculpirla el 4 de junio de 1582.

Tito Yupanqui, escultor de la imagen de la Virgen de Copacabana.

Tito Yupanqui, escultor de la imagen de la Virgen de Copacabana.

En Potosí, Tito se encontró con un pariente suyo, Alonso Viracocha, gobernador de los Hanansayas de Copacabana quien al ver la escultura de la Virgen quedó encantado y decidió llevarla junto con Tito Yupanqui, al obispado para que Monseñor Alonso de Ramírez Graneros los autorizara a fundar la tan deseada Cofradía de la Virgen de la Candelaria. Yupanqui aprovechó la ocasión y llevó también un cuadro de la Virgen el cual solo causó la risa de quienes lo vieron y el Obispo le prohibió pintar más imágenes religiosas. Tito desilusionado no se rindió y decidió retocar a la Candelaria hasta darle un mejor acabado y al presentarlo a los demás Hanasayas le dieron el visto bueno.

Tal parece que los Hurinsayas aceptaron que la Cofradía de la Virgen de Candelaria fuera fundada pero no así a la imagen esculpida por Yupanqui, diciendo que no aceptaban que una imagen digna de veneración pudiera salir de manos de Yupanqui y preferían mejor una traída de Lima o de España. Otra cosa que según la leyenda hizo que se opusieran fue que decían que la imagen del niño Jesús estaba oculta. Entonces Tito Yupanqui rogó a la Virgen su auxilio y al día siguiente el niño se había acomodado en brazos de su madre de modo que mostraba su rostro a los devotos.

Alonso Viracocha movido por la renuencia de los Hurinsayas le escribió a Tito para que pusiera a la venta la imagen de la Candelaria y varios pueblos quisieron comprarla pero al saber el corregidor de Copacabana, Jerónimo Marañón, lo que sucedía con esta imagen, la adquirió y dio la orden de que dicha imagen fuera entronizada en Copacabana, pueblo para el cual fue hecha. Con tal orden a los Hurinsayas no les quedó más que resignarse y la imagen fue entronizada el 2 de febrero de 1583.

Imagen de la Virgen de Copacabana sin las ropas que le ponen ni la peluca.

Imagen de la Virgen de Copacabana sin las ropas que le ponen ni la peluca.

La fama de la Virgen de Copacabana se extendió de tal grado, que Calderón de la Barca le dedico el auto sacramental “La aurora en Copacabana”. Durante el siglo XVII a la imagen de la Virgen se le comenzó a vestir y a poner una peluca conforme a la moda y hasta la actualidad aún perdura de esta manera.

El 1 de agosto de 1925, S.S. Pío XI aprobó la coronación canónica de la Virgen de Copacabana proclamándola “Reina de Bolivia” y el 7 de noviembre de 1940, su Santuario fue elevado al rango de Basílica menor. El 5 de diciembre de 1954 fue proclamada Patrona y Generala de la Policía Nacional y Carabineros de Bolivia y en 1968 se le nombró Patrona Principal de la Fuerza Naval de Bolivia. Las festividades en honor de la Virgen de Copacabana se celebran el día 2 de febrero y el 5 de agosto.

André Efrén


[1] Cabe decir que esta leyenda de la aparición en la versión oficial que da la Iglesia de la devoción a esta imagen no se menciona, quizás porque es más que claro que esta leyenda piadosa fue una forma de imponer la disposición de los Hanansayas a los Hurinsayas de que se venerase a la Candelaria en ese pueblo.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana

  1. Muchas gracias, André, por este nuevo artículo sobre otra advocación mariana en Latino América. La realidad es que este blog, que en un principio pensaba que iba a tocar solo temas hagiográficos, poco a poco, se está convirtiendo también en un instrumento para dar a conocer advocaciones de Nuestra Señora, cosa de la cual me alegro.

    Lo del ruego de Tito Yupanqui a la Virgen para que el Niño se acomodara a los deseos de quienes se oponían a la imagen y que esto aconteciera, tiene un tufillo a “cuento de callejas” que para qué decirte.

    • Si Antonio, yo también me eh dado cuenta de eso de que cada vez hay mas personas que se animan a escribir sobre diversas advocaciones al principio solo era yo que hacia mella entre tantos Santo poniendo advocaciones de Cristo y María pero da gusto ver que más se han sumado y que ete blog sirve tanto para difundir a grandes Santos como a las diferentes caras con que se presentan Nuestro Señor y la Santísima Virgen a lo largo del mundo. Sobre las leyendas de la Virgen , la verdad no se porque no salio la referencia que le hice en el articulo pero en ella explicaba que la Iglesia en su versión oficial de la historia de la Virgen de Copacabana no mencionan estas leyendas como el sueño de la Virgen o la petición de Tito Yupanqui y que el niño se acomoda, yo las relato porque es lo que la devoción popular dice, pero la vesión oficial dice sin más que Tito se puso a modificar la imagen varias veces y no dudo que en una de esas modificaciones pues cambio de lugar al Niño y ya, todas estas leyendas sin duda no fueron más que in “invento” piadoso si quieres verlo para imponer el culto a la Candelaria sobre el de San Sebastián.

  2. Vaya, André, no sabía que la Virgen de Copacabana fuese una Virgen de la Candelaria. Pensaba que era una advocación autóctona, sin más.

    Me reitero en lo dicho hasta ahora: los añadidos, vestidos y postizos a la imagen no hacen más que afearla… que sin ellos, es bellísima. Dios mío. Aún sin restaurar es preciosa la elegancia, dulzura y majestuosidad de la figura con esos estofados y caídas de ropaje. Lo siento, pero tirarle encima a esa belleza esos rasos brillantes color pistacho, puntillas, mantillas y pelucas enmarañadas es poco más que un crimen artístico, y eso que NO está mal vestida. Pero es una imagen hermosísima que no lo necesita para nada. De una talla tan bella la normalizas poniendola al nivel de miles iguales que hay, ocultando su hermosura. Qué barbaridad, por favor.

    • Fijate Ana que en América del sur la Virgen de la Candelaria tiene mucha devoción y aun siento la misma iconografía se han transformado en diversas advocaciones, así tenemos como Copacabana, a la Virgen del Socavón, a la Virgen de Chapi y varias más que aunque ya son advocaciones diferentes todas en un principio fueron Candelarias. Y en gran parte estoy de acuerdo contigo que aun sin las vestiduras esuna imagen muy hermosa, pero sinceramente el que la dejen de vestir ya es muy difícil es una tradición demasiado arraigada en estos pueblos americanos, cosa que veo que si ha sucedido en España que muchas Virgenes que antes se vestian ya las han dejado tal cual son como la Virgen de Atocha.

      • Porque en España las autoridades eclesiásticas y los responsables de los Santuarios marianos por fin se van dando cuenta, después de tantos siglos, que hay imágenes que son para vestir e imágenes que no son para vestir; y que vestir una imagen antigua de bulto no sólo es afearla y ocultar su belleza, sino traicionar el objeto y el contexto por el cual fue esculpida. Es decir, no sólo la afean artísticamente y no permiten que los fieles la aprecien en su naturaleza, sino que encima la descontextualizan históricamente, pues los añadidos de ropas, joyas y pelucas son cosas del barroco.

        Para vestir, adornar y aderezar son las imágenes de candelero, las de cap i pota, que sólo son cabezas, manos y pies montados sobre estructuras de palos y alambres. Pero las Vírgenes románicas, góticas, renacentistas, las que están hechas de bulto y con decoración y policromía, esas NO deberían vestirse y no hace falta ser experto en Historia del Arte para llegar a esa conclusión. Espero que pronto vayan llegando a ella.

  3. Desconocia el significado original de Copacabana “Copacahuana” y que representara una especie de sirena.
    Como a la advocacion del anterior articulo (Nuestra Señora de San Juan de los Lagos) realizado por Humberto,a esta tambien la conoci por la publicacion “Patronos y Santuarios”.
    Muy precioso la parte del relato donde le decian a Yupanqui que no les gustaba la imagen porque el niño Jesus apenas se veia,como este rezo a la Virge y al dia siguente el niño Jesus ya asomaba el rostro,precioso,sea leyenda o no.
    Todos estos relatos hay que divulgarlos tal como se han transmitido.
    Muchas gracias Andre.

    • Pues ahora si me sorprendes Abel no sabia que hubiera piublicación de Patronos y Santuario de la Virgen de Copacabana, el de la Virgen de San Juan y algunas más si pero de la de Bolivia no. Y sobre las leyendas pues ya sabes que a mi también me encantan esos relatos sea o no verdaderos y por eso es que los puse en el relato a pesar de estar consiente que en la versión oficial nada se dice de ellas y por algo será, pero siempre me ha gustado transmitir este sentir del pueblo, esta devoción aunque muchas veces no tengan más fundamento que la credulidad de los fieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*