San Potito, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo del mártir; la espada como emblema del martirio aparece a sus pies.

Óleo del mártir; la espada como emblema del martirio aparece a sus pies.

Sobre este santo, popular en Nápoles, encontramos muchos huecos en cuanto a las Actas Martyrium; aun así tales narraciones siempre dejan una enseñanza para edificación. El saber que existió y que tiene un culto con memoria de martirio antiquísimo. Esto basta para tener la certeza de que es un santo mártir y no un mito. Su iconografía es extensa y hace eco de la narración popular de su vida y martirio.

Tradicionalmente se presenta a Potito como un mártir del año 166 convertido a la fe y cuya familia aún permanecía en el paganismo. Su padre le denunció e hizo que el encerraran en la cárcel. Al poco tiempo Potito le presento la fe cristiana y quien antes le reprochaba su conversión terminó por abrazar las enseñanzas de Cristo. Al menos esto parece tener consonancia con la realidad, ya que lo que sigue está envuelto en la leyenda y la piedad.

Encontramos, después de su encierro, al joven Potito que se retira a la soledad donde realiza grandes prodigios que le dan fama y por los que logra convertir a muchos paganos. Cura de lepra a la esposa del senador Agatón y convierte a la familia al cristianismo. Este milagro le hace salir de su soledad y su nombre y acciones se difunden llegando incluso a conocimiento del emperador romano.

La hija del emperador se encontraba poseída por un demonio y Potito es mandado llamar, probablemente desde Cerdeña, a la ciudad de Roma. El joven cristiano exorciza y cura a la endemoniada pero luego es denunciado como brujo. Le quisieron obligar a sacrificar a los dioses romanos por lo que prefirió el martirio. Es posible que su muerte fuera por decapitación aunque la tradición dice que su cabeza fue traspasada con un clavo a la orilla del río Calaggio-Carapell.

San Potito sometiendo al demonio, es franqueado por los Santos Obispos León y Blás.

San Potito sometiendo al demonio, es franqueado por los Santos Obispos León y Blás.

Es de los santos patronos de Ascoli Satriano, el principal y más popular, junto con San León y San Blas obispos. Las Diócesis de Cerignola-Ascoli Satriano y de Tricarico le tienen como patrón. Lo que se cree es que sus reliquias están diseminadas en diversas iglesias. La mayor parte del cuerpo está en la Iglesia de la Santísima Trinidad en Tricarico, el cráneo se conserva en la abadía benedictina de Montevergine (Ascoli Piceno) y un dedo en una imagen de plata del siglo XVII. Desde 1873 la reliquia de un brazo de San Potito se guarda en un cofre de plata en la catedral de Ascoli cedido por la diócesis de Tricarico.

También es venerado en Cerdeña y Nápoles con especiales festividades anuales. Lo importante de este santo no es tanto su leyenda sino su existencia. Por un lado se presenta una tradición antiquísima que pocos refutan y por el otro nos encontramos con un vacío en torno a su vida: no hay reliquias, ni actas, solo leyendas. El culto a este santo es local por lo que ha sido permitido por la Iglesia debido a una tradición constante. En Nápoles tiene una Iglesia donde los benedictinos celebran al santo con un oficio propio aprobado por el Papa Clemente XII.

Su culto ha sido llevado a los Estados Unidos debido a la inmigración italiana que importó diversas devociones. En algunas parroquias en Norteamérica, la fiesta de San Potito es celebrada al mejor estilo italiano. Su imagen es llevada en procesión y ataviada con joyas y “dólares” que son ofrendados por los fieles.

Herma de plata con reliquia de San Potito, conservada en la Catedral de Ascoli Piceno.

Herma de plata con reliquia de San Potito, conservada en la Catedral de Ascoli Piceno.

Su mención solo aparece en los martirologios recientes con una conmemoración el 13 de enero y no el 15 como lo señala la leyenda de una traslación de reliquias.

La iconografía de este santo es rica en símbolos y atributos. Se le representa como un joven, casi niño, con la palma del martirio. Lleva sometido a sus pies un demonio o un dragón como signo de los exorcismos que realizaba. En su cabeza puede llevar un clavo incrustado o portarlo en su mano. También se le coloca una espada. Algunas imágenes, en especial las de Ascoli, acompañan a los santos obispos Blas y León.

Poncho

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

6 pensamientos en “San Potito, mártir

  1. No sé si es acertado, estimado Poncho, llamar “herma” al busto de plata que contiene un presunto hueso del niño mártir. Las hermas eran bloques de piedra que en la Antigüedad marcaban hitos en cruces de caminos o rutas, se decoraban con la cabeza de una divinidad -casi siempre el dios Hermes, de ahí su nombre; o puede que en alusión a “hermata”, que significa bloque de piedra- y el relieve de un falo en erección, que tenía la función simbólica de un amuleto apotropeo -protector contra malos espíritus-. Me parece que el término no es adecuado para referirse a un busto de plata que contiene reliquias; que debería llamarse simplemente “busto-relicario”.

    Sobre el niño mártir de curioso nombre, ¿qué puedo decir? Que su passio está prácticamente calcada de la de San Vito y ofrece pocas garantías. Por otra parte, no deja de llamarme la atención el hecho de que menciones que no hay reliquias, y ahí está ese busto-relicario. ¿En qué quedamos? ¿Hay o no reliquias? ¿O estamos hablando de reliquias claramente falsas, como ocurre en el caso de Santa Apolonia?

    • Si se dicen que no hay reliquias es porque las que se poseen son dudosas.
      En lo que respecta al relicario he averiguado y se le llama “herma” a los relicarios en forma de busto, independientemente del significado arqueologico pagano que mencionas.

      • Pero Antonio nos ha dicho que las reliquias sí son fiables. Él es bastante competente en cuanto a tema de reliquias y la verdad es que fácilmente puede deducirse si se rastrean adecuadamente los traslados.

        En cuanto al tema de las hermas, ya me imagino que alguien le habrá endilgado ese término a los bustos relicarios, pero insisto en que es inadecuado y que no debería usarse. Las hermas son bloques de piedra y representan a dioses como Hermes. No tienen otro origen ni otro significado. Por lo cual, es más apropiado llamar a los bustos relicarios lo que son: bustos relicarios. Si no, estás confundiendo gravemente dos objetos que no tienen relación alguna y puedes causar que no sean reconocidos ni por arqueólogos ni por hagiógrafos.

  2. No hay duda de que existio y padecio el martirio.
    Sobre sus reliquias tambien me quedado extrañado como Ana Maria,ya que comentas por un lado donde se encuentra la mayor parte del cuerpo y algunas partes menores y mas adelante dices que no hay reliquias,no se si ahi te habras confundido…
    Gracias por el articulo Poncho,pues aunque habia oido el nombre de este niño Santo tan solo sabia de como se lo representa iconogarficamente (con clavo en la frente o espada),de su vida y leyendas no conocia nada

    • Realmente si que existen estas reliquias que principalmente están en la catedral de Tricarico. También el cráneo en la Abadía de Montevergine.

  3. Gracias Poncho. Como en otras devociones específicamente italianas, la “diáspora” hacia Estados Unidos produjo que se llevaran a su santo y que este tránsitole universalizara. Ya vimos en otra ocasión como los italo-américanos festejaban en ocasiones a sus devociones colmándolas de billetes y en algún artículo anterior ua expusimos cada uno nuestra opinión alrespecto por lo que no voy a incidir de nuevo sobre el particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*