Martyrium: fusilamiento

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Las Hermanas de la Sagrada Familia de Nazaret son fusiladas frente a su tumba. Lienzo contemporáneo.

Las Hermanas de la Sagrada Familia de Nazaret son fusiladas frente a su tumba. Lienzo contemporáneo.

Se trata, básicamente, de la aplicación de la pena capital mediante una descarga de disparos, ejecutada por un pelotón de fusileros. Existe esta forma de muerte prácticamente desde que se generalizó el uso de las armas de fuego, a inicios de la Edad Moderna, y es un tipo de ejecución muy asociada al régimen militar y a las guerras. A diferencia de otras formas de ejecución, que fueron abolidas por su crueldad, el fusilamiento se sigue aplicando hoy día en las guerras y conflictos civiles, así como en algunos estados de Norteamérica. También se caracteriza por ser una forma de ejecución sumaria, rápida y expeditiva, que convirtió la muerte en un fenómeno masificado y más de una vez incontrolado.

El fusilamiento se puede aplicar por igual a personas individuales o a grupos. Era frecuente que al menos uno de los fusiles que estaban en manos de los ejecutores estuviese cargado con salvas –es decir, sin munición, sólo con pólvora, por lo cual no es lesivo- para aligerar la responsabilidad individual de cada uno de los ejecutores, que no sabían cuál había sido el arma cargada con salvas y podían consolarse pensando que podían no haber sido ejecutores en aquella ocasión determinada (esto disgusta por su cinismo, ya que realmente quien no tiene consuelo es el que muere, y aquellos que le quieren). Acabada la descarga, se aplica el tiro de gracia, que es un disparo individual en la cabeza, para cerciorarse de la muerte del ajusticiado, o ponerle fin si aún no ha fallecido. No es fusilamiento toda aquella ejecución por arma de fuego que es ejecutada por una sola persona, como el tiro en la nuca o el disparo a bocajarro.

La cantidad de personas que han muerto hasta día de hoy por fusilamiento es innombrable. No hablamos sólo de los ejecutados durante las dos guerras mundiales –especialmente en la segunda, la cifra de muertos se eleva a cantidades estremecedoras- sino también de los ejecutados en los pequeños –y no tan pequeños- conflictos civiles y fronterizos en otras zonas del mundo, en los grandes y pequeños genocidios, en las represiones políticas y las persecuciones religiosas, de cualquier naturaleza o ideología. Todos estos lamentables episodios han sembrado no sólo Europa, sino el mundo entero, de miles de fosas comunes repletas de víctimas que aún a día de hoy no han sido recuperadas ni contadas en su totalidad, y que difícilmente podrán serlo, teniendo en cuenta que sobre los cadáveres viejos, hasta día de hoy van cayendo de nuevos.

De entre todas las víctimas de tantas masacres, los mártires, es decir, aquellos ajusticiados por su vida o ideales religiosos, son también un número inmenso y sería demasiado extenso realizar una lista exhaustiva de todos ellos. Pero por hacer un breve recuento, aquí vienen algunos:

Mártires durante la Guerra Civil Española (1936-1939)
Soy consciente de que esta denominación es un tanto genérica, por lo que resta simplemente a título orientativo. Incluye principalmente a los religiosos, laicos y sacerdotes asesinados en la persecución religiosa que tuvo lugar en este conflicto. En algunos casos, se adelantó a la guerra, iniciándose alguna muerte en 1934.

Beatos Mártires Españoles (498 personas) 6 de noviembre
Beatos Mártires Valencianos (233 personas)
Beatas Carmelitanas de la Caridad (25 religiosas)
Beatas de la Congregación de la Doctrina Cristiana (17 religiosas) 20 de noviembre
Beatas Mártires Escolapias (6 religiosas y 2 laicas)
Beatas Mártires Visitandinas (7 religiosas)
Beatos Mártires Agustinos (65 religiosos)
Beatos Mártires Agustinos Recoletos (8 religiosos)
Beatos Mártires Capuchinos de Valencia (12 frailes y 5 clarisas)
Beatos Mártires Carmelitas Calzados (17 religiosos)
Beatos Mártires Carmelitas Descalzos de Barcelona (14 religiosos) y de Toledo (16 religiosos)
Beatos Mártires Claretianos de Barbastro (51 religiosos)
Beatos Mártires del Clero Diocesano de Toledo (12 sacerdotes)

Vidriera con el martirio de la Beata Sara Salkahazi, Hermana Social eslovaca. Fusilada en Hungría por haber ofrecido refugio a judíos perseguidos por el nazismo.

Vidriera con el martirio de la Beata Sara Salkahazi, Hermana Social eslovaca.

Mártires durante la II Guerra Mundial (1939-1945)
Para esta denominación, mantengo lo dicho en la anterior: es meramente orientativa. En muchos casos las muertes se adelantan a la guerra y se mantienen después de ella. Están incluidas las víctimas de la persecución y de la represión tanto por parte del régimen nacionalsocialista alemán (nazismo) como los del régimen comunista (y dentro de este último también es meramente orientativo y no exclusivo el incluirlos, ya que desde la Revolución Rusa en 1917 hay gente fusilada por sus convicciones religiosas).

Beatos Mártires Polacos (108 personas)
Beatas Hermanas de la Congregación de la Sagrada Familia de Nazaret (11 religiosas)
Beatos Mártires Greco-Católicos de Ucrania (25 personas)
Beata Sara Salkahazi, Hermana Social eslovaca. Fusilada con la catequista Vilma Bernoviczs en Hungría por haber ofrecido refugio a judíos perseguidos por el nazismo.
Neomártires de Rusia: esta categoría define a los mártires de la Iglesia Ortodoxa Rusa que fueron víctimas de la represión bolchevique, no sólo la familia real –aunque en su caso habría que debatir en un aparte los motivos políticos y patrióticos que forzaron su inclusión entre los mártires- sino también la gran infinidad de sacerdotes, religiosos y laicos ajusticiados en esta represión.

Mártires Mexicanos de la Guerra Cristera (1926-1929)
San Cristóbal Magallanes Jara y 24 compañeros, sacerdotes y laicos.
Beatos Anacleto González Flores y 12 compañeros.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “Martyrium: fusilamiento

  1. Junto con la inyección letal, sigue siendo una opción de ejecución -ya en franca decadencia- en los Estados Unidos, si bien desconozco qué otros países apliquen este tipo de “justicia”, si bien en juicios militares está contemplada la opción. Sin duda alguna es un método de ejecución muy común en Afganistán y en las zonas donde imperan los talibanes. En México no sólo los mártires de la guerra cristera padecieron este tormento; faltó incluir al Beato Miguel Agustín Pro, S.J. Y sería muy largo resumir que muchos de los próceres de la independencia mexicana murieron pasados por las armas y con la frente en alto, llenos de orgullo pese al sufrimiento -que no niego porque por muy valiente que seas o mucha fe que tengamos, la idea de morir cala hasta los huesos-. Y agrego el dato que para asegurar que tomaría menos tiempo el morir, se pagaba a los soldados una suma de dinero para que no dispararan a la cara y no ser desfigurado y darle directo al corazón.

    • Bueno, en Estados Unidos no sólo se ejecuta con la inyección letal y con el pelotón de fusilamiento. Te recuerdo que también se usa la cámara de gas y la silla eléctrica.

      No conocía eso de sobornar a los soldados para apuntar al corazón y no a la cara, pero yo no le veo el sentido. La muerte es más rápida y segura disparando a la cabeza que al torso.

  2. Solo para aclarar que de los mártires mexicanos no todos murieron con este padecimiento.

    San José María Robles en un Roble fue ahorcado.
    San Rodrigo Aguilar Alemán fue ahorcado.
    San Tranquilino Ubiarco Robles fue ahorcado.
    San Jenaro Sánchez Delgadillo fue ahorcado.
    San José Isabel Flores fue Degollado.
    San Pedro de Jesús Maldonado murió por la golpiza que se le dio en la cabeza y cuerpo.

    Todos los demás mártires murieron por descarga de balas.

    Ana María ¿conoces algunas balas que hayan extraído de algún mártir que se veneren como reliquia?

    • Fíjate bien, Emmanuel, sólo he incluido a los fusilados, enlazando a un artículo. Lo de arriba es sólo un apartado.

      De la Beata María Guadalupe Ricart Olmos, religiosa servita, de quien ya he hablado, se extrajo una bala que tenía alojada en la cadera y actualmente se venera como reliquia en el monasterio servita de Monte-Sión en Mislata, Valencia. Lo mencioné expresamente en el artículo.

      De la Beata María Cecilia Cendoya, religiosa visitandina, se conserva una cruz desfigurada por impacto de bala que llevaba en el momento de ser fusilada. También hablaré sobre esto cuando hable de las Mártires Visitandinas.

      Imagino que ejemplos de éstos, habrá muchos más, pero yo sólo conozco estos dos casos.

      • Yo solo hacía alusión de quienes no habían muero fusilados entre los mexicanos por si alguien comprendía lo contrario.

  3. Muchas gracias, Ana Maria, por este nuevo artículo de esta serie.
    Yo siempre he dicho que, dentro de la barbarie, este es uno de los métodos menos cruentos de martirio. Es verdad que la angustia que ha de padecer quién sabe que va a ser fusilado, tiene que ser enorme, pero si este acto no va precedido de otras formas de maltrato, ya sea físico, ya sea moral, es de los que hacen sufrir menos a la víctima.
    Y sin querer meterme en los detalles en los que entran nuestros amigos mexicanos, decir que también aquí, dentro de esos grupos de mártires, los hay quienes no murieron por fusilamiento, aunque si la inmensa mayoría de ellos.

    • Ya lo sé, son sólo enlaces a grupos, como he dicho, es demasiado costoso elaborar una lista exhaustiva; así que he enlazado con causas y artículos a modo de orientación.

      Es cierto que el fusilamiento es menos doloroso comparado con otras formas de muerte, pero iba rodeado de unas parafernalias de detenciones, “sacas”, torturas, violaciones e intentos de violación, insultos y vejaciones, que hacían desear al final la lluvia de balas de una vez por todas. Fusilamientos limpios y “dignos”, sin toda esta parafernalia de horror y vejación, han habido bien pocos, más bien, poquísimos.

  4. Gracias por este nuevo articulo sobre Martyrium Ana Maria.
    ¿El articulo de las martires Visitandinas tiene ya fecha prevista o aun esta en proceso?

    • No, de momento lo que tengo programado es hablar de las que van a ser beatificadas este año: las nueve mártires Mínimas de Barcelona y las treinta Hijas de la Caridad españolas. Ya es bastante trabajo por sí solo únicamente por el número que son, y las Visitandinas son otras siete, aunque, cuando pueda, pienso hablar de ellas, por supuesto.

  5. Ana María, aporto a tu reseña (que no corriijo) por las razones que has expuesto, a los Beatos Mexicanos Anacleto González Flores y sus 12 compañeros mártires.

    Saludos

  6. Magnifico articulo Ana María, una pregunta que me solia hacer era precisamente lo que nos cuentas de los pelotones de fusilamiento, algunos se sentirían culpables de por vida pensando que podrían haber matado a alguien, aunque el arma contuviese salvas.
    Siguiendo el hilo de la veneración de balas como reliquia,(( aunque no se trate de un mártir)) la mas “famosa” yo creo que es la que le extrajeron al Beato Juan Pablo II, que se puede ver en contadas ocasiones en una corona de la Virgen de Fátima,

    • Yo creo que habría de todo: del que se sentiría fatal disparando el arma y del que le importaría un bledo mientras le pagasen o luchase por una causa que creía justa.

      También he pensado en la bala que hirió al papa Wojtyla, pero ojo, no se venera como reliquia, o al menos no se veneraba hasta que él fue beatificado. Simplemente él la donó a la Virgen de Fátima, para que fuera engarzada en su corona, porque creía que Ella le había salvado la vida.

  7. hojalá que el papa francisco ya se de cuenta que el beato Miguel de la Mora debe ser santificado, porque el sacrificio que sufrió de un tiro en la cabeza fue por traer un rosario en la mano y gritar viva la virgen de Guadalupe, yo conoci a su familia porque su tio MIGUEL DE LA MORA también sacerdote nos dio doctrina cristiana, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*