San Bernabé de Jesús Méndez Montoya, presbítero y mártir

Última foto del Santo realizada en vida.

Última foto del Santo realizada en vida.

Entre los santos mexicanos canonizados en el Jubileo del Año 2000 en Roma por el papa San Juan Pablo II, figuran 25 mártires de la persecución religiosa también llamada cristiada. Uno de estos santos es el primer santo michoacano y copatrono de la Arquidiócesis de Morelia que no hizo nada que pueda parecer extraordinario, pero que tuvo el coraje de ofrecer su vida a Dios por la fe de esta tierra.

José Bernabé de Jesús Méndez Montoya nació en Tarímbaro, Michoacán (Arquidiócesis de Morelia) municipio al norte de la capital del estado y famoso por sus carnavales y la producción de pulque, la ancestral bebida festiva, el 10 de junio de 1880, hijo de Florentino Méndez y de Maria Cornelia Montoya Gómez.

El Padre Méndez, como es llamado aún hoy con cariño, ingresó al Seminario de Morelia a los catorce años, es decir 1894. Para 1906 se ordenaba como Sacerdote de manos de Mons. José Ignacio Árciga y Ruíz de Chávez, fungiendo posteriormente como vicario cooperador en Huetamo, Mich., pasó luego a Pedernales, Mich.(actualmente Diócesis de Tacámbaro), hasta 1913 que es asignado a Valtierrilla, Gto. (hoy Diócesis de Irapuato).

Era una persona muy activa, ejercía su ministerio con puntualidad, atendía a los enfermos y a los pobres, tenía un grupo de jóvenes a los cuales enseñó música fundando un buen coro para las celebraciones, a los campesinos los asistía con instrucciones para fabricar abono natural. Fundó una cooperativa de consumo. Siempre usaba sotana y se distinguía por su tonsura en la cabeza. Era sacrificado y mortificaba a sus sentidos, durante la cuaresma hacía disciplina con la comunidad usando el cilicio y celebraba con gran solemnidad los domingos, la fiesta patronal de la Guadalupana, las fiestas de precepto y fiestas marianas, además de rezar diariamente el Santo Rosario. Aparentemente un Cura rural como cualquier otro, lo cual a la vez lo distinguía, pues se santificó precisamente en sus quehaceres diarios y al cuidado de su comunidad lo que le valió la gracia del martirio.

Lo sucedido en la década de los años veinte del siglo XX enlutó a una buena cantidad de mexicanos, ensombreció la libertad de ejercer el culto religioso y pretendió desaparecer al Catolicismo de nuestra nación, cosa que fue por demás imposible pues grupos de fieles creyentes se alzaron en armas contra la tiranía ejercida por Plutarco Elías Calles en contra de la Iglesia Católica en la llamada Guerra Cristera. Entre 1926 y 1929 se dio el pico máximo de violencia, sufriendo martirio numerosos sacerdotes y fieles laicos. Los alzamientos más conocidos se dieron en Guanajuato, Jalisco y Michoacán y también llegaron a Valtierrilla donde se mezclaron intereses por tierras con el reclamo de libertad religiosa.

Imagen procesional del Santo.

Imagen procesional del Santo.

El 5 de febrero de 1928 a eso de las 5 de la mañana el padre Méndez estaba terminando de celebrar misa en una casa cercana a la plaza principal cuando se escucharon los primeros disparos de los federales que venían buscando a los que se iban a levantar. Entonces tomó el Copón con las Hostias consagradas y lo escondió bajo su tilma; pero queriendo buscar una mayor seguridad para el Santísimo, se brincó por una ventana de la Notaría que daba a la torre del Templo. Unos soldados ya se habían subido al campanario para ver la dirección que tomaban los cristeros. Inmediatamente que vieron al sacerdote bajaron pensando, sin conocerlo, que sería algún cristero. Al registrarlo le encontraron el Copón que apretaba contra su pecho. Su hermana y una criada increpaban a los soldados para que dejaran al Padre pero el les replicó diciendo: “¡Déjenlos! Es la voluntad de Dios, que se cumpla su voluntad”. El capitán le ordenó entonces: “Ya dele eso a las viejas” refiriéndose al Copón, entonces el se arrodilló, comulgó por viático y entregó el vaso sagrado a su hermana, ya vacío.

Seis u ocho soldados lo llevaron al lugar del sacrificio, distante unos cincuenta metros del Templo hacia el oriente, el capitán Muñiz intentó dispararle pero la pistola no funcionó. Ordenó entonces a los soldados con su rifle, pero ningún disparo hizo blanco como en otros casos de mártires de esa época.

Entonces el oficial ordenó al padre que se pusiera de pie, lo registró y le quitó el crucifijo y unas medallas, lo colocó junto a unos magueyes y dio orden de fusilamiento. El padre cayó al suelo muerto. Eran aproximadamente las 7 de la mañana. Tenía 47 años de edad. A las tres de la tarde del día 5 de febrero de 1928 se llevaron el cuerpo del padre a Sarabia, Gto. en una camioneta de redilas, propiedad del gobierno. En ese lugar los soldados lo pusieron junto a la vía del tren con el fin de que fuera despedazado e hicieron desfilar frente al cuerpo a toda la gente de Valtierrilla que se habían llevado en calidad de detenidos. Las mujeres de los oficiales quitaron el cuerpo de ahí y se lo llevaron a un portalillo.

Entonces los soldados cavaron una fosa en el machero de los caballos para enterrarlo, pero las soldaderas se opusieron y como el señor Elías Torres les pidiera el cuerpo para sepultarlo, se lo concedieron. Un carpintero de Sarabia, Alberto Delgado, hizo el féretro y fue velado el cuerpo en el portal de los Carmona. Iba a ser sepultado en Mexicanos pero hubo una contraorden y fue enterrado en Cortázar el 6 de febrero.

Reconocimiento de las reliquias del Santo. Cortesía de la página del Señor del Hospital.

Reconocimiento de las reliquias del Santo. Cortesía de la página del Señor del Hospital.

Cinco años después, en 1933, sus restos fueron trasladados a Valtierrilla y depositados en el templo antiguo, para el 12 de agosto de 1922 estando presente una comisión designada por el finado Señor Arzobispo Don Estanislao Alcaraz Figueroa y presidida por el vicepostulador de la causa, Presbítero Don José Luís Bello Chávez y el promotor de justicia del Arzobispado, Presbítero Don Arturo García, se procedió al traslado definitivo de los restos del padre Méndez al monumento construido para ello sobre el muro, que se encuentra al lado izquierdo del templo nuevo de frente al pueblo.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado el 21 de mayo del 2000 junto con 24 compañeros mártires, San José María de Yermo y Parres y Santa María de Jesús Sacramentado Venegas.

Es muy venerado en los lugares donde ejerció su ministerio, en el Seminario Diocesano y en su tierra natal, donde se construyó una capilla en lo que queda de su casa paterna y se conserva su Fe de bautismo. En Tarímbaro las ramas familiares Méndez y Montoya aún perviven. Fue declarado Copatrono de la Arquidiócesis de Morelia por nuestro Arzobispo Alberto Suárez Inda y Patrono de Michoacán junto con María Inmaculada de la Salud.

Daniel

BIBLIOGRAFÍA:
-VIVA CRISTO REY, breves biografías de los mártires de la persecución religiosa, Arquidiócesis de Guadalajara, 1987.
- SEMBLANZA DE LA VIDA DEL PRESBÍTERO JESÚS MÉNDEZ MONTOYA, asesinado por odio a la Fe. Pbro. Javier Bravo, Irapuato, 1957.
- Triduo a San Bernabé de Jesús, Oficina para las causas de los santos, Arquidiócesis de Morelia.

FUENTES ORALES
Natalia Romero Montoya, Pbro. Javier Andalúz.

8 pensamientos en “San Bernabé de Jesús Méndez Montoya, presbítero y mártir

  1. Hoy será beatificado en la Plaza Garibaldi de Sondrio (Italia), el Venerable Nicolás Rusca. La ceremonia estará presidida por el cardenal Angelo Amato.

    Daniel,
    Gracias por el artículo.

  2. Daniel, me da gusto tu participación, sobre todo por poner el nombre completo de nuestro Santo. Cuando lo canonizaron, las listas lo referían como San Jesús. Algo singular. Unos años después, en el Congreso Eucarístico Internacional se le conoce como San Bernabé de Jesús. Hace poco, revisando aquí y allá, descubrí que es San José Bernabé de Jesús. Qué bueno que has hecho esta referencia, datos tan simples como estos, tienen bastante trascendencia histórica y hagiográfica.

    Desconocía el dato de que fuera copatrón de la Arquidiócesis de Morelia. Dime por favor quien tiene el patronazgo: acaso Nuestra Señora de la Salud?

    Por otro lado, siempre me gusta que en casos como este, que cuando el mártir va a ser sacrificado, tenga la gracia de comulgar. En este caso y el de San Pedro de Jesús Maldonado, se ve la mano de Cristo, que no deja de fortalecer con su cuerpo y con su sangre a quien va a compartir su martirio.
    En hora buena.

    • Perdón, me barrí, me di cuenta que al fin del artículo aclaras lo del patronazgo, Jeje. Fue un lapsus

      • Jejeje no te apures Humberto, de cualquier manera aclaro que el co-patronazgo lo declaró nuestro Arzobispo desde el momento mismo de la canonización. Igualmente decretó en la misma carta episcopal que el santo fuera conocido con su segundo nombre de pila pues en su pueblo natal así se le conoce o como Padre Méndez en Valtierrilla. :)

  3. Gracias Daniel por presentarnos este nuevo caso de uno de los martires de la persecucion en Mexico.
    Una de las cosas que siempre me ha llamado la atencion y que ya se ha coemntado varias veces es el hecho de las pocas mujeres martires que hubo durante la cruel persecucion en vuestras tierras.
    ¿Sabes si hay algun proceso abierto de alguna de estas mujeres martires?

    • Gracias Abel por leer este post, que bueno que te gustó la vida de nuestro santo. Pues se que hay algunas causas que se iniciaron y se han quedad estancadas o bien van muy lentas como la de la Mártir de Coyoacán Luz Sirenia Camacho y se de algunas mujeres mártires de la sierra norte de Jalisco aunque desconozco sus nombres se que pertenecen a la actual diócesis de Ciudad Guzmán y alguna vez leí en internet sobre una niña mártir por el rumbo de Occidente, no recuerdo si de Colima, Jalisco o Nayarit. Desgraciadamente se le ha dado más relevancia a los sacerdotes mártires, aunque ya hay laicos mártires (como Anacleto González y compañeros) son pocos los asesinatos documentados de mujeres, más que nada por restricciones de los grupos masónicos o bien por el machismo imperante en aquel entonces y ahora, lo que sería interesante es indagar sobre religiosas que pudieran haber sufrido martirio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>