San Luís Scrosoppi

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo contemporáneo del Santo, usado para estampas.

Lienzo contemporáneo del Santo, usado para estampas.

Pregunta: Hace 4 años estuve muy grave en el hospital, me operaron de emergencia con el conocimiento de que lo más probable era que me amputarían un brazo. Mi tía cuando supo eso fue a rezar a una iglesia (nosotros somos de México D.F.) y en la iglesia sin saberlo le rezó con mucho fervor a San Luís Scrosoppi ya que ella al ver la pintura de San Luís sintió algo especial. Salí del hospital y no me amputaron el brazo, mi tía me platicó lo que le sucedió y desde entonces he tratado de conseguir información sobre San Luís Scrosoppi. Quisiera saber en donde se venera, donde se encuentran sus reliquias ya que he prometido ir a ese lugar en agradecimiento. Hace algún tiempo tuve la oportunidad de ir a Padua, pregunté sobre San Luís Scrosoppi pero no me pudieron orientar, solo sé que nació en Italia en la ciudad de Udine y buscando, en un mapa vi que en Údine existe una calle que lleva su nombre. Yo soy de México y aquí no es muy conocido; solo he encontrado alguna información en la Iglesia de San Felipe Neri. Quisiera orientación y saber donde puedo comprar una medalla de San Luís Scrosoppi, tal vez exista un lugar así como en Padua donde se encuentra San Antonio de Padua. De antemano agradezco cualquier información. México.

Respuesta: Aunque ya en octubre te remitimos a la pequeña reseña que de San Luís da nuestro compañero Damiano en su artículo “Los santos y la medicina (III)” y te enviamos una foto de su relicario, como te prometimos que en el día de su festividad escribiríamos sobre él, con sumo gusto lo hacemos hoy.

San Luís nació en Udine el día 4 de agosto del año 1804, siendo su padre un joyero llamado Domenico Scrosoppi y su madre, Antonia Lazzarini, viuda de Filaferro. Ambos padres llevaban una vida muy recta y cristiana. Habiendo ingresado sus dos hermanastros, entre los años 1808 y el 1825 en la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri de su ciudad. Su hermano Carlos fue ordenado cuando él tenía solo seis años y posteriormente, lo sería su hermano Juan.

El Santo, padre de huérfanas. Lienzo contemporáneo de E. Galli.

El Santo, padre de huérfanas. Lienzo contemporáneo de E. Galli.

Teniendo él unos doce años de edad, su región sufrió una gran sequía y epidemias de tifus y de viruela; al ver él tanta miseria a su alrededor y la gran cantidad de huérfanos que esas enfermedades ocasionaban, quiso seguir la senda de sus hermanos ingresando en el seminario, siendo ordenado de diácono en 1826 y de sacerdote, el 27 de marzo del 1827 en la catedral de Udine. En su primera misa, se vio asistido por sus dos hermanos.

Diez años antes, en el 1817, dos ancianos y santos sacerdotes llamados Cayetano Salomonio y Andrés Scripioni, alquilaron en Borgo Ronchi un pequeño local con el propósito de recoger a algunas huérfanas abandonadas. Sin embargo, los dos sacerdotes viéndose ya muy ancianos se preguntaban ansiosamente quién se haría cargo de aquel trabajo. El padre Carlos de Filaferro, hermano de San Luís, se hizo cargo de aquella piadosa herencia en el año 1822, ayudándole el mismo San Luís a partir del año 1826 como director auxiliar del orfanato, haciendo factible que aquella pequeña obra fuese capaz de dar hospitalidad a noventa y cinco niñas internas y a doscientos treinta externas. Para ello, Luís tuvo que buscar trabajadores y materiales de construcción para agrandar la casa, coordinaba las obras pero él también trabajaba como un operario más, completándose las obras en el año 1836 y recibiendo tres años más tarde el reconocimiento oficial del gobierno. Muchas fueron las fatigas que tuvieron que sufrir para llevar adelante aquella obra, sobre todo de índole financiera y no pocas fueron las mortificaciones a las que debieron someterse.

Mientras esta obra se desarrollaba, llamó la atención de un grupo de mujeres que también trabajaban con los pobres y los abandonados; entre ellas estaban Felicitas Calligaris, Rosa Molinos, Cristina y Amalia Borghese, Úrsula Baldazo y Catalina Broscon. Ellas, comenzaron a colaborar con los hermanos Carlos y Luís ayudándoles en la educación y en la asistencia a las huérfanas allí hospedadas y así, en el mes de febrero del 1837 estas primeras siete jóvenes, bajo la dirección de los dos hermanos, fundaron un nuevo Instituto que fue llamado Congregación de las Hermanas de la Providencia y que fue puesto bajo la protección de San Cayetano. Aun así, la persona que más ayudó a estos dos sacerdotes – Luís y Carlos – fue Lucia de Giorgio, que se hizo cargo de la organización y el alojamiento de la nueva comunidad de hermanas.

El Santo, padre de huérfanos y enfermos. Estampa devocional italiana.

El Santo, padre de huérfanos y enfermos. Estampa devocional italiana.

En el año 1840, los dos hermanos, le rogaron a la condesa Franca de Colloredo, que era la presidenta del Colegio Dimesse, fuera con ellos a ayudarles aceptando la dirección del nuevo Instituto. En la Navidad del 1845, las primeras siete jóvenes hermanas vistieron el hábito religioso con la autorización del obispo diocesano, realizando asimismo los tres votos de pobreza, castidad y obediencia.

En el año 1846, San Luís se unió al Oratorio de San Felipe Neri. El 29 de enero del 1854 moría el padre Carlos y poco tiempo después, el 9 de noviembre de 1856, San Luís fue elegido rector de los “Filipinos” y así, tuvo que llevar esa responsabilidad hasta finales de 1866, año en el que fue suprimida dicha Congregación, a pesar de sus enérgicas protestas. Queriendo que la Congregación femenina obtuviera el reconocimiento del Papa, se dedicó a redactar las Constituciones con la ayuda del sacerdote Francisco Fantoni y después de realizadas las gestiones oportunas ante la Santa Sede, finalmente, en el mes de marzo del 1862 recibió el decreto de confirmación del Instituto firmado por el beato Papa Pío IX. El 7 de agosto de 1862 hicieron la profesión solemne veinte hermanas y poco después, otras siete en Portogruaro.

A la muerte del santo fundador, las Hermanas de la Providencia tenían ya en Udine y en otras nueve localidades, dos colegios, tres escuelas y la asistencia a numerosos hospitales. Pero la obra de San Luís Scrosoppi no solo se limitó a esta labor, porque se dedicó a gestionar otras muchas iniciativas sociales y religiosas.

Se encargó de embellecer la fachada de la iglesia de la Magdalena, en Orzano fundó una escuela gratuita, en 1855 abrió la casa para prestar servicio a los antiguos alumnos necesitados, mantuvo con su esfuerzo y dinero el “Giornale del Popolo”, fundó un instituto en Udine para las sordomudas, ayudó a las hermanas clarisas que padecían graves necesidades económicas, ayudó económicamente a la fundación del colegio Giovanni da Udine, lo mismo hizo con la Obra de los sacerdotes pobres, benefició a los clérigos y seminaristas pobres del seminario, realizó multitud de gestiones para la fundación de una obra que atendiera a los sacerdotes misioneros ancianos y enfermos, o sea, se puede decir que todo Udine, de una u otra forma, se vio afectado por tantas y tantas obras sociales y de caridad en las que siempre, San Luís formaba parte.

Urna del Santo bajo el altar de la capilla de San Cayetano. Catedral de Udine, Italia.

Urna del Santo bajo el altar de la capilla de San Cayetano. Catedral de Udine, Italia.

En el año 1855 envió a algunas hermanas para que asistieran a los enfermos de cólera y entre los años 1848 al 1859, para que cuidaran de los heridos de la guerra. En sus últimos años de vida tuvo que combatir contra los sentimientos anticlericales que surgieron en Italia durante la etapa de la unificación del país, viendo que le cerraban algunas casas e incluso el Oratorio, pero logrando proteger sus instituciones caritativas, viendo crecer su Congregación como he explicado anteriormente.

Después de una larga y dolorosa enfermedad, San Luís Scrosoppi murió el día 3 de abril del año 1884. Esta sepultado en la catedral de Udine (Italia).

El proceso ordinario para su beatificación lo inició Monseñor José Nogara, arzobispo de Udine, el día 12 de febrero de 1932 y se cerró el 30 de enero de 1937, siendo enviado a Roma, el 20 de febrero del mismo año.

El 27 de febrero de 1964 fue emitido el decreto de introducción del Proceso Apostólico. Fue beatificado por el Papa San Juan Pablo II, el día 4 de octubre de 1981, siendo canonizado por el mismo Papa el domingo 10 de junio del año 2001, junto con los beatos Agustín Roscelli, Bernardo de Corleone, Teresa Eustaquio Verzeri y Rafqa Choboq Ar-Rayès.

El milagro aprobado para la canonización ocurrió en Oudtshoon (África del Sur)y consistió en la rápida, completa y permanente recuperación de polineuritis y caquexia de un joven estudiante que era VIH positivo, que estaba infectado de Sida. Este joven era un estudiante en el Oratorio de San Felipe Neri y en el año 1994 comenzó a mostrar síntomas de que había contraído el Sida. De ser un joven fuerte y sano, se convirtió rápidamente en un hombre extremadamente delgado, que ni veía ni oía y al que su estómago no le permitía tomar ningún alimento.

Urna con los restos del Santo expuesta a veneración bajo un lienzo suyo. Catedral de Udine, Italia.

Urna con los restos del Santo expuesta a veneración bajo un lienzo suyo. Catedral de Udine, Italia.

Aunque fue tratado contra el Sida, los médicos aconsejaron trasladarlo con sus familiares a Zambia a fin de que muriese en casa. Pero tanto la comunidad del Oratorio como los fieles de Oudtshoon, sabiendo que el joven era devoto del beato Luís Scrosoppi, comenzaron a orar para conseguir su curación. Durante la noche del 10 de octubre de 1996, este joven vió en sueños al beato Scrosoppi, comenzó a sentirse mejor y al despertarse por la mañana comprobaron que estaba completamente sano. Hoy es un seminarista que está preparándose para el sacerdocio.
Las Hermanas de la Providencia fundadas por San Luís Scrosoppi, son actualmente casi dos mil, teniendo cerca de cien casas abiertas especialmente en Italia, Brasil y Paraguay.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

25 pensamientos en “San Luís Scrosoppi

  1. En su canonización fue cuando escuché hablar de San Luis y lo que me llamó la atención sería la curación de un enfermo de SIDA.

    Lo que mas me llama la atención del santo es su visión de la Iglesia Universal, que siendo el oratoriano ayudó a otros religiosos, seminaristas, a pobres, enfermos, Iglesias. Cunado muchas veces las mismas ordenes y congregaciones no se ayudan entre si. San Luis S. es un claro ejemplo de la Unidad de la Iglesia.

    Del SIDA se ha dicho y escrito tanto, que hasta era un tema que enfadaba en la primaria y secundaria. Cuando se dejaba exponer algún tema siempre se hablaba del SIDA, DROGADICCIÓN Y ALCOHOLISMO. Más sin embargo son grandes problemas que afectan a la sociedad y que no se les ha atacado lo suficiente. Y sobre la drogadicción el querer legislar algunos tipos de sustancias como por ejemplo minimizar la situación que vivimos en México.

    Recuerdo que en Guadalajara vi a unos enfermos de SIDA en etapa terminar en el Seguro Social, era tan doloroso ver semejantes personas que no sabía que decir, es una experiencia que te llega hasta lo mas profundo.

    A ellos y a cuantos sufren que el Señor les conceda sentir su amor por mediación de San Luis S.

    • Coincido contigo en repudiar el consumo de cualquier tipo de drogas y en que no se está haciendo lo suficiente para erradicar esa lacra que produce al mismo tiempo tanto dinero como dramas personales.

  2. Con todo el respeto que se merece un trabajo presentado por ti, amigo Antonio, debo expresar mis dudas al respecto sobre la supuesta curación del SIDA que obró el santo de quien hoy nos hablas. Creo que todos escuchamos o leímos la noticia de la supuesta rehabilitación de una recién nacida de Mississipi, EU, infectada con VIH que ahora tiene dos años de vida y uno sin recibir tratamiento. Funcionalmente está curada, pero el virus no ha sido eliminado de su cuerpo y sólo es detectable con exámenes muy especializados. En afán de investigación, no se menciona el nombre del todavía seminarista y no se muestran los resultados de la supuesta curación “inexplicable”. En cuestión de milagros hay que ser muy cuidadoso, quizás suceda que el todavía seminarista esté funcionalmente curado y sea un portador sin síntomas. A decir verdad la primera vez que lo leí me asombré, pero con los años y sin más mención que los datos que aparecen en más de un sitio web hagiográfico pongo en duda el carácter milagroso de la curación. Asombrosa es para mí la curación -funcional también- del paciente de Berlín, Timothy Ray Brown, con un tratamiento con células madre -sí, ese que tanto condenan los bioéticos católicos- y hoy por hoy se está recuperando y sigue bajo investigación para que algún día se haga realidad la cura de este terrible mal que algunos fariseos calificaron como castigo de dios por los pecados de los homosexuales y las prostitutas. En resumen, la curación puede ser posible, pero quedarán niveles de virus tan bajos que serán indetectables y no supondrían un riesgo al paciente. Dios nos dios la inteligencia para hallar las respuestas que necesitamos y las soluciones a los males del mundo.

    • Simplemente una pregunta, Alejandro: ¿donde digo yo que el enfermo quedó curado de SIDA? Digo que quedó curado de polineuritis y caquexia. ¿Digo que desapareció el virus del VIH? Que yo sepa, no lo digo.

      • Reyelendo con calma, no lo dices. Sin duda la polineuritis y la caquexia están asociadas a la fase terminal del SIDA debido a la destrucción del sistema inmunológico del devoto de San Luís. No dices ni una ni otra cosa. Y tampoco lo digo por ti, sino por la curación que obró Dios por medio del santo en cuestión. Y buscando en Google dicen que se curó del SIDA sin más. Ojalá tuviéramos acceso a los exámenes que se le aplicaron para llegar a tales conclusiones. Por ahí alguien dijo que la duda es el principio de la sabiduría 😉

  3. Coincido con el planteamiento de Alejandro porque demuestra el conocimiento de cómo cursa esta enfermedad. Yo no soy especialista en medicina, aunque soy hija de enfermera y novia de farmacéutico, pero he sido informada sobre el SIDA y su prevención -como debería hacerse con TODAS las personas, y no imponer una censura o silencio en torno al tema en base a una pretendida moralina religiosa- y lo cierto es que lo que aprendí es lo que él describe. Eso sí, no creo que ello niegue el milagro en sí. No presentar sintomatología y no ir a morir inminentemente ya es mucho milagro; creo que más de un enfermo lo querría para sí.

    Calificar, como también dice Alejandro, el SIDA como “castigo de Dios para homosexuales y prostitutas” muestra lo poco que ha avanzado la humanidad en pensamiento desde la Edad Media, pues prácticamente todas las enfermedades venéreas han sido calificadas así: sífilis, gonorrea, etc… Y si lo que tenías era otra cosa -como malaria o peste-, ¡algo habrías hecho para merecerlo! En fin…

    Para no desviarme más del tema: bendito sea Dios, que nos manda de vez en cuando sacerdotes santos y que realmente sirven al pueblo, no buscan “trepar” ni darse ínfulas. De este Santo he difundido muchas estampas, pero no lo conocía hasta la lectura del artículo de hoy. Gracias, Antonio, y que él ruegue por todos los enfermos de SIDA, por todos los seropositivos, pero todavía más por esos sectores de la Iglesia que aún hoy defienden que no se informe debidamente a la juventud y al pueblo sobre el SIDA y cómo prevenirlo de forma realista e inteligente, negando métodos de profilaxis en base a una patética doble moral.

    • Además de repetirte lo que ya le digo arriba a Alejandro, coincido contigo en que es una auténtica barbaridad el calificar a la enfermedad del SIDA como un castigo divino a homosexuales y prostitutas. Quién dice eso, además de no tener ningún conocimiento científico, no sabe tampoco lo que es la caridad cristiana, el amor cristiano, por muy cura u obispo que sea, porque esa expresión se la he escuchado a algún obispo ultra, que por supuesto, no me merece el más mínimo respeto por mucha mitra que lleve puesta.

  4. Antonio me ha encantado conocer la vida y obras de San Luis Scrossopi,al que conoci por las estampas que me suele enviar Ana Maria (como ella misma dice las ha difundido bastante,jejeje).
    Una vida llena de grandes labores la de este hombre.
    Varias veces hemos hablado de el hecho de que se suprimieran ciertas Congregaciones por haber varias parecidas,es un tema en el que no me gusta entrar mucho de lleno pues no tengo una opinion totalmente clara al respecto,salvo que debiera haber otra solucion antes de decidirse a suprimir una Congregacion.

    El milagro de curacion de ese joven africano me ha impresionado,tan imposible les puede parecer a algunos que se haya erradicado por completo esa enfermedad en una persona por un milagro?
    Yo no se (y creo que los que han comentado tampoco lo saben) que tipo de estudios le habran realizado a ese joven para llegar a declararle totalmente curado.
    Pero sabemos que hoy en dia los milagros la iglesia los examina completamente a fondo.

    • Dos cositas, Abel.
      Yo si que estoy por la supresión de algunas congregaciones que, además de tener poquísimos miembros, hacen trabajos duplicados de otras congregaciones o institutos y la otra es que, depende del dinerito y del interés mediático-político-religioso de cada caso, unos milagros se miran más con lupa que otros.
      Los milagros de algún santo o beato moderno no me los creo yo ni aunque se me apareciesen ellos mismos.

      • Alguna vez un cura me dijo: Que entre la ciencia más avance, más delicada será el análisis para los supuestos milagros”. Yo afirmo desde mi punto de vista que exigir milagros sorprendentes, de bala y curaciones totales a Dios es tentarlo.

        A los que llamamos santos los llamamos así porque reconocemos que vivió las virtudes cristianas y éstas virtudes sobresalían en comparación a otros. En lo personal ponerles trabas a los porcesos de canonización se me hace muy absurdo. Se debería analizar un poco más la congruencia de vida que digamos en muchos casos deja mucho que hablar. Cada quien tiene una concepción distinta de la humildad, de ser Cristiano, una concepción rara acerca de la Iglesia y de ahí el proceder de algunos grupos.

        Este joven se curó. Y creo que el le da gloria aún a Dios por su curación y no creo que le interese si la ciencia no lo comprende o si la misma Iglesia lo declara milagro. El glorifica a Dios y punto. Eso creo yo.

        Ana María tu me decías en el artículo de San Camilo de L. que España es un gran ejemplo en las cuestiones de salud tanto que es hasta ejemplo para la UE. Que en comparación con México estamos para llorar y más haya.

        ¿Qué hace España para combatir está enfermedad y qué hace con los VIH + y enfermos de SIDA?

        • ¡Qué nos gusta hablar de milagros y milagrerías!
          Claro que Dios puede hacer milagros a través de sus santos. Eso no seré yo quién lo niegue, pero el mayor milagro que nos regala Dios todos los días es la vida, el que salga el sol, el que brote la hierba, el que existan personas con corazón limpio dedicadas a los demás, el que los niños sonrían…, esas cosas.
          Las Iglesias se han dado unas normas para reconocer la santidad de una persona y esas normas, según qué intereses existan, se cumplen más o menos a rajatabla. Yo soy de los que piensan que no todos los milagros reconocidos como tales, en realidad lo son, pero ¡hala! a aprobarlos y a beatificar o canonizar a mansalva. ¡Cuánto podríamos hablar de estas cosas, sobre todo en estos últimos tiempos!
          El hecho de que el pueblo llano, sin contaminación alguna y espontáneamente reconozca la santidad de una persona durante un cierto período de tiempo, debería ser suficiente como para que esa persona se nos pusiera como modelo a seguir, pero bueno las normas seguirán “funcionando” como hasta ahora, salvo que haya un valiente que las cambie.

          Sobre el tema de qué se hace en España a favor de las personas contaminadas con el VIH, no estoy suficientemente informado y espero que Ama Maria pueda decirte alguna cosa concreta.

        • Emmanuel, yo no soy especialista en Medicina, lo mío es la Historia 🙂 Pero bueno, tengo entendido que hay programas de tratamiento y ayuda al enfermo y al seropositivo bastante avanzados. Donde son punteros realmente es en África, que es donde está la vanguardia de la lucha contra el SIDA. Aquí tenemos bastante menos enfermos.

          Pero el primer frente de lucha es la prevención. Por eso tenemos programas de educación sexual para niños y jóvenes en colegios e institutos, que es lo mejor que puede hacerse para prevenir el SIDA. Por eso, cuando oigo a sectores rancios del catolicismo conservador poner el grito en el cielo porque se da educación sexual y prevención del SIDA a los niños y jóvenes, les retorcería la oreja uno por uno. ¡Dios mío, danos paciencia e ilumínalos!

          • Hazle como yo Ana María “mándalos a la daga” a los conservadores.

            Gracias por tu comentario

        • Muchas gracias Antonio. Es cierto que ya hemos hablado en ocasiones de lo mareante que pueden resultar las duplicidades y la creación de congregaciones en cascada por santos que se significaron por su santidad. Y yo me pregunto si no hubiera sido más sencillo que las seguidoras de San Luís hubieran seguido la regla oratoniana, en el caso de que exista su rama femenina, o alguna parecida. El resto no es más que complicar el mapa para los profanos de estos temas.
          Respecto a las censuras impuestas por las autoridades eclesiásticas en la investigación y tratamiento con células madre manifiesto mi más abierta indignación. No seamos tan hipócritas y veamos qué intereses oscuros tienen aquellos que intentan minar el camino de aquellos que sufren sin más un dolor en algunos casos mitigable ¡¡¡¡¡¡¡¡.

          • Y para colmo, sabemos de Instituciones hipócritas que ponen el grito en el cielo en estos temas, pero que al mismo tiempo tienen intereses económicos en laboratorios que investigan sobre estas cuestiones y sobre toda una gama de productos que, de una u otra manera “podríamos relacionar con el sexto mandamiento”. Seguro que me entiendes.

  5. Vaya Antonio pues si que me sorprende al fin conozco a otro santo del Oratorio a parte del mismo san Felipe Neri y el Venerable padre Alfaro, y por lo visto es un santo muy moderno San Luis, es muy interesante su vida y como lucho por mantener sus obras de caridad a pesar de todo.

    • Santo moderno pero muy desconocido. Hombre sencillo, entregado a los demás sin aspaviento alguno y que realmente nos puede servir de modelo.
      Yo sabía algo de él, pero lo he conocido mejor cuando he tenido que leerme algunos textos para preparar este trabajo.

  6. Y hablando de las religiosas fundadas por San Luis. El papa en su audiencia general de los miércoles elogió a las mujeres subrayando lo que nos dicen las escrituras “fueron ellas (las mujeres) las primeras testigos de la Resurrección”. Que anuncien a Cristo que vive y está vivo a sus hijos, a sus nietos, a todos.

    Esperemos que este papa de una mayor participación y valoración al papel de la mujer dentro de la Iglesia.

    • Yo tengo una esperanza enorme en nuestro Papa Francisco. Tengo la impresión de que va a coger el palo de varear y van a caer las bellotas de las encinas por miles. Buena falta le hace a la Iglesia.

  7. ( Coincido con Emmanuel en las bonitas palabras que hoy en la catequesis de los Miercoles a dicho el Papa Francisco refiriéndose a las mujeres).

    Antonio, yo no conocía a San Luís Scrosoppi y tengo que decir que me a llamado mucho la atención su vida y sobre todo su manera de entender su vocación de sacerdote colaborando incansablemente con todas las necesidades de las personas y de las diferentes Ordenes hermanas. Sacerdotes comprometidos y santos como el son los que necesitamos para esta Nueva Evangelización.

    Alabo también la gran labor que hacen las Hermanas de la Providencia, sobre todo cuidando y asistiendo a los enfermos de VIH .

    • Pues David, que yo sepa, allí están todas sus reliquias, salvo algunas pequeñas porciones que puedan estar repartidas por algunas de sus casas.

    • Pues yo no se si hay alguna oración específica o se le aplica la del común de los santos confesores. Y con respecto a su relación con los futbolistas, ni idea.

  8. Soy Jacqueline, hermana de la Providencia, de Uruguay, y recién descubro todos estos comentarios sobre nuestro Fundador, San Luis Scrosoppi. Me da gran alegría saber que hay personas que desean conocer la vida del Padre Luis y que lo admiran por su ejemplo de vida.
    Solo quiero aclarar algo que se escribió en su biografía, al final, la Congregación no está en Paraguay sino en Uruguay, llegamos aquí en 1929, en América estamos, además, en Argentina, Bolivia y Brasil, y en los otros continentes: Europa: Italia, Rumania y Moldovia; en Africa: Togo, Costa de Marfil, Benin y Sudáfrica; Asia: India, Myammar (ex Birmania) y Thailandia. En todos los lugares las Hermanas, como nuestro Fundador, trabajamos con los que sufren y las personas de menos recursos, sobre todo niños, a todos buscamos de manifestarles el amor providente de nuestro Dios, y de ayudarlos a promoverse humana y cristianamente.
    Y otra aclaración: la curación del milagro del joven africano, Yungo, la estudiaron minuciosamente un grupo de 7 médicos de reconocimiento internacional que no dijeron si era milagro o no, simplemente que su curación no tenía explicación científica. Yo no sé si Yungo tiene en su cuerpo todavía el virus o no, solo sé que actualmente es un sacerdote feliz de su vocación y que, como Padre Luis, busca de estar siempre al servicio de los más necesitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*