María Santísima, Reina de todos los Santos (XIII)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Inés presenta a las Hijas de María a la Inmaculada Concepción. Lienzo de Amelia De Angelis (1867). Capilla de la Pía Unión Primaria de las Hijas de María, Basílica de Sant'Agnese Fuori le Mura, Roma (Italia). Fotografía: Alvaro De Alvariis.

Santa Inés presenta a las Hijas de María a la Inmaculada Concepción. Lienzo de Amelia De Angelis (1867). Capilla de la Pía Unión Primaria de las Hijas de María, Basílica de Sant’Agnese Fuori le Mura, Roma (Italia). Fotografía: Alvaro De Alvariis.

Continuando con esta serie sobre la Santísima Virgen y con el tema que iniciamos en el artículo anterior, hablando de su culto en Occidente en la Edad Contemporánea y siguiendo con los factores que nos han llevado a denominar estos tiempos como la “Edad de María”, recordemos que mencionamos la actividad mariana de los Papas, las apariciones marianas, las nuevas prácticas de culto mariano y las sociedades mariológicas. éstos que enumeramos a continuación, serían otros factores que nos llevan a esta denominación.

Nuevas asociaciones marianas
En el año 1836, gracias a Santa Catalina Labouré y a su director espiritual, surgía en París la “Pía Unión de las Hijas de María”, que fue aprobada once años más tarde por el beato Papa Pío IX y que se difundió rápidamente hasta alcanzar algunos millones de adeptos, con cerca de cinco mil asociaciones. En esta asociación parisina tuvo su origen, en el año 1862, la “Congregación de las Hijas de María”, en la parroquia romana de Santa Inés, como obra del canónigo regular lateranense, don Orestes Passeri. Esta congregación también fue aprobada por Pío IX y ya en el año 1938 contaba con cerca de cinco millones de congregantes, agrupados en doce mil asociaciones que se extendieron, no sólo por Italia, sino por otros países europeos.

En Madrid, en el año 1839 y gracias al padre Raimundo Leal, se fundaba la “Corte de María”, que también fue aprobada por el mismo Papa y que se difundió rapidísimamente por toda España. En el año 1917, gracias a San Maximiliano Kolbe, aparecían las “Milicias de la Inmaculada” que llegó a contar rápidamente con dos “ciudades marianas”, una en Polonia y la otra en Japón, con muchas asociaciones, millones de milicianos marianos y con numerosas publicaciones y otros tipos de iniciativas. Es interesante el libro de B. Hess, publicado en Roma en el 1942, bajo el título “La Milizia di Maria Immacolata nel suo XXV anniversario di fondazione (1917-1942)”.

En el año 1921, en Irlanda y gracias a Frank Duff, apareció la “Legión de María”, que ha tenido una prodigiosa difusión en más de doscientas diócesis y que ha publicado numerosas obras dedicadas a temas marianos. En América, gracias a monseñor Harold V. Colgan, en el año 1947 apareció la “Armada azul” (Blue Army), cuyos objetivos eran la conversión de Rusia y la paz en el mundo. Esta organización, en el año 1956, contaba con más de diez millones de asociados y estaba extendida por cincuenta y siete países.

Mosaico contemporáneo de la Legión de María con sus santos patronos.

Mosaico contemporáneo de la Legión de María con sus santos patronos.

Nuevas confraternidades marianas
Fueron otro factor que apareció a finales del siglo XVIII-principios del XIX, haciéndolo con sus respectivos escapularios. Algunas de estas fueron: la “Confraternidad del Inmaculado Corazón de María”, que fue erigida en la iglesia parisina de Nuestra Señora de las Victorias, en el año 1836, gracias al abate Desgenettes; la Confraternidad “María Santísima Reina de los corazones”, que influenciadas por la espiritualidad de San Luís Maria Grignon de Montfort, se fundó en Canadá en el año 1889; la Confraternidad de “Nuestra Señora del Sagrado Corazón”, fundada en 1864 por el padre Chevalier; la Confraternidad de “Nuestra Señora del Santísimo Sacramento”, fundada en 1870 según el espíritu de San Pedro Julián Eymard; la Confraternidad de “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro”, fundada en Roma en el 1871; la Confraternidad de “María Santísima Auxilio de los cristianos”, fundada en Turín por San Juan Bosco en el año 1869; la Confraternidad de “Las tres Ave María”, fundada en Francia en el siglo XIX y elevada al rango de Archiconfraternidad por el Papa Benedicto XV en 1921; y algunas otras.

Nuevos escapularios marianos
Son dignos de mención el “Escapulario del Corazón Inmaculado de María”, obra de los claretianos que lo empezaron a difundir en Roma en el año 1877; el “Escapulario de la Señora del Buen Consejo”, instituido por el Papa León XIII en el año 1839 a petición de los padres agustinos que eran los custodios del Santuario de la Señora del Buen Consejo, en Genazzano (Italia) y el “Escapulario de los Sagrados Corazones de Jesús y de María”, aprobado por la Sagrada Congregación de Ritos en el año 1900.

Nuevos Institutos marianos
Han sido muy numerosos los institutos marianos, tanto femeninos como masculinos, surgidos con el nombre de María o puestos bajo su protección y amparo. En poco menos de un siglo, surgieron veintisiete institutos religiosos marianos masculinos de derecho pontificio, que entre todos, en el año 1962, contaban con sesenta y dos mil religiosos. Los institutos femeninos de derecho pontificio fueron aun más: setecientos, y en el año 1942 contaban con doscientos treinta mil religiosas y todo esto, sin hablar de la infinidad de institutos religiosos de ambos sexos, pero que son de derecho diocesano y que no han sido reconocidos aun por la Santa Sede. Como es natural, no nos vamos a dedicar a enumerar cuáles han sido cada uno de ellos.

Detalle del lienzo decimonónico que preside la Basílica de María Auxiliadora en Turín, Italia.

Detalle del lienzo decimonónico que preside la Basílica de María Auxiliadora en Turín, Italia.

Congresos marianos
Estos congresos han contribuido de manera notable, al desarrollo del culto a María, ya sean como congresos marianos o congresos mariológicos, celebrados tanto a niveles nacionales como internacionales. La serie de congresos marianos nacionales se inició con el Congreso Nacional de Livorno en el año 1895; fue seguido por el de Florencia (1897), Turín (1898), Lyon (1900), los congresos de Bretaña celebrados entre los años 1904 al 1924, Barcelona (1918), Bogotá (1919), Bruselas (1921), Chartres (1927), Sevilla (1930), Roma (1931), Pórtland (1934), Boulogne-sur-mer (1938), Zaragoza (1940), Bogotá (1942), La Salette-Grenoble (1946), Ottawa (1947), Rennes (1950), Lyon (1954), Cape-de-la-Madeleine (1954), Filipinas (1954), Bombay (1954), etc.

Los congresos marianos internacionales han sido: el de Lyon (1900), Friburgo (1902), Roma (1904), Einsiedeln (1906), Zaragoza (1908), Salzburgo (1910), Trier (1912), Roma (1950 y 1954), Lourdes (1954), Santo Domingo (1965). Estos últimos de Roma, Lourdes y Santo Domingo fueron congresos marianos y mariológicos. Y prefiero no seguir enumerando otros a fin de no ser más cansino, aunque tenga que omitir los dos celebrados en mi ciudad en el año 1992.

Aunque este artículo sea más corto que los anteriores, prefiero dejar para el siguiente todo lo relativo a la literatura, pintura, escultura, música, cine y filatelia marianas en la Edad Contemporánea.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

18 pensamientos en “María Santísima, Reina de todos los Santos (XIII)

  1. Hoy será beatificado en la Basílica de San Pablo en Roma, el Venerable Luigi Novarese, presidiendo la ceremonia, el cardenal Tarcisio Bertone

  2. Mi opinión sobre el culto mariano, ya muchos la conocen. No redundaré en el tema.

    Respecto a los institutos piadosos, sin duda simpatizo más con aquellos que hacen alguno o más de un trabajo de asistencia humanitaria, académica y espiritual a los más necesitados en el mundo. Las Hijas de la Caridad, por ejemplo, pueden considerarse como precursoras de los cuidados pre y post hospitalarios que hoy detentan organismos seculares. La combinación de vida contemplativa y vida activa es completamente evangélica y la una sin la otra son incompletas y eso ha justificado una que otra supresión de institutos y desamortizaciones. Acá en México durante mucho tiempo se permitió únicamente la presencia de las Hijas de la Caridad por su trabajo con los enfermos -salvo que esto incomodara al presidente o políticos “liberales” en turno- y a las otras órdenes se les consideró inútiles y parásitas, que no innecesarias. Y soy de esa misma idea, reunir en un solo instituto organismos pequeños o en decadencia y combinar ambos estilos de vida dentro y fuera del claustro, para hombres y mujeres.

    Sobre los devocionales, me parecen absurdos. Sólo abundan y abundan y todos persiguen un mismo fin, sólo que el color y sus supuestos privilegios variaron, como las indulgencias concedidas, etc. Escapularios, medallas y rosarios sobran. Cumplir con el Evangelio -empezando por mí- es más que suficiente.

    Convertir a Rusia, ¿en qué o a qué? Rusia es cristiana ortodoxa. No digo que necesita hoy más que nunca ver con otros ojos la realidad de hoy en día para salir de la tremenda situación que la aflige. Volver a Dios siempre es necesario.

    • alejandro, con todo respeto:
      La conversión debe nacer el corazón propio para poder pedir la conversión de otros. En el caso de la Iglesia, es una familia, dividida, pero sigue siendo la familia donde Dios es el Padre común. La comunión de los santos es precisamente la cooperación mutua que tienen los bautizados entre si, para que todos juntos nos salvemos. San Pablo lo dice muy bien cuando compara al cuerpo místico de Cristo con un cuerpo humano. Pedir por la conversión de una persona, una comunidad, un pueblo, una nación es necesario y hasta obligatorio. Dios da la gracia para que el corazón más duro se convierta en corazón de carne y deje de ser de piedra. A cualquier bautizado Dios le puede reclamar: ¿Qué has hecho de tu hermano? Entonces con el deber profético de anunciar, denunciar y corregir, es correcto pedir por la conversión de un individuo o nación, aunque no tenba religión católica. En el caso de Rusia, que Toño no refiere, la conversión que se pedía era para acabar con los efectos de una doctrina marxista leninista que sobajó la dignidad de la persona humana porque no se pudo plantear ni realizar su objetivo. Esta forma de pensar acarreo muchos males a la humanidad (si se entiende lo que dijo el filósofo Terencio: Todo lo humano me interesa porque soy hombre). Entonces es lógico que se pida por esta razón. Aunque no lo haya pedido la Madre de Dios, es un deber innato en cualquier bautizado pedir por el bien físico y espiritual de todos los hombres, porque estamos para hacer puentes y no crear barreras. Podrá quedar en el aire de que no solo Rusia, sino muchas instituciones e individuos necesitan conversión. La Iglesia debe estar en un continuo proceso de metanoia y quien quiera reclamárselo debe tener la autoridad moral para pedirlo y exigirlo. No vaya a ser que Cristo le interpele y le diga: “El que esté limpio de culpa, que arroje la primera piedra”

      • Estoy de acuerdo contigo, Humberto. Ser cristiano católico, ortodoxo o protestante no es nada sin el compromiso con el Evangelio. En eso Dios y los profetas de hoy y siempre nos insisten. No hablo de conversión, sino de conversiones, y no sólo una vez, sino a lo largo de la vida, etapas, procesos. Todos necesitamos volver a Dios tantas veces sean necesarias como tan grande es su misericordia y tan grande nuestra necesidad de Él. Mientras vivamos es nuestro objetivo como creyentes, y eso no nos exige renunciar a ser críticos y opositores incluso de la jerarquía de las iglesias -que una no hay, son muchas-, las posturas dogmáticas de piedra, los falsos profetas y las contra-actitudes con los más desfavorecidos y olvidados. Cada uno de nosotros tenemos nuestro camino y nuestras pruebas, juntos no hoy, pero en Él queremos estar unidos -eso pidió la noche de su arresto. En Él, no en una institución-.

        Pues el capitalismo y el neoliberalismo están demostrando ser peores que el socialismo. Los regímenes de China, Corea del Norte, Cuba y la Ex URSS no son o fueron socialistas según Marx, Hegel, Nietzsche -aunque este último fue más anarquista-, sino dictaduras explícitas. Hoy los gobiernos en su mayoría están lejos de ser liberales, y para ellos el mensaje es el de Jesús más que el de Fátima.

        • He de decir que no comparto en absoluto las visiones satanizadoras del marxismo. La doctrina marxista, como todo, debe ser estudiada y analizada sin prejuicios y sesgos, con la mente clara y abierta, y entonces se ve enseguida que no es lo que ciertos sectores conservadores del cristianismo dicen que es. Marx fue un adelantado de su tiempo, en el siglo XIX ya previó la crisis cíclica y tendencia de autodestrucción del capitalismo, hecho que estamos viviendo ahora mismo. Está claro que todas las dictaduras son detestables; pero una cosa es la doctrina marxista y otra, lo que algunos dictadores hicieron de ella, por lo que no caben visiones satanizadoras ni apocalípticas, que imprimen un sesgo interesado.

          Las doctrinas del fascismo y del nazismo sí que predicaban abiertamente el odio y la muerte de los más débiles, y no he visto yo que suscitaran reacciones tan ácidas como las que sigue suscitando el marxismo. ¡Vergüenza, señores, vergüenza! Y como bien dice Alejandro, actualmente son el capitalismo y el neoliberalismo, doctrinas contrarias al marxismo y al socialismo, las que están generando la miseria y la opresión de los más débiles, aplastados bajo la bota de las multinacionales, los bancos y la casta de los plutócratas en general.

          Seamos consecuentes, por favor. Que algunas dictaduras persiguieran la fe -católica u ortodoxa- no basta para satanizar el marxismo en general ni tampoco para absolver al fascismo -como he visto también que muchos hacen- por el mero hecho de ser católicos. A Hitler le importaba un pimiento la fe y muchos curas y religiosos murieron en sus campos de concentración; y Mussolini también puso “a vueltas” a la Iglesia en Italia. Y no hablemos de Franco, que aunque se presentaba como catoliquísimo ante el mundo también persiguió a quien se oponía a él fuera quien fuera, curas incluidos.

          La Iglesia, o al menos sus círculos conservadores, haría bien en dejar de satanizar el marxismo, porque del otro lado también hay mucha culpa y se están ganando el descrédito social con sus sesgos partidistas e interesados. Para mí, la cuestión de “la conversión de Rusia” es como el sepulcro del Cid: bajo siete llaves, y adiós muy buenas. Dejemos a la Iglesia Ortodoxa que haga su camino.

          • Como muy bien habéis dicho más arriba, todas las dictaduras totalitarias son condenables, pero también hay que decir que no han sido todas condenadas por igual por la Iglesia. La jerarquía eclesiástica siempre o casi siempre se ha escorado hacia la derecha y con las ideologías fascista, franquista, capitalista o liberal siempre ha sido más “comprensible” que con la marxista y la socialista.

            Yo soy cristiano convencido, pero también tengo que decir, y peor para el que se escandalice, que milito activamente en un partido socialista, que como todos ellos, intenta quitar desigualdades y defender a las clases más débiles. Además de que creo que las dos cosas son compatibles, lo digo a mucha honra.

            Que Stalin, Lenin y algún que otro más (sobre todo el primero) fueron o son unos dictadores, ¿quién lo duda?, pero ¿dónde dejamos a Hitler, Franco, Mussolini, el Pinocho y otros de la misma calaña? Y a los liberales Reagan o Thatcher, ¿dónde los dejamos, cuando ellos hicieron que aumentara aun más las desigualdades entre poderosos y pobres?

            El mensaje de Cristo está superclaro: los pobres son sus preferidos, pero no porque Él quiera que haya pobres, sino porque quiere que los protejamos y trabajemos para que desaparezca la pobreza. El Papa Francisco lo tiene muy claro: ¡Qué me gustaría una Iglesia pobre! Estoy convencido que hará todo lo que pueda para conseguirlo, pero también estoy convencido de que, desde dentro, le pondrán todas las zancadillas posibles para que no lo consiga.

            La conversión tiene que ser personal y la conversión a Cristo tiene que llevarnos a un compromiso con los más necesitados. A lo mejor, ese compromiso tiene que llevarnos a hacer desaparecer del mapa a todos aquellos explotadores que se enriquecen empobreciendo a los demás. Hablar de conversiones de naciones es pura patraña, lo diga quién lo diga.

    • Aqui mi comentario archirequetererecontrasuper retrogrado. La conversión de Rusia a la plenitud de la verdad. De hecho Rusia nunca se se´paró de la unidad de fe con Roma. Rusia ha sido el látigo de Dios y lo volverá a ser. Ciertamente la sorprendente renovación espiritual de los pueblos rusos despues de la caída del muro es un signo esperanzador de la tan esperada, pero tardía, consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María.

      El comentario de absurdo a los sacramentales, mejor que devocionales, me remite al texto de Naaman el leproso de III de Reyes 5. Absurdo lavarse 7 veces en el Jordán como el lo expresó, pero este era el medio designado de Dios para la sanación.Lo que si es absurdo es asumir todos los sacramentales como indispensables y necesarios.

      Cumplir el evangelio es lo primordial, pero son los detalles, que no son indispensables, los que contribuyen a la consolidación y refuerzo,a nivel personal, de esta vivencia del evangelio. Si precindimos de lo minimo, de los detalles y de lo sencillo, como los sacramentales usados piamente, dificilmente se podrá abordar la totalidad de lo complejo.

      Comparto la idea de que muchos institutos religiosos en la practica son iguales y ya no tienen el toque distintivo de su carisma fundacional, lo ideal serían fundirse en uno solo.

      • Agrego que comparto el pensamiento de Ariel Álvarez Valdés, ahora fuera de la institución que está lejos de ser el pueblo de Dios y más un imperio. Dudo tanto que María pueda aparecerse a alguien, sí, aparecerse. Lo correcto es decir visiones, que son sólo para los videntes. Los supuestos mensajes “de María” han tenido recientemente un corte catastrofista y se da demasiada importancia, es de hecho central: recen el rosario, haré un milagro, construyan una capilla en mi honor, etc. etc. Lo que automáticamente descarta la visión como verdadera -evangélicamente- y por lo tanto, condenable y censurable. Allá en España seguramente entenderán de qué hablo. Acá en México también, lamentablemente. Si no es un sujeto que con sus supuestos estigmas, es otro u otra que según ve a la virgen y viene a curar enfermos u otro que predica y hace prodigios a cambio de generosas remuneraciones -herejes de la prosperidad-.

        Concuerdo con Ana María, el marxismo ha sido satanizado por la Iglesia y los gobiernos en general porque pone de manifiesto sus crímenes y tendencia autodestructiva y cínica. Del fascismo mejor no hablo, por este el Vaticano existe como estado.

        Poncho, Rusia jamás ha estado en comunión con Roma, sino con Constantinopla y el mundo cristiano ortodoxo. De hecho, pese al diálogo presente, lideran la oposición todo gracias a la presunción del papado de ser infalible -la máxima soberbia y ridiculez del catolicismo romano-.

  3. Toño, el artículo que has presentado el día de hoy es un buen tema para este mes de mayo. Las maneras de expresar la devoción a la Madre de Dios y los grupos encargados de hacerlo nacen según las necesidades de cada tiempo y cada lugar. Algunas de ellas con origen en un santo, como lo que refieres de San Maximiliano María Kolbe. Otras, como la Legio Mariae son expresiones llenas de actualidad. Fíjate que he leido sobre los Congresos Marianos Mariológicos. Lástima que por las distancias no pueda participar en activo, pero de aquí y allá he leido documentación referente y opino que hay mucho que aplicar.
    Saludos desde México, en este día que celebramos el Día de la Madre.

    • Saludos también, Humberto, en este sábado, que como todos los sábados, tenemos dedicados a la Madre de Dios.
      A mi me parece muy bien que existan numerosas asociaciones marianas, pero si no se dedican a trabajar intensamente a favor de los necesitados, ¡menudo homenaje le están dando a la Santísima Virgen! Menos obras pías y más obras sociales.

      • Para mi si y no. Estoy a favor de las asociaciones marianas principalmente las que mencionas arriba y otras similares porque están no solo aprobadas por la Iglesia sino que su fundamento es una verdadera devoción mariana con carisma propio. Condicionarlas a que trabajen a favor de los necesitados, no me parece del todo correcto. Si que debe manifestarse la devoción en el servicio al prójimo pero el prójimo trasciende a los necesitados en el sentido de pobres. Enfermos, carcel, jóvenes, estudiantes, profesionistas, niños, ancianos, ricos, etc… La prioridad son todos en el sentido de la necesidad de Dios, pero sin olvidar al que no tiene pan con el cual se tiene obligación imperante como prioridad de justicia.
        Hoy pupulan muchas asociaciones marianas basadas en revelaciones y mensajes, para ellos estoy en contra. Su fundamento no es el evangelio ni la verdadera devoción a Nuestra Señora sino revelaciones. Distan mucho estos grupos de las asociaciones que mencionas arriba las cuales en su carisma, su vida espiritual y su apostolado, en el cual reflejan su espiritualidad, han sido trampolin y medio de santificación de muchas almas. Ora et labora aqui aplica, reza pero actua. Piedad y acción.

        • Poncho,
          Cuando yo hablo de pobres, me estoy refiriendo genéricamente no solo a los que son pobres en lo material, a los que no tienen ni para comer, sino a todos los desamparados que necesitan ayuda, como los que tu nombras y denominas correctamente “prójimo”: enfermos, encarcelados, ancianos, huérfanos y viudas, etc. Ahora bien, no consideremos de la misma manera como prójimo a los poderosos de este mundo, a los ricos. A esos si que les deseo una real conversión, sobre todo de bolsillo.

  4. En cuanto a todas estas asociaciones marianas que nos presentas en el artículo de hoy, querido amigo Antonio, soy de la misma opinión que Alejandro: las asociaciones que trabajan por el bien del prójimo, que hacen algo útil “por la patria” -entiéndase “patria” como “humanidad”, la única patria real-; que ponen en práctica el mensaje de Cristo y que hacen labor social en su entorno, bienvenidas sean. Pero aquellas asociaciones que sólo sean “de palique”, de rezar colectivamente y nada más, de hacer merchandinsing devoto y dar la tabarra al prójimo con conversiones y visiones apocalípticas… con perdón, pero vienen sobrando.

    Los pretendidos mensaje de las apariciones marianas y la mentalidad conservadora nos han querido dar a entender, de un modo simplista, que la Virgen está más satisfecha cuanto más se le reza. Esto no es cumplir el Evangelio. Con un puñado de rosarios, novenas, triduos, devociones… no se remedian los males e injusticias del mundo; sino arrimando el hombro por el prójimo. Estoy segura de que la Virgen estará más contenta de nosotros por cada hermano que ayudemos, por poco que sea, que por mil rosarios dichos en su honor.

    Con esto no pretendo despreciar la oración y la contemplación, sólo decir que, por sí solas, valen de bien poco. Deben ir combinadas con la acción. Creo que así es como realmente se honra a María y sobre todo, se cumple con lo que Nuestro Señor nos enseñó.

    • Yo creo, Ana Maria, que la oración es fundamental, imprescible, vital para la vida del hombre y de la Iglesia, pero dicho esto, la mejor manera de homenajear a María es dedicarse a los demás.
      Yo, en los artículos, expongo lo que se ha hecho a lo largo de la historia, pero ni creo que Maria haya dado esos mensajes “más o menos píos y más o menos catastrofistas”, ni me identificaria con ellos, si los hubiera dado.
      Maria es la Madre y todos sabemos lo que son las madres: su principal preocupación es el bien de sus hijos y para que sus hijos estén bien, primero tienen que tener llena la barriga, ¿o no?

    • El primer signo de devoción mariana es el servicio al prójimo, y claro que esta devoción y servicio debe estar fundamentada en la oración, que va más allá de devociones y apariciones. Los sacramentales son y han sido medios eficientes de apostolado y conversión precisamento porque están acompañados por el servicio al prójimo en las obras de misericordia. Contrario a esto esta un supersticioso o uso fanático de los mismos, sin los fundamentos de verdadera espiritualidad que se proyecta en la acción de sus diferentes fascetas.

  5. Gracias Antonio por este nuevo artículo de la serie. Quisiera plantearte un tema terminológico pues no me queda claro si son totalmente sinónimos los conceptos”mariano” y “mariológico”.

    • En un Congreso Mariano se estudia todo lo referente a Maria en la teología, exégesis, culto, devociones y artes marianas, bibliografía, congregaciones dedicadas a ella, etc.
      En un Congreso Mariológico, se estudia más la “Mariología” como ciencia que intenta fomentar el intercambio de ideas y experiencias entre las distintas confesiones cristianas. Cada cuatro años se reúnen para poner en común todas sus experiencias y estudios.

      De todos modos, cual es la raya que los separa, yo creo que no está del todo definida o por lo menos, yo no la conozco bien y de hecho, muchas veces, se celebran juntos. Es posible que algunos de nuestros compañeros comentaristas puedan aclararte esto aun mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*