San Atanasio III Patelario, patriarca de Constantinopla

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo en su atuendo de Patriarca.

Icono ortodoxo griego del Santo en su atuendo de Patriarca.

Se llamaba Alejo Patelario y nació en la ciudad de Regileni, en la isla de Creta, en el año 1560, en el seno de la familia de los Patelarios, que eran unos griegos piadosos. A pesar de su buena posición social, se sintió atraído hacia la vida ascética y después de la muerte de su padre, entró en uno de los monasterios de Tesalónica, tomando el nombre de Ananías; más tarde se fue al monasterio Esphigmenou, en el Monte Athos, donde se inició en verdad su vida monástica, tonsurándose con el nombre de Atanasio. Desde la Montaña Sagrada marchó a Palestina, donde visitó algunos monasterios, adquiriendo fama de gran taumaturgo, filósofo, filólogo, poeta y un extraordinario predicador. Cuando regresó a Tesalónica fue ordenado de sacerdote y se dedicó a la predicación del evangelio especialmente entre los moldavos, a los cuales tradujo del griego el Libro de los Salmos. Eso lo compaginaba con frecuentes marchas al Monte Athos buscando momentos de soledad.

Su santidad de vida y sus dotes de predicación, atrajeron la atención de muchos cristianos, incluso del Patriarca de Constantinopla, Cirilo I Lukaris, quien lo nombró predicador oficial del Patriarcado y lo consagró como obispo, siendo designado como metropolita de Tesalónica, llegando a ocupar dicha cátedra.

El Patriarca Cirilo, que sostenía posiciones teológicas cercanas a los calvinistas fue denunciado ante el sultán y encarcelado en la isla de Tenedos, siendo elegido Atanasio para la cátedra constantinopolitana, asumiendo el trono patriarcal el día 25 de marzo del 1634, día de la Anunciación. Aunque algunos historiadores y teólogos ortodoxos dicen que Atanasio luchó incesantemente contra los herejes jesuitas, la realidad es que fue un instrumento en las manos de quienes mantenían una posición más pro-católica.

Icono ortodoxo griego del Santo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

Perseguido por quienes discrepaban de él, sólo permaneció en el Patriarcado durante cuarenta días, siendo depuesto y teniendo que refugiarse en Ancona (Italia). El Patriarca Cirilo volvió a Constantinopla y Atanasio, desde Ancona, solicitó al Papa se le reconociese el título de Patriarca de Constantinopla para los greco-católicos. Recibido el consentimiento papal, en el último momento, en el acto de suscribir la profesión de fe en la Iglesia Católica, Atanasio sintió un cambio en su corazón y se marchó a Moldavia. En el año 1634, el Patriarca Cirilo Lukaris fue nuevamente depuesto y Atanasio retornó para ocupar la cátedra.

Su no ocultada simpatía hacia la Santa Sede de Roma y hacia el Papa, suscitó cierto descontento entre sus fieles y así, al año de tomar posesión del Patriarcado, fue depuesto por el Pachá turco y confinado en la isla de Rodas. En el año 1652 y gracias a unos poderosos protectores, a la muerte del Patriarca Cirilo, fue nombrado por tercera vez como Patriarca de Constantinopla, pero los metropolitas se negaron a reconocerlo como tal y, después de haber ocupado la cátedra por espacio de quince días, tuvo que abandonarla definitivamente.

Ese mismo año, debilitado por las intrigas en contra de él y por la persecución de los turcos hacia los cristianos, se marchó de Constantinopla a Moldavia, estableciéndose en el monasterio de San Nicolás en Galats y, posteriormente, conociendo la fe profunda y la capacidad de respuesta de Rusia, a través de Jassa, marchó a Moscú en el año 1653. Allí fue recibido con grandes honores por parte del Patriarca Nicón y del Zar Alexis Mijailovich. La finalidad de su viaje era el dar vida a una gran coalición de estados ortodoxos que entrasen en guerra con Turquía y liberasen a Constantinopla. En Moscú sostuvo públicamente el derecho del zar ruso a ocupar el trono de los antiguos emperadores bizantinos y a que el Patriarca Nicón de Moscú ocupase la cátedra patriarcal de Constantinopla. Por eso, recibió grandes sumas de dinero y numerosas donaciones para su monasterio de Moldavia. El fue uno de los pocos griegos en tránsito por Rusia, que influyó notablemente en el patriarca Nicón y que le inspiró la reforma litúrgica que, posteriormente, desembocó en el cisma de los Viejos Creyentes.

Icono ortodoxo ruso que reproduce la posición en que permanece el cuerpo del Santo en su sepultura.

Icono ortodoxo ruso que reproduce la posición en que permanece el cuerpo del Santo en su sepultura.

A finales de diciembre de 1653, dejó Moscú para retornar a Moldavia, pero sintiéndose enfermo, en febrero de 1654 se quedó en el monasterio de la Transfiguración de Lubny, donde viendo cercana su muerte, escribió su testamento, muriendo el día 5 de abril – miércoles de la Semana Santa – en el mencionado monasterio de la Transfiguración de la ciudad de Lubny, en las cercanías de Cernigov (actual Ucrania).

Fue sepultado en dicho monasterio, revestido con los ornamentos litúrgicos y sentado sobre su cátedra episcopal, según la costumbre de la Iglesia Ortodoxa Griega. Esta forma de sepultura, que es insólita en el uso de la Iglesia Ortodoxa Rusa, llamó mucho la atención de la gente del pueblo hacia ese “obispo sentado muerto”. Así, por esta curiosa causa, consiguió una gran veneración popular y comenzaron a producirse numerosos milagros gracias a su intercesión.

Ocho años después de su muerte, sus restos fueron reconocidos, encontrándose incorruptos, aunque faltándole dos dedos de la mano derecha y esto a pesar de que su trono de madera y sus ornamentos estaban podridos. Se le pusieron ornamentos nuevos y se le construyó una capilla.

En el año 1672, el egumeno del monasterio de Lubny, describió por escrito numerosos milagros y apariciones ocurridos siempre junto a sus reliquias. Al llegar esta información a Moscú, el zar envió una comisión al lugar donde estaba sepultado el Santo a fin de verificar la veracidad de estos hechos, lo que ocurrió pues el informe fue de los enviados fue favorable. La veneración popular continuó a través de los siglos XIX y XX, no obstante el descontento de muchos teólogos ortodoxos, debido a que consideraban que su nombre estaba manchado por numerosas intrigas.

Vista del sepulcro del Santo, cuyo cuerpo incorrupto permanece sentado en su cátedra de Patriarca.

Vista del sepulcro del Santo, cuyo cuerpo incorrupto permanece sentado en su cátedra de Patriarca.

En el año 1922, los bolcheviques pretendieron destruir su tumba, ya que la silla donde estaba sentado era de plata pura, hecho que fue impedido espontáneamente por la gente del pueblo, que no permitieron que los milicianos se acercaran a las reliquias del Santo. Miles de personas rodearon la iglesia, mientras los sacerdotes celebraban oficios litúrgicos en su interior. Los militares amenazaron al pueblo con fuego de artillería, pero ni aun así se dispersó la gente. Entonces, para evitar males mayores, los monjes pusieron al Santo sobre una silla de madera, permitiendo que la de plata se la llevaran los bolcheviques.

No está oficialmente canonizado – aunque algunos mantienen que si lo fue, el día 1 de febrero del año 1662 – pero hacia mediados del siglo XX su nombre fue inscrito en el calendario litúrgico, celebrándose su memoria el día 2 de mayo, o sea, mañana. Sus reliquias se conservan en la catedral de la Anunciación de la ciudad ucraniana de Kharkov.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

27 pensamientos en “San Atanasio III Patelario, patriarca de Constantinopla

  1. Me da curiosidad la actitud de este hombre, con todo respeto claro está. Educado en la ortodoxia, simpatizante del catolicismo romano sin embargo y jamás dio el paso decisivo para unirse a esta última y se mantuvo como obispo griego ortodoxo hasta su muerte. Me sorprende que conspirara para que Rusia, en ese entonces consolidándose como potencia al norte de Asia y aspirando conquistar el Mar Báltico para tener una salida a Europa, sometiera al imperio otomano, cosa que nunca sucedió, si bien virtualmente el Imperio ruso es heredero de Constantinopla y la tercera Roma. No sé, eso no me parece muy cristiano de su parte; si bien es otra época y sus ideas no son modernas, claro está. No deja de ser polémico que se implicara tanto en política como en controversias teológicas.

    Aunque me sorprende ver su cuerpo momificado sentado tras una vitrina herméticamente sellada, la costumbre de sentar a los prelados en el oriente tras su muerte ya es más que común. Así se hizo con el Papa copto Shenouda III, siempre con todo el protocolo y el lujo que ostentan las vestimentas sacerdotales de los clérigos orientales.

    Pensé que este artículo lo escribió Mitrut, por ser un santo oriental ¡Vaya sorpresa, amigo Antonio! ¡Felicidades!

    • Pues no se por qué te sorprendes porque he publicado en este blog más de una veintena de artículos de santos ortodoxos.
      Y con respecto a lo que dices del Papa Shenouda III, estuvo así expuesto hasta que lo enterraron. Cuando ha sido enterrado, se ha hecho en un ataúd normal. Esta costumbre de enterrar sentados en su sede a los obispos no la tiene la Iglesia Copta.

  2. Muy Interensante, cuando vi el cuerpo incorrupto se me vino a la mente Santa Catalina de Bolonia. Muchas Gracias.

    • Si quieres otras fotos, puedo facilitártelas porque tengo varias más, vistas desde otras perspectivas y con otros ornamentos.

      • si quieres, Claro, te agradeceria mucho. este Santo en particular me dejo mucha curiosidad. pero como Dijo Ana Maria, seria mejor que lo dejaran tumbado, descansando despues de una vida tan trabajosa. Saludos.

  3. No es el único Santo que permanece sentado después de muerto, creo que también vimos en este blog a otro jerarca sentado, aunque no recuerdo su nombre; y también, como bien ha mencionado Jhonatan, a Santa Catalina de Bolonia. Seguro que hay más si como decís es una costumbre; aunque yo, personalmente, los dejaría tumbados porque dan la impresión de no estar descansando en paz, jajaja. Y eso, después de una vida en la cuerda floja, intentado conciliar a unos con otros, y no logrando ni el apoyo ni el afecto de unos ni de otros. Yo, que a veces me siento así, lo comprendo bastante bien.

    Por supuesto, alentar una guerra, como dice Alejandro, poco tiene de cristiano, pero él lo vería más que justificado por liberar las naciones cristianas de Oriente de las manos de los turcos. Hoy en día eso no se justifica más, claro.

    • Ana Maria,
      Con respecto a los entierros de los obispos, esto es lo establecido en las Iglesias Bizantinas: Cuando muere un obispo, los diáconos lo incensarán, mientras se procede a vestirlo con estijario, epitrajel, zona, epimanikias, palitza, sakos, gran omoforion, cruz pectoral, Panaguia y mitra.

      Debe ser colocado sobre su rostro un aer abierto; sobre su pecho un Evangeliario cerrado, y una cruz de mano debe ser colocada en su mano derecha que, junto con su mano izquierda, deberán estar posadas sobre el borde inferior del Evangeliario.

      Los ortodoxos griegos más tradicionales suelen velar a sus obispos sentados, con rostro descubierto, y revestidos como para la Liturgia Divina y con el Evangeliario en sus manos.

      Su báculo (pateritsa) debe ser fijado de tal modo que se mantenga de pie en la cabeza del ataúd, su mantya debe colocarse sobre el ataúd de modo que cubra al difunto desde abajo, de sus caderas para abajo y sobre el pie del ataúd, un trikirion y un dikirion apagados deben colocarse de modo que permanezcan de pie, sobre unas pequeñas mesas a la altura de los hombros (el trikirion en su lado derecho y dikirion en su lado izquierda), y los exapteryga o ripidios deben colocarse de modo que permanezcan de pie y ligeramente orientados el uno hacia el otro, a cada lado del ataúd cerca de la cabeza del difunto.

      El aer puede ser quitado de su rostro durante los servicios divinos, pero nunca en otros momentos, pues siempre debe estar el aer abierto cubriendo el rostro del difunto. Luego el ataúd será conducido por los sacerdotes y diáconos desde el templo hasta el lugar del entierro.

      En la tradición griega, en cambio, el obispo es colocado sobre un trono y llevado en procesión hasta el lugar de su sepulcro. También en la tradición griega, el obispo es sepultado sin ataúd y depositado en su tumba sentado con el aer cubriéndole la cabeza y el rostro. Este es el caso de San Atanasio III Patelario y si es verdad que hemos publicado alguna otra foto. Yo tengo varias de santos obispos ortodoxos de tradición griega.

      • Muy interesante estas ritos y costumbres de velar y enterrar a los distintos Obispos de diferentes ritos.
        Te animo Antonio a que escribas en un futuro sobre este tema, que por lo menos ami me interesa mucho.

  4. Dear Antonio,
    he is officially recognized as saint both in Russia, Ukraine but especially in Romania. In Ukraine he did not need any canonization – such a process did not existed in the 17th century. In any case he was officially canonized in Romania at Galati in 5 May 2009, but being honored every year on 2 May – as he was already celebrated in Ukraine since some centuries. Here you find an article about the event http://www.ziarullumina.ro/eveniment/sfantul-atanasie-patelarie-intrat-calendarul-bisericii-noastre
    here also a video: http://video.crestinortodox.ro/aR0Xv1OVYRx/Canonizarea_Sfantului_Atanasie_al_III_lea_Patriarhul_Constantinopolului.html

    In the period when he stayed in Galati (1642-1653) he had the function of metropolitan of Proilavia (Braila), that is metropolitan for the towns in Moldova and Wallachia occupied by Turks (the so called- “raia” towns: Braila, Giurgiu, Chilia, Bender, White City), as deacon Paul of Aleppo writes in his travel notes.

    • Gracias Dumitru por tu aportación, lo que confirma que, por no ser norma habitual la canonización en la Iglesia Ucraniana en el siglo XVII, es normal que yo diga en el artículo que no fue canonizado oficialmente el 1 de febrero de 1662, como algunos afirman.
      Lo que no sabía – y te agradezco la aportación – es que la Iglesia Rumana lo había canonizado oficialmente hace cuatro años.
      Deduzco que oficialmente, solo ha sido canonizado por la Iglesia Rumana y que las otras, lo unico que han hecho es reconocer un culto popular e inscribirlo en el calendario litúrgico.

  5. Dear Antonio,
    it was exactly like so. The “canonization” act stated in fact that it was not a real canonization, but a solemn proclamation of the local veneration for the saint. in the same act it is written that he was already celebrated in the Greek and Russian church, so that this proclamation is in fact nothing new, but a recognition of his qualities.
    here is the act of canonization http://www.scribd.com/doc/14932542/Canonizarea-Sf-Patr-Atanasie-Patelarie

  6. Antonio gracias por el articulo sobre este santo ortodoxo.
    A mi esa actitud de en ultimo momento echarse atras (suscribir la profesion de fe en la iglesia catolica) me parece algo “cobarde”,y lo digo entre comillas porque no quiero decir exactamente eso,tambien podria ser miedo,pero bueno….

    Sobre santos incorruptos colocados tal cual si fueran a presidir una reunion me da bastante yuyu,mira que Santa Catalina de Bolonia me impresiona,pero mas pavor me da ver a este santo,del cual no se ve parte alguna del cuerpo,y que parece que hayan arrojado los ornamentos sobre una silla,ademas parece que no tenga cabeza.
    Lo mejor….un sepulcro yacente.

    • El era un hombre de una profunda fe ortodoxa, pero era comprensivo y yo diría que ecuménico (entonces no se usaba ese término) y se sentía atraido por algunas posiciones católicas en comparación a otras protestantes. Por eso le hicieron la vida imposible, pero venció su profunda fe en la ortodoxia.
      Y en cuanto a su posición en la urna, pues verás que en el mismo artículo digo que eso precisamente llamó la atención a los vecinos del lugar, ya que en Ucrania no se enterraban a los obispos a la usanza griega. Es cuestión de cultura y costumbre.

  7. Pues la verdad yo no comprendí a San Atanasio en ningún aspecto. Puesto, depuesto, puesto, depuesto… pobre de él como que no cabía en ningún lado.

    Sensato se me hace la decisión de los monjes en entregar una silla de plata y salvar así sus reliquias. Evitando así sangre y sacrilegios, pero sobre todo sangre.

    En cuanto a mantenerlos sentados, prefiero yo que me acuesten y estar cómodo esperando la resurrección jejeje 🙂 O bien estoy ciego o no veo al santo más que ornamentos en una urna que por cierto son hermosos ornamentos.

    • Como acabo de comentarle a Abel, es que parte de los suyos le hicieron la vida imposible debido a sus posiciones más proclives a los católicos que a los calvinistas, pero él era un hombre de una profunda fe ortodoxa.
      Concuerdo contigo en la sensatez de los monjes al entregar a los bolcheviques la urna de plata y así evitar un derramamiento de sangre.
      Y como eres tan malo, cuando te entierren mejor es que lo hagan boca abajo, jajaja.

  8. Gracias Antonio. Me parece muy bien que San Atanasio tuviese el fervor popular en su culto y que se hayan documentado con posterioridad a su muerte milagros producidos presuntamente por la intercesión del santo que hoy nos ocupa. Sin añadir ni quitar una coma a lo expuesto no acabo de ver qué méritos le han conducido en vida a la santidad pues se desprende tu artículo que era un personaje dubitativo, que pisaba charcos políticos y con una voluntad no tan férrea como cabiera esperar de un pastor como él. En suma, que me he quedado “a medias”…

    • Es que es un artículo en el que no he querido meter mucho el dedo en la llaga del por qué esos dimes y diretes en lo que más arriba dice Emmanuel: “puesto, depuesto, puesto….”
      He leido otras versiones que lo ensalzan en detrimento de posibles contubernios jesuíticos contra él, cosa que para mi es completamente falso. Como no he querido provocar a nadie y lo hubiera hecho si contrarresto las dos versiones, he preferido dejar así la cosa, pero lo que si te puedo asegurar que era un hombre de una fe profunda, de una gran piedad y sobre todo, un gran taumaturgo. Y ya sabes lo que significa esa palabra.

  9. Antonio, ya sabes que yo no tengo mucho conocimiento sobre los santos/as ortodoxos, pero San Atanasio, Santo que hoy nos presentas me llama mucho la atención por que después de tener una vida de vaivenes, y no ser comprendido por sus mismos compatriotas y compañeros ortodoxos, al final de su vida supo encajar y como nos dices influir en grandes reformas. Pienso que fue un adelantado a la formar común de pensar de sus iguales, y por esa razón la incomprensión que le sobrevino.

    Como ya he dicho antes, y respecto a la forma de la posición de entierro, me parece muy interesante que se hable mas a fondo sobre el tema.

    gracias Antonio

    • Es normal que en todas las Iglesias, existan unas liturgias especiales para las exequias de la jerarquía; no siempre son las mismas y aquí se trataba de describir cómo se hace en el Rito Bizantino, que por cierto, es el principal rito oriental y el único del que aun no hemos escrito. Se hará aunque mucho me temo que habrán de ser varios artículos los que se le dedique. Me he comprometido a hacerlo, aunque el problema creo que es la falta, a corto plazo, de días libres para poderlos encajar.

  10. Antonio, al leer esta biogfrafía no dejo de dar gracias a Dios por hombres normales que ha puesto como pastores para su pueblo. Como es casi una tradición en la iglesia oriental, fue un monje con amplios conocimientos que fue nosmbrado obispo. Es bueno que los obispos tengan una base espiritual sólida, la cual proviene del monacato. No creo equivocarme al decir que es una buena manera de prpararse al episcopado.
    Por otro lado, yo me pongo en sus zapatos y màs que andar en intrigas, dudas de conciencia y luchas intestinas de poder, creo que fue un hombre que pensó lo mejor para su rebaño. A veces es fácil juzgar y condenar no solo al obispo o al señor cura, pero yo que he sido agente de pastoral y he tenido que tomar decisiones a veces contra el parecer de la gente y aún en contra de mi propia comodidad, yo me hago empático y cero que al nivel en que viven, los vaivenes deben ser situaciones de peso y se debe buscar una solución que desrgaciadamente no a todos beneficia o gusta en último caso. Es el caso de Clemente XIV, que suprimió a la Compañia de Jesús. Se acual fuere la causa quie le llevó a esta decición política o antijesuita, San Pablo de la Cruz tuvo una larga conversiación con él, luego de la cual, se dice que su alma agitada se apaciguó. De haber sido unmal pastor no lo hubieran promovido al patriarcado como dices. El cesaropapismo en occidente causo mucho daño a la Iglesia, pero en oriente, la intormisión del poder de los zares n ose queda atrás. Es como se ha dicho, la alianza entre el trono y el altar. Per me estoy desviando, porque San Atanasio también muestra el gran cariño que el pueblo le profesa. Alguna vez leía que los santops son los seres más democráticos, porque el pueblo es quien los recuerda, invoca y canoniza. La Jerarquía solo hace la voz oficial de ese sentimiento. Que bueno quye haya santos como él, que saben reconocer lo bueno en otras iglesias y buiscan la unidad. Tal vez sean los miedos de este santo junto con otra débiles manifestaciones de simpatía por parte de oriente y occiedenbte el comienzo de una segura unificación.

    • Yo comparto contigo tu opinión de que fue un santo pastor, muy asceta y muy entregado a su pueblo; quizás con algunas dudas en algún momento de su vida, pero ¿quién no las ha tenido alguna vez?

      Bueno tu sabes que, según la tradición oriental, los obispos se escogen de entre los monjes y no solo en las Iglesias Ortodoxas, sino también en las Católicas Orientales.

  11. Pues yo creo que leyendo su vida, fue un hombre, tal vez santo en su vida personal, pero de actuación que no deja de sorprender ser controvertida, en ciertos aspectos, la antigua Bizancio había caído, desatandose una persecución (aunque en ciertos aspectos todavía hay cristianos ortodoxos) Rusia, que emergía como potencia y naturalmente se autoproclamaba defensora de la ortodoxia, con el fin de justificar su expansión por el mar Báltico, seguramente nuestro santo, buscaba la liberación de la Iglesia de manos de la persecución otomana, no justifico la actitud de una guerra santa (y miren que todavía oí un comentario que decía: -entre los católicos y los ortodoxos, hay que reparar el cisma, PARA LUCHAR CONTRA EL ISLAM) que tuvo en su actitud. Me sorprende que haya influido en las reformas litúrgicas de Nikón, el cisma que se creó (bajo el liderazgo del protopope Avvakum) me hizo pensar que en la misma Iglesia Ortodoxa ocurren cismas (cosa que pensaba antes ocurría nada más en la Iglesia Católica), hablando del arte ortodoxo, aquí en México (porque tengo interés por la iconografía bizantina) ¿hay alguna escuela, taller o gremio de iconos bizantinos?

    • René,
      San Atanasio III Patelario vivió momentos convulsos en su Iglesia y por eso se podrían se podrían explicar sus veleidades entre la ortodoxia y el catolicismo, amén de las luchas internas dentro de la misma ortodoxia y por supuesto, los enfrentamientos con los turcos. Creo que finalmente fue consecuente con sus convicciones y permaneció en la ortodoxia porque él creía que era la fe verdadera. Como humano puede comprenderse esos vaivenes en su vida, sin perder de vista que fue perseguido incluso por los suyos.

      Sobre lo que dices que una vez escuchaste que era necesario que nos unamos los católicos y los ortodoxos, que superemos el cisma, para luchar juntos contra el Islán, a mi me parece una barbaridad. Los cristianos tenemos que unirnos porque así lo quiere nuestro Señor y porque además, con nuestra unidad seremos un ejemplo para el mundo, se nos verá más y mejor como discípulos de Cristo. Los musulmanes no son enemigos nuestros, son personas como nosotros, que tienen otra fe que para ellos es la fe verdadera y que al fin y al cabo adoran al mismo Dios al que adoramos nosotros. Y que conste que al hablar del Islán no me refiero para nada al integrismo porque los integrismos, sean de tenor que sean, están en primer lugar contra su propia religión.

      Y sobre si dentro de la ortodoxia hay cismas, pues te diré que si, que algunas iglesias ortodoxas bizantinas son consideradas cismáticas por los otros ortodoxos bizantinos. Este tema es muy complejo y no se puede despachar con un simple comentario.

      • Gracias Antonio, se que no puedo desarrollar todo en un solo comentario (perdona mi juventud de 17 años) es muy complejo este capítulo en que surgió tan controvertido personaje. En cuanto a cismas dentro de la Iglesia Ortodoxa, la mas conocida que he escuchado es la de los Viejos Creyentes, bajo el liderazgo del protopope Avvakum (no se si es venerado como santo por los suyos, ya que he escuchado que todavía existe algunos grupos de viejos creyentes) en cuanto a otros cismas, he oidi de la Iglesia Ortodoxa de Macedonia, la Iglesia de los “Verdaderos Ortodoxos”, La Iglesia Ortodoxa Turca (en conflicto con el Patriarcado de Constantinopla) y muchos otros casos.

        • Como te he dicho René, el tema es más complejo.
          Solo te apunto el dato de que en Macedonia se intenta solucionar el problema por ambas partes y que por ejemplo, en Ucrania hay tres Iglesias Ortodoxas, en Rusia otras tres, en Grecia, dos, etc. El tema es bastante complejo.
          Con respecto a San Avvakum, efectivamente fue canonizado junto con otros mártires del siglo XVII durante el Concilio que celebró la Iglesia de los Viejos Creyentes (Belaja Krinica) en el año 1916.
          Pero como te reitero, es tema es complejo y no se puede discutir con soltura a través de comentarios en un blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*