La iglesia romana de San Vito

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada de la iglesia de San Vito de Roma (Italia), junto al arco romano.

Vista de la fachada de la iglesia de San Vito de Roma (Italia), junto al arco romano.

Iglesia de San Vito
Via di San Vito, 1
Roma

No se sabe la fecha exacta de su origen, pero parece que se remonta al siglo IV, ya que se menciona en la historia del cisma de Ursicino contra el Papa San Dámaso (366-85). San Gregorio el Grande (590-604) la creó como título cardenalicio. En el año 768 el papa Esteban III la hizo restaurar, dándole el título de San Vito in Marcello, por la proximidad del Matadero Liviano, si bien algunos derivan su nombre de una gran masacre de mártires que se llevó a cabo en el mismo.

En el año 816 hubo un sacerdote llamado Felipe, que fue nominado antipapa contra Esteban IV: después la iglesia fue descuidada y poco a poco cayó en tal abandono que casi se arruinó y tanto es así, que en el año 1477, el Papa Sixto IV (della Rovere), la hizo reconstruir sobre sus fundamentos creándola como parroquia. Pero en esta nueva forma no tuvo mucha suerte ya que en el 1566 quedó reducida a un tan mal estado, que la cura de almas se debió trasladar a Santa Práxedes. En el 1585, sin embargo, Sixto V (Peretti) se la dio a las monjas de S. Bernardo, que la hicieron restaurar.

Vista del interior de la iglesia romana de San Vito.

Vista del interior de la iglesia romana de San Vito.

En el año 1620 el príncipe de Paliano, Don Federico Colonna, siendo curado por la mordedura de un perro rabioso – un milagro atribuido a San Modesto, cuya imagen se venera encima de uno de los altares de la iglesia – la restauró nuevamente. En el 1780 era propiedad de una congregación de sacerdotes polacos y en 1834, fue restaurada a pesar del Papa Gregorio XVI (Cappellari) con la arquitectura de Camporesi. Por último, después de haber sido abandonada la iglesia a causa de los nuevos caminos abiertos en el Esquilino, el cardenal Cassetta la restauró a su costa, cambiando la orientación primitiva y haciendo una nueva fachada, en lugar del ábside, en la Via Carlo Alberto, con motivo del Jubileo del año 1900. El arquitecto que realizó estos nuevos trabajos fue Ricci.

En su interior, la decoración de la bóveda y las paredes son de Frattari. A la derecha, primero está el altar dedicado a San Antonio y el del Sagrado Corazón de Jesús. En el Altar mayor, está la Concepción de Pietro Gagliardi. A la izquierda: frescos del siglo XV, que se atribuyen a Melozzo, a Spagna y a Fiorenzo di Lorenzo. En cambio, es obra de Antoniazzo Romano, que era discípulo de Melozzo. Hay una piedra que la tradición llama “impía” ya que sirvió como instrumento de martirio de muchos cristianos. Hay asimismo, un busto de bronce del Cardenal Cassetta, erigido por el párroco Spadoccia. La inscripción es de Monseñor Sardis. En la cripta existe una reproducción de la Gruta de Lourdes.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

2 pensamientos en “La iglesia romana de San Vito

  1. Gracias, Felice, por este nuevo artículo sobre otra iglesia romana. Ésta da más bien pena, porque está ahí encajonada y asfixiando al arco romano, en otras circunstancias se abordaría el derribo del templo, más viendo su interior tan desnudo y poco festivo; pero claro, es un lugar con mucha historia. Para embellecerlo, sugeriría el contrato de unos artistas que elaboraran un programa iconográfico basado en el niño mártir (Vito) y sus dos compañeros de martirio (Modesto y Crescencia) para llenar ese espacio pintado “al salón”. Sólo se puede salir ganando con algo así, pero claro, depende del presupuesto…

  2. Gracias, Felice, por este artículo sobre esta iglesia romana, que si bien tiene historia, artísticamente hay que reconocer que no es gran cosa, comparada con las bellísimas iglesias y basílicas existentes en la ciudad. Yo estoy seguro de que si ese arco estuviese en alguna ciudad española, la iglesia habría desaparecido a fin de embellecer el arco, pero entiendo que estando en Roma, donde los monumentos del Imperio son muy numerosos, a ese arco no se le dará excesiva importancia.
    Y una pregunta, ¿no existe en esa iglesia ninguna reliquia de los santos Vito, Modesto y Crescencia, por pequeña que sea?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*