Eugenio Alexandrovich Rodionov, ¿será canonizado?

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estandarte de Eugenio Rodionov como icono ortodoxo ruso.

Estandarte de Eugenio Rodionov como icono ortodoxo ruso.

En más de una ocasión, de una u otra manera, ha salido a colación en este blog la figura del joven recluta ruso Eugenio Rodionov, muerto en la guerra de Chechenia en el año 1996, a quien millones de fieles ortodoxos veneran como mártir, pero que aún no ha sido canonizado por la Iglesia Ortodoxa Rusa. Aunque el artículo es breve e incompleto, pues las fuentes en las que me he basado han sido difíciles de entender, me atrevo a escribir sobre él, esperando que alguien pueda aportar algún otro dato más que enriquezca el artículo y que nos sirva de debate.

Eugenio Rodionov nació el 23 de mayo de 1977 en el pueblo de Chibirley, en la región de Penza, siendo hijo de un matrimonio dedicado al trabajo de la madera, el padre (Alexander) como ebanista y carpintero; y la madre (Lyubov), como diseñadora de muebles. Cuando fue bautizado, su abuela le puso una cruz y, aunque la madre era contraria a que el niño la llevara puesta, no se la quitó. Se graduó en la escuela secundaria de Kurilovo (región de Moscú) y posteriormente trabajó en una fábrica de muebles como tapicero.

En la ciudad de Ozersk, Kaliningrado, estuvo en una unidad de capacitación perteneciente a las tropas fronterizas de la Federación Rusa y el 25 de junio de 1995, se alistó en el ejército, jurando bandera el día 10 de julio y prestando servicio como soldado en la frontera de Ingushetia y Chechenia. Pasados seis meses, el 13 de enero del año siguiente, pasó a la unidad fronteriza de Nazran, donde al cabo de un mes, fue hecho prisionero, siendo ejecutado en Bamut el 23 de mayo del 1996.

En un principio, en el ejército creyeron que Eugenio había desertado, por lo que la policía estuvo en casa de sus padres y eso dijeron a su madre, pero tras un examen minucioso de la escena donde ocurrió el suceso, en la que se detectaron rastros de lucha y de sangre, dieron por hecho que había sido hecho prisionero. Según Ruslan Hayhoroev, tuvo la opción de seguir con vida y de hecho, trató de escapar, pero no lo consiguió. A Eugenio, durante los cien días que duró el cautiverio, lo torturaron brutalmente y le prometieron que si se convertía al Islam y se quitaba la cruz que tenía colgada al cuello, le perdonaban la vida, pero él se negó una y otra vez, por lo que fue decapitado.

Fotografía de Eugenio Rodionov vestido de soldado, al fondo la bandera rusa.

Fotografía de Eugenio Rodionov vestido de soldado, al fondo la bandera rusa.

Su madre, no creyendo que su hijo fuese un desertor, fue a Chechenia a buscarlo y fue allí donde el comandante de la guarnición le comunicó que su hijo había sido capturado y que veía difícil su suerte. Un familiar de otro soldado desaparecido, llamado Basayev, se comprometió a buscarlo y encontrarlo, pero éste fue asimismo atrapado y golpeado hasta la muerte, rompiéndole la columna vertebral. Entonces la madre sobornó con dinero a unos milicianos chechenos para que le ayudaran a encontrar a su hijo, a fin de darle sepultura. Estos milicianos eran renuentes en un principio, pues había observadores extranjeros y no querían mostrar los cuerpos mutilados de los caídos. Sin embargo, la madre lo consiguió y lo identificó por la cruz que llevaba colgada en el pecho. Más tarde, los exámenes forenses a los que fue sometido el cadáver confirmaron la identificación. El cadáver decapitado de Eugenio fue trasladado a la iglesia de San Nicolás de Pyzhi, donde quedó almacenado durante varios años debajo de un altar. Con posterioridad fue sepultado en la aldea rusa de Satin, en la región de Moscú, muy cerca de la iglesia de la Ascensión.

A finales del año 2003 se inició un movimiento favorable a conseguir la canonización de Eugenio. Uno de los que iniciaron este movimiento fue el arcipreste Alexander Shargunov, rector de la iglesia de San Nicolás de Pyzhi, pero a principios del año 2004, la Comisión Sinodal para las Causas de los Santos de la Iglesia Ortodoxa Rusa se negó a ello, debido a la falta de información fiable sobre el martirio, o sea, si realmente murió como mártir por la fe o por ser un soldado del ejército ruso que estaba atacando Chechenia. Sin embargo, con posterioridad, el arcipreste Dimitry Smirnov, presidente del Departamento del Patriarcado de Moscú para las relaciones con las Fuerzas Armadas, dijo que “la cuestión de la canonización de Eugenio Rodionov era una cuestión de tiempo y que se resolvería favorablemente”.

Nikolai Konyayeva, famoso escritor ruso, que ha escrito varios libros sobre Eugenio Rodionov, contestándole al arcipreste Gregorio Mitrofanov, profesor de la Academia Teológica de San Petersburgo, quien en una entrevista al diario “Санкт-Петербургские ведомости” decía que no eran razonables las alabanzas que se dedicaban a Eugenio, le contestaba: “En la Comisión para las Causas de los Santos, las normas están establecidas y ya su secretario ha hecho más de una declaración acerca de la imposibilidad de la canonización de Eugenio, al menos por el momento. Este tema tenemos que abordarlo de manera racional. No existe suficiente información; es verdad que no fue fusilado, sino decapitado y que en su cuello había una cruz que él tenía atrapada con una mano. Estos hechos nadie los niega, pero otra cosa es si en los últimos momentos de su vida actuaba simplemente como un soldado cristiano. No existen documentos. Es verdad que tampoco existe documento alguno acerca de cómo murió el príncipe Mijail de Tver y lo consideramos santo, pero los tiempos eran otros. Sabemos que Dios realiza milagros por intercesión de sus santos y es cuestión de esperar. Si murió como mártir, aunque no esté canonizado, ya pertenece a la Iglesia Celestial. No seamos impacientes, pues muchos santos fueron canonizados mucho tiempo después de empezar a recibir culto. Y tampoco perdamos de vista el hecho de que muchos fieles ortodoxos recurren a Eugenio, porque él encarna el destino de muchos miles de jóvenes rusos que fueron enviados a la guerra de Chechenia por el régimen vampírico de Yeltsin y que allí murieron. Seguro que cuando todo esté claro, si la Iglesia lo considera conveniente, en su momento será canonizado”.

Sepulcro de Eugenio Rodonov en Satin, Moscú (Rusia).

Sepulcro de Eugenio Rodonov en Satin, Moscú (Rusia).

En octubre del año 2008 se corrió por Internet la noticia de que había sido glorificado a nivel local por la eparquía de Astrakhan, pero el arcipreste Maxim, secretario de la Comisión Sinodal para las Causas de los Santos, en una entrevista con el diario “Комсомольская правда”, lo negó, diciendo que una diócesis por sí sola no puede canonizar a nivel local. Sin embargo, la Iglesia Ortodoxa Serbia le rinde culto junto a sus otros compañeros mártires, Andrés, Igor y Alexander. Asimismo, en mayo del año 2011, los capellanes ortodoxos del Ejército de los Estados Unidos, le rindieron un servicio funeral como “nuevo mártir” en la fiesta de la decapitación de San Juan Bautista. Y sin estar canonizado, se le han erigido iglesias en la república rusa de Altai, Kharkov (Ucrania) y Khankala, cerca de Grozni, capital de Chechenia.

El arcipreste Valentín Sidorov, que fue soldado junto con Eugenio, ha llegado a componer en su honor los oficios de Maitines y Vísperas e incluso un Akathisto y la siguiente oración: “¡Oh mártir soldado ruso Eugenio!; damos gracias a Dios porque escucha nuestras oraciones delante de tus santos iconos. Escúchanos, porque somos débiles y está enferma nuestra fe. Tu apasionado amor al Señor y tu falta de miedo ante los tormentos, te han dado la vida eterna. No te quitaste la cruz del pecho y esta cruz es para nosotros, una estrella que nos guía en el camino de la salvación. No nos dejes llorando y atiende nuestras oraciones, ¡oh santo mártir Eugenio!”.

Aunque no está canonizado, sus iconos están en miles de templos y casas rusos, serbios y ucranianos; y en este último país, el sacerdote Vadim Shklrarenko de Dnepropetrovsk dice ¡¡¡¡que vio exhalar mirra de un icono suyo el 20 de noviembre del año 2002!!!!

Jóvenes ortodoxos en el sepulcro de Eugenio Rodonov y sus compañeros en Satin, Moscú (Rusia).

Jóvenes ortodoxos en el sepulcro de Eugenio Rodonov y sus compañeros en Satin, Moscú (Rusia).

Ramzan Kadyrov, Presidente de la República Chechena, defiende que Eugenio no fue asesinado por las milicias chechenias, sino por unos bandidos que le exigieron convertirse al Islam y que como no lo consiguieron, lo torturaron y decapitaron. Que si hubiera muerto como soldado, hubiera sido fusilado.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– OSBORN, A., “Cómo un joven recluta se convirtió en santo ruso”, The Independent, 24/11/2004.
– SHARGUNOV, A., “Un nuevo mártir de Cristo, el soldado Eugenio”, Chornos-Prensa, Moscú, 2002.
– SHARGUNOV, A., “Sobre la lealtad a la Cruz de Cristo”, publicación popular, 2011.
– YURIEV, Y., “Mártir ruso”, Завтра, 16.02.1999.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

39 pensamientos en “Eugenio Alexandrovich Rodionov, ¿será canonizado?

  1. Este tema da para mucho debate. Yo opino que hay dos puntos de vista que no se debe perder: 1, la falta de informaciòn precisa y certera, 2 la devociòn del pueblo.
    Si como se dice que murio por no querer apostatar, cumple con los requisitos de un verdadero martirio. Desafortunadamenente no hay informaciòn que lo respalde. Todo queda en el ambito de la suposiciòn. Sin embargo, el pueblo cristiano, sencillo y piadoso el el primero en reconocerle la corona del martirio antes que la jerarquía eclesiástica. Esto ha sucedido siempre, y si pasa coo ha pasado siempre, el clero no hará sino reconocer lo que el pueblo ha descubierto: que Eugenio es un santo.
    Entiendo la coyuntura: crímenes de guerra, relaciones diplomáticas, ekl peso del ejército, la tortura, etc. Es difícil que se acepte con sencillez un martirio semejante. Sin embargo, Dios escribe derecho sobre renglores torcidos y finalmente se hará su voluntad.
    No tiene nada de raro que un soldado muera a causa de su fe cristiana, así pasó durante los tres primero siglos y creo que su causa es análogas con Sebastián, Jorge, Demertrio, Teodoro, Mauricio y tantos más. Algo se refería sobre que no quiso pisar la cruz, este evento es muy frecuente en el caso de los mártirios de Japón, Corea, Vietnam y China, donde por cierto hay militares canonizados o beatificados por la Iglesia Católica.
    Me llama la atención el caso de que era un joven, apenas salido de la adolescencia, quien al parecer por lo que refieres, no tuvo formación cristiana en el hogar y lo que tenía se lo debiía a su abuela. En esta edad los muchachos son capaces de gandes y genererosas proesas. Si realemente tenía esa fe en Cristo, estamos hablando de un héroe de la fe, que opuso su convicción a la presión por traicionar sus principios. Pero bueno, tal vez me estoy adelantando.
    En fin, una vida juvenil yuna muerte atroz. Quiera Dios que cada día cesen las violencias, las guerras y los odios, que las naciones se vean coo hermanas, que los hombres busquen más lo que los une que lo que los confronte. Así, los ninos, los adolescentes y los jóvenes tendrán un mundo mñás humano y no serán siempre las víctimas ordinarias.
    Que Eugenio os obtenga de Dios esa paz en el orden social, económico, político que tanto anhela la humanidad.

    • Humberto,
      Creo que das en el clavo cuando dices que sobre el caso de Eugenio Rodionov hay dos premisas importantes: falta de información precisa y cierta y una devoción popular cada vez más creciente.

      Aunque lo escrito sobre este caso es mucho – pero todo en ruso lo que ha supuesto una enorme dificultad para mi -, nadie da seguridades plenas sobre cómo sucedieron los hechos. Lo que se sabe es gracia al tesón de su madre, que independientemente de que fuera más o menos religiosa, lo que si sabía es que su hijo no era un desertor. Por eso, marchó a Chechenia donde no encontró ninguna colaboración por parte del ejército ruso y donde incluso, tuvo que recurrir al soborno para encontrar el cadáver de su hijo.
      Pero una cosa es encontrar un cadáver y otra es saber las razones precisas de su muerte. Llevaba puesta la cruz de su abuela, pero ¿eso supone que murió por defender su fe o por defender un recuerdo familiar o por cualquier otra causa?.
      Creo que la Iglesia Ortodoxa Rusa está mostrando prudencia antes de pronunciarse definitivamente sobre si hubo o no hubo martirio.

      El pueblo lo venera, pero ¿no le viene bien al pueblo llano y sencillo tener un mártir en el cual se mire todo chaval que es reclutado a la milicia y que es enviado, quiera o no, a un frente de guerra?

  2. Cuando me comentaste que sería un tema en verdad controvertido, no exageraste en lo absoluto, amigo.

    En primer lugar, desconocía por completo la existencia de este “santo” ruso y por ende me puse a investigar. Claro, quién de nuestra generación puede olvidar las sangrientas guerras ruso chechenias que acabaron con las vidas de millones. Sobre esta y sobre todas las guerras yo siempre he dicho y diré que son siempre injustas y crueles, miles de millones de inocentes mueren entre fuegos cruzados, incursiones de insurgentes que en realidad son criminales que se amparan bajo la bandera nacional para explotar y despojar de lo poco que queda y hay a las poblaciones y las atemorizan con violaciones, saqueos y levas de la flor de la juventud o de los hombres de las ciudades y dejar desprotegidas a mujeres y niños que son quienes más sufren la violencia de uno u otro bando. No quiero pensar que ya no hay honor en el enemigo, pero entre los propios patriotas hay más bestias vestidas con uniforme. Mejor no sigo porque me sale el antibelicista y anarquista que vive en mí.

    Cuando investigué lo poco que hay sobre Eugenio no pude pensar en los soldados romanos que fueron martirizados por confesar su fe en Jesús (Sebastián, Mauricio, Sergio y Baco, Jorge) y hacer una injusta e incorrecta comparación, ¿por qué lo digo? Ni el tiempo ni las circunstancias son las mismas. Chechenos rebeldes musulmanes torturan a soldado cristiano… la religión es una excusa, una estrategia para tocar una de las fibras más sensibles del ser humano. No dudo que Eugenio pudo alcanzar la libertad renegando del cristianismo… pero no lo hizo. No me atrevo a llamarlo mártir, pero sí es una víctima de una guerra cruel e injusta, aunque como soldado cumpliera órdenes de disparar a matar, la fe no estaba en juego, sino la confirmación del poder de un estado “recién nacido”: Rusia y lo menos que ésta toleraría sería un movimiento secesionista que la debilitara ante las potencias occidentales.

    No sé porqué la iglesia ortodoxa rusa oficial no lo ha canonizado, y entiendo muy poco del procedimiento que se lleva a cabo, pero si no lo ha hecho, es quizás para respaldar al gobierno ruso al cual ha estado unida durante toda la historia, desde los zares, emperadores e incluso con Stalin. Es fácil ver que las políticas homófobas del gobierno de Putin las avala la iglesia de Cirilo. Y si en realidad la iglesia ortodoxa rusa se toma muy enserio su papel, no ha canonizado al soldado será porque es incierta su razón de martirio, ¡Pero lo es mucho más con la Familia Imperial Románov, santos y mártires oficiales! ¿Qué ejemplo de santidad puede ser que trazaran la cruz sobre sus cuerpos antes de ser fusilados? ¿Desde cuándo un gesto de piedad o devoción “in extremis” es razón suficiente para decir que tal o cual persona -los últimos Románov brillaron por su absolutismo, debilidad y corrupción- es santa?

    Eugenio murió en el frente, como soldado ruso, aunque no bajo el fusilamiento “protocolario”. Si se usó la decapitación fue para enviar un mensaje conciso y directo por parte de los guerreros chechenos. Y las normas marciales, en las guerrillas, salen sobrando. Es una víctima de una guerra injusta de una nación que ansiaba poder sobre un estado débil; pero dudo que santo.

    • Alejandro,
      Recordarás que cuando Poncho propuso hace meses que escribiésemos sobre Eugenio, yo dije – y repito – que el tema era discutible, estando seguro de que generaría un buen debate a la hora de publicarlo. En principio, no entraba en mis planes hacerlo porque el tema es complejo y la documentación toda en ruso, pero me decidí y por eso te comenté que lo haría.

      Si nos ponemos en el momento en el que ocurrió el asesinato de Eugenio, quizás podamos comprender algunas cosas. Eran tiempos en los que gracias a Gorbachov se estaba desmontando lo que había sido la antigua URSS, separándose muchas de las repúblicas que habían sido forzadas a pertenecer a ella. De hecho, hay más de una docena de países independientes que antes formaban parte de la Unión Soviética. Pero es que la actual Rusia no deja de ser un conglomerado de repúblicas y pueblos muy diversos. Chechenia pertenece a Rusia, pero no tiene casi nada en común con ella: cultura, religión, raza, idioma y es bien sabido que existe un fuerte movimiento interno que quiere lograr la independencia. Debido a estos enfrentamientos más o menos esporádicos, Boris Yeltsin lió la que lió provocando esa guerra y a ella envió a infinidad de reclutas, la mayoría de los cuales ni sabían situar a Chechenia en el mapa. Al llegar allí se encuentran, sin comerlo ni beberlo, entre dos fuegos y entre el odio de los militares rusos y de los rebeldes chechenos. Odio entre militares más que odio entre religiones. Como vulgarmente se dice “pagaron el pato”. Toda guerra es injusta y cruel, pero lo es aun más – en lo cruel especialmente – cuando un pueblo quiere quitarse de encima el yugo de otro. En el caso de la ex Yugoslavia, lo hemos visto palpablemente.

      Eugenio fue una víctima inocente que se vio en medio del conflicto y, quizás muriese como un mártir, pero también es posible que no, que solo muriese porque era un ruso ortodoxo (llevaba una cruz encima) al que los musulmanes chechenos odiaban. ¿Pudieron matarlo simplemente para robarle? Solo Dios, él y quienes cometieron el asesinato lo saben.

      Y de la Familia Imperial Rusa es mejor que me calle.

      • Por la forma de muerte, dudo que se tratara de un simple robo. Lo que a lo máximo se permite a un soldado llevar de valor al frente son sur armas y la manera más fácil de quitárselas es con un disparo entre los ojos.

        Como dije, el chico murió en una guerra cruel e injusta a causa de Borís Yeltsin -e borracho Yeltsin- donde ambas naciones pagaron caro y aún continúa el problema, pero no confesó la fe, es más dudo mucho de su educación cristiana, que concuerda con el ateísmo formal de la URSSS. Que su abuela le impusiera una cruz en su bautismo no significa nada.

        Ya no más falta que por este caso se declaren más neomártires soldados y se pretenda compararlos con los campeones de Cristo del ayer. Ya es suficiente con que la iglesia ortodoxa rusa canonizara a los Románov para cometer un nuevo error santoral.

        • Como dije anteriormente, hay mucho más escrito sobre Eugenio.
          Te añadiré un detalle: hay quienes atribuyen el asesinato a un tal Hayharoev, tenido por el ejército ruso como uno de los más bárbaros bandidos chechenos. Si hubiera sido él, ¿iba a dejar alguna prueba de su delito o iba a decir si el joven recluta murió por la fe o por el simple hecho de ser soldado ruso?
          Yo no creo que sea fácil el que se llegue a saber toda la verdad y es por eso por lo que la Iglesia Rusa está andando con pies de plomo. Me da la impresión de que el Patriarca Cirilo actua más a lo Papa Francisco y que el Patriarca Alexis II actuaba más a lo Juan Pablo II.
          Puedo estar equivocado, pero esa es mi impresión.

  3. Concuerdo totalmente con Alejandro, leyendo lo poco de su historia, me habla sobre un muchacho cristiano que murio victima de una terrible guerra, mas no me habla sobre un Santo, yo ya he comentado mi posicion acerca de las Canonizaciones de Martires en un pasado Articulo, pero este caso es insolito por la forma tan desmesurada en que la gente ha elevado a la fuerza a los altares a este soldado. concuerdo con lo dicho por el Escritor Ruso, si Eugenio fue un Martir ahora goza del cielo con Cristo, pero tanto como ir a dedicarle templos sin permiso de la iglesia Rusa es como si en venezuela levantaran una iglesia a Hugo Chavez. (perdonaran la comparacion)
    Ademas yo soy muy estricto en este sentido y lo he hecho ya, de que solo veneraria a un Martir, si su vida fue conforme al Evangelio de Jesucristo (Pues la mayoria de las personas que reciben esta gracia son personas con una vida interior muy profunda, y hasta donde lei no se habla mucho acerca de como era la espiritualidad de este joven, y para hacerce matar no es necesario tener una gran valentia, basta con decir algo indevido en el momento inadecuado y no importara si fue por Jesucristo o su Patria, le habrian matado de todos modos), si no, prefiero rendirle mis respetos, mas no culto, asi este Canonizado. Pero eso de formar Santos en masa solo por ser martirizado, personalmente, para mi no es razon digna de Canonizacion, deberian ser llamados Heroes de la Fe y Martires, por que no?. pero ya de ahi a Santos, eso es mucho Camino de por Medio.

    • Jhonatam,
      Sobre las beatificaciones y canonizaciones masivas habría mucho que hablar. Yo creo que durante los dos anteriores pontificados romanos y en tiempos del Patriarca Alexis II de Moscú (y en alguna otra Iglesia Ortodoxa a excepción de la Rumana), se ha abusado tanto de ellas, que han quedado algo devaluadas.

      Que conste que no dudo de la santidad personal de ninguno de ellos, pero cuando en una Causa se mete a decenas e incluso centenas de personas, no se es muy concienzudo en la investigación. A mi me gustan las Causas pequeñas, a lo sumo con algunas decenas de personas, porque así se estudia más a fondo caso por caso. De alguna de las beatificaciones anteriores, habría mucho que hablar y prefiero no dar ejemplos concretos para no herir susceptibilidades.
      Y algo parecido ocurrió en Rusia; creo que en la canonización – allí no se beatifica previamente – de la Familia Imperial Rusa iban más de ochocientos mártires y todos fueron canonizados conjuntamente. ¿Se estudiaron minuciosamente caso por caso? Quizás, si, pero quizás, no.

      Pero, en fin, independientemente de que en algunos de estos casos podamos discrepar, lo hecho, hecho está. Por cierto, ¿sabes que recién asentado el dictador Franco en España quiso promover la beatificación masiva de casi cuarenta mil personas y que la Santa Sede le dijo que nanay?

      • Pues mira, no lo sabia, pero la Iglesia fue sabia en aquello.
        y con dolor he escuchado a personas de nuestra Fe decir que hoy en dia una Canonizacion no significaba nada, cuando hace un siglo atras una Canonizacion era un decreto casi de la boca de Dios.
        Ahora tengo algo que me ronda la cabeza, en estas masacres en masa por defender la Fe, no es posible que algunos de ellos al ver como sus compañeros morian defendiendo su fe se sentian casi obligados a hacer lo mismo, y al sentir la guadaña sobre ellos prefirieron morir como martires que vivir como cobardes, y mira que esto va mucho mas alla de sus creencias religiosas.

        • Es completamente normal que en esos grandes grupos de mártires (Otranto, Batak, Al-Fayyum, Akhmin, Naousa, etc), no todos se comportasen de igual manera ante la muerte inminente por mucho que no quisieran renegar de su fe en Cristo y también es muy posible que, muchos de ellos, de una manera o de otra, casi se vieran empujados hacia el martirio, pero eso solo Dios lo conoce a nivel individual de cada uno, creo que todos gozan de su presencia y les damos culto como grupo.
          También en la Guerra Civil española, alguno de los mártires ya beatificados, salieron corriendo cuando vieron el pelotón de fusilamiento, pero aun así, murieron como mártires porque no quisieron renegar de su fe. El miedo es humano.

    • Jonathan, permíteme por favor hacer una intervención sobre lo que refieres que un mártir que no vivió el Evangelio totalmente no te merece atracción.
      Mira, en primer lugar, el martirio es un don de Dios que Él da a quien quiere, tenga mérito o no para serlo. Te pongo el ejemplo de San Lorenzo Ruiz de Manila, murió mártir en Japón precisamente cuando andaba huyendo por problemas con su justicia. Otro caso sería San Marcos, un mártir chino adicto al opio, técnicamente es un drogadicto, por esta razón muchos años se le negó la absolución y la comunión, sin embargo, murió por no querer renegar de su fe. Otros santos en Japón, Corea y Vietnam apostataron. Y luego se arrepintieron y murieron mártires.

      Ahora, pongo a tu consideración: los primeros siglos del cristianismo, cuantos recién convertidos no murieron por ser cristianos sin tener tiempo de corregir tantas cosas en su vida. Pasaron por la prueba y así se purificaron. Los mártires fueron los primeros santos de la Iglesia, no se le canonizó nunca, los fieles con lo pastores celebraban misa sobre su sepulcro en el aniversario de su martirio.

      Muchas veces hemos reflexionado sobre que los santos de la antigüedad no tienes una historia verídica, ¿qué tal si San Jorge fue uno de estos casos, un fiel que murió martirizado al poco tiempo de su conversión? El Evangelio nos habla en la parábola de la viña, en la cual el dueño de la misma da idéntico pago a los trabajadores que llegaron de madrugada y a los que llegaron al atardecer. No necesariamente un mártir vivió toda su vida conforme al Evangelio, lo importante en su caso, es la decisión que tuvo para ser fiel en su fe, y por eso se propone como ejemplo e intercesor. Es muy probable que esto sea en la mayoría de los caos de los mártires, que aunque a veces en grupos numerosos, su historia muchas veces, en lo singular, deja mucho ejemplo. Caso muy distinto es los otros tipos de santidad.
      San Agustín refiere en un sermón que cuando se es invitado a un banquete, el comensal debe poner atención sobre como se le atiende y sirve, para que éste a su vez, cuando tenga que ofrecer un banquete a quien lo invitó primeramente, sea proporcional a lo que se le sirvió. Así actuaron los mártires, pero cuando se acabaron las persecuciones, duce San Ambrosio, ya no hay jueces que te obliguen a apostatar, pero en el corazón hay pasiones que te invitan a hacerlo. En este tenor surgen los primeros monjes, luego los santos obispos, como pastores del rebaño, las vírgenes consagradas, los educadores, los fundadores, los religiosos. A todos ellos se les establece el proceso de heroicidad de virtudes, te propongo ahora que reflexiones: a un mártir, la espada le da la muerte en un momento y con ello la gloria. Pero, no es igual de meritorio el soportar a un cónyuge toda la vida, el tolerar con caridad a la hermana religiosa imperfecta (que lo doga santa Teresita) el ser un sacerdote fiel y prudente que confiesa y atiende a su parroquia sin descanso como San Juan María Vianney. Son martirios que como dice un himno: “Martirio es el dolor de cada día, si en Cristo y por su amor es aceptado”.
      Bueno hasta aquí mi intervención. Recibe un cordial saludo.

      • Concuerdo en todo lo que dices, Humberto.
        Ya en otra contestación he dicho que, aunque el martirio es un don de Dios, si alguien es martirizado por su fe, aunque su vida no fuera siempre conforme al evangelio, el derramamiento de su sangre borra todos sus pecados y le da la vida eterna.
        Poco tendría que añadir; solo invitar a leer la vida de San Lorenzo Ruiz, que ya la hemos publicado en este blog:
        http://www.preguntasantoral.es/2011/04/san-lorenzo-ruiz/

        • No me convence ese argumento de la redención por la sangre derramada en defensa de la fe. Lorenzo Ruiz cometió un delito de sangre -no especifica cuál ¿asesinato?- y los frailes le ayudan a escapar y qué mejor que volverse misionero… No, él cometió un crimen y debió pagar ante la justicia de la época, pero entonces no sería santo.

          Sí estoy de acuerdo con que los santos no nacen, se hacen, y que cometen tantos pecados como cualquiera de nosotros, también. Sin embargo, el soldado cumple una orden superior y por ello no dudará en matar. Y el criminal es criminal aunque se vista se monje para purgar su pecado, pero no ha sido castigado por el delito. Si no, ¿qué fácil, no?

          • Alejandro,
            San Lorenzo Ruiz se vió envuelto en un delito de sangre, pero él no cometió ningún asesinato y es por eso, por lo que aun estando casado y con dos hijos, para no cargar con un delito que no cometió, pidió a los dominicos que le ayudasen a salir de esa situación tan embarazosa. Y es precisamente, el Padre Antonio González, que tenía fama de ser un hombre muy recto, quién le ayuda a huir. Si el Padre Antonio hubiera sabido que en realidad él había cometido un asesinato, no lo hubiese protegido de esa manera y con esto no quiero decir que en aquel momento, San Lorenzo Ruiz fuera precisamente un santo; era un cristiano normal y corriente.

            Dicho esto, yo si que estoy plenamente convencido de que quién derrama su sangre voluntariamente por su fe en Cristo, queda completamente limpio de pecado. Fíjate que incluso a quienes siendo catecúmenos (no bautizados y con los pecados normales que pueden tener cualquier persona adulta), si eran martirizados, se les dice que habían recibido el Bautismo de Sangre.

      • Humberto, como lo dije anteriormente, si todas estas personas murieron por defender la Fe de Jesucristo pueden, y con todo derecho, ser declaradas Martires de la Fe. Pero de ahi a ser Canonizados es algo que hay que tomar muy seriamente porque como Alejandro Dijo, eso de llevar una vida sin sustento espiritual y luego querer cubrir los pecados colocandose encima un habito, no me parece. igualmente, para mi un Martir que pueda ser Canonizado es alguien que haya dado signos de una Fe fuerte e Inquebrantable durante toda su vida, no alguien que teniendo el arma en su frente descubra su fe por miedo a condenarse como pasa muchas veces.
        Lo unico que pido esque al momento de canonizar se tome muy en serio tambien los detalles de su vida pre-martirio.
        Saludos y Bendiciones.

  4. Nunca antes habia escuchado de este “Santo”, lo que si es que aqui en México existen casos similares y uno muy parecido en el Norte del País a un cierto Juan soldado al que los fieles también veneran y consideran mártir quizás Poncho que es del Norte pueda hablar más sobre este caso; el caso de Eugenio realmente es controvertiro aunque a como es la iglesia Ortodoxa me sorprende no haya sido canonizado, en primera habría que ver quienes o quien es el que dio esta versión del mártirio de Eugenio de ser cierto pues realmente cumple bien los requisitos de un mártir, aunque también pudiera ser un caso que la gente se invento, pero en la cantidad de devoción que se ve parece que hay muchos vistos de que lo que se cuenta de Eugenio sea cierto, creo que es un caso como el de muchos mártires romanos no?… que se concluye que es un santo real pero que lo que de él se sabe es solo una leyenda incierta

    • André,
      Desconozco el caso de Juan soldado, del norte de México; quizás Poncho nos pudiese decir algo. Tengo que decirte una cosa: el caso de Eugenio no es un invento, fue un caso real de asesinato de un recluta ruso en Chechenia; otra cosa es si la Iglesia Ortodoxa Rusa finalmente dictamina o no si hubo martirio. Es verdad que si fue un simple choque bélico hubiera sido fusilado y que sin embargo, fue torturado y decapitado y muy posiblemente por aferrarse a la cruz de su abuela, besarla y no querer desprenderse de ella, pero es muy significativo que los rebeldes chechenos digan que ellos no fueron y que fueron unos bandidos. Si eso es cierto – que no lo se – ¿pudo ser por un simple robo si, por ejemplo, la cruz era de valor? ¿Se sabrá alguna vez toda la verdad? Bueno sería que los criminales que lo asesinaron, hablaran.
      De todos modos, mártir o no, Eugenio Rodionov tiene todos mis respetos porque creo que fue una víctima inocente.

      • Antonio el caso de Juan el Soldado, es de esos cultos estilo Jesús Malverde, El niño Fidencio, La Niña Blanca o la Muerte (omito Santa) asi que no hay que comparar el caso de Eugenio Rodionov con el del Juan el Soldado, son contexto y realidades distintas, además que Juan el Soldado si cometió asesinato (el de una niña), se le aplicó la llamada Ley Fuga, pero no comparemos a un culto de tal magnitud con el de Eugenio, y en mi opinión, para mi es victima de una guerra mas que un mártir, igual que otros, que muriera por tener una cruz cristiana en su pecho es una cosa, pero no hay certeza de martirio, en cuanto a la familia Real Rusa, es cierto que hay contradicciones cometió un error canonizarlos nuestros hermanos cristianos ortodoxos rusos, de lo que me quedo con Eugenio (supuesto martir) y la familia Real son los preciosos iconos que merecen mi total admiracion por su hermosura

        • Tu verás que yo no los comparo, entre otras cosas, porque desconozco el caso de Juan soldado y sus condicionantes.
          Sobre el tema de la canonización de la Familia Imperial Rusa, prefiero reservarme mi opinión.

          • Pues el caso de Juan el Soldado es como el de Jesús Malverde, esos santos delincuentes, o cultos. Parecido al niño fidencio o la niña blanca

  5. Pues vaya que si es controversial el asunto amigo! Me uno a la opinión de los compañeros por tres razones:
    1.- El martirio es un testimonio de entregar la vida por la fe que se profesa y se vive.
    2.- Este chico demostró su convicción de mantenerse firme en sus creencias a costa de sufrir una muerte violenta
    3.- Aunque no se sepa mucho de su vida se nota su gran devoción y un gran temor de Dios.
    No quiero ahondar en la manera tan, digamos, peculiar que tiene el mundo ortodoxo para reconocer la santidad de las personas (si fuera un caso de un católico sabemos que hubiera sido examinado con lupa) pero lo que me llama poderosamente la atención es la fe de este chico, tan bien cimentada que no dudó en dejarse torturar y matar de una manera tan horrenda por no faltar a sus creencias más sagradas. Como bien dicen los compañeros y amigos, estamos quizá ante un gran testimonio de fe a la par de los santos de los primeros siglos y que al igual que ellos, hace eco de una fe vivida, profesada y asimilada hasta la muerte aunque quizá no sea un martirio como tal pero si un testimonio digno de respeto. Respeto a los hermanos ortodoxos a pesar de no compartir puntos de vista doctrinales (quizá por el mismo desconocimiento que tengo de ellos) pero aquí me atrevo a decir que este chavo es un verdadero testigo de fe, que no mártir, al menos hasta que la Iglesia de Moscú se pronuncie al respecto pero para mi humilde opinión, el hecho de defender sus creencias hasta las últimas consecuencias ya lo hace digno de respeto y de imitar su ejemplo independientemente de si vivió como un santo y más en el mundo castrense que a veces deshumaniza a los hombres. Ojalá se acabe la violencia que utiliza a la religión como excusa para cometer crímenes, Bien dicen que si siguiéramos el mandamiento del amor ¡Otro mundo sería este! Esperemos que por lo menos los que conocieron a Eugenio despejen dudas sobre el y pues dejemos en manos de Dios la causa de este joven que, repito, por lo menos es digno de admiración y respeto.

    • Daniel,
      En un comentario anterior (o quizás en un artículo de esos llamados ensalada) escribí sobre cuales eran los procedimientos seguidos por las Iglesias Ortodoxas en estos temas de canonizaciones. No estoy de acuerdo contigo en que los católicos seamos más exigentes que los ortodoxos a la hora de canonizar; los métodos pueden ser distintos, pero igualmente serios, porque si hablamos de mirar con lupa, ¿Qué diríamos de algunas beatificaciones y alguna canonización anterior o próxima a realizarse? Aquí, cuando se quiere ser laxo y “pasar la mano” por los intereses que sean, se hace ¿eh?.

      Absolutamente de acuerdo contigo en que mártir o no, Eugenio Rodionov merece todos nuestros respetos y si se demuestra de manera fehaciente que fue mártir y la Iglesia Ortodoxa Rusa lo canoniza, también tendrá toda nuestra veneración.

      Y una última cosa: yo creo que el martirio es un premio que Dios concede a quienes se lo merecen, pero si en algún caso, una persona no precisamente santa por su forma de vida, finalmente diera su vida por la fe y por Cristo, es tan mártir como cualquier otro, porque el derramamiento de su sangre le borra todo lo que hubiera podido hacer mal.

  6. ¿Qué puedo decir que no hayan dicho ya mis compañeros? Creo que nada, pero me gustaría aportar mi opinión en dos cosas para mí fundamentales:

    1.- Las comparaciones con los Santos mártires soldados de la Antigüedad son inapropiadas; no sólo porque es un anacronismo y una descontextualización histórica total comparar la idiosincrasia y contexto social y religioso del “miles” en la antigua Roma con los militares contemporáneos; sino porque lo que valía para hace siglos no tiene por qué valer actualmente. Que se haya canonizado o venerado gente que por más cristiana que fuera, en algún momento se manchó las manos de sangre en la guerra; no significa que actualmente tengamos que hacerlo. Es más, no debemos hacerlo, y mucho menos poniendo de ejemplos casos tan lejanos en el tiempo que ni conocemos al detalle.

    2.- Estoy de acuerdo en la prudencia aconsejada por Konyayeva. Parece que si murió decapitado y lo hizo por no abrazar el Islam; sí sería martirio, pero hace falta más documentación y más información respecto al tema. Cada día son asesinados muchos misioneros y religiosas en África, Asia e incluso América por su condición de cristianos y no saltamos enseguida a colocarlos en los altares. Pues si con los misioneros y las religiosas, que son gente de paz y bien sin duda alguna, andamos con tanta cautela, cien mil veces más cautela aconseja el caso de un soldado muerto en plena guerra. Eso es todo.

    • Ana Maria,
      Sabia que el tema de la comparación con los mártires de la antigüedad lo ibas a tocar tu y por eso, deliberadamente, no he querido entrar al trapo cuando antes se ha comparado por alguno de nuestros compañeros. No puedo estar más de acuerdo contigo; completamente.

      Y que se mire con lupa este caso y todos los demás, completamente de acuerdo.
      La reflexión que haces sobre cuantos misioneros (católicos, ortodoxos y protestantes) dan su vida por el hecho de ser cristianos y estar totalmente entregados a los más necesitados y abandonados del Tercer Mundo, es una reflexión en la que deberíamos profundizar. ¡Qué poquitos casos de estos vemos que se estén estudiando con miras a la beatificación o canonización! Y si alguno lo está, “que lentita va su Causa”. ¿Hace falta poner ejemplos?

      • Pues qué te diré Antonio

        Respondiendo a nuestra amiga Ana María y a ti mismo, tengo entendido que el papa Francisco impulsará la causa de varios cristianos sacerdotes, religiosos y laicos mártires en el Salvador y que pisará el acelerador a la causa de Monseñor Romero (que le han puesto trabas, piedras y palos en el camino).

        Me gusta lo que dice Ana María respecto a la comparación de los mártires de la antigüedad con este chico soldado. La Iglesia tiene que analizar esta cuestión importante.

        Me llama la atención el hecho de que la madre de Eugenio lo reconoció por la cruz que llevaba en el cuello. Me extraña el hecho posible de que, si es que murió por causa de su fe por quienes ya mencionaste en el artículo, no le hayan quitado la cruz signo de odio quizá para ellos, se me hace curioso el hecho de que conservara su cruz.

        • Emmanuel,
          En efecto, el Papa Francisco ha pedido que se aceleren las Causas de los mártires de El Salvador que, como sabes, las tenían estancadas los dos papas anteriores.

          El cadáver de Eugenio Rodionov fue reconocido por su madre, no solo por la cruz, sino por otros rasgos, además de por los análisis forenses que se le hicieron para identificarlo. Fue definitivamente identificado.

  7. Yo intentaré añadir una posición conciliadora….Si no existen pruebas feacientes de que murió como mártir, ¿no podría ser canonizado por sus “virtudes heróicas”?. Es decir, si hay pruebas feacientes de milagros entorno a su devoción, creo que podría ser Santo. ¿no?.

    • Fernando,
      Cuando hablamos de las Iglesias Ortodoxas no podemos acogernos al concepto de “virtudes heróicas” porque en la ortodoxia no se declara venerable a alguien que posteriormente se va a canonizar. Esos pasos intermedios, allí no existen.
      Lo que si es verdad es que si se comprueba fehacientemente la realización de milagros gracias a su intercepción, ese es un camino que lleva a la santidad oficial.
      Fíjate que en los países ortodoxos, los procesos de canonización tienen cierto parecido con las antiguas canonizaciones: salían de la voluntad popular, el pueblo era quién de una forma u otra decía quién debía ser venerado como santo. Por eso, en las Iglesias Ortodoxas, la veneración popular espontánea y permanente, es el inicio de todo proceso que culmina en la canonización. Esa puede ser una de las causas por la que al final se llegue a la canonización, independientemente de que se le declare o no como neomártir.

  8. A eso mismo me refiero, Antonio. Ya que por ahora no puede probarse que era mártir, pues que tiren del hilo por sus milagros, creo que ese es el mejor camino ha seguir si quieren los fieles que sea Santo. Los ortodoxos ya se que no utilizan nuestro procedimiento, de Venerable, Beato, Siervo de Dios, etc…Pero por los milagros atribuidos también se poder ser Santo y no solo siendo mártir, por eso digo que se deberían recopilar hechos milagrosos en torno suyo para así probar que es Santo. Por otro lado, aunque nosotros tengamos toda esa parafernalia de títulos como Venerable, Siervos de Dios, Beatos, etc, creo en mi opinión que es algo más seguro que declarar la Santidad tan súbitamente como lo hacen los ortodoxos. Por otro lado también el proceso de beatificación y canonización católica es extremadamente lento, yo aún espero no morirme sin ver beatificada a mi Siervita de Dios Sor María de León Delgado.

  9. Gracias Antonio por dar a conocer la trágica historia de este soldado, nunca antes había oído hablar de este caso en particular, y si de los grandes desastres y años difíciles de posguerra que causo este conflicto.
    En mi opinión a este caso, estoy totalmente de acuerdo con el periodista Nikolai Konyoyeva, si la causas de los santos no ve claro y seguro todo lo necesario para su canonización es necesario esperar y dejar a Dios.
    En resumen, estoy de acuerdo con que la Iglesia Ortodoxa Rusa ande con pies de plomo y mida sus pasos con respectos a estas canonizaciones tan polémicas.

    • Para como han ido de rápido otros casos, este es llevado con mucha cautela, porque la Iglesia Rusa no quiere cometer un error. Si hay que canonizarlo, seguro que lo hará.

  10. First of all, St. Paul calls the Christians as “saints”. In fact the followers of Christ were called first saints and only later as Christians. Aren’t we saved through Jesus Christ, so we are all made saints? It remains to us to appropriate this “salvation”, to make Christ’s work visible in us. In the case of st. Evgenij As Christians, why should we begin negatively, from the suspicion that it may be possible, that Evgenij did not die like a martyr, did not confess his faith until death? Isn’t more Christian to think positive, and to start thinking that he confessed, that he was a martyr? Isn’t more Christian to see the good? Love doesn’t judge, doesn’t think the bad, said Paul in 1 Cor. 13. I think it is “christian” to believe Evgenij as a “saint”, which is the n-o-r-m-a-l status of any of us, who are baptized in Christ.
    And with the procedures of canonization, that is clearly know, in the recent times the Orthodox Churches avoided to accept someone as a saint shortly before his death. Father Justin Parvu died about 3 weeks ago in Romania and everyone knows that he was a saint man. But he will not be canonized but in a few decades. And there are a lot of examples of this. There is need of time, for someone – not to declare as saint: because he is – but to put it in the official calendar of the Church >>>> that is: to make is normative, example of Christian life. The time will prove his saintness, I am sure; why to hurry? He is anyway praised.
    By the way I have seen an icon of him on the wall of the Greek Church “St. George” 2 minutes from my campus, in Frankfurt. Even the Greeks praise him. and some other saints, like Elder Paisios Agiorites – he is also not yet canonized. But he is a saint.

    Thank you Antonio for this exceptional article! I have enjoyet it a lot!
    Saint Evgenij, pray to God to make as so strong in confession as you!

    • Mitrut,
      San Pablo decía a los cristianos que eran santos, que pertenecían a un pueblo santo que había sido salvado por la Sangre de Cristo, pero hoy en día no podemos generalizar como hacía San Pablo. Hoy en día, la inmensa mayoría de cristianos no somos santos, porque si lo fuéramos, este mundo no sería lo que es. Reinaría la paz, la concordia, el amor y entrega de unos a otros, no habría multimillonarios y millones de seres humanos que mueren de hambre, no seríamos insensibles a la desgracia ajena. Hoy no somos santos. Estamos llamados a la santidad, pero no somos santos.

      ¿Qué hay que pensar en positivo? Por supuesto, pero esto no nos tiene que llevar a suponer que una persona ha muerto como mártir si no hay suficientes muestras de que así haya sido. La prudencia no está reñida con el ser positivo. Si ha sido mártir – que yo no lo niego – seguro que Dios demostrará que así fue y será canonizado como neomártir y si hay dudas del martirio, pero por sus milagros se demuestra su santidad, seguro que la Iglesia también lo canonizará. El querer probar fehacientemente si hubo martirio no es hacer un juicio de valor y por lo tanto no va en contra de lo escrito por San Pablo a los corintios.

      Yo se que las Iglesias Ortodoxas son exigentes en sus canonizaciones, pero siempre hay casos que pueden inducir a sospechas, por ejemplo, por motivos políticos. Y que conste que eso también pasa en la Iglesia Católica. A veces, hay relajamientos en los procedimientos y eso, al igual que ha ocurrido en la Iglesia Católica en los dos anteriores pontificados, también ha ocurrido en alguna Iglesia Ortodoxa. Lo que pasa es que tu eres rumano y precisamente, la Iglesia Ortodoxa Rumana destaca por su minuciosidad. Gracias a esa precaución o prudencia, aun no han sido canonizados los llamados mártires de la dominación comunista en Rumania. Otras Iglesias, sabes que ya lo han hecho. La Iglesia Rumana va con mucha más prudencia.

      También se que a personas aun no canonizadas, se las representa en iconos, porque ya el pueblo los considera santos. El patriarca Pavle de Serbia murió hace solo dos años y ya hay iconos suyos en numerosas iglesias serbias. Supongo que, finalmente, será canonizado.

      Aunque oficialmente no esté canonizado, como parece que es cierto que goza de la presencia de Dios, como lo demuestran sus milagros, yo también digo: San Eugenio, ruega por nosotros.

  11. A mi ojos lo veo como un mártir, defendió algo, no puedo afirmar si su fe cristiana, murió defendiendo Rusia, o murió defendiendo alguna otra causa. Tubo una muerte cruel y fue torturado, bajo ese aspecto para mi es mártir.

    Ahora está de verse que se aclare si fue por su fe en Cristo, un martirio tan reciente y que no se pueda aclarar, se necesita poner más empeño en la investigación de estos acontecimientos.

    • Te aseguro que se está haciendo. En este caso, cuando la Iglesia Rusa lo canonice, con seguridad que es santo. Lo que está por ver es si la canonización es como neomártir o como confesor de la fe. Parece lo mismo, pero existen matices entre ambos conceptos.

  12. Tras leer con detenimiento todo lo hasta ahora escrito de este joven soldado pienso que me parece una aberracion que digan o sugieran que hay que hacerlo santo.
    Durante la vida de Jesus ni en los primeros 300 años del cristianismo hay indicios de “soldadescas o guerras” pues estas ideas van totalmente en contra del amor que predicaba Jesus.
    Si mal no recuerdo fue en uno de primero concilios cuando se declaro que “ir a la guerra no era pecado” y a mi me parece un primer paso para desechar las ideas del evangelio para someterse a los intereses terrenales mas bien diria yo a los muy en boga en estos tiempos interese peseteriles.
    La ideas de hacer santo a este soldado a mi entender no deja de ser una manipulacion patriotera del sistema ruso para sostener una guera llamesmola simplemente sin sentido.
    Entiendo que la opcion de abrazar al islamismo o muerte no debe escandalizarnos porque esto mismo en España lo hemos hecho y lo seguimos haciendo hasta hoy en dia, tanto fuera de nuestras fronteras como dentro pero con la variante de al cristianismo.
    Si me parece que el soldado murio con Jesus y esto me parece muy gratificante

    • Desde luego, para mi, santidad y guerra están reñidas por principio, son incompatibles, ahora y en el siglo I. El mismo Cristo se lo dijo a Pedro: “Quién a hierro mata, a hierro muere”.
      Pero una cosa es ir a una guerra voluntariamente y otra muy distinta es verte forzado a ir a ella aunque tu no quieras y no te atrevas a desertar; incluso puedes estar presente y no hacer ni un solo disparo.

      ¿Le pasó eso a Eugenio? Muy posiblemente, porque no es baladí el hecho de que, sabiendo que estaba en territorio musulmán, no se quitase la cruz del cuello. ¿Será definitivamente canonizado? Yo no lo se, aunque me lo puedo suponer y me quedo especialmente con lo último que dices: murió con Jesús encima y seguro que está gozando de El en la gloria.

  13. BUENO, PARA EMPEZAR MUCHAS GRACIAS POR SUS PUBLICACIONES, UNO APRENDE MUCHO DE ELLAS . SIGAN SU TRABAJO Y QUE DIOS LOS BENDIGA X ESO. PASO A LO SIGUIENTE SI BIEN ES CIERTO QUE LOS CRISTIANOS RECONOCEMOS LOS MERITOS DE LA VIDA TERRENAL DE NUESTROS HERMANOS Y LE NOMBRAMOS SANTOS, SI LE PUEDO CONTAR MI EXPERIENCIA Y DE AHI ESTA CONCLUSION. PUESTO QUE DE PEQUENO MI ABUELITA NOS ENSENO A LEER LA VIDA DE LOS SANTOS PARA APRENDER DE ELLOS A UNO SE LE QUEDO LA COSTUBRE Y PUES BIEN CUANDO UNO SE HACE VIEJO Y SE PONE A PENSAR EN LO DIFICIL QUE ES LA VIDA Y LO DIFICIL QUE ESTOS BUENOS HOMBRES Y BUENAS MUJERES SUFRIERON PARA LLEGAR A LA GLORIA DE DIOS, Y UNO QUISIERA PODER VIVIR LO MAS CRISTIANAMENTE EN LA CONFORMIDAD DEL TIEMPO Y DE LAS CIRCUSTANCIAS UNO CAE A LA CONCLUSION DFE QUE SE NECESITAN SANTOS NUEVOS Y MODERNOS DE NUESTRO TIEMPO. PARA QUE JOVENES Y ADULTOS VEAMOS COMO ESAS PEROSNAS VIVIERON EL EVANGELIO.. Y ASI DARNOS UNA PEQUENA IDEA DE COMO PODER VIVIR .. Y ALCANZAR LA GLORIA ETERNA . NO TODOS SOMOS UNA TERESA DE AVILA O UN SAN AGUSTIN. MUCHO MENOS UN MAURICIO O SEBASTIAN QUE DIERON LA VIDA X CRISTO. ON UN FRANCICO DE BORGIA QUE DEJO TITULO DE NOBLEZA PARA PREDICAR Y SER PARTE DE LA COMPINIA DE JESUS. EN UNA TARDE PLATICANDO CON MI CONFESOR COMENTAMOS ACERCA DE LA VIDA DE SANTA ROSA DE LIMA COMO DECIR EN ESTOS TIEMPOS A LOS JOVENES QUE LA BELLEZA ES ALGO PASAJERO Y QUE LA BENDITA SANTA SE CORTABA SU HERNOSA CARA? NECESITAMOS SANTOS QUE YA USEN TELEFONO O QUE POR LO MENOS HAYAN MANDADO UN TELEGRAMA. GRACIAS.

    • Ray,
      Muchas gracias por tu comentario.
      Claro que hace falta que se nos pongan modelos de santidad modernos y de hecho, todas las Iglesias lo están haciendo, el más reciente, San Habib Girgis, un archidiácono seglar copto muerto hace algo más de cincuenta años.
      Santos los ha habido siempre, en todas las Iglesias y en todos los tiempos y no es raro que, aunque los desconozcas, cuando paseas por la calle o incluso dentro de tu círculo de amistades, los haya. Te digo esto porque una cosa es ser santo y otra que finalmente se te reconozca y ponga como modelo a imitar. De los primeros, hay millones, de los segundo, ya hay menos, pero siempre y en todos los lugares del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*