Basílica de San Lorenzo extramuros

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada de la Basílica de San Lorenzo Fuori le Mura, Roma (Italia).

Vista de la fachada de la Basílica de San Lorenzo Fuori le Mura, Roma (Italia).

Basílica de San Lorenzo Fuori le Mura
Piazzale del Verano, 3
Roma

La actual basílica de San Lorenzo está compuesta por dos iglesias primitivas, que fueron reunidas bajo el pontificado de Honorio III (1216-1227). La más antigua de estas dos iglesias es la que fue transformada en lo que es el coro actual. Ésta había sido erigida por el emperador Constantino sobre el cementerio cristiano donde San Lorenzo había sido sepultado; tenía el nivel mucho más bajo que el actual, tanto, que debido a la humedad de la colina sobre la que estaba, hubo de construirse unos matroneos o segundo orden de galerías, particularidad arquitectónica que tiene en común con la iglesia de Santa Inés, donde se hizo lo mismo por los mismos motivos.

La orientación de la basílica constantiniana era opuesta a la actual; la puerta se abría en el actual ábside y, naturalmente, el ábside estaba orientado hacia el sur. En el año 580, el Papa Pelagio II hizo restaurar y enriquecer la iglesia, pero sin cambiar la forma primitiva. La segunda basílica era también antiquísima, ya que había sido erigida por el Papa Sixto III (432-40). Ésta tenía una orientación opuesta a la basílica constantiniana, por lo que los dos ábsides se tocaban externamente.

En el año 1216, el Papa Honorio III destruyó los dos ábsides y reunió los dos edificios en una única basílica que, conformando un solo cuerpo, conservó algunas particularidades de la orientación primitiva. Así, por ejemplo, los mosaicos del siglo VI que adornaban el arco de la iglesia de Pelagio II, están ahora en el interior de la misma y hay que pasar por detrás del cimborrio para verlos.

Vista del interior de la Basílica, nave central.

Vista del interior de la Basílica, nave central.

Después de esta reedificación, la basílica ha sido restaurada más veces: en tiempos del Papa Nicolás V (Parentucelli, 1447-55), quien hizo que los trabajos fueran dirigidos por Rossellino; en el 1647, los canónigos regulares lateranenses transformaron la decoración interna y, finalmente, en el año 1864, el Papa Pío IX (Mastai-Ferretti), la redujo al estado actual, quitando los altares y los adornos añadidos en el siglo XVII. Antiguamente la iglesia estaba unida a la puerta Tiburtina a través de un grandioso pórtico, del que quedaban algunas trazas que se mantuvieron hasta el pontificado de Urbano VIII (1632, Barberini).

La fachada está adornada por mosaicos ejecutados en los talleres del Vaticano en el 1864 y que representan a los fundadores y a los conservadores de la iglesia: Constantino, Pelagio II, Sixto III, Adriano I, Honorio III y Pío IX. A continuación hay un porche de seis columnas que sostiene el arquitrabe en mosaico. Dentro del pórtico, en las paredes: frescos pintados en los primeros años del siglo XIII, siendo el último explendor de la influencia bizantina. Estos frescos representan escenas de la vida de San Lorenzo y hechos importantes acaecidos en la basílica.

Entre estos últimos: Honorio III que bendice a Pedro de Courtenay, conde de Auxerre, consagrado emperador de Constantinopla junto con su esposa Jole en el año 1217 (estos frescos fueron casi integramente repintados en la restauración del año 1864); un gran sarcófago cristiano del siglo VII, con genios, pavos reales y racimos de uvas; dos sepulcros en forma de tabernáculo y dos leones a los lados de la puerta, obras del siglo XIII.

Vista del altar mayor de la Basílica.

Vista del altar mayor de la Basílica.

El interior es de tres naves sostenidas por veintidós columnas de diversas formas. No es cierto que estas columnas provengan del pórtico de Octavia, como afirman algunos basándose en la lagartija y en la rana talladas en el capitel de la octava columna de la derecha. Los nombres griegos de estos dos animales (batrachos y sauros), son los de los dos arquitectos que hicieron el pórtico y los que han originado este error. El pavimento de la nave central es del siglo XIII; en el centro hay dos caballeros con armadura, en compañía de sus familias y que fueron tal vez los dos caballeros que, a sus expensas, hicieron rehacer el suelo.

En las paredes, por encima de las columnas, está “Las historias de las vidas de San Lorenzo y San Esteban. Estos frescos fueron pintados por Fracassini, a excepción de los dos que representan “El martirio y la sepultura de San Esteban”, que son de César Mariani y el del “Martirio de San Lorenzo”, que es de Guillermo De Sanctis. En el fondo hay dos ambones adornados con mármoles coloreados y una columnata, obra comatesca del siglo XIII, probablemente contemporánea a la reunificación efectuada por Honorio III.

A la derecha está el sepulcro del cardenal Guillermo Fieschi, que fue sobrino de Inocencio IV y que murió en el año 1256. Este sepulcro está formado por un sarcófago romano en el que está representada una escena nupcial y que está recubierto por un baldaquino sostenido por columnas. Bajo el baldaquino hay un fresco que presenta al Salvador sentado en un trono, asistido por San Esteban y San Sixto a la derecha y por San Lorenzo y San Hipólito, a la izquierda y una capilla pequeña con un cuadro de Savonazzi sobre el altar. En la pared de la izquierda, hay un San Francisco de autor anónimo del siglo XIX y el sepulcro de José Bondini, muerto en la guerra contra los turcos en el año 1669.

Vista del sepulcro -tras la rejilla- de los Santos Lorenzo, Esteban y Justino. Basílica de San Lorenzo Extramuros, Roma (Italia).

Vista del sepulcro -tras la rejilla- de los Santos Lorenzo, Esteban y Justino. Basílica de San Lorenzo Extramuros, Roma (Italia).

En la cripta de la confesión se encuentran las reliquias de San Lorenzo junto con las de San Esteban y San Justino. Los restos de San Lorenzo fueron encontrados durante las obras realizadas por el Papa Pelagio II, el mismo Papa, bajo cuyo pontificado fueron traídas desde Constantinopla hasta Roma algunas reliquias insignes de San Esteban y puestas en esta misma basílica. San Justino era un sacerdote romano que sufrió martirio en el año 258, en tiempos del emperador Claudio. En esta misma basílica existen reliquias de San Hipólito, mártir en tiempos del emperador Valeriano; de los santos papas Zósimo, Sixto III e Hilario, sepultados en el lugar ocupado actualmente por la sepultura de Inocencio IX y de los santos mártires romanos Alejandro e Ireneo.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “Basílica de San Lorenzo extramuros

  1. Gracias, Felice, por otra estupenda entrega de tu serie sobre las iglesias romanas. No sabes hasta qué punto me estás siendo útil, pues estoy pensando ya en que mi luna de miel la haré en Roma y querría aprovechar mi estancia allí para visitar todas las iglesias que pueda, al menos, las más destacadas, o, por qué no, las más hermosas.

    Ésta está enclavada en un marco natural muy agradable y, unido al encanto de su antigüedad, hay que destacar su sobriedad interior y exterior, contrastante con la asfixia ornamental de las iglesias barrocas. Ello, unido a que allí se encuentra el sepulcro de mártires tan destacados para la cristiandad como Esteban, Lorenzo y Justino, hace pensar que es una parada imprescindible para quien esté interesado en la Roma cristiana.

  2. Muchas gracias, Felice, por este nuevo artículo sobre las iglesias de Roma.
    Esta en concreto, por las reliquias que conserva de los santos diáconos Esteban y Lorenzo, además de San Justino, ya merece ser visitada para venerar este sepulcro.
    Yo he tenido la dicha de poderlo hacer y garantizo que se siente algo especial cuando se está ante la tumba de estos mártires.

  3. Felice, he leido con grato interés el artículo que has presentado sobre la Basílica de San Lorenzo Extramuros. Desde hace mucho tiempo tengo un afecto muy especial sobre este mártir, y aunque ya conocía por fotos la Basílica, es la primera vez que veo una foto tan detallada del sepulcro de este diácono. Yo ya sabía que también allí estaban las reliquias de San Esteban y de los ortos santos que refieres. En el caso de San Hipólito, se trata de un soldado que fue bautizado por San Lorenzo y no del presbítero que se considera el primer antipapa de la historia, ¿verdad?
    No haces mención en el artículo de algo que yo tengo un vago conocimiento: ¿en la cripta de esta iglesia está el sepulcro del Beato Pío IX? ¿Es cierto que esta basílica fue destruida en la segunda guerra mundial luego de un bombardeo? ¿qué tan dañada quedó? Entonces, el edificio es totalmente nuevo?
    Gracias por tu colaboración.

    • Humberto,
      Este San Hipólito es un mártir romano de tiempos del emperador Valeriano. Junto con otros 19 miembros de su familia fueron decapitados y sepultados en el campo Verano, adyacente al cementerio de Ciriaca

  4. Muchas felicidades por este artículo tan valioso de una de las basílicas más emblemáticas de Roma. Siempre que veo sus fotografías me parece una construcción sencilla por su exterior tan sobrio, pero ya viéndola por dentro, no tiene nada qué envidiarle a las basílicas con las que comparte categoría, sin dejar por ello el exceso barroco que se contrasta con las modificaciones que la hacen ver sencilla, como seguro fue el oratorio que se debió construir sobre esta en tiempos previos a Constantino.

    No sé qué decir sobre los restos de Esteban, el Nuevo Testamento no menciona dónde los enterraron y es probable que se perdieran tras la destrucción de Jerusalén y no creo que los judeocristianos en fuga se los llevaran. En cambio, me alegra que tengamos entre nosotros los restos de Lorenzo y Justino en un mismo lugar.

    Basta decir que la basílica es como me gustan que sean los templos: sencillos y pequeños.

    • Alejandro,
      Sobre el tema de las reliquias de San Esteban, te aconsejo que leas el artículo que publicamos el 26 de diciembre del 2011.

      • Ya lo leí, Toño, y reafirma mi aseveración. Las reliquias que hoy se poseen son tan auténticas como los cráneos de Juan el Bautista, con perdón de la expresión. Sueños, visiones, etc. no son evidencia arqueológica y los cristianos primitivos siguieron tanto tiempo a la sombra del judaísmo y sin duda actuaron como éstos con los restos de un hombre: reducidos a huesos, se sacaban de la tumba y acababan en una fosa común, perdidos para siempre.

  5. Pues nomas faltaron las reliquias de san Vicente Diácono junto a Esteban y Lorenzo. Hermosa Iglesia donde se encuentran descansando estos mártires.

    No tenía idea de que había sido dañada en la Segunda Guerra Mundial.

    Antonio, cuando bombardearon Roma en el barrio de San Lorenzo en tiempos del Venerable Pio XII, ¿fue cuando se dañó esta Iglesia?

  6. Buena la trilogía de Lorenzo, Esteba y Vicente, pero falta un cuarto para fijar bien la mesa: el contemporáneo Juan Duarte Martín. Beato Él. Te recomiendo que leas su biografía, te va a estremecer más que las fotos de los mártires de Egipto publicadas por nuestro Padre Toño hace unos días. (¿así se habla en comunidad o no?) Habrá que proponerle si quiere publicar algo sobre éste diácono martirizado durante la guerra civil española. Si no, yo me anoto con mucho gusto.

  7. Interesante artículo siemre habia tenido curiosidad por conocer donde estaba sepultado San Lorenzo y ahora aunque sea por foto ya se me hizo conocerla y además no tenía idea que ahi también estuviera enterrado San Esteban, muchas gracias.

  8. Una servidora que es de Huesca, y muy devota de San lorenzo, tuvo la oportunidad de visitar esa tumba de San LOrenzo en el 2003.
    Me que dé pasmada, proque me pareció muy descuidada.Si los oscenses supieran quee stá así…..Es que aquél día, esa portezuela que se ve en la foto estaba abierta parcialmente y con papeles (como el que deja en una papelera) en su interior.Celebro que San ESteban protomártir esté junto a Lorenzo.No sabía lo e Justino.
    En la basílica de San lorenzo de Huesca, en la sacristía, hay un cuadro que recuerda el que el Papa Pelayo Quisiera juntar los cuerpos de los dos diáconos mártires…..Y se dice que San LOrenzo le cedió su derecha a Esteban, por lo que el Papa dijo..:”Que gentil es este español”.

  9. Los frecos de Fracassini, bellisimos, de lo mejor de la pintura romana de mediados del siglo XIX asi como los ds e Mariani, represntaban las principales escenas de la vida de san Lorenzo y san Esteban. De san Lorenzo : san Lorenzo reparte limosnas, presenta los pobres al prefecto, martirio, sepultura , muy hermoso con las teas iluminando la oscuridad de la catacumba. De san Esteban : Ordenacion (se conserva sobre sobre madera encima de la puerta principal al interior) disputa con el Sanedrin, Martirio, seputura. Tengo las postales en blanco y negro. Las pinturas salvo fragmentos fueron destrozadas completamente por los bombardeos aliados en julio de 1943. La basilica se reconstruyo gracias a los esfuerzos de un benenemerito arqueologo (Antonio Ferrua ? ) inugurandose en visperas del Jubileo en 1949. En la capilla honoriana, magnificamente adornada con los mosaicos de Ludovico Seitz , se conserva el cuerpo incorrupto del beato Pio IX, revestido de habitos corales , en urna de cristal y marmoles , regalo de la diocesis de Senigallia cuando la beatificacion. Sobre los frescos vease de la coleccion ROMA CRISTIANA el volumen dedicado a las iglesias de los siglos XIX y XX. Y mucho mas que se podria decir qui en casa tengo mucha bibliografia y material grafico por cortesia de los Padres Capuchinos que ofician la Basilica por voluntad del Beato Pio IX. La Basiica es Patriarcal y Capilla Papal despues de Santa Maria Maggiore.
    Jose Ricardo y Francisco Javier Simeon Vives.

    Correcciones El sepulcro del Beato Pio IX esta en l Basilica Pelagiana, noo en la Honoriana. Efectivamente fue el padre Antonio Ferrua, insigne aequeologo, quien dirigio fidelisimamente la reconstruccion de la Basilica por encargo de Pio XII (Civ. Catt. Centenario P. Ferrua).

    Mas todavia. Todas las columnas de la basilica son las originale , algunas con huellas del bombardeo. Este afecto solo a la basilica honoriana respetando, yo diria milagrosamente los sepulcros de san Lorenzo y de Pio IX. Asi que la Basilica Honoriana quedo practicamente intacta. Hay fotografias. En particular merece destacarse la Capilla del Beato Pio IX cuyos mosaicos de Ludovico Seitz, pintor de finales del siglo XIX, muy revalorizado ultimamente, se conservan integramente. Son hermosisimos como todas las obras de este pintor. En fin una preciosa Basilica. Os agradezco que la hayais descrito y comentado y nos hayais permitido esta aportacion Muchas Gracias y que San Lorenzo os lo pague.
    Jose Ricardo y Francisco Javier.

    • Estimados Francisco Javier y José Ricardo, gracias por vuestra aportación, pero la próxima vez intentad ponerlo todo en un solo comentario. Postear diversas veces seguidas está considerado spam. Por eso, la administración ha tenido que unificar vuestros tres comentarios en uno solo. En adelante, tened la amabilidad de ahorrarle este trabajo. Gracias.

  10. Perdonad. No lo sabia. Conozco tan poco de Internet. Lo mio son los libros. Mil disculpas. Y gracias por informarme.
    Jose Ricardo Simeon Vives

    • No te preocupes, Javier, no tenías por qué saberlo, pero nosotros como administración tenemos que decirlo. Cordiales saludos y bienvenido al blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*