Beatos Ceslao Joswiak y compañeros, mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional polaca del Beato Ceslao Joswiak, mártir en 1942.

Estampa devocional polaca del Beato Ceslao Joswiak, mártir en 1942.

San Juan Bosco fundó la Congregación de San Francisco de Sales para asistir a la juventud. Su método educativo, llamado “Sistema Preventivo”, que es utilizado por los miembros del instituto por él fundado, se puede describir brevemente como una manera de educar evitando que el joven cometa errores que puedan dañar su vida y su futuro. A través del deporte, el estudio, los talleres, la formación espiritual y el acompañamiento y el seguimiento de un proceso formativo, el muchacho puede ser, en palabras del Padre y Maestro de la juventud, “un buen cristiano y honesto ciudadano”, objetivo principal de Oratorio, donde los jóvenes encuentran un patio, una escuela un templo, una casa.

Cuando Don Bosco inició su obra educadora, propuso como ejemplo y modelo para sus chicos al santo jesuita San Luis Gonzaga. Cuando los tiempos fueron maduros, su sistema tuvo como culmen a un alumno de casi quince años, Santo Domingo Savio, adolescente excepcional y ejemplar, que fue canonizado en 1954. Desde entonces, este muchacho es el modelo a seguir para todos los jóvenes que asisten al Oratorio en cualquier parte del mundo. Sin embargo, antes de ser canonizado, la Familia Salesiana ha visto florecer en su jardín cinco flores, rojas como las Llagas de Jesucristo, cinco oratorianos que en el esplendor de la juventud y por estar comprometidos con su fe, viviendo alegremente el Evangelio, padecieron hasta la muerte el compromiso que Domingo Savio había hecho como un plan de vida: “Antes morir que pecar”.

El sacrificio de estos jóvenes se enmarca durante el periodo más triste que ha vivido la humanidad en el siglo XX, que es la Segunda Guerra Mundial. Entonces, un Estado totalitarista y con un sistema político que degradó la dignidad humana, trató de imponer por la fuerza su ideología, atentando no sólo contra los principios básicos de la fe cristiana (causa muy secundaria y periférica) sino perpetrando crímenes contra la humanidad, con el pretexto de proponer al mundo una raza perfecta, donde no cabía la posibilidad de existir el menor defecto físico, intelectual e ideológico y para lograrlo se abusó del poder para destruir a las personas que no encuadraban en ese proyecto. El Partido Nacional Socialista, cuando llegó al poder pretendió establecer bajo su bandera un Tercer Régimen como lo fue primero el Imperio Romano y luego el Sacro Imperio Romano Germánico, esto provocó en Europa y fuera de sus fronteras, una guerra cuyas consecuencias tardaron décadas en desaparecer y que tal vez, aún quedan latentes en modernas ideologías muy en boga en estos días.

Estampa del Beato Eduardo Kazmierski.

Estampa del Beato Eduardo Kazmierski.

Polonia padeció enormemente el desarrollo de esta conflagración al ser invadida y aniquilada como nación el 1 de septiembre de 1939, suceso que desencadenó esta lucha mortal, miles de sus ciudadanos, sin importar la raza o la religión, terminaron sus vidas en algunos centros de concentración que los nazis construyeron en su territorio y fuera de allí, con el propósito de borrar e la faz de la tierra a quienes consideraban inferiores, contrarios u obstáculos en su plan de conquista.

En este país y en un Oratorio de Poznam, vivieron como luces en medio de las tinieblas Ceslao Joswiak, Eduardo Kazmierski, Francisco Kesi, Eduardo Klinik y Jarowniew Wojciechowski, todos ellos con una edad entre los veinte y los veintidós años de edad. Su testimonio de fortaleza espiritual, de valentía sin demora ni repliegues, con una generosidad extraordinaria, nos presenta un cristianismo sin condiciones, de probada fortaleza hasta la muerte.

Los cinco son jóvenes universitarios, uno de ellos, Eduardo Kesi, era postulante salesiano y son recordados como los cinco tipos alegres, unidos desde su adolescencia como una familia en el Oratorio, que nunca se desanimaron ante la adversidad y que hasta el último momento tuvieron la esperanza de escapar de la pesadilla que los condujo a Dresde, en Alemania, proyectando y manteniendo planes hacia el futuro, peo con la mirada puesta en la vida eterna, la cual tuvieron que asumir como su destino definitivo con un corazón alegre y generoso.

Los cinco oratorianos se comprometieron con el crecimiento humano y cristiano personal y también comunitario, ligados por proyector personales y sociales de talente religioso y misionero, implicados en la animación de sus compañeros, pudieron mantener la amistas forjada en el Oratorio hasta la cárcel. Los cinco murieron unidos el mismo día, en el mismo lugar y de la misma manera. No temieron la muerte ni quisieron abandonar la Cruz, como las doradas espigas a punta de hoz, así, su juvenil cuello fue segado por la guillotina. Juntos en el Oratorio, en la cárcel y el martirio; sus vidas nos ofrecen hoy a los jóvenes y para todos los adultos cristianos, la manera de vivir en la Iglesia, siguiendo a Cristo, con el carisma de Don Bosco.

Estampa del Beato Jarowniew Wojciechowski.

Estampa del Beato Jarowniew Wojciechowski.

Estos testigos de Cristo provienen de familias cristianas, nidos fecundos que sirven para transmitir la fe al grupo al que pertenecieron y del que fueron cabeza, por lo que les mereció el sobrenombre de “grupo de los cinco”, ligados por vínculos de amistad y de elevados ideales cristianos. La experiencia juvenil oratoriana produjo en ellos una solidaridad que se manifestó en un sincero compartir. Su afecto los llevó a continuar sus encuentros pese a que el Oratorio estaba ocupad por la fuerzas invasoras. El Oratorio se transformó entonces en los jardines citadinos, los prados a la vera del rio y en el sosiego de los bosques vecinos. No en vano fueron acusados por ellos de asociación clandestina y subversiva.

Eduardo Kazimierski fue aprehendido el 22 de septiembre de 1940 en su trabajo; no tuvo la oportunidad de despedirse de los suyos. Al día siguiente, lunes, fueron apresados frente a sus familiares los otros cuatro muchachos, todos se volvieron a encontrar en la VII Fortaleza de Poznam, de donde fueron conducidos a Berlín, luego a Zwikau y finalmente a Dresde. Cuando fueron detenidos, se les despojó de todas sus pertenencias personales, la corona del rosario fue arrojada a un cesto, pero luego, aprovechando un descuido de los guardias, pudieron rescatarla, iba a servirles de preciosa compañía en las horas más difíciles. Padecieron tremendos interrogatorios, torturas, vejaciones y trabajos forzados. Finalmente, el 1 de agosto de 1942, se les dictó sentencia condenatoria, que escucharon de pie: condena a muerte por traición al Estado. Tras un largo silencio, uno de ellos lo rompió exclamando: “Hágase tu voluntad”. La sentencia se cumplió el 24 de agosto en el pario de la cárcel donde se preparó la guillotina. En la Familia Salesiana esa fecha es significativa, pues es la conmemoración mensual de María Auxiliadora. Quedan algunos mensajes que se les permitió escribir a sus familiares antes de ser ejecutados, de los cuales sobresalen frases como estas: “Sólo Dios sabe cuánto sufrimos, nuestra única ayuda en el abismo de la noches y de los días fue la oración”. “Dios nos ha dado la cruz, nos está dando también la fuerza para llevarla”. A continuación se ofrecen los rasgos biográficos de cada uno.

Ceslao Jozwiac
Nació el 7 de septiembre de 1919. Ligado al Oratorio de Poznam desde que tenía diez años. Su papá era policía judicial, estudiaba el bachillerato a la vez que era animador en el círculo juvenil del Oratorio. Al iniciar la guerra, trabajó en una tienda de cosméticos ante la imposibilidad de seguir estudiando. Su carácter era algo violento, era espontáneo y lleno de energía. Dueño de sí mismo, constante, coherente y pronto al sacrificio. Su caminar espiritual tendía a la perfección de su vida cristiana. Tenía mucho ascendiente y gozaba de autoridad entre los más jóvenes. Un compañero de cárcel lo recuerda como a un joven amable, con alma de cristal, libe de malicia. A él le confió una preocupación: jamás verse manchado de cualquier tipo de impureza. Al morir tenía 22 años.

Eduardo Kazmierski
Nació el 1 de octubre de 1919. Su familia era pobre y su padre tenía el oficio de zapatero. Trabajó en un taller mecánico al concluir la escuela elemental. Al ingresar al Oratorio, desarrolló unas poco comunes dotes musicales. Gracias a su familia, tuvo una buena formación cristiana. El tiempo libre fuera del trabajo, lo vivía en el Oratorio, donde aquilató su devoción eucarística y su cariño a la Virgen María. Le gustaba cantar solo, en el coro y en la iglesia, con quince años compuso algunas piezas musicales. Sobrio, prudente, amable, muy atento con los ancianos. Tenía 23 años cuando fue martirizado.

Estampa del Beato Eduardo Klinik.

Estampa del Beato Eduardo Klinik.

Eduardo Klinik
Nació el 21 de junio de 1919. Segundo de tres hijos. Su padre era mecánico. Estudio el bachillerato en Oswiecim. Al momento de la ocupación de Polonia, trabajó en una empresa de construcción. Su hermana María, luego religiosa, lo recuerda así: En el Oratorio, su vida religiosa mejoró mucho. Le gustaba servir como monaguillo en misa; tranquilo y tímido, su personalidad se desenvolvió en el grupo juvenil. Estudiante metódico y responsable. En el grupo de los cinco se distinguía por su compromiso en las actividades; bajo la guía de sus maestros salesianos, su vida espiritual se consolidó. El centro de su vida era la Eucaristía, fortalecido por una entrañable devoción mariana. Tenía un gran entusiasmo por San Juan Bosco y sus ideales. Tenía 23 años cuando fue sacrificado.

Jarowniew Wojciechowski
Nació el 5 de noviembre de 1922. Su familia sufrió la desintegración a consecuencia de un padre alcohólico que la abandonó. Por esta razón quedó bajo la tutela de una hermana mayor. En estas circunstancias, su asistencia al Oratorio le ayudó a salir a flote. Ayudaba como monaguillo en las misas. Era entusiasta en las excursiones, sabía tocar el piano y comulgaba diariamente. Tenía muy buen humor, lleno de fraternidad y comprometido en las actividades. Era muy reflexivo y un buen dirigente de grupo. En su última carta dirigida a sus familiares dice a su hermana: “Me voy unido con Jesucristo por la Comunión, me voy y te espero con nuestra queridísima mamá”. Tenía 20 años cuando fue guillotinado.

Francisco Kesy
Nació en Berlín el 13 de noviembre de 1920. Por motivos de trabajo de su padre, que era carpintero, junto con su familia emigró a Poznam. Era el tercero de cinco hermanos. Trabajó en una central eléctrica; durante la ocupación, al no poder estudiar, trabajó como obrero. Quería ingresar al noviciado salesiano. Fue un buen animador juvenil en el Oratorio. Sensible y frágil, a menudo se enfermaba. Era alegre, tranquilo, simpático y muy amante de los animales. Siempre colaboraba donde era útil su ayuda. Comulgaba casi diariamente y por las tardes siempre rezaba el rosario. En un fragmento de la carta dirigida a su familia como despedida, se lee: “¡Queridísimos padres y hermanos! Ha llegado el momento del adiós a vosotros y justo hoy 24 de agosto, día de María Auxiliadora. Qué alegría para mí que estoy dejando este mundo como debería morir cada uno. Me he confesado hace poco y dentro de poco me reforzaré con el Santísimo Sacramento. Dios bueno me llevará con él. No me arrepiento de abandonar este mundo tan joven”. Tenía 22 años al momento de ser ajusticiado.

Estampa del Beato Francisco Kesi.

Estampa del Beato Francisco Kesi.

La profusa literatura sobre el Holocausto da la sensación de que sólo el pueblo hebreo fue víctima del régimen hitleriano. Desafortunadamente sus atrocidades alcanzaron otros pueblos, otras razas, enfermos mentales, discapacitados, homosexuales, etc., porque Hitler quería imponer sobre todos la raza aria. En la misma Polonia, la víctima más castigada, la Iglesia Católica conoció en carne propia el ataque, la Iglesia con la Cruz de Cristo y su mensaje fue vista como rival por los adeptos de la cruz gamada. Era claro que había que atacarla para aniquilar a Polonia como entidad política, entre la población polaca, fueron victimados más de cinco millones de personas. De entre ellas, el 13 de junio de 1999, el Beato Juan Pablo II beatificó a 108 mártires entre obispos, sacerdotes, seminaristas, religiosos religiosas y laicos (nueve de ellos, entre los cuales están los cinco). El escarmiento de este grupo de jóvenes mediante la guillotina era un claro mensaje, pues hacía tiempo que estaba en desuso y su condena y muerte debía de servir, entre los planes del nazismo, como una lección al pueblo polaco.

La familia salesiana celebraba litúrgicamente el 12 de junio, unida su memoria a la de un sacerdote salesiano también mártir: José Kowalsky, víctima de los horrores de este sistema. Sin embargo, para resaltar por separado al sacerdote y al grupo, se ha fijado la celebración para el salesiano el 29 de mayo y a los jóvenes se les ha dejado la fecha original, encabezando el grupo Francisco Kesy, que quería ser salesiano.

Humberto

Bibliografía
– VVAA, “Año Cristiano VIII Agosto” Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 2005, pp 868-877.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Beatos Ceslao Joswiak y compañeros, mártires

  1. Gracias por el artículo Humberto

    Ahora nos hablas de mártires durante la Segunda Guerra Mundial. Teníamos entonces mártires en México durante la denominada cristiada, luego los mártires y la problemática de la guerra civil española y por último la Segunda Guerra Mundial, más sin embargo antes de estos acontecimientos tambien tenemos mártires y despues de estos hechos tambien seguimos con mártires.

    Parece que no nos cansamos de destruirnos a nosotros mismos. Estos jóvenes recibieron el martirio en la flor de la juventud teniendo tanto por vivir y hacer.

    Este es el tiempo en que el mundo se vuelve un gran cementerio, pero actualmente también tenemos otros mártires unos de sangre, otros sumergidos en ignorancia y, por otro lado los miles y miles de jóvenes profesionistas que habiendo terminado sus estudios en la actual crisis no encuentran trabajo. Estos beatos tuvieron que trabajar unos por necesidad y a la vez por el cierre de las escuelas.

    Hace unos momentos veía los Simpson en donde resucitan a un personaje que murió en los años 70s en pleno siglo XXI. ¿Cuál es la diferencia? le preguntó el recitado a Lisa (hablando respecto al presente comparado con el siglo XX), “ninguna” contestó Lisa, “Seguimos viviendo en pobreza, desigualdad y una horrenda crisis económica”

    Lo mismo sufrieron estos mártires, millones lo sufrieron en el siglo XX en estos conflictos y actualmente lo seguimos padeciendo = Siguen existiendo mártires

    • Hola Emmanuel:
      Me agrada tu comentario sobre como observas que hay mártires en muchas épocas: la Cristiada en México, la Segunda Guerra Mundial, (también los estados totalitaristas como la Unión Soviética tienen sus víctimas ya beatificadas por Juan Pablo II y de las que se podrá hacer más adelante algún artículo). Esto no es nuevo como adviertes: Roma, los Vándalos al norte de África, los árabes en España. Japón, Corea, Vietnam, y otros muchos lugares y en épocas que también son actuales la persecución del cristianismo es vigente, igual de cruenta y cruel pero más solapada y silenciada. Y bueno, conforme al Apocalipsis, hasta en los últimos tiempos se habrá de completar el númeo de los mártires.
      Cuando comencé a colaborar en este blog, pues me aboqué a nuestros sanos mártires mexicanos, porque hace un año precisamente, un 7 de agosto, al publicarse un artículo de San Miguel de Mora, se hizo referencia indirectamente sobre María de la Luz Camacho, una mártir posterior a la persecución religiosa. Alguien comentaba que había sido víctima de una bala perdida y yo me disgusté porque esta mujer es una figura con gran personalidad y una trayectoria institucional y se le minimizaba su martirio como algo casual e improbable. Así que pedí permiso para escribí sobre ella y se me autorizó. Entonces vino luego un trabajo que se ha caracterizado por nuestros mártires, pero no me he abocado a ellos solamente. He compartido algunos artículos sobre advocaciones marianas, algunas típicamente mexicanas y otras más universales. También he escrito sobre las dos santas mexicanas y un siervo de Dios.
      Pero sabes, siempre me he considerado hagiógrafo. No especialista en un tipo de santidad, pero si capaz de desarrollar temas sobre la santidad que como dice el prefacio de la misa de lo santos, son formas siempre nueva de admirable santidad. Toño me animó a seguir colaborando y pues pensé en este grupo de muchachos que son poco conocidos.
      Yo he colaborado toda la vida en el templo de mi barrio que está atendido por padres salesianos. Me considero de la familia salesiana y tengo el carisma de Don Bosco. He sido formador de jóvenes y me ha gustado propulsarlos para que sean líderes. Yo soy líder en mi comunidad, pero se que no soy eterno y que tengo que transmitir la antorcha de la fe y las responsabilidades y créeme, me urge formar jóvenes, porque no tienen formación religiosa, educativa, cultural, y todo ello redunda en familias destruidas, relaciones personales dañadas y por consecuencia una sociedad mas degradada, llena de violencia y vacía de valores.
      Al proponer estos modelos de santidad, quiero que jóvenes como tú sean corresponsables en la iglesia, que sean protagonistas dentro de ella y que sean los cristianos que compartan una fe limpia y madura para las próximas generaciones.
      El trabajo que hicieron aún sin mencionar el martirio, basta para poner un ejemplo de cómo el sistema educativo de Don Bosco dio resultado y que si se pone atención en la formación de la juventud, no solo la iglesia, sino toda la sociedad en general disfrutará de sus efectos.
      Saludos.

  2. Gracias, Humberto, por presentarnos a estos jóvenes mártires a los que, sinceramente, no conocía. Con tu permiso, he pedido que sean añadidos en la lista de mi artículo “Martyrium: la guillotina”, como mártires guillotinados por su resistencia a la atroz ocupación alemana de Polonia en particular y al horror nazi en general.

    Me estoy acordando de Sophie Scholl y los otros miembros de La Rosa Blanca de Munich, que murieron también guillotinados por oponerse a las atrocidades del nazismo. Uno de sus miembros, católico, ya ha sido beatificado como mártir, y Sophie, protestante luterana, no separaba su fe cristiana de su lucha contra el nazismo. Quizá le dedique algún día un artículo porque es un tema muy poco conocido y todos estos mártires merecen también un reconocimiento, al igual que todos los que luchan y se oponen a esta y otras ideologías del odio y la exclusión, que por desgracia, como bien dices, siguen en boga hoy en día a pesar de las terribles lecciones aprendidas respecto a ellas. Gracias por contribuir a ello.

  3. Ana María:
    Me da gusto que conozcas por causa mía a estos jóvenes mártires. A veces pensamos y no sin sobrada razón que los muchachos no pueden ser santos. Hoy los muchachos y muchachas se ven sumergidos en problemas existenciales muy profundos, la falta de oportunidad de estudio y de trabajo les lleva por la ruta fácil del alcohol, la droga, la fiesta, la irresponsabilidad, la indiferencia.
    Cada semana en México los bares y discotecas se llenan de chavos que necesitan afecto, ser escuchados, que se les tenga confianza, que se les delegue responsabilidades para que crezcan como personas. No se si en España suceda, pero es común que cada fin de semana se diga: vamos de antro, (se perdió el significado de esta palabra y se la ha dado otro giro como un lugar de diversión) refiriéndose a ir a bailar, tomar (emborracharse hasta perder el sentido) y también drogarse. Son enormes las estadísticas de los lunes que nos refieren accidentes automovilísticos con saldos rojos muchas veces mortales.
    Desarrollar el deporte, la música, el talento artístico, son maneras de que los muchachos no se sientan ajenos a este mundo y esta es al función de oratorio. Valores como la puntualidad, la responsabilidad, el poder conocer a Dios y llamarlo Padre es una de las satisfacciones más grandes que he tenido como formador en el Oratorio. Y la atención a jóvenes de ambos sexos me han hecho a veces tener una paternidad espiritual. Con gusto y satisfacción he logrado que algunos puedan ser incipientes líderes, que experimenten el valor de la castidad, que frecuenten los sacramentos, que tengan mejor relación en sus familias, expresando cariño con sus padres y hermanos. Ni te imaginas cuántas ganas tiene un muchacho de que se le de un abrazo.
    Los horrores de la guerra mundial no debieran repetirse, pero desgraciadamente se dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Hoy hay muchas ideologías que tratan de revivir esos malos momentos pero también hay otras dificultades socioeconómicopoliticoculturalreligiosoafectiva. Que la intercesión de estos Jóvenes Beatos, martirizados por su compromiso con el evangelio, nos ayude a los adultos a dejar a los que vienen tras de nosotros un mundo mas humano, más fraterno, más familiar.

    Saludos

    • Estimado Humberto;
      llevamos un par de días queriendo contactar contigo desde este blog en respuesta a las consultas personales que nos has hecho, pero por algún motivo que desconocemos, los correos que te mandamos no te llegan y tu e-mail rechaza nuestros envíos. Por favor, contacta con nosotros lo antes posible. Saludos.

  4. Es poco lo que puedo decir al respecto del contexto histórico de Polonia y de Europa en general durante la Segunda Guerra Mundial que no hayas dicho. El regimen nazi -y todos los sistemas totalitarios- se oponen a las organizaciones tanto políticas como religiosas que buscan la unidad y la fraternidad entre sus miembros y los que no son miembros con valores y virtudes que sin duda atentan contra el Estado que busca consolidarse dándole al engañado o sometido pueblo una ilusión de poder, elitismo, superioridad racial. etc. Que no negamos que hubo sectores de la iglesia católica y de otras iglesias en general que colaboraron con los nazis, también hay que reconocer que fieles laicos -en primer lugar, como siempre hemos estado- y después los pastores también denunciaron las atrocidades, fueron contracorriente a la ideología y pagaron con sus vidas la rebeldía, cuando no fueron a parar a los campos de exterminio o concentración para sufrir lo inimaginable y morir de la forma más lenta posible.

    Si los nazis se opusieron a las organizaciones religiosas o políticas fue para uniformar criterios y descubrir a los disidentes. Y estos chicos sin duda habría estado obligados a formar parte de las Juventudes Hitlerianas y posteriormente habrían ido a parar a las fuerzas de las S.S. contra su voluntad, lo que no sucedió. Aquí el Evangelio y el carisma de San Juan Bosco los forjó en fidelidad a Jesús y a Polonia. Son ejemplos. Sus vidas fueron cortas, pero sus ejemplos son para siempre.

    Eso sí, no diría que sólo los judíos, pero sí principalmente sufrieron y fueron el objetivo de los nazis en los países que ocuparon y devastaron. Muchos nazis eran católicos o cristianos.

    Sobre Luis Gonzaga y Domingo Savio, aunque modelos católicos de la juventud, no sé, me parecen demasiado idealizados y muy lejanos. ¿A qué se refieren como antes morir que pecar? ¿No decir palabrotas? Todos las decimos y no es pecado, es más, muchas veces dicen la verdad. Otra cosa es la blasfemia. ¿O la supuesta pureza sexual? Juan Bosco, como todos los educadores católicos de su época -y de esta- y de su instituto, hizo mucho énfasis al respecto y en las confesiones era duro con quienes caían en “pensamientos impuros”, conversaban esos temas “prohibidos”, se masturbaban y por culpa lo confesaban y etc. La verdadera pureza es la del corazón, mucho más virtuoso es ser humilde de espíritu que ufanarse en la castidad del cuerpo. Otra forma de entenderlo sería que Don Bosco buscaba que se respetara a las personas y no comprarlas, como se hace con los “servicios” de una prostituta, lo que es una forma de esclavitud y explotación de la dignidad humana. En esto sí estoy de acuerdo.

    • Coincido con lo que dices, Alejandro. Tienes una visión muy aguda sobre el tema y sabes moerte bien en el terreno.
      Que bueno que has conocido a estas cinco víctimas sacrificadas durante la segunda guerra mundial.

      Sobre San Luis Gonzaga te dire que Don Bosco lo propuso como ejemplo de sus jóvenes porque entre los modelos de santidad o todos eran clerigo, religiosos o mártires y ya adultos, algunos en la tercera edad. Reducir a San Luis y a Santo Domingo a pecados como la masturbación, la pornografía y la fornicación, es limitar su gran ejemplo de santidad. Sam Luis Gozanga ha sido demasiado idealizado y su iconografía se ha afeminado tratando de dar a entender que la virginidad, la pureza y la castidad son cosas de mujerres y no de hombres, sin embargo, si lees su vida, podras encontrar testimonios sobre su desprendimiento al poder, el dinero y el lujo, su tesón por defender su vocación, su gran cariño a su madre y a su padre (quien se oponía a su voación), su humildad en el convento, su dedicación al estudio, su espíritu de servicio, su vida llena de oración, su caridad hacia los enfernos que le costó la vida, esos son modelos de santidad que pueden imitar los muchachos de todas las épocas. Decir que es un santo que lucho contra los instintos sexuales es ofensivo a su memoria.

      Antes morir que pecar es el lema de Domingo Savio. Y pecar no solo es masturbarte o echarte un clado con la novia o ir a lugares donde se encueran las muchachas. Pecar es no dirigirle la palabra a tu mamá porque te corrigió, pecado es mentir y echasr la culpa a otro, pecado es no ser responsable en tu trabajo y tus estudios cuando otros no tiene la oportunidad de tenerlos. Pecar es guardar odio y resentimiento, es tirar la comida cuando hay tanto hambriento, a eso va el sistema salesiano. Domingo Savio también decía Santidad es alegría. Una persona alegre es servicial, no guarda resentimientos, sabe perdonar, trabaja con mejor entusiasmo, no hace trampas en el deporte o el juego. Un cristiano y no solo un joven debe estar obligado a no consentir el pecado, que es como la apostasía. Dice San Ambrosio: ya no hay jueces que te obliguen a ofrecer sacrificios a los idolos, pero en tu interior hay pasiones que quieren que abandones tu fe y sus compromisos. en este sentido, sigue siendo valido morir antes que pecar, porque el pecado ofende a Dios, nos hace sus enemigos y nos condena al infierno.
      Saludos Alex. que esté bien.

      • Tal vez no iban tan desencaminados. Hemos de “morir” muchas veces para nacer de nuevo. Morir a lo viejo. Quizás eso significa el morir antes que pecar. Sin una guía correcta este lema se vuelve obsesión y compulsión, como todos los excesos. Y el Evangelio es Alegría. En esto sí estoy de acuerdo al 100%

        ¿Quiénes no pecamos y no pocas veces? Dios lo sabe y nos comprende, después de todo nos creó. No creo que tenga enemigos y no hay peor infierno que nuestro sentimiento de culpa. Dios lo sabe, por eso no se cansa de llamarnos, nosotros somos los que tenemos miedo porque creemos que nos juzgará y no es así.

        Deberían venderse en las librerías trabajos profesionales que contemplen la vida de los santos de modo holístico, sin destacar “de más” un rasgo particular que no cree sesgo o desmotive a “imitarlo”, si bien soy de la idea de no imitarlos sino a ser camino propio, como Jesús.

  5. Excelente artículo; como siempre. Precisamente acabo de ver apenas la película de “La Cristiada” que según las referencias de mis tías abuelas y otras personas que de alguna manera vivieron esta situación, la película se quedó “corta” con la realidad de los horrores por los que pasaron los defensores de la cruz. Imagino el sufrimiento de estos 5 jóvenes oratorianos, admiro y envidio la fé y la actitud con la que asumieron su destino fortalecidos por el amor a Dios y a la Virgen María y la esperanza de gozar de su presencia en la vida eterna. Gracias por compartir y respecto a pecar…bueno seguramente de alguna manera Santo Domingo Savio y los demás santos lo hicieron más de alguna vez en sus vidas y sí, estoy de acuerdo con Alejandro porque en estos tiempos habría que manejar las vidas de los santos como ejemplos de personas que llevaron vidas; en general; parecidas a las nuestras porque desmotiva que resalten tantas virtudes en ellos que tal vez ni nosotros mismos consideremos que están en nosotros 🙁 esto hace pensar que no cualquiera puede llegar a ser santo. En mi caso personal, a pesar de leer que eran las excelentes personas intachables, mi criterio me hace imaginar que como todo ser humano caían en el pecado (con la virtud de saberlo reconocer, levantarse y evitarlo) y que como una manera de destacar su valentía, fé y ejemplo de vida pues resaltan tantas cosas en ellos que a muchos los alienta a ser buenos católicos….en fin… Gracias de nuevo! Saludos 😉

    • Rayo:
      Qué bueno que aceptaste leer eel artículo. Sintonizas bien porque de una u otr manera concoe el oratorio y el espíritu salesiano.
      Y bueno, respecto a la opinión que tienes con Alejandro, este es el fin de este blog. Desmitificar la vida de lso santos, hacerla accesible e imitable para todos.

      Saludos.

  6. Muchas gracias don Humberto por este artículo porque sinceramente jamás había escuchado de estos mártires, aqui en Tabasco no existe la familia salesiana así que por lo mismo estamos muy alejados de conocer a profndidad la santidad de esta familia, aun recuerdo que el año pasado me parece que fui a ver las reliquias de San Juan Bosco a la ciudad de México, todos aquí me preguntaban que si quien era ese santo, porque muy pocos son los que le conocen por aqui. Es impactante como jóvenes de esa edad sin titubear decidieron dar su vida por su fé, eso es algo que admirar porque creo que a muchos nos costaría trabajo hacerlo y ellos fueron con alegría al martirio.

  7. Me da gusto que hayas conocido estoso jóvenes oratorianos de la familia salesiana. Si bien dices que muchos no conocen a Don Bosco ( es una verguenza decirlo, peo ni aún entre los que estamso en el movimiento lo conocemos bien) mucho menos a estos beatos. Cuando yo leí su vida tenía 29 aols y coo desde entonces y hasta ahora e desenvuelvo con jóvenes y adolescentes, he tratado de darlos a conocer, aún a los propios padres salesianos. Su vida juvenil y fresca, llena de entrega, de valor y de generosidad por una causa, su alería y unidad aún en la carcel, son motivos de gozo. Si pienso que entregaron con alegría sus vidas, pero si te fijas, que de doloroso e impactante fue cuando les leyeron la sentencia. Cayó como un rayo y luego de un silencio que fue breve pero debio ser coom una eternidad, alguioen de ellos dijo: “hágase tu voluntad”. A estos mártires salesianso les invoco para que te protejan y te ayuden en toas tus necesidades, tanto materiales coom espirituales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*