San Miguel del Milagro: la aparición del Arcángel en Tlaxcala, México

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de San Miguel venerada en su Santuario, en Nativitas, Tlaxcala, México. Tomada de Flickr cortesía de Rodolfo de Guadalupe.

Imagen de San Miguel venerada en su Santuario, en Nativitas, Tlaxcala, México. Tomada de Flickr cortesía de Rodolfo de Guadalupe.

Es conocido que del arcángel San Miguel se narran varios hechos milagrosos como apariciones, las más importantes sin duda las del Monte Gargano y Saint-Michel, pero existe otra aparición de este arcángel no tan famosa como las dos anteriores pero reconocida como tal y que además a diferencia de estas otras dos aun conserva su liturgia propia que hace referencia a esta aparición, me refiero a la aparición de San Miguel en territorio mexicano a un indígena de nombre Diego Lázaro de San Francisco en la región de Nativitas, Tlaxcala.

Según nos dice la leyenda un 8 de mayo de 1631 (otras versiones dicen que un 25 de abril), el indígena de nombre Diego Lázaro de San Francisco de aproximadamente 17 años de edad iba en una procesión (las otras versiones dicen que en honor a San Marcos), cuando iban pasando por el sitio llamado la barranca de Tzopiloatl (Agua de Zopilotes, lugar que decían era habitado por demonios), se le apareció el arcángel San Miguel y le habló de esta manera: “Has de saber, hijo mío, que yo soy San Miguel arcángel, vengo a decirte que es voluntad de Dios y mía que digas a los vecinos de este pueblo y de su contorno que, en una quebrada que hacen dos cerros y es aquella que está frente a este lugar, hallarán una fuente de agua milagrosa para todas las enfermedades, la cual está debajo de una peña muy grande. No dudes de lo que te digo ni dejes de hacer lo que te mando”.

Pero Diego Lázaro no atendió a la solicitud del arcángel y dice la leyenda que al poco tiempo enfermó gravemente al grado de estar agonizando. Al estar en cama un día un resplandor invadió la habitación donde se encontraba postrado el indio y los familiares que se encontraban acompañándolo salieron asustados [1], esta fue la segunda aparición de San Miguel en esta le devolvió la salud y lo llevo a una quebrada cerca del pueblo en el que habitaba, el arcángel le refirió que en ese sitio se encontraba la fuente de agua que le había dicho, que debía anunciarle a todo el pueblo sobre esas aguas que traerían salud a los enfermos y remedio para los necesitados, en caso de no hacerlo le vendría un castigo por su desobediencia.

"La aparición de San Miguel arcángel a Diego Lázaro y el milagro del pocito", óleo/tela, Luis Barruecos, Museo Soumaya.

«La aparición de San Miguel arcángel a Diego Lázaro y el milagro del pocito», óleo/tela, Luis Barruecos, Museo Soumaya.

Diego Lázaro se dirigió posteriormente a Tlaxcala para comunicar el mensaje del arcángel a las autoridades pero estos no le creyeron, entonces Diego Lázaro acompañado de su familia, en el lugar encontraron una enorme roca que tapaba el sitio, entre los cuatro intentaron moverlo pero sin conseguir nada; de repente apareció un joven muy hermoso que con solo poner sus manos sobre la roca esta se movió para después desaparecer misteriosamente de la misma forma como había llegado, Diego Lázaro y su familia cavaron con las manos y al poco rato broto el agua.

Después de encontrar la fuente de agua Diego Lázaro se dirigió a la fiesta de San Diego de Alcalá y durante la misa sintió que una mano lo apaleaba fuertemente y al volver a su casa estaba ya muy enfermo, se le apareció de nuevo San Miguel y le instó a que cumpliera con sus ordenes de manifestar a todos de las bondades del agua de aquella fuente milagrosa.

El indio ante las advertencias de San Miguel tomo un poco del agua y se la llevó al obispo de Puebla, don Gutiérrez Bernardo de Quiroz, quien escucho el relato de Diego Lázaro y le prometió que lo investigaría. El Obispo envió el agua que distribuyera entre los enfermos del Hospital Real; los que tomaron del agua de San Miguel recobraron de inmediato la salud. Esto llevó a que el obispo de Puebla mandara a construir una ermita en el sitio y poner una imagen de San Miguel, posteriormente su sucesor el Beato Juan de Palafox y Mendoza decretó la construcción del actual Santuario de San Miguel del Milagro y una capilla para el pocito de agua, debido en especial a que el Beato le tenía gran devoción a San Miguel y solía visitar frecuentemente el Santuario.

Algo que se debe destacar en el caso de la aparición de San Miguel es que muchos investigadores lo ven como otro caso para extirpar las antiguas prácticas en la región y explicare a que se debe.

El dios alado del maíz adorado en el sitio arqueólogico de Cacaxtla en el municipio de Nativitas, Tlaxcala, cercano al Santuario de San Miguel.

El dios alado del maíz adorado en el sitio arqueólogico de Cacaxtla en el municipio de Nativitas, Tlaxcala, cercano al Santuario de San Miguel.

Muy cercano al pueblo donde actualmente se encuentra el Santuario de San Miguel se encuentra el sitio arqueológico de Cacaxtla famoso por sus murales y que perteneció al grupo de los olmecas xicalancas [2]; en los murales se representa al dios del maíz el cual curiosamente es representado con alas en referencia a las aves que son las que se encargan de diseminar las semillas por la tierra, todo parece indicar que esta era la deidad de más culto en esta ciudad que era la más importante de los olmecas xicalancas, esto pudo llevar a que a la llegada de los misioneros quisieran terminar con este culto y decidieran buscar un “equivalente” cristiano a este dios del maíz y lo encontraron en otro ser alada como san Miguel, bien se sabe que este tipo de acciones fue muy común durante la época colonial, y la aparición del mismo ayudo muchísimo a lograr este cambio de culto a los santos cristianos.

La aparición de San Miguel del Milagro además forma parte de las cuatro apariciones mexicanas junto a la de Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Ocotlán y Nuestra Señora de las Nieves de Ixpantepec y a la vez junto con estas dos últimas forma parte de las apariciones que según los historiadores es copia de la aparición de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego y sin duda tiene especial relación con la de Ocotlán no sólo por haber sucedido en el mismo territorio de Tlaxcala si no por la coincidencia en los milagros.

Capilla del pozo de San Miguel donde según la leyenda le ordeno cavar a Diego Lázaro para que al salir el agua la diera a los enfermos.

Capilla del pozo de San Miguel donde según la leyenda le ordeno cavar a Diego Lázaro para que al salir el agua la diera a los enfermos.

El caso de la aparición de San Miguel sucede exactamente 100 años después de la de Guadalupe que acaeció en 1531 y la de San Miguel en 1631, del mismo modo la de Ocotlán fue en 1541, la coincidencia de fechas es notable. El nombre en los videntes se repite Juan Diego, Juan Diego Bernardino y Diego Lázaro de San Francisco, en todos los casos la Virgen o San Miguel pide se avise al pueblo y autoridades eclesiásticas sobre su aparición y además existe el milagro del pozo de agua, que curiosamente en los casos de Ocotlán y San Miguel es lo más destacable y en el caso de Guadalupe aunque no lo más recordado también existe la leyenda tardía referente a este mismo milagro. Todo esto ha llevado a que los investigadores lleguen a la conclusión de que las leyendas referentes a las imágenes de San Miguel y Ocotlán no se tratan más que de una copia de la leyenda guadalupana.

En muchas ocasiones el pozo de San Miguel se ha secado lo que ha llevado en un principio a los devotos a pensar que se debía a “los pecados de los hombres” y también a “que se le ha dado mal uso al agua de San Miguel”, existe un mayordomo encargado del cuidado del pozo y que es quién la distribuye a los peregrinos, se cuentan muchos los milagros en este Santuario donde se celebra al arcángel y su aparición el 8 de mayo y el 29 de septiembre en una gran romería llena de peregrinos y fieles que se acercan a agradecer los favores concedidos.

André Efrén


[1] Otra de las versiones al contrario no es tan “sobrenatural” pues nos dice que un joven extranjero llegó al pueblo de Nativitas donde estaba Diego Lázaro enfermo y entró en su casa para visitarle y al estar frente a este le revelo que era San Miguel que había ido a instarlo para cumplir sus ordenes y buscar el agua, curiosamente esta versión recuerda mucho la imagen que se nos presenta de San Rafael en el libro de Tobías. Esta otra versión ha hecho surgir un sentimiento local pues se dice que es el único sitio “donde San Miguel caminó por sus calles”.
[2] Estos olmecas no deben ser confundidos con los olmecas históricos conocidos como “la cultura madre” y que habitó la región de Veracruz y Tabasco, los olmecas xicalancas son un grupo posterior a los olmecas históricos y que se desarrolló en el área de Puebla y Tlaxcala, específicamente en Cholula, destacando el cerro donde está el Santuario de los Remedios que es una pirámide de esta cultura y el sitio de Cacaxtla en Tlaxcala. Los olmecas xicalancas se piensa fueron influenciados por los mayas y la cultura náhuatl.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es