San Porfirio el Mimo, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo pintado sobre madera. Porta en su mano la copa con las aguas bautismales.

Icono ortodoxo griego del Santo pintado sobre madera. Porta en su mano la copa con las aguas bautismales.

Pregunta: Muchas gracias por la amabilidad en contestar mi pregunta anterior. Si mi santo lo celebro el 15 de septiembre, entonces creo que le agradeceré información acerca del San Porfirio el Mimo (mártir de Cesarea) y ojala tengan alguna foto también. De antemano muchísimas gracias.

Respuesta: Aunque en su momento te dimos algunos datos sobre tu santo patrono, como prometimos escribir sobre él, con mucho gusto lo hacemos. Los sinaxarios bizantinos lo conmemoran el día en el que tú lo celebras, o sea el 15 de septiembre, diciendo que siendo llamado por el emperador Julián el Apóstata (361-363) para alegrar las celebraciones que festejaban su aniversario, Porfirio fue invitado a que parodiase ante el emperador la ceremonia del bautismo cristiano. El, después de haber pronunciado sobre sí mismo la fórmula sacramental, se puso en pie delante de todos y confesó que era realmente cristiano. Terminan diciendo los sinaxarios que, esta confesión de fe, le valió la condena a morir decapitado. Sin embargo, “antes de ser decapitado realizó diversos milagros”. La frase anterior la he puesto entre comillas, porque volveremos a este tema.

Las fuentes sobre las que se inspiraron los sinaxarios bizantinos hasta ahora son desconocidas. En realidad, se han interpretado de diversas formas, porque la información que nos da el Menologio de Basilio II, ese mismo día 15 de septiembre, hace referencia mucho más ampliamente a las causas que originaron el martirio de Porfirio. Sin decir nada acerca de la representación de la escena del bautismo, nos dice que Porfirio, públicamente, arremetió contra el emperador, reprochándole su apostasía y su ingratitud hacia Dios, por lo que el emperador, irritado, después de torturarlo cruelmente por su imprudencia, lo mandó decapitar.

Pero los sinaxarios bizantinos hacen nuevamente mención suya el día 4 de noviembre, aunque en esta ocasión no dicen que sufrió martirio en tiempos de Julián en Apóstata, sino en tiempos de Aureliano (270-275), o sea, mucho antes. Dicen que era natural de Éfeso y que marchó a Cesarea de Capadocia acompañando a un cierto personaje llamado Alejandro. Allí realizó la misma parodia sobre la ceremonia del bautismo, pero encima de un escenario donde estaba otro comediante que participaba representando a un obispo. La representación tuvo que tener un final imprevisto porque después de “esta ceremonia”, cuando Porfirio estaba a punto de ponerse las vestiduras blancas propias de los recién bautizados, se le aparecieron unos ángeles que le dieron la iniciación cristiana, confirmándole que el bautismo que había recibido era válido, por lo que él se declaró cristiano. Esto bastó para desatar entre los espectadores una masiva afluencia de neoconversos. Y fue por eso por lo que Porfirio fue decapitado.

Detalle del Santo en un icono ortodoxo griego.

Detalle del Santo en un icono ortodoxo griego.

De la información facilitada por los sinaxarios el día 4 de noviembre, se deduce una posible fuente informativa o, al menos, se puede afirmar que ésta proviene de una “passio” muy breve, de la que al menos se conocen dos revisiones, en las que cuentan los mismos episodios pero desarrollándolos más y dando muchos más detalles. Por ejemplo, cuenta que durante el juicio al que fue sometido delante del propio Alejandro, Porfirio demostró la veracidad de la nueva religión, de la cual él había hecho profesión de fe, resucitando un buey. Después de realizar este “milagro” fue cuando lo decapitaron. De este “milagro”, del que, como poco, podemos decir que es algo insólito, los sinaxarios no dicen nada el día 15 de septiembre, sino que como hemos visto anteriormente, dice que “antes de ser decapitado, realizó diversos milagros”.

Este enfoque, semejanza de las circunstancias y de la identidad de los nombres y de las profesiones, ha inclinado a los hagiógrafos a concluir que el Porfirio del 15 de septiembre es el mismo que el mencionado el 4 de noviembre, aun a costa de las distintas épocas en las que se dicen que vivieron (tiempos de Julián el Apóstata y de Aureliano). Como la fuente original de la información que lo sitúa el 15 de septiembre no ha sido encontrada, es imposible afirmar que dicha fuente diera otros datos más precisos, que no se mantuvieron en los sinaxarios y que nos hubiera permitido entroncar más fácilmente una serie de hipótesis.

En la hipótesis de que existiera un solo Porfirio, el problema sigue siendo el saber si verdaderamente estamos ante un personaje histórico o simplemente ante un héroe legendario, creado para escribir una historia edificante, que tiende a demostrar la gratuidad de la gracia divina, que opera en las circunstancias más imprevistas, como en este caso, en el que se parodiaba una de las ceremonias cristianas por excelencia. No debemos olvidarnos de que el tema del mimo (parodia) es la circunstancia que también se aduce en los casos de los martirios de San Ardalio, de San Gelasio (de tradición bizantina) y de San Ginés de Roma, lo que nos hace pensar que esta tradición oriental penetró también en Occidente.

Capadocia. Cercanías de Göreme. Iglesia de Al Nazar, con frescos murales representando santos cristianos. Fuente: Foto Aleph.

Capadocia. Cercanías de Göreme. Iglesia de Al Nazar, con frescos murales representando santos cristianos. Fuente: Foto Aleph.

Dado que poseemos testimonios históricos, independientes de las leyendas hagiográficas sobre escenas de parodias de algunas ceremonias cristianas, se puede decir que, efectivamente, un hecho real de estas características no tendría por qué haber influido de manera apologética en la confección de esta “passio”, lo que nos lleva a pensar que el personaje fue realmente histórico.

Con respecto al Porfirio del 4 de noviembre, conviene también recordar que en ese día, el Martirologio Jeronimiano le pone a continuación el apelativo “Cessari”, lo que no es más que una corrupción, un error de escritura que nos hace pensar que el escritor lo que quería decir es “Porphyrii Cesareae” (Porfirio de Cesarea). El sinaxario armenio del 27 sahmi (5 de noviembre) también lo conmemora aunque un día más tarde, haciendo una extensa mención del santo cuya procedencia original es la versión griega.

En Occidente, San Porfirio el Mimo es un Santo desconocido en los llamados martirologios históricos, tanto en la conmemoración del 15 de septiembre como en la del 4 de noviembre. Tenemos que llegar a los tiempos del cardenal Baronio para que éste lo incluya el 15 de septiembre en el Martirologio Romano, diciendo que padeció martirio en tiempos de Julián el Apóstata (que es lo que dicen los sinaxarios bizantinos), aunque también lo incluye el 4 de noviembre, pero diciendo solamente: “Porfirio, mártir de Éfeso bajo Aureliano”, pero sin nombrar la profesión de mimo. Quizás por esto, algunos hayan pensado que pudieran haber existido dos Porfirios. De todos modos, no nos olvidemos que una cosa es su lugar de origen (Efeso) y otra es su lugar de martirio (Cesarea). Todo esto es lo que hemos podido encontrar sobre su santo patrono.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– BARONIO, C., “Martyrologium Romanum”, Roma, 1586.
– SAUGET, J.M., “Bibliotheca sanctorum”, vol. X, città N. Editrice, Roma, 1990
– VAN DE VORST, Ch., “Une passion inédite de S. Porphyre le Mime”, Anal. Boll., XXIX, 1910.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

23 pensamientos en “San Porfirio el Mimo, mártir

  1. San Profirio podria ser el Santo Patrono de los Actores?…..

    parece que este Santo es uno de muchos Santos a los que les han “decorado” su historia para hacerlo ver mas “milagroso”.

    • Jhonatan, con el permiso de Antonio, y salvo que el me corrija, hasta donde yo se, San Ginés e Roma es el Patrono de los actores, o por lo menos así lo he visto yo en varios gremios artísticos en México.

    • Bueno, Jhonatan, el patrono de los comediantes, más que de los actores, es San Ginés de Roma, a quién le pasó algo parecido como ya digo en el artículo.
      Y está claro que San Porfirio tampoco se ha librado de los añadidos de fábula.

  2. Parece ser que los payasos y artistas de hacernos reír tienen más de un santo patrón, aunque creo que el otro es de origen romano y no recuerdo su nombre.
    Es una biografía muy curiosa y como bien dices, no está endeblemente fundamentada, las parodias de los misterios cristianos eran usuales en los circos y teatros para burlarse del cristianismo y desenmascarar a sus practicantes que, ardiendo de celo, se enfrentaban a los sacrílegos. Eso sí, dudo mucho que al converso súbito tuviese tiempo suficiente para hacer tales milagros más allá de una confesión de fe, y como bien dice Johnatan, más que favorecerlo enturbia su histórica existencia.

    Mi duda, ya que he leído varios casos en nuestro blog, es si el autobautismo fue práctica si no común al menos frecuente y si fue válido. Ahora no se hace, que yo sepa, pero en el cristianismo en formación debió suceder más allá de las passios legendarias en tiempos de persecuciones y conversiones en solitario.

    • Yo no soy un experto en esos temas, pero creo que los “autobautismos” no debieron ser frecuentes y, además, tengo mis dudas de si un autobautismo de agua es realmente válido; siempre quedará en caso de necesidad, el bautismo de deseo y, por supuesto, el de sangre, pero el autobautismo…… Si algún experto pudiese orientarnos, se lo agradecería.

      • No soy experta, pero creo que aunque los “autobautismos” abundan en la literatura hagiográfica (Santa Bárbara, Santa Marina, Santa Cristina, etc…), no son más que eso, literatura. Yo no lo tomaría como un dato verídico y que correspondiese a la realidad. Otra cosa es el bautismo de sangre.

  3. Antes que nada supongo que Porfirio no era cristiano puesto que hacía parodias sobre el bautismo, y resulta que los ángeles le confirman haciendo válido el sacramento, entonces conocía la fórmula que se lleva a cabo en el bautismo, por que
    ¿Qué cristiano haría en aquel tiempo una parodia sobre el bautismo ante un emperador no cristiano? Por eso a mi entender no era Cristiano Porfirio.

    Pero a la vez creo que conocía quizá ligeramente la doctrina cristiana o algún amigo cristiano ha de haber tenido y conoció el cristianismo mas sin embargo no se convenció de serlo.

    Por el contrario acepta el martirio, quizá por el hecho de ver los ángeles creyó en todo y se convenció de ser cristiano.

    ¿Estoy en lo correcto o ando mega perdido Antonio?

    Porque además se puede ver lo que ya anterior habíamos visto en otros artículos sobre la validez de los sacramentos como lo es el caso del artículo de San Cipriano y las discusiones con San Esteban I papa.

    • Emmanuel,
      ¿Qué hay de verdad y de leyenda en todo esto? Solo Dios lo sabe.
      Es cierto que es un santo histórico y, parece que “comediante”, ahora bien, si era cristiano antes de hacer la parodia del bautismo o surgió después por “arte de magia angelical”, vete tu a saber.
      Existió, parodió y murió mártir. A mi, con eso me basta y te habrás dado cuenta de que el artículo en si, es algo engorroso.

  4. Toño:

    Conocía a este santo solo como mártir que se celebra el 15 de septiembre. Lo interesante en este caso, es que era el santo de Don Porfirio Díaz, (de la misma especie y género que vuestro Generalísimo) un presidente que duró 30 años en el poder en México y que para celebrar la independencia de México, lo juntó con el día de su santo-cumpleaños y este es el origen de la Ceremonia del Grito cada 15 de septiembre en México.

    Al leer sobre su historia me vino a la mente la historia de san Ginés, que por lo que cuentas es casi idéntica, salvo por el detalle de que Ginés se quería bautizar y que al no haber agua para eso, llovió y el mismo se bautizó. Yo hasta me atrevería a pensar si Ginés y Porfirio no serán la misma persona.

    Por otro lado, al hablar los muchachos en sus anteriores comentario sobre el bautismo, creo oportuno que se recuerde aquí los tres tipos de bautismo que reconoce la iglesia, por lo que yo aseguro que al hablar de un auto bautismo no es sino algo legendario y conseja de crédulos y que se registraba en las actas para dar más emoción, los cuales son:

    Sacramental, dado por un obispo, sacerdote o diácono con el rito establecido o bien por un laico, en momento de peligro de muerte, si el bautizado sobrevive, solo se le administra la crismación.

    El bautismo de sangre, que recibían los catecúmenos o simpatizantes del cristianismo con el mismo martirio, recordando así las palabras del evangelio: el que pierde su vida por mi, la ganará. Entre los ejemplos típicos está Santa Emerenciana, aunque Ana María se ha encargado de hacernos conocer que esto bien puede ser una mera leyenda y Los mártires de Uganda, que siempre supe que algunos de ellos fueron martirizados sin estar bautizados, pero que últimamente algún autor refiere que San Carlos Lwanga los bautizó la noche anterior de su martirio.

    Por último, el bautismo de deseo, que se realiza en todos aquellos que se están preparando a recibir el sacramento pero que por razones de salud u accidentes, no lo reciben porque se están muriendo y nadie se lo puede administrar. En este caso, su solo deseo de bautizarse le sirve en el último trance, sin necesidad de el autobautismo.

    En fin, me salí mucho del tema sobre el santo, pero el tema me dio para ello. Me salió lo historiador mexicano y lo catequista.

    Saludos.

    • Está muy bien tu respuesta, Humberto, y coincidimos en que además del sacramental, está el de deseo y el de sangre.
      Solo una apreciación: un laico no es el ministro natural para administrar el bautismo, pero si lo administra, a mi entender, SIEMPRE será valido. No me meto en el tema de la licitud, sino de la validez. Ten en cuenta, que incluso un no cristiano puede bautizar siempre que su intención sea administrar el bautismo.

  5. Pues si que es bastante interesante este caso sobre San Porfirio sobre el que ya algo habia leido debido a que por mi profesión de historiador en la historia de mi país existe un dictador que celebraba su cumpleaños el 15 de septiembre y se llamaba precisamente Porfirio en honor a este santo. Era poco lo que habia encontrado siempre sobre San Porfirio solo eso de que era actor o mimo en algunas biografias dicen que payaso y que se declaro cristiano despues de la parodia del bautismo, y también muchas fuentes lo citan como patrón de los actores y que en las pocas representaciones occidentales suyas a veces se le pone con los mascarones de la sonrisa y la tristeza tipico de este arte de la actuación, aunque valgase que nunca eh visto una imagen de San Porfirio de esa forma, pero bueno asi lo dicen las fuentes que lei alguna vez. Muchas gracias Antonio

    • Los “mascarones de la sonrisa y la tristeza”, como los llamas, André, son máscaras de comedia y de tragedia. Han pasado a ser el símbolo general del teatro, pero eran piezas que se usaban en el teatro griego y romano y que los actores llevaban puestas sobre las caras: sonrientes si se estaba representando una comedia, asustadas, horrorizadas o llorosas si se estaba representando una tragedia. Una de las representaciones más bonitas que tenemos de estas piezas es un mosaico del s.II que se conserva en la villa de Adriano en Tívoli: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/86/TragicComicMasksHadriansVillamosaic.jpg

      • André,
        Ya que “has nombrado a la bicha”, menos mal que el vuestro llevaba un nombre rarísimo, pero el que nosotros tuvimos la desgracia de soportar, llevaba uno de los nombres más santos.

  6. Gracias, Antonio. Yo ignoraba la existencia de este San Porfirio, el único Santo que conocía con una historia similar es San Ginés de Roma, Santo que tiene un controversial problema hagiográfico que me gustaría que trataras algún día en este blog, ya que es un santo de mucho culto y veneración en Cataluña; por citar un ejemplo cercano (donde es llamado “Sant Genís”); y sus posibles mezclas o desdoblamientos en San Ginés de Arlés o San Ginés de la Jara.

    Esta historia de San Porfirio me parece una copia de la de San Ginés o la de algún otro Santo que se dice lo mismo (Ardalio, Gelasio…), por lo que parece que no es sino un típico “topos” hagiográfico que se va copiando de un Santo a otro. Quitando esto, veo que lo que se llega a saber con certeza de este Santo es bastante poco…

    • Ana Maria,
      Gracias por la explicación anterior sobre los mascarones y por el precioso link que has puesto.
      Más que poco, yo diría que muy poco es lo que de él se sabe, aunque no se duda de su autenticidad (solo de uno, claro; no de dos Porfirios).
      ¡El de Roma y el de Arlés! Pues hay opiniones para todos los gustos y podría tratarse este tema en otra ocasión. Te diré que se conservan las reliquias completas de los dos, suponiendo que sean auténticas.

  7. Muchas gracias Antonio. Desconocía totalmente aquello de que llegaron a ser frecuentes o no anormales las escenificaciones de bautismos delante de emperadores no cristianos. Imagino que para hacer burla de estas escenas les servía que cualquier comediante las pusiera en práctica de un modo u otro y bufonearan sobre ella. Bien , el artículo en sí no me ha aclarado si su conversión fue previa o simultánea a su actuación pero sirva para decir que un caso así no lo recuerdo en el blog.

    • Como tu bien sabes, durante las persecuciones romanas, los cristianos sufrieron todo tipo de vejaciones y no solo a niveles personales, familiares o patrimoniales, no solo arriesgando y dando su vida, sino mofándose de sus ritos más sagrados. Como se reunian para celebrar la Eucaristia, fueron incluso acusados de comer carne humana; de todo esto tu sabes tanto o más que yo.
      Sin duda los paganos sabían que el rito de iniciación era el bautismo y aun más lo tuvo que saber Juliano el Apóstata pues el mismo había sido cristiano. Era normal que se mofaran de ese rito y San Porfirio – cristiano o no – se brindó a ello. Murió mártir por su fe y eso es al final lo que vale.

  8. Gracias Antonio, como bien me decías ayer, este caso de S. Porfirio el Mimo me ha sorprendido ya que no conocía estos casos de autobautismo. Pienso que el se burlaba como uno mas de tantos de las costumbres y ritos cristianos, y que al ver los angeles que le decián que Dios verdaderamente lo quería como cristiano bautizado, automáticamente se convirtió y entrego su vida “gustosamente” por Dios.
    Por otra parte al emperador que asistía como espectador no le debió hacer ninguna gracias las conversiones que le siguieron a la muerte de Porfirio.

    • ¿A que este artículo te ha interesado más que la discusión sobre el final de Judas Iscariote? Eso quedará para otra ocasión, pero es que responder a esta pregunta estaba pendiente.

  9. Es muy interesante esto que comentáis sobre el autobautismo. Desde luego no es sacramento válido ni mucho menos. Que en la vida de éste u otro santo se contara algo así para mover a piedad a los fieles puede ser, pero no ha sido nunca una práctica eclesial admitida. Recordad cómo Jesús manda a los apóstoles ir por el mundo y bautizar.

    También en las primeras comunidades se vivió desde siempre la práctica de que era “otro” el que bautizaba. En los Hechos vemos, aparte de otros, el caso del bautismo de los conversos tras Pentecostés (Hch 2, 41), o el bautismo del etíope por parte de Felipe (Hch 8, 38).

    Siempre ha sido “otro” el que actúa en nombre de Cristo, es testigo de la conversión e idoneidad del bautizando, es notario de su ingreso en la comunidad eclesial (ahora este acto es la inscripción en el Libro de bautismos parroquial), es custodio de este don bautismal, etc… Pero lo mismo ocurre con otros sacramentos, cada uno con sus peculiaridades, donde es “otro” el que actúa como testigo, como en el caso del sacramento del Matrimonio o de la Penitencia. Los sacramentos son don que se recibe, no algo que uno toma, por eso el autobautismo, como la autocomunión, el autoconfesarse, la autoordenación o el autocasarse, si pueden llamarse así, son un despropósito.

    Es muy interesante, para aclarar estos aspectos que aquí se debaten, echar mano del Código de derecho Canónico. Ahí, del canon 849 en adelante se cuenta las condiciones del bautismo, el ministro, los padrinos (algún párroco que yo me sé debería leer esto). Recomiendo leerlo, es corto. En la web del Vaticano se puede encontrar:

    http://www.vatican.va/archive/ESL0020/_INDEX.HTM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*