Santa Rosalía, virgen patrona de Palermo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo barroco de la Santa, obra de Anton Van Dyck. Galleria Palazzo Abatellis, Palermo (Italia).

Óleo barroco de la Santa, obra de Anton Van Dyck. Galleria Palazzo Abatellis, Palermo (Italia).

Antes del 1624, año en el que se cree fue encontrado el cuerpo de Santa Rosalía en una gruta del monte Pellegrino, de esta Santa se tenían muy pocas noticias y era conocida solamente –según atestigua Octavio Gaietani (1620)- por tradiciones antiguas. Él se lamentaba diciendo: “Nullum de ea monumentum a maioribus nostris conscriptum nos comperisse, cum omnem operam ac studium hanc in rem collocaverimus” (“Nada sobre ella nos dejaron escrito nuestros antepasados…). O sea, las tradiciones recogidas por Octavio Gaietani se reducían simplemente a decir que Rosalía había nacido en el seno de una familia noble de Palermo, que vivió a mediados del siglo XII (1130-1156), que había estado en la corte de la reina Margarita (mujer del rey Guillermo) y que, habiendo recibido el monte Pellegrino, allí se retiró muy joven para hacer vida penitente en una cueva, donde fue sepultada después de muerta.

Como se ve, esto es muy poca cosa; aunque, sin embargo, el culto a la Santa era mucho más antiguo, no sólo en Palermo sino en toda Sicilia, pues existe constancia del mismo desde el siglo XIII. El bolandista Juan Stilting, recogiendo aquellas noticias del siglo XIII, las da por ciertas y seguras. De hecho, de acuerdo con esta revisión de los datos, además de la capilla dedicada a la Santa en la misma cueva en la que había muerto, a ella se le habían dedicado otras en Palermo, Recalmuto, Bivona, Troina, Ragusa, Scicli e incluso fuera de Sicilia, como por ejemplo en la provincia de Potenza, en la región de Basilicata. Su fiesta era celebrada el 4 de septiembre, no sólo en Palermo, sino también en las otras ciudades.

Sin embargo, a principios del siglo XVII, cuando presuntamente se descubrió su cuerpo, el culto en Palermo estaba en decadencia, como lo prueba el hecho de que en una procesión penitencial organizada por el obispo para conjurarse contra la peste, en ese mismo año del descubrimiento, la Santa no era invocada ni siquiera en las letanías de los Santos, aunque a ella se le ha endosado el supuesto milagro de la desaparición de la epidemia. Pero ese año hubo un gran avance, porque el presunto descubrimiento del cuerpo de la Santa señaló el inicio de una maravillosa y extendida devoción por toda Italia que, aún en el día de hoy, es muy floreciente en muchísimos lugares del mundo. Pero hay que decir, en honor a la verdad, que las circunstancias que rodearon el descubrimiento del cuerpo han suscitado graves dudas acerca de la autenticidad del cuerpo encontrado, tal y como se desprende del relato de los mismos protagonistas y de posteriores interpretaciones de importantes científicos.

Imagen reclinada de la Santa venerada en su Santuario de la gruta del monte Pellegrino, Palermo (Italia).

Imagen reclinada de la Santa venerada en su Santuario de la gruta del monte Pellegrino, Palermo (Italia).

Parece ser que, a finales del siglo XVI, se difundió la idea de que el cuerpo de Santa Rosalía debería estar dentro de la cueva del monte Pellegrino, porque en el 1585 se habían realizado algunas tentativas para encontrarlo, pero no se obtuvo ningún éxito. Se dice que en el mes de octubre del 1623, la Santa se le apareció a una señora que estaba enferma y, después de haberla curado, le ordenó ir en peregrinación a la pequeña iglesia que estaba en el monte. La mujer se descuidó y no hizo esa peregrinación hasta finales de mayo del 1624. Cuando acompañada por algunas otras mujeres, llegó finalmente a la cueva, se le apareció de nuevo la Santa y le indicó el lugar exacto donde estaba su cuerpo. La búsqueda duró hasta el 15 de julio, que es la fecha en la cual se encontró. No estaba sepultada como normalmente se entierra un cuerpo en la tierra, sino a unos quince metros de profundidad, en una especie de hueco vacío bajo una lápida sepulcral, rodeada de tierra y fósiles, no existiendo ninguna indicación que dijera quién era la persona allí sepultada.

Sin embargo, el cardenal Doria, que era el arzobispo de Palermo, ordenó que le llevaran los huesos encontrados y constituyó una comisión de peritos para estudiar este tema, al mismo tiempo que un grupo de médicos analizaba los huesos. Los primeros resultados fueron negativos, ya que los peritos no tenían suficientes elementos probatorios; y los médicos no reconocían que los huesos perteneciesen a un esqueleto humano. Después de realizados otros exámenes, una nueva comisión mixta de teólogos y médicos dictaminó el 11 de febrero de 1625 que los huesos eran, en efecto, las reliquias de Santa Rosalía, siendo “convalidado” este dictamen por la misma Santa, que presuntamente se apareció a uno de sus devotos. Al no tener ya ninguna duda, el cardenal Doria ordenó que las reliquias fueran trasladadas solemnemente de la catedral.

Detalle de la Santa grabando en la pared de la gruta su inscripción identificatoria. Lienzo de Pietro Novelli "Il Monrealese".

Detalle de la Santa grabando en la pared de la gruta su inscripción identificatoria. Lienzo de Pietro Novelli “Il Monrealese”.

Cuarenta días después de haberse descubierto los huesos, el 15 de agosto de 1624, dos albañiles de Palermo que estaban trabajando en el convento dominicano de San Esteban, encontraron en una gruta en las cercanías de Quisquina -localidad de la provincia siciliana de Agrigento-, a la cual jamás se había tenido acceso, un inscripción latina, un tanto incorrecta y completamente desconocida, que se cree había sido escrita por la mismísima Rosalía cuando habitaba en aquella gruta, en la que decía: “Ego Rosalia Sinibaldi quisquine et Rosarum Domini filia amore Domini mei Iesu Christi ini hoc antro habitari decrevi” (“Yo, Rosalía, hija de Sinibaldo, señor de Quisquina y de Rosa, por amor a mi Señor Jesucristo, decidí asentarme en esta cueva”). O sea, se llamaba Rosalía Sinibaldi, era descendiente de la familia del emperador Carlomagno, y parece que siendo joven se había marchado de casa y se escondió en una cueva cerca de Bivona y, más tarde, en otra del monte Pellegrino, cerca de Palermo, donde murió y fue sepultada.

Hay quienes afirman que, antes de retirarse a la cueva para vivir en soledad, pertenecía a una comunidad religiosa y, en este sentido, hay que decir que los Basilianos la tienen en su Martirologio como miembro de su Orden (la Orden Basiliana es una orden oriental de rito melquita, que sigue la regla de San Basilio Magno y que estuvo muy extendida por el sur de Italia y por la isla de Sicilia). De hecho, muchas veces es representada con el hábito basiliano y con una cruz griega en su mano. Se le considera protectora contra las enfermedades infecciosas, pues según la tradición liberó a Palermo de la peste.

La noticia del descubrimiento de las reliquias de la Santa y de los milagros que se realizaban gracias a su intercesión fue comunicada al Papa Urbano VIII, que en el año 1630 ordenó que el nombre de Rosalía se inscribiese en el Martirologio Romano el día 15 de julio, fecha del descubrimiento de las reliquias, y el día 4 de septiembre, día tradicional de su fiesta a nivel de toda la Iglesia. En el año 1666, Alejandro VII concedía la celebración de un Oficio propio para toda la isla de Sicilia e Inocencio XII, en el año 1693, hacía lo propio para España.

A mediados del siglo XIX, un famoso geólogo y paleontólogo británico llamado William Buckland (1784-1856), visitando las reliquias de Santa Rosalía, identificó los restos como pertenecientes a una cabra. Recordemos que en el primer examen forense encargado por el cardenal Doria, los médicos no reconocían que los huesos pertenecieran a un cuerpo humano; ante esta afirmación, las autoridades religiosas de Palermo, en vez de analizar de nuevo los huesos, se dedicaron a desprestigiar a este importante científico con la excusa de que no era católico, sino protestante. De todos modos, no quedando totalmente convencidos y teniendo dudas, guardaron los restos en una urna que jamás se ha abierto.

Vista de la artística urna que guarda las presuntas reliquias de la Santa.

Vista de la artística urna que guarda las presuntas reliquias de la Santa.

Para colmo, en el año 1983, la revista científica “Science” publicó un artículo titulado “Rosalia was a goat” (Rosalía era una cabra), dando por buenas las afirmaciones de William Buckland. Como comprenderán quienes lean este artículo, yo simplemente me limito a exponer estos hechos. La cuestión tiene fácil solución y está en manos del arzobispado de Palermo: abrir la urna y permitir que un grupo de científicos analicen actualmente dichos restos. Si se confirman que son humanos, mejor, pero si no lo son, eso sólo pone en duda la autenticidad de las reliquias, pero no la existencia de la Santa.

Antonio

Bibliografía:
– LEWIN, R., “Saint Rosalia was a goat”, Science, 12-agosto-1983
– STILTING, G., “Acta SS. Septembris II” pp. 278-414, Venecia, 1756.
– VV.AA., Bibliotheca sanctorum, vol. XI, Città N. Editrice, Roma, 1990

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

36 pensamientos en “Santa Rosalía, virgen patrona de Palermo

  1. No sé qué decir, Toño. Si se descubriera que los restos venerados como reliquias son en realidad de una cabra que fue convertida en estofado, creo que me doblaría de risa. Si ya los médicos de la primera comisión investigadora dudaban que lo fueran, hoy con toda la tecnología forense puede darse un dictamen definitivo e incontestable para el que no valdrán bulas papales de ningún tipo.

    A decir verdad, ¿qué hacen los teólogos en un examen forense? A no ser que hoy su papel lo asuman los criminólogos, poco o nada deben hacer.

    La iglesia debiera ser más seria en cuanto a sus reliquias. Me acordé del caso de las supuestas reliquias de Juana de Arco, que resultaron ser huesos de una momia y un gato momificado. El culto no debe basarse en reliquias, sino en verdades comprobadas -valga el pleonasmo, si lo hay- y no en rumores de ángeles.

    • Estoy de acuerdo contigo, Alejandro: en determinados casos, la Iglesia debería ser más seria en el tema de las reliquias. Fijate, por ejemplo, en el tema de las ocho o nueve cabezas de San Juan Bautista; es de escándalo.
      Ya se ha hecho en más de una ocasión, en la que se ha investigado científicamente con los métodos forenses existentes al día de hoy, los restos de más de un santo y se han tomado las determinacíones que cabían tomar.
      Cuando en la primera investigación los forenses mostraron sus dudas, en vez de autentíficarlas “por decreto ley”, tenían que haberse puesto en entredicho hasta una nueva investigación, pero ya sabemos como hemos actuado a veces. Lo lógico y razonable es que hoy se hiciera esa investigación y aceptar sus resultados.

  2. Ahora cae una gran responsabilidad sobre el Arzobispado de palermo pues es ridiculo el solo hecho de pensar que se hagan tan hermosas urnas para guardar los huesos de una cabra!!!
    tambien el Arzobispado tendra que enfrentar el hecho de dejar sin rastros fisicos de la existencia de la Santa a los fieles despues de varios siglos de devocion. Aunque esto no demuestre que Santa Rosalia no existio si deja un hoyo muy grande en su historia.
    Ademas, al no haber datos escritos y veridicos sobre la existencia de esta Santa podria catalogarse entre aquellas “santas miticas”.
    No se si despues del concilio Vaticano II, se haya retirado el nombre de Rosalia del Martirologio como si se hizo con muchos otros santos por la misma razon, falta de documentacion historica.

    • Por supuesto que la responsabilidad de esa investigación recae sobre el arzobispado de Palermo, quién debía ser el primer interesado en aclarar este entuerto, que en nada pone en entredicho la existencia real de la santa.
      Yo creo que es una santa real, histórica y que las dudas solo están en sus presuntas reliquias y en las historias que las han rodeado.
      No te podría decir si en la reforma de 1969 se quitó del calendario universal, pero desde luego no se ha quitado ni en el de Palermo, ni en el de Sicilia y ni en el de Italia.

  3. Antonio

    Nos hablas de una santa que desde los 13 años ya había oído hablar de que las reliquias eran en verdad huesos de una cabra, si este científico con la vista creyó que no eran humanos, y antes la primera comisión dudó de lo mismo, que poca de las autoridades eclesiásticas el hecho de no comprobar con la tecnología actual si pertenecen o no a una osamenta humana o si son de un animal.

    Y con esto debería de darse mas luz verde para analizar tantas reliquias dudosas que veneramos los cristianos, hace unos meses veía un programa sobre las supuestas reliquias de los santos Crisanto y Daría los llamados esposos místicos y bueno creo que no se llegó el hecho de comprobar su autenticidad al 100% pero creo que se siguen venerando.

    Santa Rosalía que ruegue por el Arzobispo de Palermo y le ilumine el hecho de enfrentarse a esta problemática y dar luz verde a un análisis de las supuestas reliquias, hay que buscar la verdad ante todo.

    • Yo creo sinceramente que la primera que daría las gracias si se hiciera esta investigación, sería la propia santa. Pero ese tema no debe ser muy prioritario para el arzobispado de Palermo porque supongo que temerá que se ponga en entredicho el culto a la patrona de la ciudad.
      Siempre que haya dudas sobre la autenticidad de una reliquia, debe realizarse un análisis objetivo y aceptar los resultados del mismo. Antes hablé de San Juan Bautista, pero es que te puedo poner cientos de casos: ¿Sabes cuantos cráneos de San Pantaleón circulan por ahí? CINCO y ¿de San Juan Crisostomo? CUATRO y de…. Desde luego, serio no es.
      Entiendo que el Vaticano no quiera dar auténticas de santos anteriores al siglo V.

  4. Beeee, dijo la cabra. ¡¡Ay Rosalía de mi alma!!

    A esta Santa le tengo yo cariño por una antigua novena que tenía mi bisabuela y que narra con profusión de detalles su vida – de la que tan poco se sabe- y sus milagros, entre ellos, el famoso hallazgo de… la cabra.

    En Algemesí su culto fue traído por la Beata Josefa Naval y aunque seguimos teniendo una bellísima imagen suya en la Basílica, un par de cuadritos en la ermita y una reliquia insigne de… la cabra… hoy en día su culto se ha reducido a una mención en la misa, el beso de la reliquia de… la cabra… y poco más.

    Que hubiese una cabra muerta en la grieta de una montaña es más normal que que hubiese el cadáver de una virgen ermitaña. El esqueleto del caprino demuestra que la parafernalia de apariciones y milagros en torno a esos restos son pura patraña y la iglesia de Palermo, si quiere ir dejando de hacer YA el ridículo, debe analizar YA estos huesos, descartarlos y ponerse a buscar YA a la Santa de verdad.

    Porque yo creo que Santa Rosalía existió tanto como creo que Buckland tenía razón, como paleontólogo; y los médicos del caso, como médicos. Eso de ahí… pues es una cabra. Beeeee.

    • Amén.
      El arzobispado de Palermo o está faltito de responsabilidad o tiene más miedo que vergüenza. ¿A quién puede perjudicar la verdad? Absolutamente a nadie y mucho menos a la Santa, en la que yo también creo.
      Yo soy geólogo, ya lo sabes, y tuve dos asignaturas en la carrera que trataba sobre estos temas: Paleontología en segundo y Micropaleontología en quinto. Te aseguro que la Paleontología es una ciencia muy avanzada y los resultados de sus estudios, tienen una veracidad del cien por ciento. ¿Por qué no se hace? ¿Porque es más fácil desprestigiar al mensajero como dicieron con Mister Buckland?
      Así nos va y mientras esto no se haga, no podrá evitarse el cachondeito de la cabra cada vez que se hable de esta bendita santa.

  5. Pobres Santos!!!! Pobres Reliquias!!! Y aún peor, pobre de nosotros!!!! que veneramos muchas cabezas del mismo santo por todo el orbe.

    No se que tan caros sean estas investigaciones, pero si, ya es hora de comenzar a poner fin a estas cosas, asi salgan perdiendo mas de 5 Iglesias que afirman tener “x” reliquia. Y si ninguna convence, pues que ninguna sea Venerada.

    Pues por lo menos creo que en América nos salvamos de tanta reliquia dudosa, al menos que mas de una se haya colado cuando fueron traídas. Pero pobre las Iglesias italianas, francesas, españolas, portuguesas y alemanas que han de abundar de reliquias falsas como el salitre en mi pueblo.

    • Poner orden en este desconcierto es una batalla perdida, porque no tienen el más mínimo interés, ni la Iglesia Católica ni las Iglesias Ortodoxas. Son muchísimos los intereses creados y muchos los miedos a desmontar falsedades que duran siglos.

      Yo, a veces, no se si reir o llorar. Tu sabes que colecciono fotos de relicarios y cuando comparo las fotos de algún que otro santo, puedo comprobar que se pueden sacar de ellos cuatro o cinco esqueletos completos, lo que da a entender que la mayoría son más falsos que un billete de un euro.

      Y si hablamos de las reliquias de la Pasión, ni te cuento. Hablamos muchos de los “lignum crucis”, pero y las otras: los clavos, las espinas… ¿Sabes cuantas columnas de la flagelación son veneradas oficialmente por la Iglesia? TRES: una en Jerusalén, otra en Roma y otra en Constantinopla y las tres son de rocas totalmente distintas. Digo yo que, como mínimo, dos son falsas, si es que no lo son las tres, que es lo más seguro. Y mejor que no siga.

    • Bueno, Emmanuel, reliquias falsas no tendréis (o eso crees, porque habría que ver alguna urnita que yo he visto por la catedral de México DF y que me ha hecho soltar la carcajada), pero cantidad de cuerpos santos que se interpretan como Santos de calendario que están enterrados aquí en Europa -mayoritariamente en Roma- cuando en realidad son mártires de las catacumbas… pues un rato. Yo he escrito de algunos. Y peleas estúpidas por ver quién tiene el San Menganito auténtico cuando no lo tienen ni A ni B, también. No sé qué es peor. En ignorancia y supersticiones no sé qué continente sale ganando, me parece que estamos por el estilo, unos en unas cosas, otros en otras.

      El pueblo de Palermo venera a una cabra tomándola por los huesos de una Santa; y en Cuzco se venera la momia de un mono teniéndolo como un niño humano y dándole culto como si de un Niño Jesús se tratara. “Cosas veredes, Sancho, que faran fablar las piedras”.

      • Ευλογητός ο Θεός! ¡Un mono venerado como si fuera el Niño Jesús!
        Por aqui somos borricos, pero a tanto no hemos llegado, jaja.

        • Bueno en eso de reliquias falsas en América no nos salvamos Emmanuel jajaja en Colombia durante la época colonial un español llevo los supuestos “pañales del niño Jesús” a ser venerados cosa que después con los años se descubrio que era falso, luego en Perú también veneran unas sandalias que dicen eran de Santo Tomás apóstol y que las dejó ahi cuando evangelizo el Perú!!!, además pues no faltan los lignum crucis.

          • Esto es lo que me faltaba por escuchar. ¡Santo Tomás apóstol evangelizó el Perú! Pues sería de camino cuando iba al planeta Marte.
            Coñas aparte, ¿a quién se le ha podido ocurrir tal disparate? ¿O es que Santo Tomás hizo igual que Colón que para llegar a la India cogió el camino de Occidente?
            Desde luego, la bendita Santa Rosalia nos ha dado pie para contar “curiosidades” que jamás había escuchado.

        • Nombre Toño, andas atrazado de Noticias, si Santo Tomás también estuvo aquí en México, y hay quien le atribuye a él ser el autor verdadero de la tilma de Nuestra Señora de Guadalupe. De hecho, hay quine cree qu él es el mismisimo Quetzalcoatl.
          Asi o más?

  6. Toño, pues luego de tanta disertación, que puedo agregar: nada.
    Opino que la santa como persona, existió. Los fundamentos son sólidos. Sobre el problema de sus reliquias, yo ya había leído algo. Solko queda hacer el análisis correspondiente y enfrentar las cosas con valores cristiano: ¿es un error? aceptarlo y corregirlo sin detrimento de la Santa. ¿Son legítimas? Pues bueno y adelante.
    Saludos

    • Pues escríbele al cardenal arzobispo de Palermo y dile que tenga coraje y lo haga. Seguro que mira para un lado.
      Eso sería lo lógico, pero hasta que no sea efectivo “el látigo eléctrico” que parece que quiere coger el Papa Francisco, aquí no nos mete en vereda ni Dios bendito que bajara del cielo.

  7. Buon sera!
    Le reliquie .. un mondo dei misteri e del caos; verità o falsità? Necessità per credere o non necessità?

    Le reliquie… alcune volte sono dei misteri, altre volte un caos causato dai credenti per la loro ignoranza e per quel paganesimo latente che è la supestizione. Certo non sono necessarie: sono solo dei simboli, un rimando ad altro. Alcune scoperte di falsi e di doppioni sono problematiche moderne, un tempo non si potevano e non si facevano certi raffronti, non c’erano gli strumenti … ma vale le pena farlo ora? Per amore di Verità , sì, ma con carità … però sono questioni da credenti, non da laicisti atei, come pretesto per accusare il Cristianesimo di falsità. Ognuno lavi i sui panni, se sono sporchi! La Verità della fede non sta in una reliquia falsa. Certo io sono per la Verità, ma in Carità. Si può ufficialmente dire, se fosse vero, che le ossa di S. Rosalia sono false? A che pro? Verità? e la Carità? Io ho fatto una cosa simile per S. Candida a Milazzo (ME), ed è scoppiato il finimondo. Era però un culto relativo, non era S. Rosalia… Però nel caso di Milazzo, le prove erano schiaccianti, e dopo un convegno locale, se è arrivati a dire che il corpo ivi venerato non era una Beata, localmente vissuta, ma una Corpo Santo. Rimane il dilemma se la Beata sia veramente esistita, omonima al corpo santo, o se il nome della Beata (Candida) sia in realtà quello del Corpo Santo, ma nessuno vuole mettere in dubbio la tradizione locale di oramai 400 anni 🙂 Infine, io primo di oggi, non avevo mai saputo di questo preblema delle reliquie di S. Rosalia.

    • Damiano,
      Como sabes mejor que yo, las Escrituras nos dicen que “la verdad os hará libre”. Descubrir la verdad, por dolorosa que pueda ser para algunos, siempre será positivo.
      Si analizadas las “presuntas reliquias” se descubren que son falsas, no pasa absolutamente nada, no se le falta a la caridad a nadie, estoy seguro de que los mismos palermitanos se sentirían libres de una sospecha y el amor a su santa patrona, en nada quedaria mermado.

      Se lo del ejemplo de Santa Cándida y quienes no aceptaron que aquello era un cuerpo santo, fueron un grupo e personas que querían permanecer en el error o que tenían intereses inconfesables para que la verdad no se descubriese. Aunque se desatara el infierno, tu hicistes bien aclarando lo de Santa Candida de Milazzo y peor para ellos, pero la verdad se dijo. No hay más sordo que quién no quiere escuchar y eso es problema de ellos, pero la verdad, ante todo. La verdad jamás hará daño.

      • Antonio,
        si verò la verità rende liberi, ma San Paolo a proposito della verità sugli idolotiti dice che se questo crea scandalo meglio usare carità e non mangiali, anche se in verità non creano comunione con gli idoli, perchè gli dei non esistono.

        Ho consultato dei Palermitani, e mi hanno detto che la notizia era risaputa, e che 4 anni fa – circa – è stata fatta una nuova riconognizione confermando che nell’urna ci sono resti umani femminili… per buona pace di tutti 🙂

        • Me alegra lo que dices acerca de que hace unos cuatro años, se reconocieron los restos de Santa Rosalía y que según los peritos corresponden a una mujer (huesos humanos femeninos).
          ¿Sabes si estos restos estaban mezclados con otros?

  8. Antonio como siempre un artículo sumamente interesante, ya debía algo sobre esta Santa tan polémica, yo igual creo que esta santa es histórica aunque exista tales dudas sobre sus reliquias. Aquí en México eh visto que a Santa Rosalía se le relaciona mucho con los franciscanos al grado que en algunas representaciones hasta porta el cordón ¿tienes idea a que se puede deber esto?.

    • San Benito el Moro (o Benito de Palermo), fraile franciscano del que ya se ha escrito en este blog, estuvo también en el Monte Pellegrino para vivir en soledad. Llegó a esconderse e una ermita, cerca de la cual, anteriormente, había estado Santa Rosalía. No se si por esta coincidencia, será que a la santa la relacionen con la Orden Franciscana, pero desde luego, ella no fue franciscana.

  9. Muy interesante articulo Antonio, como el compañero Andre yo también tenia a Santa Rosalía como una santa de alguna rama de la orden Franciscana,y es que en algunas estampas que tenia aparecía con algunas vestimentas típicas.
    Gracias a muchos de vuestros artículos tengo constancia de que andan muchas reliquias dudosas por rodando, algunas ya verdaderamente ridículas como las nombradas; perooo de ser cierto lo que se cree de estas de Sta Rosalía, i ya no me queda otra cosa que oír!
    En mi opinión, el Arzobispo no se quiere meter en el lodazal de determinar si son autenticas o no lo son estas reliquias ( aunque sería lo correcto y la mejor manera de actuar en este caso), y es que quitar una tradición-veneración a un pueblo entero no es buena idea, ¿ que pueblo aceptaría que unos científicos les dijeran que las reliquias de su sant@ son falsas, y por consiguiente terminar con la veneración de siglos?.
    Si se me permite la broma, muyyy bonito relicario para albergar a una supuesta cabra. 🙂 🙂

    • Como ya le he dicho a André, al menos que yo sepa, Santa Rosalía no tiene nada que ver con la Orden Franciscana.
      ¿Qué podría pasar si se descubieran que los huesos no son de la santa? Yo creo que absolutamente nada. Después del primer sofocón de algunos, no pasaría nada. A la santa se la venera por lo que fue y los palermitamos la quieren porque es su patrona. Además, en la ciudad, más de uno conoce esta historia.

  10. Gracias Antonio. Hace un tiempo le hice una consulta a Ana María sobre una escultura que flanquea la puerta del antiguo Asilo de los Marqueses de Campo de la Calle Corona de Valencia y que me llamaba la atención por llevar unos lirios en la mano. De inmediato Ana María me contestó que debía tratarse de Santa Rosalía de Palermo y con posterioridad me enteré que los marqueses la habían puesto allí en honor de la sobrina que llevaba este nombre. También en el interior de la iglesia de la Milagrosa, que se haya en el interior del complejo hoy dedicado a Universidad Católica, aparece la imagen de la santa. Adjunto los gozos http://gogistesvalencians.blogspot.com.es/2012/04/gozos-santa-rosalia-de-palermo-cuya.html

    • Gracias por los gozos, mi querido amigo y recordar nuevamente el último comentario de Damiano, en el que nos decía que hace poco se reconocieron canónicamente los restos de la santa y corresponden a los de una mujer.

  11. esta virgen la encontraron en un peblo del cajon de onapa el rio de sahuaripa sonora presisa mente en la mesa de onapa era una nina muy linda dejo asus padtres para cuidar de la gente emferma de la peste i de la influensia y duro mucho tiempo y en su mano yebba una cruz y en donde esta sentada yeba una calavera por fin se la robaron de aki de este pueblo yamado el cajon de onapa y se la ye varon a peblo de aribechi sonora att: yo

  12. en un pueblo de colombia llamado olival en el departamento de santander del sur” hoy 04 de sptiembre tambien se venera a santa rosalia y es la patrona de nuestro pueblo…

  13. Bueno pues si son de una cabra, pues de una cabra ¿y que más dà? lo mismo era la cabra de la Santa, su amiga, su acompañante, si una cabra murió alli porque no iba a morir la Santa,,y entre hueso y hueso ¿porque no iba a haber algún hueso de santo?

    • Sí, claro, la cabra era su amiga y acompañante, como Heidi y Copito de Nieve. Vamos a ser serios, Polinia.

      ¿Qué qué más da que sean los de una cabra? Mujer, si te parece bien que se lleve en procesión en urna de plata, se veneren y se besen los restos de una cabra… ¿en qué nos diferenciamos de los israelitas que veneraron un becerro de oro?

      De todos modos, la iglesia palermitana afirma que en 2004 se reconocieron las reliquias y que eran de una mujer, de una humana, con cráneo humano, y no de una cabra. Pero en esto dejo hablar a mi compañero Antonio y a Damiano, que sabrán más que yo.

      • Lo que hay que hacer es analizar los restos y actuar conforme al resultado de los mismos. Lo demás, sin comentarios…

  14. Hola.
    ¿Alguno podría informarme sobre el significado del cráneo con que se la representa a Santa Rosalía? ¿O bibliografía al respecto? Gracias.

    • Con el permiso de Antonio: el cráneo es atributo de los ermitaños, y ella fue una virgen ermitaña. Se supone que lo tienen cerca para meditar sobre la muerte y la fugacidad de la vida. Es un símbolo de ascetismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*