Venerables ascetas de Moldavia (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo rumano de los Santos Simeón y Anfiloquio de Pângăraţi.

Icono ortodoxo rumano de los Santos Simeón y Anfiloquio de Pângăraţi.

Santos Simeón y Anfiloquio de Pângăraţi y Ciríaco de Tazlău, monjes
En una parte de los artículos escritos este verano sobre los Santos de las regiones del Danubio se mencionaba a algunos monjes ascetas en las montañas de los Cárpatos. La reseña de los Santos de las regiones del norte de Moldavia puede ser completada con los Santos Simeón y Anfiloquio, ermitaños en Pângăraţi durante los siglos XV-XVI.

San Simeón de Pângăraţi
San Simeón nació a principios del siglo XV en un pueblo cercano a la ciudad de Piatra Neamţ, durante el reinado de Alexandru cel Bun (Alejandro “el Bueno”) de Moldavia (1400-1432). Eligió la vida monástica desde su juventud, viviendo en el monasterio de Bistriţa, una fundación del voivoda Alejandro. Con la bendición de su abad, se retiró a lo agreste, buscando al ermitaño José y sus diecisiete discípulos, que vivían en la montaña de Bisericani, situada en los alrededores. El mismo Simeón dejó el monasterio con dos discípulos en dirección al valle de un arroyo llamado Pângăraţi, viviendo en una pequeña cabaña de madera construida en un claro cerca de la montaña Păru, a cinco kilómetros aproximadamente de Bistriţa. Vivió allí unos 29 años en severa ascética, obteniendo los dones de oración, lágrimas y clarividencia.

El voivoda San Esteban el Grande (1453-1504) supo de Simeón y sus discípulos y envió en 1461 al gobernador de la ciudad de Târgul Pietrei con dinero y trabajadores, para construir una iglesia para los ermitaños. La iglesia de madera se puso bajo la protección de San Demetrio de Tesalónica, y el eremitorio fue conocido como “el eremitorio de Simeón” hasta principios del siglo XVI.

En 1476 el sultán otomano Mehmed II entró en Moldavia con un gran ejército para ocupar la tierra. El voivoda Esteban fue derrotado en confrontación directa en el Valle Blanco, no lejos de la región de Neamţ. Los turcos causaron grandes daños, robaron en pueblos y monasterios, pero no lograron ocupar ninguna de las fortalezas moldavas. Así que, después de una guerra de guerrillas, abandonaron Moldavia. En esta época tan dura, Simeón marchó con sus monjes a través de las montañas de Transilvania y se establecieron en Caşiva, en las montañas de Gurghiu. Poco después de aquello él falleció (1476).

Vista del Monasterio Pângăraţi, en Rumanía, donde los Santos Simeón y Anfiloquio vivieron.

Vista del Monasterio Pângăraţi, en Rumanía, donde los Santos Simeón y Anfiloquio vivieron.

Veneración
Después de que los turcos se retiraran de Moldavia, Esteban supo de la muerte del abad Simeón. Fue a Transilvania y “trajo sus santas reliquias en un bello relicario que mantuvo con honor en su tesoro. Entonces, tomando una parte de sus santas reliquias, hizo que las bendijeran y perfumaran con sabrosas especias e incienso, por la fe y para fortalecer la piedad de su reino, pero ante todo por el amor y el calor espiritual hacia aquel que tenía ante él (hacia el Santo). Y el resto de sus santas reliquias las hizo enterrar con devoción y honor en la ciudad de Suceava…” (Hieromonje Atanasio acerca de la construcción del monasterio en Pangarati, en: Hierom. Vasile Bârzu, Mănăstirea Pângăraţi- monografie, studiu istoriografic şi aghiologic, Editura Gedo, Cluj, 2004, p. 93-94)

San Anfiloquio (Amfilohie) de Pângăraţi
El eremitorio de Simeón permaneció sin abad hasta 1514, cuando Anfiloquio, un monje erudito de Moldoviţa vino a este lugar. Anfiloquio había nacido en 1487, en las regiones norteñas de Moldavia y entró como novicio en el monasterio de Moldoviţa. Después que llegó en 1514 al eremitorio de Simeón, permaneció como líder de la comunidad, que ascendió en número a 40 monjes en los siguientes 52 años.

Debido al incremento del número de los ascetas, Anfiloquio empezó a rezar al Santo patrón Demetrio para que le ayudara a levantar un nuevo edificio. A mediados del siglo XVI, el voivoda Alexandru Lăpuşneanu de Moldavia (1564-1568) llegó a Piatra Neamţ y soñó que San Demetrio le pedía que construyera una iglesia de piedra en el eremitorio de Simeón. El voivoda así lo hizo, y desde entonces el eremitorio es conocido como “eremitorio Pângăraţi”, en alusión al río cercano. La iglesia reemplazó la de madera anterior, que ya había sido quemada por los turcos. La iglesia fue consagrada por el metropolita Jorge de Moldavia en 1560.

Vista de la nueva iglesia en Pângăraţi (Rumanía) dedicada a los Santos Simeón y Anfiloquio.

Vista de la nueva iglesia en Pângăraţi (Rumanía) dedicada a los Santos Simeón y Anfiloquio.

Anfiloquio se retiró en 1566, siendo tonsurado como skemamonje con el nombre de Enoc en su primer monasterio, Moldoviţa. Vivió cuatro años más y murió plácidamente el 7 de septiembre de 1570, prediciendo su propia muerte.

Veneración
El hieromonje Anastasio, abad del monasterio Moldoviţa, escribió sobre los últimos consejos de Anfiloquio: “Mi padre Anfiloqiuo me dijo a mí, el humilde monje y sacerdote Anastasio del monasterio Moldoviţa, todo esto (…) antes de su partida, el anciano Anfiloquio obtuvo un gran don, de modo que me dijo el día y la hora de su muerte y nadie debe mostrarse incrédulo ni caer en la tentación, porque todo esto es verdad. He escrito estas palabras para que no sean olvidadas después por esta nación, y todos deben venerar estos Padres de la Iglesia: “Por esto os ruego, padres y hermanos, tanto a los ancianos como a los padres, a los medianos como a los hermanos, a los jóvenes como a los niños. En todo, como el Espíritu Santo que nos honrará, debemos esforzarnos por arrepentirnos y vivir en confesión día y noche, hasta nuestro fin. Y debemos tener en nuestras mentes estas tres imágenes: cómo nuestra alma se separará de nuestro cuerpo, cómo hallaremos a Cristo en el cielo, y cómo responderemos por nuestros pecados. Y también otros tres mandamientos: cómo Dios juzgará la correcta fe del alma, la verdad del habla y la pureza del cuerpo. Porque ahí (en este lugar) deudas y pensamientos serán requeridos, porque nada está oculto a Dios. Y se descubrirá que todos nuestros trabajos quedarán vacíos ante nosotros”.

Y el abad Anfiloquio, como skemamonje Enoc, vivió 56 años (como monje) y cuatro años en nuestro monasterio Moldoviţa, donde tomó el angélico skema. En total, fueron 83 sus años y fue bueno el fin de su vida. De modo que dimos el polvo al polvo y él marchó por la senda de sus ancestros, tomando el fruto de sus trabajos del Justo Juez y siendo honradamente sepultado por sus discípulos. Y, por las oraciones de este Santo Padre, Nuestro Señor proteja a todos los príncipes ortodoxos de Moldavia (…)

El patriarca Daniel presentando al pueblo el "tomos" sinodal con los siete Santos de Neamt durante la ceremonia de canonización.

El patriarca Daniel presentando al pueblo el “tomos” sinodal con los siete Santos de Neamt durante la ceremonia de canonización.

Este santo abad Anfiloquio, llamado Enoc en el skema, marchó a las moradas eterna el 7 de septiembre de 7079 (1570), en tiempos del príncipe Bogdan (hijo de Alexandru Lăpuşneanu; 1568-1572) a las siete en punto de la noche, como él mismo predijo. Y su memoria ha sido fijada el día de la Natividad de la Theotokos, el 8 de septiembre, durante todos los años que el santo monasterio (Pângăraţi) exista, y el egumeno que le sustituyó fue Teodoro, sacerdote del monasterio Bistriţa”.

Los Santos Padres Simeón y Anfiloquio de Pângăraţi fueron canonizados por el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana en la reunión de trabajo los días 5 y 7 de marzo de 2008, junto con otros Santos de la región de Neamţ, Ciríaco de Tazlău (9 de septiembre), Santos Padres José y Ciríaco de Bisericani (1 de octubre), José de Văratec (16 de agosto) y Juan de Râşca y Secu (30 de agosto). Su proclamación oficial tuvo lugar el 5 de junio en el monasterio de Neamţ, durante la Divina Liturgia de la Ascensión.

Troparion (himno) de los Santos Simeón y Anfiloquio
Venerables Padres Simeón y Anfiloquio, habéis iluminado los bosques de los Cárpatos con vuestras oraciones y vuestro espiritual aroma ha llenado completamente el valle de Bistriţa. Consejeros secretos de los voivodas, antorchas brillantes de los monjes y creyentes devotos, ¡rogad a Dios por nosotros que celebramos con santo amor vuestra memoria!

Icono ortodoxo rumano de San Ciríaco (Chiriac) de Tazlău.

Icono ortodoxo rumano de San Ciríaco (Chiriac) de Tazlău.

San Ciríaco (Chiriac) de Tazlău
San Ciríaco se halla entre los ascetas moldavos del siglo XVII, junto con el obispo Dositeo de Moldavia, el abad Paisio Velichkovski de Neamţ y Onofre de Vorona. Nació a finales del siglo XVI en una familia de buenos creyentes de Mesteacăn, un pueblo en el condado de Neamţ. De niño frecuentaba con sus padres los servicios religiosos en el monasterio de Tazlău y permaneció allí desde su juventud. Después de un período de noviciado fue tonsurado como monje, observando el voto de obediencia, ayuno y oración. Fue ordenado sacerdote contra su voluntad, y pronto se convirtió en un capacitado consejero de las almas. Deseando una ascética más severa, se retiró a la soledad en una cueva de la montaña de Măgura Tazlăului junto con otros ermitaños, donde permaneció durante décadas. Llegando a tener más de 30 discípulos, Ciríaco construyó cerca de su cueva un pequeño altar donde rezaba y escuchaba confesiones. Obtuvo el don de la oración pura, de la sanación y del exorcismo, y empezó a ser muy buscado por multitudes de monjes y laicos, deseando compartir su santidad. Él predicó fuertemente contra la propaganda calvinista en Transilvania.

San Ciríaco falleció en torno al año 1660, y su tumba se halla en la entrada de la iglesia del monasterio.

Veneración
San Dositeo, metropolita de Moldavia, le conoció y escribió sobre él: “He llegado a conocer en nuestros días a un grande en su lucha ascética y profundamente humilde: el padre Ciríaco de Bisericani y Ciríaco de Tazlău”. El Paterikon de los Santos moldorrumanos de 1888 hace notar que “por esta época, en la década de 1660 vivió allí como ermitaño otro padre llamado Ciríaco, del eremitorio de Tazlău. Luchó duramente contra enemigos invisibles y los venció a todos, y su celebración es el 31 de diciembre”.

Su cuerpo se halló incorrupto tras su muerte y realizó muchos milagros. Pero hacia finales del siglo XVII, durante los difíciles años en que mucha gente de Moldavia hubo de huir a los bosques, las reliquias de San Ciríaco se repartieron entre los creyentes, para que no fueran profanadas por los paganos (turcos y tártaros), y algunas han permanecido en la tumba hasta hoy, siendo honradas por monjes y laicos.

A pesar de la inscripción del Paterikon, el Sínodor de la Iglesia Ortodoxa Rumana decidió en 2008 que la celebración de San Ciríaco, junto con la de San Onofre de Vorona, debía ser el 9 de septiembre.

Vista de la cueva de  Tazlău (Rumanía) donde vivió San Ciríaco.

Vista de la cueva de Tazlău (Rumanía) donde vivió San Ciríaco.

Troparion (himno) del Santo
Ardiente en el amor de Cristo, llevaste una vida ermitaña en la cueva de Măgura Tazlăului, rogando a Dios y venciendo al demonio. ¡Por esto te rogamos con fe, venerable Ciríaco, padre nuestro!

Todos los Santos proclamados en Neamţ, con imágenes y explicación (enlace en rumano).

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

3 pensamientos en “Venerables ascetas de Moldavia (II)

  1. Muchas gracias Mitrut, por esta nueva entrega sobre los ascetas moldavos. Me sorprende que se haya dado tal concentración de monjes ermitaños en esta región de Neamt, aunque estén distanciados cronológicamente. No sé si los cristianos occidentales tenemos algún caso así, o es un fenómeno exclusivamente oriental u ortodoxo.

  2. Muchas gracias, Mitrut, por este nuevo artículo sobre la santidad rumana, hablando de San Simeón, San Anfiloquio y San Ciriaco.
    En el monasterio de Pangarati existe una urna doble donde se guardan reliquias de dos santos. ¿Pueden ser estos dos? Parece que es posible, ¿no?

    Y otra cosa: Hoy será beatificada en Rovigo (Italia), la Venerable Sierva de Dios Maria Bolognesi, seglar y mística italiana fallecida en el año 1980.

  3. hello,
    I was not able to find any information about the relics. Even on the website of the monastery, which is quite rich in historical and hagiographical text and also in photos, I could not find any single clue about these relics. The fact that all the articles about their canonization don’t mention the relics, makes me to believe that the relics may not be theirs…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*